Buscar este blog

2 de noviembre de 2015

ISRAEL EN LA SITUACION DEL MEDIO ORIENTE



La imagen de arriba probablemente infartó a más de un tradiloco, argentiloco o hispaniloco, mismos que consideran a Vladimir Vladimirovich Putin como el cruzado o líder de la vapuleada Cristiandad en contra del materialismo, la secularización y decadencia Occidental que consideran es impulsada por una oscura y tenebrosa "conspiración anglo-judeo-masónica"; por cierto, aquí un pequeño paréntesis para hacer un pequeño glosario para aclarar los términos que he creado, y que definen a los especímenes con los que me he topado en Internet y en especial en las redes sociales:

  • Tradiloco: Es seguidor del Tradicionalismo Católico, y aunque defiende la liturgia tridentina y la doctrina católica, es seguidor de ellas superficialmente, en realidad, lo hace por mero sentido de rebeldía, por gusto estético o como forma de expresar su inconformidad con la situación actual o una poca adaptación social refugiándose como todo geek, en algo que pocos conocen o siguen, carece de una formación cristiana profunda, no estudia la doctrina que dice seguir ni la comprende; aparte, no reconoce como Papas desde Juan XXIII en adelante y muestra simpatías con el Nazismo, Fascismo y dictaduras homicidas a las que considera muy cristianas; aparte de que cree a pies juntillas de que estamos al borde del Apocalipsis y todo es orquestado por conspiraciones en las sombras, impulsadas, cómo no, por los Judíos y los Anglosajones --es tal la ignorancia y los prejuicios que tiene, que no se da cuenta que el mayor impulso al Tradicionalismo viene del ámbito anglo, mientras que en el ámbito hispánico hay o tibieza, o de plano apoyo al Modernismo.
  • Argentiloco: Es el típico argentino que hace que al resto de hispanoamericanos nos de urticaria al pensar en los argentinos y da razón a tanto chiste sobre el ego de ellos: creen que su país está llamado a una misión especial, que son los elegidos para instaurar un orden cristiano en el mundo, pero que su país es víctima de esa conspiración entre Judíos y Anglosajones --para prueba tiene lo de las Malvinas-- y comparte el resto de características con los Tradilocos. Lo más divertido es su mente e ideas llenas de contradicciones: ante el presunto asesinato del abogado Nisman, de origen Judío, quien tenía pruebas de cómo los regímenes argentinos desde los 90 han protegido a grupos terroristas islámicos apoyados por Irán, clamaron por Justicia, aduciendo que la autora intelectual del crimen era la presidenta Cristina Kirchner... ahora, dudan y critican a los candidatos Macri y Scioli por sus presuntas simpatías sionistas...
  • Hispaniloco: Orgulloso defensor de la Hispanidad, pero llega a extremos de odio contra lo anglosajón por agravios de hace 300 o 400 años, todo lo procedente de EUA o Inglaterra, Canadá, etc. es implícita e intrínsecamente maligno en su corta visión; además, incluye dentro del ámbito hispano a Portugal y a Brasil, que si bien son Iberoamericanos, no se sienten para nada ligado a lo hispánico, tan es así que Portugal se resistió a ser anexado a España con Felipe II en el siglo XVI y 80 años después luchó por su independencia, y Brasil ejerce una política exterior mucho más abierta a los restringidos márgenes de "Latinoamérica". Aunque tienen los puntos positivos de luchar contra la "Leyenda Negra" y por el orgullo de la cultura hispana, muestran enormes rencores, prejuicios, complejos y frustraciones que se expresan en puro odio, además de ignorancia --y que son personales, porque lo más probable es que jamás han tratado a un británico o norteamericano o viajado a esos países y que alguien de ese origen les haya hecho algún agravio, (lo cual no quiere decir que todos los anglos sean así, es como llegar a México y ser asaltado y ya creer que todos seamos delincuentes) aparte de que, evidentemente, no vivieron en la época de la rivalidad anglohispana por el dominio mundial ni combatieron al lado de Blas de Lezo o de Galvez.
Ojo: yo estoy a favor del Tradicionalismo Católico, de la vuelta de la riqueza de la liturgia perdida tras el Vaticano II, y por supuesto, de la defensa de la doctrina moral y teológica ante una época representada por Bergoglio en la que el Modernismo y la Teología de la Liberación parecen dominar y poner en peligro al depósito de la fe; pero poco favor le hacen a esto quienes no hacen más que exhibir sus odios y fobias y una enorme ignorancia sobre aquello que dicen defender, y lo mismo aplica sobre el hispanismo. En pocas palabras se trata de fanáticos, muy diferentes a genuinos tradicionalistas e hispanistas que saben de lo que hablan, estudian y saben reconocer al otro sin perder la caridad ni la curiosidad por conocer al otro y saber la Historia del otro y su punto de vista.

Aclarados estos conceptos, es de decir que todos estos tienen las mismas filias y fobias y cometen las mismas contradicciones: ven en Hitler a un líder cristiano contra la conspiración sionista, pero luego, su amor por Putin los lleva a aplaudir el esfuerzo de la Unión Soviética (comunista y atea) y a minimizar o menospreciar la acción de Inglaterra y EUA durante la II Guerra Mundial, es más, casi a decir que casi ni murieron anglos, o que sus acciones de guerra (incluso la terrible Guerra del Pacífico o la brutal campaña de Italia) fueron meros teatros, ah, pero eso sí, ahora maximizan las atrocidades que sí, cometieron, lo mismo que rusos, alemanes y todo el mundo metido en la guerra, pues así son los conflictos bélicos. 

Aplauden a la corrupta y delincuencial dictadura de Videla y otros generales argentinos, por lanzarse a la guerra contra Inglaterra por las Malvinas, pero no dicen nada acerca de cómo estos militarotes bananeros fueron fieles peones de EUA en la lucha anticomunista --lo cual aprovecharon para sus abusos de poder y tramas oscuras de negocios ilícitos-- y fueron enormemente ingenuos al pensar que Washington les preferiría a Londres en agradecimiento por sus esfuerzos, concediéndoles unas islas cuya importancia ha sido magnificada y de las que se acordaron (ningún gobierno argentino anterior había hecho una reclamación seria o con acciones decidas tendientes al reconocimiento de su Soberanía al respecto anteriormente, dado el escaso valor estratégico o económico del archipiélago) con tal de buscar un apoyo popular que menguaba para su régimen.

Pero su "villano favorito" es el Pueblo Judío, sin distingos y en general, al que consideran responsable de la secularización, de la masonería (pese a que ésta más bien surgió de los círculos jacobitas en Escocia e Inglaterra católicos, resentidos por la falta de apoyo a su movimiento contra los Orange y los Hannover), de las crisis económicas, de las guerras y hasta de las gripas que llegan a sufrir, faltos de toda caridad y de una interpretación correcta de la Biblia los consideran responsables únicos de la muerte de Cristo, quien murió por todos y abrió la redención para todos, incluyendo a los hebreos, pues hebreo era el mismo Cristo, lo era la Virgen María, los apóstoles y multitud de santos, desde los profetas del Antiguo Testamento, los primeros cristianos y hasta Santa Teresa de Jesús o Santa Edith Stein y hasta el inquisidor Tomás de Torquemada tenían ascendencia judía, es más, es posible que siendo España un crisol de razas y la misma Argentina receptor de inmigrantes, ellos mismos tengan más genes semitas y en particular judíos que los Azkenazi de Europa Oriental: eslavos y kházaros conversos al judaísmo talmúdico en el siglo VIII (recordemos el ejemplo del actor Kirk Douglas, de religión judía, es muy posible que el mismo tenga más genes escandinavos o nórdicos que los que tuvieran Hitler o Goebbels). No, para ellos, los hebreos, lo mismo que los anglosajones, al igual que cualquier otra persona que no coincida con ellos, son indignos de la salvación y de ser considerados simplemente como seres humanos en su torcida versión del Cristianismo y de su patriotismo o del orgullo hispánico.

Así, siguen creyendo que la actual situación en Medio Oriente obedece al siniestro plan de dominación mundial tejido entre "Londres y la sinagoga"... ¡Por favor! Una Inglaterra liderada actualmente por una anciana de 90 años y un palurdo como Primer Ministro que se arrodilla a los pies del Presidente chino para pedirle inversiones a fin de salvar una economía que se sustenta en recibir capitales foráneos por no producir nada excepto músicos populares dista mucho de poder decidir los destinos del mundo como era en la época de Victoria I, y en cuanto a los Judíos, si ha habido alguien que ha perdido y quedado totalmente al margen de los acontecimientos actuales ha sido el Estado de Israel, mientras que el Sionismo ha quedado señalado como un extremismo nacionalista que igualmente se encuentra desprestigiado y cuestionado incluso por muchos Judíos, dentro y fuera de Israel.

No por esto negaremos que se de el caso de extremistas dentro de los Judíos, porque los hay, como los colonos que han asesinado a Palestinos en la ribera occidental del Jordán, o aquel rabino loco que proponía destruir los santuarios cristianos y alguno que otro ultranacionalista que vandaliza monasterios o mezquitas, pero eso dista de plantear que toda la población judía mundial sea igual, sería como pensar que todos los hispanistas predican ese etnocentrismo fanático y furioso de los "hispánilocos", o que todos los argentinos son nacionalistas a grado insoportable, tampoco podemos negar que el catalizador del terror islamista ha sido el propio Estado de Israel desde su creación en 1948, pero su origen y existencia es mucho más compleja que el cuentito de villanías que ellos se creen, para empezar, es cierto que Inglaterra, durante la Primera Guerra Mundial urdió la Declaración de Balfour, con la que se prometió a los Judíos Sionistas la entrega de Palestina una vez fuese derrotado y desmembrado el Imperio Otomano, lo cual, si bien es cierto, fue impulsado por Winston Churchill no fue, por como creen los tradi/argenti/hispanilocos, por que éste fuera Judío --era tan anglosajón como Shakespeare, y más proviniendo de la familia de los Duques de Marlborough, -- sino precisamente por "antisemita" al considerar que el movimiento sionista podía convertirse en un problema; al terminar la guerra, precisamente grandes masas de Judíos procedentes de Europa que habían sido desplazados huyendo de los Nazis migraron a Tierra Santa como lo relata Leon Uris en su gran novela Exodus, en muchos casos, casi expulsados por sus propios "libertadores", el Estado de Israel en realidad, fue concebido, en mucho, por los supuestos "sirvientes del Sionismo" como un ghetto gigante al que mandaron, en una época en que no se daba todavía la multiculturalidad en Europa, a la entonces mayor minoría étnica de Europa con la que no sabían qué hacer y deseaban evitar una nueva carnicería como el Holocausto, que a decir verdad, fue exagerado y magnificado por la prensa, historiadores y políticos, pero en mucho con la mira precisamente de justificar la necesidad de fundar al nuevo Estado Judío y sacar a la mayor parte de este pueblo de un continente al cual jamás se adaptaron del todo.

De igual manera, se olvidan los conspiranóicos que si bien el factor protestante y su literalismo bíblico fue fundamental para el apoyo de EUA a Israel, también pesó cierta "mala conciencia": las restricciones migratorias impuestas por Washington a los Judíos de acuerdo con la Ley de Orígenes Nacionales de 1921 limitaba el acceso al país a cuotas reducidas de personas de este origen étnico, limitantes que se mantuvieron vigentes hasta casi terminar la contienda mundial, en 1944, y que apenas habían sido flexibilizadas, por lo que pesó mucho en las políticas posteriores de EUA al considerarse que se tenía un compromiso ético con una población que pudo haber sido salvada de haber tenido más apertura para recibir refugiados.

Tampoco es de negarse los múltiples abusos sufridos por el Pueblo Palestino desde 1948, las expulsiones y desplazamientos de población, los campos de refugiados, las golpizas, arrestos y muertes en una lucha sin fin; pero también dejémonos de maniqueísmos y de ver en esto una lucha entre el bien contra el mal, los Palestinos se encuentran liderados por movimientos fundamentalistas de corte islámico, y recordemos que el fundamentalismo tiene un origen y un motivo anterior al Estado de Israel, con el nacimiento de del hoy proscrito partido político egipcio Hermandad Musulmana en 1928: la caída del Califato Otomano y su pretendida restauración, bandera que sigue siendo esgrimida el día de hoy por Al-Qaeda o el ISIS. No obstante, la Historia sin duda a futuro cuestionará mucho la decisión de apoyar la formación del Estado de Israel; quizá aparecerá como un error garrafal, al menos, el haberlo constituido en las tierras que históricamente le pertenecieron en los tiempos bíblicos y hasta su destrucción por Roma en el 70 d.C., y no en parte de Madagascar o en algún territorio cedido en Sudamérica como Theodor Herzl, con buen juicio, llegó a plantear de no poderse recuperar dichas tierras, pues sin duda, la existencia del Estado Judío, y el desplazamiento de los Palestinos, llevó a acelerar y a fortalecer el crecimiento de los movimientos islamistas en torno a una causa que unificaba a Sunnitas y Chiítas en torno a lo que parecía ser una avanzada del colonialismo occidental en lugares de especial significado para el Islam.

En ese sentido, es que resulta con bastante fundamento lo dicho por Netanyahu recientemente, acerca de que el Holocausto fue inspirado o impulsado por el Gran Mufti de Jerusalén Amin Al-Husseini, con quien Hitler buscó una alianza: según el Primer Ministro Israelí, el líder germano sólo buscaba expulsar a los Judíos de Alemania y los territorios conquistados --el antisemitismo no tenía como origen el buscar librar a los germánicos o a la Europa Cristiana de una raza inferior, finalmente, si hubiese sido congruente con su teoría racial, el Fürher jamás habría aceptado la alianza con este personaje árabe, pues éstos son semitas al igual que los hebreos, ni con los japoneses asiáticos, sino que, al ser la minoría étnica más grande e importante de Alemania, fue elegida como el "chivo expiatorio" de la derrota en la Primera Guerra Mundial, de manera injusta, pues muchos judíos combatieron y murieron o llegaron a ser condecorados con la cruz de hierro por sus actos heroicos por Alemania, país al que consideraban su patria, pero en la tónica nacionalista, resultaba impensable que las fuerzas del káiser, tan potentes e impolutas, perdiesen la guerra por sus errores; resultaría vergonzoso, y peligroso, reconocer que se habían aventurado a la contienda a enfrentarse con las poderosas industrias británica, francesa combinadas y sobre todo norteamericana, misma que bastó para situar en una ventaja inmensa a los aliados sobre los Imperios Centrales. Era mejor hablar de la puñalada por la espada hecha por una etnia no germana, guión casi copiado del "caso Dreyfus" en Francia y que precisamente fue lo que impulsó a Herzl a iniciar el movimiento sionista.


Husseini probablemente aconsejó a Hitler el exterminar a los Judíos, pues ya para entonces la migración hacia Palestina proveniente de Europa y la compra de tierras, alentado por el movimiento sionista y las promesas hechas por Inglaterra en la Declaración de Balfour, y los enfrentamientos cada vez mayores entre musulmanes y judíos, viendo el historial del clérigo islámico, incluso en Wikipedia, no cabe duda darle cierta razón a Netanyahu y que posiblemente este líder palestino tuvo algo que ver en la orientación de la política Nazi, al tiempo que se buscaba una alianza para que Hitler llegase, por conducto del Mariscal Rommel, a controlar el Medio Oriente y sus recursos petroleros.

El caso es que las conspiraciones, paranoias y odios de estos extremistas sobre los que hablé al inicio de esta entrada, son explicaciones sencillas para realidades complejas que no saben entender: puede que el Estado de Israel sea un error, pero su existencia es un hecho consumado y puede ser una gran baza en el Medio Oriente para contener al Islam siempre expansionista. Putin lo sabe y por eso, todo indica, ha entablado una especie de alianza con Netanyahu; los ataques rusos comenzaron pocos días después de la entrevista en Moscú entre los líderes eslavo y judío, mientras que los ataques israelíes a Gaza iniciaron prácticamente al mismo tiempo que los bombardeos al ISIS de parte de la Fuerza Aérea del Ejército Rojo. Ambos países están intercambiando información y coordinando el uso del espacio aéreo.

Netanyahu buscó alianza en Putin ante el abandono en que han quedado de parte de EUA quien se ha volcado a una alianza con las monarquías árabes, y de todo Occidente; ha estado desesperado, el hábil uso de las redes sociales de parte de los Palestinos y Hamas en particular en la pasada guerra de Gaza a fin de magnificar las bajas civiles, provocó la pérdida de simpatías para la causa judía. Israel además, tiene en realidad una situación económica precaria, pues vive de la ayuda que le ha prestado Washington o de los fondos provenientes de la diáspora. La verdad, quien sabe, pero la desaparición del Estado de Israel puede ser luego algo que hasta los mismos que lo menosprecian terminen llorándolo, pues ha constituido un escudo fundamental contra los movimientos islamistas, en cierta forma, ha atraído el fuego antes de que llegue a Occidente.

Para los extremistas, creo que deben leer este artículo de InfoCaótica, que señala la actitud que debe tenerse hacia los Judíos, y leer el siguiente pasaje de San Pablo, tan Judío como Romano a la vez:

“¿Por ventura ha repudiado Dios a su pueblo? En ninguna manera. Porque también yo soy israelita, de la descendencia de Abraham, de la tribu de Benjamín. No ha desechado Dios a su pueblo, al cual desde antes conoció. ¿O no sabéis qué dice de Elías la Escritura, cómo invoca a Dios contra Israel, diciendo: Señor, a tus profetas han dado muerte, y tus altares han derribado; y sólo yo he quedado, y procuran matarme? Pero ¿qué le dice la divina respuesta? Me he reservado siete mil hombres, que no han doblado la rodilla delante de Baal. Así también aun en este tiempo ha quedado un remanente escogido por gracia […] Digo, pues: ¿Han tropezado los de Israel para que cayesen? En ninguna manera; pero por su transgresión vino la salvación a los gentiles, para provocarles a celos. Porque si su exclusión es la reconciliación del mundo, ¿qué será su admisión, sino vida de entre los muertos?”

Y para los argentilocos, les recomiendo que lean a Leonardo Castellani, un verdadero Tradicionalista (aunque cometió el error de tragarse la falsa retórica cristiana de los militares):

"SONETO AL HIJO DEL ANTISEMITA

'Son una peste y una porquería',—
—más habla en fuerte y en cristiano, ea—
'Y tienen mal olor'; —¿tu alma no hedía
antes del baño en sangre galilea?

El Bautismo te ha ungido a la pelea
tú que juraste en él caballería
y dices cada día 'Ave María'
a tu Señora, aquella niña hebrea.

Consanguíneos en Dios por doble fuero
gracia nosotros y ellos bastardía
como Isaac con Ismael malquisto,

no olvides que el bastardo fue primero,
y que ambas sangres correrán un día
juntas ante el altar del Anticristo."

No hay comentarios: