Buscar este blog

28 de octubre de 2010

GUERRA DE DIVISAS

La guerra que se libra en Irak y Afganistán no es la única, también se ha iniciado otra guerra de un cariz muy distinto pero no menos encarnizada: la llamada "Guerra de Divisas" declarada por el Presidente de la Reserva Federal (Banca Central) Norteamericana: Ben Bernanke en contra de la moneda china, el genéricamente llamado "yuan" (dinero) pero cuyo nombre oficial y ampuloso es "Renmibi" (Unidad monetaria del pueblo o algo así). La realidad es que los chinos, junto con sus aliados del BRIC iniciaron las hostilidades al estallar la crisis económica en EUA en 2008, y proponer la necesidad de crear una moneda internacional de reserva en lugar del dólar, para que la economía internacional no esté sujeta a los avatares financieros de un solo país, por mucha potencia que sea; dicha moneda, señalaron los asiáticos en forma conjunta con brasileños, rusos e hindúes, debería respaldarse con una canasta de divisas internacionales.

Pero ahora resulta que los norteamericanos, sumergidos en plena campaña electoral, buscan en el exterior explicaciones para su desastre económico y para el empeoramiento progresivo de la situación pese a las medicinas--inefectivas--del Dr. Obama, y la han encontrado en el "Celeste Imperio", su principal acreedor, a quien acusan ahora de llevarse todos los empleos y las inversiones gracias, en mucho a su artificialmente devaluada moneda; pues debería valer un 25% más de lo que en realidad vale, pues la economía china es la segunda del mundo y tiene evidentemente, con qué sostener una moneda que sin embargo se mantiene fuera del mercado cambiario internacional y con un valor inferior al que tiene, ¿porqué? porque a China le interesa atraer capital extranjero e inversiones, a cambio, ofrece productos a bajos precios, bajos costos de producción y bajos salarios, lo que convierte al país de los dragones en un paraíso para el inversionista y en un vendedor de gangas nato, por el contrario: EUA ofrece costos altos, impuestos altos, salarios altos y precios altos de sus productos, lo que le ha ahuyentado tanto al capital nacional como al extranjero y también a los clientes; no en balde, en cualquier comercio aquí en México se encuentran ya, en una proporción gigantesca de diferencia, más productos con el "MADE IN CHINA" que con el otrora más común "MADE IN USA".

Los chinos han resistido las presiones norteamericanas para que revalúen su moneda, por lo que Bernanke ha decidido cambiar de estrategia, aunque resulta ser una muy pero muy riesgosa: devaluar el dólar para que compita con el yuan, ¿y cómo lo va a hacer? fácil: imprimiendo billetes a lo bestia. ¿Cuál es el riesgo? La inflación, ¿y el peligro final? El desplome de la divisa gringa y su derrota y desplazamiento por la moneda del coloso oriental.

Este tema será el principal a tratarse en la próxima reunión del G-20 a celebrarse en Washington, D.C., en la que se pronostican chispas y enfrentamientos entre el Imperio decadente y el Imperio resurgente, y seguramente terminará sin acuerdos y con una China decidida a lanzarse en una ofensiva económica contra un país al que ya puede controlar en mucho con las riendas de su enorme deuda pública y privada; entre tanto, la posición hacia China le brinda combustible a todas las fuerzas políticas norteamericanas (que cada vez parecen más "mexicanizadas") ya sean Demócratas, Republicanos o "Tea Partiers", la cosa es que China aparece como la piñata a la que todo mundo golpea y echa la culpa de los problemas que los propios gringos con su dispendio, falta de previsión y la avaricia de sus financieros han provocado. Esto, sin embargo, ha de provocar una gran sonrisa dentro de los pasillos de los anexos de la Ciudad Prohibida donde reside el Poder Ejecutivo chino, es divertido ver como los rivales se despedazan a sí mismos mientras tú planeas cómo fregártelos a todos por igual y darte cuenta además, del enorme temor que provocas en ellos...
-------------------------------------------------------------------------------------------------------------
2.- Allons enfants de la Patrieee, le jour de la paresse c'est arrive!

Los franceses se han declarado en huelga general y han salido a las calles a defender un derecho humano fundamental, básico que Sarkozy pretende quitarles: el derecho a la pereza, al querer retrasar la edad de jubilación 2 años, en vez de salir del trabajo para partir al paraíso de los jubilados y quizá irse a vivir a la tropical Nueva Caledonia o a la Guyana Francesa a los 60 años, los trabajadores galos deberán esperar y seguir trabajando otros 24 meses, hasta los 62.

