Buscar este blog

20 de junio de 2012

ASSANGE Y LA GUERRA CIBERNETICA



¡Caray! parece que estoy obteniendo poderes proféticos o no me he equivocado en mis análisis, que se ha cumplido algo que ya había dicho en este blog hace tiempo.

Así, el 24 de octubre del año 2010, cuando empezaba la persecusión en contra de Julian Assange, fundador del famoso sitio de Internet "Wikileaks" en el que se filtraron grandes volúmenes de documentos de la Secretaría de la Defensa de EUA respecto a las guerras de Irak y Afganistán, escribí lo siguiente:

"Por lo pronto, en una prueba de que detrás de Assange quizá se encuentran otros intereses, se tiene que, tal y como él lo anuncia en una entrevista realizada por el diario español "El País" ante la denegación de residencia en Suecia donde ahora le acusan de acoso sexual, en lo que yo creo, es parte de la persecución desatada en su contra (el país escandinavo es también miembro de la OTAN y por tanto, aliado de EUA y Reino Unido), planea ir a buscar refugio en Sudamérica.

Mi apuesta es que será: Venezuela, Bolivia o Ecuador... y si es el primero, ya veo al "Fürher" tropical entregándole una réplica de la espada de Bolívar, como héroe de la libertad contra el Imperio." 

Hoy en día, resulta que el periodista ha solicitado asilo político a Ecuador y se ha refugiado en la embajada de este país andino en Londres, ante su más que probable extradición a Suecia con motivo de los presuntos delitos de abuso sexual de los que fue acusado, y que todo indica, son en realidad parte de una trama para que, a su vez, la Monarquía de los Bernardotte lo extradite a Estados Unidos, donde sin duda, el australiano será acusado de espionaje y vulnerar la seguridad nacional norteamericana, pues los documentos filtrados contribuyeron enormemente a minar la posición de Washington en Medio Oriente, exponiendo las mentiras y las intrigas que condujeron a la guerra, revelando la distribución de sus fuerzas militares desplegadas en los dos países levantinos y el nombre y ubicación de aliados, informantes y protegidos en las poblaciones locales, así como planes de batalla y operaciones, lo que no solamente puso en riesgo o hizo objeto de crítica de la opinión pública mundial al proceder de EUA, sino también, y es lo más importante, se encuentra poniendo en riesgo a muchas personas individuales, sobre las que Assange no puede ni cuenta con la autoridad, sea legal o moral, emitir juicios para catalogarlos arteramente y como un "Che Guevara" renacido como "lacayos del Imperio" y merecedores de la muerte, pero a los que ya condenó a morir al quedar reveladas sus identidades y ubicaciones, así como facilitando las operaciones militares de los Talibán o la resistencia iraquí en los años anteriores en contra de las fuerzas estadounidenses, lo que también implicó vidas y sobre las que Assange y el soldado Manning, quien aprovechó su labor en un puesto administrativo en el Pentágono, para hacer la filtración de los documentos, actuaron en forma irresponsable y hasta cobarde.

El caso es que resulta muy curioso que Assange, que se ha presentado ante todo el mundo como mártir o héroe de la libertad de expresión y del derecho al acceso a la información solicite asilo a un país en el que su Gobierno, presidido por Rafael Correa, ha sido uno de los mayores perseguidores de la labor de la prensa, y si no, pregúntenle a los dueños y personal del diario "el Universo" y también en contra de la transparencia y el acceso a la información, como resalta de la reciente orden girada a sus Ministros de no dar declaraciones ni entrevistas a los medios de comunicación privados, y que solo sean los canales oficiales los únicos que transmitan la información del Gobierno a los ciudadanos, a fin de evitar las críticas; resulta un tanto incongruente que Assange pida la protección de uno de los regímenes más opacos  e impermeables a la crítica y que es parte de esta nueva oleada de dictaduras que se enmarcan en el "eje bolivariano" construido por Hugo Chávez en el cono sur.

Sin embargo, esa aparente contradicción es explicable si vemos que Assange no es ningún apóstol de la libertad ni ningún mártir, sino más bien, un peón en la guerra o el ajedrez geopolítico del cambio del balance de poder global y que ha trabajado para combatir los intereses norteamericanos, y a beneficio de ¿quiénes? ¿del BRIC? ¿de los Islamistas?

Algo similar ocurre con el famoso colectivo de hackers "Anonymus", tampoco resultan ser héroes de la libertad, sino que es muy probable que tengan intereses muy particulares, aunque quizá más bien sean una especie de mercenarios informáticos que atacan a quienes se les indica, previo pago, por supuesto; resulta muy poco creíble que sean anti-capitalistas y a la vez utilicen los instrumentos de computación producto de multinacionales emblemáticas del capitalismo: Apple, Microsoft, etc. para sus actividades. En alguna ocasión, incluso, se ha ligado a este grupo con la poderosa Agencia Central de Inteligencia, CIA, norteamericana, aunque también la han atacado, y muestran una enorme contradicción, por no decir, ignorancia, al usar la máscara de Guy Fawkes,--únicamente por imitación al personaje "V" de Alan Moore, popularizado en el cine--quien fue un defensor de la Iglesia Católica en Inglaterra en el siglo XVII, llegando hasta el terrorismo en ello, y a la vez declararse enemigo de la misma Iglesia.

En ambos casos, tanto en la organización del australiano como en el colectivo de hackers estamos ante muestras de cómo ya se está librando una guerra, no tan fría, en las redes, con la divulgación de secretos, de información clasificada como reservada o confidencial, y que incluso, recientemente, ha golpeado al Vaticano, en lo que parece, es una operación de resentidos --funcionarios e incluso cardenales-- que intentan hacer tropezar a los intentos del Papa Benedicto XVI por reformar y limpiar mucho de la curia, contaminado por las tradicionales prácticas corruptas italianas, incluyendo al Instituto para las Obras Religiosas, mejor conocido popularmente como "Banco del Vaticano", así como su cada vez mayor acercamiento hacia los Lefevbristas y tradicionalistas en general. 

Es cierto que debe haber una mayor transparencia de las entidades que ejercen autoridad y que sobre todo, manejan dinero en el contexto actual de crisis económica y de permanente desconfianza de la gente hacia sus gobernantes, exagerada por la época de incertidumbre en que vivimos y que en mucho ha sido aumentada por los recursos tecnológicos: redes sociales, Internet, celulares, medios masivos de comunicación, que en mucho tejen una niebla de datos que confunde más que aclarar y tapa la verdad antes que mostrarla, en este ambiente es que han surgido estos autonombrados libertadores de la información, quienes a su vez, se rodean de tanto misterio y secrecía como aquella que critican de los gobiernos u organizaciones sobre las que quieren aparecer como fiscales y jueces, es cierto también que el derecho a la información es importante, pero el mismo no puede estar por encima de las personas al grado de ponerlas en riesgo o exhibirlas criminalmente sin importar las consecuencias.

Por lo pronto, nos debe quedar claro que estamos ante algo en lo que no existen ni buenos ni malos, ni Assange es un santón, y que su preocupación por la "Democracia" o por la "libertad" es mera retórica demagógica, al buscar la protección de un dictador "exéntrico", por no decir "loco" y autoritario como Correa, nos da a entender mucho quienes se esconden detrás de su platinada cabellera y su facha de caballero vestido a la moda, como siempre, hay que tener cuidado con quien se proclama libertario, porque suele ser todo lo contrario.
  

No hay comentarios: