Buscar este blog

12 de octubre de 2010

JOHN LENNON Y VARGAS LLOSA

1.- John Lennon:





Lo confieso, nunca he sido un gran fan de los Beatles, lo que no quita que no reconozca la importancia que tienen en el desarrollo del Rock and Roll, género musical que desde la década de 1950 se ha transformado, en todas sus derivaciones y subgéneros, el preponderante en el panorama musical occidental, y aún más allá; el rock y su hermano, con el que guarda una estrecha pero difícil relación, el pop, fueron el fruto necesario del proceso de popularización  de la música originado con el invento de Thomas Alva Edison en la segunda mitad del siglo XIX: el fonógrafo, cuyos cilindros de cera fueron el primer medio de grabación de sonido. La música antes había sido patrimonio de unas cuantas audiencias selectas que podían darse el privilegio de contratar músicos para que la tocaran en vivo frente a ellos; el único medio de reproducción de la música era la impresión de las partituras, lo que de todos modos, permitió a algunos grandes compositores, como Beethoven, en los años previos a la invención del fonógrafo, el firmar jugosos contratos para la edición de su música, sin embargo, la reproducción de la música quedaba sujeta a la aptitud de la persona que compraba una partitura para tocar algún instrumento.

La aparición de los medios de grabación llevó a que géneros originados no en los grandes conservatorios, en la mente de doctos y virtuosos compositores, sino en las tabernas, los callejones, en el campo y en las barracas de los esclavos negros en Nueva Orleans y a los que la gente que no podía darse el lujo de acudir a las óperas, a las salas de conciertos o a los palacios reales y de la nobleza era afecta se extendieran antes que  la música culta que quedó, hasta la fecha, alejada de la masa y propia de una elite.

La fusión de esos géneros populares desembocó en la aparición de nuevos estilos musicales, en los que además se presentó una enorme influencia de los ritmos africanos, sobre todo en EUA: el Jazz, el Blues, el Soul, el Swing, el Twist, la música de las grandes bandas de Glenn Miller en los años cuarenta y la aparición de los primeros ídolos musicales cuya voz o ejecución instrumental era al fin conocida por el gran público gracias al fonógrafo, a la radio y al disco, prefiguraron lo que sucedería en los años 50 cuando esa evolución desembocó en la aparición del Rock and Roll, como una fusión de los ritmos africanos del Blues y del Jazz con la música folklórica norteamericana: el Country y los acelerados ritmos pegadizos del Swing y el Twist, que se encarnó en un joven de Memphis, Tennesee: Elvis Presley.

Tras él, surgió toda una generación de músicos que siguieron sus pasos: Buddy Holly, Little Richard, Jerry Lee Lewis, Roy Orbinson, Bob Dylan, pero al principio, el Rock parecía ser una música de baile juvenil más, que pasaría de moda como sus antecesores lo habían hecho. Pero entonces el Rock, extendido más allá de las fronteras de EUA gracias a la TV y a la radio, llegó a Inglaterra, y ahí, se transformó no ya en un fenómeno pasajero, ni en una simple música para bailar en fiestas de adolescentes, sino en una música madura, capaz de hablar de amor, pero también de cuestionamientos sociales y cuestiones existenciales, así como una música capaz de virtuosismo; en ello, el papel de los Beatles fue fundamental, y dentro de los Beatles, la realidad es que todo se redujo al dueto Lennon-McCartney, pues Ringo Starr, un casi miembro accidental del grupo impuesto por la disquera EMI en lugar de Pete Best siempre pareció más disfrutar del viaje como un pasajero más que como conductor y George Harrison, aunque tuvo su contribución a la música del grupo, siempre estuvo más avocado a su personal búsqueda de Dios que al proyecto de los Beatles en sí.

Realmente me parece un disparate que salgan Estulin y otros conspirólogos y digan que el cuarteto de Liverpool fue un experimento para el dominio mundial y el control mediático de las masas orquestado por el Filósofo Theodor Adorno de la Escuela de Frankfurt y por el Instituto Tavistock, el primero, ciertamente, sí realizó ciertos ensayos y estudios en torno al comportamiento de las masas y al fenómeno de la Beatlemanía, y el segundo ha sido un instituto sociológico que ha tenido aportaciones a la ciencia de la Administración y la Mercadotecnia, y no es de dudarse que tanto las conclusiones del filósofo alemán como los estudios hechos por el instituto británico en torno a los Beatles hayan tenido un peso definitivo en diseñar nuevas técnicas de marketing y propaganda, de comunicación y por supuesto de alteración de información, así como de justificar  las ideas del Progresismo y la Izquierda en torno al hedonismo, la moral judeo-cristiana, la Religión, la política, la familia, las drogas o la autoridad.

Lejos de ser una conspiración impulsada por el satanismo o por una ideología política, el rock y en específico la postura de Lennon resultó ser tan "contracultural" (que hoy es la cultura dominante), como producto de la propia experiencia de vida de los propios pioneros rockeros, pertenecientes a la llamada "Generación Beat" (esto es, "cansada", "vapuleada") que vivió su infancia durante la Segunda Guerra Mundial, con familias desunidas y padres ausentes, en barrios proletarios explotados y bajo una educación autoritaria y anticuada heredera de la Era Victoriana, tal y como lo retrató magníficamente el grupo Pink Floyd en su álbum, después película "The Wall" dirigida por Alan Parker y protagonizada por Bob Geldof, basándose en las propias experiencias del entonces vocalista y bajista de la legendaria banda progresiva: Roger Waters. Esta generación, vapuleada, cansada, decepcionada, consideró que los valores tradicionales de Occidente fueron los causantes de la hecatombe que fueron las dos guerras mundiales, la autoridad, la moral, los padres, la Iglesia, el Estado, todos ellos habían tenido la culpa de lo ocurrido, de su desgracia personal, etc. Y por ello, Lennon nos dice cuál es la solución en "Imagine", si leemos la letra de esa hermosa canción (porque lo es) nos damos cuenta que su propuesta es bella y a la vez horrible: un mundo en paz en que nadie piense, nadie crea en nada, nadie haga nada  y nadie se atreva a ser diferente, a fin de evitar el conflicto: el mundo del junkie que se la pasa en un viaje de LSD y no hace más que estar tumbado en el prado.

Lennon inauguró la faceta del farandulero que opina de política, ecología, moral, religión, sociedad y de lo que fuese, hablaba en contra de la pobreza con coches lujosos en la puerta, de paz financiando a movimientos de extrema izquierda o terroristas como el Ejército Republicano Irlandés y disfrutando del éxito más capitalista con la música convertida en un producto de consumo y que promueve los vicios propios que le hacen infeliz pero que pretende mostrar como un camino a la libertad y la realización. Se ha magnificado demasiado la importancia de Lennon como intelectual en el ámbito del rock (y también en lo musical) y concuerdo con lo que dice mi amigo el Diputeibol en su blog.

Yo me imagino que de no haber caído bajo las balas de Mark David Chapman, Lennon hoy en día no sería muy diferente a Ozzy Osbourne, y probablemente, como éste, sería el "payaso del rock" un anciano con el cerebro frito y manipulado por su ambiciosa mujer (Yoko Ono), me lo imagino en un reality show y con protestas contra Bush y contra las guerras y haciendo actos no escandalosos, sino risibles y unos Julian y Sean Lennon no casi anónimos sino impulsados como estrellas mediáticas apoyados por el papá y protagonizando sendos pleitos para las revistas de chismes por ser uno hijo de Cinthia y el otro hijo de Yoko.

Aún así, dejó un legado importante al haber participado en los Beatles y en la conversión del Rock en algo serio, y por ello, merece ser recordado; y por ello, al inicio del post está una de sus mejores canciones: "Stand by me".
-------------------------------------------------------------------------------------------------------------
2.- Vargas Llosa:


En algo sorprendente, se concede el Nobel de Literatura a Mario Vargas Llosa, eterno aspirante a la presea, de la cual, al igual que Jorge Luis Borges, se le tuvo vetado por sus ideas políticas: en un medio como el literario, y más en Europa y América Latina, dominado por la Izquierda y las simpatías hacia el Marxismo, un escritor que originalmente fue un furibundo comunista y después se convirtió en el mayor defensor del Liberalismo Económico y Político debía ser incómodo para un gremio cerrado y elitista como es el mundillo intelectual iberoamericano en el que todos sus grandes adalides presumen de izquierda y de sostener una sola línea de pensamiento.

Vargas Llosa ha sido un crítico abierto del Comunismo y su crueldad, ha desenmascarado las mentiras de populistas e izquierdosos, ciertamente, eso le ha llevado a ser ahora un defensor del Capitalismo a ultranza, un tanto ególatra y soberbio, y no muy diferente en algunos aspectos a la postura progresista de sus adversarios ideológicos como son sus visiones sobre el aborto, la homosexualidad, las drogas o la Religión, que se explican por haberse ido al otro extremo de un liberalismo individualista exacerbado; su hijo, Alvaro, es un excelente analista político con un pensamiento más centrado que el de su padre y más cercano al tradicional conservadurismo norteamericano que a un pensamiento típico latino.

De cualquier modo, el premio otorgado a Vargas Llosa es una excelente noticia para las letras hispanas y un reconocimiento merecido. ¡FELICIDADES!
-------------------------------------------------------------------------------------------------------------
En contraste, los premios otorgados en Medicina al creador de la fecundación in vitro y en Economía a uno de los partidarios al intervencionismo estatal como solución a la crisis refrendan su carácter de "Oscar de la Izquierda" mientras que el premio de la Paz es evidentemente una nueva provocación contra China de un Occidente que no sabe ni qué hacer para parar al Celeste Imperio, nada más catastrófico sería que se adoptara un sistema democrático en éste, lo mejor, que el premiado siga preso; China no necesita de la Democracia, ni nunca, en sus más de 2,200 años de historia, la ha necesitado, probablemente llegará a ella, cuando, al igual que Occidente hoy, se encuentre en decadencia, pero para ello, falta mucho, pero mucho tiempo...
-------------------------------------------------------------------------------------------------------------
El rescate de los mineros chilenos, que estoy viendo, es algo impresionante. No cabe duda que Chile es el único país de Hispanoamérica que ya es parte del mundo desarrollado, por contraste, lo ocurrido en Pasta de Conchos y la corrupción reinante en la minería en México muestra el atraso y la politiquería que está acabando con el país.

Qué diferencia que el Presidente Piñera puede agradecer a Dios y hablar del valor de la fe sin que lo crucifiquen mediáticamente y sin que se escandalicen o lo sancionen por ir contra el Estado Laico, eso es madurez y no comportamientos de adolescente decimonónico con el cerebro lavado por las logias.

No puedo más que envidiar a Chile, les mando mis más sinceras felicitaciones, pero no puedo dejar de sentir que México, hoy en día, está muriendo, está desahuciado, sus políticos lo están matando.

FELICIDADES, CHILE!!!

P.D. Donde esté, el General Pinochet debe estar sonriendo, su sacrificio de quedar para siempre como villano de la Historia valió la pena...

No hay comentarios: