Buscar este blog

31 de agosto de 2008

¿POR QUE LA DEMOCRACIA NO FUNCIONA EN MEXICO? PARTE I






El científico norteamericano Jared Diamond publicó a fines de la década de los noventa un libro extraordinario titulado "Armas, Gérmenes y Acero", en el cual postula una teoría bastante reveladora: el desarrollo de una sociedad, en todos sus aspectos, se encuentra condicionado desde su origen por las circunstancias geográficas, ecológicas y de disposición de recursos naturales: las diferencias, por ejemplo, en los ejes de distribución de las tierras entre la gran masa de Eurasia y el continente americano que en el primer caso es este-oeste y en el segundo norte-sur, motivó por ejemplo, la rápida difusión de la agricultura entre muchos pueblos del Viejo Mundo, mientras que en el Nuevo, las especies vegetales domesticadas tardaron más tiempo en aclimatarse a latitudes más frías o más cálidas, según el caso y fue un factor decisivo para el avance más lento del desarrollo tecnológico y material de los pueblos indígenas americanos: así, al momento del "Encuentro de 2 mundos", Europa se hallaba ya rozando la Revolución Industrial, en pleno Renacimiento, con la explosión de los grandes descubrimientos científicos, artísticos y tecnológicos propios de los tres siglos prodigiosos: XVI, XVII y XVIII que pueden ser señalados abiertamente como el máximo esplendor creativo y emprendedor de la Civilización Occidental: no habría Ipods sin las matemáticas de Neper o Tartaglia, Pascal, Newton o Leibintz, ni que decir de los aportes de Leonardo Da Vinci, Francisco de Vitoria y su Derecho Internacional, un Shakespeare o un Cervantes; mientras tanto, América había desarrollado en Mesoamérica y Los Andes civilizaciones comparables a las de la antigüedad clásica en muchos aspectos, y que entonces, podríamos decir, se encontraban1,500 años atrás en el desarrollo social, político e incluso más atrás en el tecnológico, pues el empleo del metal no se había generalizado y la mayoría de las herramientas eran de piedra, madera y hueso.
Ahora bien, ¿qué tiene que ver lo anterior con la pregunta que titula a este post? pues primordialmente que cada pueblo debe tener la forma de gobierno que más se adecúe a sus circunstancias, y que no se puede pedir, por ejemplo, que Irak tenga una democracia parlamentaria al estilo canadiense, puesto que su desarrollo histórico y las circunstancias sociales y culturales propias de esta nación islámica serán diferentes al extenso país norteamericano.
En el caso de México y de América Latina en general estamos viendo, o lo hemos visto desde el momento de la independencia respecto al Imperio Español el eterno fracaso de los intentos por establecer un sistema democrático-representativo y por el contrario, el éxito relativo que han tenido los regímenes autoritarios, aunque los mismos no han tenido siempre una continuidad prolongada que le permita mantener un desarrollo sostenido y que se prolongue en el tiempo, pues muchas veces estos regímenes están sujetos a un caudillo que por supuesto, no es eterno.
La excepción quizá fue el régimen priísta en México, que pudo sostenerse durante setenta años, seguido por el régimen castrista en Cuba, pero éste se sostiene fundamentalmente gracias a la extraordinaria longevidad de Fidel y Raul, resultando todavía una incógnita si el Partido Comunista Cubano podrá sostenerse tras la desaparición de sus líderes.
La razón del fracaso de los sistemas democráticos en América Latina se encuentra en el origen mismo de nuestros pueblos: sustentados sobre sociedades agrícolas hidráulicas, nacidas en zonas lacustres, en el caso de los imperios indígenas del México central, o en ambientes hostiles, como en el caso de las selvas del Mayab y de la cordillera andina, requirieron la conformación de sistemas políticos con un fuerte poder centralizado y absoluto: tal y como lo expone el antropólogo Christian Duverger en su obra "El Primer Mestizaje", tanto mayas como otros pueblos de la antigua Mesoamérica tuvieron un régimen que se encontraba encabezado por un monarca (no igual a los europeos: el traducir Huey-Tlatoani como Emperador, o Tlatoani y Ahaw como Rey es inexacto, pero es un convencionalismo aceptado, pues se acerca a la idea de la función desempeñada y lo mismo ocurre con la traducción del Huang-di chino o el Tenno japonés a Emperador, cuando son figuras diferentes, pero que se acercan a ese concepto occidental) que antes de emitir sus órdenes y decretos tenía que lograr consensos con los nobles, nobles que muchas veces lo elegían de entre una familia especial, como es el caso de los Azteca, o controlaban su poder, como el caso de los Batab respecto a los soberanos mayas que en los más de los casos sí tenían sucesión dinástica patrilineal (en algunos otros casos era matrilineal) y de no obedecer al consenso podía enfrentar la muerte, como ocurrió con el emperador azteca Tízoc.
Pero una vez emitida la decisión, orden o decreto real, el pueblo no podía hacer más que someterse al mismo, sin rechistar ni negar obediencia, además de que, basados en una mentalidad colectivista, debían colocarse totalmente bajo el mando del soberano, quien era considerado además intermediario entre los dioses y los hombres y por tanto recibía toda veneración y sometimiento respecto de los suyos. Este sistema, lo mismo que en el Egipto faraónico y los imperios de Medio Oriente, garantizó una gran estabilidad al edificio social y un alto desarrollo que ciertamente, quedó estancado al llegar un punto determinado. Así, no parecen haberse dado rebeliones masivas de campesinos o conflictos internos graves en los Estados mesoamericanos, sino que la caída de reinos e imperios se debió por lo general a conflictos entre ellos o invasiones extranjeras.
Así, regímenes representativos o con limitación del poder, calificables de "Repúblicas" fueron extremadamente raros en la Mesoamérica antigua: Tlaxcala, al llegar Hernán Cortés, se gobernaba por una asamblea nobiliaria presidida por los cuatro reyes de los señoríos que federados, conformaban a esta nación indígena, y Chichén Itzá, donde una asamblea de ricos mercaderes y militares elegían para las potestades ejecutivas y de mando supremo del ejército a dos líderes: el "capitán serpiente" y el "capitán disco solar". El único pueblo que logró en América un régimen claramente organizado en forma democrática y constitucional, con respeto incluso por los derechos fundamentales del individuo fue el Iroqués en lo que hoy es el este de Canadá y el Noreste de EUA, pero ese es un tema muy interesante del que no nos ocuparemos hoy.
Durante la época colonial tuvimos un régimen que precisamente no implicaba la representación de los gobernados, sino que descansaba en la figura del lejano e invisible monarca español que nombraba a las autoridades, y los ayuntamientos, que en España eran los órganos mediante los cuales se ejercía la participación popular en las decisiones políticas, muchas veces quedaban rebasados por el poder de los encomenderos, quienes luego ejercían funciones de gobierno que heredaban a sus descendientes, o lo peor, nuevos nobles compraban los cargos públicos y los ejercían sin haber sido electos para ello, y también muchas veces daban en herencia tales cargos; por otro lado, las Cortes que se reunían en la metrópoli cuando el Rey las convocaba sobre todo para la aprobación de medidas fiscales o declaratorias de guerra durante la época de los Austrias nunca contaron con representantes de la Nueva España ni de otras partes del imperio.
Para colmo, la gran autonomía de la que gozaban las colonias, concebidas como reinos en la estructura confederal de la monarquía española durante los siglos XVI y XVII, desapareció tras la llegada al poder de los Borbones, que de inmediato aplicaron el absolutismo y la centralización importadas de Francia, lo que fue una de las causas de la independencia.
Posteriormente, con la independencia la situación no cambiaría mucho, los intentos por aplicar las ideas de la Ilustración fracasarían, y hablaremos de ello en el próximo post...

30 de agosto de 2008

EXCELENTE ARTICULO DE CARLOS FUENTES

Les dejo el link a un excelente artículo de Carlos Fuentes publicado hoy en el diario español "El País", creo que describe en forma magistral la situación actual:

http://independent.typepad.com/elindependent/2008/08/la-gran-tentaci.html#more

a ver qué les parece.
06 agosto
CHINA Y LAS OLIMPIADAS
CHINA Y LAS OLIMPIADAS
Estamos a 2 días de que empiecen los Juegos Olímpicos más polémicos desde los Juegos de Moscú 1980 y Los Angeles 1984, marcados por la tensión y el boicot recíproco entre Estados Unidos y la Unión Soviética, irónicamente, poco tiempo antes de que comenzara el proceso de distensión entre ambas súper potencias y el colapso del Comunismo.
Actualmente, la polémica es generada, no por el enfrentamiento ideológico entre dos sistemas políticos y económicos, o entre dos visiones imperiales como fue el enfrentamiento entre rusos y norteamericanos sino por la suspicacia hacia el propio país anfitrión cuando no el temor que éste provoca entre nosotros, los Occidentales.
Se puede decir que Occidente tiene dos temores fundamentales a los que percibe como peligros a la hegemonía cultural, económica e ideológica que ha venido ejerciendo desde hace 500 años en que tras la conquista y colonización de América comenzó a expandir su cosmovisión y a concentrar riqueza y poderío en torno suyo, y que como civilización empezó a expandirse más allá de Europa Occidental: el primero de ellos es el Islam, que es el temor ancestral hacia el que hay un miedo permanente tras episodios particularmente sangrientos como la conquista musulmana de España, la Batalla de Poiters, las Cruzadas, la caída de Constantinopla y Lepanto; sin embargo y a pesar de que el Islam da muestras de estar en una etapa de renacimiento con su explosión demográfica y la fuerte migración hacia Europa, la feroz resistencia presentada en Palestina, Irak y Afganistán, o el florecimiento económico de las petromonarquías del Golfo Pérsico, carece todavía de la unidad y la cohesión que le permitirían plantar cara a un Occidente que le teme y que poco a poco se encuentra más debilitado en el natural proceso de su decadencia, algo en lo que abundaremos poco más adelante, por lo que no presenta, en el corto plazo, una seria amenaza para la hegemonía occidental, aunque nada es seguro en un Medio Oriente que se caracteriza por su volatilidad. Sin embargo, las serias rivalidades entre los Estados Islámicos más fuertes, incluso las divisiones tribales y sectarias al interior de ellos, la indefinición y ambigüedad de Turquía entre otros y la mezquindad de muchos de sus líderes hacen que en los próximos años sea difícil la aparición de algún caudillo o movimiento capaz de unir a los musulmanes alrededor del objetivo común de la reconstrucción del califato y con ello, la creación de un poder global.
El otro gran temor de Occidente es China, y no es para menos: China llegó a crear el primer Estado Nación en el año 221 a.C. con la unificación realizada a base de sangre y fuego por Quin Shin Huang Di, el primer emperador, mientras Occidente no se formaba aún y los imperios helenísticos se desangraban entre sí en sus luchas fraticidas y los romanos poco a poco levantaban su imperio tras haber derrotado a Cartago y absorbían a los griegos y sus decadentes Estados. China estuvo a punto de lograr la revolución industrial entre los siglos XII a XV y ante la grandiosidad de su civilización, cuando mongoles o manchúes la conquistaron, fueron más bien absorbidos por ella.
Hace 100 años, China se encontraba debilitada, con un sistema imperial decadente y corrupto, a completa merced de las potencias europeas o de un Japón enmascarado de occidental y una Rusia zarista lanzada al juego por el control de Asia, y la primera mitad del siglo XX fue para China una cruel etapa de guerra civil e invasiones que la llevaron a punto de su desaparición.
Pero China resistió y lo más importante, se levantó, y ahí radica el temor occidental hacia ella.
China ha roto todas las expectativas occidentales: su existencia misma hoy en día una anomalía para la Historia pensada según el modelo de Polibio u Oswald Spengler de ciclos de nacimiento, florecimiento y decadencia: es como si el Imperio Romano continuara existiendo hoy en día apenas afectado por los cambios históricos. China muestra una increíble continuidad en todos los órdenes y aspectos, ni siquiera la llegada al poder de los "comunistas" encabezados por Mao Tse Tung significó una ruptura con el pasado: el intento de hacerlo, la Revolución Cultural, no fue más que un sangriento sainete que solo sirvió a Mao para librarse de sus rivales políticos y culpar a su celosa y molesta esposa.
La ideología comunista del partido en el poder nunca ha sido realmente la misma que la predicada por Marx, Engels, Lenin o Stalin, sino más bien ha sido un vehículo de propaganda de la unidad nacional y la lucha contra las injerencias imperialistas extranjeras que tanta mella hicieron en China durante el siglo XIX e inicios del XX, así como para la toma de conciencia del poder de los chinos como una comunidad unificada y dirigida hacia el logro del bien colectivo por encima del individual, todo lo cual no es contrario al pensamiento tradicional chino ni rompe con él, sino más bien le ha dado continuidad; el autoritarismo, el orden como valor primordial y la obediencia reverencial hacia los gobernantes además, son rasgos propios de la doctrina de Confucio antes que de las tesis marxistas defensoras del caos y la revolución perpetua.
Así, no es al comunismo retórico de los chinos, sepultado tras una verdadera economía de libre mercado a lo que se teme, sino al despertar de China como potencia mundial y lo que significaría para Occidente, quien ha hecho todo para demeritar los logros chinos de cara a los juegos como con el separatismo tibetano, sacando a la palestra al Dalai Lama con su prédica para el Jet Set, resultando irónico que mientras en Occidente cúpulas de faranduleros e intelectuales se escandalizan ante tal o cual acción o declaración de la Iglesia Católica como amenaza al Estado Laico no duden en apoyar la causa de un sistema teocrático y confesional que distó mucho de ser el paraíso espiritual retratado en muchas películas de Hollywood y sí mucho más opresor y corrupto que cualquier papado medieval en contra de un Estado aconfesional y presuntamente ateo como el chino que sin embargo financia templos budistas de ramas diferentes al lamaísmo tibetano y fomenta tanto al taoísmo como al confucianismo pues ha descubierto que en la recuperación de los valores religiosos se encuentra el impulso al orden y a la armonía en la sociedad. Esos mismos intelectuales y figuras del espectáculo que tanto denuncian la persecución a los tibetanos separatistas callan ante las acciones sistemáticas del gobierno chino contra el Cristianismo.
