Buscar este blog

21 de septiembre de 2008

Entre McCain y Obama: Palin y otras cuestiones












Debo confesar que al principio fuí víctima de la Obamanía, sobre todo durante la campaña previa a las elecciones internas de los partidos políticos americanos; sin embargo, ahora que he dado seguimiento a las campañas de ambos candidatos, debo confesar que he cambiado mi opinión.






Pero, momento, esto no quiere decir que me haya convertido en pro-McCain a pesar de la Palinmanía y el evidente atractivo, tanto visual como político de la Gobernadora de Alaska. He llegado a la conclusión de que ambos candidatos en caso de ganar uno como el otro, provocarán a EUA severos daños por no saber cómo responder a la situación, y por otro, creo que ambos también tienen aportes positivos.






Y esto, tanto por parte de uno como de otro, va a provocar severos efectos en todo el mundo.






1.- Lo bueno y lo malo de Obama-Biden:




Obama sin duda es muy cuerdo al plantear el retiro de las fuerzas norteamericanas de Irak y señalar que buscará acercarse y normalizar las relaciones con regímenes hostiles a EUA como Irán, Venezuela y hasta Cuba; si ha habido algo que ha causado el deterioro de la posición internacional de su país y dañado gravemente su economía ha sido la "Guerra Vs. el terror" iniciada por "Georgie Boy" hace 7 años, y también ha contribuido a ese deterioro el abuso del poder casi total ejercido por EUA tras el derrumbe del Comunismo y el desplome soviético, una política conciliadora permitiría gozar a los norteamericanos de una tregua lo suficientemente prolongada para reponer sus maltrechas fuerzas militares, económicas y políticas.




Sin embargo, Obama, como bien se le ha criticado, carece de experiencia política: primero como organizador comunitario, algo equivalente a ser algo así como delegado municipal en una parte de Chicago, después un corto periodo como legislador local en el estado de Illinois y 4 años como senador indican que es en la política norteamericana apenas un principiante. Alguien así, ante verdaderos zorros como Vladimir Putin o Hugo Chávez, (quien, pese a su locura, no es ningún tonto) y qué decir de los Castro (aunque yo creo que Fidel lleva ya algún tiempo existiendo como un ente virtual, tipo Max Headroom, el famoso personaje cibernético de fines de los 80, pues el verdadero, creo yo, ya no está con nosotros) puede ser "chamaqueado" fácilmente ante la situación actual que no es nada sencilla.
Ahí es donde entra la experiencia que puede aportar el señor Joseph Biden como Vicepresidente, pero, cuidado, desde los mandatos de Clinton en que tal puesto fue ocupado por el carismático y ambientalistamente famoso Al Gore, la vicepresidencia se ha revelado como una posición que puede tener un gran peso sobre el mandatario, y puede que la "chamaqueada" no provenga de fuera, sino desde adentro, puesto que no hay que olvidar que Biden no es un idealista bienintencionado como lo es el afroamericano, sino que ha sido reconocido como uno de los "halcones" demócratas, pues votó a favor de la guerra en Afganistán e Irak y su postura en el pasado, en los 36 años que lleva de senador siempre ha sido beligerante. (Gracias a las reelecciones idefinidas, los senadores, como Biden, Edward Kennedy, que lleva más de 40 años en el cargo o el propio McCain, que tiene 26 en la cámara, se vuelven verdaderos caciques con un poder inmenso sobre sus estados). Obama pretendería ser una renovación de la clase política estadounidense y trataría de infundir un nuevo estilo de gobernar, pero el establishment ha sido cuidadoso: si no es Hillary, será Biden situado al lado de Obama, y esto podría finalmente dar al traste con la promesa de poner fin a conflictos costosos, estériles y prolongados que han contribuido a deteriorar el prestigio y poder norteamericanos.
Por otro lado, a veces las promesas de cambio de Obama han venido a sonar tan huecas como las de Vicente Fox en México en la campaña del 2000: se promete un cambio, pero no se dice cómo operará ese cambio, no se plantea qué es lo que va a cambiar ni se plasma con claridad hacia dónde se dirigirá el cambio... recuerdo lo que decía el Maestro Don Efraín González Morfín: "se promete el cambio, pero no se dice si será para bien o para mal, después de todo, ambos serían cambios..."
Otro punto negativo de Obama es el planteamiento de aislar a EUA y poner fin al TLCAN o a las iniciativas de integración comercial con América latina: nada más estúpido e inoportuno que oponerse a un Tratado de Libre Comercio con Colombia o a apoyar en forma más decidida a México ante el embate del crimen organizado. Las nuevas dictaduras latinoamericanas, como son la de Chávez en Venezuela, Evo Morales en Bolivia o Correa en Ecuador y el régimen extraño e irracional del matrimonio Kirchner en Argentina han sido posibles gracias al olvido en que EUA ha dejado a su "extranjero cercano" como es lo que se encuentra al sur del Río Bravo. Este olvido y falta de apoyo a regímenes liberales que podrían serle afectos ha llevado a que Rusia se apreste a llenar el vacío, lo cual sería peligrosísimo en primer término para los Latinoamericanos, puesto que quedarían en manos de líderes despóticos apoyados por una Moscú cada vez más fortalecida y autoritaria, y bajo empobrecedores sistemas económicos pseudocomunistas y populistas, además de que se garantizaría que el enemigo histórico de EUA tendría una plataforma segura para cercar a la potencia americana.
En el caso de Colombia los resultados serían catastróficos, puesto que al no afirmarse la alianza entre EUA y este país sudamericano, se le dejaría rodeado de enemigos y ante un posible resurgimiento de las FARC si reciben el apoyo de la tierra de los zares. Tarde o temprano, Colombia entraría a la órbita de las dictaduras.
En definitiva, y pensando como norteamericano, esto me haría dudar el votar por Obama en las elecciones generales de noviembre... es cierto que EUA debe renunciar al intervencionismo, como forma de garantizar ahora sí, la constitución de un nuevo orden internacional, pero no puede claudicar sencillamente y renunciar a sus compromisos y a sus responsabilidades de reparar lo que ha dañado así como así, además de que aislándose, en tiempos de la Globalización, no haría más que dañarse más a sí mismo.
2.- Lo bueno y lo malo de McCain-Palin:
McCain sin duda no es Bush, es un hombre mucho más racional y capacitado para el ejercicio del poder y cuenta con una larga experiencia como militar y en el servicio público; sin embargo, insiste en continuar con el beliscismo de su antecesor agravado quizá por una paranoia provocada por su cautividad de 5 años en manos de los vietnamitas sometido a los peores tratos y torturas.
El ha tratado de asumir una imagen de independencia respecto del tradicional ideario y postura del Partido Republicano en cuestiones como el aborto o la homosexualidad, asumiendo para ello las mismas nefastas y antinaturales ideas de los Demócratas, para así dar una imagen de "progresista", la realidad es que es sin duda el candidato de los Halcones Repúblicanos y a través del cual, probablemente, los Neoconservadores tratarían de continuar con su trotskista agenda.
En otros aspectos, McCain ha sido sin embargo más directo que Obama, aunque tampoco ha sido muy claro en cuanto a su programa para resolver el actual desastre económico, se ha manifestado con una ideario firme en cuanto a la materia, al declararse partidario del Libre Mercado y en cierta forma como un "Reaganista" que pugnará por un adelgazamiento del aparato gubernamental y reducción del intervencionismo estatal en la vida económica, lo que sin duda lo acerca al programa económico republicano tradicional y que en mucho es y sería sumamente sano.
Pero así como Obama es joven, carismático e idealista y se complementa con un Biden veterano y con experiencia, McCain necesitaba a alguien que le diera balance y le permitiera competir directametne con su rival, y así, en un gran acierto, designa como compañera de fórmula a la desconocida pero carismática, joven y bella gobernadora de Alaska Sarah Palin.
La Sra. Palin de inmediato inyectó tal dosis de carisma a la campaña republicana que parece que es ella quien lleva ahora el peso de la contienda, y que es quien compite directamente con Obama, reviviendo lo que fue el duelo con Hillary, salvo que ahora, Palin es muy parecida al candidato demócrata en cuanto a su perfil: defensora a capa y espada de sus ideales conservadores, (pese al embarazo de su hija, que realmente no es a causa de ella, es decisión de su hija) con un gran atractivo para el electorado joven pues representa también una renovación de la clase política y que ha tenido una corta trayectoria política, enmarcada igual que la de Obama, por buenos antecedentes, tanto como alcalde del pueblo de Wasillia primero, y después como Gobernadora, donde puso final a un cacicazgo que había tejido su entramado de corrupción y nepotismo en el estado, no dudando en enfrentarse a gente de su propio partido.
Sin embargo, esa inexperiencia la hace tan débil como a Obama: si McCain, por su avanzada edad, se viera imposibilitado para continuar ejerciendo la presidencia, la Sra. Palin, pese a ser una evidente "nueva estrella" en el firmamento político americano sería, sin duda, devorada por los Halcones y Neoconservadores sin ninguna contemplación. No es posible que alguien pueda llegar a la presidencia del país más importante con el pasaporte obtenido apenas hace dos años.
3.- Conclusión:
La realidad es que EUA está ante unas elecciones que sin duda deben hacer reflexionar a sus ciudadanos respecto a la necesidad de hacer transformaciones de fondo, el bipartidismo tradicional y centenario se halla agotado, y no hay alternativas reales ni la posibilidad de que alguno de los dos candidatos, sea capaz de lograr un verdadero cambio, para bien, de la política y la posición internacional de EUA, curiosamente, hubo quien sí proponía con racionalidad e inteligencia una renuncia al intervencionismo y la búsqueda del diálogo para lograr un nuevo orden internacional: ese fue Ron Paul quien se presentó como precandidato del Partido Republicano, pero, no logró un gran apoyo y tuvo que renunciar ante la aplanadora McCain, parece que sólo muy pocos lo escucharon y quedó como una voz gritando en el desierto.

No hay comentarios: