Buscar este blog

24 de enero de 2013

UNA ULTIMA REFLEXION SOBRE EL AFFAIRE CASSEZ


El día de hoy se resolvió por la Primera Sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación la revisión del Juicio de Amparo promovido por la francesa Florence Cassez, tras la primera calentura, la verdad yo cuando opinaba al respecto sacaba al pequeño "Yagami Light" que llevo dentro (recuerden mi post sobre Death Note) o quizá impelido por el apoyo irrestricto que le daba a la presunta secuestradora el ahora ex-Presidente de Francia Nicolás Sarkozy, un personaje, que la verdad, me revuelve el estómago, lo mismo que su sucesor Francoise Hollande por su frivolidad y su actuar en Libia y su progresismo contra natura y actuación en Malí, respectivamente: el primer tipo pedía el respeto a las garantías procesales de su coterránea cuando arteramente se las negó a su otrora aliado y socio Muammar Ghaddafi cuando provocó su derrocamiento y asesinato, y el segundo ahora lanza una guerra en contra de aquellos mismos militantes que fueron apoyados por su país, por la OTAN y Occidente entero para derrocar al extravagante dictador, y que ahora, representan un peligro mayúsculo para todo el Norte de Africa y el Mediterráneo.

Pero ya basta de actuar y pensar como adolescente, porque a veces actúo como tal; una cuestión tan importante como la Justicia no puede ser valorada ni pensada desde el punto de vista de un adolescente dominado por las hormonas y un sentimiento apasionado e irracional, irascible y miope de la Justicia, o de lo contrario, como lo plasma el anime mencionado, nos convertimos en un Light que no es más que un psicópata antisocial centrado en una concepción gigante del yo y empezamos a hilvanar idioteces del estilo de "los criminales no tienen derechos" "las víctimas han quedado sin satisfacción" "No existe la Justicia" y pensamos en crear un Estado policiaco donde la "gente buena" vivirá en una Arcadia idílica protegida por la mano justiciera de un poderoso y benévolo gobernante, y para los malignos, imaginamos un infierno de tormentos y suplicios crueles, muertes lentas y dolorosas, y quien decide quién es bueno y merece el paraíso terrestre, o es malo y merece la muerte más horrenda posible, es siempre, quien pronuncia esas opiniones... en resumidas cuentas, el pensamiento y la conducta de un Stalin o un Hitler, (ambos, la verdad, nunca dejaron la adolescencia y su crueldad era la propia del radical joven de 16 años que es incapaz de ver grises y solo blanco y negro al tenor de sus preferencias y afectos) al final, no le concedieron la vida en Arcadia a nadie, salvo a ellos y sus lambiscones, para el resto, como todos eran sospechosos de ser malvados al no coincidir en sus opiniones, ópticas o ideales, les brindaron el más espantoso de los infiernos. 

Y es que en materia de derechos de las personas y de dignidad del ser humano, o todos somos o ninguno, no se puede que sólo a unos y los demás no, porque esos derechos que provienen de nuestra dignidad como seres dotados de razón y voluntad brotan de nuestra misma naturaleza, y no existe nadie en esta Tierra con la autoridad moral para colocarse por encima de todos y como Cristo en el Juicio Final, separar a las ovejas de los cabritos y quitarles a los últimos la naturaleza humana y condenarlos a la inhumanidad. Nadie, ni el Papa, ni Putin, ni Obama, ni Chávez o el que ustedes quieran, finalmente, la línea que separa a la "persona decente" del "criminal" muchas veces es tan delgada y frágil como una oblea de harina de trigo o una capa de hielo delgado y quebradizo, la persona que, en nombre de la Justicia es capaz de imaginar hacerle cosas horribles al "malo" demuestra en realidad estar listo para ser tan feroz como aquél y que solo necesita de un pequeño empujoncito para serlo, un "mal día" como dice el Guasón en el cómic The Killing Joke del genial Alan Moore.

La Justicia humana, por tanto, podrá ser falible y jamás será perfecta, pero aún así, debe hacer un esfuerzo por mejorar, ser perfectible como lo es el ser humano mismo. Así, creo ya sin apasionamientos y con la cabeza fría, tras haber visto los noticieros, escuchar y leer diversas opiniones, conocer más del expediente del caso y labrar mi razonamiento, he cambiado mi opinión sobre el asunto y ahora creo que la resolución dictada por la Primera Sala de nuestro máximo Tribunal, según el proyecto de la Ministra Olga Sánchez Cordero fue dictada lo mejor que  pudo ser, quizá no fue lo ideal, pero fue lo mejor.

¿Porqué? Antes de que me linchen y que digan que estoy a favor de la impunidad, por unas razones muy sencillas pero a la vez, muy difíciles de entender para la mayoría, incluso abogados, que han sido educados o adoctrinados para emitir juicios de acuerdo a lo que dicen los medios de comunicación y no de acuerdo a un razonamiento eminentemente jurídico, y que ahora mismo voy a explicar.


Primero: La Corte no estaba volviendo a juzgar a la señorita Cassez, estaba juzgando, en el entendido de que el Juicio de Amparo es un medio de control jurisdiccional de la constitucionalidad de los actos de autoridad, la actuación misma de las entidades que intervinieron en su detención y en su proceso penal: Procuraduría General de la República, la entonces existente AFI, Agencia Federal de Investigación, --burdo y tropicalizado remedo del FBI salido de las ocurrencias de Vicente Fox-- la Secretaría de Seguridad Pública Federal, hoy, gracias a Dios también extinta, y el Juez Federal de primera instancia que llevó el Juicio Natural, el Tribunal Unitario que conoció de la apelación o el Tribunal Colegiado que revisó la sentencia en Amparo.

Segundo: De todo esto, resulta que la actuación de las autoridades encargadas de la procuración de Justicia en el caso fue lamentable y gracias a ello, no tenemos algo importantísimo en todo proceso penal: CERTEZA JURIDICA, probablemente, jamás sabremos a ciencia cierta si Mademoiselle Cassez es culpable o inocente de los delitos de secuestro, extorsión y asociación delictuosa, dado que las autoridades, con su proceder, lo único que sembraron es la duda. Y ya desde el Derecho Romano existe un principio general jurídico que se cita con el aforismo in dubio pro reo, es decir, "en caso de duda, resolver lo más favorable al reo".

Recordemos un poco el contexto en el que se dió la detención de la francesa: La actual explosión de la violencia del crimen organizado en México, estallada durante el mandato de Calderón tuvo como inicios no el Narcotráfico, sino el negocio del secuestro y la extorsión ya desde la década de los noventa bajo el mandato del Dr. Zedillo, fue cuando aparecieron personajes terribles como Daniel Arizmendi, padre de la Mafia en el estado de Morelos, a quien se apodó "el mochaorejas" por su práctica de mandar la oreja de sus rehenes como "prueba de vida" a los familiares de las víctimas, o Andrés Calletri, "el mochadedos" por hacer lo mismo con tales extremidades, y finalmente la aparición de esta banda de "los Zodiacos" quehizo su actuación durante los años del (des)gobierno de Fox. Ante la oleada de secuestros, que se llevó la vida de los hijos de los ahora politizados --y descaradamente panistas y defensores del desastre Calderoniano-- activistas Alejandro Martí e Isabel Miranda de Wallace, la presión de la opinión pública llevó a Fox y su equipo de Seguridad, en el que destacaba el entonces Procurador, después embajador en Inglaterra y ahora flamante representante nuestro ante la corte Obamita en Washington, Medina Mora (¿recuerdan el boicott contra la BBC por la supuesta burla racista contra México? en realidad, según dice, lo que enfureció a Calderón fue el chiste en que los conductores del programa Top Gear hacían alusión a la pereza del ahora diplomático, por lo que el  mandatario salió a defender a su amigo evitando la transmisión de la televisora británica en México) a buscar dar golpes espectaculares, más después de la vergüenza representada por la fuga o liberación, del poderoso capo el Chapo Guzmán.

Así que ¿qué hicieron? pues detuvieron al líder de "los Zodiacos", a su novia, una inmigrante francesa, la hoy materia de controversia, y a miembros de su organización y liberaron a sus rehenes, pero como había sido por casualidad, (como la captura de la Barbie, que fue por una infracción de tránsito y luego nos dijeron que fue tras una sangrienta y terrible batalla, digna de ser cantada por Homero en la Ilíada) decidieron darle tintes de película épica de acción que mostrara la presteza, el entrenamiento y la capacidad de la policía federal mexicana, y para ello contaron con la inestimable ayuda del duopolio televisivo mexicano: TV Azteca y Televisa, así que, habiendo capturado a los mafiosos el día 8 de diciembre de 2005 en la carretera México-Cuernavaca y liberado a los rehenes el  mismo día, el día 9 llevaron a todos: víctimas y victimarios a un rancho propiedad del jefe criminal y simularon ante las cámaras un arriesgado operativo que fue transmitido en vivo y en directo por ambas televisoras.

Muchos dicen ¿y eso qué? eso no vulneró las garantías procesales de Florence Cassez, capturada junto con el mafioso por ser su novia y que se encontraba en el rancho (en realidad en la carretera junto al delincuente)  el que hayan actuado después no anula el testimonio de sus víctimas y el resto de las pruebas... lamentablemente sí las afecta, si la detención fue un montaje, entonces, todo el proceso PUEDE serlo también, queda sembrada la primera duda. Si resulta que las declaraciones de las víctimas fueron preparadas y ellos declararon en realidad actuando, tras dos horas de ensayos, como se acreditó ante la Corte, y que los propios detenidos, con la gala incluida, lo mismo, bajo amenazas o promesas de clemencia por las autoridades, eso no genera certeza, como tampoco las contradicciones entre lo dicho por las víctimas de secuestro ante las cámaras y lo expresado en las actuaciones del Juicio. En unas, señalan a la Cassez casi como la verdadera jefe de la banda, en las segundas, que ni sabían quién era puesto que ni la habían visto durante su cautiverio. Ahora, uno de los rehenes de los Zodiaco tacha de "porquería" a la Suprema Corte, y me pareció curioso que en vez de continuar la lucha por medios jurídicos, quejándose ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos, misma que con el "Caso Radilla" sentó las bases para la reforma constitucional de 2011 en materia de derechos humanos y volcase nuestra constitución hacia el Iusnaturalismo después del más acartonado y formalista positivismo kelseniano que se había seguido desde 1917 en la materia, para plantear un interesante precedente a favor de las víctimas y que pusiera por encima al fondo sobre las formas procesales, no, anuncia que se va de México y no quiere saber nada de esta tierra que le vio nacer ¿seguro que es su indignación o es la amenaza y la presión de sus "rescatadores" a fin de que los encubra?

Estas prácticas no son nuevas, ni México es el único país en que ha sucedido algo así para poner en alto el nombre de la policía y encubrir sus deficiencias, ¿recuerdan la película En el Nombre del Padre con Daniel Day-Lewis y el finado Peter Postlewhite? La misma relata los hechos verdaderos ocurridos en Inglaterra en los años 70, en que unos jóvenes irlandeses y sus familias enteras fueron acusadas de ser una célula del Ejército Republicano Irlandés que cometió un atentado con bomba en un restaurante londinense; al no dar Scotland Yard ni el MI-5 con los responsables, agarraron a los primeros celtas con los que se toparon y mediante presiones, soborno a testigos y torturas, lograron endilgarles el crimen; así los policías y agentes obtuvieron ascensos, medallas y hasta títulos de nobleza, mientras que las familias inculpadas, con niños incluidos a los que acusaron de ser mandaderos del grupo terrorista, languidecían en prisión; años después la verdad salió a relucir, los inculpados liberados y los "agentes de la Ley" verdaderos incompetentes y sacos de corrupción, ingresaron en su lugar a la cárcel, despojados de títulos y honores. Ahora mismo, el canal "Investigation Discovery" muestra que en Estados Unidos es una práctica común lucrar con la administración de Justicia y convertirla en espectáculo para un público morboso, pagando a policías, víctimas y testigos para que narren y hasta reconstruyan el proceso penal con el que llevaron a las rejas al "Destazador de Milwakee" o algo así, o se simulan pesquisas en que un supuesto escritor o detective privado consulta a un supuesto preso ex-asesino serial para dar con los responsables de cortar gargantas en Missouri, o se ha llegado al extremo de que estrellas de Hollywood como Steven Seagal a quien el alcalde de su pueblo natal le ha dado un ridículo nombramiento de "policía honorario" participe en redadas, operativos y detenciones de ladronzuelos de poca monta como si fueran peliculas suyas, yo no dudaría en cuestionar la legalidad y el respeto a los derechos de los detenidos por el fanfarrón actor, o en los procesos en que un canal televisivo que ve en la Justicia Penal un medio de diversión ha metido sus cámaras y pagado dinero a cambio de acceso.

Tercero: ¡La Corte debió declarar la reposición del procedimiento! Reclaman airados algunos... yo pienso que no, que estuvo bien la declaratoria de conceder el Amparo en forma lisa y llana, ¿por qué? por dos cosas: 1.- El procedimiento estaba viciado desde el inicio, 2.- Se está mandando un mensaje duro y directo en contra de las Procuradurías y Policías, y también a los medios, lo que motivará se hagan reformas tanto legales como técnicas en el desempeño de estas entidades y en la intromisión de los últimos en torno a las cuestiones de Justicia Criminal.

Así, si la detención no fue más que una especie de episodio telenovelero producido por Televisa y la Secretaría de Seguridad Pública, este hecho contamina todas las secuelas procesales siguientes, desde la Averiguación Previa, y por supuesto, al Juicio Penal en sí mismo, con lo que no puede sostenerse que el mismo llevó al descubrimiento de la verdad y a acreditar la plena responsabilidad de Florence Cassez en la comisión de los delitos que se le imputan; el declarar la libertad de ella, no es porque se estime que la misma es inocente de todo delito, pura e inmaculada, sino que su presunta culpabilidad no quedó demostrada ni puede desprenderse de un proceso plagado de errores y sobre todo, de vicios, de un inicio doloso en el que se buscó mostrar mediáticamente la supuesta eficiencia de unas autoridades policiacas y que montaron todo un espectáculo para darle base; no se puede sostener un proceso si el mismo se edifica sobre una mentira o una simulación, las consecuencias son de tal grado que probablemente nunca sabremos con certeza y seguridad si Florence Cassez fue culpable o no, si simplemente pasaba la noche ahí en el rancho de su pareja sentimental que la tenía engañada, o bien, era plenamente consciente de las actividades delictivas de éste, o bien, era incluso hasta cómplice.

Y esto incide directamente contra los medios de comunicación: ellos, bajo los doce años del PAN, gozaron de un poder inmenso y ante ellos se presentaban con fanfarrias los detenidos de la "Guerra contra el Crimen" de Calderón, ellos condenaban y absolvían ante la opinión pública antes que los tribunales, ellos han formado las opiniones y el ambiente de linchamiento ahora existente no sólo en contra de la francesa, sino en contra de la Suprema Corte, pues ya habían juzgado y condenado a la Cassez desde el mismo momento en que se prestaron para hacer el teatro del falso operativo.

El mensaje es contundente: cada averiguación, cada proceso penal debe hacerse según el mandato legal y respetando las garantías constitucionales, de lo contrario, no se logrará la certeza jurídica y se estará en riesgo o de encarcelar inocentes o también, de darle posibilidad a los culpables de salir libres. Esto no debe volver a pasar nunca más.

Cuarto: ¿Y la Justicia para las victimas del secuestro? En este caso, los verdaderos culpables tienen nombres y apellidos: EDUARDO MEDINA MORA, DANIEL FRANCISCO CABEZA DE VACA, VICENTE FOX QUESADA, FELIPE DE JESUS CALDERON HINOJOSA y GENARO GARCIA LUNA, estos últimos porque teniendo la oportunidad de regularizar todo, no lo hicieron, sino que contribuyeron al encubrimiento de las porquerías y artimañas de la administración anterior, todo para no socavar el supuesto prestigio de las instituciones que ellos mismos se encargaron de dañar y ensuciar.

Si las víctimas quieren Justicia, a quienes deben perseguir y denunciar es a estos personajes, porque no solo vulneraron a los derechos de Cassez, vulneraron, principalmente, a los derechos de los ofendidos por el secuestro. No puede ser posible que alguien exija Justicia ante la autoridad y ésta, en vez de ofrecerle la persecución y el castigo para sus victimarios, le ofrezca una mera escenificación ni que el dolido se manifieste conforme con la mentira que le proporcionen para que se quede contento y callado y se le engañe haciéndosele creer que la autoridad ha hecho su trabajo cuando no ha sido así.

Finalmente: yo no puedo decir si Florence Cassez es culpable o inocente, nadie puede hacerlo y menos cuando todo es una construcción de medios, desgraciadamente, estos y las autoridades se encargaron de echarnos a perder el instrumento que podía determinar su responsabilidad o inocencia e imponerle el justo castigo o absolverla: el proceso penal, ellos mismos lo destruyeron, lo dejaron descompuesto e ineficaz.

Un abogado que se precie de serlo, y toda persona con criterio debe pensar con seriedad y frialdad las cosas y razonar qué hay detrás de lo que presentan los medios: no debemos creer que fulano o sutano es inocente o culpable porque nos lo dice Paty Chapoy o nos lo dice López Dóriga o lo opina Carmen Aristegui, ni mucho menos, de inmediato, pensar que solo los "buenos" merecen el amparo de la Ley y el reconocimiento de su dignidad y sus libertades, mientras que contra los "malos" procede el furor de los más severos anatemas y cualquier crueldad es poca, eso es ir más allá de los límites de la Justicia humana y colocarse en un papel divino que evidentemente le queda grande a cualquiera, en serio, les recomiendo vean el anime Death Note, y comprenderán que en vez de ser un inmaduro y simple Yagami Light, mentiroso e hipócrita, según él inspirado en la Justicia, sino que debemos ser más bien como L, Near y Mello, y buscar siempre y defender que la verdad impere sobre la mentira y los engaños, hacerlo es el camino para encontrar la verdadera Justicia.


2 comentarios:

guzmananda dijo...

entretenido y colorido como siempre.

sería interesante investigar que ha pasado con los procesos de los otros detenidos y ahondar en el papel que la nacionalidad de Cassez tuvo en el desenlace de esta historia.

YORCH dijo...

Muchas gracias por tu comentario, estimado Fernando, respecto a lo que dices, según ha trascendido en los medios, los otros que fueron detenidos con Mdme. Cassez aún no han sido sentenciados, sino que el proceso sigue abierto, supongo que en el caso de ellos habrá posibilidad de corregir el procedimiento.

En cuanto a si la nacionalidad de ella influyó en la resolución, hay que precisar que no veo en ello más que la asistencia o apoyo de su gobierno como debe ser en todo caso, un extranjero detenido en un país ajeno debe tener acceso a la asistencia consular y la posibilidad de que su Estado natal le brinde apoyo para encontrar medios de defensa, cosa que en un principio tampoco ocurrió aquí; el apoyo de Sarkozy y ahora de Hollande a una connacional suya es legítimo en principio, aunque probablemente fue exagerado posteriormente, como lo estamos viendo ahora, en que el Presidente Hollande está usando el revuelo ocasionado por este caso como un distractor ante los gravísimos problemas que arrastra la economía gala, la guerra en Malí y su propia ineptitud y crápula, como el asunto del gaymonio, el revés que le asestó Gérard De Pardieu por el demencial impuesto a los altos ingresos del 75% y la fuga de capitales y tanto descontento que motivó la manifestación de un millón de personas contra su administración,sin embargo, ese apoyo jurídico y político es válido, contrasta con el abandono en que el Gobierno Mexicano ha tenido a los tres hermanos detenidos en Malasia y ante quienes pende la amenaza de la horca, o el caso del Dr. Alvarez Macháin, hace 20 años, arteramente secuestrado por la DEA y llevado a Estados Unidos, acusado de haber participado en la muerte del agente Camarena Salazar, y a quien, al inicio, se abandonó a su suerte,pese a las evidentes violaciones a sus derechos, después hubo una buena reacción y el médico logró ser liberado, su proceso anulado, como en el caso Cassez, pero ante un tribunal gringo y devuelto a Guadalajara.