Buscar este blog

24 de junio de 2013

ESTA PASANDO ALGO MUY, MUY GRAVE --PARTE I

No me cabe duda de que estamos viviendo tiempos de crisis, de una crisis de civilización en Occidente que parece entrar a una fase de empeoramiento de la situación: los síntomas están ahí, primero, se evidencia una enorme falta de liderazgo en las primeras potencias de nuestro hemisferio, un Papado en manos también de alguien débil pero demagógico y populista, el caos que amenaza con despedazar a Turquía, uno de los puentes entre Occidente y el Medio Oriente, entre tanto, Brasil se sumerge en el caos y la anarquía en medio de protestas cada vez más violentas y multitudinarias. La situación se le está saliendo de control al Gobierno de Dilma Rousseff, sin que se tenga, por otro lado, certeza de qué es lo que realmente quieren, cuál es el objetivo de los manifestantes, que al igual que en la Plaza Tahrir de El Cairo, aparecen constituyendo una masa amorfa y multitudinaria sin liderazgos definidos ni un objetivo más allá del derrocamiento del Gobierno de Mubarak, en el caso egipcio, o los llamados a un "nuevo sistema" que no se especifica, y que es tan genérico y tan contestatario como lo que ocurrió en México con el movimiento #yosoy132, y que era en realidad algo promovido por la Izquierda Radical; en el caso faraónico, por su parte, aquello terminó sirviendo a los islamistas radicales de la Hermandad Musulmana, que se hicieron con el Poder en la persona de Mohamhed Morsi... lo que está pasando es una clara invitación a que los radicalismos, sean del signo que sean, obtengan el beneficio del desastre.

Hagamos un repaso de los puntos de preocupación que indican que el "Juego de Tronos" del que he estado hablando en este blog está entrando en una tensa, delicada y muy peligrosa fase y que, probablemente, nos va a pegar incluso a los ciudadanos "de a pie".

1.- El G8: Rusia Vs. Occidente




Algo salió mal en la reunión del G8: para empezar, es claro el distanciamiento entre Rusia y las "7 Naciones más Industrializadas del Mundo", grupo en el que inexplicablemente no se incluye a China, pero sí a Italia, un país subdesarrollado en el que el norte, que sí cuenta con una planta industrial importante, mantiene a un sur rural, pobre y atrasado, plagado además por una alta criminalidad y en el que la corrupción y unas finanzas públicas propias de país bananero lo tienen postrado y arrastrando hacia abajo en buena medida al resto de Europa. Igualmente, es claro que Japón se encuentra en un contexto y en unas circunstancias muy diferentes a los demás y poco interés tenía en la resolución o no del conflicto sirio, tema central de la cumbre celebrada en Reino Unido, cuando tiene sus propios contenciosos directos con China por las islas Senkkaku e incluso con Rusia, por la de Sajalin.

De hecho, pareció que la reunión se trató de un bloque de las seis potencias euroamericanas: EUA, Canadá, Reino Unido, Francia, Alemania e Italia frente a Rusia (el bloque, más bien es de 5, pues Canadá, como hemos dicho, es un niño de 4 años que sufre acromegalia o elefantiasis, mas no un Estado que cuente en el balance de poder global) y de esos 5, solo realmente EUA y Gran Bretaña aparecen a la cabeza, Angela Merkel, pese al poder de su país sobre la Unión Europea en el contexto de la crisis monetaria, se encuentra sometida por un temor reverente al ruso, además de la cada vez mayor presencia eslava en la economía germana y al poder fáctico que desde 1945 ejerce EUA sobre Alemania a través de la OTAN y las bases militares norteamericanas en su territorio.

Así que el diálogo en realidad, ha quedado reducido a dos partes, entendiendo que Inglaterra, la antigua metrópoli, ahora se encuentra sujeta a la voluntad de la otrora colonia: EUA, por lo que la reunión en fue entre dos posiciones: de un lado: Barack Hussein Obama/Barry Soetoro, y del otro lado: Vladimir Vladimirovich Putin. No cabe duda que Rusia está alejándose de Occidente cada vez más, desde Gorbachov, los rusos parecían buscar nuevamente su inclusión y aceptación en Europa; no en balde, aquellos años vieron producciones televisivas y cinematográficas alrededor de Pedro I el Grande, el Zar reformador que pretendió que Rusia fuese aceptada e incluida en Occidente. Pedro modificó las costumbres en la vestimenta y hasta en el cabello y la barba de los rusos, construyó una ciudad como San Petersburgo siguiendo el urbanismo barroco estilado en Europa por aquellos años y en ella asentó su Gobierno. Para no tener obstáculos en sus reformas Pedro aumentó aún más el control sobre la Iglesia, eliminando al Patriarcado de Moscú para colocar un Sínodo de Obispos (copiado de las asambleas episcopales luteranas) directamente bajo la dirección del Zar, quien además, adoptaba como título oficial la palabra latina "Emperador" --título que ya poseía con el de César, adoptado por Iván III de la romana Zoé Paleologo-- y modificó las galas imperiales de tradición netamente asiática por galas copiadas de los monarcas austriacos, alemanes y escandinavos, el ejército, entrenado por oficiales prusianos, se transformó en una máquina eficiente de destrucción en vez del ejército medieval con una tradición militar de raigambre mongola.


Para Pedro y para la mayoría de los Romanov que siguieron después de él, --salvo las excepciones de Alejandro I, Alejandro III y hasta cierto punto Nicolás II-- Occidente era ejemplo y era guía a seguir y así fue hasta el siglo XIX, tal y como las novelas de Púshkin, Tolstoi o Dostoievsky lo retratan: los nobles rusos hablaban más en francés que en su lengua natal eslava, eran educados por profesores galos o británicos, vestían a la moda de París y tenían costumbres netamente europeas. Como parte de esta influencia occidental llegaron ideas procedentes sobre todo de Alemania, convertida en el modelo adoptado por los Romanov para la modernización de su país y hasta principal fuente de cónyuges para su dinastía junto con los países escandinavos, así, el Marxismo llegó de Occidente e, irónicamente, fue utilizado por los gobiernos comunistas posteriores a 1917 como vía para reforzar el nacionalismo ruso y la diferencia con Occidente, pues en mucho, la Revolución llegó con el apoyo de la Rusia profunda, la que se mantenía eslava, tártara, mongola y desconfiada de los europeos del Latinztvo que en 1204 había destruido Constantinopla y sido hostil con el Cristianismo Oriental, y así fue hasta la llegada de Gorbachov: al igual que para Pedro, que se convirtió en su ídolo y su guía, la modernización pasaba por la aculturación de los rusos y la adopción de modas, costumbres e ideas occidentales en las que veía la realización de la libertad y de la prosperidad: Rusia se llenó de McDonalds, de Levi's, Coca-Cola y Pepsi, entró el Rock & Roll, el Pop y se relajaron las costumbres, llegando todo al cúlmen durante la era Yetltsin, en la que incluso apareció el dueto musical T.A.T.U., cuyas integrantes presumían o decían ser lesbianas y la promiscuidad, la drogadicción y el SIDA llegaron a elevadísimas cotas.

