Buscar este blog

28 de febrero de 2013

COMIENZA LA SEDE VACANTE


Reproduzco aquí mi reflexión sobre el final del pontificado de Benedicto XVI que puse en el Facebook y que completo, además, con algunas precisiones  que se me quedaron en el tintero:

"No puedo evitar sentirme triste por la partida del Papa Benedicto XVI y su renuncia al solio de San Pedro; en definitiva, se trata de un reflejo del mundo de hoy, en que todo hombre santo, toda persona capaz, toda persona sabia es rechazada, despreciada y desplazada por los mediocres, los incapaces, los menos aptos y los que manejan mejor las apariencias, y si no, ahí tienen el caso de Italia en que un corrupto vendedor de espejos y un payaso que canaliza las inconformidades están disputándose el poder, o aquí en México el encumbramiento de Elba Esther y de tantos otros personajes que han logrado subir a base de vender su dignidad o aceptar convertirse en objetos.

Sí, el Mundo ha rechazado a Benedicto, y muchos hoy festejan, en particular la Progresía mundial que cree que han trabajado para derribar a este pontífice hasta lograrlo hacer caer bajo el peso de los errores y vicios de algunos en el seno de la Iglesia, y con ellos, muchos que jamás comprendieron su mensaje, aquellos que creen que lo máximo que se puede lograr en la vida, --y perdónenme la expresión-- es "coger" (follar, para los lectores extranjeros), y que el último objeto de la existencia es evitar el dolor y vivir en la permanente diversión, o bien aquellos que creen que la vida únicamente consiste en la persecución del poder o del dinero para pagarse los placeres cada vez más caros y refinados o más torcidos.

Lo que me convenció de mi catolicismo es el hecho de que somos entes racionales, y si lo somos es por y para algo, no para inventar placeres cada vez más pervertidos o para gastarlo en la nada y convencernos de que estamos destinados a la nada y a ser no más que bestias; Benedicto, el Papa del raciocinio, el Papa profesor, el papa que no ha dudado en poner el dedo en la llaga de los vicios y errores actuales, incluso de los mismos clérigos que son parte de esta masa de seres cegados por el resplandor del mundo, sólo ha recibido a cambio el odio, la burla, el desprecio, de medios de comunicación y de enormes números de personas que no están dispuestos a cambiar la dirección de sus vidas ni de la existencia creyendo que mientras tengan para el sexo, la droga o el alcohol y el antro estarán viviendo la plenitud de la vida, acorde con las prédicas que reciben en el cine o la TV, o que cegados por la soberbia del cientifismo son incapaces de ver más allá de la materia y han transformado a la Ciencia en un factor de deshumanización, materialización del ser humano y de justificación de la cultura de la muerte; Benedicto renuncia porque ya cumplió su misión como profeta, ya no hay nada que pueda decirnos más o hacer para hacernos cambiar. El valor que ha tenido, solo merece mi admiración --incluso, lo confieso, mayor que la que tengo por Juan Pablo II-- mi respeto más profundo y mi gratitud más plena.

¡¡¡GRACIAS BENEDICTO XVI!!! Ruegue por nosotros."

Con esto, todo está dicho. Pasará mucho tiempo para que el mundo comprenda la grandeza de este pontificado, y el tamaño intelectual y como Papa de Joseph Aloisus Ratzinger concluido hoy, a las 13:00 horas tiempo de México, y sólo nos quedará atestiguar, a partir de ahora, las consecuencias históricas que ha tenido y tendrá este hecho.

1 comentario:

Zendir Haidar: Director dijo...

Respeto tu opinion y convalido toda esa critica hacia los progres (osea: falsos progresistas) e igualmente contra los postmodernos. Pero no comparto tu opinion personal acerca de Ratzinger, lo que si admito es que hizo lo que tenia que hacerse en cuestion de la investigacion que mando hacer. Tenemos los mismos valores, y sin embargo llegamos a diferentes conclusiones: Tu llegas a conclusiones religiosas, yo llego a conclusiones seculares, y sin embargo vamos en el mismo camino: Saludos.