En realidad, la mayoría de los tibetanos parecen estar conformes y hasta apoyar la dominación china que les ha llevado un mayor desarrollo económico, la alfabetización, la abolición de la esclavitud y la servidumbre, el acceso al consumo, la universidad y el ferrocarril y las carreteras que han roto con su ancestral aislamiento, además de que el separatismo tibetano carece de reales antecedentes históricos.
Lo mismo ocurre con el separatismo de los chinos musulmanes o Ughiures de Sikiang, no cabe duda que detrás del reciente atentado que costó la vida a 16 policías pueden esconderse muchos intereses en mostrar la "cara negra" de China. Incluso, se ha exagerado el problema ambiental en Pekín, como si no hubiera contaminación en las ciudades occidentales o no se hubieran enfrentado a problemas similares en el pasado, como fue el caso de Londres en los años 50 y 60 y no fuera Occidente el causante real del calentamiento global y otros problemas ambientales mundiales, recordemos que los chinos tienen apenas unos 20 años como país industrializado.
Pero, ¿por qué ese temor? Es simple: porque el triunfo de China mostraría las debilidades y contradicciones de Occidente. En primer término, demostraría que el nuevo evangelio que hace de la Democracia Representativa occidental un presupuesto del desarrollo económico es un tanto falaz y que puede haber caminos alternos a ese desarrollo económico, lo que restaría legitimidad a la misión autoimpuesta de Occidente como difusor de la libertad y poseedor de la única vía correcta para el bienestar de los pueblos, rompiendo además con el dogma de que todos deben gobernarse con un sistema democrático "american style" en vez de buscar cada país el tipo de gobierno que más le convenga: un sistema democrático occidental en China llevaría únicamente a la anarquía y al desorden, como los vividos después de la caída del sistema imperial.
Por otro lado, la potencia cultural china impulsada por la economía golpearía a un occidente cada vez más desprendido de sus raíces sustentadas en el pensamiento religioso judeocristiano y en la herencia clásica grecorromana y sustentada actualmente en el consumo y la mercadotecnia. Prácticas y doctrinas como el budismo, la acupuntura, el veganismo, las artes marciales o el feng shui se extienden por occidente y tienen más fuerza que MTV o el hedonismo difundido por las estrellas de Hollywood.
Y también está el orgullo: para los Occidentales, que jamás aceptarán que un pueblo que hace 30 años parecía pobre y atrasado: bárbaro para los cánones de los colonialistas ingleses del siglo XIX se alce de repente con el predominio global y los humille, el predominio chino significará el derrumbe de la posición de privilegio que se ha tenido y bajo cuya concepción de superioridad en la que han crecido generaciones se vea desafiada, cuando no derrotada para siempre.
Pero nada se puede hacer, pese a que intelectuales como Huntington y otros pronostiquen un colapso chino que puede ocurrir en cualquier momento, más parece cercano un colapso occidental, y más cuando la decadencia es festejada como progreso: se fomenta y aplaude la promiscuidad sexual, se adoctrina en la violencia, se desintegran las familias, se rechazan los valores éticos y religiosos, se cae en el relativismo y el individualismo exagerados, se pierde toda noción de trascendencia y solo se buscan la diversión y el entretenimiento, además de que la situación económica para Estados Unidos y demás potencias occidentales no resulta ser la mejor. No se puede ir contra la marea de la Historia y Occidente no puede ni quiere detener su caída, y no podrá pese a todo, frenar el ascenso de China y en general de las potencias asiáticas: India, Japón y Rusia, y posiblemente el Islam, y estos Juegos Olímpicos serán solo el primer paso en la escalera hacia la cumbre.
11 agosto
RUSIA Y GEORGIA
RUSIA Y GEORGIA
(Escrito el viernes 8 de agosto del año 2008 por la noche)Hoy se inauguraron los Juegos Olímpicos de Pekín (que no Beijing: esa es la transliteración del nombre de la capital china al inglés) y justo cuando se daba la ceremonia y se pronunciaban discursos exhortando a la paz y a la hermandad entre los pueblos, se daba la noticia de que el otrora poderoso Ejército Rojo de la Unión Soviética, hoy Fuerzas Armadas de la Federación Rusa, ingresaba con una columna de tanques al territorio de la región de Osetia del Sur, parte integrante de la ex república soviética de Georgia pero habitada por una mayoría étnica de rusos, producto de 200 años de colonización rusa sobre el país caucásico.
Esta intervención armada se da como respuesta a la brutal (y traicionera) actuación del ejército georgiano en contra de los separatistas osetios, que piden desprenderse de la patria chica de Stalin para unirse al gigante eurasiático que, desde que Vladimir Vladimirovich Putin tomó el poder de manos de un siempre alcoholizado, enfermo y débil Boris Yeltsin en 1999 se encuentra en fase de reconstrucción y de recuperación de un rol imperial que muchos creían, se había derrumbado con el muro de Berlín en 1989; incluso y como relata Zbigniew Brezynski, durante la década de los 90 no faltaron los planes de parte de la administración Clinton, expresados a través de Madeleine Albright, entonces secretaria de Estado y del gobierno de Jiang Zemin, en ese tiempo presidente chino, para repartirse los inmensos territorios siberianos en una serie de pequeñas repúblicas clientes a fin de rematar al oso ruso y asegurarse que jamás se volviera a levantar.
Sin embargo, Putin ha sabido manejar la principal carta de Rusia: sus recursos naturales, y en especial los hidrocarburos, con lo que ha logrado mejorar la situación económica del pueblo y del erario, lo que sin embargo, lo ha llevado a repetir la constante de los gobiernos rusos desde Pedro el Grande hasta Brezhnev: invertir en construir un poderoso aparato bélico, creyendo que el poder militar es el único componente del poderío nacional y así poder intervenir en los asuntos de Europa, donde Rusia siempre ha sido vista como un intruso, como un pueblo asiático salvaje y atrasado, dominado eternamente por autócratas y habitado por una población de esclavos sumisos. Así, la prioridad del régimen de Putin, en palabras del presidente Dimitri Anatolievich Medvedev, quien no es más que un testaferro a través del cual el ex agente de la KGB ejerce un poder personal cada vez más absoluto, es la creación de nuevos misiles intercontinentales, como el Topol M para modernizar el poder nuclear y contrarrestar el escudo antimisiles norteamericano, desarrollar una nueva generación de helicópteros de asalto, construir el novedoso tanque T-95 y llegar a equipar a la armada rusa del Norte con 3 o hasta 5 portaaviones.
Y también la prioridad rusa es evitar verse encerrada por Estados Unidos, la OTAN y sus aliados que la lleguen a rodear y amenazar para evitar su resurgimiento. Putin comenzó por chantajear a las antiguas provincias rusas y a los antes satélites miembros del "Pacto de Varsovia" e incluso a Europa Occidental con el precio del petróleo y del gas natural, y buscó, como en los años dorados de la Guerra Fría, aliados en el "patio trasero" de un Estados Unidos que ya no es el mismo que en los esplendores de la era Clinton ni de la era Reagan o ni siquiera de los sesenta: así, y ante una eventual caída del régimen castrista, vio en Hugo Chávez un nuevo aliado, aunque en las semanas pasadas se han dado intentos por reactivar las relaciones comerciales y sobre todo, militares entre Cuba y Rusia, que prácticamente habían desaparecido con la distensión habida con Gorbachov y la indolencia y sumisión hacia occidente de Yeltsin. Como prueba de lo cerca que estamos de una nueva guerra fría o de lo decidido que está Rusia a reconstruir una esfera de influencia como la que tuvo a través del COMINTERN o del COMINFORM, tenemos que hace unos días un Hugo Chávez que había anunciado buscar mejorar las relaciones con Colombia y con Washington, tras el rescate de Ingrid Betancourt que demostró que las FARC están en vías de extinción, cambió de opinión tras una visita al Kremlin: tal parece que tras las rojas murallas de tan siniestra e imponente fortaleza se operan cambios repentinos de personalidad y de opinión, y anunció la firma de un acuerdo de cooperación militar y de seguridad entre Moscú y Caracas para "defenderse de probables intentos de invasión".
Ahora, Rusia invade Georgia, provocada, es cierto, por la infame actuación del gobierno de este país del Cáucaso, que atacó a los separatistas horas después de que el presidente Shakashvili hubiera anunciado una tregua y su voluntad para negociar; y lo que es peor, atacó a civiles y hasta a un hospital, y atacó a las "fuerzas de paz" rusas apostadas en la zona de conflicto; sin embargo, lo que en realidad pasó es que mordió el apetitoso anzuelo que Putin le lanzó, Georgia ataca a los osetios y a las tropas rusas que, ciertamente, están ahí para alentar el separatismo y no para guardar la paz y el orden, pero Georgia cometió el error de creer que contará con el apoyo incondicional de europeos y norteamericanos, y lo que es peor, inició las hostilidades justo en el momento que resultaba mejor para Rusia, con la opinión pública mundial distraída por las olimpiadas, al momento de la ceremonia inaugural, donde, al menos, Putin tuvo la delicadeza de avisar a los presidentes Bush y Hu sobre lo que estaba sucediendo.
Nadie en occidente meterá las manos al fuego por Georgia: Estados Unidos, con su economía dañada y ocupado por las guerras de Irak y Afganistán y con la tensión en aumento con Irán no está en condiciones de intervenir; Europa por su parte, estará más dispuesta a cederle a Rusia este capricho imperial a cambio de no quedarse sin petróleo ni gas y así Rusia y sus gigantes energéticos Lukoil y Gazprom estarán felices de haber arruinado los negocios y proyectos de oleoductos y gasoductos norteamericanos y europeos que supuestamente pasarían por el Cáucaso sin entrar en Rusia.
Por supuesto que Rusia cuidará las formas y no se anexará todo el territorio georgiano, salvo Osetia del Sur y Abjazia, pero seguramente impondrá un régimen pro-Moscú que aceptará colocarse bajo la tutela y protección de Rusia y su ejército y que romperá sus contactos con Occidente, incluso la inclusión de Georgia en la Unión Europea.
En fin, al igual que en el caso de China en que cada intento de provocación o de generarle una leyenda negra al gobierno de Pekín se salda con el fortalecimiento del nacionalismo chino y el aumento de la hostilidad del pueblo chino hacia occidente, cada medida tendiente a destruir o a disminuir todo posible resurgimiento ruso termina fortaleciendo a la "Tercera Roma" y Estados Unidos cada vez mas se parece a la España del siglo XVII: acosada en diversos frentes simultáneamente y disminuida en su poder económico, lo que devino en el deterioro de su poder militar, lo que nos indica que cada vez más estaremos ante una potencia a la defensiva.
Y mientras, preparémonos… vienen los imperios asiáticos…
24 agosto
POR QUE VA A GANAR Mc CAIN

El día de hoy, 20 de agosto, apareció publicada en la página de noticias de Prodigy MSN una nota que no me sorprendió, pues era algo predecible tras los últimos acontecimientos, y en particular, después de la breve guerra Ruso-georgiana. A continuación la transcribo:
"Rebasa McCain por primera vez a Obama según nuevas encuestas

Washington, 20 Ago (Notimex).- El virtual candidato republicano a la Casa Blanca, John McCain, lleva una ventaja de cinco puntos porcentuales sobre su rival demócrata Barack Obama, revelaron hoy nuevas encuestas.
Un sondeo de Zogby/Reuters colocó a McCain con 46 por ciento contra 41 por ciento de Obama, con lo que lo supera por cinco puntos.
El senador republicano por Arizona borró la ventaja de siete puntos porcentuales que tenía el senador demócrata por Illinois, en el sondeo de mediados de julio pasado.
La nueva encuesta, con un margen de error de tres puntos porcentuales, fue realizada del 14 al 16 de julio, una semana en que Obama estaba de vacaciones y McCain mostró sus credenciales enpolítica exterior ante el ingreso de tropas rusas en Georgia.
El sondeo mostró que Obama ha perdido terreno entre las mujeres y los jóvenes, con quienes tenía la mayor ventaja hace un mes, así como también entre los católicos y los votantes de estados del sur.Estos resultados ocurren luego de que McCain lanzó anuncios publicitarios negativos contra Obama, al presentarlo como una celebridad, y acusó al candidato demócrata de preferir perder la guerra en Irak a fin de ganar las elecciones.
Según la encuesta, para 47 por ciento de los votantes es prioritario el tema de la economía, 12 por ciento la guerra en Irak, ocho por ciento los precios de la energía, siete por ciento la atención médica, y seis por ciento el terrorismo.
Asimismo, el sondeo señala que sólo cinco por ciento de los votantes considera importante la inmigración y cuatro por ciento el medio ambiente.
Por otro lado, la encuesta diaria que realiza la firma Gallup indicó que entre el 16 al 18 de agosto Obama contaba con el 45 por ciento de apoyo, frente al 44 por ciento de McCain, en un virtual empate estadístico.
Gallup señaló que el empate muestra la "calma antes de la tempestad", cuando los candidatos seleccionan a sus compañeros de fórmula y comienzan sus respectivas convenciones, en las que ambos reciben una cobertura favorable.
Un análisis de varias encuestas que realiza la cadena estadounidense CNN señaló que en días recientes McCain ha reducido a la mitad la ventaja que gozaba Obama."
¿Por qué súbitamente parece que Obama está perdiendo su encanto sobre el electorado estadounidense? Hay varias razones:
1.- Como bien lo retrata Michael Moore en su clásica "Masacre en Columbine", los norteamericanos son un pueblo miedoso; no es para menos, todos los imperios han sido creados en torno al miedo, miedo que se impone a los pueblos sometidos, por un lado, y recordemos en el caso de México cómo la dominación azteca se estructuró en torno al temor ilustrado en esculturas y pinturas de dioses monstruosos y aterradores y un culto a la guerra absoluto, pero también el miedo al otro, al extraño, y es de recordar que el Imperio Romano se construyó por las conquistas que los romanos hicieron de otros pueblos a los que temían y que en su momento fueron amenazas hacia ellos: los Etruscos, Cartago, las potencias helenísticas… y así EUA creció con el miedo a las persecuciones religiosas en Europa, a los indígenas, a la Monarquía Británica, a un México territorialmente inmenso y con potencial, a los negros, a las potencias europeas, a Alemania, al Nazismo y a Rusia y el Comunismo…
Hoy, la Guerra en Georgia ha hecho resurgir la "Rusofobia" y el miedo hacia una resurgente Rusia que amenaza los intereses energéticos en el Cáucaso (el paso del petróleo y gas del Mar Caspio hacia Occidente)hace que el discurso agresivo y belicoso de McCain está encontrando eco en la población. Muchos consideran que el discurso de Obama, centrado en la política interna de EU y la solución de sus graves problemas domésticos, principalmente los económicos y de seguridad social, significa una huída y falta de visión exterior, en pocas palabras, representa cobardía.
2.- La psicología propia de una "Potencia Acosada": al igual que la España del siglo XVII, Estados Unidos ha entrado a una fase en que se encuentra atacado por todos lados por las potencias rivales y en todos los aspectos: en el deportivo, ha sido superado por China, lo mismo que en el terreno comercial, en que China y Alemania le han rebasado como nación exportadora, en el económico, se encuentra en franca recesión, a nivel interno, el desempleo crece al igual que las carteras vencidas de los bancos, en el militar, se encuentran empantanados en Irak y Afganistán, y el calendario de retiro de tropas que fija el 2011 para salir de la antigua Mesopotamia no garantiza a futuro el régimen que encabeza Talabani, lo mismo que Kharzai, sus regímenes tienen un futuro que se antoja muy similar al de los comunistas afganos tras la retirada soviética en 1989. Esta situación recuerda lo ocurrido con España y su estancamiento de 80 años en los Países Bajos, que mucho tuvo que ver con el desastre económico español, que pesar de tener el Imperio más rico de la época veía a su población sumida en la "pobreza dorada" pues toda la riqueza se gastaba en los tercios y en las flotas.
La población de una potencia acosada, a pesar de todo, no acepta la negociación con el enemigo, la búsqueda de la paz o el abandono de las aventuras imperiales, al contrario, busca mantenerse en ellas a fin de mantener el carácter de gran potencia. El Conde-Duque de Olivares, Primer Ministro del Rey Felipe IV de España, lo señalaba: "Debemos luchar para mantener nuestra reputación", y así, durante los 40 años de reinado de este monarca no hubo un solo día de paz. Lo sorprendente es que esta locura tuvo apoyo popular, pues los españoles antepusieron el orgullo nacional y el prestigio imperial a la racionalidad.
3.- Las necesidades del "Complejo Militar-Industrial" como lo señalaba Eisenhower: Esta elite del poder, señalada como la que verdaderamente condiciona las decisiones tomadas por el gobierno estadounidense depende de fuentes de energía, entre más baratas, mejor, y para ello es necesario tener el control de las áreas de producción y/o distribución, por ello la intervención en Medio Oriente, el apoyo constante a Israel, el apoyo a Georgia y el interés por Asia central. Un presidente que encierre a EUA como lo haría Obama no les interesa y no resolvería este problema.
4.- El temor a un cambio social profundo en EUA: Obama, al ser afroamericano, trastocaría mucho de la estructura de la sociedad norteamericana: Estados Unidos, al igual que todos los países del continente, mantiene una sociedad estructurada como en los tiempos coloniales, donde los anglosajones se mantienen a la cabeza y las personas de color se encuentran en el estrato más bajo: su repentino ascenso implicaría que muchos miembros de la comunidad negra se sentirían probablemente sobreestimados, ensalzados, merecedores de tener acceso a la cúspide de la pirámide social en todos los aspectos, y eso, sería peligroso para el status quo.
En definitiva, y pese a que Obama representa la opción más racional: no-intervención, resolución de los problemas internos, mejora de relaciones internacionales con los países identificados como rivales o enemigos como Irán, Cuba o Venezuela, los norteamericanos escogerán la opción de McCain: bélica, aventurera, riesgosa, postulada por un individuo que, pese a su indudable valor y patriotismo probado por los cinco años de prisión y tortura en Vietnam por lo mismo encierra una postura llena de rencor y prejuicios hacia las potencias extranjeras y en específico a Rusia, antigua patria del comunismo y patrono de sus otrora captores y que también busca hoy nuevos enemigos en todas partes, guiado por una verdadera paranoia, misma que se ha apoderado de todo el país
25 agosto
RAZONES PARA NO SER DE IZQUIERDA…
Ahora que se ha reavivado en México el debate sobre el aborto no puedo más que reafirmar mis convicciones contrarias a la denominada "Izquierda", que no es otra cosa más que la misma ideología genocida, intolerante e inhumana de Marx, Lenin o Stalin revestida de una envoltura brillante y adornada formada por discursos demagógicos, un bonito moño democrático y el dulce perfume de la justicia social. La izquierda actual no parte del marxismo revolucionario radical que postula la violencia como medio para hacerse con el poder, sino que, seguidora de las ideas de Fedinand Lasalle, creador del término "Socialdemocracia" y fundador del SPD, el legendario Partido Socialdemócrata Alemán, utiliza las herramientas democráticas para lograr el mando y transformar la sociedad en precisamente, un Estado Socialista.
Así es, el postulado fundamental de la Socialdemocracia es también, lo mismo que en el Comunismo, acabar con las diferencias de las clases sociales y brindar condiciones de igualdad y equidad, para ello, debe darse un Estado benefactor que sea el encargado del reparto de la riqueza y de la protección del débil frente al poderoso… hasta aquí todo se oye muy bien, finalmente, lo mismo que en el pensamiento marxista y si se me perdona la ironía, se lograría que todos, agarrados de la mano, sobre un prado verde y bajo un cielo azul sin nubes, entonemos "Imagine" de John Lennon, himno, por cierto, que parece reflejar en su letra las aspiraciones más sublimes de esta postura ideológica. (No es de extrañar que algunos teóricos de la conspiración como Daniel Estulín o David Icke atribuyan esta canción y los éxitos de los Beatles a Theodor Adorno, filósofo de la Escuela Neomarxista de Franckfurt).
Pero además de Lasalle, en la Socialdemocracia tenemos el pensamiento un tanto maquiavélico y artero del socialista italiano Antonio Gramsci: la finalidad de la Izquierda moderna sigue siendo la misma que la originalmente planteada por Marx: la destrucción de la "Sociedad Burguesa" y de toda su superestructura: Moral, Religión, Derecho, formas de organización… todos ellos elementos creados para sostener el estatus quo de dominación de una clase sobre otra y para justificar la desigualdad y la explotación.
Por ello, no es de extrañarse que, tras la caída del Muro de Berlín y del Comunismo Científico haya tomado una fuerza tremenda la Izquierda entendida ahora como la lucha por los débiles y las minorías y por establecer condiciones equitativas en la sociedad. A decir verdad, durante la Guerra Fría resultó falso el enfrentamiento entre Socialismo y Capitalismo: en realidad, se trató más bien de la lucha entre Comunismo y Socialdemocracia, puesto que tras la Segunda Guerra Mundial, y gracias a la influencia del pensamiento económico de Keynes, y el Plan Marshall, plan de reconstrucción europea totalmente inspirado en las ideas de este economista inglés, en Europa Occidental se crearon verdaderos Estados de Bienestar de signo socialdemócrata, que, esto hay que decirlo, contribuyeron en gran medida al logro de un desarrollo económico y a la igualdad social y a un alto nivel de vida en los países europeos; gran parte del desarrollo de Suecia o Finlandia, por ejemplo, se debe a las políticas socialistas, y qué decir del papel desempeñado por el Partido Socialista Francés, o el desarrollo de España bajo el gobierno de Felipe González y el PSOE. Los partidos de "Derecha" por su parte, también aplicaron este tipo de políticas encaminadas al logro de la equidad y la igualdad sociales. En Estados Unidos, por otro lado, desde la época de Franklin Delano Roosevelt se aplicaron estas de medidas con iguales resultados.
Sin embargo, esto también ha contribuido a la formación de una sociedad perezosa y hedonista, acostumbrada a que los gobiernos le resuelvan los problemas y les subvencione absolutamente todo. Ante todo problema social o económico se aplica la receta de la intervención del Estado y la más absoluta libertad para dejar que el problema ocurra, sin atacar las causas profundas y el pensamiento socialdemócrata cae en la contradicción pues permite a los individuos sus impulsos o "diferencias" sin importarle el efecto que tenga en la sociedad y es más, mientras esto contribuya a la decadencia o a la caída de las formas tradicionales: valores éticos, la estructura de la familia, las organizaciones religiosas, mejor. Así, ante la aparición del SIDA, resulta que es deber del gobierno el repartir preservativos y no dejar que cada quien busque y decida como enfrentarse al peligro o que afronte la responsabilidad de sus decisiones y acciones, ante la drogadicción: se debe legalizar y gravar con impuestos el tráfico de estupefacientes, para evitar la violencia y el gasto en la persecución de los mafiosos, convertidos en respetables empresarios. Finalmente, el pensamiento materialista, que niega toda realidad espiritual del ser humano le niega también todo fin trascendente y toda concepción elevada de la felicidad: la felicidad solo puede ser tangible y como tal, solo puede consistir en placer sensual, por lo que el Estado, si quiere lograr el bien común, esto es, la felicidad colectiva, debe permitirle a todos el acceso al placer sin cortapisas ni límites. A grado tal llega esto que ya se habla del "derecho al placer" como uno de los derechos fundamentales del ser humano.
Y no es de extrañarse que la forma más elevada de placer sea confundida con el placer sexual y que sea prioridad para los Estados contagiados de la ideología de Izquierda el facilitarle las cosas, sobre todo a los jóvenes, para que puedan entregarse decididamente al placer sin ninguna preocupación, el Estado debe quitarles el peso de la responsabilidad por sus acciones, y el aborto es, sin duda, la forma más rápida y fácil de eliminar el "estorbo" de los niños que vienen en camino como consecuencia de la búsqueda del placer.
En Latinoamérica, el pensamiento de Izquierda socialdemócrata ha sido llevado a la práctica mediante el populismo y a ello debemos en mucho que nuestros pueblos estén sumidos en una situación de decadencia permanente y que hoy es más grave que nunca: paternalismo y subvenciones nos han impedido tener economías competitivas, mitos maniqueos sustentados en la dialéctica marxista nos han impedido sentirnos orgullosos de nuestra Historia, mientras que el temor a vernos dominados y explotados por las "fuerzas del imperialismo" nos ha hecho miopes hacia el exterior y encerrarnos en nosotros mismos.
Como éstas hay otras muchas razones que me convencen de que la Izquierda no es el camino hacia la libertad ni hacia la justicia, por el contrario, es el camino a la pesadilla de Orwell o Aldous Huxley: un mundo entregado al hedonismo y a la intrascendencia, con personas dedicadas únicamente a llevar una existencia animal de satisfacción de todos los instintos, bajo un Estado paternalista y benefactor que poco a poco se ha estado comiendo la iniciativa de las personas, el valor propio del individuo y su aspecto trascendente, un Estado que interviene en todo y para todo y que además, impone un único modo de pensar, puesto que todo otro tipo de pensamiento no puede ser progresista ni liberal como afirma hoy en día la Izquierda, puesto que ellos son los únicos que buscan la auténtica liberación humana y el progreso, y aluden que quien piensa lo contrario es de "derecha" y "conservador" y por ello ha quedado fuera de la Historia.
Este discurso, la presunta defensa que hacen de la panacea democrática y el apoyo que tienen de ciertos sectores con alto impacto en la formación de la opinión pública, como es el sector intelectual o el mundo de la farándula, (donde evidentemente resulta muy atractivo hablar de que no deben existir normas morales, puesto que se trata de gente que carece de ellas)hace que hoy en día las ideas de la izquierda resulten sumamente atractivas, sobre todo para la juventud, y ahí vemos a tantos y tantos chavos luciendo camisetas del Ché Guevara, convertido en mito y en negocio, cuando no fue más que un ejecutor de iguales modos y métodos a los de Lavrenti Beria o Derzinsky. Luego resulta ser un tanto gracioso ver a millonarias figuras de la música o de la literatura hacer profesión de fe marxista, por lo menos, es tan hilarante como ver los discursos del Partido Comunista Chino en que se habla del proletariado y contar entre los militantes a los financieros más poderosos de Hong Kong.
En una cosa tienen razón los Izquierdosos: ellos van de acuerdo con el progreso de la Historia, y éste va hacia la decadencia de nuestra civilización occidental… sí es así, yo prefiero situarme a un lado de la cascada, no quiero caer junto con todos.
27 agosto
QUÉ LE FALTA A LA DERECHA…

A la llamada "Derecha" le hacen falta dos cosas fundamentales: presencia y congruencia.
Presencia, porque, a diferencia de lo que sucede con la "Izquierda", carece de intelectuales capaces de defender con vehemencia y razonamientos los postulados de las doctrinas tradicionalmente consideradas como conservadoras, como es el pensamiento cristiano, las auténticas ideas del liberalismo económico o la Filosofía Aristotélico-Tomista. De igual forma, no se cuenta con gente capaz de hacer atractivos estos postulados a las grandes masas, mismas que se encuentran ante unos medios masivos de comunicación que parecen totalmente copados por la Izquierda y sirven de lleno como vehículos para el adoctrinamiento de la población: como ejemplo, en el reciente debate sobre el aborto resulta clara la tendencia en todos los medios por favorecer la postura a favor del "derecho a decidir", mas los espacios cedidos a los movimientos "pro-vida" resultaron ser reducidos o de plano nulos, siendo pocos los periodistas o caricaturistas en la prensa escrita, por ejemplo, quienes escribieron en contra del aborto. Y luego resulto curioso, que un dibujante excelente como Paco Calderón, semanas antes había sido aplaudido por una viñeta en la que criticaba el rol desempeñado por el clero católico en México sobre todo durante la Colonia y el siglo XIX, para después ser virtualmente crucificado en el foro de opinión de su sitio de internet: www.pacocalderon.net por los mismos que le habían vitoreado al presentar otro dibujo en que señalaba con firmeza su postura antiaborto. Le reprochaban que cómo era posible que él siempre caracterizado por un pensamiento liberal ahora se presentaba con un pensamiento reaccionario y propio de Torquemada, el famoso inquisidor español de fines del siglo XV.
El pensamiento de "Derecha" sin duda ha producido intelectuales notables, como los británicos Chesterton o Ann Ryand, (el primero católico, la segunda libertaria) los mismos Tolkien y C.S. Lewis o el economista alemán Ludwig Von Mises, el francés Chautebraund que reaccionó contra el jacobinismo irracional de la Revolución Francesa y en el caso de México, tampoco nos quedamos cortos: un Lucas Alamán en el siglo XIX, quien probablemente fuese la figura más lúcida y realista del periodo formativo del Estado Mexicano, y tras la Revolución: Manuel Gómez Morín, Efraín González Luna, José Vasconcelos, (aunque éste después se dirigió hacia la mal llamada extrema derecha), y más recientemente Carlos Castillo Peraza. Sin embargo, en la actualidad esto no sucede, no ha surgido ninguno capaz de revertir la imagen negativa que los términos "Derecha" o "Conservador" conllevan y que ha sido explotada hasta el extremo por la literatura y el cine, que siempre cuentan la historia como si fuese la lucha libre: rudos contra técnicos, el bien contra el mal, blanco contra negro. Basta con ver películas como el "Laberinto del Fauno" para llevarse la impresión de que los guerrilleros marxistas de la República Española eran los defensores del bien, la libertad y la justicia al estilo de GI Joe y los católicos Nacionalistas de Franco la encarnación misma del mal, ignorando que los Republicanos del Frente Popular habían traicionado la esencia democrática y liberal de la Segunda República y habían efectuado masacres como la de Paracuellos del Jarama y otras contra sus opositores, quemado iglesias, conventos antiguos y bibliotecas que hicieron desaparecer gran parte de la riquísima herencia cultural que España ha aportado a la humanidad, para finalmente, facilitarle las cosas al Generalísimo, (que hay que decirlo, no era una hermanita de la caridad, sino también fue uno de los grandes carniceros del siglo XX pero que al menos tuvo la visión de Estado suficiente para darle a España la paz y las condiciones para desarrollarse) con sus disputas internas y los constantes asesinatos entre ellos.
Tampoco ayuda la aparición de los llamados "Neoconservadores" norteamericanos, que no tienen nada de conservadores, puesto que su ideal de implantación universal de la Democracia por la guerra procede ni más ni menos que de León Trotsky, a través de Leo Strauss, filósofo alemán que concibió además que la Democracia debe ser el mecanismo legitimador de la implantación de elites gobernantes entre aquellos que sean los más aptos para el mando y sean iniciados en ello en forma verdaderamente esotérica. El secuestro que han hecho del Partido Republicano del gobierno de Estados Unidos y su política belicosa y cruel ha llevado a un desprestigio total del verdadero conservadurismo, pese a la postura valiente de los auténticos representantes de la "Derecha" norteamericana como Pat Buchanan o Justin Raimondo, que ejercen a través de un sitio de internet como es www.antiwar.org contraria y de denuncia a las erradas y megalómanas políticas del movimiento neocon.
Pero lo peor es encontrar en la Derecha de otros países, como es en España en sitios de Internet como el del Grupo de Estudios Estratégicos: www.gees.org o el sitio de prensa "Libertad Digital": www.libertaddigital.org artículos que defienden la política agresiva de Bush y demoniza totalmente al Islam o a la Política rusa y a la figura de Putin a quien comparan, fuera de toda proporción, con Stalin, y llegar al extremo también de comparar al régimen chino actual y los Juegos Olímpicos de Pekín/Beijing con los Juegos de Berlín de 1936 y la dictadura Nacionalsocialista alemana, lo cual es exagerado: el régimen "comunista" chino tiene sus claroscuros, pero es infinitamente más liberal y menos agresivo que el régimen de Hitler. Esto resulta lamentable para organizaciones que han denunciado con claridad y valentía las intenciones e hipocresías de la izquierda como son ambas en España y otros sitios, porque la verdad, adoptar la postura de ver en George W. Bush a un defensor de la libertad y de Occidente cuando es quien más ha enfilado a la principal potencia occidental hacia el autoritarismo y cuyo gobierno ha tenido consecuencias desastrosas para su país y para el mundo es vergonzante y realmente infame, pero sobre todo, muestra la verdadera falta de calidad intelectual entre los autores y periodistas de Derecha, al asumir una posición que se puede calificar como poco inteligente, pues no son capaces de ver lo obvio o se encuentran tan cegados por su fanatismo ideológico y prejuicios que tratan de defender lo indefendible.
Congruencia, porque los políticos de Derecha son frecuentemente señalados como hipócritas, que aunque dicen muchos de ellos ser afines a una corriente de pensamiento o religiosa y actuar en contrario a ello, siendo corruptos e ineficientes, y aunque los izquierdosos pueden ser igual o más corruptos o incongruentes que los políticos de Derecha, su prestigio intelectual y su capacidad mediática les permite ser más inmunes al escándalo o ser más efectivos al momento de "ventanear" a los contrarios. Esto es innegable, los gobernantes actuales de México, identificados con la Derecha, han resultado realmente ineficaces y han elevado la corrupción a niveles nunca antes alcanzados, aunque esto no ha sido privativo de ellos, y basta dar un vistazo a lo que es el Distrito Federal para comprobarlo y ver que la Izquierda carece de autoridad moral para denunciar los malos manejos de los otros y viceversa.
En fin, mientras la Derecha no supere el bache intelectual, no podrá derrotar a la Izquierda, por lo pronto, no parece fácil.
29 agosto
LA VIDA NO VALE NADA: LA LEGALIZACION DEL ABORTO
La penalización del aborto en el Derecho Mexicano tenía un valor más simbólico que real, las propias cifras aportadas por los promotores de tan extrema medida indicarían que, pese a la amenaza legal de penas de prisión, se trataba de una práctica común, de hecho, en ello radicaba el núcleo de la propuesta implantada en la legislación del Distrito Federal, que siendo algo tan común se llevara a cabo en condiciones antihigiénicas o peligrosas para la salud y la vida de la mujer, así que, como bien lo dijera el maestro Carlos Enrigue Zuloaga en un magnífico artículo que escribió para el diario "El Informador" de Guadalajara hace algún tiempo, es posible que ninguna o muy rara vez se haya dado un proceso penal o una mujer encarcelada por haber "interrumpido el embarazo".
El simbolismo radicaba en otorgarle un valor a la vida humana y el establecer que ésta se encontraba protegida desde su inicio en la concepción hasta la conclusión natural de la misma, pero ahora, los Ministros de la Suprema Corte de Justicia de la Nación han concluido que es perfectamente legal el finalizarla a las 12 semanas de gestación. De inmediato, las voces de la "Izquierda" se levantaron a aplaudir y alabar la decisión del máximo tribunal del país aludiendo que se trata de un triunfo de la razón sobre la "metafísica" y los "prejuicios religiosos" como diría José Woldemberg en su columna de ayer del Diario Reforma, el padre de nuestra "hermosa" democracia, quien hay que decirlo, no hizo más que exhibir su ignorancia, puesto que la Metafísica no tiene que ver realmente con las creencias sobre Dios o los espíritus, sino que es una parte de la Filosofía que tiene que ver con el estudio de las esencias y de los entes, y que fue clasificada así por el bibliotecario de Alejandría que ordenó la obra de Aristóteles y colocó sus obras sobre ontología fuera de la "Física" por no encontrarle similitud con el resto del corpus aristotélico relativo al estudio de la Naturaleza, pero quizá el único contacto que el ex presidente del IFE ha tenido con esa palabra ha sido por los libritos de esoterismo barato que se venden en puestos de revistas y hablan del inmortal Conde de Saint Germain y Madame Blatavsky combinados con superación personal, algo muy propio del New Age.
Y así, resulta que nuestros grandes intelectuales y los insignes ocho ministros de la Corte que votaron a favor han concluido que de la concepción a las 12 semanas no se trata de un ser humano, sino de una especie de callosidad o de tumor que es parte del cuerpo de la mujer y puede ser extirpado libremente como si se tratara de un lunar o de un mezquino, pero a las 12 semanas y una hora, o 12 semanas y un día sucede la transformación repentina de aquel objeto en un ser humano. ¡Fabuloso! Jamás se me habría ocurrido. Así, resulta que un frijol es diferente en naturaleza a la planta de frijol, pese a que tenga el mismo código genético y filosóficamente la misma esencia o naturaleza, solo hasta que salgan las primeras hojas ya será un frijol verdadero, ¿antes que será? ¿Una pastilla sabor a frijol? ¿una creación de nuestra mente? Habría que preguntarle a la sapientísima Olga Sánchez, así como también preguntarle si detrás de su postura de Izquierda no se encuentra el agradecimiento a AMLO por haber hecho notario a su hija.
Pero en fin, ya entrados, y eliminando todo prejuicio religioso o metafísico, podríamos proponerles a los señores de la Izquierda que presenten una iniciativa para legalizar el homicidio... ¡Sí! ¿por qué no? Actualmente están ocurriendo muchos asesinatos en todo el país, es una realidad que no se puede negar, y las condiciones en que se practican pueden suponer riesgos para la vida, integridad y libertad de quienes los cometen, además, pueden encontrarse causas justificadas para ello: ¿qué tal si se trata de personas que obstaculizan el plan de vida de la persona? ¡ésta tiene derecho a tener el camino libre para su realización plena! ¿o qué tal si es alguien que le hizo algo? ¡es justo su derecho a vengarse! Además, puede ser en beneficio para la propia víctima: piensen en todos los "teporochos" e indigentes, para qué tenerlos ahí dando lástima, igual que alcohólicos o drogadictos, y qué decir de aquellos que padecen una enfermedad congénita o discapacidad que seguramente nunca podrán estar al 100% rehabilitados, así les evitamos el sufrimiento de verse despreciados o no deseados.
¡Ah! Y a callar todos los que dicen que esto es impensable que por el valor de la vida humana... aquí sale el ala ecologista de la Izquierda para decirnos que este lugar o dignidad propia de la especie humana es un mito más creado por las religiones: así como Copérnico demostró que la Tierra no es el centro del universo, la postura progresista nos dice que el ser humano es sólo otra especie más sobre el planeta, y además, existe un exceso de población de la misma y ha puesto en riesgo al resto de seres vivos y a los ecosistemas: es necesario controlar por todos los medios el número de humanos. Por lo tanto, no debe haber diferencia entre matar un pollo y a un hombre. Después de todo, nadie ha demostrado que éste último posea una dimensión espiritual o un alma inmortal, sino que sus obras de arte, sentimientos, capacidad de raciocinio no son manifestaciones de ello, sino productos accidentales de la evolución de la materia tal y como Darwin lo dijo. Por eso tampoco debe importarnos si la muerte de alguien provoca reacciones emocionales o sentimentales de algún tipo: no son más que exteriorizaciones de reacciones químicas en el cerebro.
Señores progresistas: aquí está como a cualquier atrocidad se le puede narrar con un discurso razonado y aparentemente coherente, que es lo que han hecho para justificar el aborto. No se trata de una cuestión religiosa ni de prejuicios, sino una cuestión de tener en claro qué es un ser humano, y por lo visto, ustedes no la tienen, pues para ustedes es más importante la ideología que la vida y es más importante el poder que se ejerce sobre los hombres que su libertad: el Estado puede predecir el futuro y ya suponer que tal o cual niño será no deseado, llevará una vida infeliz y no aportará nada positivo y por eso, mejor matarlo antes de que nazca y darle la oportunidad de ganarse un lugar en el mundo... caray, no sabía que el Marxismo puede darle poderes místicos a quien lo estudia...
En fin, la Izquierda y sus corifeos celebran hoy esto como un paso hacia la libertad y el progreso, en realidad, es un paso más de la decadencia y a la descomposición de nuestra sociedad: he ahí el culto a la Santa Muerte, el incremento de la delincuencia, la falta de ética de nuestros dirigentes, la conflictividad social... todo ello se refleja en esta decisión. Y yo insisto: esto no es un paso a la libertad, es uno más hacia la opresión.