Sin embargo, nuevamente la desilusión de los rusos ante Occidente, del cual recibieron muchos vicios y nada de prosperidad, se cristalizó en la oposición de Vladimir Putin y su régimen a las influencias occidentales; el Presidente Ruso, desde el año 2000 ha ido acentuando las diferencias entre el coloso euroasiático y Occidente en diversos puntos: por un lado, en Rusia se ha reforzado la presencia de la Iglesia Ortodoxa Rusa, reconociéndose su papel histórico y social como clave de la identidad rusa, así como su subordinación al Estado, se han recuperado grandes partes del folklore tradicional y se ha hecho una labor extraordinaria por recuperar los valores tradicionales. Las T.A.T.U., por cierto, hace algunos años, ya bajo el gobierno del ex-agente de la KGB, curiosamente descubrieron su feminidad y contrajeron matrimonio con varones y formaron sus respectivas familias. Hoy en día, el Parlamento Ruso ha aprobado legislaciones que, en base a esto, se han pronunciado por limitar el aborto, prohibir la promoción de la homosexualidad y la adopción internacional de niños rusos por parejas del mismo sexo. De igual forma, Putin se ha proclamando la misión espiritual de Rusia como defensora del Cristianismo y cada vez queda más clara la intención de los rusos por mostrarse como el baluarte de éste ante un Occidente secularizado y que maneja un laicismo agresivo y hostil contra la Religión. Claro, esto no ha implicado que Rusia sea un convento y Putin un santurrón, como es bien sabido, el Presidente se ha divorciado de su esposa Ludimila tras 30 años de matrimonio y haber procreado dos hijas, ambas ya casadas, y se habla abiertamente de la "amante oficial" del Presidente, la ex-campeona olímpica de Gimnasia Rítmica Alina Kabayeva. (Abajo)


La Iglesia Ortodoxa, por otro lado, siempre ha sido flexible en el tema del divorcio, y más cuando se trata del gobernante, desde los tiempos del Imperio Romano de Oriente, aparte de que esto marca la pervivencia de costumbres tártaras y escandinavas que yacen en los orígenes ancestrales del pueblo ruso y en sus élites. Quizá sea una incongruencia con la política actual del Kremlin de promover el matrimonio y la vida familiar, pero a ojos de los eslavos, no es más que  peccata minuta.

Si Obama ha hecho del homosexualismo político una de sus principales banderas, no cabe duda que en el G8 fue uno de los puntos de disenso y confrontación con Putin, pero aún más lo fue el tema de Siria y de la política de armamentos: Putin se mantuvo en sus trece de seguir apoyando con armamento al Gobierno de Bashar el Assad y oponerse al envío de armas y dinero a los rebeldes, identificados con claridad por él como radicales islamistas con nexos con Al-Qaeda y otros movimientos extremistas que han utilizado al terrorismo como principal táctica. Ni Obama, ni Cameron ni nadie consiguieron moverlo de ahí, por el contrario, Rusia sigue aumentando su presencia en el Mediterráneo, y, según se dice, está por seguir los pasos de Irán y mandar un fuerte destacamento con la presunta misión de proteger ciudadanos rusos en el país levantino, aunque se postula que más bien, desde la Base de Tartus, las tropas del "Ejército Rojo" estarán atentas a ayudar a las fuerzas leales a Assad a repeler ataques israelíes u occidentales.

El otro tema espinoso es el "escudo antimisiles" que EUA y la OTAN plantea instalar en Europa Oriental, presuntamente para prevenir un ataque iraní, y que desde Bush se ha propuesto; el "Nobel de la Paz" Obama retomó el proyecto del texano que le antecedió en la primera magistratura de su país y cuenta con el apoyo de Polonia, República Checa, Hungría y los Balcanes, países que temen un nuevo fortalecimiento moscovita y el regreso de una nueva era de ambiciones imperiales para el gigante eslavo.La realidad es que el escudo va más dirigido en contra de Rusia que de los persas. En ese contexto, Soetoro le ofreció al homólogo llegar a un acuerdo para la mutua reducción de los arsenales nucleares de ambas potencias: Putin aparentemente aceptó, pero después de concluida la cumbre, Putin señaló ante los medios rusos que la reducción de armamento procede, siempre y cuando no se sacrifique la capacidad de realizar un ataque preventivo contra el "enemigo" a quien todo mundo identifica como a la república angloamericana.

Y es que Putin no es un ingenuo como Gorbachov, o con complejos de inferioridad respecto a su Nación como Pedro I, deslumbrados ante los oropeles de Occidente, la tecnología actual le puede permitir reducir cuantitativamente el armamento a la vez que el que conserva tiene una potencia y alcance mayor, con lo que subsana las reducciones; "el hombre de la mancha" en su momento, en cambio, y como lo narra Antonio Sánchez Pereira en su excelente estudio sobre el proceso de demolición de la URSS, se tragó las promesas vanas de Reagan y disminuyó radicalmente la potencia de las fuerzas armadas rusas, incluyendo las armas nucleares.

En un balance, parece que la reunión del G8 concluyó en realidad sin acuerdos y sin siquiera poner orden en los temas de la crisis económica mundial: Putin se retiró como triunfador de la cumbre, superando ampliamente a sus rivales que no lograron ni presionarlo ni convencerlo de retirar su apoyo a Assad o a aceptar el escudo antimisiles, pero incluso, es claro que el mandatario Ruso resulta tener algo de lo que carecen Obama, Cameron, Merkel, Hollande y demás: un liderazgo real y auténtico, ciertamente los medios moscovitas como el Pravda bien pueden hacer de propaganda favorable a Putin, pero uno no puede dejar de contrastar la seguridad y el aplomo del eslavo con la actitud nerviosa, frustrada y dubitativa del afroamericano:



Ante esta situación desfavorable de un Occidente sin liderazgos, con una crisis económica que ha venido desde el año 2008, y en los que los temas sexuales parecen ser los definitorios del discurso político mientras se descuidan los temas realmente importantes; ante esta situación, no hay duda que China, Irán y Rusia están viendo la oportunidad para actuar en forma más agresiva y descarada.

2.- El Caso Snowden y los espionajes revelados:



Las filtraciones de información amenazan con convertirse en una verdadera pesadilla para Obama y algunos de sus aliados, pues ahora se ha revelado que en las pasadas reuniones del G-8 y del G-20, los servicios secretos británicos han espiado a los mandatarios que han sido invitados, aquello provocó en el caso de Angela Merkel una airada reacción en que exigió conocer cuándo y por qué ha sido objeto de ese espionaje, algo no menor para alguien que en su juventud fue espiada por la poderosa y temible Stazi de Alemania Oriental, cuando no --según se dice-- colaboró con ella delatando disidentes contra el régimen comunista impuesto por los rusos. Las filtraciones de Assange y Snowden, quienes han venido a ser los "tontos útiles" en cierto sentido, han empezado a surtir los efectos de generar divisiones entre EUA y sus aliados europeos, en este último caso, las diferencias y desconfianzas ya vienen generándose en torno a la crisis monetaria europea, que ha aumentado la brecha entre Reino Unido y el continente.

Pero además, ya tanto China como Rusia están actuando abiertamente mostrando su apoyo y protección, cuando no su patrocinio, a los divulgadores de información: a Xi Jinping le pudo haber molestado su comparación con Winnie Pooh y a Peng Liyuan el plantón de Michelle Obama, pero además, hubo algo que desató la guerra. Probablemente, que ya no desean que EUA siga comportándose con ellos como si fuese el "jefe"  y quería recordar a Washington quién es el mayor acreedor de la enorme deuda pública norteamericana. Obama, sintiéndose todavía el superior, le quería reclamar a Xi el espionaje informático hecho por China a bases de datos clasificadas en EUA y la censura a Internet, pero fue entonces cuando aparecieron las primeras filtraciones; al terminar la visita del Presidente chino a Los Angeles, donde se encontró con Soetoro, se reveló que el soplón que había revelado ante el mundo que la Administración Obama no solo había desatado el acoso fiscal contra organizaciones conservadoras y espiado a periodistas y comunicadores, sino que tenía el orwelliano sistema PRISM de escucha en el Internet y teléfonos, era Edward Snowden, analista de la Agencia de Seguridad Nacional quien además, ¡era protegido por el Gobierno Chino en Hong Kong! La prensa del Celeste Imperio, ante las peticiones y reclamos de Washington en las que exige que el analista informático les sea entregado, ha reaccionado señalando al Gobierno Norteamericano como el principal peligro para el derecho a la intimidad y como el mayor vulnerador de la seguridad en la red, mientras que se postula que Snowden debe ser protegido como un perseguido político.

Ayer por la noche (tiempo de México), Snowden salió de la ciudad china en un vuelo de Aeroflot que aterrizó en Moscú, durante estas horas, ha habido un vertiginoso curso de acontecimientos, sobre todo en torno a la incertidumbre respecto a su destino y su situación jurídica: para EUA, es convicto de delitos de alta traición, contrarios a la seguridad del Estado, para muchos, sin embargo, es una víctima, un perseguido por el autoritario régimen norteamericano y merece que se le otorgue refugio en un "país democrático", ya que ha revelado la realidad acerca de Obama y derrumbado la autoridad moral estadounidense y la falsa imagen del Nobel de la Paz al mostrarlo como un hombre decidido a ahogar las libertades de sus ciudadanos aumentando el poder del Estado y de él mismo en persona.Más que nunca, se ha dejado en evidencia que EUA no busca la expansión de la Democracia y la Libertad, sino que éstos son los pretextos para una política imperial de extensión del poder norteamericano.

Ahora, Snowden se encuentra al parecer en Moscú, ya que resultaron ser meros rumores los que señalaba que ya se encontraba viajando con rumbo a Cuba, aunque ya se reconoció por Ecuador que se le ha concedido refugio en este país andino, a través sobre todo de los oficios de Assange y su cuerpo de asesores legales en el que destaca Baltazar Garzón. Sin embargo, declaraciones de autoridades rusas parecen indicar que el gigante eslavo está también planteando el otorgar asilo político al ahora prófugo técnico en cómputo, lo que explicaría el que éste no haya salido en avión rumbo a Sudamérica con escala en la Habana, sino que es posible que siga escondido en "la Tercera Roma".

Ante todos estos hechos, que evidencian que detrás de los casos Wikileaks-Snowden se encuentra un triángulo China-Rusia-Ecuador, la Administración Estadounidense, a través de John Kerry, Secretario de Estado, ha advertido a Moscú de represalias porno entregarles al delator, lo mismo que ha advertido a China de que el hecho tendrá consecuencias. A mí me parece, sin embargo, que Rusia y China están descubriendo sus cartas en un momento en que saben, EUA no podrá oponerse en forma efectiva a ello y pueden actuar a plena luz del día, por el contrario, creo que tienen más ases bajo la manga y están desatando una verdadera ofensiva en una nueva fase del "Juego de Tronos" que se está desplegando, quizá incluso, se trate de la definitiva; saben bien que la política internacional norteamericana luce desnortada y que Kerry ha resultado una nulidad como Secretario de Estado, y que Obama parece no saber qué hacer, y está bloqueado en el terreno sirio con el riesgo de intervenir y desatar una guerra regional de pronóstico reservado con 4,000 persas en el campo de batalla, si alguno de ellos fuera apenas despeinado por una bala disparada por un marine.

A mi parecer, Snowden apenas ha revelado una mínima parte, ni el 10% de lo que sabe, y probablemente su demora para salir de Moscú rumbo a la Habana y a Quito se deba a que se lo está contando a la gente del FSB en la Lubianka, donde se debe encontrar, como invitado y casi héroe (¿qué le ofrecieron a Snowden, quien incluso dejó vestida y alborotada a una hermosísima novia de profesión modelo?) y es que en realidad, la historia del analista de la NSA no es la de un hombre preocupado por la erosión de las libertades de sus connacionales ante un Gobierno que parece hacer realidad la pesadilla que Orwell retrató en 1984, sino cada vez más se parece a la historia de Kim Philby y el "Quinteto de Oxford" de antiguos oficiales del Servicio Secreto Británico que como agentes dobles vendieron mucha información militar de Reino Unido y la OTAN a la Rusia Soviética.

Y además, hay otras aristas más de este Juego y de la situación actual en que parece, estamos al borde del precipicio, en el próximo post continuaremos viéndolas e incluso, hablaré acerca de cuál fue el papel del Presidente Peña en la pasada reunión, donde él contribuyó a desatar su propio "Juego de Tronos" interno en México.

No hay comentarios: