Buscar este blog

12 de julio de 2010

¡¡¡ESPAÑA CAMPEON!!!

El campeonato mundial de fútbol Sudáfrica 2010 ha concluido con la coronación, totalmente merecida, de la Selección Nacional de España, que finalmente cumplió con el pronóstico dado al inicio del torneo como favorito para llevarse a casa al trofeo más codiciado del orbe.

Todo mundo esperaba un partido espectacular y lleno de un fútbol ofensivo y alegre, pero en su lugar, tal y como lo decíamos al hablar del partido amistoso entre México y Holanda hace ya casi dos meses, los nativos del país de los tulipanes exhibieron sus complejos y su incertidumbre ante un equipo que all igual que ante los alemanes fue capaz de romperles el esquema y al que no supieron enfrentar de otra manera más que a base de un juego tremendamente sucio, marrullero y propio de equipo llanero: ni Robben ni Snijder ni Van Persie, jugadores conocidos por su habilidad al ataque y poseedores de talento indudable, que sobre todo en el caso de los dos primeros se exhibió en el mundial, lucieron, antes bien, se llevaron tarjetas amarillas por haberse dedicado todo el partido a protestar y golpear a sus oponentes; y en cuanto a la defensiva holandesa, creo que bien valdría a Nueva Zelanda pedirle a Van Bommel que se naturalice, sería un excelente elemento en los "All Blacks" para el campeonato mundial de Rugby a celebrarse el próximo año en dicho archipiélago oceánico dada su capacidad para tacklear con violencia antes que para el fútbol, creo que el único mérito para alinearlo en la selección naranja es ser el yerno del entrenador Van Marjwick. En cuanto a Nigel de Jong, creo que equivocó el deporte, no estaba en el campeonato mundial de Tae-Kwan-Do o Karate como pensó, dada la patada que lanzó al pecho de Xavi Alonso, y todo ante un árbitro como Webb que terminó de demostrar la pésima calidad del arbitraje desplegada a lo largo de esta copa.

Realmente, fue una vergüenza y una pena ver que esta selección holandesa, con más ganas de no perder que de ganar saliera y enlodara el uniforme anaranjado y la tradición de buen futbol, de técnica, de precisión, de capacidad ofensiva y espectáculo que construyeron Cryuff y sus compañeros en el 74, se refrendara en el 78 y fuera renovada por Gullit, Van Basten y toda aquella gran generación de fines de los 80 e inicios de los 90, (aunque hay que recordar que en Italia 90 Rijkard sacó el cobre al casi provocar la bronca contra Alemania en Cuartos de Final) y que le ganó el mote al equipo de "Naranja Mecánica".Lo peor del caso es que esta selección había demostrado tener los elementos necesarios para continuar con esa tradición como lo probaba su récord invicto desde las eliminatorias, y en vez de eso, salió a jugar con un estilo más sucio aún que los italianos y más defensivo que lo mostrado por los paraguayos. Como sea, se demostró lo de siempre, Holanda tiembla ante rivales que siente, son superiores a ella, entra en pánico y viene la debacle, Holanda, como equipo de fútbol, se une al grupo de "equipos malditos" que no pueden ganar un campeonato pese a desplegar talento y dominio de su deporte, como ha pasado con los Bills de Buffalo en los noventa en el Fútbol Americano de EUA, los Medias Rojas del béisbol americano que tardaron 100 años en volver a ganar el título de las Grandes Ligas o el Atlas del fútbol soccer en México con casi 60 años de no obtener el campeonato.

España ganó mostrando un equipo efectivo, con ganas de desplegar un buen juego, un equipo que lo había ganado todo, con su base en el Barcelona y como campeón de Europa hace dos años, excelentemente dirigido por Don Vicente del Bosque que a sus virtudes en la dirección técnica sumó su ecuanimidad y su carácter bonachón pero decidido. Sobre todo, se demostró que el fútbol de conjunto, en un deporte que es el deporte de equipo por excelencia obtiene mejores resultados que aquellos que apostaron por una estrella individual en la que se pusieron todas las esperanzas de que se echara encima al grupo y produjera la magia: los Messi, los Rooney, los Kaká, los Ríbery, los Drogba no funcionaron, pero sí un equipo que pese a las lesiones no dejó de creer en el Niño Torres y en el que el líder indiscutible fue el portero, mientras la magia la produjeron, cooperando entre sí Iniesta, Villa, Navas, Busquets, Puyol, Pedro y demás que se encontraban en el campo, funcionando, ellos sí, como una máquina.

Este mundial, finalmente, me deja a mí, las siguientes conclusiones:

1.- Sudáfrica y en general, todo el continente, muestran que no todo es como en "Diamante de Sangre":

El mundial mostró que Sudáfrica no era un lugar tan anárquico ni tan miserable como se planteó en los días previos al inicio del torneo, hubo una buena organización y se construyeron hermosos estadios, claro, no todo estuvo exento de problemas: huelga de trabajadores en Durban, malas, pésimas o inexistentes carreteras, inseguridad y falta de un sistema de transporte público en Johanesburgo, pero se evidenció un país que sigue cerrando, paso a paso, las heridas del pasado y construyendo su nacionalidad con la unión de blancos y negros de todas las etnias, igualmente, sirvió de escaparate a todo el continente, que también se aleja de la inestabilidad y los conflictos, hambrunas y epidemias que le dieron fama de ser un lugar infernal y desastrado para aparecer con varios países que están logrando ya convertirse en oportunidades de inversión e iniciando el camino al desarrollo económico, logrando que aparezca, aunque sea un poco, la esperanza de un futuro mejor para sus habitantes, nada mejor lo representa que ver a niños descalzos jugando fútbol, en la miseria, pero sonrientes y confiados en que todo mejorará.

Algo que es maravilloso es que en un país con tantas divisiones y problemas, haya habido los acuerdos para construir la infraestructura para el Mundial, aquí en Guadalajara también tenemos divisiones tribales, pero más fuertes que las Sudafricanas, puesto que la tribu Padillista, con sus clanes perredista y priísta hacen hasta lo imposible por bloquear la construcción del estadio de atletismo para los Panamericanos, con tal de que fracase la tribu Panista del "Ngasi" (rey) Emilio...

Eso me preocupa, los chinos y coreanos ya rebasaron a México, la India está por hacerlo, Brasil ya lo dejó atrás y si seguimos así, no lo duden, llegará el día en que los africanos nos van a rebasar, ¡habrá más estabilidad y desarrollo en Botswana que aquí, y nosotros estaremos hundidos en el averno!

2.- Las estrellas estrelladas:

El fútbol es el deporte de conjunto por excelencia, a diferencia del béisbol o del basketbol o del fútbol americano, donde la estrella o individualidad arrastra al grupo: el líder anotador en el basket, el pitcher preciso en el beis o el mariscal de campo certero, o el corredor veloz en el americano, en el fut es el equipo el que hace grande al individuo, simplemente veamos el caso de Messi: es el mejor del mundo, pero jugando en el Barcelona, donde cuenta con todo un conjunto de compañeros con los que se entiende y viceversa, que le pasan el balón o a los que habilita para que anoten, en la selección argentina no contó con ese nivel de entendimiento y falló.

Los intentos de hacer del futbol, quizá con la intención de hacerlo llamativo para los gringos un deporte de individualidades como quiso hacerlo la mercadotecnia se han demostrado fallidos, en el mundial terminaron brillando desconocidos como Thomas Müller (en estos 4 años sigamos su desarrollo en la Bundesliga), o un jugador discreto, oficioso y hábil pero despreciado por los medios como Diego Forlán, que terminó siendo considerado el mejor de todo el torneo, dado su liderazgo, coraje y olfato goleador y qué decir del conjunto español que en sí obró real y verdaderamente como un equipo, y el mejor de los holandeses: Wesley Snijder, quien demostró una enorme alegría en la cancha pese a ser también un olvidado por los medios y la publicidad.

3.- El arbitraje a revisión:

Como nunca antes se demostró una incapacidad brutal de los árbitros para controlar el fútbol actual, errores gravísimos como el gol que no contó para Inglaterra o el fuera de lugar de Tévez, y las batallas campales que fueron partidos como el Brasil-Costa de Marfil o la final misma lo demostraron con todas las letras: Urge la introducción de la tecnología o una mejor capacitación para los colegiados, no puede seguir el deporte rey en esta deriva.

Y qué decir de la necedad de Blatter y su comportamiento de mercader, ya hemos hablado bastante de eso.

4.- El regreso de un grande:

Uruguay está en el grupo de las ahora 8 potencias futbolísticas ganadoras de la copa del mundo, esto se había olvidado desde México 70 en que llegó al cuarto puesto, y hoy repitió exactamente la misma historia de aquel campeonato, perdiendo ante Alemania el último partido, nunca dejó de producir futbolistas excelsos, como el "Príncipe" Enzo Francescoli, siendo un país de 3 millones de habitantes donde el fútbol es parte de la idiosincracia nacional y es algo tan vital como la agricultura, se estancó durante casi 40 años de juego defensivo y hasta sucio cuando actuaba el seleccionado "Celeste". 

Sin embargo, Uruguay, con una nueva camada de jugadores y la certera dirección de Oscar Washington Tabarez, ha vuelto a decir "presente" entre los mejores del mundo, recuperando el juego ofensivo y espectacular. Esperemos que esto continúe y reverdezcan plenamente los laureles charrúas.

5.- España es grande:

España ha demostrado ser más grande que sus gobernantes y sus políticos: tipos que han pretendido robarle a los españoles su razón de ser, su fe, su unidad y su sentir como uno de los pueblos más gloriosos de la Historia: conquistaron el primer Imperio donde no se ponía el sol, difundieron el saber, la cultura y los altos valores del Cristianismo a medio mundo, nos legaron el Quijote, las obras de Velazquez y de el Greco, la espiritualidad de Santa Teresa y la locura genial de Dalí, pero hoy en día tiene al frente a una serie de pillos que desean dividir al noble y orgulloso pueblo español en miniestados por diferencias lingüísticas o de costumbres locales sólo para gobernar sobre ellos como los taifas durante la decadencia de la presencia islámica en la península.

Tiene al frente a un fanático idiotizado por una ideología homicida y antinatural que desea ver a los españoles convertidos en una masa de zombies manipulables con el alcohol, el sexo y las drogas, para así construir su utopía marxista, a una bola de faranduleros que viven como parásitos del erario y cuentan con una enorme y nociva influencia sobre la política para difundir su enfermo modo de vida y su incoherente forma de pensar. Y tiene a un Borbón oportunista y cobarde que no hace nada para evitarlo.

Pero, ahí está otra muestra que me da esperanza: las banderas españolas ondean hoy en día sobre Barcelona y Madrid, Pamplona y Compostela, Zaragoza y Sevilla, son más los españoles que se sienten como tales y aunque orgullosos de su cultura local, se sienten como un todoy hermanados por ser españoles ante todo y en segundo lugar castellanos, valencianos, catalanes, vascos o andaluces. Las procesiones en Semana Santa se llenan con gente devota que con lágrimas en los ojos canta saetas en honor de la Virgen o de Cristo quizá arrepintiéndose de su hedonismo, se han llenado plazas a favor de la familia y contra la muerte de los niños antes de nacer.

Por eso, les digo a mis lectores españoles: Sean grandes, salven a su país, no dejen que le pase al suyo, el más grande de Europa, el que tiene la cultura y la herencia más rica de todos en su continente, lo que le pasa a México, la antigua Nueva España: presa de políticos corruptos y banales, que en 200 años se la han pasado enviciando al pueblo y dividiéndolo a fin de medrar ellos, que por todos los medios quieren hacernos perder la fe y la decencia, la voluntad y el orgullo para mantenernos mediocres y débiles, dóciles y manejables. No dejen que le pase eso a España, es demasiado grande para que eso suceda.

Y qué mejor final para el Mundial de Sudáfrica que éste, yo creo dará ideas a varios productores en Holywood:

object width="425" height="344">


VIVA ESPAÑA!! Felicidades!!



No hay comentarios: