Buscar este blog

17 de octubre de 2013

ESCENAS DE LA MEDIOCRIDAD MEXICANA


1.- La Destrucción del Caballito:

La estatua ecuestre del Rey Carlos IV de España, popularmente conocida como El Caballito, es considerada una de las obras cumbre de la escultura a nivel mundial, para muchos expertos, solo es superada por la antigua estatua ecuestre de Marco Aurelio, el emperador romano, que puede verse en la Plaza del Capitolio en la capital italiana; obra del arquitecto y escultor español --valenciano, a mayor precisión-- Don Manuel Tolsá, fue erigida por el entonces Virrey Marqués de Branciforte, uno de los peores gobernantes que tuvo la Nueva España y México desde 1521, a fin de congraciarse con el monarca, uno, también, de los peores gobernantes que ha tenido España en su Historia, pero al que en la estatua se representa glorioso, vestido como un emperador romano y sobre un poderoso caballo, un corcel llamado Tambor y que era propiedad de un hacendado de las cercanías de la Ciudad de México.
Cuenta el anecdotario que el día de su inauguración en 1803, todos quedaron sorprendidos por la perfección de la estatua, hasta que la después famosa mecenas de la Independencia, la Güera Rodríguez, hizo una observación sobre un defecto de la escultura: Tolsá, hombre que pecaba de escrupuloso, no le había puesto al caballo sus órganos genitales, Tambor, que era todo un semental y un vigoroso ejemplar de los caballos de batalla europeos, aparecía retratado como un ser asexuado por el exceso de pudor del, por otro lado, genial artista, probablemente el más grande que pisó tierras americanas en la época virreinal y que dejó a México lleno de su obra. Tolsá se vio obligado a corregir el error y le agregó los órganos faltantes.
Tras la consumación de la Independencia en 1821, la Historia de esta estatua ha sido jalonada por la estúpida politización de la vida nacional que ha continuado hasta nuestros días; originalmente situada en el centro de la Plaza de Armas (mal llamada "Zócalo") de la capital mexicana, el Gobierno imperial de Iturbide la mandó tapar con una lona azul, posteriormente, el del primer Presidente, Guadalupe Victoria, planteó su destrucción por ser un resabio de la monarquía hispánica, pero el líder Conservador, Don Lucas Alamán, consiguió su salvación y traslado al patio del edificio de la Universidad Pontificia de México, (hoy desaparecido) alegando las innegables cualidades artísticas del bronce, donde permaneció hasta 1852, después, pasó a la Avenida Bucareli en su cruce con el Paseo de la Reforma, tras la construcción de esta última vialidad bajo el reinado de Maximiliano de Habsburgo (llamada entonces "Paseo de la Emperatriz"), y ahí estuvo hasta 1979 en que se le trasladó frente al Palacio de Minería, otra de las grandes obras de Tolsá, en la Plaza que lleva el nombre del genio ibérico.
México debería tener orgullo de contar con una de las piezas escultóricas más destacadas del mundo, y debería hacer lo máximo por protegerla, mas esto, desgraciadamente, no ha sido así. En días pasados, el Caballito ha sido irremediablemente dañado, y para siempre, gracias a la enorme corrupción del Gobierno de la Ciudad de México que encabeza Miguel Angel Mancera y su Fideicomiso para el Centro Histórico, que realizó una ilegal contratación de una empresa para realizar la restauración del mantenimiento de la estatua, sin la supervisión del Instituto Nacional de Antropología e Historia, instancia dedicada al cuidado del patrimonio artístico e histórico del país y que es, vale decirlo, una de las instituciones de mayor calidad científica y técnica en materia de Arqueología, Historia y mantenimiento a monumentos antiguos, no en balde, la foto que con la que se abre esta entrada, una broma de un amigo que la publicó en su muro de Facebook y de donde la tomé prestada, es algo comparable a la famosa y horrenda restauración hecha por una anciana española a una pintura del Ecce Homo de su parroquia hace dos años.

Así, la estatua sufrió fracturas por los torpes operarios encargados de la restauración, y lo que es peor: corrosiones por el ácido nítrico con la que se le pretendió dar limpieza, basta ver las imágenes para comprobarlo:


Y es que casi casi eso pasa con la estatua, que quedará ahora no como un recuerdo del Imperio Español, o el inmerecido homenaje a un Rey mediocre, o como lo que debería ser: una obra escultórica brillante, sino como un recuerdo del desprecio por nuestra Historia, del negocio, de la corrupción y el influyentismo, todo un monumento a la decadencia del otrora opulento Virreinato de la Nueva España convertido en los Estados Unidos Mexicanos, un país "independiente", esquilmado y destruido por sus propios gobernantes y sus propios hijos, que prefieren llevar una vida mediocre peleando constantemente entre sí a buscar unirse para progresar y han destruido el legado que le dejaron sus antepasados, todo a cambio de dinero; en vez del arte y de la cultura, el mexicano se contenta con las migajas que la farándula le ofrece, veámoslo:

2.- El cine, la gran distancia entre Derbez y Cuarón

Los medios andan cacareando que este ha sido un año magnífico para el cine mexicano, y como ejemplo, dan los éxitos taquilleros locales de la película dirigida y actuada por Eugenio Derbez: No se Aceptan Devoluciones, o la ópera prima de Gary Alazraki: Nosotros los Nobles, así como el éxito internacional de los directores mexicanos Guillermo del Toro con Pacific Rim y de Alfonso Cuarón con la aclamada Gravity.

Sin embargo, esto no es del todo aplaudible ni es muestra de una renovada salud de nuestra otrora gloriosa industria fílmica; antes bien, es representativa de la crisis de la misma y de que el talento verdadero migra, mientras que en México, el cine, como ha sido desde la década de los 70 sigue dominado por los intereses y todos los derivados de Televisa.

Así, creo que nadie está siendo más sobrevaluado que el hijo de Silvia Derbez, gran acrtriz de la época de oro de nuestro cine (1936-1969) quien, como muchos "hijos de" se unió a las filas de la televisora de Avenida Chapultepec en el DF como comediante en el grupo de actores de Anabel Ferreira, actriz que en los 80 se encontrara en la cima del éxito y que seguía una entonces exitosa, y bastante interesante fórmula de comedia basada en el humor blanco, la sátira de situaciones cotidianas y la parodia de obras literarias clásicas, algo que iniciara Roberto Gómez Bolaños Chespirito y ahora nadie hace, a mediados de los 90, Derbez inició su carrera en solitario aprovechando el apellido materno y desde entonces, aunque a mucha gente le parece ingenioso, no ha dejado de demostrar sus evidentes limitaciones de talento que le llevan a explotar lo vulgar, lo zafio, lo grosero y la violencia verbal como formas de humor, para un público que igualmente cada vez es más inculto y tiene peor gusto.

 
Basta ver su serial cómico La Familia Peluche para comprobarlo: el insulto y la violencia entre cónyuges o entre padres e hijos es su forma de generar risas, no se si proyecte su libertina vida personal o lo que vivió en casa de sus padres, pero no se me hace un humor sano, el caso es que ya ha intentado su internacionalización y participar en proyectos en Estados Unidos que, ante un público más exigente, han terminado en fracaso: primero una serie de TV con el vulgar cómico gringo Rob Scheider, que fracasó y fue cancelada en la primera temporada, y después una película con Adam Sandler, a quien, al parecer, el mexicano pretende emular en mucho, y que incluso ganó el premio razzie el año pasado como el peor filme del año. Hay que destacar sin embargo, su actuación rescatable, hasta ahí, en el filme dramático La Misma Luna, de hace unos años acerca de la migración a EUA.
 
Pero ahora, apoyado en una poderosa campaña de mercadotecnia, pretende convencernos de que su película No se Aceptan Devoluciones es una joya del cine mundial, y manifiesta número millonarios de recaudación en taquilla incluso en EUA, sin embargo, es una cinta que no posee un argumento original, es la misma historia de siempre del libertino que por x o y circunstancias debe hacerse cargo de un niño/a y adornado con situaciones cómicas o dramáticas, algo visto desde la época de Chaplin con The Kid, y más parecido por su mediocridad, a lo hecho por Adam Sandler o Hugh Grant en tiempos recientes que han hecho películas con el mismo argumento trillado y apelando, como siempre al sentimentalismo de la audiencia.
 
En cuanto a Nosotros los Nobles, filme del hijo del brillante publicista y polemista Carlos Alazraki y sobrino de la periodista conversa al catolicismo Valentina Alazraki (seguimos con el "juniorismo" o nepotismo tan mexicano que abre tantas puertas) si bien es una película mejor lograda, no deja de ser un remake o refrito de lo hecho por un genio del cine mundial como Luis Buñuel en su comedia el Gran Calavera, en la década de los 40, ciertamente, tiene el tino de adaptar el argumento del empresario millonario que finge la ruina para que sus hijos se enseñen a trabajar a la época actual y hacer un retrato bastante lúcido de la ridiculez de modas actuales como los mirreyes o metrosexuales y los hipsters, tiene en contra el ser una simple copia y un vano intento por emular a un realizador gigante como fue el español, sin tener la fina crítica social ni la factura cuidada de las obras de Buñuel. En pocas palabras, aunque es una película entretenida, no es más que para pasar el rato y es un cascarón vacío.
 
Ambos casos muestran la falta de creatividad y las limitantes del cine mexicano, producido y filmado por los herederos de Televisa, mientras que Cuarón y del Toro, liberados de las ataduras monopólicas mexicanas: no solamente la televisora, sino también los grupos de actores que han hecho del cine su coto personal (los Bichir, Susana Zavaleta, Martha Higareda, Diego Luna, Gael García y demás) y de las ideologías, que incluso persiguieron a Del Toro a  España, como es visible en El Espinazo del Diablo y El Laberinto del Fauno, películas impecables del tapatío, pero en las que, a fin de obtener fondos del Gobierno zapaterista español, se retrató con los mismos clichés de siempre a la Guerra Civil Española: los Republicanos comunistas buenos y los Franquistas católicos malvados.
 
Hoy sin embargo, ya sin esas ataduras y en la mayor libertad creativa que ambos realizadores  han encontrado en Hollywood, se están dedicando a hacer cine, sin etiquetas ni compromisos, solo cine, con filmes que generan en el espectador interés y gusto. La mala noticia es que, a pesar de que los dos directores son mexicanos, se trata de producciones 100% norteamericanas.
 
3.- La Selección Mexicana de Fútbol:
 
 
El fracaso de la selección mexicana de fútbol, casi eliminada del próximo campeonato mundial a celebrarse en Brasil, y que queda sujeto al repechaje a celebrarse en un partido contra Nueva Zelanda, gracias a una combinación de resultados con EUA, es para cancelar tanta fascinación que ejerce el balompié en nuestro país, fascinación que fue fomentada por las televisoras desde los años 60, porque antes el universo deportivo mexicano era mucho más amplio: el box, la lucha libre, el jai-alai y el frontón, el tenis, el automovilismo, y el béisbol y el básquetbol se practicaban a un muy alto nivel profesional.
 
Hoy, el fútbol está dominado por ambas televisoras: Televisa y TV Azteca, además de las cerveceras y millonarios locos como Jorge Vergara que no saben nada del deporte profesional, a diferencia de los clubes deportivos norteamericanos en la NFL o el Béisbol de las Grandes Ligas o los grandes clubes europeos de fútbol. Igualmente han hecho pasto del fútbol nacional la mafia de promotores, entrenadores y jugadores sudamericanos de dudosa calidad que han encontrado en México un ambiente propicio para medrar, como los insectos en los cadáveres.
 
Talento lo hay, y así se ha demostrado en los campeonatos mundiales sub-17 y en los recientes Juegos Olímpicos y Panamericanos, el problema está que cuando estos jóvenes pasan de fuerzas básicas a los primeros equipos entran en un ambiente de corrupción y de indisciplina que convierte a posibles "cracks" como Marco Fabián en divas alcohólicas, o a prospectos de estrellas internacionales como Javier "Chicharito" Hernández en meras estrellas de comerciales televisivos soberbios y vacíos.
 
La verdad, creo que nada sería mejor como la eliminación, para que el público mexicano abra los ojos al fin y vacíe los estadios obligando a directivos a hacer un cambio verdadero en el deporte más popular en el país, y también a fomentar otros deportes en los que México puede tener grandes logros, como lo han demostrado los niños indígenas Triquis de Oaxaca que acaban de vencer en un torneo de básquetbol en Argentina jugando hasta descalzos, eso demuestra el enorme potencial que tenemos como nación para incluso vencer superando dificultades en apariencia imposibles, pero también, desgraciadamente, se demuestran nuestros enormes vicios que todo lo corrompen, y desgraciadamente, nuestra falta de voluntad para romper con ellos.
 

 
 


9 de octubre de 2013

EL DISCURSO DEL ODIO/ BREAKING BAD

 
Uno de los logros más grandes que puede tener uno como maestro es provocar en sus alumnos el espíritu crítico y el que analicen la realidad racionalmente, pero uno de los grandes fracasos es que sigan evaluando lo que sucede a su alrededor de manera infantil o emocional, o como se dice coloquialmente: de acuerdo con su hígado y no con el cerebro, esto es, que hagan juicios de valor sobre decisiones o acontecimientos políticos o sobre la figura misma del Presidente de la República basados en sus emociones o en sus preconcepciones.
 
Esto me parece preocupante, peligroso: si vemos el nivel del debate en las redes sociales, encontramos que en su mayoría, tanto la crítica en contra del Gobierno del Presidente Peña en México, o el debate entre Republicanos y Demócratas por la cuestión del Obamacare y el endeudamiento público de nuestro vecino del norte gira en torno a la cuestión emocional, y se llega al nivel del insulto, cuando no a asumir actitudes realmente infantiles: se odia al Presidente y se le critica por su peinado o por el vestido de la Primera Dama en tal o cual evento y de inmediato viene el recurso al meme, al tweet ofensivo y anónimo que impulsa al chisme y al ataque del cobarde que se esconde dentro de la multitud virtual; pero cuando se les pregunta la causa de la animadversión o de la postura razonada, o se intenta hacer ver las cosas a esas personas, resulta que uno se sorprende ante su falta de argumentos, el silencio y la muestra completa de la ignorancia.
 
Una cosa es hacer crítica de lo que acontece, y eso es algo muy sano en cualquier sociedad: cuestionar las decisiones de la autoridad o formarse una opinión en torno a lo que acontece, por supuesto que es muy debatible, por ejemplo, la propuesta de Reforma Fiscal enviada por el Poder Ejecutivo Federal al Congreso para su discusión, su ánimo recaudatorio, su falta de ampliación de la base de contribuyentes y demás defectos que muestra, pero también la crítica debe sustentarse en argumentos e información, y en buscar entender el porqué o la motivación de tal propuesta dentro del contexto político en que se encuentra el país y la administración en particular, de pronto, ya se olvidaron que esa propuesta es tal cual el proyecto que ha estado promoviendo López Obrador, pero aún más, muchos de los que ahora atacan al Gobierno, cuando el tabasqueño en medio de sus flamígeros discursos tronaba contra aquellos que ganaban más y proponía que a mayor ganancia, mayor impuesto sobre la renta, aplaudían gustosos.
 
Evidentemente hay mucho de criticable en el Gobierno actual y en la propia persona del Presidente, pero creo que hay cosas más importantes qué cuestionar que si se peina de un modo u otro o si se confundió al momento de decir el nombre de una dependencia o se le fue un dato en medio de un discurso o lo critican por sus lecturas cuando quienes lo hacen leen literatura basura tipo las 50 Sombras de Grey, pero ni siquiera han leído el contenido de la reforma educativa ni saben la realidad de la triste situación del sistema de educación pública en México ni las experiencias en el tema que hay en otras latitudes y que son ejemplos de éxito: Finlandia, Singapur, Corea del Sur, entre otros, ni si se puede o no adaptar elementos de dichos lugares, y es más, no han leído el contenido de la reforma.
 
Ante esta desinformación del público es cuando los agitadores mediáticos a favor o en contra de cualquiera de las opciones políticas presentes actúan estimulando las emociones y los sentimientos de los espectadores, pero nunca los verán apelando a la inteligencia de los mismos, por supuesto que no: TV, redes sociales, prensa, no se dirigen a los individuos, sino a la masa, y la masa es irracional, carece de inteligencia pero le sobran emociones, y así, se estimula o el odio o la veneración extrema: el caso de la nefasta Laura Bozzo es paradigmático de esto, una mujer que, incluso encarcelada en su país natal, Perú, por su colusión en la corrupta administración de Alberto Fujimori y amante en su juventud del favorito del entonces mandatario: Vladimiro Montesinos, vino a México y se ha convertido en carta fuerte de la cada vez más embrutecedora y pobre oferta de Televisa, pero también es ejemplo de ello Carmen Aristegui, quien pretende enarbolar la bandera del periodismo de calidad cuando siempre no ha sido otra cosa que una propagandista de Izquierda y en especial, de López Obrador.

Y esto es lo triste, la reciente tragedia ocasionada por los huracanes Ingrid y Manuel que azotó a México en las semanas pasadas debió movilizar a los mexicanos a la unidad, primero, en torno a la ayuda urgente a los damnificados, y en segundo, a exigir, ahora sí, a las autoridades, sobre todo municipales y estatales, que están a cargo de la cuestión del desarrollo urbano, y a las autoridades federales a cargo de la prevención y la protección al ambiente, pues la deforestación tuvo mucho que ver en los desastres, pero en vez de eso, se ha buscado el lucro político y partidista con lo ocurrido, la ayuda se ha distribuido en ocasiones con logotipos del PRI, el Presidente, en su papel, se dirigió a la zona de desastre y fue criticado por ir, aduciendo que fue a darse propaganda... --en toda Democracia de Partidos, todo acto de quien ostente un cargo de elección popular tiene connotaciones propagandistas-- y si no hubiera ido lo hubieran tachado de insensible, en las redes sociales, además, empezó a circular una foto que presuntamente retrataba a los hijos de Peña Nieto y la Primera Dama Angélica Rivera y aunque evidentemente no eran ni podían ser, pues la noche anterior a la difusión de la fotografía los jóvenes estaban en el Palacio Nacional en los festejos patrios, mucha gente se lo creyó y señalaba lo injusto de que les hubieran rescatado de Acapulco mientras tanta gente estaba sufriendo, cuando yo le señalé el hecho a una exalumna, me respondió doctamente que de todos modos le caían gordos los hijos de Peña Nieto o de la actriz.

Y así se ha seguido, no en balde, la ayuda que se ha proporcionado por la gente a los damnificados ha sido mínima, lo que contrasta con el verdadero heroísmo desplegado por los militares y marinos nacionales que han realizado proezas verdaderas en las operaciones de rescate y apoyo a la población, mientras políticos de todos los partidos se la han pasado campantes sin hacer nada salvo continuar alentando la división y el odio: difunden en las redes sociales vídeos de que "Peña Nieto te Odia" o noticias alarmistas de que se viene un movimiento armado contra el Gobierno, lo que poco abona al logro de un orden y estabilidad; las reformas que han sido propuestas pueden ser debatidas, pero con argumentos y seriedad, y no con argumentos infantiles, viscerales o sentimentales, de lo contrario, se promueve más el ambiente radicalizado de violencia y confrontación.

Lo que sí es muy criticable en este gobierno es el miedo a ejercer autoridad por temor a quedar en el mismo plano que Gustavo Díaz Ordaz y la mitificada y sobrevalorada "Matanza de Tlatelolco", sobre todo, se teme que la oposición ataque señalando que ha regresado el autoritarismo del sistema anterior al 2000, pero ya lo hacen, no habría nada qué perder en realidad, más cuando el propio Presidente acaba de señalar en su visita a Indonesia que está dispuesto a pagar los costos políticos de sus reformas, pues de una vez que acepte pagarlos completos.

Pero esto es difícil, en México la Historia Oficial ha adoctrinado a generaciones en el sentido de que la violencia lo resuelve todo, los héroes son saqueadores y asesinos, como Hidalgo o Villa, que las posturas de tal o cual personaje sean Juárez o Cárdenas, son dogmas inatacables, y esto nos lleva a creer que todo se resuelve con bloqueos, manifestaciones, vandalismo y asesinatos, podemos encaminarnos a una espiral muy peligrosa.

Isaac Asimov, en su novela "Fundación" puso en boca de su personaje Savor Hardin una excelente frase: "La Violencia es el último recurso del incompetente" ... Demostremos que no somos una sociedad de incompetentes.

--------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
Breaking Bad:


Una de las series de TV más exitosas e interesantes actualmente ha sido "Breaking Bad" donde destaca enormemente la actuación de Bryan Cranston, actor que anteriormente había destacado en un papel cómico como el papá en "Malcom el de Enmedio" y en papeles secundarios de TV, el señor ha demostrado ser un actor completísimo e impresionante.

Está serie es realmente inquietante por varias cosas, en primer lugar, dista de ser una apología del consumo de drogas o del narcotráfico, por el contrario, muestra sin tapujos todo el horror del narcotráfico y las adicciones, y lo hace desde la óptica de Walter White, un profesor de química de preparatoria aquejado de cáncer, que deseoso de dejarle a su familia un patrimonio ante su eventual muerte, decide embarcarse en la aventura de la producción de drogas sintéticas: anfetaminas y crack.

Lo más inquietante y lo que da nombre a la serie, que en español significa "Volviéndose Malo", es el proceso que transforma a White de un tranquilo hombre de familia y excelente profesor en un verdadero monstruo de crueldad y ambición usando el pseudónimo de Heisenberg, lo que lleva a que el espectador se pregunte si ésta es la situación del hombre común y dentro de nosotros no se esconde, como lo dice Stephen King, el monstruo o el fantasma y dependiendo de las circunstancias el mismo termina por imponerse y suplantarnos.

Pero esta serie es también valiente, pues demuestra la existencia del narcotráfico al interior de EUA, con redes dedicadas a la producción, venta y distribución de las drogas, sin ambages, se muestra que esto no es, como lo maneja el discurso políticamente correcto norteamericano de que se trata de algo que viene de México o de Colombia, sino que es un problema propio y muy serio.

La serie se acerca a su final y veremos si White recibe un castigo justo o es comprendido como víctima de las circunstancias que lo obligaron a volverse el peligroso capo Heisenberg, que no midió los alcances de sus decisiones o si lo de su enfermedad y sus necesidades económicas fueron solo el pretexto para encubrir sus verdaderas ambiciones egoístas de dinero y poder sin importarle la destrucción de su familia, como sea, es una serie que se ha labrado un lugar en la Historia de la Televisión estadounidense. Por lo pronto, es altamente recomendable y merece ser visto su descenlace.

7 de octubre de 2013

ESTADOS UNIDOS... ¿EL FIN?

 
El Gobierno Federal norteamericano ha cerrado parcialmente. No hay dinero, producto de la confrontación entre Republicanos y Demócratas que semeja cada vez más el eterno pleito entre los partidos políticos de un país tercermundista latinoamericano (en programas de la CNN, los dices y directos entre los del elefante y los del burro se parecen mucho a los que se dan entre los partidarios del PAN y del PRD en México) pero también porque los Republicanos han decidido poner un alto al descomunal endeudamiento público del país para sostener el enorme gasto que ha dirigido el afroamericano para sostener sus reformas al sistema de salud y de pensiones, más el financiamiento de las aventuras bélicas, y de un enorme aparato de seguridad e inteligencia que ha crecido bajo el mandato de Soetoro y una paranóica tendencia al espionaje de amigos y enemigos.

Claro, en los Republicanos hay una buena dosis de hipocresía cuando con Bush iniciaron la espiral bélica que en mucho es causa del desastre económico que presenta hoy en día su país por el elevadísimo costo de sus aventuras en Afganistán e Irak, lo que se combinó con el verdadero fraude que hicieron a la Nación Alan Greenspan y Bill Clinton en el mandato de éste: con crédito barato y generalizado levantaron la economía, que en 1996 se enfrentó por unos cuantos días de enero a un cierre parcial como ahora, pero generaron un sobreendeudamiento en los particulares que luego estallaría en 2008 con Bush Jr. ocupando la oficina oval, y es que esa aparente bonanza no fue más que una burbuja que inflaron y terminó por reventar, dejándole el problema al siguiente.
 
Además, en aquel 1996 las cosas eran muy distintas, si bien los Republicanos capitaneados por Newt Gringwich lanzaron su "Revolución Conservadora" contra Clinton, su ofensiva resultó en derrota y el entonces presidente supo sortear la oposición, conduciendo al país a una etapa de gran prosperidad económica: había dinero en caja, hasta de sobra, gracias a un superávit y lo único que hubo fue una táctica dilatoria de los Republicanos que buscaban un beneficio electoral paralizando a la administración, pero que al final les resultó contraproducente, cuando la cuestión presupuestal se destrabó, el Estado funcionó sin problema, mientras que el crédito fluyó y hubo dinero por todos lados, sin embargo, la economía norteamericana aún era muy sólida, no tenía todavía una competencia tan feroz con China ni con los demás "tigres asiáticos".

Pero hoy en día la situación es realmente preocupante y uno comprende la cara de Soetoro y de los demás políticos norteamericanos ante lo sucedido, porque a diferencia de los tiempos clintonianos no hay ni un ochavo en caja, y la cuestión del presupuesto va acompañada a que, en 7 días, se discuta nuevamente el elevar el techo máximo de endeudamiento de la república del norte, en este sentido, lo impulsado por los Republicanos y más por el Tea Party liderado ahora por un hispano, el legislador Ted Cruz (y luego los tachan de racistas) tiene que ver con una petición al gobierno de Obama de un uso responsable de los recursos y poner fin al brutal endeudamiento público de EUA (que, ciertamente, empezó con Bush Jr. para el financiamiento de las guerras), el Obamacare, pese a todas las buenas intenciones que pueda tener implica el uso de grandes cantidades que no existen en los activos del Gobierno Federal, prácticamente porque los mismos no existen, y para sustentarlo, habría que pedir dinero prestado, que es lo que ocurre, simplemente, el gobierno norteamericano tiene que solicitar empréstitos para tener con qué pagar los intereses de los créditos vencidos.

Y es que, pese a que los corifeos de Obama tanto en la prensa norteamericana como en el extranjero; --simplemente, en los medios mexicanos Soetoro cuenta con muchos seguidores que le tienen una inexplicable devoción, pese a las deportaciones masivas de mexicanos, la venta que hizo su gobierno de armas a carteles del Crimen Organizado en nuestro país, y su evidente desinterés por lo que ocurra al sur del Río Bravo-- la posición en contra de las reformas al sistema de salud estadounidense no carece de razones: por un lado, la incosteabilidad del proyecto y el que para financiarlo habría que aumentar todavía más el colosal endeudamiento público, la afectación a las pensiones de los jubilados y también el incremento en el costo de las primas de seguros y que parte del costo lo absorberían las empresas (al estilo mexicano, en que los patrones deben pagar una cuota para el sostenimiento del sistema de Seguridad Social) lo que ha provocado que muchas de tamaño mediano y pequeño, presionadas por la enorme montaña impositiva que ha representado la administración del afroamericano, además de los elevados costos de producción, han empezado a despedir personal en un momento en que el desempleo es ya enorme.

Pienso que mucho de la apuración de Obama por iniciar una operación militar contra Siria consistía en que, como un hombre desesperado que acepta volverse sicario para tener dinero con qué mantener a su familia, el mandatario de misteriosos orígenes aceptaba convertirse en el matón o brazo armado de los intereses de las monarquías peninsulares árabes en contra de Assad e Irán, a cambio, las cortes de Riyad, Dubai-Abú Dhabi, Doha y Al-Kuwait le iban a proporcionar financiamiento para realizar el ataque contra Damasco, pero sobre todo, para mantener viva a la administración y rescatar al Presidente que parece ha sido su más fiel aliado, sino hasta sirviente o infiltrado en la otrora Superpotencia. No hubo guerra, no hay dinero y sin éste, tampoco hay guerra, y lo curioso es que los recursos que quedan apenas bastan para pagar sueldos de los militares en activo... y ¿qué pasará cuando este magro ahorro se acabe? Ya trascendió que hubo cierta amenaza de la cúpula militar contra Obama de intervenir en Siria en apoyo de los antes enemigos de Al-Qaeda, y se demostró gran descontento entre las tropas por ello, ¿y si falta ahora el dinero? No cabe duda que Vladimir Putin volvió a demostrar su enorme astucia, al oponerse decididamente a la intervención norteamericana y gestionar una salida diplomática a la que no podía decir que no Washington, dañó gravemente a EUA, pues le eliminó un plan para obtener recursos rápidos de sus aliados. Internamente, los Republicanos aprovecharon esto y al oponerse al Presidente, y en especial al manejo que ha hecho de las finanzas públicas, pusieron en jaque a toda la administración y la han dejado empantanada, mostrando que el afroamericano y sus segundos, en especial el Vicepresidente Biden y el Secretario de Estado Kerry, carecen de toda habilidad para asegurar que la política fluya y han demostrado ser pésimos operadores, como en su momento lo fue Hillary Clinton: los fracasos, tanto al exterior (el descrédito de las Primaveras Arabes y el terrible caso de Benghazi, Libia,m y para colmo, la derrota diplomática ante Putin en Siria) como al interior se acumulan y el Gobierno Demócrata no parece tener la capacidad de romper el estancamiento.

El panorama es preocupante, es más que seguro que el cierre parcial del Gobierno continuará, y dentro de unos días, los Republicanos se opondrán ahora al aumento del techo de endeudamiento. ¿Qué sigue? Pues que el cierre del Gobierno irá aumentando conforme se vayan agotando las reservas de dinero. Hoy, se han mandado a su casa a cerca de 800,000 empleados públicos, los museos públicos han cerrado, lo mismo monumentos nacionales, al no poderse pagar los salarios de quienes se dedican a su custodia y mantenimiento, lo cual es además sumamente grave en un país que en su momento llegó a tener la economía más liberal y con la estructura estatal más reducida y que hoy, encuentra en el sector público a su principal empleador, lo cual además es una señal del crecimiento del gasto público y de la parálisis de la economía privada.

 Así, el riesgo de impago de Estados Unidos de su deuda pública puede desembocar en una grave crisis económica mundial en que se caigan las piezas como fichas de dominó: para México, por ejemplo, la situación es seria al haber una gran interrelación entre la economía de ambos países norteamericanos, pero no solo ello, también habrá que ver qué sucederá con los principales acreedores o inversores en la economía norteamericana, incluyendo a China y a los países de la Unión Europea que también tienen nexos cercanos con EUA. Por ello, el derrumbe de la economía norteamericana provocaría una crisis económica mundial bastante dura, ahora bien, esto no quita que los rivales de Washington no estén dispuestos a sobrellevar un trago amargo en lo que se derrumba el coloso americano, o usar de pretexto precisamente la situación caótica que surja del desastre financiero para implementar medidas en la comunidad internacional que aseguren el fin del "patrón dólar" y el papel central de los mercados de Estados Unidos en la economía mundial, y así acabar definitivamente con la hegemonía norteamericana, sabiendo que la caída de su sistema económico le llevará a perder también su primacía en otros rubros, como el militar, insostebible al no tener ya recursos con qué mantenerlo. Si las potencias emergentes logran desbancar al dólar y sustituirlo por un esquema en que ellos se conviertan en el centro, eje y sostén de la economía mundial, devolverán la estabilidad a los mercados y habrán sustituido para siempre a EUA como el punto clave de las finanzas mundiales y hasta creado un nuevo sistema económico internacional de golpe.

Al interior, no cabe duda que la tensión crece cada vez más, y aunque algunos reportes que maneja RT Noticias (medio ligado a los intereses del Kremlin)  son sin duda exagerados, ciertamente sí parece haber indicios de que las fuerzas de seguridad en nuestro vecino del norte se preparan para alguna especie de disturbios o conmociones ante una situación social que puede complicarse, hechos como el tiroteo hacia una mujer que rompió un cerco de seguridad, presuntamente una perturbada mental, o la autoinmolación de un hombre en el National Mall que recuerda al hecho que originó la rebelión tunecina contra Ben Alí, o incluso la búsqueda de once condados de separarse de Colorado y constituir un nuevo estado de la federación norteamericana, parecen ser indicativos de una situación que se tensiona cada vez más, aparte de la ya aparentemente insondable y ancha división entre Republicanos y Demócratas, nunca antes vista.

No nos queda más que observar y esperar. Estemos atentos, puede que vivamos un momento decisivo de la Historia.