Buscar este blog

28 de febrero de 2013

COMIENZA LA SEDE VACANTE


Reproduzco aquí mi reflexión sobre el final del pontificado de Benedicto XVI que puse en el Facebook y que completo, además, con algunas precisiones  que se me quedaron en el tintero:

"No puedo evitar sentirme triste por la partida del Papa Benedicto XVI y su renuncia al solio de San Pedro; en definitiva, se trata de un reflejo del mundo de hoy, en que todo hombre santo, toda persona capaz, toda persona sabia es rechazada, despreciada y desplazada por los mediocres, los incapaces, los menos aptos y los que manejan mejor las apariencias, y si no, ahí tienen el caso de Italia en que un corrupto vendedor de espejos y un payaso que canaliza las inconformidades están disputándose el poder, o aquí en México el encumbramiento de Elba Esther y de tantos otros personajes que han logrado subir a base de vender su dignidad o aceptar convertirse en objetos.

Sí, el Mundo ha rechazado a Benedicto, y muchos hoy festejan, en particular la Progresía mundial que cree que han trabajado para derribar a este pontífice hasta lograrlo hacer caer bajo el peso de los errores y vicios de algunos en el seno de la Iglesia, y con ellos, muchos que jamás comprendieron su mensaje, aquellos que creen que lo máximo que se puede lograr en la vida, --y perdónenme la expresión-- es "coger" (follar, para los lectores extranjeros), y que el último objeto de la existencia es evitar el dolor y vivir en la permanente diversión, o bien aquellos que creen que la vida únicamente consiste en la persecución del poder o del dinero para pagarse los placeres cada vez más caros y refinados o más torcidos.

Lo que me convenció de mi catolicismo es el hecho de que somos entes racionales, y si lo somos es por y para algo, no para inventar placeres cada vez más pervertidos o para gastarlo en la nada y convencernos de que estamos destinados a la nada y a ser no más que bestias; Benedicto, el Papa del raciocinio, el Papa profesor, el papa que no ha dudado en poner el dedo en la llaga de los vicios y errores actuales, incluso de los mismos clérigos que son parte de esta masa de seres cegados por el resplandor del mundo, sólo ha recibido a cambio el odio, la burla, el desprecio, de medios de comunicación y de enormes números de personas que no están dispuestos a cambiar la dirección de sus vidas ni de la existencia creyendo que mientras tengan para el sexo, la droga o el alcohol y el antro estarán viviendo la plenitud de la vida, acorde con las prédicas que reciben en el cine o la TV, o que cegados por la soberbia del cientifismo son incapaces de ver más allá de la materia y han transformado a la Ciencia en un factor de deshumanización, materialización del ser humano y de justificación de la cultura de la muerte; Benedicto renuncia porque ya cumplió su misión como profeta, ya no hay nada que pueda decirnos más o hacer para hacernos cambiar. El valor que ha tenido, solo merece mi admiración --incluso, lo confieso, mayor que la que tengo por Juan Pablo II-- mi respeto más profundo y mi gratitud más plena.

¡¡¡GRACIAS BENEDICTO XVI!!! Ruegue por nosotros."

Con esto, todo está dicho. Pasará mucho tiempo para que el mundo comprenda la grandeza de este pontificado, y el tamaño intelectual y como Papa de Joseph Aloisus Ratzinger concluido hoy, a las 13:00 horas tiempo de México, y sólo nos quedará atestiguar, a partir de ahora, las consecuencias históricas que ha tenido y tendrá este hecho.

EL CIRCO DE LA DEMOCRACIA


Silvio Berlusconi se sonrie mientras deposita la papeleta en la urna electoral el pasado domingo, es la sonrisa del intrigante, o del travieso que sabe está arruinando los objetivos o los planes de otros, es la sonrisa del frívolo para quien, incluso en la situación de crisis económica y de amenaza de descomposición de la UNión Europea, la Política es un juego, una forma de divertirse y una forma de manifestar la influencia que ejerce a través de su cuantiosa fortuna sobre una sociedad que vivió muchos años engañada por los encantos del Estado de Bienestar y ahora no sabe qué hacer, ha quedado desvalida, no sabe valerse por sí misma sin el "Papá Gobierno" llevándole de la mano y concediéndole los caprichos. Berlusconi, y lo sabe en esa sonrisa, ha vuelto a engañar a los italianos, y le da gusto, y los ha metido en un buen lío, además de generar una enorme incertidumbre en Europa entera, de lo que él espera salir beneficiado y recuperando el Poder, sin importar que había convertido al Estado Italiano en su prostíbulo personal, su lavandería de dinero y su propiedad, la bandera tricolor no es lo único que nos asemeja a itálicos y mexicanos, también el carecer de memoria, incluso, como es el caso, de corto plazo.

El proceso electoral italiano muestra el grado de degeneración en que ha caído la Democracia Representativa, reducida a un espectáculo, a una especie de show mediático y un juego con la imagen donde el magnate de los medios de comunicación tiene a su disposición los medios con los que puede canonizarse a sí mismo y golpear a sus adversarios: muchos de los rumores e información sensacionalista en torno a la renuncia del Papa Benedicto XVI, como lo de la presunta causa de la dimisión, atribuible al caso del Vatileaks y el descubrimiento de una mafia homosexual al interior del Vaticano ha surgido de las prensas del milanés, que no ha tenido empacho en atacar a la Iglesia en un momento tan delicado para apostar a su desprestigio, puesto que el mismo se lleva entre las patas a Mario Monti, actual Primer Ministro, quien no solo es un católico practicante acendrado y miembro activo del grupo religioso Comunión y Liberación, sino también es amigo personal del todavía pontífice.

Otro de los candidatos es también un producto mediático; se trata del comediante Beppe Grillo (exacto, se llama Pepe Grillo, como la conciencia de Pinocho) y quien es muy popular en la TV con sus shows cómicos en los que ataca a los políticos; en cierta forma, es como si el comediante Víctor Trujillo encarnando a su personaje Brozo --y que en una muestra de la escasa credibilidad de la prensa mexicana, ha gozado de una mayor confianza del público en su labor periodística que los propios reporteros y conductores de noticiarios de nuestro país-- se lanzara a buscar la Presidencia de la República, entre tanto, los candidatos más serios, como son Pier Luigi Bersano, del Partido Demócrata, de centro-izquierda y el propio Mario Monti, han quedado por debajo en las preferencias del electorado, este último con un magro 10.56% de los sufragios.

Monti con mucho, ha tenido una actuación responsable y ha tenido que aplicar las medidas más duras para salvar la situación con los recortes al gasto social; sus pecados electorales sin embargo, han sido, primero: que llegó a la salida de il Cavaliere impuesto por la Unión Europea, y segundo, ser un Tecnócrata, un sabio o experto si se quiere, en el campo de la economía, saber que el Estado de Bienestar keynesiano que imperaba en Italia era insostenible y por tanto, decidir desmantelarlo, dentro del contexto, claro está, de que la "bota" siga perteneciendo a la unión monetaria y al bloque continental. Los italianos de a pie, que han crecido y vivido al amparo del paternalismo gubernamental y de la abundancia de recursos que tradicionalmente llovían del norte de la península a la Campania y Sicilia, sin que esas regiones salgan de la pobreza y un subdesarrollo casi latinoamericano, no están dispuestos a apretarse el cinturón ni a dejar de percibir las magníficas prestaciones sociales que otorgaba el Estado, por lo que convirtieron a Monti en el blanco de sus iras; no es de extrañarse que el comediante Grillo ganase popularidad burlándose del economista y su administración y presentándose como el portavoz de los que han sufrido menoscabos, no por la crisis, sino por las medidas adoptadas por Monti o bien confundiéndolos a ambos y señalando como culpable al tecnócrata, mientras que precisamente Berlusconi lanzó un discurso incendiario en contra de éste, señalándolo como un títere de los intereses alemanes y franceses y una hechura de Bruselas, lo que contrasta con el Berlusconi europeísta y firme creyente en la Unión de los días de la Guerra de Libia.

Debido al peculiar sistema electoral italiano, el resultado queda de forma que el país es ingobernable. En la cámara baja, Bersano está ligeramente arriba de Berlusconi, pero éste, en el Senado, tiene la mayoría, como resultado, habría la imposibilidad de acuerdos entre ambas cámaras del Parlamento, lo que impediría sacar adelante leyes y decretos, algo tremendamente crítico. El Presidente Giorgio Napolitano, ya próximo a su retiro, en su calidad de Jefe de Estado ha negado la posibilidad de convocar a un nuevo proceso electoral; por tanto, la única vía de resolver esto es mediante un acuerdo entre las principales fuerzas políticas, lo que parece, de entrada, imposible.

Y es que Beppe Grillo no tenía realmente intenciones de llegar tan lejos, sólo buscaba burlarse de la clase política española, y lo que era originalmente un blog con comentarios desde la óptica de la ultra izquierda "indignada" creció un partido político al que ha llamado "Movimiento 5 Estrellas", y ya declaró que él no votará por nadie para la investidura como jefe de gobierno... Entonces ¿qué quiere? ¿El caos? Probablemente, según lo plantea en su febril mente de anarquista y contestatario sin propuesta positiva, sólo ataque.

Esto deja la situación en manos de Berlusconi, sabe que quien quiera formar gobierno, se Bersani o sea el payaso, tendrá que negociar con él y así conformar la nueva administración, que por supuesto, encabezaría él.

Si nos fijamos bien, ambos payasos: Berlusconi y Grillo, han sabido explotar muy bien el aspecto de las emociones de los electores: il Cavaliere tiene un perfecto conocimiento de lo que el italiano promedio quiere ver y oír, y lo ha dicho muchas veces: "todos los italianos quisieran ser como yo", la imagen de hombre hecho a sí mismo (en sus inicios, Don Silvio fue un músico y cantante a bordo de un transatlántico y de ahí empezó su ascenso) de éxito en los negocios, de un lujoso estilo de vida, conquistador imparable de mujeres hermosas, aún cuando eso signifique convertir al Estado en un prostíbulo, dueño de un equipo de fútbol, de constructoras, de televisoras, de disqueras, todo ello, le permite llegar a los deseos del italiano, después de todo, él fue alguna vez una persona de a pie, por tanto, sabe de la pequeñez y materialismo de los deseos de los ciudadanos comunes, y ha sabido proyectar la imagen de que él los ha logrado satisfacer y puede hacer que los demás también.

Como sea, finalmente ha ganado el populismo, el instinto de la masa sobre la racionalidad del elector individual y la tendencia a la descomposición que lleva consigo toda democracia. La situación por sí misma provocó un nuevo derrumbe de las bolsas europeas y un agravamiento repentino de la crisis económica del viejo continente, el Euro queda más en entredicho que antes, y por tanto, está por verse lo que sucede. Tal parece que Berlusconi tiene otro motivo para su risa cínica, él ha apostado por pasar a la Historia, quizá dentro de unos años, se le recuerde como el hombre que destruyó al Euro... y a la Unión Europea...

27 de febrero de 2013

LA CAÍDA DE ELBA ESTHER


En este febrero lleno de acontecimientos, se dio ayer por la tarde la detención de la lideresa del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación, mismo que agremia a los maestros del sistema de educación pública en México: la maestra Elba Esther Gordillo Morales (arriba), quien fue finalmente llevada ante la justicia mexicana por algo que era sabido por todo el mundo pero nunca se había actuado en su contra: su desbocada corrupción, con el desvío de fondos del sindicato por montos de miles de millones de dólares con los que la financiado una vida de lujos: cirugías estéticas --que flaco favor le han hecho-- una casa en San Diego, California, EUA, y compra millonarias en almacenes de lujo norteamericanos, todo a través de presta nombres y el depósito de sus elevadas cifras en moneda gringa en paraísos fiscales como Suiza y Liechtenstein.

Esto no es nuevo y nos trae a la memoria el caso, en 1989, en que el entonces Presidente Carlos Salinas de Gortari ordeñó la detención del líder del sindicato petrolero Joaquín Hernández Galicia. "La Quina", quien también había sido otro sinvergüenza, pero cuyo pecado no fue el ser el auténtico explotador de sus agremiados, sino el haber apoyado al candidato contrario al priísta; hoy en día, la causa detrás de la captura de la maestra no es tanto su corrupción, sino el haber traicionado al PRI y haber sido, los doce años pasados, el principal aliado de las administraciones panistas de Fox y Calderón. Lo cual es una vergüenza par el PAN, que en este pasado reciente tuvo todo para hacer una limpia del mundo sindical mexicano, fracasando estrepitosamente en ello: no pudo investigar ni sancionar los desvíos de fondos en la petrolera estatal PEMEX, cometidos por el sindicato, al líder de los mineros Napoleón Gómez Urrutia, lo dejó escapar y ahora está refugiado en Canadá, y para más ignominia de lo que fueron sus dos gobiernos, se aliaron con Elba Esther, confiados en el peso electoral del enorme magisterio y en su capacidad de influencia y la inmensa riqueza acumulada por el gremio.

Pero, ojo, debemos mantenernos un tanto escépticos ante lo ocurrido, el derrocamiento de Elba Esther debe ser visto como motivado por los intereses políticos antes que por la lucha contra la corrupción. De igual manera, la caída de la lideresa no implica que habrá un cambio en la organización de los sindicatos: el caso de la Quina lo ilustró, se derrocó al cacique sindical y fue sustituido por otro, incluso peor en niveles de corrupción como es Romero Deschamps, la misma Elba Esther fue aupada al liderazgo del SNTE tras la defenestración del maestro Jonguitud por mandato también del Presidente Salinas. Al final, no hubo ningún cambio.

Si damos el beneficio de la duda, podríamos esperar una campaña de lucha contra la corrupción que se lleve a otros muchos caciques y personajes de inquieta y manejos financieros oscuros, desde los otros líderes sindicales que hemos mencionado a personajes como López Obrador o su operador Bejarano, el ex-rector de la UDG Raúl Padilla aquí en Jalisco del que he hablado en este espacio, el propio expresidente Felipe Calderón y sus cuñados los Zavala, además de todos los responsables del desfalco millonario de la "Estela de Luz" y de las matanzas durante su sexenio, Andrés Granier, ex gobernador de Tabasco y responsable de la bancarrota del estado, el narco diputado Godoy y su hermano el ex gobernador de Michoacán, etc., la lista es realmente larga.

Pero, por otro lado, la administración de Peña acaba de sacudirse uno de los principales obstáculos a la reforma propuesta para el sistema de educación pública nacional, algo urgente y necesario, incluso, esto hará que el sindicato rival del SNTE, la llamada Coordinadora o CNTE, que frecuentemente va a huelga y actúa con violencia en estados como Michoacán, Guerrero u Oaxaca, actúe con mayor cautela y amaine sus ataques y su oposición a la reforma, que acabara con numerosos privilegios antes que derechos o prestaciones, como es la posibilidad de heredar plazas en el sistema educativo; en este sentido, tendrá aspectos positivos este hecho.

Sin embargo, no echemos las campañas al vuelo, veámoslo en su justa dimensión, ningún hecho en la política y menos en México sucede motivado por ideales o por buenas intenciones, siendo realistas, debemos identificar que se da por intereses detrás; en estos hechos, se da por revanchismo político en mucho, eso queda claro; entre tanto, esto debe llevar a una profunda reflexión y un replanteamiento del papel y la estructura de los sindicatos, que en nuestro país y el mundo se han convertido en entes para el ejercicio de poder de parte de sus dirigentes y su enriquecimiento, antes que verdaderas instancias para la representación y defensa de los trabajadores, lo cual es un problema que no solamente afecta a México: en EUA se recuerda el caso de Hoffa o cómo los sindicatos han contribuido al hundimiento de las empresas automovilísticas como Chrysler o General Motors, y en Europa eso además ha sido señalado en el contexto de la actual crisis económica, el Marxismo, sin duda, ha dejado una cauda de secuelas para las que todavía no se ve una solución o una superación y que han generado problemas más allá de los que ha pretendido resolver.

26 de febrero de 2013

MIEDO, INCERTIDUMBRE, PREGUNTAS...

La renuncia de Benedicto XVI al solio de San Pedro sin duda ha sido un seismo de enorme magnitud dentro de la Iglesia Católica, sobre todo tras seis siglos en que ninguno de los pontífices había abdicado, razón por la cual parece un hecho inédito pese a que en dos mil años de Historia se han dado estos casos en al menos cinco o seis ocasiones.

Este hecho, mas los acontecimientos dentro del complcado y frecuentemente vapuleado por los medios de comunicación, pontificado de el Papa Ratzinger han dejado la impresión de que la Iglesia se encuentra en la mayor crisis de su Historia, lo cual no es del todo cierto: la crisis más grave, y con mucho, fue el cisma Protestante en el siglo XVI, sin duda, aunque en la actualidad se alega que esto se conjuga con la secularización y el desplazamiento de la religión del seno de la vida pública, sobre todo en una Europa descristianizada y en general de un Occidente que ha renunciado a sus raíces ancladas en, precisamente, la institución presidida hasta el próximo jueves por el pontífice germano, lo cual se suma, por supuesto, a las tensiones internas entre Tradicionalistas, Neoconservadores y Modernistas en el seno de la Iglesia de las que he hablado en otro artículo de este blog.
Todo esto, por supuesto, ha generado, como tras cada muerte de un Papa, una serie de conjeturas, dudas, preguntas y un ambiente de incertidumbre malsano para la fe de los creyentes, a lo que contribuyen las constantes notas aportadas por los medios en las que abundan las tesis conspiranóicas, la exageración de problemas graves, como los abusos de curas pedófilos a los que Benedicto ha combatido, y el amarillismo, lo que ha creado una atmósfera enrarecida como no se había visto desde la muerte repentina del Papa Juan Pablo I, en 1978. Por si fuera poco, a esto han contribuido algunos fenómenos celestes coincidentes con el acontecimiento, como fueron el meteorito que cayó en los Urales (arriba) o el rayo que golpeó la cúspide de la cúpula de la Basílica de San Pedro en el Vaticano. Ambos fenómenos son más comunes de lo que la gente cree, aunque claro, a lo largo de los siglos en los que no existía la tecnología actual, no era posible capturar, justo en el momento, a alguno de estos fenómenos como puede verse en estas imágenes, ni mucho menos, transmitirlo en vivo y en directo al resto del mundo, de ahí que el fenómeno de Tunguska siga siendo actualmente un enigma para muchos y los científicos, a posteriori hayan llegado a la conclusión de que se trató de un gran bloque de hielo desprendido de un cometa lo que cayó con violencia inusitada en una zona tan despoblada del mundo como Siberia, ademas de que es raro que un meteoro de las dimensiones y espectacularidad como el que cayó cerca de la ciudad de Cherlyabinsk pase por encima y afecte a zonas urbanas, como en esta ocasión; en el caso de la Iglesia de San Pedro, es natural que en noches de tormenta caigan los rayos en la cúpula, al ser el punto más alto en esa zona de la Ciudad Eterna.

Como creyente, sin embargo, he de reconocer que no puedo dejar de sentirme un tanto perturbado por esos fenómenos, recordando que Dios nos habla a través de la Naturaleza y que ésta en sí misma es un milagro. Sin embargo he estado serenándome y observando cómo han aparecido en estos días en que nos aproximamos a la Sede Vacante tanto las profecías de Nostradamus como las que se atribuyen al obispo irlandés medieval San Malaquías, se haga alusión al mensaje de la Virgen María en Fátima, La Salette o en Garabandal, y en definitiva, se de, nuevamente, la actuación de toda esa "Industria del Miedo" que se quedó sin filón a explotar después de que nada pasara el 21 de diciembre del año 2012, fecha del presunto fin del mundo vaticinado por los Mayas. De igual manera, contribuye a este entorno atemorizante la buena intención de algunos sacerdotes que en sus homilías interpretan los acontecimientos actuales como la realización de tales predicciones o signos del "Fin de los Tiempos", expresión que, por cierto, no es lo mismo que el "Fin del Mundo", esto es, no significa la destrucción del planeta, de la humanidad o del universo entero.

Esto no quiere decir que no esté preocupado ni dimensione la importancia histórica de la dimisión de Benedicto XVI, claro que lo estoy y más que nada me encuentro intrigado por los interesantísimos tiempos que estamos viviendo, aunque mi preocupación tiene que ver más con lo que expresa el periodista español Eduardo Goliorsky haciendo eco de las ideas del economista británico Niall Ferguson en su obra Civilización: Occidente y los Otros, aunque Ferguson, como buen anglicano, tiene como base de su preocupación a la grave crisis de la Iglesia de Inglaterra y del Protestantismo en general, cada vez más carente de intelectualidad y reducido a una versión "light" y comercial del Cristianismo y que ha sustituido a la liturgia por el espectáculo. Para Ferguson, la pérdida de la ética del trabajo que encontraba su base en la Religión Cristiana es una de las más grandes amenazas para la Civilización Occidental y la supremacía que ha ejercido por sobre el resto del mundo desde 1492.

No andan tan descaminados ni Ferguson ni Goliorsky en sus muy buenas reflexiones, y eso que este último es hasta ateo. Como lo describiera Samuel Huntington, los rasgos más propios de cada civilización se vienen definiendo por la relación entre la autoridad política y la autoridad religiosa: en la Civilización Eslavo-Ortodoxa, la Iglesia se somete al Estado, en el Islam, la Iglesia es el Estado, en China y Japón, el Estado es la Iglesia, pero en Occidente, Iglesia y Estado están separados y en equilibrio constante, a veces tenso, a veces suave, pero esa relación es la que, sin duda, ha sido causa de mucho del gran dinamismo de Occidente y en última instancia, de su desarrollo por sobré las demás áreas de civilización que existen en el mundo.

Si la Iglesia Católica, uno de los pilares --y del que se derivó el Protestantismo en todas sus vertientes-- llegase a desmoronares o a debilitar se para quedar reducido a una minoría o a una dimensión privada de las personas (y con ella, también las Iglesias o sectas protestantes, de hecho, estas están más ocultas y los países en que son mayoritarias han sido los más secularizados) la Civilización Occidental perdería una característica fundamental y quedaría únicamente el Estado como ente aglutinador y rector de la sociedad.

¿Recuerdan el post de hace unos días en que hablé del Neoconstitucionalismo? Precisamente parece ser la teoría jurídica y la ideología que servirá para fundamentar o justificar la supremacía absoluta del Estado, en la que quedan anuladas todas las comunidades intermedias, (incluso la familia, de ahí que no extrañe la destrucción del matrimonio y el ataque a la familia actual) el planteamiento Rousseoniano de la relación inmediata individuo-Estado quedaría plenamente realizado, y con el magnífico pretexto de la Democracia.

Y así, veamos que ahora la nueva religión, predicada por los "Progres" y de Izquierdas y que por ahora parece ir ganando la partida es la Democracia, en la que su dios es el Estado, su decálogo: los derechos humanos, su liturgia: los procesos electorales, su catecismo: las encuestas, su libro sagrado: la constitución y los tratados internacionales y su clero los funcionarios públicos, en especial los judiciales, siendo sus profetas autores como Norberto Bobbio, Sartori, Ferrajoli, Comanducci o Robert Alexy. La Democracia se ha convertido en un fin en sí mismo y en un absoluto, cuando los griegos lo veían simplemente como un medio de control sobre los gobernantes, pero hoy, existe una verdadera manía sobre la Democracia, y la misma se pretende adoptar para todos los aspectos de la existencia humana, y como siempre, teniendo al sempiterno Estado como referencia: desde el punto de vista de la Democracia, llegan al mismo totalitarismo predicado por Hegel: el Estado se convierte en "la marcha de Dios sobre la Tierra", como decía el idealista alemán, y aunque ateos o laicistas extremos, caen en el mismo fundamentalismo que los islámicos; basta ver lo que hemos visto en la Maestría en Derecho Constitucional impartido por docentes de la Universidad de Guadalajara:

Para ellos, no existe la moral pública u objetiva. Erróneamente, piensan que "moral" es un concepto derivado de "religión", y no es así; ciertamente, el Judaísmo, el Cristianismo, el Islam y el Budismo son doctrinas religiosas que tienen aparejada una doctrina moral, mas las religiones Grecorromana o la Mexica, por ejemplo, no tenían esa vinculación con ninguna postura ética. Los Griegos y Romanos, de hecho, se esforzaron por descubrir una moral objetiva o natural, y para ello, fundaron la Etica, rama de la Filosofía que estudia el comportamiento moral humano. En cambio, mi progresista profesor dice que no debe existir moral, sino ética en la vida pública para no cometer el "pecado" de traer la Religión a la vida en sociedad, cuando debe ser algo que se quede en casa o en el templo, identificando como ésta al "deber ser conforme a la Ley"... que me perdone, pero eso es legalidad, o el sentido de cumplir con los mandatos de la Ley, y entra a los terrenos jurídicos, confusión que haría infartarse al nada clerical Immanuel Kant.

Lo curioso es que de esa definición de Etica se desprende que la medida del comportamiento social siempre debe ser la Ley, y por tanto, el Estado, ente legislador; de ahí que implícitamente se atribuya al Estado, que expresa mediante la Legislación a la voluntad general o mayoritaria de la población mediante los representantes electos (únicos representantes legítimos y válidos que puede haber) y por tanto, puede calificar de bueno o malo, de justo o injusto cualquier conducta o hecho. La mesa, por tanto, está servida para regímenes totalitarios sustentados en el voto mayoritario; no es de extrañar, por tanto, que los académicos de la UDG se presten a hacer un montaje de elecciones para, cumpliendo con la Ley, seguir la voluntad de su cacique y nombren Rector al sobrino de éste, en algo notoriamente inmoral y de sometimiento a una voluntad absoluta que les despoja de libertad y dignidad, pero ético de acuerdo con sus paradigmas.

Así, una sociedad o sociedades occidentales en que el Estado lo sea todo, con una burocracia que interprete  la voluntad mayoritaria y la haga Ley y un Estado que crea más Estado para defender a los individuos de sí mismo, con una Iglesia débil y sin los referentes morales del Cristianismo, con comunidades intermedias igualmente débiles y deslegitimadas, se convertirá en un ambiente hostil para la libertad humana y para el pensamiento, con individuos reducidos a niños caprichosos acostumbrados a ser mantenidos por "Papá Gobierno", en definitiva, la ética del trabajo, nacida desde la cita de San Pablo: "el que no trabaja, que no coma" y las máximas benedictinas: "ora et labora" (reza y trabaja) y "carpe diem" (aprovecha el día) está dando paso a la ética del atenido que exige al Estado la solución de sus problemas, la satisfacción de sus necesidades y la legitimación de sus vicios. La pérdida de iniciativa y el empoderamiento del Estado orillan a la pérdida de creatividad, de originalidad y de innovación, eso ya lo estamos viendo hoy, en que el ocio o el entretenimiento se ha vuelto un prioridad, e incluso, la tecnología se ha venido a desarrollar, últimamente, en torno a ello.

Por el contrario, la ética del trabajo ha sido asumida por los orientales: chinos y japoneses, sobre bases diferentes a lo que fue en Occidente, en Rusia, el rescate de los valores Morales judío-cristianos emprendido por el Gobierno o caudillaje de Putin ha sido una forma de sanar las heridas cometidas por el Comunismo, restaurando la continuidad histórica con el pasado anterior a 1917, y también recuperar los deseos de trascendencia más allá del materialismo. El Islam, por otro lado, se encuentra en un renacimiento, y eso impulsa al desarrollo de sus sociedades, durante mucho tiempo frenado por sistemas estatistas y de ahí el origen de las "Primaveras Arabes".

Esto es sólo uno de los aspectos en los que la crisis del Cristianismo en general se reflejaría en una crisis social; la decadencia o el debilitamiento de la Iglesia es a la vez, reflejo y causa de la decadencia de la civilización, lo peor, es que hay mucha gente que se encuentra trabajando en la auto demolición, y lo vemos hoy en día con los rumores y notas exageradas en torno a la actual sucesión papal, mediante las que se busca desprestigiar y debilitar a la institución básica de Occidente que ha durado 2000 años. La idea es, precisamente, hacer realidad la utopía de Izquierda actualmente: la democratización absoluta, el Estado de bienestar, garante del hedonismo y por ello se pide a la Iglesia que se modernice y se democratice, adoptando estos fundamentos ideológicos: igualdad de género con el sacerdocio femenino, sacerdotes casados, obispos electos, la Iglesia como una mera entidad filantrópica, religiosidad privada sin consecuencias éticas, aceptación de la promiscuidad sexual, etc. Hoy en día, esta ideología es el dogma moderno y se le predica incluso con violencia, se critica a las Cruzadas, ¿pero qué son sino "guerras santas" las invasiones a Irak o Afganistán par imponer la Democracia y demás ideas aparejadas a la misma?

Definitivamente, sí creo que estamos ante un "Final de los Tiempos" y ante el inicio de una serie de eventos que propiciarán un gran cambio histórico, hoy día muchos festinan la renuncia del Papa, no saben lo que significa o el golpe que se ha asestado a nuestra civilización, hemos estado como el coyote del correcaminos, serruchando la rama sobre la que estamos parados, y las consecuencias serán duras y no nos daremos cuenta de ello sino hasta que sea demasiado tarde.

Aún así, no soy tan pesimista, no debemos tener miedo, lo que fracasará al final es el sistema actual, que está llegando a sus límites, como lo podemos ver en la crisis económica actual, eso sí, va a ser algo muy duro y muy difícil, pero con fe y con fortaleza, podremos salir adelante.

25 de febrero de 2013

EL FRACASO DEL PAN EN JALISCO



Pues bien, el próximo día 28 de febrero termina el mandato constitucional del Gobernador de Jalisco, el Contador Público Emilio González Márquez, y con él, una etapa histórica en el estado en que la primera magistratura local estuvo a cargo de políticos emanados del Partido Acción Nacional (PAN) y que ha terminado con un balance realmente negativo.

A decir verdad, he de confesar que el gobierno de "Emilio" como comunmente es llamado, me pareció, si no el mejor, sí el menos peor de los tres mandatos panistas en Jalisco, que logró hacer más que sus antecesores, el Ingeniero Alberto Cárdenas Jiménez y el Abogado Francisco Ramírez Acuña, sobre todo en su segunda etapa, tras las elecciones intermedias del año 2009. Aún así, su administración estuvo plagada de vicios y errores, y ha dejado a Jalisco en una situación, no catastrófica como en la que se encuentran otras entidades mexicanas, como Tabasco --en bancarrota--, Coahuila, con un endeudamiento extremo, Michoacán y Guerrero, presas de la delincuencia organizada y donde la presencia de las autoridades constitucionales es prácticamente inexistente, o Morelos, donde día con día, las instituciones parecen irse desmoronando sin que las buenas intenciones del recién electo Gobernador Graco Ramírez se cristalicen en alguna recuperación, pero sí comprometida y que apuntaría a la necesidad de retomar el timón con energía, cosa que no veo vaya a suceder.

Los 18 años de panismo ocupando el antiguo y barroco Palacio de la Audiencia de Nueva Galicia, hoy Palacio de Gobierno, se pueden traducir en el intento de aplicar el programa del Neoconservadurismo Católico que terminó en descrédito, escándalos, corrupción e ineficacia que al final fueron castigados en las urnas con la devolución del poder al PRI, no por los votos de los habitantes de la Zona Metropolitana de Guadalajara, --muy identificados con esa postura, aunque tampoco favorecieron con el sufragio a Fernando Guzmán, uno de los personajes más emblemáticos del Neoconservadurismo, sino al candidato de Izquierda Enrique Alfaro, quien, en una muestra del patetismo de las divisiones internas, confrontaciones y crisis del Panismo local, fue apoyado por el propio Gobernador y varios cuadros dirigentes del partido en una forma no tan velada como podría haberse esperado; incluso, el ex-alcalde de Tlajomulco ha fungido como defensor del mandatario saliente y culpado al PRI de lo que en realidad ha sido culpa del Gobierno Panista:  un endeudamiento elevado del estado-- sino por los pobladores del resto de la entidad.

El fracaso ha sido rotundo. Los Panistas intentaron imponer la moral por decreto y no por ejemplo, incurriendo en hipocresías y falsedades, se aliaron con el Cardenal Juan Sandoval Iñiguez, (que insisto, ha sido el peor enemigo de la Iglesia Católica en México con su imprudencia, su lengua suelta y su falta de respeto a su propia investidura) y entre tanto, dilapidaron numerosos recursos públicos en donaciones, regalos y en general, , una disposición totalmente discrecional de los presupuestos. Desde 1995 colocaron como meta de su régimen la celebración de los Juegos Panamericanos, los que al final se celebraron, pero la construcción de la infraestructura se hizo en forma apresurada, con mucha oscuridad en las finanzas y ante el elevado costo de las obras, un endeudamiento bastante notorio; ciertamente, no nos encontramos en una situación similar a la de Grecia, que quedó sentenciada con la celebración de los Juegos Olímpicos de 2004, sin embargo, es claro que la economía jalisciense no estaba en situación de soportar la celebración del evento saliendo indemne.

La corrupción ha sido imparable, mientras que en materia de seguridad pública la situación ha ido empeorando progresivamente, como lo demostraron los narco bloqueos presentados durante el 2011 y el 2012 que afectaron al transporte público. En este rubro además se ha dejado crecer el problema con la desorganización de las rutas, la excesiva libertad de los permisionarios, la inclusión de políticos del PAN dentro del negocio del transporte que ha impedido la mejora de la materia en la ciudad de Guadalajara y en todo el estado, han sido algunos de los problemas más graves que se han presentado en los 18 años y en particular en el último sexenio panista.

De igual manera el Gobierno ha sido incapaz de enfrentarse al mayor cacicazgo de todo el estado: la Universidad de Guadalajara controlada por Raúl Padilla López y su camarilla, y que se ha convertido en un Estado dentro del Estado, y cuya mayor preocupación no ha sido la educación superior, sino la creación de una fuerza capaz de influir en la toma de decisiones políticas en la entidad, el otorgamiento de prebendas y canonjías, y el monopolio de los organismos y dependencias públicas, nutridas con egresados y académicos salidos de sus aulas. La influencia de la universidad o del grupo de Padilla, mejor dicho, se hizo patente incluso en los gobiernos panistas, que se pensarían, habrían sido más refractarios a ese poder; cuando se pretendió derribar a Padilla, el intento fracasó, llevándose la vida de Carlos Briseño, y el Gobierno cedió en numerosas ocasiones a la verdadera extorsión que ejerció la universidad para exigir más y más presupuesto, mismo que se gasta sin que haya fiscalización o control en la actuación de la casa de estudios sobre los fondos públicos que eroga y que muchas veces no se ven reflejado en la mejora de instalaciones y capacitación de los docentes. Lo que sí es posible ver es un constante ascenso en las prestaciones de una elite de académicos cuyo trabajo, muchas veces, es inexistente pero resultan ser beneficiarios y parte de las intrigas políticas promovidas por el cacique.

La protección al medio ambiente ha sido otro de los rubros peor llevados por los gobiernos albiazules, en 18 años, el Bosque de la Primavera conoció dos terribles incendios, probablemente relacionados con el desordenado crecimiento de la mancha urbana de Guadalajara, verdadero negocio en auge trabado entre políticos e inmobiliarias. La situación, además, no parece mejorar por lo pronto, sino lo contrario.

La ciudad se llenó de proyectos ambiciosos pero que resultaron irrealizables: la Torre del milenio, de la cual sólo quedó un agujero enorme con las obras de cimentación a medio concluir junto al centro comercial Plaza del Sol, Puerta Guadalajara, desarrollo de viviendas, negocios y unidades administrativas en la salida norte de la ciudad, sólo quedó en la primera piedra, y la demolición de casas en la zona del Parque Morelos, que ha quedado como un área abandonada y a merced de delincuentes, vándalos y la incuria. Ni se construyó ahí la Villa Panamericana, misma que se encuentra tambaleándose ante la amenaza de ser demolida, por su construcción apresurada y contraria al ambiente, ni se ha hecho nada con la zona de las demoliciones.

A pesar de todo esto, ha de reconocerse lo bueno que se hizo durante este tiempo: indudablemente las administraciones panistas fueron más exitosas en el ámbito rural que en la zona metropolitana, la región de los Altos ha conocido un aumento en su productividad agrícola, de la misma forma, el turismo ha crecido hacia nuestro estado, y se han atraído inversiones, lo que ha permitido sostener cierta creación de empleos, el Hotel RIU es un reflejo de ello. Se ha construido una importante infraestructura vial, aunque se ha abandonado a otras formas de transporte y el olvido recae sobre el peatón. Sin embargo, la imagen negativa de Emilio y sus errores y vicios: su alcoholismo, el famoso episodio de "la mentada", (retratado al inicio de este post) y la galopante corrupción ha tenido un mayor peso que los puntos positivos.

Sin embargo, no todo fue culpa de Emilio o de sus dos antecesores panistas, ni es culpa de este partido político en forma exclusiva, en mucho ha colaborado para esta situación la pésima actuación del Poder Legislativo en Jalisco en los últimos 18 años, donde PRI e Izquierda se dedicaron a bloquear, por sistema, a las iniciativas de los gobiernos, fueran las que fueran, y de igual manera, la corrupción en la que participaron tanto parlamentarios como ayuntamientos de la oposición. Hoy en día, es mucho peor el desprestigio del Congreso del Estado que el del Poder Ejecutivo en Jalisco.

El panorama, con el ascenso de Aristóteles Sandoval del PRI a partir del 1 de marzo, no parece ser muy halagüeño, es un reflejo de la crisis de liderazgo que, aunque es un mal que afecta a todo Occidente y a México, en Jalisco es claramente patente en lo particular: Aristóteles ganó en un proceso electoral en el que los candidatos resultaron bastante flacos y él no resulta la mejor de las opciones, aunque las otras dos competidoras, tampoco resultaban buenas. Para empezar, el gobierno priísta será rehén del grupo de Padilla de la Universidad de Guadalajara, pues el propio nuevo Gobernador, como gran parte de su equipo, provienen de la política estudiantil surgida y promovida al interior de la mencionada institución educativa. Y por otro lado, es claro que la oposición, fundamentalmente de manos de su líder Enrique Alfaro Ramírez, ex priísta y con antecedentes de pertenecer a un grupo rival por el control de la universidad pública del estado, será una constante fuente de bloqueos y ataques sin que se vea por el interés de Jalisco, sino impulsados por motivaciones meramente electoreras.

Ante todo esto, cada quien puede tener sus propias visiones y valoraciones a lo que fue el mandato de Emilio González y del Partido Acción Nacional en Jalisco; lo que sí, mucha gente parece tener la impresión de que se ha perdido tiempo y que al seno de la federación mexicana, Jalisco ha sido rebasado por otros estados y se ha caído en un ambiente de estancamiento que está dejando empeorar los problemas; la situación es delicada y exige tomar decisiones urgentes y firmes, yo en lo particular, soy escéptico ante el futuro que aparece ante nosotros.

--------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Fe de Eratas:

Respecto a las entradas anteriores sobre la Decena Trágica, cometí un error, a Victoriano Huerta no lo reclutó como voluntario en el ejército el General Miguel Negrete, sino el General Donato Guerra.

20 de febrero de 2013

A CIEN AÑOS DE LA DECENA TRÁGICA III--LOS HECHOS


La decena trágica es un acontecimiento que a mi personalmente me ha interesado siempre, en mucho gracias al testimonio de mis abuelos maternos --que en paz descansen-- que siendo niños presenciaron aquel terrible hecho de armas y sufrieron las consecuencias, al vivir con sus familias en la Ciudad de México. Ambos provenían de familias comunes, nada encumbradas: mi bisabuelo, Don Mateo Bravo, eso sí, fue uno de los pioneros del automóvil en México, de oficio carrocero, esto es, fabricante de carretas y carruajes de caballos, evolucionó su negocio e instaló uno de los primeros talleres de mecánica automotriz en la capital, todavía hoy tengo en mi poder un magnífico libro sobre reparación de automóviles, como el Ford modelo T, editado hacia 1919 en España que le perteneció. Su esposa, entre tanto, trabajaba en la tabacalera, en ese entonces, muy famosa, llamada "el Buen Tono" situada en los mismos terrenos donde ahora se alza el Palacio Legislativo federal en el barrio de San Lázaro. Desde ahí contempló en 1911 la entrada victoriosa de Madero a la capital, el mismo día que, como un presagio de las desgracias que se aproximaban, hubo un temblor de Tierra.

Los padres de mi abuela, por su parte, tenían una pequeña carnicería en el otro extremo de la ciudad, lo que sí, ambas familias sufrirían como todos los civiles la ferocidad y el miedo de casi dos semanas espantosas de combates callejeros, cerco a la ciudad, hambre y sobre todo, terror absoluto ejercido tanto por los sublevados como por las fuerzas Maderistas en la ciudad.

Sus relatos mencionaban las balaceras, tener que andar a rastras adentro de las casas ante las balas perdidas que entraban por las ventanas, el intento de leva de uno de los hermanos de mi abuela para unirse a las tropas de uno de los bandos enfrentados, que se evitó tras pagar un buen soborno al oficial reclutador, la escaces de alimento que llevó a mi abuelo a comer las cáscaras de plátano que encontraba tiradas en el suelo por la calle en los altos al fuego y los muertos amontonados en las aceras, ejecutados colgados de los árboles de parques y plazas, en definitiva, la ciudad nunca había sentido la guerra en toda su crudeza como en esa ocasión.

Pero volvamos a nuestro relato.

1.- El "amigo" americano:

La Historia Oficial nos dice que los intereses norteamericanos conspiraron para derrocar a Madero. Nada más falso: la administración de Taft, todavía en el poder, pues Wilson entraría a la Presidencia hasta el 3 de marzo de 1913, (no sería hasta Roosevelt que la fecha de cambio de poderes se establecería al 20 de enero) había impulsado la llegada de Madero al poder y estaba encantado con él, nadie garantizaba como el coahuilense la debilidad de México, cuando EUA, hasta hace poco, lo que buscaba era frenar la aparición de potencias rivales en el continente americano, hoy, por supuesto, Washington no ha podido frenar el ascenso de Brasil, ni impedir la constitución del Eje Bolivariano que implica la intervención de los intereses rusos y persas en el continente, mientras Canadá... Bueno, un país en el que sus autoridades discuten seriamente sobre la posibilidad de una invasión zombi creo que jamás será potencia alguna...

En realidad, Henry Lane Wilson (en la imagen) obró motivado no por instrucciones de su gobierno, si no de acuerdo a su muy particular animadversión en contra de Madero y su hermano Gustavo. Hombre corrupto y ambicioso, había contribuido a animar a Washington a apoyar la rebelión contra Don Porfirio y a colocar a Madero al frente de México a cambio de la promesa de una concesión petrolera que los hermanos nativos de Parras le darían una vez alcanzado el poder. Hecho esto, los Madero fingieron demencia y se olvidaron de Henry, a quien incluso trataron con suma majadería e ingratitud, sobre todo Gustavito, que veía en el país un jugoso botín para engrosar los negocios familiares y que no pensaba compartir con un funcionario gringo que, además estaba próximo a dejar su puesto una vez iniciara la administración de Woodrow Wilson (para nada pariente de H.L.) y por tanto, dejaría de tener una inoportuna presencia en el país. La corrupción ejercida por él y su influencia sobre el hermano mayor fueron fuente de constante críticas contra la administración Maderista, y Don Panchito, días antes, había tomado una decisión drástica: mandar a Gustavo como embajador al punto más alejado del planeta que se le ocurrió: Japón. Así las acusaciones constantes contra las corruptelas de Ojo Parado dejarían de pesar sobre el Presidente.

Así que, viendo tambalearse a Madero tras lo ocurrido el 9 de febrero de 1913, el diplomático empezó a buscar la manera de derrocar al Presidente y vengarse, para lo cual empezó a mandar informes, en parte certeros, en parte exagerados a Taft y urgiendo la intervención de tropas norteamericanas en México ante la situación de "Estado fallido" que vivía el país, sin embargo, el mandataro useño no le hacía caso, finalmente, de eso se trataba y si Madero era un inepto era lo que se había buscado lograr, que México dejara de estar bien dirigido como lo había estado bajo el mandato de Díaz y que el país se derrumbara. Wilson, entonces, empezó a buscar la manera de contactar a los rebeldes y lograr de ellos lo que los Madero le habían negado.

En los días previos al domingo 9 de febrero, Huerta se encontraba impartiendo clases de matemáticas (supongo que ha de haber sido un profesor especialmente duro) en un colegio a nivel Preparatoria, y había sido contactado por enviados de Reyes y Félix, sin embargo, el huichol, a quien sus compañeros de armas apodaban "el Chichimeca" (palabra náhuatl que usaban los pueblos de culturas avanzadas mesoamericanas como los Mexica para referirse a las tribus nómadas o a los pueblos de civilización más primitiva del norte, y que literalmente significa "quien vive como perro" o simplemente "bárbaro") o "el Chacal" por su crueldad, parecía no aceptar la oferta de unirse a la rebelión, mejor quiso permanecer expectante y ver qué sucedía.

El día del alzamiento, y tras el terrible combate que se verificó en el Zócalo, Huerta fue avisado en su casa de la Colonia San Rafael en la Ciudad de México de lo que pasaba. De inmediato, dejó a su esposa y 13 hijos y corrió a buscar a Madero. Aquello podía ser la oportunidad que siempre había esperado en su camino a la grandeza. Entre tanto, Madero había sido avisado por teléfono de lo que ocurría mientras estaba en el Castillo de Chapultepec, de inmediato, se puso en marcha custodiado por los Cadetes del Colegio Militar, en el evento conocido en forma grandilocuente como Marcha de la Lealtad, lo que no se dice es que luego, gran parte de los cadetes se pasó al bando rebelde y después aceptarían al Wixárika como Presidente sin empacho alguno, una vez muerto el empresario y espiritista.

2.- Huerta entra en escena:

Huerta encontró al Presidente mientras éste se encontraba esperando a que la vanguardia de su columna de avance despejara el camino de francotiradores y atacantes rebeldes, dentro de un negocio de fotografía, el Foto-estudio "Daguerre", frente al Palacio de Bellas Artes entonces inconcluso.Una multitud de partidarios de Madero y sobre todo curiosos se arremolinaba frente al local, instalado en una casa de dos plantas. Huerta entró al negocio y habló directamente con Don Panchito. Ahí, el indígena le prometió al mandatario que podía contar con su apoyo y que haría todo lo posible por defender las instituciones, como prueba, sacó una pequeña estampa de la Virgen de Guadalupe que su madre le había regalado aquel lejano día de 1865 cuando partió para siempre de Colotlán en las filas del ejército juarista y le juró por ella que le sería fiel hasta las últimas consecuencias...

Lo que no sabía Madero es que los Huicholes, pese a que oficialmente muchos de ellos se ostentan como Católicos, siguen siendo tan paganos como hace 500 años, y la Virgen de Guadalupe, con su manto de estrellas, es una representación de una de sus divinidades astronómicas, mientras que su valor como símbolo Cristiano no lo comprenden ni existe, así que era un juramento perfectamente en vano que no representaba nada para el viejo indio, que empezó a maquinar la forma de beneficiarse de todo aquello. Madero entonces, convencido de la lealtad y la capacidad del militar, le readmitió en las fuerzas armadas y le nombró Comandante de la capital de la República en sustitución de Villar, ingresado en el Hospital Militar a fin de atender a sus heridas. Tras nombrarlo, ambos personajes salieron al balcón del estudio fotográfico, y desde ahí, Madero arengó --no sabía que iba a ser la última vez-- al pueblo exhortándolo a defender la "Democracia" que tanto había costado implantar.


De inmediato, Huerta se puso a trabajar, convocó a una junta militar y mandó llamar a su amigo Aureliano Blanquet, el ejecutor de Maximiliano, que se encontraba por Toluca combatiendo a las fuerzas de Zapata. Madero por su parte, decidió llamar a Felipe Angeles, pero en vez de hacerlo por teléfono o telegrama, decidió ir personalmente a Cuernavaca, donde el gran artillero tenía su cuartel general y convencerlo de marchar de regreso a la capital con toda la Brigada de su mando.

3.- Los inexplicables errores del Sr. Madero:

El nombramiento dado a Huerta fue el primero de una serie de errores y decisiones estúpidas tomadas por Madero en los siguientes días que culminarían con su muerte... ¿Porqué Madero se comportó como un verdadero idiota y no hizo caso de un montón de señales que mostraban que no podía confiar en el huichol ni en Blanquet ni en otros militares? ¿Porqué no tuvo el valor de reconocer su incapacidad para manejar la situación y renunció como se lo pidieron Legisladores y Diplomáticos a fin de detener la matanza que se cobró muchísimas vidas entre la población civil? Porque debemos recordar que Madero se comportaba como un "iluminado" y bajo los influjos del espiritismo que practicaba, además de que le gustaba el Poder y tenía un compromiso con EUA y estaba esperanzado en contar con el apoyo de su amigo, al que había conocido en sus años universitarios Woodrow Wilson a unas semanas de tomar el poder en la República del Norte.

Así, Madero estaba seguro de mantenerse en el poder mientras los augurios que los médiums, tarotistas y demás adivinos le presentaban fueran positivos para sostenerse, aunque hay quienes dicen que otros le predijeron el martirio y él, intencionalmente, lo buscó, a fin de que, en su creencia de haber sido elegido por los espíritus de los "Padres de la Patria" como Hidalgo o Juárez, se hiciese un sacrificio mesiánico con su persona; como sea, no hay explicación racional para que Madero dejase pasar por alto cosas tan evidentes como:

  • Si Mondragón era uno de los mejores artilleros, no solo de México, si no del mundo, ¿cómo es posible que en los combates disparara a todos lados, menos a las posiciones de las tropas mandadas por Huerta? el gran diseñador de cañones y fusiles de precisión destrozó muchas casas y mucha infraestructura civil de la ciudad, pero no dañó a los soldados del General huichol... ¿se le hacía lógico?
  • Caso contrario: ¿no le pareció extraño que de sus fuerzas leales, las comandadas por Felipe Angeles fueran las que sufrieran la mayor parte del castigo a manos de los alzados y que fuesen enviadas por Huerta a ataques frontales contra la Ciudadela y sin contar con proyectiles perforantes en sus cañones, sino simples metrallas que nada hacían a los fuertes blindajes de la fortaleza?
  • ¿Cómo es posible que siendo Presidente, aceptara que su Secretario de Defensa: Angel García Peña, se le subiese a las barbas y le negase que Angeles asumiera el mando militar de la capital en lugar de Huerta? ¿No era acaso el Comandante Supremo de las Fuerzas Armadas al ser el Jefe del Estado?
  • Mientras él se encontraba en el Palacio Nacional, Huerta iba y venía por la ciudad con completa libertad y se entrevistaba, los días 10 y11 de febrero con el mismísimo Félix Díaz en la casa de un compadre o en la famosa pastelería "El Globo". ¿Acaso no podía contar con espías o un servicio de inteligencia que le reportara los movimientos del General?
  • ¿No le pareció raro que Blanquet, estando todavía en Toluca, el mismo día 9, le mandara un telegrama exigiendo que se negase que él estaba entre los sublevados, cuando nadie le había acusado todavía de nada?
  • ¿No se preguntó cómo era posible que en los días que el comercio estaba cerrado, la ciudad cercada con el estado de sitio declarado y el desabasto completo, mientras los civiles pasaban hambre, los rebeldes encerrados en la Ciudadela y calles aledañas estaban rozagantes, con abundancia de alimentos, municiones y agua potable?
  • ¿Porqué demonios le creía más a Huerta que a su propio hermano Gustavo

Y es que, esta vez, Gustavo se olvidó de mercadear con la política y se convirtió en la voz de la razón en los últimos días suyos y de su hermano. Retenido en el palacio mientras afuera se desarrollaba la batalla en la plaza, cuando su hermano llegó y le comentó de Huerta, fue el primero en manifestar sospechas en su contra. Madero desestimó la advertencia de su hermano y renovó la confianza en Huerta; sin embargo, al pasar los días, las sospechas de Gustavo sobre Huerta se acrecentaron.

Mientras tanto, Huerta lanzaba ataques contra la Ciudadela, (arriba, una foto actual de su ingreso; después de la Revolución, y tras diversas remodelaciones, la antigua fortaleza ha fungido como centro cultural, con escuelas, galerías de arte y actualmente, con la Biblioteca de México y el Centro de Medios Audiovisuales) todos infructosos... intencionalmente, mientras buscaba llegar a un acuerdo con los rebeldes en contra del Presidente. Entre tanto, la ciudad sufría combates callejeros, saqueos, bombardeos, desabasto y unas condiciones sanitarias horribles con los muertos apiñándose en las aceras y debiendo ser incinerados en la  vía pública al no haber tiempo de enterrarlos. Los testimonios fotográficos, en especial los compilados por el  pionero del fotoperiodismo en México: Agustín Víctor Casasola y los cinematográficos de Salvador Toscano, son más que elocuentes y respaldan los relatos de gente que vivió esos hechos, como mis abuelos.

Puede verse un excelente vídeo con imágenes de esos acontecimientos aquí.

4.- Se Consuma la Traición:

Huerta llegó, mientras, a un acuerdo con los sublevados y a ser parte del golpe, incluso su líder, y todo preparado para obtener, al final, el Poder como recompensa. Y ahí es donde entra nuestro amigo Henry Lane. Era obvio que sin Reyes, el golpe se había quedado sin aspirante a la Presidencia, Félix Díaz se pretendía presentar ahora como la cabeza de la rebelión, pero a diferencia del jalisciense ahora difunto, carecía totalmente de carisma y el ejército no le era fiel. Huerta, pese a su fama de cruel, sus borracheras y demás vicios, era bien considerado por sus soldados y era lo suficientemente fuerte como para mantener el control del ejército y de todo el grupo de generales ex-porfiristas y veteranos juaristas que constituían la elite del poder llegada al mismo desde 1867, frente a las generaciones revolucionarias.

Así, pronto Henry Lane Wilson se contactó, por un lado con Huerta y por el otro con Félix, fue consiguiendo que los dos llegarán a acuerdos. En la propia embajada de EUA, el diplomático norteamericano prepararía su venganza a través del Huichol por un lado y del Sobrino de su tío por otro. El llamado "Pacto de la Embajada" consistiría en que una vez derrotado Madero se le obligaría a renunciar, después, Huerta asumiría como Presidente provisional y convocaría a elecciones en las que resultaría electo Félix, quien no obtendría ningún cargo público a fin de que pudiese ser candidato a la presidencia; a la hora de la hora, sin embargo, Huerta asumiría la presidencia y se quedaría ahí, y Félix... Nada, como siempre, sería ninguneado.

El día 18 de febrero y tras de 1 semana de terror en la ciudad y de asaltos infructuosos contra la Ciudadela, Gustavo, que había aplazado indefinidamente su partida hacia Japón, esperó a que llegara Huerta al Palacio y ahí, a punta de pistola, lo sometió y arrestó, ordenando que lo esposaran. Después, lo llevó al despacho presidencial y ahí, lo confrontó frente a su hermano, reclamándole que no era posible que contando con miles de hombres y con armamento llegado de todos lados para sostener la lucha, no hubiera podido acabar con una rebelión de unos cuantos centenares de rebeldes, por lo cual le señaló como traidor.

Huerta no perdió la calma, con frialdad absoluta le reiteró a ambos hermanos su lealtad y le dijo que sí no los había podido vencer era porque había operado con cautela y se había buscado lograr un cerco y debilitar las fuerzas de los rebeldes. Madero, a pesar de todo le creyó, e incluso, Gustavo se manifestó un tanto condescendiente. El Presidente ordenó liberar a Huerta, y éste, nuevamente sacó su estampa de la Virgen y le dijo a Madero:

-- Le prometo, Señor Presidente, que para mañana todo habrá terminado.

Así, Gustavo le dijo que tenía 24 horas para resolver la situación o de lo contrario, sería sujeto a responsabilidades, Huerta le dijo que se despreocupara, y que además, no le guardaba ningún rencor, para muestro, le invitaba a comer ese día a uno de los restaurantes más finos de la ciudad, el "Gambrinus", No sin sospechas, Gustavo aceptó y quedó de verse a la hora de la comida con el General en el restaurante, y cada quien se fue a sus ocupaciones.

A la 1:00 de la tarde, Madero estaba en una reunión de gabinete, mientras, en el patio, Blanquet formaba a los hombres con los que constituía la guardia del palacio. era la hora: ordenó al Coronel Riveroll que subiese y apresara a Madero. El coronel, junto con algunos hombres entró al salón donde estaba el Presidente con sus colaboradores y les intimó la redención; algunos escoltas del mandatario abrieron fuego y mataron al coronel y otros soldados, pero también murieron algunos de ellos; Madero, el Vicepresidente Pino Suárez y el intendente del palacio, el capitán Basso, salieron y bajaron por las escaleras buscando a Blanquet y pidiéndole ayuda. Este llegó ante Madero y compañía y le tomó preso. Madero sólo acertó a decirle "traidor" y darle una bofetada, pero el regicida solamente se rió, ordenando que los encerraran en la oficina de intendencia del palacio. (Abajo: aspecto del patio del Palacio después de la detención de Madero)


Entre tanto, sin saber lo que había pasado, Gustavo llegó a esas horas al restaurante Gambrinus, donde fue recibido efusivamente por Huerta, comieron juntos y conversaron hasta amistosamente, acompañando los manjares con cognac de la marca "Hennessy", la favorita de Huerta, con la que el huichol se ponía las mejores guarapetas; en eso, un camarero llegó diciéndole al General que había una llamada para él, se excusó para ir a la cabina telefónica y en efecto, era Blanquet que le avisaba que el palacio estaba tomado y Madero y Pino Suárez, presos. Huerta, tranquilamente, regresó a la mesa y le dijo a Gustavo que había ocurrido algo importante respecto a la reducción de los rebeldes, y tenía que marcharse al teatro de operaciones.

--¡Chingados!-- dijo el Huichol, que era muy malhablado tanto en español como en su lengua nativa-- por la prisa de venir a comer con Usted, se me olvidó la puta pistola en palacio... ¿Me podría prestar la suya, Don Gustavo?

Gustavo, que ya estaba bastante relajado y confiado en que el general indio era una leal espada al servicio de las instituciones democráticas del país, se fumaba un puro de sobremesa y no tuvo reparos en entregarle al mílico su arma con la que le había amenazado esa misma mañana, quien quedó en devolvérsela cuando se volvieran a ver de regreso en la sede del gobierno. Sin embargo, a poco que Victoriano salió del restaurante, entraron unos guardabosques y tomaron prisionero al sorprendido Gustavo, que fue encerrado en el guardarropa del local en lo que esperaban órdenes. Unas horas después, lo sacaron de ahí y fue llevado a la Ciudadela, donde estaba ya preso también el Capitán Basso, intendente palatino.

5.- El Descenlace:

Huerta a continuación apresó a Felipe Angeles, sabiendo que éste no rompería con Madero, ordenando remitirlo al Palacio Nacional, acto seguido, se trasladó a la embajada de EUA y notificó de los hechos a Henry Lane, que, media hora antes de que Madero y Pino Suárez cayeran presos, había remitido un cable a Washington avisando de que eso había ocurrido, pero que el General Huerta y otros militares habían sabido hacerse cargo del Gobierno, aduciendo como causa la ineptitud consumada del coahuilense (al menos, no era mentiroso) 
pero que los militares habían tomado el control de la situación y garantizarían el orden.

Wilson había azuzado a todos los diplomáticos presentes en México a fin de que presionaran a Madero para pedir su dimisión, algunos de ellos, sin embargo, en especial los representantes de Japón y Cuba, pidieron garantías para el respeto de la persona del presidente y su familia, sobre todo tras conocerse que la soldadesca enfurecida y victoriosa atacó e incendió la casa de Madero y otros, las oficinas del periódico "Nueva Era" propiedad de Gustavo y que era el órgano oficial de sus partidarios. Huerta los tranquilizó y aceptó que el embajador cubano se alojara en la misma habitación del palacio en la que se encontraban ahora recluidos Madero, Pino Suárez y Ángeles, a fin de que viera que los prisioneros no fueran maltratados ni puesta en riesgo su vida.

Entre tanto, el embajador japonés dio refugio a la esposa del presidente y sus hijos.

El que no corrió con suerte fue Gustavo: según nos dice la Historia oficial, éste fue objeto de torturas y escarnio por parte de los soldados de la Ciudadela: le sacarían el ojo bueno, le darían una golpiza e incluso lo castrarían antes de dispararle varias veces y acuchillarlo, para que finalmente le dieran el tiro de gracia a los pies del monumento a Morelos (quien, 98 años antes había estado preso en la mencionada fortaleza a manos de los Españoles) situado en la plaza vecina al fuerte y que sigue en pie. Sin embargo, las fotos de su cadáver, en la que aparece con la cara tapada con una manta, (abajo) por respeto al difunto, lo muestra a pies, efectivamente, del monumento, pero no muestra huellas del trato brutal que cuentan recibió; muy probablemente, fue simplemente fusilado o sacado del recinto y baleado en la cabeza frente al monumento y lo demás fueron añadidos de la Historia Oficial a fin de estigmatizar a Huerta y a los alzados como encarnaciones del mal. Mientras, el intendente del palacio, el capitán Adolfo Bassó, fue fusilado en uno de los patios de la Ciudadela, permitiéndosele que él mismo diera las órdenes al pelotón.


Como sea, Gustavo pagó sus numerosas faltas contra el país: fue un traidor que se vendió a los intereses norteamericanos, saqueó junto a su tío Ernesto, que huyó prontamente de la ciudad al darse cuenta de que el barco naufragaba, al erario público, negoció en lo oscurito con Henry Lane y cavó así su propia tumba al no cumplirle, impulsó el boicot contra la campaña presidencial de Bernardo Reyes a fin de asegurar el triunfo de su hermano y a pesar de todo esto, hoy es considerado héroe y paladín de la Democracia.

El día 19 de febrero se consumó la mayor farsa de la Historia de México: aplicando lo pactado en la embajada norteamericana, se obligó a Madero y Pino Suárez a fin de que renunciaran a sus puestos de presidente y vicepresidente, a cambio, se les prometió que no serían afectados ni en sus personas ni en sus bienes, y se les dejaría partir a exilio en Cuba. Los dos políticos aceptaron y de acuerdo a lo establecido por la constitución de 1857, sin presidente y sin vicepresidente, la magistratura le correspondía al Secretario de Relaciones Exteriores, entonces Pedro Lascurain, que protestó ante el Congreso (hay que decir, que la gran mayoría de los legisladores eran contrarios a Madero, excepto algunos, como Belisario Domínguez, Senador por Chiapas, que luego denunciaría todos estos hechos, lo que le costaría la vida) después, nombró como Secretario de Gobernación al General Huerta, y tras ser ratificado el nombramiento por el parlamento, renunció... Duró 45 minutos al frente del Estado mexicano. Tras esto, y acorde a la constitución, Huerta subió a la presidencia; a pesar de todo, su nombramiento fue perfectamente legal.

Huerta mandaría después a Félix Díaz a ocupar el puesto que originalmente estaba reservado a Gustavo A. Madero en el Imperio del Sol Naciente y por supuesto, no le cumpliría la promesa de postularlo a la presidencia.

Madero ya no era necesario, por tanto, se decidió su muerte entre el embajador, gringo, Huerta y sus adláteres, ya que exiliado, y por la experiencia histórica mexicana, era peligroso dejarlo vivo, más siendo aliado de EUA. Por tanto, se planeó el asesinato. El encargado de hacerlo fue alguien que ya tenía experiencia eliminando jefes de Estado: Aureliano Blanquet. Este convocó a un oficial de la policía rural llamado Francisco Cárdenas al despacho que ocupaba en el palacio:

--Mayor Cárdenas, la patria requiere de Usted un gran servicio.-- así lo recibió.

La idea era decir a los prisioneros que, previo a llevarlos a Veracruz y en lo que se hacían los arreglos para su viaje a Cuba, (el embajador de la isla ya se había ido, seguro que había salvado las vidas de los dos políticos) pasarían unos días en la cárcel de Lecumberri, (hoy sede del Archivo General de la Nación), en realidad, una vez estuviesen en zona despoblada, Cárdenas tenía la orden de eliminarlos.

Cárdenas fue al cuarto de la intendencia del palacio y les notificó a Madero (que seguia lamentando la muerte de su hermano, que le había sido notificada por su propia madre) y a Pino Suárez que serían trasladados. Felipe Ángeles preguntó si el también sería trasladado a Lecumberri.

--No, mi General, Usted se queda, son las órdenes que tengo.-- Contestó el rural.

Madero y el vicepresidente se despidieron del General, a quien Huerta le ofreció exiliarlo, con la promesa de que, a su regreso, le daría la Dirección del Colegio Militar. Ángeles aceptó, pero en realidad, una vez fuera del país regresó y se unió a las tropas de Pancho Villa y sería uno de los fundamentos de la derrota de Huerta año y medio después.

Madero y Pino Suárez fueron subidos en autos diferentes, acompañados por soldados bajo las órdenes de Cárdenas. Al pasar atrás de la cárcel de Lecumberri, los autos pararon y los dos políticos fueron bajados a la calle y ahí, a mansalva, fueron ultimados por Cárdenas y sus hombres.


Al día siguiente, los simpatizantes de Madero erigieron túmulos de piedra en el lugar donde cayeron ambos políticos, mientras que se contó la versión de que una célula de sus partidarios intentó rescatar a los prisioneros y morirían a causa del fuego cruzado. Madero, arruinado económicamente a causa de sus aventuras políticas, hubo de ser enterrado tras vender su caballo, único bien que le quedó a la viuda tras pagar a sus acreedores, para cubrir los gastos funerarios.



6.- Juicio sobre Huerta:

Victoriano Huerta ejercería un gobierno con puño de hierro, la verdad es que no tuvo otra alternativa al ser atacado por los antiguos aliados de Madero unidos junto a Venustiano Caranza, latifundista y cacique del Estado de Coahuila, que si hubiese triunfado Reyes, le hubiera apoyado, la verdad es que, el "barón de Cuatro Cienegas" llamado así por el dominio verdaderamente feudal que ejercía sobre esa región de su estado, no rompió con Huerta sino hasta que Woodrow Wilson asumiera la presidencia en EUA, pues sabía que el Demócrata no estaba de acuerdo con lo hecho por su tocayo de apellido, Henry Lane, y mantendría una intervención contraria a la restauración del régimen porfiriano que presumiblemente, intentaría Huerta.

Así, lo primero que hizo Wilson al llegar a la Casa Blanca fue remover a Henry Lane, que no pudo disfrutar nunca de pozo petrolero alguno, caído en la ruina y en las garras del alcoholismo, moriría totalmente olvidado y alejado de la política en 1932. Lo segundo, el ex-Rector de Princeton, que era un hombre bien intencionado e idealista, uno de los más grandes internacionalistas de la Historia cuya influencia es comparable a Vitoria y a Grocio, planear apoyar a los Revolucionarios que se alzaron y se unieron contra Huerta. Incluso, ordenaría invadir México y tomar el Puerto de Veracruz, a fin de evitar la posible alianza del Huichol con alguna potencia europea, principalmente Alemania, en los albores de la I Guerra Mundial. Wilson sin embargo, arguía este intervencionismo no por la línea simple del poder, como lo hacían Theodore Roosevelt o Taft guiados por el Hiperrealismo Político, como lo señala Henry Kissinger en su obra La Diplomacia, sino aduciendo la defensa de "la Democracia" y "los derechos humanos"... había nacido el "Intervencionismo Humanitario" y libertador que cien años después, ha sido instrumentado por Clinton, por Bush Jr. y por Obama para entrar en los conflictos de Medio Oriente y los Balcanes, con consecuencias realmente desastrosas.

Victoriano Huerta sería derrotado por las fuerzas revolucionarias encabezadas por Carranza y sobre todo, por los dos hombres a los que les perdonó la vida: Francisco Villa y Felipe Angeles, que en Zacatecas destruyeron su ejército. Quién sabe si después lamentó el haber mostrado en esas dos ocasiones clemencia hacia ambos generales. Partió al exilio y en Estados Unidos se encontró con Pascual Orozco, exiliado también, y a quien había combatido comandando a Villa, precisamente cuando decidió no fusilarlo divertido ante sus ruegos y por la presión de los hermanos menores de Madero. Trabó amistad con Orozco y ambos planearon regresar a México y dirigir un levantamiento contra Carranza, sin embargo, Woodrow Wilson les echaría el guante y el segundo (o tercero, dadas las versiones que consideran indígena también a Don Porfirio, sobre todo la de Enrique Krauze) presidente indígena de México moriría de cirrosis hepática dado su alcoholismo extremo, habiendo sido liberado de la cárcel poco antes, en enero de 1916.Entre tanto, aquellos que lo habían vencido peleaban ahora entre sí en la fase más sangrienta de la Revolución. 

Sobre Huerta hay una posición unánime de considerarlo el máximo traidor de nuestra Historia y el más cruel, terrible y malo de todos los que han ocupado la Presidencia del país; el cine, la TV y las obras de los historiadores así lo presentan. No obstante, en su pueblo natal, Colotlán, entre sus hermanos de raza, los Wixárika, y entre algunos historiadores ha surgido cierta revaloración del personaje: para empezar, es claro que Madero no podía con el paquete de la Presidencia, y si los militares se rebelaron no fue tanto como para restaurar un régimen de privilegios, que no habían perdido en forma alguna bajo el coahuilense, como para lograr restablecer el orden y la paz social que el propio Madero había quebrantado. En Huerta claramente pesó la ambición personal, pero también la búsqueda de ser el encargado de restablecer el orden, muy probablemente, el militar Wixárika se veía a sí mismo como un nuevo Juárez destinado a poner fin a las disputas por el poder entre los políticos blancos: criollos y mestizos, así como el abogado Zapoteca había establecido las instituciones en que se findamentó el orden porfiriano.

No fue Madero quien se preocuparía por las cuestiones sociales pendientes: el campo y la cuestión obrera, sino Huerta, que creó las primeras dependencias públicas encargadas de atender esos problemas, con la resolución de conflictos por tierras y el dictado de las primeras providencias para respetar los derechos de los trabajadores, entre ellos, el derecho a huelga, cuando el "Apóstol de la Democracia" había reprimido brutalmente las manifestaciones organizadas por la Casa del Obrero Mundial, organización pionera del sindicalismo mexicano.Incluso, estuvo a punto de llegarse a un acuerdo entre Zapata y el gobierno de Huerta, tras haber sido enemigos encarnizados, más el caudillo campesino terminaría rechazando los términos planteados por el Presidente: no le gustaba el puesto público que le ofrecía. Cabe decir que el morelense sería después asesinado por su entonces aliado Carranza.

Y finalmente, Huerta se opuso a los intereses norteamericanos, recordemos que Henry Lane Wilson no actuó de acuerdo a los dictados de la política dados en el Distrito de Columbia, sino contrarios a ellos, impulsado por motivos personales en contra de Madero. Hoy en día, el mismo sistema o régimen surgido de la Revolución, a la vez que maldice a Huerta, homenajea a José Azueta y otros oficiales navales que murieron combatiendo a las tropas estadounidenses en Veracruz, dichos oficiales eran leales a Huerta y contrarios a Carranza, Villa, Zapata y demás que eran apoyados directamente por Washington.

Así que como vemos, no es tan fácil ver la Historia desde una óptica maniquea, no es un cuento de hadas entre princesas hermosas y brujas horrendas, sino un conflicto entre seres humanos con intereses, ambiciones, amores y odios. Quizá algún día, lleguemos a la conclusión que tenemos algo que agradecer a aquel indígena de origen pobre, alcohólico y drogadicto, ambicioso y cruel, pero a la vez firme e inteligente que obró convencido de que estaba haciendo lo mejor por su patria.

17 de febrero de 2013

A CIEN AÑOS DE LA DECENA TRAGICA II--LOS PROTAGONISTAS

Siguiendo con el relato de la "Decena Trágica" ocurrida hace 100 años, hemos de presentar aquí a los protagonistas de aquel golpe militar. Todos ellos han pasado a la Historia como los malvados o villanos del cuento; ciertamente, fueron traicioneros y asesinos al fin, pero su actuar no fue en nada diferente al de los "héroes" oficiales reconocidos por el discurso oficial, que se traicionaron entre sí y se mataron entre sí por el Poder, debemos entender que Madero, en sí, lo que hizo no fue sino desatar la temporada de caza de la silla presidencial que había estado en veda durante el Porfiriato; como hemos dicho, Madero se hizo con ella mediante la lucha armada, y las elecciones de 1911 no fueron sino una forma de lograr legitimar tal victoria, por ello, él, su hermano Gustavo, convertido en diputado del Congreso Federal o sus seguidores presionaron a Bernardo Reyes a fin de hacerle imposible la campaña por la Presidencia y que "Don Panchito" ganase la Primera Magistratura del país. Madero incumplió sus promesas, no le interesaron las demandas sociales y conservó las estructuras del Porfiriato, sobre todo en el aspecto militar, combatiendo, a veces con gran crueldad a los Revolucionarios que le apoyaron en el derrocamiento de Díaz, lo cual, además fue un error ingenuo y estúpido, los militares que habían hecho carrera bajo el mandato del oaxaqueño no tenían simpatía alguna por el empresario norteño.

De esta forma, durante todo el año 1912, único completo en que Madero gobernó, las ineptitudes y promesas rotas de éste fueron desilusionando a gran parte de la población, mientras que Reyes, preso por intentar rebelarse desde inicios del año, era cada vez más popular. Aun así, el General jalisciense era visto como la esperanza para recuperar el orden y la paz.

Bernardo Reyes:
 Reyes es el que pudo ser y no fue; quizá el hombre que pudo haber convertido a México en gran potencia de haber tenido la oportunidad de llegar a la Presidencia; sin embargo, Díaz lo bloqueó siempre y lo mantuvo en un segundo plano, ora como Gobernador de Nuevo León, donde construyó su cacicazgo, ora como Secretario de la Defensa, negándole cualquier posibilidad de emerger; el propio Reyes además, nunca se atrevió lo mismo que su compañero de gabinete y rival José Yves Limantour, secretario de Hacienda, a romper con Díaz y aparecer como líder de una oposición, que, partiendo de las mismas bases del régimen, propusiera simplemente el cambio de mandatario ante la avanzada edad de éste, quizá porque sabían que a Don Porfirio, que se sentía el "necesario" no le iba a caer nada bien que sus subordinados planteasen sustituirlo. Tristemente, el Oaxaqueño tuvo mucha culpa en desatar la Revolución al designar como Vicepresidente, ante su vejez, a Ramón Corral, hacendado corrupto y de vida licenciosa, poco preparado para el mando, pero rico e influyente, en vez de a Reyes o a Limantour; ante tan triste panorama sucesorio, abrió la puerta a la Revolución.

Sobre Reyes colgaba la aurola de héroe con una brillantísima y fulgurante carrera militar, siendo todavía adolescente, combate en el Sitio de Querétaro contra Maximiliano de Habsburgo y sus partidarios, siendo condecorado por su valor; después, participa en las campañas en contra de aquellos Liberales que se han rebelado contra Juárez primero y Lerdo de Tejada después en la década de 1870, actuando también en las campañas contra los remanentes del movimento Conservador que quedaban en torno al líder campesino Manuel Lozada y secunda a Porfirio Díaz en su toma del poder, antes de los 30 años, ya es General y una de las principales espadas que derrota a los rebeldes militares que intentan perturbar la paz porfiriana o contra indígenas rebeldes Yaquis y Mayas. Lograda la paz, se mantuvo como un excelente gobernador, responsable del desarrollo industrial de Monterrey y del Estado de Nuevo León en general. No en balde, el ejército le adoraba y gran parte del pueblo también.

Tras el derrocamiento de Díaz, Reyes intentó llegar a un entendimiento con Madero, pero éste le relegó y ni siquiera le llamó al Gabinete o hizo caso a sus propuestas, para el ex-Gobernador de Nuevo León, era clara la inepcia de Madero y su subordinación a los intereses norteamericanos, por lo que intentó rebelarse, pero fue hecho prisionero y encarcelado en el antiguo Colegio de Santa Cruz de Tlatelolco, reconvertido en cárcel militar desde la Reforma Juarista; aún así, y sabiendo que gran parte del ejército le era adicto, y que también su popularidad entre la gente era altísima, Reyes siguió conspirando, y más cuando recibió como compañero de prisión al "Sobrino de su tío", el General Félix Díaz.

Félix Díaz:
Hijo del hermano menor de Don Porfirio: Felipe, nombre que luego cambió, al ingresar becado al Colegio Militar y para no oírse tan plebeyo, por "Félix" y que muriera en 1871, cuando, siendo Gobernador de Oaxaca, tuvo la ocurrencia de molestar a los indígenas Juchitecos, quienes habían sido una de las más fieles bases de poder de los hermanos Díaz Mori en el sureño estado, al destruir la imagen del santo patrono del pueblo en un arranque, bastante estúpido, de intolerancia religiosa por su fiel jacobinismo Liberal... evidentemente, fue linchado por los parroquianos.

Desde entonces, el pequeño Félix fue protegido por su tío Porfirio, de quien imitó, al llegar a la adultez, hasta el estilo de los bigotes, como puede verse en la foto, a diferencia de Reyes, un self made man, carismático y popular, Félix prosperó gracias a la generosidad de su tío, lo que le valió el jocoso apodo que mencionabamos al terminar de hablar de Don Bernardo, y así obtuvo multitud de ascensos en el ejército y puestos en la administración pública o en la diplomacia, pero mostrando siempre ser un acomplejado y carecer de talentos sea en la guerra, sea en la oficina, en resúmen, Félix era un verdadero "júnior"de esos que a la fecha, pululan bastante en México y obtienen por lo mismo puestos en empresas o en gobiernos. Ante la carencia de ambiciones de su primo Porfirio Porfirito Díaz Jr., el hijo del Dictador, que prefería dedicarse, pese a su formación militar, a la Ingeniería Civil, Félix se sintió como destinado a ser el heredero político del viejo Presidente, y a la caída de éste, no se resignó al Gobierno Maderista, sino que lo combatió. Como casi siempre en su vida, fue derrotado y condenado a muerte, pero Madero, en un gesto de bondad --o de imprudencia, o de ingenuidad, o de simple pendejez-- le perdonó la vida y en otro gesto todavía más torpe, lo trasladó de Veracruz a la Ciudad de México, encerrándolo en la misma prisión tlatelolca en la que se encontraba Reyes, ahí, ambos urdieron un plan en contra de Madero, con ayuda de uno de los más prestigiados comandantes militares de entonces:

Manuel Mondragón:
 Manuel Mondragón, aunque no era veterano de la Guerra contra el Imperio de Maximiliano y la intervención francesa, sí lo era de las luchas por la pacificación del país que impulsó Don Porfirio, y era otro Liberal a ultranza y nada Conservador, Católico, o partidario del Antiguo Régimen como lo pone Paco Ignacio Taibo II, la prueba está que educó muy liberalmente a su hija Carmen, que años después se haría conocer como activista feminista y escritora, así como una verdadera... amante y musa, dejémoslo así, de los pintores e intelectuales postrrevolucionarios, usando el muy indigenista apodo de Nahui Ollín (Cinco-Movimiento, Quinto Sol, en Náhuatl).

Mondragón además era un gran artillero, maestro de Felipe Angeles, quien pasaría a la Historia como el máximo representante de dicha arma en los anales militares mexicanos, y uno de los más grandes a nivel mundial, cuyas teorías y técnicas se estudian en varias academias militares, y se interesó mucho en los avances tecnológicos que se dieron en materia de cañones y armas automáticas a fines del siglo XIX e inicios del XX en la llamada "Paz Armada".

Viajando a Francia en la década de 1880 para estudiar un postgrado, tuvo oportunidad de conocer a los cañones manufacturados por la empresa gala Sait-Chamond, hechos para surtir a la artillería de campaña del ejército francés, aunque al final los mismos serían sustituidos por los fabricados por Ordnance, y que rugirían en los campos de batalla de la Primera Guerra Mundial. Mondragón era brillante, y diseñó mejoras para las piezas, adaptándolas para reducir el retroceso con la posibilidad de que el mástil de arrastre se entierre en el suelo para dar mayor estabilidad al momento del disparo, así como un mecanismo que hacía más veloz el proceso de carga y tiro; cuando, en 1890, dicho cañón salió de las fábricas francesas para equipar al Ejército Mexicano, se trataba de la pieza de artillería más rápida y más avanzada del mundo, con una cadencia de disparo de 21 tiros por minuto, mientras que modelos alemanes, franceses o británicos tenían una cadencia de 15 disparos por minuto. Dicha pieza no se utilizaría en la Primera Guerra Mundial, pero sí en la Revolución, y posteriormente, a partir de 1948, en las Guerras Arabe-Israelíes, dado que el naciente Estado Judío compró a México gran parte de material bélico que había quedado almacenado como excedente de nuestras luchas civiles, demostrando este cañón sus excelentes prestaciones. Igualmente, en 1893 Mondragón diseñó un rifle automático que en mucho es señalado como antepasado del M-16 o del AK-47.

Mondragón fue contactado por Reyes y Díaz a fines de 1912, planeándose que él conduciría tropas que se harían con el control de la prisión militar liberando a Reyes y a Félix, después, marcharían al Palacio Nacional, sede del Gobierno, en el centro de la Ciudad de México, estando ausente Madero y sus funcionarios del mismo, desde donde, previo acuerdo con el comandante de la guardia palatina, Reyes lanzaría una proclama desconociendo al Coahuilense, señalando la incapacidad de éste para gobernar y todos los males que había provocado en el país desde que se alzó en contra de Don Porfirio, acto seguido, el General jalisciense asumiría el Poder en forma provisional y constituiría un nuevo Gobierno, mientras que Madero y sus partidarios serían perseguidos y detenidos por alta traición y perturbar la paz pública.

Así, el 9 de febrero por la mañana se llevaría a cabo el plan, aunque no saldría bien por la defección del comandante de la Guardia del Palacio.

Lauro Villar:
 Veterano de la Guerra contra Maximiliano y los Franceses, Villar  era el comandante de la Guardia del Palacio Nacional y de la Ciudad de México, y había servido a todos los Presidentes desde Juárez hasta Madero, al principio pareció estar a favor del alzamiento, pero el 9 de febrero de 1913, cuando las tropas de Mondragón llegaron al Zócalo o Plaza de la Constitución, frente al Palacio Nacional, conduciendo en desfile victorioso a Bernardo Reyes y a Félix Díaz, cambió su postura.

Cuando Reyes, que marchaba al frente de la columna cabalgó hacia la puerta principal del Palacio, llamada "Puerta Mariana" por haber sido construida por el Presidente Mariano Arista hacia 1850 para ser el acceso de honor reservado para los mandatarios al recinto, fue ametrallado por los hombres de Villar, que ordenó defender la sede del Gobierno a sangre y fuego, desatándose una durísima batalla en la que Villar fue herido en el omóplato. Sin embargo, con Reyes muerto, los sublevados Mondragón y Díaz se retiraron a la Ciudadela, antigua fortaleza construida en tiempos Virreinales en un extremo de la ciudad, donde se harían fuertes por 13 días, mientras se cocinaba la caída de Madero. Sin Reyes, "el Sobrino de su Tio" ambicionaría ser el beneficiado y pensaba en reclamar para sí la Presidencia de la República.

Villar no conocía lealtades personales, sino a la institución; lejos de ser un Maderista fiel o considerar a éste el Presidente plenamente legítimo, al caer el Presidente y ascender a la Magistratura Victoriano Huerta, se sometió plenamente a sus órdenes; era pues, un hombre carente de independencia o iniciativa y sujeto totalmente a las órdenes del superior, fuese éste quien fuese. Con el pretexto de la herida, Madero nombraría como comandante de la Guardia, previa recomendación de Huerta a

Aureliano Blanquet:
 Liberal hasta la médula, un joven Aureliano Blanquet estuvo presente en la caída de Querétaro, al igual que Reyes, en 1867, es más, comandó el pelotón de fusilamiento que ejecutó al Emperador Maximiliano y le dio el tiro de gracia al desgraciado príncipe austriaco, siendo entonces un simple sargento. Llegado a General, había sido siempre reconocido por su ferocidad y sus juergas y presumir siempre que podía de haber sido el "salvador de la Patria" al matar al Archiduque Habsburgo; le unía una gran amistad con Huerta nacida al calor de las copas y las inhalaciones de cocaína, y sería quien se mantendría cerca de Madero durante la Decena Trágica, hasta que, al final, sería quien le aprehendería y entregaría a su asesino, el oficial de la Policía Rural Francisco Cárdenas.

Blanquet moriría en 1918, todavía aliado de Félix Díaz, encabezaría una rebelión contra Carranza; perseguido por las tropas de éste en Veracruz, caería a una barranca, encontrando la muerte, su cadáver sería decapitado y su cabeza exhibida como trofeo en Veracruz; finalmente, la muerte del "último príncipe heróico de Europa" habría sido vengada.

Victoriano Huerta:
 El que resultaría victorioso de los 13 días más largos de la Historia de México sería un indígena huichol o wixárika, nacido en Colotlán, Jalisco, y que también era veterano de la Guerra contra Maximiliano. Hacia 1865, las fuerzas republicanas del General Miguel Negrete llegaron al todavía hoy pobre y olvidado pueblo del norte de mi estado, cuyo nombre, curiosamente, en Náhuatl, quiere decir "lugar de escorpiones". Ahí, Negrete solicitó a alguien que quisiese servir a la Patria luchando contra los Franceses y el Imperio de Maximiliano a favor del Presidente Juárez siendo su secretario particular: requisito indispensable es que supiese leer, escribir y algo de matemáticas.

De entre todos los habitantes, solo un adolescente indígena huichol se presentó; era el alumno más aventajado de la pequeña escuela rural que el Cura del poblado que decidió buscar la vida en la aventura militar antes que quedarse a vivir la pobreza de una aldea en árida región. Ese joven no era otro que Huerta.

Terminada la guerra, y habiendo demostrado Huerta su valor y un extraordinario talento matemático que había servido en múltiples ocasiones para orientar los cañones, tanto Negrete como Donato Guerra, otro general Juarista, recomendaron que el joven indio ingresase en el Colegio Militar, cosa que se realizó, siendo uno de los más avanzados alumnos de la emblemática institución. Un día, Benito Juárez visitó al Colegio y se sintió gratamente sorprendido de identificar entre los alumnos a otro indígena como él, aunque de etnia diferente (Juárez, Zapoteca, Huerta, Huichol) y le felicitó personalmente:

--México espera mucho de los indios que se educan como Usted, no nos defraude.--le dijo mientras le apretaba la mano.

Huerta asintió sin decir nada, pero es claro que aquel episodio le impresionó: ¿si un Zapoteca habia llegado a la Presidencia, porqué un Wixárika no podía soñar alto?

Los Wixárika, como ellos se llaman a sí mismos o Huichol, como les denominan los indígenas Náhuas, y término (es un despectivo náhuatl para referirse a alguien que practica magia negra) que se ha extendido más para llamarles, tuvieron una cultura mucho menos desarrollada que la de los indigenas oaxaqueños, centrada en una Religión en la que se precisaba del consumo de psicotrópicos, como el peyote, una cactácea rica en mezcalina, para entrar en éxtasis y así buscar el contacto con las divinidades, mismas que están basadas en fenómenos celestes, como en la mayoría de los casos de los indígenas mesoamericanos en un culto orgiástico. Quizá eso motivó en Huerta su adicción al alcohol y a la cocaína (los Huicholes tienen tasas muy altas de adicciones, sobre todo a los licores, aparte de lo que les manda su tradición), así como su interés en la Astronomía.

A pesar de sus borracheras y de su crueldad manifestada en su forma de sofocar rebeliones, Huerta llegó a trabajar con Bernardo Reyes en Nuevo León como Secretario de Obras Públicas del estado, construyendo algunas infraestructuras muy reconocidas y que él mismo proyectó, mostrando su genio como matemático; después, hacia 1908, fue enviado a combatir la rebelión de Miguel Alemán (padre del después Presidente) destacándose por su ferocidad, misma que se incentivaba tras embriagarse o drogarse, sin que se le dejara de considerar competente. Tras la caída de Díaz, supo ganarse la confianza de Madero, que le envió primero, en compañía de Francisco Villa, a combatir a un antiguo aliado: Pascual Orozco, que se había rebelado con su "Plan de la Empacadora" contra el coahuilense, reclamando que pusiese atención a las demandas sociales. Huerta no quería nada a Villa, antiguo bandolero y militar improvisado, y cuando el ahora legendario "héroe" le fue insubordinado, Huerta lo mandó fusilar, Doroteo Arango (verdadero nombre del Centauro del Norte) frente al pelotón de fusilamiento se puso a llorar y a suplicar por su vida, arrodillándose ante el indígena (Villa, entre tanto, era un criollo de ascendencia española, como buen norteño) Huerta se sintió satisfecho con ello, se carcajeó y le perdonó la vida, mandándolo a prisión. En el futuro comandante de la "División del Norte", sin embargo, mantendría un profundo rencor contra aquel General indio, en cuya derrota colaboraría activamente, sobre todo con la victoria en Zacatecas.

Posteriormente, Madero lo envió al estado de Morelos a sofocar el alzamiento de otro de sus antiguos aliados: Emiliano Zapata. Lo hecho por Huerta ahí, con pleno conocimiento de Madero, no puede sino calificarse de actividad criminal de lesa humanidad, que por otro lado, era similar a los saqueos, destrucciones, violaciones y asesinatos masivos cometidos por las fuerzas del caudillo campesino; los morelenses, sometidos a dos fuegos,  no sabían a quién odiar más, si al Huichol o al presunto homosexual y otrora amante del yerno de Don Pofirio. Este, sin embargo, supo manejar bien su propaganda, tanto para que no se dudara de su imagen de "macho" como de que el "malo" era Huerta. Ante los señalamientos y presiones, Madero le retiró el mando a Huerta y lo cambió por un caballero: Felipe Angeles.

Huerta decidió que debía retirarse; arruinado por sus excesos, buscó el sustento como profesor de matemáticas y en eso estaba cuando estalló la rebelión del 9 de febrero. Lo que hizo después es materia del siguiente post.