Francia, país burocrático por excelencia y símbolo del Estado de Bienestar, latino además, tiene una sociedad en cierta forma similar a la mexicana que desea que el Gobierno le resuelva siempre sus problemas y sobre todo, le haga trabajar menos para lograr un alto nivel de vida. Ahora que Sarkozy les pide apretarse el cinturón y chambearle para sacar al buey de la barranca, los franceses reaccionan como perredistas: huelgas, manifestaciones violentas, quema de llantas y coches, nada de renunciar a las enormes y jugosas prestaciones sociales obtenidas tras años y años de políticas izquierdistas. El sistema de pensiones y seguridad social es ya incosteable, pero eso parece no importarles a los galos, que ante la pregunta "¿trabajar?" responden: "Que lo hagan los inmigrantes" claro, bajo condiciones mínimas y que sean los que aporten la riqueza para financiar las deliciosas pensiones de los franceses, sin obtener casi beneficios a cambio, no en balde Francia está tan interesada en que Turquía entre a la Unión Europea como fuente de mano de obra islámica para una sociedad cada vez más vieja y una natalidad de 0, entregada al hedonismo.

 No cabe duda que "Papá Gobierno", siempre tan sobreprotector, ha convertido a una sociedad que en su momento fue el motor de Europa en un hatajo de inútiles niños mimados que lloran cuando se les quita el dulce de enfrente.
-------------------------------------------------------------------------------------------------------------
3.- Adiós a Néstor Kirchner:

Ayer, víctima de un infarto masivo, falleció el expresidente argentino Don Néstor Kirchner, dejando a un país sumido en la incertidumbre bajo el gobierno de su viuda, Doña Cristina Fernández, siendo, a decir verdad, el fallecido quien realmente ejercía el poder, siendo su mujer la "cara bonita" del régimen, puesto que en diversas ocasiones sus intervenciones y declaraciones han dejado a más de uno anodadados por la torpeza y la ingenuidad de la señora, contrastante con la astucia casi maquiavélica del antiguo Gobernador de Santa Cruz.

Kirchner es un personaje ambivalente alrededor del cual, como es típico en el país austral, se ha empezado ya desde ayer a construirse una mitología, no sé qué tienen los argentinos, pero como que son muy sentimentales y generan todo un mar de lágrimas, fanatismos y adoraciones en torno a esos personajes que les han tocado las fibras más sensibles de sus almas tangueras, sean Gardel, Borges, Maradona, Charly García, Cerati, Perón, Evita o ahora Don Néstor, basta que aparezca uno deshaciéndose en llanto y jurando que va a luchar por los pobres o "descamisados" para que ya se haga la manifestación multitudinaria en apoyo; y no era para menos, la bonanza de papel fabricada por Menem y desperdiciada por De la Rúa llevó a Argentina a otra de sus crónicas crisis económicas, con corralito bancario, devaluación, etc. punto ideal para que apareciera este personaje, mandatario de una de las provincias más recónditas y heladas del cono sur, de origen croata y casi desconocido al que las circunstancias, como la renuncia de Menem a una segunda vuelta electoral, lo llevase a la Casa Rosada, donde desplegó un programa similar al del mítico Perón: populismo, asistencialismo, gasto público ante todo, colusión con las mafias sindicales y sucesión en favor del cónyuge para volverse ídolo político del momento.

Puntos positivos y negativos: sacó a Argentina de la crisis, pero a costa del gasto y endeudamiento públicos, y la separó de la influencia norteamericana, pero a costa de aliarse con los loquitos del continente (Chávez, Morales y Correa) y sus peligrosas amistades (Rusia e Irán), buscó la justicia contra los miembros de la antigua y espantosa dictadura militar pero enalteció a los antiguos guerrilleros, también criminales, del movimiento de los "Montoneros", lo que abrió viejas heridas y propició la radicalización de agrupaciones como las madres de la Plaza de Mayo que se han vuelto hasta favorables al terrorismo, buscó justicia social pero brindó "pan y circo" como cuando, ya bajo el mandato nominal de su esposa, se rescató al fútbol argentino con dinero público o se festejó el sonoro fracaso de Maradona al frente de la selección. Basó su política en el gasto público e intervención del Estado y logró que Argentina en vez de exportador se volviese importador de carnes, y una profunda crisis en el campo. Y finalmente, al igual que Perón y sus cónyuges, practicó una desbordante corrupción que llevó a que aumentase su patrimonio personal en un 600%, buscó amordazar la prensa, se confrontó con empresarios, ejército e Iglesia, a fin de aumentar el poder gubernamental y reducir el de otros actores de la sociedad con los que se equilibraba.

¿Qué pasará en adelante? Ya lo veremos, por lo pronto, una nube de incertidumbre flota sobre Argentina, país que por la cultura de sus habitantes, su origen netamente europeo y su inmenso potencial que los llevó a ser a inicios del siglo XX la quinta economía mundial, merece mejores líderes que los que ha tenido hasta el momento.

No hay comentarios: