Buscar este blog

13 de marzo de 2013

HABEMUS PAPAM: FRANCISCO I


La sorpresiva elección del Cardenal argentino Jorge Mario Bergoglio como Papa, quien ha tomado el nombre de Francisco I (la vox populi le ha añadido ya el ordinal, aunque eso no es correcto en puridad, sino, estaríamos llenos de Papas con ese numeral, desde el propio San Pedro I, San Lino I, San Cleto I y otros más cuyo nombre aún no ha repetido tras 2,000 años de Historia, lo correcto sería que al haber en un futuro otro pontífice que desease rendir homenaje al "pobrecillo de Asís" con su nombre de reinado, se hable del actual ocupante del solio pontificio como el primero de su nombre, aunque, la verdad, ante la grandeza de San Francisco es raro que no hubiese antes un Papa con tal nombre y no dudo que habrá más después que escogerán esa denominación) confieso, me dejó anonadado por un momento y me ha producido sentimientos encontrados, aunque he de reconocer que no conozco al ahora sucesor de Pedro, mas las distintas opiniones e impresiones tanto negativas como positivas me han permitido labrarme un juicio preliminar y concluir: Démosle el beneficio de la duda.

Es cierto, resulta ser el primer Papa emanado de las filas de la Compañía de Jesús, en un momento en que dicha orden religiosa pasa por una crisis de vocaciones y doctrinaria, con numerosos heterodoxos en sus cuadros y esto hace que campee la sospecha sobre él, así como también es cierto que se opuso a la recuperación de la Misa tradicional, aun así, una cosa es su actuación como Arzobispo de Buenos Aires, Argentina, y otra estando a cargo de la Iglesia Universal y conociendo la pluralidad de formas de vivir la fe y la importancia que el movimiento tradicionalista ha adquirido a nivel mundial, así como que el mismo ha sido un factor importante para el retorno a la fe católica de Anglicanos, Luteranos y otros protestantes de las más diversas denominaciones tanto en Estados Unidos y Canadá como en la mismísima Inglaterra o Alemania; es un fenómeno que el nuevo pontífice romano no podrá ignorar ni desechar.

Pero vayamos por partes, primero, lo positivo según mi punto de vista:
  1.   Es el primer Papa originario de América, lo cual representa la culminación de la evangelización de nuestro continente, iniciada en 1492 por Alejandro VI y los Reyes Católicos. Esto, en sí, debe ser un motivo de orgullo para todo nuestro continente, de Alaska hasta la Patagonia, tal parece que ante la secularización creciente y la islamización de Europa, provocará que, de alguna manera, el corazón de la Cristiandad pasará al Nuevo Mundo, y comprendo entonces la cierta frustración que se manifiesta entre algunas páginas europeas; pero el derrumbe europeo: económico, demográfico, cultural y religioso es una realidad que ya no puede negarse.
  2. Maravilloso que los medios hayan quedado en ridículo con sus previsiones, apuestas sobre favoritos y "candidaturas" al trono petrino; se demostró que todos esos "vaticanólogos" y supuestos "expertos en Religión" hablan por hablar y ven conspiraciones donde no las hay, alimentados únicamente por sus prejuicios antirreligiosos.
  3. A pesar de ser Jesuita, no parece ser, sin embargo, tan "modernista", así lo demuestra el haberse ganado la animadversión de los Kirchner y de la Izquierda argentina, que incluso le tilda de haber colaborado o simpatizado con la Dictadura Militar. Ha luchado contra las iniciativas del homosexualismo político y a favor del aborto, destacando por su combatividad en contra de dichas medidas.
  4. Es un hombre sencillo y humilde que destaca por su vida austera, viviendo en un pequeño apartamento en la propia Catedral bonaerénse,viaja en transporte público y visita las parroquias de su obispado sin ruido ni situándose en un podio; es cercano a la gente y a los problemas de los feligreses.
  5. Si bien de 76 años, y que debía haber renunciado a la mitra al haber llegado a la edad de retiro prevista por la normatividad canónica, Benedicto XVI le mantuvo ya no al frente de la Conferencia Episcopal de Argentina, pero sí de la Arquidiócesis de la capital rioplatense, lo que manifiesta la confianza que el ahora Pontífice Emérito tenía en el que vino a ser su sucesor, y cierta coincidencia en visiones e ideas.
  6. Resulto, pese a ser Jesuita, contrario a la Teología de la Liberación, mas sin embargo, ha manifestado una gran preocupación social y ha denunciado la corrupción y los vicios en la propia sociedad argentina, incluso su labor caritativa a favor de los más pobres, a la vez, ha manifestado una gran ortodoxia en el terreno moral.
Ahora lo controvertido:

  1. Se ha aducido que es contrario al tradicionalismo y que es un decidido partidario del Concilio Vaticano II y que incluso, ha participado en ceremonias ecuménicas con miembros de sectas protestantes u otras religiones no cristianas... Bueno, en eso, hasta Juan Pablo II y Benedicto XVI participó también en dichas actuaciones ecuménicas, como el polémico Encuentro de Asís. Y respecto a su postura con el tradicionalismo, como lo dije al principio, no creo que vaya a dar marcha atrás en ello, pero tampoco dejará de poner en práctica esas actitudes vaticanosegundistas.
  2. Se le acusa de una tibia defensa de la Catedral Bonaerense ante las acciones de la Izquierda radical argentina que llegó a cometer sacrilegios protestando en contra de la postura de la Iglesia respecto del aborto y la cuestión homosexual. El día de hoy, se daba una marcha en contra de la catedral por grupos de Izquierda que protestaban por los subsidios públicos a las escuelas católicas; creo, finalmente, que la elección de Francisco I como Papa fue la mejor forma de derrotar a esos extremistas con un guante más que blanco.
  3. Su presentación: A diferencia de sus antecesores, Francisco I salió al balcón central de la Basílica de San Pedro sin la muceta (una pequeña capa roja a la altura de los hombros y el alba así como la estola sobre las espaldas a impartir la bendición Urbi et Orbe, según trascendió en medios mexicanos, al parecer hubo un problema con la vestimenta papal, por lo que el electo salió hasta después de una hora de haber salido la fumata bianca de la chimenea de la Capilla Sixtina, e incluso, tras de que el Cardenal Protodiácono hiciera el anuncio de la elección pasaron todavía unos minutos para que el nuevo pontífice saliera al balcón del templo vistiendo únicamente el blanco hábito papal y uno de los ceremonieros cargando la estola en las manos.
  4. Su discurso: se alega que en su primer mensaje, el Papa se ha centrado en demasía a su papel como Obispo de Roma y no mencionó su papel como líder universal de la Iglesia, esto es inexacto, veamos la transcripción de su mensaje:
"Hermanos y hermanas, buenas tardes.
Sabéis que el deber del cónclave era dar un Obispo a Roma. Parece que mis hermanos Cardenales han ido a buscarlo casi al fin del mundo..., pero aquí estamos. Os agradezco la acogida. La comunidad diocesana de Roma tiene a su Obispo. Gracias. Y ante todo, quisiera rezar por nuestro Obispo emérito, Benedicto XVI. Oremos todos juntos por él, para que el Señor lo bendiga y la Virgen lo proteja.
(Padre nuestro. Ave María. Gloria al Padre).
Y ahora, comenzamos este camino: Obispo y pueblo. Este camino de la Iglesia de Roma, que es la que preside en la caridad a todas las Iglesias. Un camino de fraternidad, de amor, de confianza entre nosotros. Recemos siempre por nosotros: el uno por el otro. Recemos por todo el mundo, para que haya una gran fraternidad. Deseo que este camino de Iglesia, que hoy comenzamos y en el cual me ayudará mi Cardenal Vicario, aquí presente, sea fructífero para la evangelización de esta ciudad tan hermosa. Y ahora quisiera dar la Bendición, pero antes, antes, os pido un favor: antes que el Obispo bendiga al pueblo, os pido que vosotros recéis para el que Señor me bendiga: la oración del pueblo, pidiendo la Bendición para su Obispo. Hagamos en silencio esta oración de vosotros por mí....
Ahora daré la Bendición a vosotros y a todo el mundo, a todos los hombres y mujeres de buena voluntad.
(Bendición).
Hermanos y hermanas, os dejo. Muchas gracias por vuestra acogida. Rezad por mí y hasta pronto. Nos veremos pronto. Mañana quisiera ir a rezar a la Virgen, para que proteja a toda Roma. Buenas noches y que descanséis."

Parece, de entrada, una declaración programática a favor de la colegialidad del Papa con los Obispos; en este sentido, creo que es continuador de lo expresado incluso por Benedicto XVI con su escudo heráldico, en la que sustituyó la tiara por la mitra episcopal e incluyó el palio, mismo que comparte el Papa con los Arzobispos, con lo que el pontífice alemán se manifestaba en comunión con sus hermanos en el episcopado, en realidad, me parece que Bergoglio no será sino, en cierto modo, la puesta en práctica de la brillante teología de Ratzinger combinada con la habilidad comunicadora de Wojtila, ciertamente, en la reunión de Aparecida, Brasil, de la CELAM o Conferencia del Episcopado Latinoamericano, el hoy Papa apareció como liberal contra la facción encabezada por el representante del Opus Dei; sin embargo, esto fue en cuanto a la política social, en la cual los herederos de San Josemaría Escrivá se han comportado, la verdad, al menos aquí en México, más como discípulos de Adam Smith que del gran sacerdote español y eso lo hizo ver el pontífice italoamericano.

En cuanto a que no cantara la bendición y solo la pronunciara, mucho se debe a que sólo tiene un pulmón, habiendo perdido el otro por una enfermedad en su juventud.

Otro gesto que a algunos no les ha parecido es que pidió antes, a la grey que rezara por él, eso yo no lo considero mal, creo que es un enorme gesto de humildad y de conciencia de la enorme, gigantesca responsabilidad que caen sobre sus hombros a la edad de 76 años. Contrario a lo que se pensaba, no se eligió a alguien más joven, como al Cardenal Tagle de Filipinas, al parecer, los Cardenales, tras las gigantescas figuras de Juan Pablo II Magno, el Papa filósofo y viajero, el vencedor del comunismo, y de Benedicto XVI, el Papa teólogo, cerebral y académico, que puso las bases para una limpia generalizada en la Iglesia y muy necesaria, se ha nombrado a un Papa que si bien no tiene la enormidad intelectual de sus dos predecesores inmediatos, sí tiene el vigor práctico, y el valor que le ha llevado a enfrentarse a los poderes políticos y la influencia de la progresía en Argentina, para poner en práctica las ideas de esos dos gigantes, además, cuenta con la humildad y la cercanía para con el pueblo, una vocación indudable de Pastor. El Espíritu Santo, sin duda alguna, ha obrado en esta sorpresiva elección, quizá ahora en forma de gaviota y no de paloma, para recordarnos que el pontífice viene de una ciudad porteña y ha cruzado el mar para tomar el timón de la barca de Pedro, que esperemos, con la asistencia de Dios, y de todos nosotros, pueda llevar a buen puerto.

Creo además, que será un Papa de trancisión, pero que dicha trancisión será positiva, a mi parecer, le veremos instrumentar las reformas para las que Benedicto no tiene ya la fuerza para instrumentar.

En cuanto al nombre, ¿porqué Francisco? Bueno, cuando San Francisco iba a ser recibido por el Papa Inocencio III, uno de los grandes pontífices medievales, para someter a su aprobación la regla de su recién fundada orden, el pontífice tuvo un sueño en que veía a un gran templo, --la Iglesia-- derrumbarse ante un terremoto; de pronto, veía aparecer a San Francisco que la sostenía y reconstruía, evitando su caída. Yo confío que, con base en ello, el Papa actual acudirá a sostener la Iglesia y reforzarla basado en las herramientas que le han dado; a aquellos que desconfían de él, les digo que no tenemos qué temer, veamos cómo empieza este pontificado y apuesto que será algo bastante interesante, y que el mundo progresista e izquierdista está empezando a temblar.

Por lo pronto: 

Oremus pro Pontifice nostro Franciscus I. Dominus conservet eum, et vivificet eum, et beatum faciat eum in terra, et non tradat eum in animam inimicorum ejus.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Tenía que ser un argentino el que de la nota de destrucción del Papado, vergüemza da, la estocada final.Por quienes baten el parche a favor de ese hombre es fácil de ver lo que se viene.
A menos que se realice el milagro de la Consagración....
Dios se apiade de nosotros y lo saque pronto.