Buscar este blog

23 de agosto de 2010

FRANCISCO I. MADERO, APOSTOL DE... EL CAOS?


En la entrada en que hablamos de Hidalgo, afirmamos que México ha tenido la mala fortuna de que en los momentos decisivos, no ha contado con los líderes idóneos para llevarlos a cabo: Hidalgo como líder resultó ser un desastre, durante el siglo XIX, se tuvo a líderes de partido o sectarios más no a un líder nacional que realmente conjuntara la unidad del pueblo y lo llevara a la verdadera modernización e industrialización, salvo Don Porfirio Díaz, quien realmente pudo lograr la unidad nacional y conducir los esfuerzos hacia la conversión de México en una sociedad industrial y urbana.

Sin embargo, Díaz, como ya lo hemos dicho, cometió un error crucial: no supo qué hacer con la cuestión sucesoria; quizá en su soberbia, que evidentemente padecía, sintiéndose el único y necesario para lograr el avance de México, tras haberlo pacificado, más aparte toda las lisonjas y adulaciones de ciertas camarillas de terratenientes, industriales y militares, le hicieron creer que era indispensable, a grado tal que siempre bloqueó a sus posibles sucesores en diferentes momentos de su mandato: el célebre jurista Ignacio L. Vallarta, su compadre el General Manuel González, al que sólo dejó ejercer la presidencia por un período de 4 años como muestra de su amistad, el extraordinario Secretario de Hacienda José Ives Limantour y el General Bernardo Reyes, cuando su última reelección, con Don Porfirio ya en los 80 abriles, se decantó al seleccionar para Vicepresidente a un terrateniente corrupto y no muy preparado para la política como Ramón Corral, todos brincaron, al darse cuenta que el probable sucesor en caso de la muerte natural del viejo militar sería un rancherote sin llenar los requisitos para ser un buen dirigente y además odiado por muchos, todos en la política  brincaron, como sostiene Macario Schettino y otros autores en la Historia patria editada por el Colegio de México: si Díaz hubiese seleccionado a Reyes o a Limantour, no hubiera habido "revolución", la verdad, creo que Don Porfirio eligió a Corral como compañero de fórmula porque símplemente no pensaba morirse, al igual que concedió la entrevista con el periodista norteamericano James Creelman diciendo que México "estaba listo para la Democracia", lo cual fue una declaración suicida, porque simplemente el señor ya estaba viejo y ya no coordinaba bien, y no se daba cuenta de que a sus años, ya debía pensar en lo que pasaría después de él.

Pero entonces apareció Don Panchito, el personaje menos preparado y con menos características para ser un líder revolucionario, publicó su polémico libro: "La Sucesión Presidencial en 1910" y se fundó el Partido Antirreeleccionista. Madero pertenecía a una nueva generación, nacida tras el triunfo liberal en 1867, durante los años de la República Restaurada o inicios del Porfiriato. Joven y culto, había estudiado Negocios Internacionales y Administración de Empresas en Francia y en la Universidad de Berkeley en EUA, por lo que representaba ya a una generación de jóvenes con estudios universitarios que deseaban participar en la vida política del país y deseaba, simplemente, mandar al geriátrico a los que ocupaban el poder, mismos que, como Don Porfirio, en su juventud habían estado alrededor de Juárez, Lerdo, Iglesias, Ocampo y demás patriarcas liberales a los que finalmente echaron del poder... es triste, si vemos la Historia de México, tal y como nos dice el Historiador Zunzunegui, del que ya hemos hablado, todos los proyectos políticos que se han formulado en México (con excepción quizá de lo planteado por Lucas Alamán, Miramón y Maximiliano, los líderes conservadores) no han sido más que un constante: "Quítate tú para ponerme yo".

¿Quién era Madero? Francisco I., por cierto, siempre ha habido la duda sobre el significado de la I., algunos decían que Indalecio, otros que Ignacio, según información presentada en la página de Internet oficial del Bicentenario-Centenario que ¿celebramos? este año, Madero fue bautizado como Francisco Ygnacio Madero, (por lo que debería ser Francisco Y. Madero, aunque eso confundiría a más de uno pensando que era un dueto musical o incluso algo así como decir Pancho y su tabla) La verdad, sabiendo cómo era el líder revolucionario, y cómo nos han narrado cuentos y leyendas en nuestra historia, hay que recordar que Madero era  afecto al ocultismo y al esoterismo, tal vez la I. tuvo otro significado, como ejemplo, está el comediante Darío T. Pie, famoso por su parodia a María Félix con su personaje de "La Roña"; recuerdo haber leído una entrevista que le hicieron hace años, en que confesaba profesar la Cábala judía, (superstición muy extendida entre la farándula) y que la T fue agregada para que su nombre tuviera  el número que le daría buena suerte, aparte que cada letra tiene un valor numérico diferente y con ello, un valor especial distinto, yo creo que en el caso de Don Panchito fue algo similar, nada más que la Historia Oficial nos quiere ocultar los rasgos extraños de la personalidad del "Apóstol de la Democracia".

Madero era un Jr. proveniente de una riquísima familia de terratenientes que a fines del siglo XVI llegaron a la Nueva España, se asentaron en lo que hoy es el estado de Coahuila y fundaron la primer casa vitivinícola en estas tierras: Casa Madero, que hasta el día de hoy sigue fabricando vinos, contando con el privilegio o monopolio real correspondiente, según el sistema económico mercantilista entonces (y ahora) vigente. Masón, al igual que su padre y su abuelo, se aficionó desde muy joven en Europa por el ocultismo, tan en boga entonces y que era impulsado por las mismas Logias o sectas de nuestros "amigos" los Albañiles Cósmicos, es la época, (décadas de 1890-1900) en que Arthur Conan Doyle escribía novelas de Sherlock Holmes y dictaba conferencias de cómo hablar con los fantasmas, en que en Europa Continental tenían éxito las tesis de la Sociedad Teosófica de Madame Blatavsky y el eneagrama del ruso Gurdjaeff, y que en Viena la Sociedad Vril eelaboraba la doctrina pseudorreligiosa que inspiraría, cuarenta años más tarde al Nacionalsocialismo alemán. En México, estas prácticas tuvieron éxito también y fueron impulsadas por la Masonería que campeaba a sus anchas bajo el gobierno de uno de "los hijos de la viuda" como era Don Porfirio, no en balde, el famoso Alistair Crowley sería iniciado en México como "Maestro" tras haber sido aprendiz (Chalán galáctico, jajaja), en Europa.

Madero carecía de un carácter fuerte, más bien inseguro y timorato, se aficionó al espiritismo, al naciente naturismo y a la homeopatía, práctica médica, frecuentemente cuestionada, de la que fue uno de sus principales impulsores. En cuánto al espiritismo, Don Panchito, que se sentía algo así como destinado a un fin trascendente, a ser una especie de salvador del país, no tomaba decisión alguna sin antes consultar la ouija o a los médiums, así, usando a la famosa tabla inscrita con letras como si fuera un teléfono o en sesiones, pretendía contactar a los próceres del pasado: Hidalgo o Juárez, por ejemplo, Cuauhtémoc y Morelos, para que le dijeran qué hacer o qué hubieran hecho ellos en su lugar. Más terrenal, seguía el consejo de su hermano Gustavo, mucho más inteligente, aunque no menos ingenuo, que él, o de su esposa Sara, saltillense de sólido carácter. Sin embargo, el futuro emblema del régimen de la Revolución e insignia de Fox no dejaba de sentirse como un instrumento de los espíritus para la gloria de México... la realidad sería desastrosa.

A diferencia de Lenin, Madero no era implacable, más bien sentimental, a diferencia de Robespierre, no era radical, más bien buscaba quedar bien con todos, a diferencia de Mao, Madero no tenía visión de Estado ni de futuro: la única cuestión que lo impulsaba era la cuestión del poder, de la sucesión de Díaz en la presidencia, la problemática campesina, provocada en el centro-sur del país por el despojo sufrido por las comunidades indígenas de sus tierras de propiedad comunal, y en el norte por el acaparamiento que hicieron los latifundistas (entre ellos la familia Madero) de las tierras sin que en la colonización los rancheros pudieran hacerse con una pequeña propiedad, le tenía sin cuidado, a diferencia de los hermanos Flores Magón, Madero tampoco tuvo una sensibilidad social hacia el problema obrero, explotado y sin derechos surgido de la rápida industrialización, NO, a Madero únicamente le preocupaba la cuestión de quién tendría el poder en vez del viejo general.

Por ello, en realidad, Madero no fue un líder revolucionario de verdad que postulase el cambio de la sociedad, a diferencia de los que hemos mencionado, para nada, simplemente pensaba que bastaba con sustituir a Díaz mediante el sufragio efectivo y prohibir la reelección del gobernante para que el país entrara a una nueva era, con él a la cabeza, por supuesto, y cuando, tras ser apresado en San Luis Potosí y salir fuera del país proclamase el "Plan de San Luis" llamando a la rebelión, no tenía ni idea de que estaba soltando al tigre y que estaba inaugurando un periodo espantoso para México, más breve, pero mucho peor que los casi sesenta años de Guerra Civil inaugurados por el grito de Dolores en 1810.

Aquí vienen los significados de la I., primero tenemos a Francisco Impulsivo Madero llamando a una revolución que tardó en prender, pero a fines de 1810 se unen un campesino harto de pelear en los tribunales por el que se reconozca la propiedad comunal de los indígenas morelenses: Zapata, un bandido sin ideales, pero que encontraría en la revolución la forma de obtener fama y lucir un talento militar innato: Doroteo Arango, mejor conocido como Francisco o Pancho Villa, una veleta traicionera como Pascual Orozco y muchos más, que incendian el país, poniendo fin a 30 años de paz y desarrollo.

Tenemos luego a Francisco Intransigente Madero, que toma a Ciudad Juárez, en ese entonces un pueblucho fronterizo en el norte, primera acción militar importante de la llamada Revolución, casi casi la secuestra y exige la renuncia del anciano dictador; Díaz, que no desea se derrame más sangre por causa suya, teniendo todos los medios para aplastar la rebelión, decide renunciar y exiliarse; por otro lado, resulta ser Francisco Intervención Madero, pues cuenta con el apoyo norteamericano, pues su hermano Gustavo ha conseguido recursos financieros para costear el movimiento y así financiar la captura de la población fronteriza; Díaz en cambio, mucho más ligado a Europa, no es bien visto ya por el gobierno de Washington.

Francisco Iluso Madero que pensó que la Democracia era todo lo que pedía la sociedad mexicana; es muy probable que de no haber revolución, la problemática del campo y del obrero se hubiera resuelto necesariamente ante el miedo al Comunismo y por seguir los dictados que al respecto se daban en Europa Occidental; el Papa León XIII dictaba, en su encíclica "Rerum Novarum" una serie de reglas nuevas para la relación obrero-patronal, con el reconocimiento al reparto de utilidades, aguinaldos, vacaciones y otras prestaciones, y Bismarck, en Alemania, buscaba ahuyentar los fantasmas del marxismo con una avanzada política social que creaba un sistema de seguridad social, pensiones y servicios médicos y la construcción de viviendas para ser adquirida por los obreros con créditos módicos, y Henry Ford, en EUA igualmente hacía a los trabajadores partícipes de la empresa y principales consumidores de los vehículos que fabricaban. Pero Francisco Indolente Madero no hizo caso, se enfrentó a los obreros y no resolvió la urgente cuestión agraria, lo que hizo que algunos de sus aliados, como Zapata y Pascual Orozco se le voltearan.

Francisco Ingenuo Madero, que pensó que con las elecciones, supuestamente democráticas, pero en las que sin duda iba a ganar, después de haber vencido con las armas, se iba a calmar la cuestión de la lucha por el poder que él mismo había abierto, ingenuo también cuando dejó que el gobierno de trancisión, presidido por Francisco León de la Barra, estuviera compuesto por puros porfiristas que enredaron suficientemente las cosas para que su gobierno fracasara, ingenuo también cuando no se dió cuenta que los buitres de la prensa se iban a lanzar contra él criticándole desde su baja estatura hasta su inexperiencia política, pagados por los más diversos intereses. Y finalmente, Francisco Idiota Madero que no se dió cuenta de que era suicida mantener a los mismos generales y altos mandos del ejército que en el régimen anterior, pudiendo crear unas nuevas fuerzas armadas con los revolucionarios, en especial, torpemente decantó toda su confianza en Victoriano Huerta, General huichol, que como tal, era afecto al alcohol y a las drogas (para contactar con los dioses) y tenía reputación de cruel y sádico, más cuando estaba bajo el influjo del tequila o de la cocaína o de ambas sustancias a un tiempo. Y más torpe aún que no se daba cuenta de que perdía el apoyo norteamericano cuando demostró ser incapaz de proteger los intereses del vecino del norte.

Se ha dicho que detrás de la rebelión de Félix Díaz, el brutal sobrino de Don Porfirio, y de Bernardo Reyes, prisionero de los revolucionarios, que luego sería continuada por Huerta durante la "Decena Trágica" estuvo la "contrarrevolución", los "conservadores" nada de eso, lo que menos motivaba a estos personajes fue la ideología o una restauación porfiriana, la realidad es que Madero había dado ejemplo y había iniciado la lucha violenta por el poder el 20 de noviembre de 1910, así que su legitimidad no descansaba sobre las elecciones de 1911, sino en su éxito militar; por tanto, Reyes quiso obtener por las armas lo que Don Porfirio le negó por tantos años, Félix quiso reclamar su supuesta herencia, y Huerta al final sacó provecho de todo aquello.Esa lucha por el poder sumió a México en al menos 10 años de violencia generalizada, interrupción y destrucción de todo el desarrollo alcanzado bajo Díaz y terminó finalmente con el establecimiento de un nuevo régimen autoritario, al parecer, la única forma en que funciona este país.

Viendo lo anterior, ¿realmente podemos considerar a Madero un héroe? ¿realmente su acción fue benéfica para México? ¿O simplemente debe ser considerado como un miembro de la peor clase de los tontos (seguimos con el lenguaje políticamente correcto, no se vayan a espantar los señores periodistas), aquellos que tienen iniciativa? Hoy, 100 años después, se repitió la historia, la Democracia, las elecciones no garantizan por sí mismas el desarrollo, por el contrario, en el caso de México, han venido a ser el desencadenante de divisiones, luchas por el poder y nula atención a la situación del pueblo, quizá por ello, es que Madero es considerado un prócer para los políticos actuales de nuestro país, pues como ellos, demostró ser incapaz de gobernar, pero muy capaz de desencadenar conflictos y divisiones.

¿Hay algo qué festejar?



5 comentarios:

Lu dijo...

Hola, soy profesora de Cultura de la Legalidad... Necesito ayuda!

Dado que a los profes de Historia de la secundaria en la que trabajo no les gusta participar. Me heché el compromiso de preparar las imágenes de los héroes del centenario para el altar de muertos de este año, sin embargo, me encuentro con la sorpresa de que realmente no distingo quienes son los héroes...

Considerando que palabras sacan palabras, del mismo modo, acciones generan más acciones...

A lo que alcanzo a apreciar todos los involucrados actuaron viendo por sus intereses, por lo que la historia cuenta, tanto villa como zapata seguían ideales más apegados a la justicia social.

A su criterio... ¿Quién más haría falta contemplar como héroe revolucionario?

YORCH dijo...

Pues la verdad, es que no hubo ningún héroe revolucionario porque ni siquiera existió una Revolución, lo que hubo fue una feroz lucha por el poder; aún así, puede decirse que el personaje más "puro" de la Revolución fue Zapata porque su movimiento tuvo una dimensión social que ningún otro tuvo,aunque hay que decirlo, su visión también fue muy parcial y reducida, pues no pretendió más allá de resolver la situación de los campesinos de Morelos. Felipe Angeles fue otra figura más pura, que ofreció sus conocimeintos militares a Villa considerando que era el camino para lograr cambios sociales, pero que se convirtió en un instrumento usado por Madero vs. Zapata, por los carrancistas vs. Huerta y por Villa vs. Carranza quien finalmente lo eliminó.

Creo que sería bueno que a los alumnos se les plantee la verdad y se les de a conocer lo que en realidad pasó, recordemos la frase bíblica: "La Verdad os hará libres" la Revolución fue una tragedia que no aportó al país más que atraso, muerte y destrucción

Anónimo dijo...

La verdad me siento muy ofendido de que se injurie de manera tan grande a Madero una de las figuras mas celebres de México y que se diga que Diaz fue un gran líder ya que se sabe que un líder no va a sacrificar a sus seguidores o si Diaz jamas toco a ningún inversionista norteamericano o europeo pero si causo muchas matanzas o acaso me vas a decir que Diaz ayudo mucho a los Yaquis en Sonora o de como ayudo a los Mayas en Yucatan donde no diré cientos si no miles murieron por la causa que fomentaba Diaz si tal vez se olvidaron los principios de la revolución en su transcurso pero es seguro que de haber seguido el régimen de Diaz México seria una tierra de desolación en donde el fuerte abusaría del débil. Acaso en Belén, la famosa prisión no era considerada una de las peores prisiones en toda América.

YORCH dijo...

Cierto, el régimen de Díaz distó mucho de ser perfecto, sobre todo porque aplicó un Liberalismo Económico sin cortapisas y continuó con los mismos vicios mercantilistas del pasado de apoyo a sectores y personas privilegiadas; el gran lastre de su gobierno fue su falta de política social y la abierta persecusión contra sus hermanos de raza indígenas.

Madero por su parte también careció de una política social, y la prueba está su negativa a proceder con la restitución de tierras a las comunidades campesinas como lo que exigió Zapata y le llevó a levantarse contra Madero con el Plan de Ayala; igualmente, Madero y los Flores Magón, quienes sí planteaban la protección de obreros y campesinos siempre fueron distantes cuando no abiertamente contrarios, y Madero además se confrontó con la central obrera existente en aquel tiempo: la Casa del Obrero Mundial, reprimiendo violentamente sus manifestaciones.

La postura de Madero era meramente electoral y por lo demás planteaba un continuismo casi total con el Porfiriato pero mal dirigido y desatando el caos, la lucha por el poder sin freno.

Y así, pese a la Revolución, México sigue siendo un lugar desolado donde el fuerte abusa del débil...

535774 dijo...

La historia es contada por los victoriosos, la historia de México está contada por quienes ganaron, Madero cometió una infinidad de errores que arrastraron al país hasta donde estamos hoy... el hubiera no existe, pero ni Díaz era tan villano, ni Madero tan héroe, si Díaz "hubiera" cambiado su política social inmediatamente después de lograr la paz nacional, hubiese trasladado el poder sin problemas con leyes y una constitución que velara por los derechos de TODOS los mexicanos aún después de dejar de ser presidente; si Madero "hubiera" hecho lo que Díaz no hizo (mejor política social, igualdad, nuevas o reformadas instituciones), la "revolución" hubiese terminado justo al retirarse Madero, me gustó la forma en cómo analizas la historia YORCH, yo también desde hace años pensé las cosas de esa manera, la lucha por el poder es lo que nos atrasa y para el "anónimo" que se indignó, ¿Acaso la lucha de Madero mejoró la vida de nosotros? no, al contrario, todo ese derramamiento de sangre creó instituciones que se supone velarían por el bien de la nación, y sin embargo, se creó una nueva dictadura conformada por dos cámaras, un presidente y un chingo de partidos políticos que se reparten de manera descarada el dinero que con tanto sacrificio ganamos los ciudadanos, así que a 105 años de la revolución... no me dan ganas de decir que Viva México, me da tristeza y desilución...