Buscar este blog

18 de julio de 2010

¿LA HORA FINAL DE CASTRO?



Hace unos 12 años, cuando yo me encontraba estudiando, tuve la oportunidad de asistir a la conferencia impartida por el periodista y analista argentino Andrés Oppenheimer, que en aquella ocasión presentó su libro: "La Hora Final de Castro", donde proponía que el régimen establecido por el comunista cubano se encontraba en decadencia y tambaleándose; pues bien, han pasado 12 años, y si bien Fidel, que ha aparecido en la TV cubana todavía vivo, pero en un estado de completa decrepitud, ya no ejerce el poder en la isla, el régimen fundado por él, por el "Ché" Guevara y demás compañeros de la Sierra Maestra continúa existiendo, ahora bajo la férula de su hermano menor, el no mucho más joven General Raul Castro.

Sin embargo, en los recientes días se dio la liberación de la mitad de los presos políticos que se encontraban recluidos en las inhumanas cárceles cubanas que cambiaron la perspectiva de muerte segura en los calabozos por la amargura del exilio, desde donde pueden continuar operando como opositores a un régimen que inició con buenas intenciones pero se convirtió en la mayor muestra de la crueldad y la maldad implícita del Marxismo, utilizado no tanto como una ideología para pretender un cambio en el mundo, sino como instrumento ideológico para justificar y perpetuar el poder personal de un hombre que alguna vez fue un idealista casi romántico pero que se transformó en el típico tiranuelo bananero, no muy diferente a Fulgencio Batista, aquel ridículo y corrupto dictadorzuelo que lo precedió, por su obsesión por el poder y sus métodos.

Así, es señalado que esta liberación de presos fue el primer triunfo de la disidencia cubana, representada por Guillermo Fariñas, quien realizó una huelga de hambre que casi le lleva a la muerte, pero que consiguió, junto a la mediación de la Iglesia Católica, que desde la visita del Papa Juan Pablo II ha ido obteniendo mejoras a las condiciones en la isla para la libertad de cultos y ahora consigue pleno reconocimiento como un interlocutor válido entre el Gobierno Comunista y la sociedad y un poco la presión internacional, sobre todo de Europa, pese a la ambigüa y débil actuación de España con Zapatero y su Ministro de Exteriores Moratinos, muy favorables al régimen cubano por razones de afinidad ideológica, pero que al fin decidió acoger a los desterrados.

Fidel Castro pasará a la Historia como un personaje controversial, como lo han sido la mayoría de los dictadores, al igual que Stalin, Mao, Pinochet o Franco, se irá sin que la justicia humana haya saldado cuentas con él, quizá por que Dios se los reserva para sí, y es que para nosotros los hombres resulta difícil a veces juzgar la actuación de otros, más cuando vemos que no todo el accionar de los dictadores mencionados ha sido o fue negativo:

Los españoles, por ejemplo, no pueden negar que el cambio de mentalidad que los lleva a ahora tener tantos triunfos deportivos y el crecimiento económico que obtuvieron, saliendo del largo marasmo iniciado con la invasión napoleónica en 1808, agravado con la independencia del Imperio americano y con efectos psicológicos directos desde la derrota ante EUA en 1898 se debió mucho a Franco: despolitizó la sociedad, sentó las bases de la estabilidad económica e impulsó un mejoramiento de las condiciones de vida y buscó que los españoles tuvieran conciencia de su grandeza como nación. Los hombres de la trancisión y que lograron el encausamiento de España por la senda del desarrollo y de la Unión Europea fueron todos formados en el franquismo, fueran favorables a éste o no: Suárez, Felipe González o Aznar, Jesús Polanco, Cebrián, etc. Claro, el precio a pagar fue alto en vidas y libertades, pero muchas veces el gobernante no tiene opción si quiere lograr el progreso de su pueblo.

Lo mismo ocurre con Pinochet en Chile, que logró terminar con el caos partidista y el experimento socialista de Allende que estaba demoliendo a la sociedad para crear las condiciones del desarrollo y crecimiento económico que hacen de Chile el país con más alto nivel de vida y estabilidad de Latinoamérica.

Mao a pesar de su genocidio, algo normal en la Historia china y que lo iguala con Quin Shinguandi, el primer emperador, tuvo visión de Estado y logró que China se mantuviera unida y recuperara el reconocimiento y el respeto internacionales, defendió su independencia y logró que los chinos aprendiesen a ser una sociedad industrial en vez del estancamiento agrícola de siglos. Deng Xiao Ping trabajaría sobre los cimientos dejados por Mao para el crecimiento chino.

Pero claro, ha habido otro tipo de dictadores que han sido mucho peores y que solo han dejado un rastro de muerte y destrucción: no hablemos de Hitler, el caso más claro, Stalin convirtió a Rusia en potencia industrial, pero solo para sostener su poder personal mientras masacraba a la población, ¿pero qué tal Pol Pot, completamente enloquecido por la utopía marxista que no logró su objetivo de crear a la sociedad perfecta, pero sí a millones de muertos? ¿O la dictadura militar argentina, verdadera banda de maleantes que asesinaba, robaba y traficaba niños y mujeres justificándose en el miedo al comunismo? Estas dictaduras no dejaron bienestar ni bases para el desarrollo futuro de sus países, antes bien los saquearon y los dejaron peor, hundidos en la pobreza y el desórden cuando se fueron.

¿Cómo juzgará la Historia a Fidel Castro? Creo yo que se trata de un personaje que quedará por un lado como héroe y será venerado por muchos, dado su antiamericanismo, mismo que no vale tanto, pues le dio la espalda a Washington sólo para arrodillarse ante el absolutismo moscovita, aparte que, desde el final de la Guerra Fría, Fidel sólo pudo sostenerse por un acuerdo oculto con los norteamericanos, no cabe duda de ello, además de que por sí, Cuba en realidad no les interesa en demasía a los gringos y Fidel ha sido una garantía de estabilidad en la isla y de que no habría un éxodo masivo a Miami, mayor de lo que ha sido. Por otro lado, nada ha facilitado a Fidel la permanencia de su régimen como ha sido el bloqueo, iniciado por Kennedy en contra de la isla como una forma de evitar la llegada de material bélico ruso a los aliados cubanos de Moscú, pero que se ha prolongado y que le ha servido al dictador para ganar apoyo interno y externo, justificándose en la existencia del enemigo y disfrazar, igualmente, la existencia de corrupción y del fracaso económico del Comunismo, puesto que existen inversiones europeas, asiáticas y hasta mexicanas que deberían por sí mismas contribuir a paliar la miseria del pueblo cubano, mas no es así; igualmente, el antiamericanismo, que junto con el antihispanismo, el indigenismo y el anticlericalismo son las armas retóricas que más han contribuído al éxito de los políticos latinoamericanos, y aún de faranduleros de la región y hasta de gringos como Oliver Stone o Sean Penn.

No puede negarse de que limpió a Cuba del crimen organizado que controlaba a la isla apoyando a Batista, pero de nada sirvió si a la larga, Cuba sigue siendo un prostíbulo y se habla de posibles nexos del régimen con narcotraficantes y las FARC, y de que el mercado negro, mismo que es incentivado por el bloqueo, en realidad es negocio de muchos funcionarios comunistas. Por otro lado, mucho del éxito de la revolución castrista se debió al apoyo norteamericano, sin el cual los años de preparación y planificación vividos en México por Fidel y el Ché y finalmente, la partida del Granma hacia la isla no se habrían producido, el apoyo tenía como finalidad que se ayudase a EUA con el aplastamiento del crimen organizado que había convertido a Cuba en su santuario.

(Fidel no se tornaría oficialmente en Comunista sino hasta 1961, tras reñir con los norteamericanos, y buscar el apoyo soviético, lo que le garantizó la sobrevivencia al conseguirse a la "Santa Madrina Rusia" como guardaespaldas contra una posible agresión y cambio de régimen patrocinado por Washington).

Igualmente, los avances conseguidos por los cubanos en materia de educación y salud son envidiables, pero resulta que los cubanos no cuentan con empleo bien remunerado en su propio país, mientras que su alta preparación académica los convierte en profesionales de éxito en EUA, México o Europa, esto es, en ambientes donde no están sujetos a las restricciones y carencias de Cuba; de igual manera, muchas veces los cubanos son discriminados en favor de extranjeros en su propio país, cuando llegan como turistas a dejar sus valiosas divisas (algo que también ocurre en México, en por ejemplo, Cancún, respecto a los propios mexicanos). Sin embargo, esta elevada preparación puede ser un activo a futuro para Cuba, pues permitirá a los cubanos, una vez caído el régimen, convertirse en un foco económico importante por, usando términos empresariales, la alta calidad de su "capital humano".

Yo la verdad, que soy un tanto escéptico con respecto a la Democracia, más que nada por ver como este régimen ha contribuido a la descomposición y decadencia social en México (y en otras partes) creo que hay momentos históricos en los que las dictaduras son necesarias a fin de evitar la destrucción del Estado y de la Nación, éstas deben ser regímenes tendientes a la formación de un marco institucional que funcione con miras a crear un orden que subsista y que pueda guiar la vida del Estado a futuro; en este caso, lo ocurrido en España y Chile en mucho sería paradigmático, restaurando o creando las condiciones para el desarrollo y bienestar económico, eliminando los enconos y divisiones de partidos políticos y devolviendo la unidad nacional, y por otro lado, soy partidario de que ese nuevo órden sea, como lo planteaba Aristóteles, un régimen mixto, en el que haya participación popular y limitaciones al poder político, pero esperando que el mismo sea ejercido por los que sean mejores y más capaces para ello, y no por quien más votos compró o mejor propaganda instrumentó.

En ese sentido, es que debería operar el juicio hacia Fidel Castro, habrá que responder a una pregunta: ¿Qué condiciones deja para el desarrollo y orden futuro de la isla? Entre tanto, esperemos, el episodio final de este drama está todavía por venir.
------------------------------------------------------------------------------------------------------------




Series de TV: NCIS


Probablemente sea ésta la mejor serie, actualmente, en su tipo, relativa al Servicio de Investigación Criminal de la Marina de EUA, cuerpo de policía militar encargado de investigar delitos dentro del fuero castrense, misma que es protagonizada por el excelente actor de TV Mark Harmmond, (a quien recuerdo en la serie policiaca "Medias de Seda" de fines de los 80) y producida por el gran Donald P. Bellisario, quien ha producido éxitos como "Profesión Peligro" protagonizada en los 80 por Lee Majors, o "Airwolf" "Quantum Leap" y "Magnum" en la misma década.

La serie suma la acción y elementos propios de toda serie policiaca con comedia (el hecho de que la experta forense sea una darketa o gótica y el médico legista sea un británico retirado de la Royal Navy con un fuerte sentido de la ironía son fuente constante de comicidad, junto con la fanfarronería y buena dosis de torpeza del Agente Di Nozzo, que se esfuerza por llegar a enamorar a la ruda pero femenina agente israelí Ziva y la inocencia del Nerd de las computadoras Mc Gee; sin embargo, lejos de ser sólo una serie que busca el entretenimiento y el patrioterismo, ha abordado temas serios, junto a un manejo cinematográfico de la tensión y el suspenso.

Así, en la temporada anterior no dudaron en mostrar a Israel y al Mossad como un verdadero Estado terrorista y por otro lado, una entidad mafiosa que hace negocios con grupos islámicos, traficando información militar secreta de EUA y armas, a fin de perpetuar el conflicto y seguir obteniendo recursos de los norteamericanos, sacrificando incluso a los propios ciudadanos judíos, lo que motiva que el personaje de Ziva, originalmente perteneciente al Mossad, renuncie a éste y a su nacionalidad israelí para naturalizarse norteamericana e ingresar de planta a la agencia naval. Igualmente, se abordan temas como la creciente indisciplina en las fuerzas armadas estadounidenses, los problemas ocasionados por las mujeres que han entrado a participar en roles de combate, el abuso de autoridad, la tortura y la ilegalidad asumida desde la Guerra en Irak con Bush, y presente desde el pasado en operaciones secretas (es bastante grueso el episodio en que el bonachón doctor reconoce haber participado en torturas en Afganistán en el pasado, como meimbro del MI6 inglés y contra colaboracionistas de los Soviéticos) la corrupción y tráfico de armas.

Actualmente, en los últimos episodios que transmite el canal AXN por cable, se ha abordado el tema de la narcoviolencia en México, pero sutilmente mostrando la indudable y necesaria colaboración entre autoridades militares y administrativas norteamericanas corruptas y los cárteles mexicanos, lo cual es entrar en un tema tabú para los gringos.

Recientemente ha iniciado su  "spin-off" en Los Angeles, que también ha demostrado ser bastante bueno, con la actuación de Chris O'Donell, aunque creo que la serie original sigue siendo indudablemente mejor. Por lo pronto, es bastante interesante encontrar una serie de TV en la que ya no se trata de perseguir loquitos o crimenes pasionales, sino enfrentar al crimen organizado y a los demonios internos, y que sobre todo, como es en los actuales episodios, está mostrando que los americanos no se encuentran aislados y a salvo, sino que los problemas, como el narcotráfico, les afecta tanto a ellos como a nosotros, esto demuestra que en EUA ya hay gente, aunque sean productores de TV, que se han dado cuenta de esto, ¡qué lástima que Obama no!


1 comentario:

Anónimo dijo...

¿Efraín Ríos Montt sentó las bases del estado guatemalteco o también solo trajo muerte y desolación a su patria?