Buscar este blog

8 de septiembre de 2008

CSI Y COMPAÑIA






Olvidándonos por un momento del desagradable mundo de la Política, he decidido hablar acerca del inexplicable fenómeno del éxito de tres series de TV que resulta ser que por un lado son exactamente iguales entre sí, y por otro, cada capítulo en esencia es una repetición del anterior; sin embargo, generan adicción, y lo que es peor, he caído en ella y no puedo perderme un solo episodio.


CSI, en sus versiones de Las Vegas, Miami y Nueva York es un verdadero fenómeno en cuanto a audiencias y a fans que tiene alrededor del mundo; sin embargo, a mi parecer ha tenido tanto éxito gracias al morbo que despierta más que por su trama o lo interesante de sus personajes, además de que resulta ser reveladora en muchos aspectos acerca de lo que sucede en EUA.


Las 3 series giran alrededor de los equipos que integran la unidad de investigación de la escena del crimen (Crime Scene Investigation) en tres grandes metrópolis de Estados Unidos, y los tres grupos están constituídos por prácticamente los mismos personajes o estereotipos aunque matizados: Los 3 grupos están lidereados por profesionales en el área de la criminología y las ciencias forenses, aunque, en el caso de Las Vegas, Gil Grissom (William Petersen) es un científico metido a policía, Horatio Cane (David Caruso) en el caso de Miami es solo un policía, no muy honesto que digamos, pues le gusta amenazar y negociar con los delincuentes a los que atrapa, que depende de sus subordinados para el trabajo científico, y Mac Taylor de Nueva York (Gary Sinise) es un exmilitar listo para jalar el gatillo que aunque realiza algo del trabajo forense prefiere desempeñarse muy al estilo Frank Castle/Punisher.


Por lo demás, en los tres equipos están representados los mismos estereotipos: el hombre de acción, el joven que hace bromas tontas y la segunda al mando es una atractiva mujer madura, además de la joven y talentosa detective.

Lo curioso es la fascinación por el homicidio. En todo el tiempo que tengo viendo la serie, sólo he visto que, en el caso de Las Vegas, se tratara un episodio de un robo-fraude cometido por un hotel en contra de una aseguradora. Por un lado, esto es bastante parcial, la intervención de las ciencias forenses va más allá de solo los homicidios: los robos, violaciones, fraudes, falsificaciones, abusos de confianza parece que no se dan en las grandes ciudades de EUA, pero entonces el panorama es aterrador: el delito más común es el asesinato, pero además, los homicidios no están ligados a los "delincuentes verdaderos", por lo general, se trata de loquitos sueltos que matan por manía, gusto o diversión, o de esposos/as celosos/as o gente que de repente, en un ataque de ira mata a quien la hace enojar... de ser así, no hay nada más peligroso que enamorarse en EUA.
Esto es revelador, por que sí muestra como en Estados Unidos no ha habido una persecución seria al crimen organizado, por ahí se habla que bajo los árboles del parque Yellowstone, en Montana se ocultan los mayores campos de cultivo de mariguana del planeta.. Yogui y Bubu deben andar siempre muy elevados, mientras el guardabosques se voltea al otro lado y solo se preocupa que los osos "junkies" no se roben la comida de los paseantes... o sus carrujos... je je.

El caso es que, aunque indudablemente el éxito en la procuración de justicia depende de la obtención e integración de las pruebas con las que el Ministerio Público o Fiscalía pueda acreditar la responsabilidad del inculpado, también en la serie hay una exageración sobre el papel que desempeñan los peritos forenses o lo que hacen: dudo mucho que los peritos forenses acudan solos a la escena del crimen sin una escolta de agentes operativos y que sean tan hábiles en el uso de armas de fuego como con el microscopio. De ser como se plantea en la serie, el resto de los departamentos de policías estaría de sobra, puesto que la unidad de escena del crimen es capaz por sí sola de resolver el caso y arrestar al responsable.
Aún así, estas series tienen sus bien logrados puntos de suspenso, la presencia de actores de renombre en su elenco y sobre todo, han servido para acercar al público a las ciencias forenses: criminología, criminalística, balística y psicología criminal, y al razonamiento científico en la resolución de casos criminales, en eso, seguramente, radica gran parte del éxito de la serie.
Por otro lado, esta serie ha inspirado a otras, igual de reduccionistas y bajo el mismo esquema: "Criminal Minds", donde solo a base de descubrir los perfiles psicológicos se puede saber quien es el responsable del delito, que otra vez, siempre es un homicidio. NCIS sigue el mismo esquema de CSI en el ámbito de la justicia militar con toques de un humor un tanto infantil, NUMBERS que parte de la premisa de que solo con las matemáticas se resuelve todo. Al menos aquí, aunque también hay homicidios, se trata una mayor variedad de delitos...
Sin embargo, la verdad, la mejor serie policiaca hasta ahora, es a mi parecer, "LA LEY Y EL ORDEN" en sus tres vertientes, pero sobre ella hablaremos en otro post... por lo pronto, iré a ver CSI, no puedo evitarlo...

No hay comentarios: