Buscar este blog

Cargando...

19 de septiembre de 2009

¿QUE QUERIAN LOS CONSERVADORES?




Para empezar, debemos definir la palabra "Conservador" pues el conservadurismo no es el mismo en el México del siglo XIX al actual, ni lo mismo en EUA o Europa a nuestro país; en la Unión Americana, por ejemplo, la etiqueta se ha venido a endilgar al Partido Republicano, salvo que éste, durante el siglo XIX fue quien dió al país al Presidente Lincoln y estuvo a favor de la Libertad de los Esclavos, y todavía en los años 50 y 60, los republicanos fueron más partidarios del Movimiento por los Derechos Civiles que los Demócratas, partido al que se habían afiliado los aristócratas sureños desde la época de Jefferson y del que surgieron los principales adalides de la secesión de los Estados Confederados como Jefferson Davis, Presidente de los mismos, no siendo sino hasta la época de Franklin D. Roosevelt, y más después con Kennedy, que por sus reformas sociales el Partido Demócrata se fue convirtiendo de Conservador en Liberal y el Republicano inició su conversión en sentido inverso. Por otro lado, si examinamos el ideario en materia económica del Partido Republicano, el mismo es totalmente partidario de un liberalismo extremo, aunque en otros aspectos, como su identificación con el protestantismo y oposición a las posturas "progresistas" en torno a la sexualidad o al medio ambiente se dan las razones por las cuales se le asigna la etiqueta, casi siempre con una connotación negativa.

En el caso de México existe la tendencia, sobre todo en los medios, de considerar que ser conservador es negativo y hasta oprobioso, y más por la Historia Oficial tal y como se ha venido contando hasta nuestros días, de igual manera, el actual partido en el poder, el PAN, es señalado como "Conservador" y considerado el heredero del movimiento decimonónico que al final fue derrotado en forma definitiva por Benito Juárez con la muerte de Maximiliano y la retirada de las fuerzas de Napoleón III en 1867. Sin embargo, esto tampoco es exacto del todo, si bien hubo por ahí la influencia del pensamiento católico, representado por Efraín González Luna durante su fundación, esto sería uno de sus pocos puntos de contacto así como dos o tres desplantes retóricos en favor de posturas concernientes a salud sexual y demás consonantes con lo anterior, la realidad es que el Panismo surge de una ala de la Revolución Mexicana, si se quiere, un ala menos radical, pero parte de la Revolución, sin duda, tanto González Luna como Manuel Gómez Morín participaron en el Ateneo de la Juventud junto a José Vasconcelos, quien inspiró también a la formación del partido y fueron piezas clave en la consolidación del régimen postrevolucionario; la familia de Francisco I. Madero, por su parte, ha formado parte del PAN hasta nuestros días.

El PAN por su parte, ha continuado con el culto a Juárez y si bien ha manifestado ocasionalmente opiniones en contra, no ha cesado de aplicar políticas de planificación familiar o contrarios al ideario católico, a pesar de gestos y estrategias, como aquí e Jalisco, de aparecer ligado a la Jerarquía Católica, y en materia económica, ha abogado por el liberalismo económico y la privatización o entrada de inversionistas particulares en PEMEX, por ejemplo.

Por el contrario, el PRI que tanto ha cacareado ser heredero del Liberalismo mexicano del siglo XIX ha sido más coincidente con el conservadurismo de la misma época, aunque igualmente en forma trunca: proteccionismo e intervención estatal en la vida económica, el mantenimiento de la propiedad rural comunal y un sistema corporativista con antecedentes en el mercantilismo colonial eran, en principio, parte de las ideas del bando encabezado al principio por Lucas Alamán y después por Miguel Miramón; sin embargo, lo reiteramos, esto solo es una parte de lo que postulaba aquel grupo, y, cosa irónica, muchas de sus ideas fueron más aplicables que las postuladas originalmente por el bando liberal y se implementaron durante la República Restaurada y el Porfiriato, siendo causa del gran desarrollo económico presente entre 1867 y 1910, aunque no todas, al final, los Liberales y bajo el Gobierno de Porfirio Díaz, salvo en algunos aspectos, fueron más conservadores que los "Cangrejos" como despectivamente les llamaban.

¿Pero qué querían los Conservadores? En primer lugar, hay que tomar en consideración el modelo político que adoptaron, si los Liberales se inspiraron en EUA, los "Mochos" adoptaron en su ideario tanto el mantenimiento de mucho de la herencia hispánica como algunos aportes de la Francia postrrevolucionaria y napoleónica. Si bien se ha adoptado que en general los Conservadores estaban ligados a la Iglesia Católica, una buena parte de ellos eran militantes de la Secta Masónica de los Escoceses, rival de la Yorkina, aunque apoyaron a la Iglesia por estrategia. (en el siglo XX, Plutarco Elías Calles desataría la persecusión a la Religión Católica siendo Escocés).

Los Conservadores postulaban la formación de un Estado centralizado adoptando el sistema francés de departamentos, pues temieron que el Federalismo llevara a la formación de múltiples centros de poder y a la desunión, cosa que efectivamente pasó, con el surgimiento de caciques regionales como Juan Alvarez, del que ya hablamos, Santiago Vidaurri (padre del Nuevo León moderno) y otros, o en el caso de la Guerra Vs. EUA en que algunos estados no aportaron nada a la defensa nacional sino que lo harían hasta que fueran atacados, hoy en día, sin ir más lejos, los Gobernadores se han convertido en todo poderosos al interior de sus entidades y en un verdadero grupo de extorsionadores hacia el Presidente y el Congreso al buscar recursos federales; el federalismo no se entendió en México y eso obligó al propio Juárez a convertirlo en un centralismo de facto; irónicamente, en Francia, los departamentos cuentan con mayor autonomía y hay una mayor descentralización que en el "federalismo" mexicano.

La cuestión de la Iglesia tenía que ver con una figura jurídica utilizada por el Imperio Español para controlar la labor misional, esto es el Regio Patronato Indiano: el Gobierno Español podía determinar la creación de diócesis o sus supresión, la distribución de órdenes religiosas en los territorios americanos, el Rey nombraba obispos o los retiraba y cobraba el diezmo, impuesto sobre el 10% de las rentas para el mantenimiento de las obras religiosas, incluso, el gobierno autorizaba o prohibía la difusión de bulas y encíclicas papales. Con la independencia se abrió la polémica sobre si el Estado Mexicano era continuador del patronato o si no lo era, y sobre ello radicó el problema de la relación Iglesia-Estado, piénsese que obispos y sacerdotes cobraban sueldos como funcionarios públicos y evidentemente, muchos prelados y párrocos querían que esto continuara, mas no todos; hubo una postura favorable de la Iglesia y de cierto sector del Partido Conservador a la separación entre lo del César y de Dios, siendo la oposición fundamentalmente a que los Liberales, en realidad, buscaron continuar con el Patronato pero con obvia intención de destruir el Catolicismo: prohibición de órdenes religiosas (que tanto hicieron por el desarrollo del país), supresión de la educación religiosa, control del número de sacerdotes en cada estado, propiedad del gobierno federal sobre templos y demás propiedades de la Iglesia y órdenes, lo que llevó al enriquecimiento de unos pocos y a la destrucción o pérdida por venta al exterior de muchísimos tesoros artísticos y arquitectónicos. Las tierras de la Iglesia se rentaban a campesinos sin propiedades que pagaban bajas rentas (un 10% de las ganancias)y las hacían producir, mientras se financiaban obras de caridad, educativas y sanitarias a cargo de la Iglesia, después, se vendieron a los latifundistas y nacieron las haciendas porfirianas, y los campesinos sin tierra se convirtieron en peones acasillados y terriblemente explotados.

De igual manera, los Conservadores defendían la propiedad comunal de la tierra por las comunidades indígenas, que privadas de ellas por los Liberales (que no reconocían más que la propiedad privada individual) se volvieron peones en las haciendas y se condenaron a la marginación en la que siguen hasta ahora. Irónicamente, Maximiliano el austriaco buscó ver más por los indígenas que el zapoteca Juárez .

En materia jurídica, los Conservadores propusieron, con el jurista Teodosio Lares, Ministro de Justicia del último gobierno de Santa Anna, la creación de un Consejo de Estado que resolviera las controversias relativas a la legalidad de los actos de la Administración Pública, es decir, la creación de la jurisdicción contencioso-administrativa siguiendo el modelo francés; también la creación de tribunales en materia mercantil, lo cual fue desechado por los Liberales que los suprimieron por considerarlos "tribunales especiales" contrarios a la igualdad ante la Ley (hoy en día existen tribunales mercantiles y administrativos a nivel federal y estatal); de igual manera, los Conservadores establecieron el primer sistema de control constitucional con la Constitución de 1836 en que se creó el "Supremo Poder Conservador" basado en el Senado Conservador francés establecido durante una de las constituciones de la Revolución. El sistema fue denunciado por los Liberales como una violación al inexistente dogma de la división de poderes en Ejecutivo, Legislativo o Judicial... hoy en día, el sistema habría evolucionado a un Tribunal Constitucional, como sucede en diversos países europeos y se aplica en forma similar al de 1836 en Irán con el Consejo de Guardianes y el Líder Supremo Religioso, que actúan como órgano de control de la constitucionalidad de los actos del Ejecutivo, Legislativo y Judicial en el país islámico.

Lo anterior, demuestra que los Conservadores no estaban tan atrasados en materia jurídica, ni iban hacia atrás como los cangrejos, sino que en algunas cosas iban hacia adelante más rápido que Juarez, Ocampo, Farías y demás albañiles cósmicos.

En materia económica, Lucas Alamán, a quien vemos en la primera imagen, ideó la creación del Banco de Avío, considerado por los liberales como una forma de proteccionismo. Ese banco, ideado también por el pionero de la marina mexicana Pedro Sáinz de Baranda, (quien derrotó a la última guarnición española en San Juan de Ulúa) que también fue uno de los primeros industriales mexicanos, otorgaba préstamos del gobierno a quienes quisieran establecer empresas y que fuesen MEXICANOS... los liberales señalaron que esto era proteccionismo y contrario a la libertad económica, tanto Alamán como el Almirante señalaban que no era época para liberalizar la economía, sino que había que fomentar el surgimiento de una industria nacional, a fin de después poder competir con empresas extranjeras. Los Liberales cerraron el banco y abrieron la economía, sobre todo con Lerdo de Tejada y Porfirio Díaz, desde entonces, nuestros mercados están dominados por empresas extranjeras y la industria nacional, salvo por algunas grandes compañías monopólicas protegidas por nuestras liberalísimas autoridades: CEMEX, BIMBO, GRUPO CARSO...

Y la cuestión más polémica, la decantación de los Conservadores por la monarquía: bueno, ya lo hemos dicho, desde la época prehispánica, la monarquía era la forma de gobierno empleada en México: la república democrática solo trajo y trae en la actualidad la lucha estéril entre partidos y una corrupción desatada. Ni Iturbide, ni Maximiliano buscaron una monarquía absoluta; el primero suprimió el Congreso no por tirano, sino por que el mismo no le dejaba gobernar al estrar infiltrado por masones manipulados por EUA a través de Poinsett, ambos querían establecer una monarquía constitucional similar a la británica; algo así ocurrió en Brasil, donde la monarquía, si bien no resolvió muchas cuestiones sociales, permitió al gigante amazónico tener un siglo de estabilidad y de progreso que sentó las bases de su carrera a convertirse en potencia; de hecho, durante el siglo XIX, el Imperio de Brasil fue temible hacia sus vecinos, si no, pregúntenle a Paraguay... Ahora imagínense si Iturbide hubiera mantenido el trono de un Imperio que abarcase de Oregon a Panamá... tema para otro post...
-------------------------------------------------------------------------------------------------

Putin 1, Obama 0

Obama anunció la renuncia al escudo antimisiles, la resurgente Rusia se ha anotado un gran triunfo que repercutirá en el balance de poder en Europa: por lo pronto, ni Georgia ni Ucrania serán parte de la OTAN ni podrán evitar esta bajo la influencia de Moscú. los rusos tendrán vía libre para continuar con su proceso de reconstrucción imperial. Veamos que sucede.
-------------------------------------------------------------------------------------------------
La Torre Oscura


Me he convencido de que Stephen King es uno de los mejores escritores norteamericanos de la actualidad, a pesar de que le han denostado mucho por su tendencia comercial y lo rápido que sus obras se han convertido en éxitos hollywoodenses; sin embargo, no hay duda de su excelencia autoral, que le han llevado a incurrir en varios géneros: el terror, donde es un digno sucesor de Edgar Allan Poe y de H. P. Lovecraft, la ciencia ficción, en el que empleó durante varios años el pseudónimo de "Richard Bachman" y hasta el drama carcelario en obras como "The Longest Yard" y "Shawshank Redemption". Pero sin duda alguna, la saga de la Torre Oscura es su obra maestra: inspirada por la obra de Tolkien, King hizo una novela en la que amalgama elementos de fantasía (demonios, monstruos, espíritus y magia) con ciencia ficción (universos paralelos, robots, alta tecnología) en un ambiente en el que retoma elementos del Western y la mejor ficción post-apocalíptica.

Es una historia apasionante y llena de emociónes trepidantes, una novela de aventuras pura que absorbe al lector desde la primera página y también sumamente inquietante...

El protagonista, Roland de Gilead es el último de los pistoleros, especie de caballeros andantes que imponían el orden y la ley en un mundo con una civilización entre medieval y decimonónica, donde sin embargo, existen lugares con un alto desarrollo tecnológico, pero en el que hay un proceso de decadencia que pronto arrastra a los reinos, imperios y señoríos a una vida de violencia, muerte y destrucción, Roland se lanza a una cruzada individual por encontrar a la Torre Oscura en un último esfuerzo por salvar su mundo, y el nuestro, porque se encuentran interconectados... y me quedé pensando tras lo del pretendido aerosecuestro y e incidente de ayer del metro del DF, sobre si no nos estamos dirigiendo hacia ese mundo moribundo, violento y enfermo en el que Roland y sus valientes compañeros de su "Ka-Tet" viven sus aventuras.

Ya llevo tres libros, me faltan cuatro, y se los recomiendo altamente... léanlos!