Buscar este blog

30 de marzo de 2013

TAMBORES DE GUERRA EN COREA


Primero, algunos antecedentes respecto a Corea:

1.- En 1950 estalla la primera guerra regional en el contexto de la "Guerra Fría" en la península de Corea, la causa: la propia resolución de la Segunda Guerra Mundial en ese país: Corea había sido anexada al Imperio Japonés desde fines del siglo XIX, en que el modernizado Japón liderado por el Emperador Meiji derrotó en forma aplastante a la China en crisis de la Emperatriz Cixi. Corea, ancestral protectorado chino, pasó al Trono del Crisantemo y perdió su independencia. Ante los ancestrales reclamos de los Yamato sobre sus presuntos derechos sobre la corona coreana, el Gobierno de Cixi hubo de rendirse y aceptar pasarle el mandato a Meiji, quien poco antes de su muerte, en 1910, logró la abdicación del "Emperador" Coreano Sunjong que pasaba sus derechos y los de toda su dinastía al monarca nipón; para Corea aquello fue el inicio de un verdadero calvario, pues los Japoneses, inflamados por el discurso nacionalista manejado por políticos y militares que rodeaban a la Corte de Tokio, el éxito de las reformas Meiji y la victoria aplastante sobre los Rusos que demostró la fuerza de las nuevas fuerzas militares del Imperio del Sol inflamaron en los Japoneses sentimientos de soberbia y superioridad que se desahogaron sobre los Coreanos y los Chinos de las zonas ocupadas. Durante la Segunda Guerra Mundial, muchas mujeres incluso fueron secuestradas y usadas como esclavas sexuales por los nipones con el humillante nombre de mujeres de confort. Además de ello, operaciones de limpieza étnica y la discriminación de los coreanos dentro de su propia tierra llevó a los Coreanos a lanzar movimientos de resistencia.

2.- Durante la Segunda Guerra Mundial, se dio la intervención de las potencias aliadas, cada quien, apoyando a sus partidarios en los diferentes bandos de la resistencia: al norte, los Rusos Soviéticos dieron primero refugio y después apoyo con dinero y armas, a Kim Il Sung que lanzó una guerrilla de carácter comunista contra los nipones desde el Monte Paektu, entre tanto, los Norteamericanos apoyaron en el sur a otro líder: Syngman Rhee, cuando la Guerra terminó, cada caudillo se proclamaba Presidente del país y clamaba por el apoyo de sus aliados principales: Rusos y Estadounidenses. Ambos llegaron a un acuerdo en 1948, por el cual decidieron establecer dos zonas de ocupación, al norte, los Rusos, al sur, los Norteamericanos y los respectivos caudillos coreanos dirigirían cada quien un gobierno provisional en su región hasta que se pudiese llegar a un acuerdo para constituir un Gobierno de unidad nacional.

3.- Pero ese status quo quedó roto con la llegada al poder de los Comunistas en China; de inmediato, Mao pensó en la recuperación de la fuerza de China como potencia regional, y entre ello, estaba el recuperar el control sobre Corea; Mao se mantenía como aliado y protegido de Stalin, y juntos decidieron apoyar a Kim Il Sung a hacerse con el control de toda la península sin enfrentarse directamente a EUA, --por temor, evidentemente, a la conflagración nuclear, en un momento en que el coloso del norte poseía más armas de este tipo que la Unión Soviética, que apenas empezaba a formar su arsenal de destrucción masiva. Kim lanzó a sus tropas a invadir el sur, empezando la Guerra de Corea, que duraría hasta 1953 y motivó que la ONU enviara una fuerza armada comandada por Washington para detener la agresión.

4.- La Guerra terminó en empate, los Norteamericanos no pudieron eliminar a Kim y sus pretensiones a gobernar todo el país, ni éste pudo apoderarse de todo el territorio. Así que se llegó a un armisticio, no a una paz definitiva y se fijó el paralelo 38° como frontera entre ambas mitades de la nación asiática, donde se estableció una zona eufemísticamente llamada "desmilitarizada", en realidad, extraordinariamente fortificada por ambos lados.

Lo demás, ya es Historia: el Norte, bajo el gobierno de una verdadera dinastía, la de los Kim, se constituyó en un régimen militarizado, con una mezcla bastante extraña de Comunismo dogmático, militarismo, Nacionalismo, Taoísmo y Budismo que lleva a que, pese a proclamarse República, el régimen sea en realidad una monarquía de tipo oriental en la que la divinización del gobernante es un factor fundamental, como en el caso japonés o como lo era en China, incluso con el culto al espíritu del difunto gobernante como sucedió tras la muerte de Kim Il Sung y ahora, recientemente, de su hijo Kim Jong Il. Todo este extraño cocktail político-ideológico-cultural que ha sido denominado en coreano como la Idea Juché (palabra que se traduce como "autarquía" o "autosuficiencia")  ha conducido a Corea del Norte a un aislamiento internacional terrible, parecido al de Japón bajo el mandato de los Shogunes Tokugawa, máxime tras la caída de la URSS y las reformas económicas en China, lo que llevó a que la poco productiva economía norcoreana, controlada por el Estado absolutamente, entrara en crisis y según se cree, haya provocado hambrunas en el país, donde los únicos que prosperan sean la familia Kim y los altos funcionarios civiles y militares cercanos a la dinastía.

 Entre tanto, el sur también sufrió gobiernos autoritarios o casi dictatoriales al amparo de Washington desde Syngman, pero a partir de la década de los ochenta se embarcó en un gran desarrollo económico que ha incentivado al libre mercado y al desarrollo de grandes empresas, incluso multinacionales: Hyundai, LG, Samsung, son algunas, actualmente, se encuentra gobernada por la Presidenta Park Gyun-Hye, hija de uno de los dictadores que gobernaron al país en la década de los setenta, (la concepción dinástica del poder no es privativa del norte) que asumió el poder apenas en febrero último y sin duda es una potencia emergente.

Las dos Coreas son un problema en la región, particularmente para las tres grandes potencias de la zona: China, Japón y Rusia, que tradicionalmente la han considerado su "patio trasero" sobre todo en el caso de los dos grandes rivales asiáticos: si el régimen norcoreano se ha mantenido ha sido más que nada no por temor al supuesto poderío militar de los Kim, sino por temor a lo que podría hacer una Corea unificada, máxime en una región en la que los rencores centenarios y los agravios ancestrales son motor de políticas y semillero de conflictos. Imagínense lo que podría hacer una Corea que sumara la potencia económica del sur con la organización militar del norte... Japón y China, los eternos ofensores de Corea tienen razón para mantener su vigilancia sobre la península.

Pero entonces, ¿Qué quiere Kim Jong Un? ¿Realmente tiene armamento con el alcance para atacar territorios norteamericanos? ¿Qué pasaría en una guerra entre las dos Coreas? ¿Porqué esta tensión?

Ya lo habíamos dicho: Kim Jong Un, educado en Suiza, economista y conocedor de Occidente, había dado muestras de deseos de apertura o reforma, sin emabrgo, sus recientes pruebas nucleares y de misiles o cohetes han llevado a Occidente, incluso con el apoyo de China y Rusia (los aliados tradicionales de Norcorea) a establecer mayores sanciones económicas al régimen de Kim; eso, probablemente lleva al joven gobernante a buscar endurecer la política militar seguida por su abuelo y su padre: puede que en cuanto a armas de destrucción masiva Corea del Norte no tenga aún la teconología ni los recursos suficientes para desplegar misiles intercontinentales con capacidad para llegar a EUA o al menos, a Hawaii o Guam, mas los expertos militares Sudcoreanos y Norteamericanos sí saben que posee un muy fuerte ejército  convencional, y una artillería tan potente que desde territorio norcoreano puede alcanzar a la capital, Seul, fuerzas bastante numerosas de infantería, blindados y aviones, y una armada superior, según se ve en esta infografía producida por la agencia rusa de noticias RT:


Por supuesto que la superioridad en fuerzas armadas de Pyongyang queda compensada al sur del paralelo 38° por las fuerzas norteamericanas emplazadas en ese territorio. Evidentemente, las fuerzas armadas de Estados Unidos aún son las más poderosas del mundo y resulta un suicidio intentar desafiarlas, y ahí es donde entran las interrogantes acerca de la cordura de Kim III o sus pretensiones, o sobre si cuenta con alguna arma, en este caso nuclear, capaz de hacer cumplir efectivamente las amenazas sobre EUA y la otra mitad del país.

En esto, entramos al terreno de la especulación de diversos expertos militares, que indican que Corea del Norte, efectivamente, posee ya ciertos misiles operativos, con capacidad nuclear, que podrían llegar a diferentes alcances, según vemos en la siguiente ilustración, también de RT (si hay alguien que puede saber sobre los secretos de Norcorea ese alguien son Rusia y China, sus únicos aliados y países que poseen intereses económicos y comerciales en el "reino eremita"):


De acuerdo con esta gráfica, el misil más desarrollado, el Tapodong 2 tendría un alcance máximo que le permitiría sí alcanzar Guam o Hawaii y Alaska, y según algunos, muy forzadamente, a la Costa Oeste de EUA, sin embargo, hay que recordar que apenas el régimen norcoreano experimentó tres veces con este lanzador, y solamente el tercer intento fue exitoso y se verificó en febrero, lo mismo que una prueba de bombas nucleares subterránea, por lo que no es posible que en tan corto tiempo se haya ya realizado una producción industrial de misiles y ojivas y que además, se tenga plena confianza en que serían efectivos de ser disparados, por lo demás, sus máximos vectores de lanzamiento parecen ser, hasta ahora, los viejos y clásicos misiles Scud, de fabricación soviética en los años 60 a 80, (recuerden que el Irak de Saddam Hussein llegó a contar con un importante arsenal de estos misiles) y que hoy en día son ámpliamente superados por las defensas antimisiles occidentales, como el sistema Patriot, que hizo inefectivos los ataques babilónicos sobre Israel en 1991.

Entonces, ¿qué es lo que sucede? Como he dicho arriba, el joven Kim ha dado muestras de querer cierta apertura económica y hasta social en sus dominios, así lo ha demostrado liberando un tanto el mercado agrícola para los presuntamente famélicos campesinos norcoreanos, mostrando una actitud más cercana y más directa hacia sus súbditos, permitiendo la entrada de ciertos productos y medios occidentales o rebajando las restricciones al Internet y hablando abiertamente con los ejecutivos de Google para atraer inversiones. Incluso, el episodio de Dennis Rodman, que ha sido visto como algo ridículo o extravagante, deja entrever algo: quiere que Obama le conteste el teléfono. Esto indica que quiere esa apertura, pero todo este despliegue de amenazas militares indica también que quiere garantías. Estamos, en pocas palabras, ante una especie de chantaje.

Su padre, Kim Jong Il reforzó la "política de priorización militar" desde el año 2001, y la última etapa de su gobierno se dedicó en exclusiva a crear un ejército monstruoso como el descrito en las infografías antes mostradas y a la búsqueda de la bomba atómica o nuclear y los vectores de lanzamiento, ¿porqué? Porque la política belicista de Bush Jr. y Obama que acabó con el régimen de Saddam Hussein y el Partido Baath en Irak, y con el Gobierno Talibán afgano, que financió las "Revoluciones de Colores" en algunas ex-repúblicas soviéticas como Ucrania o Georgia (hoy fracasadas), que ha aumentado el acoso contra la República Islámica de Irán y que finalmente ha desembocado en las "Primaveras Arabes" y la caída de los regímenes de Gaddaffi en Libia, Mubarak y los militares laicos en Egipto o el de Ben Alí en Túnez llevó a que la familia Kim se preocupase ante un eventual intento de Washington por "llevar la Democracia" a Pyongyang, si esos otros países sufrieron las injerencias y la violencia norteamericana para cambiar sus regímenes fue porque sus fuerzas armadas se debilitaron y, debilitados, quedaron a merced de los designios estadounidenses.

El mensaje de Kim Jong Un es claro: "Quiero apertura y quiero negociar, pero sin yo perder el trono ni que el país se unifique bajo los dictados de Seul, haré reformas al estilo chino, pero déjame en el poder y reconoce que Corea del Norte seguirá siendo de mi dominio, como nación separada del Sur en forma definitiva"... El joven y regordete líder tendrá cara de bonachón, pero no es un estúpido ni es un improvisado: fue preparado por su padre para gobernar al más puro estilo de los príncipes asiáticos del pasado, ni mucho menos es un loco suicida, simplemente está aumentando la presión y estirando la liga lo más que puede a fin de arrancarle tanto a la Presidenta Park como a Obama esas garantías y la posibilidad de hacer las negociaciones para la apertura económica bajo sus propios términos.

Aparte, es muy probable que esté obrando con el respaldo moscovita y chino, sus valedores de siempre; saben que EUA no está pasando por su mejor momento económico, y que un nuevo frente militar abierto puede llevar a un grave descalabro a las cada vez más extenuadas y presionadas finanzas públicas norteamericanas, también puede ser que se esté sometiendo a prueba en qué forma la falta de dinero está afectando a la capacidad militar useña.

Hasta ahora, parece que no lo han tomado en serio, los espacios noticiosos norteamericanos, como los diarios o CNN apenas han dedicado espacio a lo que ven como una nueva bravuconada de Corea del Norte, Obama, ante las amenazas, lo único que hizo fue mandar dos aviones bombarderos B-2 que sobrevolaron territorio norcoreano en misión de observación, no hizo nada más.

Ante esto, sin embargo, el panorama no deja de ser preocupante: pueden obligar a "Kimmy Boy" a demostrarles que está hablando en serio, y entonces... mejor no pensemos en ello.
------------------------------------------------------------------------------------------------------------
Soraya Jiménez:



No me importa que me digan machista, pero creo que la campeona olímpica en Sidney 2000, Soraya Jiménez, fallecida el pasado Jueves Santo a causa de un infarto fulminante es una víctima mortal de la "ideología de género", la lucha por la igualdad absoluta entre hombres y mujeres ha llevado a que féminas se dediquen a deportes otrora reservados a los varones, como el box, la lucha libre, artes marciales mixtas y la halterofilia, sin tomar en cuenta las diferencias orgánicas que, quiéranlo o no las feministas, están presentes por mandato de la propia naturaleza y no por "creación" o "prejuicio social" como tanto aducen.

El organismo de la mujer es en muchos aspectos, más fuerte que el del hombre, pero atendiendo a cumplir con su papel de madre, y de ahí que si bien puede llegar, como en el caso de la pesista ahora difunta, a levantar centenas de kilos, esto puede tener consecuencias físicas que no se pueden presentar en el caso de los hombres, quienes no tienen que soportar físicamente el embarazo o el parto, pero sí pueden tener más libertad para ejercer un esfuerzo físico intenso en otras actividades, y tenemos para ello un organismo con un diseño diferente al de las mujeres; esto quedó patente en el caso de Soraya, que tras su triunfo olímpico en Australia empezó a presentar una serie de graves problemas de salud que la llevaron a bajar su nivel y al retiro del deporte profesional en plena juventud, como la pérdida de un pulmón, desgarrado por los esfuerzos, hernias, problemas de columna y finalmente, cardiovasculares que llevaron a un fatal desenlace cuando apenas tenía 35 años de edad.

Sin embargo, esto no detendrá al feminismo radical ni llevará a pensar al respecto.

DESCANSE EN PAZ.

No hay comentarios: