Buscar este blog

28 de julio de 2014

¿LA ESTRATEGIA DE HAMAS?



Insisto, le pese a los conspiranóicos y a los creyentes en el bulo zarista de Los Protocolos de los Sabios de Sión, inventado por la Okhrana para justificar las meteduras de pata de Nicolás II que llevaro al desastre contra Japón en 1905 y que al final no terminaron por convencer a la mayoría del pueblo ruso, mismo que terminaría por respaldar el derrocamiento del inepto Zar y la llegada al poder de los Socialistas, fuese con los Mencheviques de Kerensky o los Bolcheviques de Lenin, hartos de su sometimiento a un sinvergüenza como Rasputin y de una pésima conducción de la intervención rusa en la Primera Guerra Mundial, todo lo cual no era atribuible ni a los Judíos, ni a los Tártaros ni a los Alemanes del Volga o cualquier otra etnia sumergida en las inmensidades del Imperio, sino única y exclusivamente al torpe y alienado Nicky y a su ofuscada esposa Sunny

La prueba está en que si realmente existiera tal conspiración y los Judíos controlasen el mundo, no habrían caído tan fácilmente en la trampa mediática que les ha tendido Hamas, quien, pese a la destrucción de Gaza y los terribles sufrimientos de la población civil palestina bajo el fuego israelí, se erigirá como el gran vencedor de esta guerra, mientras que Israel, y para su desgracia, la mayoría del pueblo Judío disperso, quedarán como los grandes perdedores. La principal arma del grupo fundamentalista no está en los cohetes viejos o caseros que han utilizado para atacar infructuosamente al territorio judío, dada su imprecisión y su pésimo sistema de guía, sino las cámaras fotográficas, las redes sociales, Youtube, y la opinión pública mundial, utilizando en contra de la dirigencia sionista su propio fanatismo y su ferocidad. Los gobernantes del Estado de Israel: Benjamín Netanyahu, Avigdor Lieberman o Tipzi Livny, han caído redonditos en la trampa y parece que no se han dado cuenta de ello, cegados como están por su postura ultranacionalista y por la desesperación de fortalecerse en forma autónoma en la región ante un valedor como EUA que cada vez es más débil, mientras las potencias regionales como Irán, Turquía y las Petromonarquías crecen y aparece un nuevo y potente actor en las ambiciones imperiales del caudillo Abú Bakr Al-Baghdadí. (Las versiones que dicen que Israel creó al Ejército Islámico de Irak que dirige dicho personaje se me hacen disparatadas, a no ser que sea como el suicida que compra la soga o la pistola con la que se quitará la vida).

Imágenes como las que encabezan esta entrada son desgarradoras y generan un impacto emocional muy fuerte, yo mismo lo he experimentado y he publicado comentarios estúpidos en las redes sociales que después he borrado; tras enfriar la cabeza, que es la única forma en que se pueden analizar y juzgar estos hechos, he llegado a la conclusión que precisamente lo que he sentido al ver los cadáveres de niños y la población sufriente, es el objetivo de quienes la difunden, a fin de generar compasión hacia los Palestinos y también, odio no solo hacia el Estado de Israel, sino contra los Judíos en general, mismos que ya empiezan a experimentar un renacimiento de lo mismo que vivieron en la Alemania de los años 30. En Francia, país europeo con una gran población islámica y donde se está dando un renacimiento del nacionalismo y el conservadurismo entre los franceses nativos, mismo que no ha sabido permanecer impermeable a este tipo de sentimientos y ha orillado a su desprestigio, ya se dieron ataques a comercios propiedad de Judíos y a personas como resultados de marchas en apoyo a Palestina, lo mismo ha ocurrido en el caso de Alemania.

La gente no se da cuenta que no todos los Judíos están a favor de las atrocidades cometidas por Israel, y la prueba está en las manifestaciones en contra que los Hebreos Ortodoxos --lo cual demuestra que no se trata de un conflicto de signo religioso-- se han manifestado en contra en Nueva York y otras partes del mundo o aquellas otras expresiones contrarias al Sionismo de parte de jóvenes judíos que tratan de demostrar que la convivencia entre los Hijos de Abraham: la descendencia de Isaac y la de Ismael es posible. Muchos han agarrado la generalidad y dirigen el reclamo en contra de la totalidad de los Judíos y aparecen dichos de "Hitler tenía razón" o llamadas a "gasear a todos los Judíos".

Por supuesto, lo hecho por Israel no puede calificarse sino como crímenes de lesa humanidad, e implicaría que tanto el Primer Ministro Netanyahu como los mandos militares israelíes fuesen perseguidos por la Justicia Internacional, así como un embargo de armas y sanciones económicas contra el Estado Judío, que queda certificado sin duda, como un Estado terrorista, intolerante, militarista y racista, pero también implicaría un castigo contra el grupo islámico Hamas, que no ha dudado en utilizar a los civiles palestinos como escudos humanos y como arma de propaganda en contra de sus enemigos; Hamas es una organización terrorista que cuando ha podido no ha tenido empacho en dirigir ataques contra civiles israelitas y no es muy diferente a las milicias del autoproclamado Califa Abú Bakr II en cuanto a su integrismo Wahabita-Salafista-Sunnita del Islam. Que quede claro, estamos ante un conflicto en el que no existen ni buenos ni malos, existen dos facciones igualmente peligrosas para la paz mundial que actúan impulsadas por un fanatismo sin límites y son, ambas, capaces de una crueldad horripilante y bárbara.

La dirigencia de Hamas ha planeado todo esto con maestría, paciencia e inteligencia y sabe que al final, logrará una gran victoria en el terreno mediático y si se quiere, social, mientras que Israel perderá muchísimos apoyos; creo, en primera instancia, que los Judíos han perdido definitivamente el "bono del Holocausto" que todavía tenían a su favor, en adelante, por más películas y novelas conmovedoras sobre niños con pijamas de rayas o ladronas de libros, no volverán a convencer a la opinión pública mundial de que lo que sufrieron a manos de Hitler y la Alemania Nazi fue real; para las generaciones actuales, Auschwitz, Buchenwald o Dachau quedan muy lejos en el tiempo y no aparecen en su memoria, mientras que las imágenes vistas en TV o Internet de niños sangrantes, padres arrasados por el llanto y edificios en ruinas es algo actual, presente y tangible. En segundo lugar, es cierto que las grandes potencias occidentales siempre han contado con Israel para el respaldo de sus intereses en Medio Oriente y le han sostenido siempre por esa razón; sin embargo, Hamas sabe que esas potencias hoy en día están en un cuesta abajo imparable en su poder económico, moral y político, y que ahora prefieren voltear a otro lado, como Ucrania, antes que concentrarse en lo que sucede en el Levante y han dado tibias muestras de apoyo a Israel como a la vez, le han criticado no sin cierto sentimiento de vergüenza; pero además saben que se está dando una serie de hechos conducentes al aislamiento diplomático y económico del Estado Judío, como lo compila el diario ruso Pravda.

Lo grave del caso es que al final, una banda terrorista como Hamas quedará reivindicada al menos popularmente como campeones de la libertad y combatientes contra el intrínsecamente malvado pueblo Judío, lo cual no es esperanzador, ni siquiera para los mismos Palestinos, ni será un paso más a la paz, al contrario, esto preparará el paso al reconocimiento a Al Baghdadí y su Estado Islámico por parte de una opinión pública internacional que les puede ver como los que luchan contra un "siniestro plan sionista" apoyado por Estados Unidos... un gran golpe propagandista al final, bañado en sangre de los propios correligionarios, sacrificados en aras de la victoria...

Algo similar a lo que está haciendo el Gobierno de Netanyahu; si los Judíos en cualquier otra parte del mundo empiezan a sufrir vejaciones, rechazo y hasta muertes, no se lo deberán a otros más que a los propios sionistas... irónico, ¿no?

21 de julio de 2014

ESCENAS DE UNA QUIEBRA MORAL Y SOCIAL

Los últimos días han acontecido sucesos que parecen indicar la terrible situación de decadencia de nuestra sociedad en México y nuestro camino hacia el "Estado Fallido", todo lo cual refrendan que en nuestro caso, la más grave crisis no viene de la cuestión económica ni política, sino estamos ante una verdadera crisis moral, misma que es muy difícil que sea reconocida o resuelta, en una época en la que la sola palabra "moral" se ha convertido en tabú y hasta su misma existencia se niega, confundiendo el término con la Etica, rama de la Filosofía que se encarga del estudio del comportamiento moral del ser humano, para decirnos que ésta en realidad es el comportamiento público de éste acorde con la Ley... una definición que aparte de no ser más que la obligación del ciudadano de respetar las normas jurídicas, implica un totalitarismo del Estado, ya que lo convierte en la medida de lo bueno y de lo malo, lo que desconoce el origen natural y previo tanto de las normas morales como de las jurídicas.

Pero veamos dos casos, ligados con la conversión de las personas en objetos, y en un azote que está imperando sobre nuestro país y otros muchos en el continente americano: la trata y la explotación de personas.


1.- El Caso de "Mamá Rosa":

Rosa Verduzco Verduzco, mejor conocida como "Mamá Rosa" fundó desde hace unos 60 años un albergue para niños desamparados llamado La Gran Familia, en su natal ciudad de Zamora, Michoacán; su obra le había granjeado el reconocimiento tanto nacional (como en la foto, recibiendo tanto un diploma como un cheque con fondos del Gobierno Federal en tiempos de la Presidencia de Felipe Calderón) como internacional por su labor caritativa, supuestamente rescatando niños de la calle.

En días pasados, su orfanato fue objeto de un sorpresivo, --tanto por que ocurriera, como por sus dimensiones,-- operativo policiaco, que puso en evidencia la oscura realidad que se escondía tras la fachada en apariencia amorosa y plena de caridad de la Sra. Verduzco, que para muchos era una "Madre Teresa mexicana", lo ocurrido igualmente generó una enorme polémica aderezada con la salsa de la política que en México todo lo impregna y todo lo contamina.

Para empezar, las imágenes del orfanato resultan dantescas, degradantes, en una palabra: horribles, el presunto nido de amor de Rosa Verduzco parece, en realidad, un Gulag estalinista o un campo de concentración diseñado por el General de las SS Reynard Heidrich como un lugar en que el ser humano está destinado para perder todo atisbo de su dignidad y libertad, donde sólo queda en el horizonte la humillación perpetua, el dolor, la muerte, el terror absoluto y la degradación hasta la naturaleza bestial más baja: celdas más que habitaciones, mobiliario de desecho, veinte toneladas de basura sobre las cuales los presuntos rescatados del abandono apenas vivían, si se le puede llamar "vida" a la situación en la que se encontraban, medicamentos donados por instancias internacionales y nacionales echados a perder y jamás administrados a los  menores internos, algunos llegados a la adultez sin que se les permitiese salir ya, como verdaderos presos, condiciones higiénicas deplorables, instalaciones sanitarias inservibles, desnutrición, denuncias de malos tratos de parte de los propios internos que llegaban desde la explotación laboral al tráfico de personas para el comercio sexual, golpes, encierros, alimentación con comida descompuesta, abortos, violaciones, secuestro... lo captado por los medios es patente y evidente:




¿Cómo fue posible eso? Resulta curioso, Rosa Verduzco surge en Zamora, Michoacán, lo mismo que Marcial Maciel; ambas nefastas figuras solo son entendibles en el contexto del caciquismo endémico en ese estado del país; los poderes fácticos, que son los que realmente cuentan ahí: desde los Cárdenas, o más recientemente, los Calderón y otras familias poderosas, aúpan y protegen a quienes les sirven tanto para sus fines lícitos como para lo ilícito cuando aquellos les resultan beneficiosos. Ahora que en Michoacán el poder político oficial prácticamente se ha derrumbado y el Gobierno Federal prácticamente ha entrado a gobernar directamente la entidad, mediante el ejercicio de un poder policíaco para enfrentar, por un lado a las organizaciones criminales, y a aquellas que han surgido desde los particulares para resistirles, como las llamadas Autodefensas, con la sospecha de que sean más de lo mismo, es que se ha destapado la cloaca del negocio de la caridad nada cristiana de la Sra. Verduzco, quien sin embargo, es muy posible salga libremente del hospital donde la ya nonagenaria se encuentra convaleciente del estress que le ha causado la situación, como ahora lo veremos, le ha surgido toda una caterva de defensores poderosos en los medios y la sociedad.

Y aquí es donde entramos al terreno de las preguntas: ¿Porqué si el albergue tenía sesenta años operando, hasta ahora se hizo eco a las denuncias y hasta ahora se actuó? ¿Porqué el despliegue de fuerzas federales incluso para abrir el albergue y "rescatar" a los menores internados? ¿Qué buscaban ahí? Y además, ¿porqué, ante la evidencia tan patente de lo irregular del albergue y de la presunta actividad filantrópica que resultó en realidad una pesadilla, han surgido voces que defienden a la Verduzco y el infierno que construyó?

Porque además resulta curioso: la primera voz que surgió en defensa de "Mamá Rosa" fue la del ex-Presidente Fox, casado con una "ilustre" zamorana: Martha Sahagún, quien además proviene de una familia potentada de Zamora que incluso protegió también en su momento a Maciel; pero después del ex-mandatario siguió toda una falange de "intelectuales" y periodistas que han alzado la voz y protestado contra la arbitrariedad presunta y el abuso del Gobierno Federal al haber hecho esta operación: Elena Poniatowska, Enrique Krauze y sus hijos, Héctor Aguilar Camín, Tere Vale, Eduardo Ruíz-Healy, Denisse Maercker, entre otros muchos... curiosamente, son los mismos que han salido a defender la idea del ex-Presidente de legalizar las drogas, empezando por la mariguana y en otra curiosa coincidencia, todos ellos conformaron, en torno a Fox, a la Sahagún y otros personajes como Elba Esther Gordillo o Porfirio Muñoz ledo, situados dentro de todo el espectro político, el llamado Grupo San Angel a fines de la década de los noventa, donde se planeó y cocinó la caída del PRI del poder presidencial y la pretendida y, fracasada, trancisión al "paraíso democrático".

¿Qué es lo que protegen en realidad? ¿Porqué les interesa tanto la impunidad de la matrona? Lo peor es que, como siempre, en México el cumplimiento de la Ley queda sujeto a los intereses políticos en pro y en contra, y los personajes antes citados conservan un gran peso político o mediático ante el cual el actual Gobierno de Peña Nieto y el prácticamente inexistente local, terminarán doblando las manos, al final, todo quedará en, como dicen los españoles: agua de borrajas, es decir, en nada: las élites corruptas, entre los cuales se cuenta la supuesta "gente pensante" anclada en su doble moral izquierdosa y sus añorados años sesenta, junto con sus patronos políticos, ayudan bien a quienes les sirven o con quienes simpatizan o comparten intereses. ¿Acaso es grande el número de políticos e "intelectuales" que son clientes de las redes de trata? La trata de personas florece: es cada vez más alarmante la desaparición de menores de edad, y no solo eso, hasta de jóvenes veinteañeras que de repente son sustraidas? ¿para qué? ¿para nutrir el mercado ilegal de órganos para trasplantes? ¿para surtir el mercado de la prostitución y pornografía en este mundo hipersexualizado?

Pero hay otra cosa igualmente espeluznante que surge de todo esto: muchos, si no es que la mayoría de los niños ingresados en el orfanato no eran huérfanos, tienen sus padres, e incluso, por las imágenes que se ven, al menos de los niños que han regresado a Jalisco y que se encontraban internados en el "albergue" no parecen ser tan de mala situación económica como para mandar a sus hijos a un orfanato por no poder hacerse cargo de ellos. ¿Ante qué estamos? Ante la cultura del descarte, de deshacerse del hijo problemático, de no quererse hacer responsable de los hijos, algo habitual en el mundo actual: por ello el aborto, por ello la eutanasia, la premisividad, la desintegración familiar, el divorcio y la descomposición de la sociedad completa. Desde 1823, en México, las autoridades que hemos tenido, sobre todo desde el triunfo Liberal, se han avocado a la destrucción de este país en forma por demás efectiva, aquellos que han intentado corregir el rumbo: llámese Iturbide, Miramón, Maximiliano, Díaz o Salinas, son demonizados y categorizados como lo peor que jamás ha ocurrido, mientras tanto, se nos ha enseñado a venerar a quienes han postulado el caos, el desorden, la violencia y el escándalo, desde Hidalgo, Juárez, Madero, Zapata o Villa. En mucho, nuestro sistema educativo, que ha pugnado por desterrar todo pensamiento moral por considerarlo producto de una mentalidad religiosa, para justificar el ideario de los Liberales decimonónicos y la Izquierda "ranchera" de la Revolución, tiene mucha responsabilidad de la quiebra moral de nuestra sociedad, en una politización desmedida de la vida y de ver todo como luchas de poder, influencias y obtención  de beneficios.

De igual manera, la disociación entre lo público y lo privado nos ha llevado al puritanismo y a la hipocresía de todo tipo, desde quienes van siempre a la Iglesia y se la dan de religiosos o de santos y resultan ser deshonestos o depravados a escondidas o el típico Izquierdista que practica en realidad el Capitalismo más descarnado y vive burguesamente. En cambio, en China las propias autoridades se encuentran persiguiendo y castigando a funcionarios adúlteros o con conductas inmorales, porque saben que una persona que en lo privado miente, engaña o es deshonesta, lo será también en lo público.

No hemos tocado fondo, de eso podemos estar seguros: nuestros gobernantes se encargarán de llevarnos a cotas todavía más profundas de decadencia y degradación: entre homosexualismos, animalismos, legalización de drogas, creación de partidos políticos como negocios a costa del erario, corrupción e impunidad, en veinte años México no solo será un Estado fallido, sino una sociedad fallida, la vida será un verdadero infierno.

2.- Los Migrantes:


Infierno que ya viven los inmigrantes indocumentados centroamericanos en México y EUA y que también ha resaltado en los últimos días con las deportaciones masivas de menores de edad provenientes del istmo que ha ordenado el Gobierno de Barack Obama a la par de sus hipócritas llamados a aprobar la tan mentada reforma migratoria desde los tiempos de Bush Jr.

El Presidente Norteamericano tiene en parte responsabilidad de esta verdadera crisis humanitaria que se está dando en la frontera entre EUA y nuestro México; no yerran los Republicanos y los periodistas de la Cadena Fox cuando le señalan que sus irresponsables promesas de lograr tal reforma, a sabiendas que el país no cuenta con las condiciones económicas para absorber una andanada masiva de inmigrantes que recuerda a la abarrotada Isla Ellis a fines del siglo XIX y que es eso, y no el racismo, lo que ha orillado al Partido del Elefante a oponerse a la migración, además de la más que probable presencia de elementos criminales entre los inmigrantes, deseosos de pasar al "otro lado" disfrazados de inocentes campesinos que huyen de la miseria. Soetoro ha provocado en mucho esto, sobre todo al ponerse a ofrecer lo que no tiene como son becas y programas de estudio para los hijos de los inmigrantes; muchos centroamericanos, ante las promesas del afroamericano, --hechas únicamente con el fin electoral de obtener el voto hispano para el Partido Demócrata-- envían a sus menores al norte, esperando que ya instalados allá y por la política de "reunión familiar" se les llame al país al que todavía ven como tierra de promisión, pese a que cada vez más el paisaje estadounidense se salpica más y más de fábricas cerradas y cinturones de miseria, y que muchos de los migrantes terminan por engrosar las filas de bandas criminales y pandillas callejeras ante la falta de oportunidades.

Responsabilidad tienen las autoridades mexicanas, sea con Peña Nieto al frente, con Calderón o más atrás, por no garantizar el respeto a los derechos básicos de estas personas que se han vuelto víctimas de las propias autoridades que les agreden y saquean o de los carteles criminales que los usan como mercancía o los reclutan como carne de cañón.

Sin embargo, la mayor responsabilidad la tienen, y son quienes son menos señalados, los gobiernos centroamericanos, verdaderos regímenes podridos y sostenidos por los poderosos terratenientes de la región que mantienen a los trabajadores del campo con salarios de hambre, mientras las poderosas pandillas de la Mara Salvatrucha o Barrio 18 ejercen un poder brutal sobre particulares y autoridades por igual y la violencia campea en esos países, ya no la de las Guerras Civiles de los años 80, sino la violencia criminal, así, San Pedro Sula en Honduras es la ciudad más violenta de toda América con el mayor número de homicidios en proporción con el número de habitantes. No puede ser posible que mientras es el segundo país más pobre de todo el continente después de Haití, en Nicaragua el corrupto gobierno de los Sandinistas presidido por Daniel Ortega tenga como prioridad el fortalecimiento y modernización de sus fuerzas armadas, entregándole los recursos nacionales a Vladimir Putin a cambio de enormes cantidades de armamento ruso y hasta comprometiendo la soberanía del país con la idea del canal interoceánico a ser construido por Rusia y China como castigo a Panamá y su permanencia como aliado de EUA; si China es ya la economía que más mercancía mueve en todo el mundo, la pérdida del tráfico marítimo chino por el canal hundirá a los panameños cuando el Celeste Imperio tenga su propio canal cedido por Ortega quien seguro se hinchará de dinero que tanto el Kremlin como la Ciudad Prohibida le darán a cambio, mientras muchos nicaragüenses seguramente servirán como esclavos de eslavos y asiáticos en la construcción de la magna obra.

Si los países centroamericanos no fuesen señoríos feudales propiedad de unas cuantas familias y empresas (como la United Fruit) los centroamericanos no tendrían necesidad de huir y como desesperados, buscar una mejor expectativa de vida en el norte y arriesgarse a treparse a un tren en marcha o a caer en manos de criminales, o hasta peor: de policías mexicanos, mientras dichos países no brinden a sus propios ciudadanos la oportunidad de tener una esperanza de futuro. Desgraciadamente, la esperanza muere al último y está muriendo tanto en ellos como en México y hasta en EUA.

18 de julio de 2014

UCRANIA Y LA GRAN ESTRATEGIA DE PUTIN



Mientras la Política Exterior norteamericana se desmorona en Irak, igualmente se deshace en Ucrania, misma que también está demostrando o agrandando aún más las grietas y defectos de la Unión Europea y su política exterior, pretendidamente ejercida en bloque, mientras que le está permitiendo a Rusia recuperar su rol de Gran Potencia y condicionar la política occidental a sus intereses.

Putin se ha hecho con Crimea, territorio que históricamente, desde el siglo XVIII pertenece a la Rusia propiamente dicha (aunque esto representó una política genocida iniciada por Catalina II y terminada brutalmente por Stalin en contra de Tártaros y Cosacos) y que Nikita Khruschev cedió a su terruño Ucrania más que nada por una cuestión administrativa, en una época en que realmente el nacionalismo ucraniano era prácticamente inexistente, aunque no así el resentimiento tras el Holodomor o hambruna provocada por el dictador comunista en aras de aplastar a sus opositores en la región.

Después de lo ocurrido en Crimea, otras regiones, donde se habla el dialecto Moscovita (Ruso) en vez del Kievano (Ucraniano) situadas al este y sur del país, declararon su independencia respecto del Gobierno de Kiev, al que no reconocen por ser producto de un golpe de Estado en contra del Presidente legal --y democráticamente electo-- Víctor Yakunovich que, leal al Kremlin, optó por asociarse con Rusia en la Unión Euroasiática, que muchos ven como un renacimiento de la URSS o del Imperio Ruso, en vez de con la Unión Europea, lo que lesionó los intereses estratégicos de EUA a través de la OTAN para arrinconar a Rusia y evitar un renacimiento del poder moscovita, además del control del paso del gas natural y el petróleo rusos a Occidente. 

El nuevo régimen ucraniano, salido de la rebelión de la Plaza Maidán de Kiev, está compuesto por grupos de lo más disímbolos, desde jóvenes que creen en los oropeles del hedonismo occidental y las maravillas del consumismo, a oligarcas corruptos enemistados con Moscú como Yulia Timoschenko que ya antes habían participado en la llamada Revolución Naranja de 2004 prooccidental y que terminó en un sonoro fracaso con el regreso de los ex-comunistas y fieles al Kremlin representados por Yakunovich en 2010, pero también a vulgares bandas de matones y neonazis, ultranacionalistas herederos de aquellos grupos que, en la II Guerra Mundial, y alentados por el brutal gobierno de Stalin y antes, la cruel Guerra Civil que siguió a la Revolución de 1917, pues Ucrania era una región donde el zarismo conservó numerosos adeptos.

Hoy en día, parece que Putin está aplicando el timing o manejo del tiempo, primero, no interviniendo directamente en Ucrania y aparentando una distensión en cuanto a la posibilidad del uso de fuerzas militares rusas en territorio ucraniano, hablando de la necesidad de negociar y lograr una solución pacífica y hasta dejando que las fuerzas ucranianas masacren a sus simpatizantes en Donetsk, Jarkov y Lugansk, ¿porqué hace esto? Por estrategia: no quiere quedar como el agresor o invasor del territorio ucraniano, sin embargo, no deja de apretar por la principal arma que tiene: la Economía, de una forma sutil, espera lograr un efecto: que sea Ucrania la que agreda y cometa un error, para de esta forma, tener el pretexto de intervenir sin que la comunidad internacional pueda negarle su derecho a la defensa, o bien, exhibir a las potencias occidentales en su apoyo descarado al régimen instalado en Kiev.



Apenas el día de ayer 17 de julio, parece que el error o el incidente que esperaba Putin con el derribo de un avión de las Aerolíneas Malayas cuyo esquema de colores es muy similar al avión presidencial ruso, mismo que pasó, con una diferencia de minutos, sobre el lugar en que la aeronave comercial fue destruida, al parecer por un misil tierra-aire o aire-ruso disparado desde o sobre territorio ucraniano, justo en las cercanías de Donetsk, ciudad que se encuentra en disputa entre las fuerzas kievanas y los separatistas prorrusos; aunque bien podría tratarse de una nueva "voladura del Maine" (yo no dudaría en atreverme a pensar esto) para tener el pretexto para la intervención, será difícil determinarlo, habida cuenta que rusos y ucranianos utilizan el mismo armamento, los mismos aviones, misiles, sistemas antiaéreos y explosivos heredados de la época soviética. Por ahora, y según la versión rusa, se tiene que el objetivo era eliminar al propio Presidente Putin y se equivocaron de blanco.

¿Qué puede pasar? Simple: Putin puede aducir que además de que se intentó una agresión directa en contra de su persona y el Estado Ruso, además de demostrar que el actual régimen de Kiev es terrorista y peligroso, la comunidad internacional lo puede respaldar, aunque habrá que ver qué hace EUA y la Administración Obama, que luce desconcertada, torpe, paralizada, aunque acaba de hacer que la Unión Europea se sume a un nuevo paquete de sanciones económicas contra Moscú, mismas que pueden afectar más a los europeos antes que a los eslavos, pues estos cuentan con la alianza económica de los BRICS, cuya ofensiva financiera está por desatarse tras la reciente cumbre de Brasilia y el designio de crear un banco de desarrollo alterno al FMI y el abandono del dólar norteamericano en sus transacciones.

Entre tanto, el régimen ucraniano parece de broma: el actual Presidente, Petro Poroshenko, un empresario comercializador de chocolate en el país eslavo es un completo improvisado de la política y un pelele de oligarcas y organismos financieros internacionales, Putin sabe de sus limitaciones y parece ponerse en plan de gato a punto de jugar con el ratón; sabe además que Poroshenko no cuenta para nada, sino que los radicales son quienes dirigen las agresiones contra los prorrusos del este, mientras que el chocolatero parece intentar, sin lograrlo, aplicar una política más moderada y conciliatoria por momentos, para luego ceder ante las presiones de los golpistas que le auparon al poder. El mismo proceso electoral del que salió su muy cuestionable investidura fue una farsa en la que hasta contendió un tipo disfrazado de Darth Vader.

Como sea, Putin está obrando con prudencia; sabe que Rusia, en su estado actual, muy probablemente no podría contra todas las fuerzas de la OTAN combinadas, sabe ciertamente, que los Europeos y aún los Norteamericanos no están en condiciones de partir hacia la guerra en contra de Rusia y que la perspectiva de la misma sería terrible: el riesgo de la aniquilación nuclear sería muy alto, pero también sabe que un Barack Obama desesperado ante la pésima imagen que tiene ante el propio público norteamericano --ha sido calificado, según encuestas, como el peor mandatario desde el fin de la Segunda Guerra Mundial-- y las constantes críticas en contra de su debilidad desplegada como gobernante, sería capaz de cometer una estupidez temeraria, como ya en su momento lo ha señalado el empresario neoyorkino Donald Trump.

Por lo pronto, Putin está demostrando una gran habilidad para aprovechar los errores de los Occidentales: si Obama dejó de lado sus relaciones con Sudamérica, el Peterburgués ha llenado el hueco, aprovechando la constitución del "Eje Bolivariano", lejos de fracaso, el Chavismo fue un éxito rutilante en sustraer a gran parte del Cono Sur de la influencia de Washington, quien sólo conserva en la región la alianza con Perú y Colombia, --además de cuatro países que a nadie importan: las Guyanas y Paraguay-- las revelaciones del espionaje informático que hiciera Snowden, ya muy avecindado en Rusia, han contribuido a tensar las relaciones entre Alemania y Estados Unidos --La Sra. Merkel descubrió que sigue siendo objetivo de la OTAN mantener a los "Alemanes abajo"-- y quizá sean un aliciente a Berlín a actuar en forma más autónoma. Sabe que la Unión Europea, presionada por la crisis económica y los conflictos internos está en un momento en que puede desmoronarse; como lo atestigua la falta de acuerdos para nombrar altos cargos del bloque  y una Inglaterra cada vez más lejana del continente.

Mientras, sabe que las sanciones no podrán pasar de cierto límite: los intereses en la construcción de los oleoductos con los que se nutre Europa Occidental de energéticos son su mayor baza, en cualquier momento, puede cortar el flujo de gas, y creo que lo hará una vez llegue el invierno, y si es muy duro, mejor, dejará que los europeos sufran las inclemencias del tiempo o que se arruinen comprando carísimos hidrocarburos de EUA o de la indiferente Noruega, que no alcanza a satisfacer la demanda, o bien, que ayuden a su aliado Irán levantándole sanciones y comprándole petróleo y gas, lo que también será una victoria. Los contratos navales en Francia y muchas otras ligas, que de romperse, arruinarán a la golpeada economía europea.

Igualmente, Putin abandona su coqueteo con Israel para ahora nuevamente reiterar invitaciones a Hamas a negociar la paz en Palestina en Moscú. No resulta atractivo para nadie ponerse del lado del Estado Judío en estos momentos y hasta EUA prefiere guardar un incómodo silencio ante los sucesos de Gaza. Bien sabe el líder ruso que los Sionistas están decretando su propio ostracismo y cavando su propia tumba.

En definitiva, estamos en un momento enormemente peligroso, pero a la vez, fascinante, estamos viendo que la Historia de la humanidad está a punto de cambiar en un punto de inflexión clave. Sigamos atentos a lo que sucede en los próximos días.

15 de julio de 2014

BALANCE DEL MUNDIAL DE FUTBOL BRASIL 2014


Ha terminado la Copa Mundial de Fútbol celebrada en Brasil, con un resultado muy justo: el campeonato para Alemania. En un torneo que pasará a la Historia como el más polémico y el que exhibió un nivel irregular, por no decir, mediocre de parte de muchos de los equipos considerados "grandes", la escuadra germana fue la única que mostró jugar verdaderamente al Fútbol, con grandes jugadores que no se las dan de divas ni son considerados como estrellas rutilantes al estilo de Cristiano Ronaldo, Neymar, Messi o Balotelli, sin embargo, ahí tenemos a Miroslav Klose que se ha convertido en el máximo goleador de la Historia de las Copas del Mundo con 16 tantos sin la mercadotecnia detrás.

Nos quedará el recuerdo de los arbitrajes cuestionables, que no parecieron errores, sino de plano amaños a fin de lograr que los "mismos de siempre", el club de los 8 únicos campeones mundiales, salvo España que llegó sin nada y quedó eliminado vergonzosamente en la primera ronda, y una Inglaterra que lleva ya 48 años revolcándose en su mediocridad y sus complejos, avanzaran más en las instancias del torneo. Resultó triste que selecciones nacionales que demostraron una enorme calidad y un mayor desarrollo en su fútbol en los tiempos recientes como Chile, Costa Rica, Colombia o Bélgica fuesen eliminadas, mientras que se dio el pase a octavos de final de equipos que no aportaban nada y no representaban nada como Grecia y Suiza.

Como nunca, quedó patente la inmensa montaña de corrupción que liga a la FIFA con gobiernos y patrocinadores en esta justa mundialista: desde el apoyo descarado a Brasil que sólo fue cortado por la propia incapacidad del equipo verdeamarelo en aras de ayudar a la administración de Dilma Rousseff a superar la crisis política y social que vive en su país y que desenmascara la corrupta realidad del régimen de Luis Inázio "Lula" Da Silva y su Partido de los Trabajadores (PT) que si bien, aprovechando circunstancias internacionales favorables y haciendo alianzas inteligentes con Rusia, la India, China y Sudáfrica ha constituido el bloque de los BRICS, ha hecho que el gigante amazónico se convirtiese en la quinta economía del mundo y una de las potencias emergentes y ciertamente, sacó a 40 millones de brasileños de la miseria, pero no calculó que esto tenía sus consecuencias: fundamentalmente un pueblo brasileño deseoso de vivir mejor, de contar con servicios superiores, poner fin a las favelas y su clima permanente de violencia, inseguridad y delincuencia, y que sobre todo, desea un Gobierno y una clase política que deje de ser tan corrupta.

El enorme fracaso de la selección brasileña de fútbol en el campeonato, quedando en un humillante cuarto lugar y tras haber recibido 10 goles en sus últimos dos partidos se explica por ello, el deporte de las patadas ha dejado de ser prioritario para los brasileños, que ahora se han dado cuenta de que existen cosas más importantes, que no deseaban la celebración del campeonato en su país y el astronómico despilfarro en elefantes blancos como el estadio de Manaos que ahora hace compañía al Teatro de la Opera del Amazonas, el sueño del loco Fitzgarraldo, como una de las construcciones más majestuosas e inútiles de la Historia, en una ciudad que carece de equipo de primera división y de accesos carreteros en medio de la jungla, pero que permitió a políticos y constructores embolsarse grandes cantidades de dinero. Los brasileños desean en serio que su país sea desarrollado y sea una potencia de verdad, y no un país que gana trofeos en un juego, pero cuya población vive en la miseria y encuentra en dicho juego la manera de salir de la pobreza.

De igual manera, la justa mundialista nos deja la verdadera dimensión de las estrellas del fútbol actual: puede que haya todavía quien siente el orgullo de portar sus colores nacionales y está dispuesto a todo por defenderlos, como lo demostraron los holandeses y los mismos alemanes, incluso con los naturalizados o de origen extranjero como Özil, Khedirá, Boateng y Mustafi, (Klose y Podolski, nacidos en Polonia, son germánicos de raza, descendientes de los alemanes que habitaban las regiones de Prusia Oriental cedidas al país eslavo por Stalin en la borrachera de la victoria sobre Hitler) pero existen otros que quizá prefieren guardarse para los campeonatos de liga europeos y de ahí el pobre desempeño que mostraron Cristiano Ronaldo, Wayne Rooney, Mario Balotelli y el propio Lionel Messi, injustamente ganador del trofeo del "Balón de Oro" como mejor jugador del torneo, quizá por efecto de las componendas entre la FIFA y la marca de ropa deportiva Adidas, patrocinadora del premio, por no decir la misteriosa epidemia de lesiones que sufrieron muchos estelares antes de iniciarse el campeonato y así no se presentaron con sus selecciones. Cabe señalar sin embargo, que en las ligas europeas los calendarios son tremendamente exigentes y desgastantes, todo en pro del negocio que hace que todo el año, todos los días, casi, haya partidos de algo, lo que desgasta muchísimo al jugador actualmente y mantiene una competitividad de altísimo nivel.

Este Mundial, además, ha sido un parteaguas en EUA, país que ha sido tradicionalmente contrario al fútbol soccer, pero que ahora se paralizó para ver jugar a su seleccionado, donde la Liga de Fútbol, la MLS, cuenta cada vez con más seguidores e incluso, amenaza con rebasar por momentos, como ahora en el Mundial tanto al béisbol como al basket-ball en popularidad y audiencia, lo cual es un fenómeno digno de estudio: en mucho, puede estar relacionado con la pérdida de preeminencia de la república del norte, como lo lamenta la columnista estadounidense Ann Coulter, pero era de esperarse, la propia sociedad norteamericana ha sido "víctima" de la Globalización y por ello se ha unido a la hinchada del fútbol en detrimento de los deportes tradicionalmente norteamericanos que eran usados y vistos como un sello propio o marca de la casa que los diferenciaba de los demás, a medida de que EUA pierde ese lugar preponderante y ocupa un lugar más en el concierto de las naciones, su sociedad igualmente se integra al todo global y pierde ese excepcionalismo que desde su origen les hacía pensar en ser algo mejor o superior al resto, y la creciente afición por el fútbol es muestra de ello.

En cuatro años, la justa se celebrará en Rusia, como muchos dicen, --desconociendo la gran tradición y pasión rusa por el fútbol, sin embargo-- el campeonato se celebrará en el gigante eslavo gracias a los negocios de la FIFA, que con Blatter ha llegado al culmen de lo iniciado por Havelange en los años 80, y convertido al fútbol en un negocio de 200 mil millones de dólares al año, tomando decisiones con base en las ganancias y no en otra cosa, para nadie es ya  un secreto que tanto Rusia como Qatar "compraron" la sede a base de sobornos, dádivas y favores a los directivos de la federación deportiva.

¿Seguiremos viendo cómo el fútbol cae de nivel, quedando en la leyenda aquel Mundial de México 70, probablemente el de mejor nivel deportivo de la Historia, o aquellos míticos equipos brasileños, precisamente de 1970 y de 1982 que hacían del fútbol arte? ¿Habrá al fin algo que pare la enorme corrupción de la FIFA? ¿seguirá la política metiéndose en el deporte? Soy pesimista y me respondo a mi mismo en sentido afirmativo.

11 de julio de 2014

GAZA, ISRAEL Y PALESTINA, HACIA LA BATALLA FINAL


Y mientras la Copa Mundial de la FIFA se acerca a su final, ya hablaré al respecto, por lo pronto basta decir que muy probablemente ha sido uno de los torneos de nivel más bajo de la Historia de esta justa deportiva, el más costoso y el más polémico, además del que más efectos nocivos tuvo para el entorno del país sede; las tensiones aumentan en otras partes del mundo. Además de la tensa situación en Ucrania, donde Putin con paciencia y habilidad a esperar el momento oportuno en que expandirá nuevamente el poderío moscovita sobre dicha Ex-República Soviética, y de la situación en Irak, donde en la persona de Abú Bakr Al-Baghdadí vuelve a plantearse el ideal imperial y expansionista del Islam, tenemos ahora la situación de la eterna guerra entre Israel y Palestina y en específico, el enfrentamiento con el grupo radical islámico Hamas que controla la Franja de Gaza, región hacinada y extrangulada por el Estado Judío,sometida ahora a terribles e inmisericordes bombardeos con los que se responde a los ataques de los islamistas realizados igualmente mediante misiles.

Resulta un tanto irónico y hasta risible la ocurrencia de hace unas semanas de Jorge Mario Bergoglio, el ocupante de la sede petrina de haber viajado a Medio Oriente y luego haber convocado al Vaticano a los presidentes israelí y palestino: Simón Péres y Mahmoud Abbas a convocarlos a una jornada de oración por la paz, el argentino únicamente, como ha sido la tónica de lo que lleva su pontificado, buscó promover su imagen y aparecer como el promotor de la pacificación del Oriente, y dar una imagen de tolerancia y de apertura hacia los otros cultos monoteístas y hacia los cismáticos orientales, pero todo quedó en fotografías, en hacer a un lado la posición de San Pío X hacia el Sionismo, que era la postura mantenida por la Iglesia desde los Apóstoles --misma que en su momento fue entendida y respetada por el propio Theodor Herzl-- y en una actitud propia de "bajarse los pantalones" hacia quienes por un lado se han mantenido en permenente oposición al Cristianismo como sucede con los Judíos y por otro, abiertamente han deseado su destrucción, como ocurre con los Musulmanes. Fuera de eso, el Papa actuante no logró nada, ni actuar como mediador, ni logró que ambas partes en conflicto llegasen a un acuerdo, ni la oración fue sincera; fue un triste intento de remedar a San Juan Pablo II y su proyección internacional que sólo sirvió para alimentar al enorme ego argentino del Jesuita y su "buena prensa".

Lo que vemos es parte de la espiral de venganzas mutuas entre Judíos y Palestinos que parece, sin embargo, se acerca a un trágico final, y a pesar de las terribles imágenes de niños y civiles masacrados por las bombas de los israelitas, me atrevo a decir que el final no será favorable para estos, sino todo lo contrario, algo que dejará al "Holocausto" --haya sido exagerado o no posteriormente a la II Guerra Mundial-- como un cuento de hadas; así lo teme incluso el Rabino Mijael Even David en un muy valiente artículo en el que entiende perfectamente que el Estado de Israel no ha sido otra cosa más que un fracaso desde 1948 a la fecha y se dirige a la tragedia.

¿Cómo no va a serlo si el Estado de Israel no es más que el producto de otro fracaso? El propio padre del Sionismo: Theodor Herzl, veía la necesidad de la creación de un Estado Judío, tras atestiguar el desarrollo del Affaire Dreyffus, como una respuesta al fracaso de los Judíos a integrarse en las sociedades europeas occidentales y el fracaso, a su vez, de éstas a asimilarlos; muchos lo han apuntado que en realidad el Estado de Israel consumó el sueño de Hitler de crear un "gueto gigante" a dónde enviar a gran parte de los israelitas que habitaban en Europa, además de haberlos enviado a la cueva del lobo, donde han tenido que vivir, desde hace casi 70 años en guerra permanente para recuperar sus territorios de origen habitados ya por otros pueblos tras el devenir histórico de dos milenios. No en balde, Herzl, que no era un fanático ni un loco, planteó que quizá era mejor no recuperar Palestina, sino comprar a Francia gran parte de Madagascar o a Argentina el extremo sur patagónico para fundar ahí un nuevo país para su pueblo.

Pueblo que además, también ha fracasado en definirse: si lo Judío está definido por una religión: ¿cómo explicar que el discípulo de Herzl, este sí un terrorista y asesino como David Ben Gurion fuese un ateo marxista postulace al extremo el nacionalismo de un pueblo cuya identidad se desprende de los cinco primeros libros de la Biblia? Más cuando la idea de que constituyen una raza queda anulada al comprobar que la mayoría de los Judíos Europeos: los Azhkenazi, descienden de los Khazaros, de Eslavos y hasta Germánicos convertidos al Judaísmo Talmúdico en el siglo VIII d.C., que los Judíos más auténticos, los Sefarditas tienen mezclas con elementos grecorromanos en el pasado, y que existen los Judíos negros o Falasha de Etiopía que practican un culto más relacionado con el Antiguo Testamento que con las doctrinas del Talmud, lo mismo que las comunidades mucho más auténticamente hebreas de Irán, Pakistán y el norte de la India.

Lo peor parece venir ahora de una dirigencia Israelí que parece no entender lo que está ocasionando con sus acciones: no parecen entender el potencial de los nuevos medios de comunicación y la difusión de fotos de niños muertos y mutilados; lejos de debilitar a Hamas y al terrorismo islamista, le está dando combustible que, en el actual ambiente de fortalecimiento del extremismo musulmán posterior a las Primaveras Arabes, es peligrosísimo, más con el fundamentalismo hirviendo en lugares tan cercanos como Siria e Irak, por un lado, por el otro, también fortalece al mal llamado anti-semitismo, el cual encuentra caldo de cultivo en los cada vez más fuertes movimientos tradicionalistas europeos y sudamericanos, donde, desgraciadamente, existen muchas personas que confunden el Conservadurismo, la defensa de la identidad nacional o la Tradición con las posturas del Nacionalsocialismo o el Fascismo, lo cual es algo totalmente erróneo y peligroso, incluso contraproducente para estos movimientos, --Basta con ver el ridículo sainete de los "Morenazis" aquí en Jalisco, México-- cuando Hitler estuvo muy lejos de apoyar al Catolicismo y en cambio, buscó junto a Heinrich Himmler, el líder delas SS, reinstaurar un paganismo germánico y esotérico según se escondía en el origen del Nazismo en sectas masónicas como la Sociedad Thule.

