Buscar este blog

29 de noviembre de 2008

OASIS EN GUADALAJARA





Histórico... no puede más que denominarse así lo vivido en la Arena VFG de Guadalajara ayer, 28 de noviembre del año 2008: la banda comandada por los hermanos Liam y Noel Gallagher (únicos verdaderos integrantes de la misma, aunque hay que decir con completa justicia que tanto Gem Archer en la segunda guitarra como Andy Bell en el bajo se presentan como unos músicos mucho más sólidos y completos que lo que fueron los anteriores "patiños" de los hermanitos: Bonehead, Guigsy, Withey o Tony Mc Carroll, a grado tal que participan en la composición, cosa que los anteriores nunca hicieron y la prueba está que se perdieron en el anonimato completo tras su salida del grupo) se presentó por primera vez en nuestras jaliscienses tierras y en tierras MUY jaliscienses, pues fue en el centro de espectáculos regenteado por Don Vicente Fernández, hombre que merece todos mis respetos, (no así su hijo, cuyo éxito se debe al tradicional juniorismo mexicano del que he hablado como uno de nuestros vicios sociales, y realmente me vale madres que muchas lectoras me quieran linchar por esto que acabo de expresar) no solo por poner en alto al folklore mexicano sino por ser un ejemplo de alguien que a base de su trabajo ha llegado lejos y finalmente, ha brindado a su ciudad un escenario para eventos de esta clase, realmente, de Primer Mundo.

¿Qué se puede decir sobre los Gallagher que no se haya dicho ya? Tienen ya asegurado su lugar en la Historia del Rock and Roll: su aparición en 1994 marcó el inicio de una nueva oleada en el rock, con el surgimiento de un nuevo estilo, el Brit-pop, dentro del cual surgirían bandas que definen nuestro panorama musical actual, como Coldplay o Keane, Kaiser Chiefs, Franz Ferdinand, The Verve, Blur (sus odiados enemigos) entre otras, incluso con influencia más allá de las fronteras británicas que se percibe en los nativos de Las Vegas: The Killers.

Y vaya que las oleadas británicas han sido fundamentales para la historia del Rock, género surgido en EUA de las guitarras y voces de Elvis Presley, Buddy Holly, BB King, Little Richard, Bob Dylan, Jerry Lee Lewis y Roy Orbison, pero no sería lo que es sin la primer oleada británica que iniciaron los Rolling Stones, los Beatles y The Who, una segunda oleada, con Led Zeppelin, Black Sabbath, Judas Priest y Deep Purple originaría al Heavy Metal, una tercera, a inicios de los 70, marcaría el surgimiento del Rock Progresivo con Pink Floyd, Jethro Tull, Yes y Genesis, una cuarta, a fines de los 70 e inicios de los 80 renovaría al Heavy Metal con Iron Maiden o Deff Leppard y la quinta prodciría al Brit-Pop.

Los Gallagher triunfaron donde otro grupo británico: The Outfield, fracasó en los años 80, en retomar la estafeta de los Beatles, recuperar al rock de sabor genuinamente británico y darle resonancia universal, superando las mercadotecnias y la música barata de los norteamericanos que en mucho dominó la esencia musical de los 80 e inicios de los 90, y ante el bloqueo que sufrió el metal tras el fulgurante éxito de Guns and Roses, que hacia 1991-1992 parecía consolidar tal género como el más popular en el mundo, pero que se derrumbó con las tensas relaciones entre Axl y Slash en 1994 hasta no reponerse con los grupos europeos y la experimentación sinfónica de años recientes. También, el naciente Grunge parecía entrar en colapso tras el suicidio de su profeta: Kurt Cobain en ese mismo año.

Oasis representó una enorme renovación e inyección de vitalidad a la música popular contemporánea, con letras y actitudes propias de la época que les tocó vivir a los hermanos Gallagher y que responde a la situación de muchos como ellos: jóvenes nacidos de clase media baja que se enfrentan a la frustración al llegar a la mayoría de edad: "Cigarrettes and Alcohol" por ejemplo, ¿no nos ocurre en México que el IFE proclama a los 4 vientos en sus comerciales que al llegar a los 18 podremos tener voz y participar en la vida del país con el voto, llegamos a la mayoría de edad y nos damos cuenta que ni se hace caso a nuestra voz y el voto lo mandan al monumento que está en París (y que no es la Torre Eiffel) pues no sirve de nada para controlar a los políticos y descubrimos que el poder más grande que tenemos con la credencial de elector es el de entrar al antro a beber alcohol e ir a la tienda y comprar cigarros (y a veces ni piden la credencial para ello)? Y de paso, nos damos cuenta que sólo somos peones de los juegos de poder, como Noel canta en "Masterplan".

La actitud desafiante de Liam, su voz cargada de soberbia, rabia y agresividad simboliza mucho la actitud que tenemos los jóvenes de hoy entre los 15 y los 35 años. La vida de ambos hermanos, cargada de conflictos y escándalos, de la actitud propia del "rockstar" revivió mucho del espíritu de los sesenta y todo ello ha sido causa del nacimiento de un verdadero culto gallagheriano que ayer tuvo un solemne acto litúrgico, y del que yo fuí parte, a pesar también de los excesos, realmente infantiles y payasos del menor de los hijos de Poppy Gallagher que hizo rabietas propias de un niño de 5 años por que le fallaba el monitor.

He aquí la crónica, por que vale la pena:


  1. Desde un mes antes compré los boletos, invité a dos amigas del trabajo que resultan ser fans de los Gallagher, así que fuí, la verdad, muy bien acompañado al concierto, el punto de reunión acordado fue el domicilio conyugal de una de ellas donde comimos e hicimos tiempo viendo la excelente serie "Smallville" (post pendiente sobre ella) para, cuando nuestra amiga faltante se nos unió a las 6:00 p.m. partimos rumbo a la Arena VFG, amenizando el camino, que fue un tanto largo ya que avenidas tales como Federalismo y Dr. R. Michel se atascan a esas horas, y más en viernes, día en que todos los tapatíos se histerizan al sentirse libres de la rutina y bendecidos por el fin de semana, escuchando un exótico coctel musical en que se combinaron Enrique Bumbury, Luis Miguel, Mecano y Miguel Mateos (¿qué ha sido de tan gran rockero argentino de los 80?) así como algunas rolas antreras, al final, los 3 nos parecíamos a los morros que salen en el anuncio de Cinépolis por que andábamos bailando en el coche exactamente esa misma rola del silbidito.



  2. Salimos de la casa de mi amiga y su marido cuando todavía había sol, cuando llegamos a la Arena VFG ya había oscurecido y se vino un problema importante: el estacionamiento. Resultó grato que a pesar de que la cantidad de coches y de personas era enorme, hubo un excelente orden en la entrada y en la salida de vehículos (¡bien por los muchachos de Don Vicente!) sin embargo, no habían abierto una sección del estacionamiento pavimentado por lo que tuvimos que ir a un predio baldío lleno de tierra custodiado por 2 chavitos que al principio no nos dejaban estacionar en el punto más estratégico: cerca de la salida y menos alejado de la arena. Al principio, no nos querían dejar estacionar en aquel lugar sin saber explicarnos el porqué no se podía, finalmente, empezaron a hablar con ese lenguaje tan mexicano que siendo ambiguo es bastante claro: el "cómo nos podemos arreglar"... lo curioso es que mi amiga que conducía terminó pagando, probablemente, el soborno más barato de la historia: un chicle y media botella de refresco (babeada además)!!!! y es que uno de los dos guardias-acomodadores "se estaba secando" según sus palabras.



  3. Llegamos a las 7:30 pm, esto es, una hora antes de que comenzara el concierto, subimos hasta la galería, debo decir que desde ahí la vista hacia el escenario era buena, aunque quizá la acústica no era un 100% óptima, más sí bastante aceptable, sobre todo cuando tocó el turno de Oasis, pues Secret Machines, el telonero, no trae el mismo equipo técnico que los mancunianos.



  4. Grata sorpresa fue Secret Machines: el grupo de San Francisco aparece como una de las nuevas caras del Rock Progresivo, con una formación similar a Rush o a Muse, me agradaron bastante y creo que tienen futuro dentro del género, incluso, tuvieron el detallazo de cantar "Quisiera ser Alcohol" de Caifanes. No en balde hace 2 años le abrieron también a U2 en el Estadio Azteca.



  5. Llegó la hora: empezó una cuenta regresiva advirtiendo que no se trataba de un simulacro, después, fanfarria de luces y tamborazos, y salen los hermanos Gallagher, Gem Archer, Andy Bell, el baterista invitado Chris Sharrock y como tecladista: ¡Davy Jones! nooooo, el parecido es impresionante pero se trata de Jay Darlington, ambos serían presentados por Noel más tarde. Y el concierto comenzó con "Rock and Roll Star".



  6. La euforia se vivió de pleno y todos cantamos la rola, de repente, la cara de Liam frunció el sueño, parecía intentar ajustarse el audífono del monitor, de repente, en plena canción, le gritó algo a Andy Bell, que se quedó con cara de what? al terminar la canción, Liam azotó el pandero contra el suelo y fue directo con los técnicos y reclamó manoteando al aire. Le cambiaron el monitor y regresó para entonar "Lyla" y "Shock of the Lighting" cuando terminó esta canción dó una patada a la base del micrófono que cayó y se retiró del escenario por enfrente, saliendo por una puerta de servicio, al poco, apareció, nuevamente reclamando al técnico, quien le volvió a cambiar al monitor.



  7. Si alguien se llevó la noche fue Noel; el mayor de los Gallagher demostró haber madurado y tomado con seriedad su carrera (y la de su hermano) con mucha serenidad miró al público con cara de: "Disculpen, pero ya saben como es de mamón mi hermano" y cantó "The Importance of Being Idle", "Bag it Up" "Masterplan", cuando Liam regresó, hizo algo que es muy gacho: humillar ante 17,000 personas a un pobre técnico de su equipo, primero ofreció disculpas, dijo que era un problema con su monitor y apostrofó a su personal como "fuckin techs!" Creo, la verdad, que eso no se vale, y Liam una vez más exhibió su inmadurez y gusto por las bravatas, así como su enoooorme soberbia.

  8. La verdad, Noel es el experto para las rolas tranquilas y su intervención fue siempre la más aplaudida, mientras que Liam fue el más chiflado, todo es cuestión de actitud.

  9. El momento más impresionante del concierto fue "Wonderwall" 17 mil gargantas no unimos en una sola voz para entonar este himno que define a nuestra generación y que habla de lo difícil que es expresar el amor que uno puede sentir por alguien... una de las canciones más importantes de la historia del rock, solo igualada por "Whit or whitout you" de U2... fue un momento cargado de magia y sentimiento, sin lugar a dudas.

  10. Otros momentos memorables fue cuando entonaron "Champagne Supernova" y "Don´t Look Back in Anger" otros himnos majestuosos. Finalmente, los Gallagher se despidieron y cerraron con "I am the Walrus" de los Beatles.

Fueron cerca de 2 horas de esa maravilla musical: Liam dijo "hasta luego" y Noel demostró varias veces que ha aprendido algo de español, espero que eso signifique que regresarán para el próximo tour, aquí se les espera. Neta, dan ganas de invitarle a Noel unos tacos y una michelada la próxima, (jajajaja si fuera tan fácil) de tan amable como se portó, en cuanto a Liam... dan ganas de contactar a Robbie Williams y al técnico para entre todos quitarle lo mamón, jajajaja.

Pero en fin, a pesar de todo: Liam y Noel, Gem y Andy, así como Chris y Jay "Day Jones" Darlington MUCHAS GRACIAS POR ESE CONCIERTO, GRACIAS POR HABER HECHO HISTORIA, los esperamos de vuelta!!

Otra vez no pude subir los videos, espero resolver ese problema y subir los videos editando este post después...

Proximamente: Recomendaciones para la FIL...