Buscar este blog

30 de marzo de 2011

¿RENACIMIENTO ORIENTAL Y OCASO OCCIDENTAL?


Los acontecimientos de este atribulado mes de marzo y algunas experiencias personales me han motivado este día a hacer una serie de reflexiones acerca del punto histórico en que nos encontramos. Veamos algunos de ellos:

  • Tras el terremoto y tsunami y la alerta nuclear siguiente en Japón, los medios occidentales presentaron el panorama más aterrador y catastrófico, dando por descontado que sucedería una calamidad apocalíptica; a ello contribuyeron algunas autoridades, como el Comisario de Energía de la Unión Europea, pero sobre todo, los medios masivos de comunicación que han estado actuando desde el 11 de marzo con un alarmismo y un amarillismo espectaculares. Los medios japoneses, por el contrario, buscaron dimensionar la tragedia correctamente y hablaron de reconstrucción, así como plantear la seriedad de lo que ocurre en Fukushima pero sin crear pánico.
  • La actitud contrastante: los occidentales residentes en Japón, en su inmensa mayoría pusieron pies en polvorosa y huyeron del Imperio del Sol en forma histérica y hasta atropellada, mientras los nipones, alentados por su Emperador y sus fuertes valores morales, guardaron la calma, han actuado con un gran respeto hacia sus caídos, con gran civilidad y solidaridad, entereza y calma.
  • Las protestas en el Medio Oriente y Norte de Africa, que se han extendido ahora a Siria, y generado una guerra civil en Libia que terminó por convertirse en un conflicto internacional con la intervención de la OTAN en una forma muy ambigua, dividida y polémica, con un oscurecimiento del papel de EUA en todo ello y que empezando con la finalidad de proteger a los civiles de los bombardeos lanzados por la aviación de Gaddafi, ha venido a terminar siendo una campaña para derrocarlo, aunque las contradicciones y los desencuentros entre los aliados continúan, así como el misterio y las dudas sobre los dirigentes e intenciones de los rebeldes.
  • La motivación puramente electorera de la intervención en Libia que motivó a Sarkozy a buscar el apoyo popular y distraer de la situación interna de Francia, que sobre todo en el aspecto económico es preocupante; al mismo tiempo, se buscó por éste y otros líderes europeos desmarcarse del apoyo descarado que se dio por años a las dictaduras del Magreb (Norte de Africa); sin embargo, no le funcionó, y en las elecciones departamentales celebradas el domingo pasado, el partido Conservador de Sarkozy perdió ante una renaciente pero cuestionada Izquierda, un enorme abstencionismo, y lo peor, el ascenso del neo-fascismo del Frente Nacional.
Esos son algunos de los hechos internacionales que motivaron en mí una serie de reflexiones respecto a la situación histórica en que nos encontramos. En cuanto a hechos personales, he tenido un desencuentro con mis actuales alumnos, no sé si estén fallando los filtros para el ingreso a la universidad donde doy clase o sea esto un reflejo de la situación actual de los jóvenes en México y más allá, pero resulta que en contraste a los alumnos que he tenido en semestres anteriores, éstos han demostrado tener un nivel bajísimo de preparación para ingresar a la Universidad, una cultura prácticamente inexistente, y lo que es peor, una actitud ante la vida de valemadrismo completo; véase por ejemplo la siguiente conversación que sostuve ayer con una alumna, que empieza por el motivo de que en Facebook he puesto como imagen de mi perfil a la bandera de guerra de Japón, la del sol con sus rayos para solidarizarme con el Imperio del Sol en estos amargos momentos:



alumna: olaa profe comoandaaa?

Yo: que tal

alumna: 
  • bn bn ii qe esa imagen
  • qe signigic oo qe
  • ç?¿
  • =O

    Yo: es la bandera de guerra de Japón

    alumna: 
    • mm
    • ii qe onda
    • xqe tan patriotaa

      Yo: 
      • es para mostrar apoyo a Japón en su lucha por reconstruirse
      • porque siempre he admirado a los japoneses

Vámos, que la chava núnca ha visto una película de la Segunda Guerra Mundial o visto un libro con fotos de aquel conflicto, o de perdis haber visto de pasada en Internet un barco de la marina japonesa actual o de las Fuerzas de Autodefensa (eufemismo para llamar a su ejército desde 1945) que siguen utilizando tal enseña, además de que exhibe su pereza por escribir bien y los efectos del uso excesivo del teléfono celular para mandar mensajes, aparte de que no sé si me vió cara de japonés que me dice que soy patriota por poner la bandera militar de ese país en mi página del Facebook. Pero eso no fue lo peor, para nada.

No, lo peor es la actitud de mis alumnos: apáticos, somnolientos, aburridos y desinteresados; imparto Historia y Teoría del Pensamiento Económico, y no solamente he querido atraer la atención de ellos al pasado, sino a problemas actuales, como las consecuencias económicas de lo ocurrido en Japón o la guerra en Libia, y sin embargo, se muestra la misma apatía.

¿Cómo relaciono todo esto? Bueno, porque el motor de las revoluciones y el cambio en el mundo islámico, independientemente de a dónde lleve ese cambio, está siendo la juventud; recordemos que los países musulmanes tienen a la mayoría de su población con edades menores a los 30 años, y son ellos los que están dirigiendo a sus sociedades a destronar a dictadores que la mayoría de las veces no han servido a los intereses de sus pueblos, sino, como en el caso de Mubarak, a los de Israel y EUA, o en el caso de Ben Alí a los franceses, o en el caso de Gaddafi a los propios de éste y su familia, y piden ahora regímenes que respeten la raíz de sus pueblos y les conduzca, al mismo tiempo, al desarrollo y a la solución de los graves problemas de desigualdad económica y subdesarrollo que las sociedades islámicas han venido arrastrando, al menos, desde la etapa final del Imperio Otomano (siglos XVIII-XIX) hasta nuestros días.

Pero, por contraste, nuestras sociedades occidentales muestran una juventud totalmente ajena a los problemas y a la búsqueda o exigencia de soluciones: véanse las fotos con las que comienzo esta entrada: muestran dos aglomeraciones de jóvenes, la de arriba, en España, donde se les ve celebrando un "botellón", especie de borrachera colectiva que se hace en espacios públicos, muchas veces subvencionada por el propio Estado, abajo, una manifestación en Siria, donde se piden reformas profundas o de plano, el fin del gobierno laico y militarista, calcado de las ideas aplicadas por Atatürk en la vecina Turquía, de los Al Assad.

A pesar de la grave situación de México, a muchos de entre los jóvenes no les interesa buscar alguna solución y exigir, no solamente al desastroso gobierno de Calderón ni solamente al PAN, sino a todos los partidos, que al final son la misma mafia con siglas y colores distintos, preocupados únicamente por repartirse el botín, un cambio verdadero que lleve a la constitución de un gobierno de unidad y que resuelva los problemas y no estar únicamente avocados a ganar elecciones y meterse zancadillas entre sí. No, por el contrario, muchos, encandilados y como ya lo he mencionado antes, se sienten atraídos por la imagen del delincuente en el peor de los casos, o sueñan con ganar dinero "fácilmente" como futbolista o farandulero, y es que el materialismo, el hedonismo y el mercantilismo extremos, hace que como único objetivo de la vida aparezca el ganar la mayor cantidad de dinero posible para que esto lleve a la obtención de los mayores placeres y comodidades posibles.

¿Porqué sucede esto? Porque en Occidente hemos perdido la fe, y no me refiero únicamente a la cuestión religiosa, sino a la fe o a la confianza en nosotros mismos, en nuestras autoridades, y en el futuro. No vemos razón para la trascendencia ni vemos razón para el futuro, en definitiva, nuestra visión sobre el horizonte es pesimista, rehuímos de las dificultades, por mínimas que éstas sean y la actitud de los Japoneses nos parece de locos y temeraria, la admiramos a veces, pero jamás la seguiríamos. A diferencia de los musulmanes, que desean cambios para lograr un futuro mejor, nosotros ansiamos el fin: hacemos caso de supuestas profecías, ansiamos que llegue el fin, vemos películas como "2012", creemos en las incoherencias de Nostradamus que nos vaticinan desastres y males, estamos seguros de que el cambio climático nos va a arrastrar al final, esperamos por algo que ponga punto final a una existencia a la cual no le encontramos el sentido y a una serie de esfuerzos a los que no les vemos objeto.

A diferencia de un Akihito que convoca al pueblo a la solidaridad, a levantar cara y mirar hacia el horizonte y enfrentar las dificultades con valor y confianza en que pueden ser superadas, tenemos gobernantes que nos engañan y nos lisonjean para que votemos por ellos para luego traicionarnos, robarnos y hacer todo lo contrario a aquello que nos prometieron, en vez de inspirarnos confianza y esperanza, nos inspiran sospecha y preocupaciones.

Nuestras sociedades se desmoronan: se aprueban aberraciones, se aplaude la cobardía, la desvergüenza y la falta de honor, la disolución de la familia y se disfraza todo con eufemismos: "son los cambios", "es la realidad que debe ser aceptada", etc. para no querer ver la realidad, se busca ser "políticamente correcto" y no decir las cosas como son, porque se teme al conflicto, se teme a generar dificultades, la verdad no peca, pero incomoda, sin duda. Para evitar el conflicto y el desagrado, se busca arreglar todo con el diálogo y se pierden el orden y la disciplina y el ejercicio de la autoridad.

Todo eso me convence de que estamos en la decadencia de nuestra Civilización Occidental. Cuando se pierde la visión de lo que se desea para las futuras generaciones, cuando se esperan calamidades, cuando se vive con temor y se pretende ocultar tras las máscaras de los vicios y de una falsa alegría, es que se sabe que se está enfermo, y de manera terminal, o como Jim Morrison, se ha elegido el camino de la autodestrucción cuando se podría llegar al éxito más alto. Por el contrario, los pueblos orientales, como el Islam, China o Japón están impulsados por una enorme fuerza moral, y sobre todo por una gran confianza en el futuro. Nada los parará en su ascenso, y nada podrá evitar nuestro declive.
-------------------------------------------------------------------------------------------------------------
Ajedrez Libio:


Descartado el uso de la Fuerza Aérea, Gaddafi y los rebeldes se ensarzan en una guerra clásica de posiciones en tierra. Pese a las bravatas de la OTAN y quizá porque ha pasado la euforia electoral con mala fortuna para Sarkozy, se descarta el invadir por tierra para derrocar al extravagante caudillo. Aún así, los ingleses expulsan a diplomáticos libios y algunos funcionarios desertan de la administración del Coronel, sin embargo nada está claro, y quizá lo menos claro de todo sea la postura y el papel de EUA en todo el relajo.

Aún no puede definirse qué está sucediendo en el país norafricano tras el cambio repentino de Gaddafi de villano a amigo y otra vez a villano y todo lo que se ha venido después.
-------------------------------------------------------------------------------------------------------------
Yemen, Bahrein y Siria:


Por el contrario, EUA habla maravillas de Alí Abdalá Saleh, presidente de Yemen, y no es para menos, ha sido su aliado desde la Guerra Fría, y la oposición, claramente, está impulsada por Al-Qaeda y otras fuerzas radicales islámicas, aunque Saleh no puede evitar sentirse abandonado y tener exabruptos con los que acusa a Obama, a EUA en general y a Israel de estar detrás de todo, aunque la verdad es que estos no pueden aparecer como sus aliados abiertamente por temor a quedar como "antidemocráticos" y traicionar su tradicional fachada de "defensores de la libertad".

En Bahrein, la situación es, como ya lo dijimos, un pulso entre Arabia Saudita e Irán. La isla, mencionada en las Mil y Una Noches como un punto de abastecimiento para los barcos mercantes que zarpaban a la India como en el caso de Simbad el Marino, perteneció bajo los Sasánidas (s.III-VII d.C.) y bajo los Safávidas (s.XVI-XVIII) al Imperio Persa, por lo que una gran parte de su población es de ese origen étnico y además Chiíta, corriente del Islam que aceptaron de los iraníes, pero que ha estado sometida por siglos a una elite de origen árabe y Sunnita, dueña de la riqueza y del poder. Esto propició el levantamiento de la gente y ha propiciado el envío, por parte de Arabia y de Kuwait, de tropas para ayudar en la represión. EUA, por su parte, guarda silencio: no le convendría que en ese emirato el rey, pro-occidental, cayera y en su lugar se instalase un régimen Chiíta pro-Irán, pues significaría una mayor reducción de su influencia en la zona y dejar abierta la línea de choque entre la monarquía saudita y la república persa. Sin duda, un problema muy interesante desde el punto de vista geopolítico por el control del petróleo del Golfo Pérsico.

En Siria, se tambalea el gobierno del partido Baath, parte del mismo movimiento que gobernó Irak con Saddam Hussein y que aplica la receta de militarismo, socialdemocracia, laicismo e imitación de Occidente que inspiraran tanto Atatürk como Nasser, bajo el gobierno de la familia Assad: Hafez el Assad, militar que dirigió al partido desde 1970 y después su hijo Bashar, oftalmólogo de profesión (pero general en los ejércitos sirios, por el mérito de ser "hijo de su papá") que estudió en Inglaterra e incluso tenía su consultorio en Londres, hasta que tras la muerte de su padre fue llamado para hacerse cargo del gobierno en el año 2000. Originalmente, él no estaba llamado al trono, pero la muerte de su hermano mayor Basil.


¿Qué pasaría si al gobierno del Júnior Assad, opuesto a Israel pero abierto a la negociación y con regulares relaciones con Occidente, le sustituyera un régimen radical y opuesto totalmente a la presencia Judía en Medio Oriente y a los intereses europeos y norteamericanos? ¿Por ello es que le sacan en la OTAN a plantearse la intervención en otra de las naciones más antiguas de la Tierra?


Sigamos viendo la marcha de los acontecimientos...





27 de marzo de 2011

RECORDANDO A LIZ TAYLOR


Como amante del cine clásico y de la belleza femenina, me sentí realmente triste este viernes al conocer la noticia de la muerte de la actriz británica Elizabeth "Liz" Taylor a los 79 años de edad, tras una insuficiencia cardiaca. Este hecho, sin duda alguna, marca el fin definitivo de la era dorada de Holywood, edificada por los grandes estudios desde 1940 y hasta 1970, que crearon a las grandes estrellas; para las nuevas generaciones, que además, muchas veces ignoran o no ven clásicos del cine anteriores a la saga de Star Wars, iniciada en 1977, las grandes producciones y los nombres de Charlton Heston, Clark Gable, Sofia Loren, Gregory Peck, Olivia de Havilland, Bette Davies, Marlene Dietrich, Sza Sza Gabor o Greta Garbo, Cary Grant y Burt Lancaster entre otros muchos no dicen nada, ni siquiera Marilyn Monroe o James Dean, a los que quizá conocen como símbolo sexual e ícono rebelde, respectivamente, sin conocer sus películas.

Liz Taylor sin duda conjuntó como nadie una espléndida belleza centrada en sus raros ojos color violeta con un extraordinario talento actoral que le hizo acreedora a numerosos reconocimientos, entre ellos, dos premios "Oscar" por los filmes "La Gata en el Tejado de Cinc Caliente" y "¿Quién le Teme a Virginia Woolf?", en los que llevó el rol protagónico, así como por sus apariciones en teatro y en TV, en este último medio, ella destacó durante las décadas de los 70 y 80 mientras su carrera cinematográfica se eclipsaba ante sus cada vez más recurrentes problemas de salud; mismos que fueron consecuencia de otra de sus caras: una vida llena de excesos con el alcohol y la adicción a analgésicos, acompañados de una desordenada y tormentosa vida sentimental que le llevó a tener ocho matrimonios, a pesar de lo cual nadie duda que su verdadero y más grande amor fue el también británico Richard Burton, con quien protagonizó la monumental "Cleopatra" en 1961 y otras once películas, entre ellas, la mencionada "Virginia Woolf" y en la que, en mucho, reflejaron su tormentosa pero apasionada relación; pareciera que los espíritus del comandante romano y la última de los faraones se apoderaron de ambos y replicaron en el siglo XX lo que fue aquella relación sustentada en el poder y la tragedia.


Pero no todo en Elizabeth Taylor fue vicio, promiscuidad, desencuentros y muy probablemente, inmadurez emocional: existe también la filántropo, la benefactora y entregada a causas altruistas con sinceridad y buena fe; precisamente, Jalisco debe mucho a la pareja de Taylor y Burton, pues fueron ellos, sobre todo tras que el primero filmara "La Noche de la Iguana" bajo la dirección de John Houston en 1964, quienes pusieron en el mapa al hasta entonces pequeño y olvidado pueblo de pescadores ubicado en la Bahía de Banderas, dentro del territorio de Jalisco cercano a la frontera estatal con Nayarit: Puerto Vallarta, ellos fueron quienes lo dieron a conocer al mundo y lo convirtieron en un centro turístico de primer órden, de hecho, pasaban temporadas en el puerto, donde adquirieron dos casas separadas por una calle y a las que unieron con un puente, y que aún hoy en día son enseñadas a los turistas, aunque, tristemente, la ambición y la corrupción de hoteleros y autoridades municipales la tienen envuelta en litigios desde que la Taylor vendiera la casa en 1990:


Pero no solamente la pareja dejó un magnífico recuerdo entre los Vallartenses y en Jalisco como benefactores y promotores del desarrollo turístico e hicieron migas con la alta sociedad jalisciense; Liz Taylor también pasará a la historia recordada por su filantropía y su labor en el financiamiento de la investigación sobe el SIDA y la ayuda a los enfermos, debidos al impacto personal que recibió tras la muerte de su amigo, el actor Rock Hudson en 1984 a causa de la enfermedad e incluso de una ex-nuera (que había estado casada con su hijo mayor) a la que acogió y cuidó hasta sus últimos momentos. Sus fundaciones y organizaciones que  dirigió y sostuvo significaron los primeros pasos para concientizar a nivel global de la gravedad de este mal y también las primeras iniciativas serias por incentivar la investigación sobre el virus y la mejora de las condiciones de los afectados por él, ello la llevó a ser también merecedora de premios como el "Príncipe de Asturias" y también otros que le fueron conferidos tanto en EUA como en su país natal, Inglaterra.

Liz Taylor también fue la mujer empresaria, inteligente que no se conformó únicamente con la fortuna obtenida por su trabajo ante las cámaras y sobre los escenarios... o de sus matrimonios y divorcios, (hay que reconocerlo también), y así, presentó líneas de perfumes y de joyería con las que amasó una gran riqueza pero también obtuvo recursos para su labor humanitaria. 

En resumen, Elizabeth Taylor nos deja tras de sí un legado artístico de elevada calidad, sus interpretaciones, plenas de emoción y talento, en una larga carrera que inició desde su infancia al haber sido una niña prodigio que protagonizó la primera de las películas acerca de la perra collie más famosa del mundo: "Lazzie", pero sus películas clave son las que hemos mencionado en este post, pero más allá de ellas, todas las películas en las que participó, incluso hasta su pequeño papel en "Los Picapiedra", donde encarna a la rijosa suegra de Pedro Picapiedra, su última aparición en la pantalla grande, son valiosas, joyas verdaderas. Su participación en miniseries de TV, como la monumental "Norte y Sur" de 1986, donde también compartió escena con el estimado y discreto Patrick Swayze, también de grato recuerdo, el también finado david Carradine y un elenco tremendo, son un "must", un deber de ser vistas por todo aquél a quien le gusta el buen cine y la buena televisión, es algo que realmente vale la pena.

Fue una personalidad compleja, llena de luces y de sombras, de errores y de aciertos, de alegrías y tristezas pero que sin duda, vivió plenamente. Más que darle un minuto de silencio, merece nuestros aplausos, ahora que se marcha a encontrarse, sin duda alguna, con Richard Burton, con quien seguramente, continuará su romance.

De mi parte, para sus 4 hijos (aunque sé que será difícil que lean este espacio): Michael y Christopher Wilding-Taylor, Elizabeth Frances Tod-Taylor y Maria Burton-Taylor, mi más sincero pésame, y para la propia Liz, mi agradecimiento: gracias por esas actuaciones, por esos momentos tan disfrutables frente a la pantalla y muchas gracias también por esa belleza. ¡Mi aplauso y admiración siempre!

DESCANSE EN PAZ.

-------------------------------------------------------------------------------------------------------------
La situación en Libia y en el mundo islámico se complican cada vez más; en el próximo post hablaré más al respecto.

21 de marzo de 2011

GUERRA EN LIBIA


Watch live streaming video from libya17feb at livestream.com


Desde el canal aquí insertado pueden seguir en vivo la Guerra en Libia, que ya ha comenzado (para hacerla más amena, la narración de las acciones la deberían hacer Enrique Bermúdez de la Serna o Christian Martinoli, famosos comentaristas deportivos aquí en México, o, ¡mejor!: El Doctor Alfonso Morales y "el Rudo" Arturo Rivera, quienes narran la Lucha Libre mexicana, después de todo, los conflictos armados ahora han sido convertidos en espectáculos por los medios informativos como CNN o Al-Jazeera.

En estos momentos, las fuerzas aéreas y los misiles Tomahawk y otros disparados desde buques de EUA, Reino Unido y Francia atacan a Libia, a fin de hacer cumplir la resolución del Consejo de Seguridad 1973 mediante el cual se aprueba el establecimiento de una Zona de Exclusión Aérea, supuestamente para la protección de los civiles atacados por el propio Gobierno Libio dirigido por Maommar Gaddafi que busca poner fin a la rebelión "pro-Democracia" que, a punto de ser aplastada, sólo conserva la ciudad de Benghazi y sus alrededores, en la antigua Cireniaca.

En realidad, esto ya no tiene como finalidad la protección de civiles, cuando de los bombardeos se desprenderán más muertes de civiles, dándole la razón a la siguiente caricatura:


La finalidad es claramente el derrocamiento final del ciertamente cruel, y a veces demente gobierno del Coronel (aunque a veces también, y sobre todo en los últimos 15 o 10 años, exitoso en lo económico y social) y el apoyo a sus opositores, que en realidad, son un enigma: ¿Qué tan demócratas o pro-occidentales serán aquellos que son lidereados por ex-funcionarios y beneficiarios durante años del régimen de Gaddafi? Y la pregunta mayor es ¿porqué no hicieron esto antes? Como yo lo señalé en el post anterior: le perdonaron lo de ayudar a los terroristas palestinos en 1972 para el tristemente célebre ataque a los deportistas israelíes en las Olimpiadas de Munich, le perdonaron apoyar al ERI, a la ETA, a las FARC, a Sendero Luminoso, etc. etc. y al final le perdonaron lo de Lockerbie, liberaron al autor material del ataque y negociaron con Gaddafi,  le permitieron invertir en Europa y a la vez invirtieron en Libia, y  al final, tras todos estos años,. se dieron cuenta de lo malo que es.

Hasta el momento, parece que es Francia quien encabeza la ofensiva, liderada por un Sarkozy desesperado por recuperar su desgastada popularidad y con ella, el apoyo del electorado: le falló su estrategia de apoyar a una supuesta ciudadana en problemas que es la secuestradora Florence Cassez, los franceses se dieron cuenta de ello y manifestaron su oposición y fue duramente censurado por las elites culturales galas que le cuestionaron su negativa a la celebración del "Año cultural de México" por defender a una vulgar criminal sentenciada y condenada por la Justicia de nuestro país; el problema está que ante el hartazgo de los franceses tras la corrupción desmedida de Socialistas y Conservadores y la frivolidad de Sarkozy, las encuestas muestran que se están decantando por el movimiento neo-fascista y ultranacionalista de la familia Le Pen lo cual augura tremendos conflictos entre los decadentes y cada vez menos franceses de pura cepa latina-europea y los inmigrantes musulmanes y africanos, cada vez mayores en número y en peso político, social y económico en las antiguas Galias.

En lo particular, creo que por supuesto que Gaddafi es un monstruo que desde al menos lo de Lockerbie debió haber sido derribado por la acción de la comunidad internacional y llevado ante la Justicia, sus delitos son enormes: no solo ha desplegado la represión más abierta y cruel sobre sus opositores, no sólo ha demostrado como su borrachera de poder se transformó en locura completa que se manifiesta en su rostro desfigurado por los vanos intentos de mantenerse joven, su extravagancia en el vestir, cada vez mayor o sus declaraciones acerca de que el Vaticano algún día será conquistado por las fuerzas del Islam, (algo que quizá no sea tan disparatado, la verdad sea dicha, simplemente, con las recientes oleadas de refugiados tunecinos, parece que éstos harán lo que su ancestro Aníbal no pudo: adueñarse de Italia y de Roma), el financiamiento a grupos terroristas de la más diversa índole, la corrupción de él y su familia, los atentados planeados, dirigidos y pagados en Libia en la década de los 80 o el refugio dado a los más diversos y crueles asesinos, desde Carlos "el Chacal" hasta los perpetradores de la matanza de Munich.

Sin embargo, creo que las intervenciones en los problemas internos de los países, aún con objetivos humanitarios o de defensa de los derechos humanos de la población, con todo y que se contemple como parte del Sistema de Seguridad Colectiva consagrado en el Capítulo VII de la Carta de la ONU, no deja de ser una contradicción con los principios de la Igualdad Soberana de los Estados y la No Intervención, mismos que son esenciales para el Derecho Internacional Público, conocidos como parte de su Ius Cogens, ni tampoco, deja de ser algo muy delicado o extremadamente peligroso. Para empezar, es evidente que, tal y como está estructurada la ONU, el esquema de seguridad colectiva únicamente se pone en ejercicio cuando los intereses de las 5 potencias vencedoras de la Segunda Guerra Mundial (los miembros permanentes del Consejo de Seguridad) están en juego y cuando es de su conveniencia.

Igualmente, viene a ser un vehículo para el "Fundamentalismo Democrático" dado que este sistema político se presenta como la panacea cuando vemos, que en nuestros propios países occidentales, la Democracia está generando crisis tras crisis en el liderazgo, está permitiendo que la gente menos idónea llegue al mando, la generación de "problemas artificiales" y debates innecesarios a fin de fomentar la sensación de insatisfacción permanente y mantener vigente siempre la urgencia por el cambio, sin la cual las elecciones carecen de sentido, lo mismo que la Democracia necesita por su propia naturaleza, de la división en la sociedad y la no concreción de objetivos comunes... los occidentales no aprendimos nada de los Griegos... (más tarde haré un post sobre las impresiones que dejó en mí la lectura del libro "Un Siglo Decisivo", de Michael Scott). La Democracia ha tenido relativo éxito en sociedades que más o menos ya contaban con antecedentes históricos o culturales para ello. Hay sociedades que sólo pueden lograr el desarrollo mediante el autoritarismo, como China o incluso, debemos reconocerlo: México por que sus sociedades ya están estructuradas, desde hace milenios, a funcionar así; el éxito de Japón, ya lo hemos dicho, no se debe a sus  desastrosos y corruptos gobiernos democráticos implantados tras la II Guerra Mundial que sustituyeron al absolutismo imperial apoyado por el ejército que caracterizó los reinados de Meiji, Taisho y Showa (Hirohito), sino a los esquemas de autoritarismo, disciplina férrea, orden y obediencia existentes en otras instituciones sociales: familia, sociedad civil, empresas...


En segundo lugar, y como es en el presente caso, a esos intereses habrá que sumarles los de otros, que quizá ahora cuentan, en algunos aspectos, con más fuerza que las viejas potencias y también quieren recibir su tajada del caos generado, y ahí es donde entran las dudas que se me generan al saber que entre los países que están apoyando el ataque contra Gaddafi se encuentran Qatar y Turquía, ambos, con agendas islamistas y grandes ambiciones: el primero, sin dejar un régimen monárquico-absolutista, aparece ahora como promotor de la Democracia a través de Al-Jazeera y mandando 4 aviones a sumarse a la ofensiva, pero con un pequeño imperio financiero que cada día crece más y que se traduce en copiosos créditos para las cada vez más agotadas economías europeas, Turquía, miembro de la OTAN, se embarca en el regreso a sus raíces islámicas pero sin perder a Europa como objetivo, al parecer, mucho de lo que buscan es lograr la percepción en Occidente de que Israel ya no es necesario como aliado cuando pueden contar con turcos y qataríes (no en balde, en el lobby judío en EUA empieza a hablarse mal de Israel, o de la refundación del Estado Judío en 1948 como un error histórico garrafal, véase el grupo Judío-Norteamericano, consciente de  las consecuencias negativas del Estado de Israel y que denuncia sus acciones: J Street). Estos, además, desean aumentar su poder adueñándose de algo tan importante como el Fútbol: no en balde la concesión a Qatar de uno de los próximos campeonatos mundiales de ese deporte no estuvo exenta de polémicas, como ahora que un noble y millonario qatarí: Mohamhed Bin Hammam actual presidente de la Confederación Asiática de Fútbol, ha anunciado sus intenciones de postularse a la presidencia de la FIFA y con el apoyo incluso, de la Asociación Inglesa del balompié.


¿No se estarán sembrando los vientos de una futura tempestad musulmana contra Occidente? El tomar partido por los rebeldes, que parecen ser las tribus cireniacas contra las tripolitanas de los Libios, una rivalidad milenaria, encabezada por cachorros del régimen Gaddafista y al parecer inspirados por el radicalismo islámico que siempre ha considerado al Coronel como un tibio, al igual que al régimen egipcio, que lo que desea es imitar a Occidente en vez de establecer un verdadero régimen musulmán, y por ello, no han simpatizado con él del todo, y menos desde que Libia les cortó su apoyo en los 90 (aunque no les gustaba nada el compartir el entrenamiento, por ejemplo, a los ultramusulmanes de Hamas con los ultracatólicos del ERI irlandés, no comprendían que para el extravagante coronel el terrorismo era sólo un negocio).


Por otro lado, el desórden, la falta de un mando unificado, y sobre todo, la claridad en los objetivos perseguidos, hacen predecir la generación de grandes problemas: unos dicen que el objeto de la guerra debe ser derrocar a Gaddafi y hasta ya le lanzaron missiles a su palacio, para otros, sólo evitar que ataque civiles, mientras ellos lo hacen y además que sólo quitando a Gaddafi cesarán los ataques contra los civiles que son indistinguibles de los rebeldes, quienes además, no han mejorado mucho su situación tras la intervención aliada, por el contrario, siguen perdiendo plazas, y muchos de entre ellos han protestado contra el ataque franco-anglosajón. La Liga Arabe, al igual que la Organización para la Unidad Africana parecen empezar a retirar el apoyo a la aventura de Sarkozy, y mientras, Obama sin mostrar liderazgo alguno en la situación y dando argumentos para cuestionar más su premio Nobel, se pasea por Latinoamérica con puro buen rollo.


Sigamos atentos viendo cómo termina esto, que a primera vista, pinta un panorma oscuro y tormentoso.

18 de marzo de 2011

¿COMO FUNCIONA UNA CENTRAL NUCLEAR?/¿INVASION A LIBIA?

Los acontecimientos de Japón, que parecen en este momento, mientras escribo estas líneas, entrar ya en fase de solución, pues al parecer están rindiendo frutos las operaciones desesperadas de arrojar agua desde el aire mediante helicópteros, y por tierra, mediante el uso de camiones de bomberos y policíacos que pudieron acercarse en un momento en que la radiación disminuyó, han renovado el interés por la Energía Nuclear. Sin embargo, quizá muchos de los lectores se pregunten cómo funcionan las centrales nucleares y cómo generan energía eléctrica, y aquí, en atención a ellos, explicaré someramente cómo es su operación:

El funcionamiento de una central de energía nuclear es más sencillo de lo que parece, en esencia, es una máquina de vapor, pero que en vez de leña o carbón, o petróleo para hacer hervir el agua, utiliza combustible nuclear: generalmente Uranio enriquecido o Plutonio. El Uranio es el elemento natural más pesado, con un peso atómico (valga la redundancia) de 96, esto es, cuenta con 96 protones en su núcleo y 96 electrones orbitando a su alrededor. Esta pesadez lo hace inestable: el uranio pierde partículas fácilmente, esto es, no puede mantener la cohesión de su núcleo ni de sus órbitas eléctricas, sino que empieza a perder partículas, empieza a deshacerse y por ello, los elementos radiactivos son los más fáciles de descomponerse siguiendo la fórmula de Einstein: E=mc2, aunque en teoría, cualquier átomo o cualquier núcleo de átomo de cualquier otro elemento puede desintegrarse, hasta los de los gases nobles (Xenón, Neón, etc., químicamente inertes) aunque eso exigiría una enorme, enorme cantidad de energía. El baño de las partículas que se desprenden de los materiales radiactivos en constante descomposición: protones, neutrones y electrones, y aún fotones, quarks y demás, constituye la radiación.

De esta forma, con el paso del tiempo, de decenas, centenas o hasta millones de años, los materiales radiactivos se convierten en elementos inertes: el sueño alquímico de la transmutación se hace realidad, y así, el Uranio se transforma, tras millones de años, en Plomo, y en aceleradores de partículas se cumple el sueño de Hermes Trismegisto: el Plomo se convierte en Oro.

Para que el Uranio sea más eficiente, se requiere refinarlo y enriquecerlo, esto es, se necesita convertir en un isótopo más pesado y por tanto, más inestable y capaz de aportar mayor energía; un isótopo es una versión más pesada de un elemento, así, el Hidrógeno cuenta con su isótopo el deuterio: mientras el H cuenta en su versión natural con el átomo más sencillo, conformado por un protón y un electrón, el deuterio cuenta con un protón y un neutrón en el núcleo, rodeado por el electrón. El Uranio así, se volverá más pesado y habrá versiones más pesadas de él, como el Uranio 135 utilizado en Fukushima, que precisamente cuenta con ese número de neutrones (partículas sin carga eléctrica, neutras por tanto, y que agregan masa) y que será más inestable, y por tanto, más radiactivo. De igual manera, existen elementos radioactivos sintéticos, siendo el más famoso y el de mayor duración, el Plutonio, (peso atómico de 94) que se obtiene en aceleradores de partículas y tiene más protones y electrones que el Uranio, y por tanto, es más útil en la obtención de energía.

Existen otros elementos radiactivos pero de menor eficiencia energética por ser de peso atómico menor al Uranio, como el Cesio o el Litio, que enriquecidos pueden servir para alimentar máquinas de radiografías, tomografías o ser utilizadas en tratamientos de quimioterapia contra el cáncer.

El material radiactivo es puesto en barras que dan una frente a otra, de esta manera, cuando una barra empieza a liberar radiación, bombardea a la de enfrente y ésta a su vez a la otra, con lo que empieza a generarse una reacción en cadena controlada que genera altas temperaturas, es entonces que se bombea agua alrededor del reactor, que queda sumergido y de esa forma, se refrigera, evitando que la temperatura se eleve más allá de un tope, y a la vez, al calentarse el agua, se generan grandes cantidades de vapor, que de inmediato mueven grandes turbinas que a su vez, mueven generadores de electricidad. Por las grandes chimeneas que tienen las centrales nucleares sale el vapor, que en modo alguno está contaminado con radiación, mientras el agua del sistema de refrigeración es descontaminada mediante una planta de tratamiento especial y devuelta al cuerpo de agua cercano a la central, que puede ser el mar o una laguna o río. En caso de problemas, el reactor nuclear puede apagarse mediante las barras de control, hechas de plomo y/o grafito, se insertan entre las barras de combustible, interrumpiendo la reacción nuclear. De inmediato, además debe seguir trabajando el sistema de enfriamiento, pues de lo contrario, a altas temperaturas las barras pueden ser inútiles o aún fundirse, como ha ocurrido en Fukushima, o en Chernobil, donde incluso saltaron por los aires.

De no controlarse la reacción nuclear o lograr enfriarse el reactor, éste puede llegar a derretirs, fundir tanto su vasija como los otros contenedores y expulsar a la atmósfera enormes cantidades de radiación. En ningún caso se puede dar el estallido de una explosión nuclear como si fuese la bomba de Hiroshima, ya que ésta tiene una estructura y funcionamiento muy diferentes.

Si no es más que una versión sofisticada de la máquina inventada por James Watt hacia 1750, ¿Dónde radican las ventajas de la energía nuclear? En dos cosas: 1.- Su eficiencia energética y 2.- Su limpieza. Así, se producen enormes cantidades de vapor de agua que impulsan dínamos sin ocupar combustibles fósiles y sin producir emanaciones contaminantes a la atmósfera como son el CO y el CO2.Por otro lado, el material radioactivo pierde su capacidad energética en 25 años, lo que permite su explotación por un largo plazo; el problema, ciertamente, es qué hacer con las barras de combustible ya agotadas, y hasta ahora se ha venido a almacenarlas en recintos especiales, aunque se ha evaluado usar estos desechos nucleares en la medicina, en vez del Cesio o del Litio.

En resumidas cuentas, esta es la forma en que funciona una planta nuclear, ahora veamos otra situación de potencial estallido y que quizá sea mucho más grave que lo ocurrido en Japón en esta emergencia.
-------------------------------------------------------------------------------------------------------------
Uso de la Fuerza contra Libia:

El Consejo de Seguridad de la ONU aprobó ayer el uso de la fuerza contra Libia a fin de implantar la "zona de exclusión aérea" que tanto discutieron los europeos los días pasados y cabildearon ante la Liga Arabe y la Unión Africana. Resulta curioso que los más furibundos países que impulsan esta iniciativa son Inglaterra, Francia y hasta España, países que originalmente habían sido bastante indulgentes con Gaddafi y hasta hace pocas semanas se referían a él como "amigo", mientras que Alemania ha llamado a la prudencia y se ha manifestado en contra de intervenir en el país norafricano, y el sinvergüenza de Berlusconi, con mayor congruencia, se ha mantenido al margen, pues Gaddafi es su socio e invitado en numerosas ocasiones y colega en corruptelas.

¿Será que en vez de ayudar a los rebeldes, se busca silenciar al tirano libio y no revele más negocios sucios de las Democracias Europeas con su régimen? Saif develó cómo el gobierno libio financió la campaña de Sarkozy, lo cual el Presidente galo ha negado, aunque tiene fundamentos: ¿no fue la renuncia de ciertos ministros de su gabinete provocada por la revelación de sus relaciones con las dictaduras tunecina y egipcia? ¿No hubo componendas entre el gobierno británico de Brown y de Cameron para la liberación del autor material del bombazo en el avión de Panam sobre Lockerbie en 1988 y el olvido de todo el asunto?



¿No recibieron jugosos regalos del coronel tanto Aznar como Zapatero y el rey Juan Carlos para que estos luego posaran sonrientes con él y hablaran maravillas de Libia? Por otro lado, es claro que Francia, en uno de sus típicos actos de fanfarronería y temeridad para ocultar su debilidad real y presente, pretende demostrar que aún tiene una gran influencia sobre el Magreb (noroeste de Africa) mediante esta acción.

Además de todo lo anterior que demuestra lo puercos que han sido los Europeos para revolcarse con el tirano de Trípoli por años y ahora volverlo a desconocer y demonizar como en los 70 , erigirse en defensores de la pureza y de la libertad, la intervención corre muchos riesgos: primero, que Gaddafi estará loco, pero no es ningún estúpido y debe tener una especie de seguro: ¿qué tal un conjunto de jugosas revelaciones vía Wikileaks? ¿Qué tal el haber mantenido vivas sus antiguas conexiones con células terroristas en Europa y mientras ésta lo ataca por aire él desata un bombardeo con coches hacia una población tan reacia a las guerras como la del viejo continente? y el mayor pero más oculto: ¿Qué tal si en vez de apoyar la instauración de un régimen liberal y pro-occidental están apoyando a un movimiento radical islámico que si llega al poder apoyado en las bayonetas occidentales luego exhibe su real y hostil cara para con nuestro hemisferio?

Pero, por otro lado, queda la pregunta respecto a si todavía quedan rebeldes a los qué ayudar: Gaddafi prácticamente los ha aplastado y ahora, nada tonto, les ofrece la paz, ya no necesita bombardearlos por aire y dar pie a los ataques occidentales, que quedarían totalmente deslegitimados si acuden a ayudar a un grupo rebelde que probablemente no representa a la totalidad del pueblo Libio o que ya quedó desarticulado.

Lo que sí, ha quedado patente en este caso tanto la debilidad occidental como la marginalidad de EUA que ha desempeñado un papel muy secundario y desinteresado respecto a lo que ocurre en el país norafricano; algo que sin duda, muestra cómo la atrora megapotencia está perdiendo poder e influencia. (Lo que es positivo) y alentará al Mundo Islámico a grandes revoluciones de alcance insospechado para nuestro decadente hemisferio.(Lo que es negativo para nosotros).

Sigamos atentos a lo que pasa.

16 de marzo de 2011

TSUNAMIS FINANCIEROS, POLITICOS Y NUCLEARES...


1.- Las Consecuencias del Tsunami:

Tras el desastre provocado por el tsunami del viernes pasado, el Imperio del Sol, tambaleante, parece luchar por sobrevivir; no porque los Japoneses no puedan reconstruir los daños sufridos tras el temblor o incluso por la devastadora ola gigante que arrasó al noreste de la isla de Honshu, sino por la crisis desatada alrededor de la central nuclear de Fukushima-Daichii, las informaciones contradictorias, en que por un lado se compara lo que sucede con Chernobil o con Three Mile Island, los dos accidentes nucleares del pasado,  evidentemente, en el caso actual, la situación es mucho más grave de lo que el Gabinete Ministerial presidido por Kan Naoto ha admitido públicamente, aunque quizá no tanto como en el caso soviético; el Gobierno Nipón, fiel a su tradición de opacidad y doble discurso venida desde los tiempos de los Tokugawa, ha tratado de calmar la situación pintando un panorama bastante halagüeño de lo que pasa en la planta nuclear averiada, lo que ha dado pie a alarmismo, especulaciones y una psicosis antinuclear no vista desde la Guerra Fría.

La verdad es que, como bien lo decía el economista Macario Schettino en su Editorial del día de ayer en el diario "El Universal" de aquí de México, el panorama energético de la humanidad no es promisorio, y menos si queremos seguir manteniendo el estándar de vida que tenemos hoy, a inicios del siglo XXI: los combustibles fósiles, como el gas, el petróleo y el carbón son altamente contaminantes y mucho más inseguros que los elementos radioactivos, pues han causado accidentes mucho más mortíferos y hasta con mayor huella en el ambiente: derrames, explosiones e incendios; lo ocurrido hace un año en el Golfo de México es representativo de ello, y què decir de la tragedia del 22 de abril de 1992 aquí en Guadalajara, cuando murieron muchas personas al estallar las calles con los drenajes usados como oleoductos clandestinos, el incendio de las instalaciones de PEMEX  en San Juanico en los años 80 o el reciente estallido de un oleoducto en el Estado de Puebla son algunas muestras.

La otra sopa que propone Schettino es la reducción de la población con las consecuencias que podemos ver: el genocidio callado del aborto, aberraciones del sexo-diversión sin fertilidad, cáncer en la mujer ante el abuso de anticonceptivos, inviabilidad del sistema de pensiones... y la última alternativa quizá sea la más sensata aunque la verdad creo que no estamos (y me incluyo) dispuestos a seguirla: dejar nuestro modo de vida actual y volver a la Edad Media, sin tanto consumismo, sin tanta tecnología y tener una vida quizá menos confortable pero tal vez más humana e intensa... eso me recuerda que J.R.R. Tolkien decía que la sociedad industrializada y tecnológica no sería sostenible a largo plazo y que al final desaparecería, obligándonos a volver a la bucólica tranquilidad de una sociedad rural. Hechos como el de Japón quizá son recordatorios de lo dicho por el literato sudafricano.

La verdad es que la Energía Nuclear es nuestra única alternativa funcional a los hidrocarburos, y a la vez es, con mucho, la más limpia y segura de todas: en 60 años, sólo ha mostrado 3 accidentes, contando los casos ruso, norteamericano y ahora japonés, sin que sepamos todavía cuál será el alcance de éste último. Habrá de reconocer que la planta nuclear no fue la que falló, sino la causa del accidente fue un imponderable completo como fue el tsunami que averió seriamente a unas bombas de agua totalmente convencionales que funcionan además con aceite diesel. Entre tanto, la economía mundial recibe un verdadero golpe con motivo de la incertidumbre generada en Japón ante las consecuencias que puede tener el desastre nuclear de Fukushima y la parálisis de industrias clave en el Imperio del Sol como son la automotriz y la electrónica debido a los cortes de energía. De nada ha servido que el Banco Central japonés haya inyectado enormes cantidades de efectivo en el sistema para sacarlo a flote, pues el pánico ha demostrado ser una fuerza mucho más poderosa. El derrumbe del índice Nikkei de la bolsa de Tokio ha arrastrado consigo a la mayoría de los mercados financieros del mundo y parece alejar más y más la prometida recuperación económica; igualmente, las medidas que algunos gobiernos, como el alemán están tomando de colocar bajo la lupa a las centrales nucleares e incluso apagar a algunas de éstas, vuelven a traer a discusión el tema de las energías alternativas y los hidrocarburos y esto también contribuye a generar incertidumbre e inseguridad entre los inversionistas.

Pero en fin, al momento, no ha terminado de escribirse este triste episodio en la trágica Historia del Imperio del Crisantemo. Los incendios y explosiones han continuado en Fukushima, y en la planta sólo han quedado 50 trabajadores decididos a hacer lo imposible por enfriar y desactivar los dañados reactores, salvando a su país y de paso a gran parte del mundo de recibir contaminación nuclear. Han controlado los incendios y la radiación sube y baja, incluso, el viento llevó algo de ésta a Tokio, provocando el terror y haciendo que mucha gente buscara salir de la capital imperial, la zona metropolitana más poblada del mundo con 30 millones de habitantes (Más que México, D.F., que tiene 20 millones) en particular mujeres y niños, lo que ayer llegó a ser casi un episodio de histeria, pese a los anuncios de que los niveles de radioactividad no habían sido peligrosos. Entre tanto, y mientras muchos potentados y empresarios huyen en sus aviones privados rumbo a Corea, China o Australia, el Emperador permanece en su palacio, ha renunciado a que el mismo siga recibiendo energía eléctrica para unirse al ahorro de sus súbditos salvo para lo indispensable en el área de oficinas, y en su calidad de líder religioso ha emitido un decreto imperial con el que cancela el Festival de Primavera, una de las principales festividades sintoistas-budistas de los nipones, en los que el monarca oficia diversos ritos, si Japón ha de perecer, también los Yamato, los creadores de ese imperio, habrán de perecer con él.

Entre tanto, desde aquí mi admiración a los 50 valientes que se encuentran en la planta de Fukushima, sin duda, en sus mentes cruza la idea de la posibilidad real de morir cumpliendo el deber, pero tambien deben tener presente la frase del Samurai Kuzonoki Masashige, que se distinguió por su lealtad al emperador Go-Daigo contra los Shogunes Ashikaga en el siglo XIV: "¡Siete vidas por la patria!"
-------------------------------------------------------------------------------------------------------------

2.- Gaddafi el ajedrecista:
 
Lo que empezó como un tsunami y está terminando como salpicadura de chapoteadero son las rebeliones del Mundo Islámico en Medio Oriente y Norte de Africa: la semana pasada, antes de que los ojos del mundo voltearan a Japón, la Unión Europea daba pasos para desconocer al régimen de Muammar Gaddafi y su familia en Libia y apoyar abiertamente a los rebeldes, mismos que, como algunos analistas han dicho, parecen no tener nada de demócratas, cuando el líder resulta ser el ex-procurador del gobierno libio y por tanto, el principal represor o matón a las órdenes del extravagante coronel, finalmente, parece que todo se trata de las rivalidades ancestrales existentes entre las dos principales regiones de Libia: la Cireniaca (que apoya la rebelión) y la Tripolitana (leal a Gaddafi), existentes desde la colonización griega en el siglo VII a.C.
 
La Unión Europea se reunió y empezó a proponer el establecimiento de una zona de exclusión aérea en Libia para impedir que la Fuerza Aérea leal al coronel siguiera bombardeando las posiciones rebeldes: sin embargo, todo pareció muy sospechoso, el hacer efectiva dicha zona de exclusión implicaba destruir el poder aéreo del gobierno de Gaddafi con la intervención armada en el conflicto interno libio, algo para lo que los europeos tienen en realidad muy poca o ninguna disposición, aparte, requerían el consentimiento de la Liga Arabe y de la Organización para la Unidad Africana, lo que implica moverse diplomáticamente ante una serie de dictadores que por supuesto, se ven reflejados en el coronel, y por tanto, son reacios a aceptar apoyar a unos rebeldes y que aquello implique la intervención de poderes occidentales en la región. En resumidas cuentas, parece que los europeos, a fin de quedar bien como paladines de la Democracia, salieron y hablaron del apoyo total a los rebeldes, pero en realidad decidieron darle a Gaddafi todo el tiempo que necesitara para que los aplastara.
 
Y no es para menos: el coronel, como hemos dicho, tiene muchos negocios con los europeos y aún con los norteamericanos, no en balde, hoy sale el astuto Saafi, el tecnócrata hijo del coronel Gaddafi, educado en la London School of Economics y señala con ironía cómo Sarkozy, que ha sido el primero en pronunciarse a reconocer a los rebeldes como gobierno de facto de Libia, fue financiado en su campaña con dinero libio aportado por el Gobierno del Coronel, lo cual confirma la enorme corrupción de la administración del amoroso Sarko, no es de extrañarse, por tanto, que apoye a secuestradoras...
 
Todo indica que Gaddafi ganará la guerra civil ante una muestra pasmosa de la debilidad de Occidente, el libio ha sido lo suficientemente listo para amarrar muchos negocios e intereses principalmente con Europa y asegurarse así la impunidad: le perdonaron lo de Lockerbie, pese a los muertos y pese a que con el incidente, inició la crisis de las aerolíneas que caracterizó a los 90 y que aún sigue en cierta medida hasta hoy, seguramente se vendrán sanciones, recibirán a los líderes exiliados en Francia, Alemania o Inglaterra, Libia durará algunos años en aislamiento y le darán a Gaddafi su manazo por ser un niño malportado y luego, lo perdonarán, porque así de sucia es la política...
-------------------------------------------------------------------------------------------------------------
Entre tanto, la rebelión en Omán pierde fuerza, y en Bahrein, Arabia Saudita manda tropas para ayudar al Rey a mantenerse con el poder absoluto.No es para menos, la oposición es alentada por la facción chiíta que es apoyada por Irán, rival regional del reino de la familia Saud... lo dicho, son las rivalidades entre los Imperios Asiáticos las que están ahora, perfilando nuestro mundo, mientras EUA cada vez más asume el rol de espectador y de tercermundista latinoamericanizado, como se desprende del escándalo del programa "Rápido y Furioso".
-------------------------------------------------------------------------------------------------------------
Este fin de semana, víctima del cáncer, falleció Rita Guerrero, ex vocalista y líder del grupo de rock Santa Sabina, que logró en los 90 una gran celebridad. No solo era físicamente el tipo de "belleza gótica" tan de moda en el rock de los últimos años, era una gran voz y una música educada en el Conservatorio aquí en Guadalajara, amante del barroco, su funeral se celebró en la capilla del antiguo Claustro de San Jerónimo, antiguo hogar de Sor Juana Inés de la Cruz, y fue pionera en México de la fusión entre música sinfónica, corales y rock.

DESCANSE EN PAZ.

13 de marzo de 2011

TRAGEDIA EN JAPON


Tal y como hace días lo había señalado, cuando escribí respecto a la Guerra Gempei, la Historia de Japón está marcada por la tragedia: guerras civiles sangrientas y estériles,  la figura de los Samurai:  valientes y feroces, obsesionados con la perfección y el honor, pero de corta vida como la flor de cerezo, la competencia y feroz rivalidad con su civilización madre: China, la invasión mongola del siglo XIII, la cruel y sangrienta persecución del Cristianismo a fines del siglo XVI e inicios del XVII, la cerrazón y totalitarismo del periódo Tokugawa, sus confrontaciones con el también emergente poder de Rusia que culminó en la Guerra de 1905, su forzada occidentalización por el emperador Meiji en el siglo XIX, su entrega al imperialismo con tal de fortalecer su incipiente industria ante la carencia de recursos naturales y evitar seguir el destino de China, postrada por las potencias europeas, el encumbramiento de los militares, herederos de los antiguos clanes samurai y la exageración del nacionalismo que los llevó al desastre de la Segunda Guerra Mundial y las bombas atómicas de Hiroshima y Nagasaki, el sometimiento a un orden constitucional totalmente ajeno al sentir del pueblo japonés, redactado por el comandante militar vencedor (McArthur), para posteriormente entrar de la reconstrucción a un desarrollo económico meteórico y unas innovaciones tecnológicas que lo colocaron en la cúspide, en tener una influencia cultural y económica clave en el mundo globalizado, logros a los que no ha correspondido una clase política mezquina, y muchas veces corrupta y mediocre, y que combinada a las limitaciones del país en materia de recursos naturales llevó a 20 años de estancamiento económico, mientras que China, algo así como la figura paterna admirada y aborrecida a un tiempo, a la que siempre se ha pretendidio, primero imitar y después derrotar, ha empezado a rebasarlo.

Hoy, Japón enfrenta el peor desastre natural de su Historia: las estimaciones indican al menos 10,000 muertos, que incluyen casi la totalidad de los habitantes de poblados de la Prefectura de Miyagi o cercanos a la ciudad de Sendai, al norte del país. Los daños materiales son incalculables sobre infraestructuras básicas, tierras de cultivo, propiedad privada y pública, y por ello, la dimensión de las consecuencias sobre la debilitada Economía nipona y la mundial, al tratarse de la tercera (recientemente desplazada por China) aún no pueden valorarse.



Los Japoneses, previsores, disciplinados y valientes se prepararon para esto, pues históricamente su país, asentado en una zona sísmica particularmente peligrosa, donde se unen dos Placas Tectónicas, la del Pacífico y la Asiática, ha sido escenario de terribles terremotos, en el siglo XX hay que recordar el terremoto de 1923 que devastó Tokio y el de 1995, que destruyó la región de Kobe. Esto llevó a que las normas de construcción se volvieran de las más estrictas del mundo y se priorizaran las medidas de seguridad antisísmicas. Los edificios resistieron la fuerte sacudida de 8.9 grados en la escala de Richter, pero el desastre apareció con el Tsunami provocado por la onda de choque del temblor y que atacó la parte noroeste de la isla de Honshu o "Isla Principal" del Imperio insular: la inundación brutal y repentina, nos recordó precisamente que la palabra "Tsunami" es de origen nipón y que este fenómeno es parte de los temores ancestrales en la cultura japonesa: véase el famosísimo dibujo de Hokyusai al inicio de esta entrada, el gran dibujante de inicios del siglo XIX y que en mucho es el precursor del Manga, pues fue autor del término y publicó los primeros libros estilo novela-gráfica en Japón, con sus dibujos de gran colorido y pulcritud, a veces inquietantes por su temática, pero siempre hermosos.

Si en numerosos manga y anime podemos ver al monstruo o robot gigante que arrasa Tokio u otras ciudades japonesas: recordemos a Godzilla (Gojira), precisamente un monstruo o dragón marino y verdadero ícono de la cultura pop del Sol Naciente, a la tortuga gigante Gamera, o a las fuerzas robóticas del Dr. Hell a las que se enfrentaba Mazzinger-Z, es por el reflejo del temor del pueblo japonés a grandes fuerzas naturales de capacidad de destrucción masiva, o al recuerdo de la devastadora acción de los norteamericanos en Hiroshima y Nagasaki con las bombas atómicas, de ahí que se presente a científicos  (generalmente extranjeros) como el mencionado Dr. Hell como creadores de medios tecnológicos para la devastación.

Por si fuera poco, Japón no puede evadir su maldición atómica: a la destrucción provocada por los fenómenos naturales se suma la emergencia provocada por los daños presentados en la Central Nuclear de Fukushima y otras dos más, al haberse averiado los sistemas de refrigeración de los reactores, pues las bombas que funcionan con motores diesel  tronaron ante el oleaje, y las bombas auxiliares de baterías sólo duraron 8 horas antes de agotarse sin recibir nueva  energía. Ayer por la noche, en CNN se mencionaba que el reactor de Fukushima podía haberse derretido, en un fenómeno similar a lo ocurrido en Chernobil en 1986, sin embargo, hoy las notas que aparecen en algunos sitios en los que se afirma lo contrario, que la cosa no es para tanto y que la radiación que sale es como la de una radiografía simple, como podemos ver en "Libertad Digital".

Independientemente de que es indudable la diferencia, primero por efecto de 25 años de avances tecnológicos entre el incidente ocurrido en la URSS y el actual en Japón, las diferencias de carácter, y de cultura sobre previsión, precisión, eficiencia y manejo de materiales radiactivos entre rusos y nipones es abismal, (los segundos son mucho más ordenados y civilizados que los primeros) las cosas no son para tomarse tan a la ligera, (en estos momentos, mientras escribo estas líneas, se reporta una nueva explosión en Fukushima, las fuentes oficiales japonesas dicen que se trata de una nueva explosión de hidrógeno como ayer, pero lo preocupante es que se dañó la coraza externa del reactor 3 de la misma planta) y debe replantearse el diseño y las medidas de seguridad de las centrales nucleares para prevenir estas eventualidades. No dudo de las ventajas de la energía nuclear, pero es necesario estudiar seriamente los problemas que representa y buscar soluciones a ellos, para eso existe la Ciencia.



Pero por lo pronto, es necesario que existan transparencia y franqueza tanto del Gobierno japonés como de las instancias internacionales, es necesario que se plasmen con claridad cuáles serían las consecuencias de un accidente mayor en Fukushima y las otras centrales nucleares afectadas en Japón y diseñar un plan de acción en consecuencia. 

En cuanto a otro tipo de consecuencias, ¿qué puede pasar en el aspecto económico? La potente economía nipona es así mismo, frágil: la carencia de recursos naturales la hace depender enormemente del exterior para obtener materias primas y depender mucho de sus exportaciones antes que del mercado interno, que no es suficiente para obtener los ingresos. Ahí, resulta que los mayores socios comerciales son China, su principal vendedor de materias primas y comprador de productos-- Chinos y Japoneses se odiarán y guardarán rencores ancestrales entre sí, pero se necesitan-- y en segundo lugar: EUA, el otrora feroz enemigo, responsable de su destrucción y a la vez, su reconstructor y principal aliado actual. La cuestión es qué sucedera ahora... ¿Acaso el Celeste Imperio se ofrecerá como inversor en la nueva reconstrucción del Imperio del Sol y buscará ahora, que Japón vuelva a ser, como antes del Emperador Kammu y la Primera Guerra Sino-Japonesa librada en Corea en el siglo V, un Estado-Cliente, aprovechando la debilidad norteamericana?

No puedo evitarlo, Japón me duele bastante, núnca he estado ahí, pero es un país al que admiro por su cultura: su arte, su sentido del honor y del deber, su valentía y su tenacidad, y la búsqueda perpetua por lograr la perfección. Los Japoneses son un ejemplo a seguir por la humanidad: han superado todo: gobernantes egoístas y brutales como Go-Shirakawa y Taira Kiyomori de los que ya hablé o Tokugawa Ieasu, o desacertados como Hirohito, desastres naturales en el pasado, hambrunas y epidemias, invasiones y guerras devastadoras, y siempre el mismo espíritu: jamás rendirse, jamás retirarse: vencer o morir, la gloria o el infierno, sin espacios para medianías o sometimientos, no cesan jamás de esforzarse y como Musashibo Benkei, prefieren morir de pie a abandonar su puesto. Puede parecer que es el fin de Japón, pero yo creo que, como siempre, Japón se levantará bajo la guía, como ha sido desde hace casi 2,700 años, de la Dinastía Yamato, y los veremos levantar de nuevo sus casas, reparar sus centrales nucleares y activar su economía lanzando el grito de guerra que hizo temibles a los Samurai y a los batallones imperiales de la Segunda Guerra Mundial:

TENNO HEIKO, BANZAI!!!
--------------------------------------------------------------------------------------------------------------
Rendición:



 Entre tanta noticia sobre Japón, pasó desapercibida el anuncio del XIV Dalai Lama: Tenzin Gyatzo respecto a que dimite de toda responsabilidad y rol político respecto al movimiento separatista del Tibet, algo que seguramente provocó júbilo en las oficinas, anexas a la Ciudad Prohibida de Pekín,que ocupa el Ejecutivo chino presidido por Hu Jintao. El líder religioso afirmó que corresponderá a un líder electo por el Parlamento tibetano en el Exilio, en el norte de la India.

La verdad, parece que el sumo sacerdote budista está reconociendo que es un hecho consumado la anexión del Tibet por China y admite su derrota. Un líder electo no tendría la misma fuerza que él, más cuando los únicos o más fuertes activistas del separatismo tibetano que quedan en esa región son los clérigos y no los laicos, estos cada vez se integran más a la sociedad china mediante la educación, las comunicaciones y el desarrollo económico: tibetanos van a trabajar o a estudiar y a vivir a Shangai, Hong Kong o Pekín, y viceversa, chinos Han van al Tíbet a trabajar y a vivir. Un líder elegido por los exiliados sería visto como un intruso.

El Dalai Lama quedará entonces com un símbolo religioso, y pretexto para la incongruencia de faranduleros y progresistas en Occidente que postulan el regreso de una anacrónica teocracia al Himalaya mientras predican el laicismo más feroz en nuestros países...

Véamos que pasa, no cabe duda que entre hechos de la naturaleza y de la política, las relaciones entre los Imperios Asiáticos se están poniendo bastante interesantes, ahí, en Asia, se está cocinando el futuro del mundo.

9 de marzo de 2011

LUCHA DE GIGANTES

No, no me refiero a la canción clásica del rock en español cantada por el grupo "Nacha Pop" en los 80, de rebuscada y filosófica letra, sino a lo que estamos viendo en nuestro país de los monopolios: de un lado, TELMEX y todo el Grupo Carso, especialmente "Radiomovil DIPSA," mejor conocida por el nombre comercial o más bien marca: "Telcel" contra el duopolio televisivo conformado por Televisa y TV Azteca. (En la foto que abre esta entrada podemos ver a Slim y a Emilio Azcárraga Jean, propietario del imperio televisivo, muy amistosos, antes de que empezara el actual conflicto).

El Señor Carlos Slim Helú, el hombre más rico del mundo, me provoca ideas contradictorias, por un lado, es símbolo innegable del éxito de la diáspora libanesa que encontró en México, desde el Porfiriato, en la década de 1890 y hasta los años 40 de este siglo, un refugio seguro. La inmensa mayoría de los inmigrantes libaneses en México han sido Cristianos Ortodoxos, cuyo líder es el Obispo Antonio Chedraui, o Cristianos Católicos-Maronitas que huyeron del recrudecimiento de la intolerancia desplegada por la mayoría musulmana libanesa bajo el impulso otomano en las últimas décadas del siglo XIX que vieron en los cristianos a aliados de los franceses que intervenían en la antigua Fenicia aprovechando la decadencia del Imperio islámico o, posteriormente, huyeron de las tensiones étnicas en aumento que desembocarían en la fundación del Estado de Israel, tras la Primera Guerra Mundial y hasta 1948. Esta migración, y el éxito de los libaneses que acudieron a México fue retratada en varias ocasiones por el cine nacional de la "Epoca de Oro", siendo memorables las interpretaciones de Joaquín Pardavé al respecto.

No puede negarse que Slim encarna en mucho esa cultura del esfuerzo heredada de sus padres migrantes que llegaron de Líbano en la última etapa de esa migración, la visión empresarial y de negocios que caracteriza a los Libaneses desde la época en que se les conocía como Fenicios, y que ha hecho de esta comunidad la minoría étnica más poderosa e influyente en México y que contrasta en mucho con el espíritu de indolencia, conformismo y mediocridad que tenemos los mexicanos criollo-mestizos, por lo que no es de extrañarse que haya tantos apellidos libaneses relacionados con el éxito: Chedraui, Harp, Farah, Hayek, Chalita, Alí Modad, entre otros muchos, y que en el aspecto religioso, la veneración a San Charbel Makhlouf, eremita y sacerdote libanés, culminación del monaquismo oriental en el siglo XIX, (es el más antiguo del Cristianismo, iniciado en el siglo III d.C.) hoy en decadencia ante la tremenda presión musulmana, haya trascendido a esa comunidad y últimamente se haya generalizado en todo el catolicismo mexicano.

Sin embargo, Slim también es muestra de lo peor de nuestro sistema económico anclado en el Mercantilismo colonial y tildado por los norteamericanos como el prototipo del "capitalismo de compadres"  o "crony capitalism" y muestra de la falta que nos hace un verdadero liberalismo en nuestra Economía: Slim logró su inmensa fortuna gracias a su trabajo, sí, pero no lo habría podido lograr, como dirían los Beatles, sin una pequeña ayuda de sus amigos en el poder. Existe una inmensa diferencia entre un Bill Gates o un Steve Jobs que iniciaron sus negocios en las cocheras de sus casas y el libanés: aquellos surgieron de la nada y construyeron sus imperios sin ayuda de nadie y sustentándose en ofrecer a los consumidores productos novedosos y revolucionarios, Slim, en cambio, recibió de la Administración de Carlos Salinas de Gortari un monopolio gubernamental funcional y operannte, la única compañía telefónica existente desde los años 60, por lo que el hacerse multimillonario fue increíblemente fácil, no hacerlo era imposible, y todo gracias a ser amigo del entonces Presidente (incluso, ha corrido la leyenda urbana de que el dueño de todo el imperio es Salinas, y que Slim es sólo un prestanombres, cosa que me parece falsa, aunque posiblemente el ex-mandatario sí sea su socio en algunos negocios), recordemos que uno de los grandes errores de Salinas fue pretender crear una élite empresarial mexicana desde arriba y escogiendo como prospectos de magnates a sus amigos y conocidos, algunos de pésima memoria, como Cabal Peniche o Jorge Lankenau o "el Divino", entre otros.

Con TELMEX como la gallina de los huevos de oro, Slim consiguió los recursos que le permitieron invertir en otros negocios: la popularización de la telefonía móvil o celular, a fines de los 80 e inicio de los 90 le permitió crear una empresa: Radiomóvil DIPSA con la marca TELCEL que rápidamente se extendió por todo el país, dejando poco espacio para la competencia, misma que apareció de manos de la empresa fabricante de materiales eléctricos IUSA, que fundaría IUSACELL, aunque posteriormente pasaría a manos de Grupo Salinas, es decir, TV Azteca y que pese a que desde entonces ha manejado un mejor servicio y mejores precios, no ha podido obtener el mismo número de usuarios que TELCEL, misma que desde sus inicios se comercializó hasta en la sopa. Después, Slim incursionó en el comercio y compró a los tradicionales almacenes y restaurantes Sanborn`s, cadena comercial emblemática desde el siglo XIX, y se adueñó también de las tiendas departamentales Sears, que en México son diferentes e independientes de la original cadena norteamericana Sears-Roebuck, que ante sus problemas financieros le vendió al magnate las tiendas ubicadas en nuestro país, conservando únicamente el nombre y por el que paga una bicoca a la deprimida empresa gringa en su alto edificio de Chicago.

En cuanto a Televisa y TV Azteca, las mismas son ejemplo de las peores prácticas monopólicas en nuestro país. La primera tiene estrangulado al mundo del espectáculo en México desde los años 70, mediante vetos, contratos de exclusividad y otras medidas contrarias a la libertad de trabajo, con la ayuda de sindicatos de actores y músicos, como la ANDA (Asociación Nacional de Actores), ANDI (Asociación Nacional de Intérpretes), la Asociación de Autores y Compositores, etc. amaestrados y domesticados, bajo el mando de caciques salidos de las filas de Televisa. Esto ha provocado tras cuarenta años, que la farándula mexicana se encuentre naufragando en el océano de la vulgaridad y la mediocridad; bastó con ver el domingo la edición de los premios TV y Novelas (revista también de la misma empresa) para constatar lo patético del nivel de las producciones y de los actores-empleados de la empresa; de TV Azteca, mejor ni se habla, su programación es todavía peor, a un grado espantoso.

Ambas televisoras además, no han comprendido el agotamiento de las Telenovelas como género, y aunque han tratado de hacer o producir series de TV, piensan que las mismas son iguales que las novelas, pero con los personajes diciendo majaderías.

Televisa por supuesto, también tiene su historia de romance con el poder: su nacimiento y desarrollo corre a la par del régimen priísta, del que fue prácticamente vocero y pilar. TV Azteca, por su parte, es producto también de las privatizaciones del sexenio de Salinas de Gortari, favoreciendo a su pariente lejano Ricardo Salinas Pliego, hijo del magnate de la plata Hugo Salinas Price.

El caso es que TELMEX quiere entrar en el negocio de la TV abierta, no en el de paga, que aún tiene un mercado muy restringido en México y hay una gran competencia, pues hay numerosas empresas "cableras" desde Megacable y Telecable, basadas aquí en Guadalajara, a Cablevisión, la más antigua y que es subsidiaria de Televisa, y otras muchas, aparte, ya entró al negocio de la Televisión satelital con "Dish", mientras tanto, Televisa y TV Azteca quieren entrar al negocio de la telefonía en igualdad de circunstancias que el monopolio del libanés.

Y es que de hecho ambas ya participan en ese negocio: Televisa a través de Nextel y TV Azteca a través de Iusacell-Unefon, pero resulta que no pueden competir en igualdad de circunstancias con Slim ya que éste es dueño de toda la infraestructura telefónica del país, heredada directamente del gobierno. Cuando se dió la privatización, Slim recibió tanto a TELMEX como a la subsidiaria de ésta en el norte del país: NORTEL y el paquete incluyó tanto la mayor parte de las acciones que eran del Estado como toda, absolutamente toda la infraestructura: cableado, equipo de transmisión, oficinas, instalaciones, vehículos, todo... dándose la compra por Slim del otrora monopolio gubernamental, el libanés fue bastante listo y empezó a comprar las acciones de la telefónica que estaban en manos de particulares, de una etapa, entre 1960 y 1980, en que toda persona que contrataba el servicio, además de su línea recibía también una acción, integrante, claro está, de la parte minoritaria del capital social de TELMEX, pero además, Slim incrementó la cobertura del servicio telefónico en el país, y así, habiendo adquirido la empresa en 1990, para 1997, año en que empezó a "abrirse" el sector a la libre competencia, al menos en larga distancia, su gigante era dueño de toda la infraestructura, por ello, las otras telefónicas que aparecieron, como Avantel, Alestra y hasta el otro ex-monopolio norteamericano AT &T, rentaban las líneas para prestar sus servicios: el resultado, por supuesto, fue el fracaso y cierre de dichas empresas, sobreviviendo apenas y como competencia minúscula, ya también prestando el servicio de telefonía local, Axtel y su simpático marcianito que le sirve de logotipo.

En el caso de las telefónicas que proporcionan el servicio a celulares, como IUSACELL o NEXTEL o la poderosa empresa española MOVISTAR, resulta que deben pagarle también a Slim por el servicio de interconexión con la mayor cobertura de TELCEL y con las líneas telefónicas de TELMEX, por lo que, sin lugar a dudas, queda claro que el fenicio es el amo y señor de las comunicaciones en México, y teme la competencia que le puedan ofrecer las televisoras, tanto el dupolio de la TV abierta, como las cableras, que ya incursionan en la telefonía. Por lo pronto, el Sr. Slim y su monopolio, al restringir y ahorcar a la competencia es responsable directo de que en México tengamos uno de los servicios telefónicos más caros y malos del mundo, tanto de parte de las empresas de su propiedad como de sus competidoras, que deben recuperar los costos de las tarifas que les cobra.

Slim ha hecho de todo por conservar su posición, desde aliarse a López Obrador antes de las elecciones del 2006 por que le sonaba magnífica su propuesta de cerrar la economía y establecer el proteccionismo de nueva cuenta como en la época de López Portillo y anteriores, para así mantener su empresa reinante por encima de todos los demás. También coqueteó y se alió cuando le convino con el PAN de Fox y de Calderón. Ahora, posiblemente junto con los Vargas, dueños de MVS dirigieron el ataque orquestado por Noroña-Aristegui para presionar al presidente por la apertura de una licitación para una nueva cadena de TV abierta, y en su ofensiva contra el duopolio televisivo ha encontrado apoyo en el Grupo Reforma de la prensa escrita de los Junco de la Vega, que como recordarán, ya trae pleito con Televisa desde que ésta denunció la promoción a la prostitución que se hace en los diarios de dicho grupo informativo.

En resumidas cuentas, estamos ante un pleito en el que no existen ni buenos ni malos, se conflictúan intereses enfrentados tanto de tipo económico como de posiciones políticas con miras al 2012, donde cada grupo mediático ya tiene a su candidato. Pero a nosotros, los mexicanos de a pie, nos pasa como en la película de Alian Vs. Depredador: "No importa quién gane, nosotros perdemos".