Israel se dirige a un atolladero, más cuando el apoyo tradicional de EUA se debilita y aunque ha coqueteado recientemente con Rusia, quien vio en el Estado Judío un probable apoyo para el Régimen Laico de Bashar el-Assad en Siria en contra del fundamentalismo islámico, estúpidamente apoyado ahora por Washington, pero a Putin no le conviene alinearse con Israel actualmente por cuestión de imagen. En resumidas cuentas, es muy probable que termine convirtiéndose en un Estado-paria, lo que lo colocará en mayor riesgo.

Es evidente que Israel ha cometido y comete crímenes de guerra, pero también es cierto que un grupo extremista como Hamas es peligroso y utiliza una táctica cobarde de emplear a los civiles como "escudos-humanos" y también posee la gran astucia de usar en los medios las fotos de los muertos por los misiles israelíes en su favor, también es ciertamente estúpido el esperar o pensar que los Judíos deban dejarse matar por los misiles que los Palestinos les lanzan para que la contienda sea más pareja o luzcan más justificados sus ataques, y que no respondan en forma contundente, si Hamas o Hezbollá contaran con un armamento avanzado como los Judíos, no les faltarían ganas de masacrar a sus rivales. En descargo de Israel y desde una óptica de tolerancia religiosa, cabe decir que las autoridades judías han permitido el mantenimiento de los lugares sagrados del cristianismo y su custodia por órdenes religiosas como los Franciscanos, incluso sofocando a los Judíos fanáticos religiosos que han intentado atacar dichos lugares, aunque ciertamente han ahogado (con la cooperación de los Musulmanes), la vida de ciertas comunidades cristianas palestinas como en el caso de Belén. Quizá respeten esa tolerancia por conveniencia de los ingresos que el "turismo religioso" representan para el país, pero no es de dudarse que si los fundamentalistas islámicos tomasen el control de toda Tierra Santa, esa libertad terminaría, como sucedió en los tiempos de las Cruzadas.

La espiral de violencia, que se suma a una situación política internacional muy tensa, que amenaza con desatarse en algo que nadie quiere que suceda pero que puede ser inevitable, no terminará hasta que ambas partes pongan freno a los radicales de su bando: hasta eso, las autoridades israelíes dieron un paso en ese sentido al apresar a los extremistas Judíos que mataron a un niño Palestino en venganza por los tres adolescentes Israelitas secuestrados y liquidados por Hamas. Sin embargo, creo que ambas partes han cruzado la raya y se encuentran ya, en el punto de no retorno.

1 de julio de 2014

¿EL REGRESO DEL CALIFATO?


El alzamiento del Ejército Islámico de Irak y el Levante no es asunto menor, por el contrario, puede ser el origen de un problema geopolítico sin precedentes, más cuando la dirigencia de este movimiento radical está proclamando la reconstrucción de la Khilafah, o Califato, el Imperio Islámico, encarnación política de la Ummah o Comunidad de Creyentes.

El origen del Islam se explica en mucho por la búsqueda de Mahoma de lograr la unidad de las tribus árabes, éstas, hermanas menores de las brillantes civilizaciones semitas del Medio Oriente antiguo, se encontraban desunidas, enfrentadas entre sí y entregadas en su mayoría al nomadismo; el profeta musulmán, descendiente de Ismael, hijo de Abraham y Agar, y miembro de la tribu de los Qoriaschíes, como comerciante, conoció tanto al Imperio Persa Sasánida como al Imperio Romano de Oriente, y muy probablemente buscó la manera de dotar a su patria de una unidad política a la vez que ideológica y religiosa; sin embargo, lo hecho por él rebasaría sus expectativas, a su muerte, se planteó quien dirigiría a la comunidad de creyentes musulmanes, y así, se planteó la existencia de un "sucesor" khalifa en árabe, que dirigiría la comunidad y a la vez sería el máximo intérprete de la doctrina religiosa.

Los llamados "4 primeros califas bien guiados", eran parientes de Mahoma y eran electos por la comunidad, sin embargo, después vendría el cisma Chiíta encabezado por Hussein, nieto del profeta y el apoyo que recibió de los Persas, recién convertidos al Islam y que pronto habían adquirido una enorme influencia sobre el Mundo Islámico, a grado tal que los rasgos culturales que hoy identificamos como árabes o musulmanes en general, son en realidad provenientes de la Cultura Persa y en segundo lugar del Egipto Helenístico-Romano: vestimenta, música, costumbres, bailes, arquitectura, urbanismo, etc. No era de extrañarse, los árabes tenían una cultura muy pobre y claramente se deslumbraron por la cultura imperial de los iránios, quienes a su vez, adoptaron mucha de su civilización de los pueblos de Mesopotamia.

En los terrenos políticos eso también se reflejó, tanto Mahoma como los primeros Califas vivían como ascetas y eran vistos como líderes espirituales; pero todo cambió tras la llegada al poder de los Omeyas tras la derrota de Hussein, quien si bien había tenido el apoyo iraní en forma directa, la influencia cultural persa había ya permeado en toda la élite dirigente árabe que había adoptado el lujoso modo de vida de los nobles conquistados en unos cuantos años.

Por ello, el Califa se reconvirtió en un monarca verdadero, asumiendo el carácter, el ceremonial y las insignias que originalmente habían pertenecido a los monarcas aqueménidas, arsácidas y sasánidas, asumiendo el título de Padishá o Rey de Reyes, e instalados en Damasco primero y Bagdad, pasando después a residir en suntuosos palacios hechos a imagen y semejanza de los que en el pasado habían pertenecido a poderosos monarcas como Ciro el Grande, Darío, Jerjes y demás, rodeados de una gran corte y poseedores de un enorme harem. 


El Califato sin embargo, tras una brillante etapa inicial de expansión y esplendor bajo los Omeyas y los Abasidas se fue disgregando y cayendo en la decadencia: luchas dinásticas ligadas a la poligamia, la separación de los Omeyas sobrevivientes y la creación de un Califato rival en Córdoba, los descendientes de Mahoma que se instalaron en Egipto, creando su propio Imperio basado en El Cairo, y la invasión de los Turcos Selyúcidas, llevaron a los Califas a reducir su poder político y volver a ser contemplados como líderes religiosos, a la vez que se aceleraba la división del Islam entre numerosas corrientes y doctrinas; el poder político Sultanyia "soberanía", empezó a ser ejercido por otros príncipes, los Sultanes, quienes ejercían el mando militar, muchas veces tras haber recibido la sanción o el reconocimiento debido de parte de alguno de los Califas rivales, aunque la mayoría de los Musulmanes reconocía como tal al de Bagdad, primero, hasta la caída de la capital iraquí en manos de los Mongoles de Hulagu Khan a mediados del siglo XIII, para posteriormente reconocerse la supremacía del Califa Fatimita de Egipto.

No serían sino los Turcos Otomanos quienes en 1517 asumirían el título de Califa tras la conquista de las tres ciudades santas del Islam: La Meca, Medina y Jerusalén y la cesión de los derechos sobre el trono imperial de los Fatimitas de El Cairo al regente turco de Estambul, pasando así el Califato de los Arabes a un clan de origen mongol, que sin embargo, adoptó toda la práctica política, el ceremonial, lujo y corte de los árabes y persas. Los Otomanos, como Sultanes o soberanos, ejercerían su poder político sobre gran parte del Norte de Africa, el Medio Oriente y los Balcanes, a la vez que tras haber unificado la suprema potestad religiosa, fueron reconocidos como máxima autoridad islámica en todo el Islam Sunnita, no así en Irán, donde se mantuvo el Imperio rival de los Safávidas y la división religiosa al ser Chiítas.

Esta unidad aparente del Islam Sunnita, la corriente mayoritaria en el mundo musulmán empezó sin embargo a resquebrajarse en el siglo XVIII en la península arábiga, donde surgió el Wahabismo, una corriente muy crítica contra la aparente heterodoxia de los Califas Turcos, y que predicaba el retorno a una visión más integral del Islam; esta corriente, apoyada por los príncipes locales de la familia Saud, se mantuvo en rebelión contra el régimen Otomano hasta la Primera Guerra Mundial, en que el apoyo británico, representado por el mítico T. E. Lawrence, llevaría a la independencia del después llamado Reino de Arabia Saudita y las demás monarquías del Golfo Pérsico, todas ellas impulsoras del Fundamentalismo Islámico basado en esa doctrina.

Al igual que sus antecesores, el Califato Turco tras una etapa inicial de expansión y éxito empezó a entrar en una lenta decadencia tras la Batalla de Lepanto en 1571 y los dos intentos por tomar Viena en que la cada vez mayor supremacía tecnológica de los Europeos Occidentales empezó a pesar contra los ejércitos islámicos, numerosos pero anclados en el medioevo. El mundo musulmán y el Califato en particular, no supo digerir la modernidad pese a que a partir de Selim III, a fines del siglo XVIII, se intentó adoptar una política que buscara adoptar las innovaciones occidentales (el zamizdat), lo cual reforzó el integrismo de los Wahabitas. Para finalizar el siglo XIX, el Imperio Otomano era el hombre enfermo de Europa y ya varias potencias europeas le habían arrebatado provincias enteras, además de tenerlo sujeto por una enorme deuda externa y la dependencia tecnológica. Ante ello, las voces que pedían reforma fueron creciendo, y para 1908, la rebelión de un grupo de militares jóvenes, educados en Occidente, como Enver Paschá y Mustafá Kemal, los llamados Jóvenes Turcos impusieron un régimen pretendidamente parlamentario y constitucional, reduciendo al Califa a un papel meramente ceremonial y religioso; en la práctica, impusieron una dictadura militar que buscaba mezclar tanto la modernización a la europea como el integrismo musulmán, algo que se vería reflejado en el genocidio de los Armenios, hace ya cien años.

Sin embargo, la derrota en la Primera Guerra Mundial y el desmembramiento del Khilafah o Imperio Islámico tras los Tratados de Sévres y Lausana en mandatos y protectorados a manos de Británicos y Franceses llevó a Mustafá Kemal a proclamar la República, aplicar un nacionalismo laicista como política y derrocar y abolir el Califato en 1923, entonces en manos de Mohamhed VI. A la fragmentación política del Islam siguió una fragmentación religiosa y a de inmediato, buscar la restauración para evitar el reino de incertidumbre que se apoderó de los países musulmanes creados a base de fronteras ficticias y repartos coloniales; no en balde, en 1928 surgiría la Hermandad Musulmana en Egipto, considerada como la organización madre del fundamentalismo musulmán y que recientemente condujo la "Primavera Arabe" en la tierra de los faraones. Tal vez el fruto final de esta "Revolución Francesa a la Musulmana" sea en realidad el renacimiento de la idea de Imperio, tan es así, que basta hacer una búsqueda de las entradas caliphate o khilafah en Google y uno se da cuenta de lo popular y extendido que está la idea del regreso del imperio entre los musulmanes, sobre todo entre los jóvenes.

Hoy en día, el EIIL está proclamando la reconstrucción del Califato como solución a los problemas de los países islámicos y la intervención de las potencias occidentales desde los años 20 del pasado siglo, Al-Qaeda y Osama Bin Laden lo predicaban y es un objetivo clave del islamismo radical sunnita de vertiente wahabita-salafista. El mapa con el que inicia esta entrada refleja el objetivo: construir un Imperio que abarcaría desde el Al-Andaluz o la España Musulmana, los Balcanes, la mitad norte de Africa, Medio Oriente, Asia Central, gran parte de la India, Indonesia y Malasia: un Imperio así que obtendría el control de grandes recursos naturales y una población de 1,300 millones de personas. Sin duda, sería la mayor potencia mundial en muchos aspectos y representaría un serio peligro para la Civilización Occidental y el Cristianismo mismo, como en tiempos medievales.

Incluso, ya hay un pretendiente al trono imperial del Islam impulsado por el EIIL: Abú-Backr Al-Baghdadi, nombre que creo, ha sido adoptado como toda una declaración de principios (en realidad se llama Ibrahim bin Awad bin Ibrahim al Badri): primero, por que Abú-Backr fue el primer Califa tras la muerte de Mahoma, y el apeellido es una alusión a que la ciudad mesopotámica vuelva a ser la capital imperial, habiendo sido sede de las mayores glorias del Islam, sobre todo bajo los siglos IX y X, durante el reinado del mítico Harún Al-Raschid, por ejemplo. ¿Quién es este hombre que al llamarse así pretende presentarse como un nuevo nacimiento del imperialismo musulmán y el regreso a la "Edad de Oro"?


De él se conocen estas fotografías, y al parecer es el líder de esta poderosa fuerza rebelde que se está haciendo con el control del norte y centro del país, al parecer, inició como militante de Al-Qaeda y obtuvo el liderazgo del grupo al que ha convertido en una potente fuerza de combate a la muerte del líder anterior Omar Al-Baghdadi, y es relativamente joven, pues al parecer tiene 43 años. Incluso, ha anunciado un ambicioso plan de, en cinco años, reconstruir el Califato y extenderlo por grandes territorios. Cabe decir que, muy probablemente, esta estrategia está "palomeada" o cuenta con el visto bueno de las monarquías integristas del Golfo Pérsico, que le han financiado y posiblemente, vean en el autoproclamado emperador a un títere para beneficiar sus intereses o a quien puedan controlar, aunque quién sabe, el caudillo puede luego rebelárseles.

No cabe duda que estamos en ciernes a una etapa de grandes cambios que parecen volver hacia el pasado: a mediados del siglo XIII, Othman era un cacique turco que lideraba un pequeño emirato en el oriente de Asia Menor, en pocos años, él y sus sucesores iniciaron una expansión dominando otros Estados musulmanes y enfrentando y derrotando al Imperio Romano de Oriente con una estrategia y tácticas igualmente crueles y brutales a las de los islamistas actuales, hoy, Abú-Bakr aparece igual, como un caudillo guerrero oscuro, pero con grandes ambiciones y la determinación para cumplirlas. Ante la crisis de la Modernidad y su más que posible fracaso próximo, los fantasmas pre-modernos salen de los armarios de la Historia y parecen regresarnos a un mundo que parecía ya pasado.

Como sea, de renacer una monarquía islámica imperial y expansionista, estaremos ante un hecho capaz de cimbrar al mundo hasta sus cimientos y revolucionar los tiempos. Lo curioso es que esto puede agarrarnos igual que a los Romanos Orientales, perdidos en discusiones absurdas o estúpidas, se dice que, en 1453, con las tropas islámicas de Mohamhed II batiendo las murallas, los obispos ortodoxos romano-orientales se encontraban debatiendo sobre el sexo de los ángeles, hoy, Abú Bakr II y sus fuerzas pueden encontrarse a nuestros legisladores discutiendo sobre las uniones homosexuales... No cabe duda que la Historia se repite.