Buscar este blog

14 de enero de 2012

FARANDULA Y POLITICA



Gran revuelo causaron en estos días, por un lado, la detención de el "Gato" Ortiz, ex portero de los equipos Monterrey y Necaxa del fútbol mexicano, por su presunta implicación con una banda del crimen organizado dedicada al secuestro, así como la carta abierta publicada por la actriz Kate del Castillo en la que primero confiesa sus convicciones personales en torno a la política, la moral y la religión para después dar su apoyo al peligroso jefe criminal Joaquín "el Chapo" Guzmán.

El escándalo, impulsado como siempre, por los medios de comunicación radica en que se supone, tanto los deportistas profesionales como los miembros del mundo del espectáculo deberían de dar un buen ejemplo para la sociedad, como si fuesen referentes morales... ¿por qué? Me parece mucho más clara la columna de Otto Granados, publicada el otro día en el diario capitalino "La Razón", y me parece también un claro signo de decadencia de nuestras sociedades occidentales que ahora se de tanta importancia o se de tanto eco a los faranduleros y deportistas en sus opiniones políticas, e incluso, en muchos casos, estos ya se comportan como toda una verdadera "elite del Poder" como diría Cecil Wright Mills, ejerciendo una gran influencia sobre los asuntos públicos y enlazando directamente con la clase política; el matrimonio entre el candidato presidencial Enrique Peña Nieto y la actriz Angélica Rivera es muestra patente de ello, como también lo es el matrimonio del Presidente francés Nicolás Sarkozy con Carla Bruni.

¿De veras tienen que ser un referente moral? La farándula desde siempre se ha destacado por ser un ambiente sórdido; incluso desde la época del Siglo de Oro español o la Inglaterra Isabelina, en este último caso, como bien lo retrata la película "Shakespeare in Love", las mujeres tenían prohibido actuar en las obras teatrales, y los papeles femeninos eran desempeñados por adolescentes, al considerarse que era un medio en el que la moral era bastante relajada y propicio para los escándalos. Shakespeare mismo, reconocido por su talento, ni en sueños era admitido en los círculos aristocráticos mas que como una especie de sirviente que preparaba obras para entretenimiento de la reina Isabel I y su círculo cortesano, y lo mismo ocurría en España con genios como Lope de Vega o Juan Ruiz de Alarcón, aunque ahí las mujeres sí podían actuar, pero eran consideradas casi igual a las prostitutas y muchas de ellas fueron conocidas amantes o aventuras amorosas de reyes, como Felipe IV y la actriz Ana María Calderón, "la Calderona", madre de su hijo ilegítimo Don Juan José de Austria. ¿Porqué ha sido siempre así? Quién sabe, posiblemente por que en las raíces de que los que se dedican al espectáculo rara vez encontramos vidas familiares estables y otras causas profundas, como, generalmente, su origen social bajo y por tanto una formación familiar y educación pésimas, pero también una cuestión psicológica: el actor vive de fingir ser quien no es, probablemente, en su vida personal llegan a vivir representando un papel, o varios a la vez y nunca son auténticos, nunca son ellos mismos, su verdadera personalidad desaparece detrás de los personajes encarnados.

La cuestión está que se pretende que sean ejemplo a seguir o que tengan influencia simplemente por ser populares, así, resulta que Alexander Acha, hijo del también cantante Emmanuel, (muestra de la sucesión dinástica que existe en el medio farandulero mexicano, clara evidencia de que somos una sociedad estamental y cerrada) es invitado a cuanto congreso, simposio o conferencias haya sobre valores familiares y matrimoniales, aún a pesar de que el joven Jr. únicamente duró casado unos cuantos meses antes de divorciarse... ¿cómo es posible que lo inviten a que hable de la importancia del matrimonio o de formar una familia? Como bien lo señala Granados, que cita una vez que criticaron a Nelson Mandela, de ¿cómo era posible que para apoyar su causa a favor de los derechos y la dignidad de las personas, aceptara rodearse de cocainómanos, viciosos y degenerados? Todo a fin de aprovechar la popularidad de esas personas, que se pretende usar como gancho para apoyar tal o cual causa: la lectura, por ejemplo, y salen cantantes de dudosa preparación académica, la caridad y la buena voluntad, y como lo menciona Granados: sale Naomi Campbell repartiendo comida un día entre los pobres para salir en las fotos de la Revista "Hola" y al día siguiente en los periódicos golpeando a una camarera de hotel porque no le llevó puntualmente el desayuno.

Y es que estamos ante la mentalidad democrática de la peor especie: todo es popularidad, todo es el apoyo de las mayorías, lo que guste al público aún cuando objetivamente sea una porquería; ¿cuántas veces no el PAN utilizó a Kate del Castillo en spots radiofónicos y televisivos, o a su padre, el también actor Erick del Castillo al que incluso candidateó para sus campañas políticas? ¡Y ahora resulta que la señorita no cree en el Gobierno Panista que le pagaba para que hiciera anuncios a su favor! Que por otra parte, no es de extrañar el contenido de su carta; exhibe tal y como son la mayoría de los faranduleros: nihilistas y hedonistas, que colocan al sexo como el máximo valor de sus vidas, ignorantes e incapaces, incluso, de redactar bien y de no parecer contradictorios. No es nada sorprendente, al menos, cuando se leen las revistas de espectáculos y se ven sus chismes y su escandaloso modo de vida, que ahora una de ellos confiese cuál es su baja escala de valores.

Con esto no quiero decir que no expresen sus opiniones, son muy libres de hacerlo, el problema es que se les de la importancia y el lugar como si fuesen realmente autoridades en la materia de la que hablan: ni son teólogos, ni filósofos, ni ecólogos, analistas políticos o biólogos, ni psicólogos y sin embargo, a travès de la TV o del Internet, la gente y los propios gobernantes les hacen caso, y esto es un fenómeno muy extendido: el Gobierno de Zapatero en España dio mucha voz y les abrió las puertas, así como les pagó jugosísimas subvenciones a Víctor Manuel y Ana Belén, a Joaquín Sabina y Alejandro Sanz, a Serrat, Bosé, Almodovar y demás, a cambio de recibir el apoyo de su fama, Shakira se reune con Presidentes, Bono habla en foros internacionales, Brad Pitt, Angelina Jolie y Maddona hablan de la situación de Africa, Manu Chao habla de la rebelión contra el capitalismo mientras gana millones con sus discos, el ex-futbolista francés Eric Cantoná quiere ser Presidente de su país, Schwarzennegger ya fue Gobernador de California, Sean Penn elogia al régimen comunista cubano y a Hugo Chávez desde la comodidad de Beverly Hills, el boxeador Manny Pacquiao es diputado en el parlamento filipino y Chuck Norris escribe artículos de análisis político en un diario texano.

Pero lo peor es que antes, el ejemplo a seguir lo encontraba la gente y en especial los jóvenes y los niños en la figura de los santos y de los héroes, en los grandes sabios, en los maestros, en el abuelo o en los padres, hoy en día, la gente tiene como ejemplos o figuras a seguir a estos personajes del espectáculo o del deporte... eso es lo que me hace temblar respecto al futuro que se nos viene...
-------------------------------------------------------------------------------------------------------------
Decepción cudadana:


La señora Isabel Miranda de Wallace ha mostrado su verdadero rostro, su cruzada ciudadana por la seguridad a raíz del secuestro y muerte de su hijo parece haberse convertido al final, en una estrategia para colarse a la política y la búsqueda de un jugoso, jugosísimo en este caso, puesto público: la Jefatura de Gobierno del DF. El PAN  la ha nombrado candidata para tal cargo, conscientes que, de apoyar a uno de su propio partido, no tendrían oportunidad de derrotar al PRI o al PRD y se suben al carro de la popularidad de la señora; lo curioso, es que ésta sigue insistiendo que es apartidista y que, como Porfirio Díaz, en política no tiene ni amores ni odios, pero ya entró en la dinámica panista de atacar a los rivales, acusarlos de todo y llegar hasta el insulto... ¡qué rápido se le olvidaron sus críticas al gobierno de Calderón y su estrategia contra la delincuencia!...

Ahora, les apuesto, sigue Javier Sicilia, o al menos, su sombra manipuladora Alvarez Icaza, y nosotros los mexicanos, los ciudadanos comunes, como los habitantes de Westeros, nos quedaremos viendo simplemente como los presuntos "líderes ciudadanos" resultan ser unos políticos más de la caterva de siempre que nos ha saqueado y desgobernado, y se suben al ring para golpearse entre sí y destrozando de paso al país; desgraciadamente, no tenemos alternativa en contra de los verdaderos enemigos que tenemos: los partidos políticos, que nunca dejarán que surjan alternativas independientes o ajenas a ellos.

No hay comentarios: