Buscar este blog

9 de junio de 2010

ISLAMOFOBIA, ANTISEMITISMO, ANTISIONISMO, ISLAMISMO Y LOS PRO ISRAEL

Desde el 11 de septiembre del año 2001 se han suscitado las más diversas reacciones respecto a la relación entre Occidente y el mundo Musulmán, mientras que acontecimientos como el ataque a Gaza en 2008-2009 o ahora el ataque judío a la "flotilla de la libertad" suscitan también reacciones respecto al Estado de Israel, su viabilidad y su existencia, cuando no respecto al mismo pueblo Judío y respecto a los Palestinos; sin embargo, es triste comprobar que la mayoría de estas reacciones no son mesuradas ni tomadas tras una reflexión concienzuda, sino generalmente son apasionadas y extremas.

Un ejemplo claro de ello es la existencia, en Occidente de dos posiciones confrontadas respecto al Islam: por un lado, existe la islamofobia más recalcitrante y extrema, que ve en cada musulmán a un enemigo, terrorista potencial, intolerante y violento, como también existe una postura que siente por el Islam una admiración superlativa, condena en automático todos los enfrentamientos existentes entre Occidente y el Islam, como por ejemplo, las Cruzadas o la Reconquista Española y cree a pies juntillas que, por ejemplo, durante los 700 años de presencia musulmana en España aquello fue un vergel destruido por la intolerancia y la barbarie españolas, hoy en día, considera que el Islam es únicamente una víctima del colonialismo occidental y que el 11 de Septiembre fue algo plenamente justificado.

De igual manera, sobre Israel existen, por un lado posturas que defienden al Estado Judío haga lo que haga y  aunque haya evidencias claras e irrefutables de que está lejos de ser un Estado democrático, laico y moderno, que vulnera los derechos fundamentales de los no judíos los pro-israelíes le siguen y seguirán viendo como el baluarte occidental en Medio Oriente contra el terrible monstruo islamista, y elogiarán todas y cada una de sus medidas tendientes a "defenderse", aun así sea el agresor. Por otro lado, existirán quienes extienden la crítica no al Estado Judío y su inviabilidad histórica actual, o al hecho de que se sostiene sobre bayonetas y los dólares norteamericanos, sino al Pueblo Judío como tal y adoptando una postura propia de los nacionalsocialistas alemanes de los años treinta, caen en el insulto y la agresión hacia los Judíos aunque no sean nacidos en Israel, manejan ideas racistas contra ellos y no ocultan sus deseos de exterminio y son seguidores de las teorías de la conspiración que señalan a los hebreos como los villanos principales de la Historia mundial.

Así, se llega a cuestiones hilarantes o absurdas: Por ejemplo, en "Libertad Digital", sitio de Internet conservador español se ha criticado al activismo homosexual en España y en Occidente en general, sobre todo cuando ese activismo es alentado y hasta subvencionado por el Estado, muy bien, yo estoy de acuerdo con esa postura, pero luego resulta que lo que en España y Occidente es algo malo y que extiende la decadencia en nuestras sociedades, en Israel es defensa de la Libertad aunque se haga con fondos públicos del Ayuntamiento de Tel Aviv y contraste con los países islámicos donde los homosexuales son hasta ejecutados.(una postura racional sería criticar tanto que se aliente esa perversión sexual como la persecución y muerte que se les hace a las personas que sufren de ella en los países musulmanes, por otra parte esta es prueba irrefutable de que no existe la conspiración judía contra Occidente debilitando la moral tradicional: ¿serían tan imbéciles de hacer que su sociedad también se volviera un nido de depravados, como está ocurriendo, aumentando no solo la homosexualidad, sino también la promiscuidad, producto de tanta vida en los cuarteles de hombres y mujeres, el alcoholismo y la drogadicción como en las sociedades de los "Goyim"? ¿Dónde quedaría la superioridad con una sociedad moralmente más fuerte?).

O qué decir de la lectura que se hace actualmente de las Cruzadas desde una óptica similar a la de la Guerra de Irak y Afganistán desatadas por Bush... el otro día, en el History Channel decían que en las Cruzadas murieron 9 millones de personas, cifra claramente exagerada por mucho, pues se debería tomar en cuenta que los ejércitos medievales, sobre todos los europeos eran pequeños, hubo matanzas ocasionales, mas la mayoría de las veces los vencidos, fueran cristianos o musulmanes, eran apresados y se pedía rescate por ellos, más que matarlos, y las armaduras de la época facilitaban mucho ello al hacer realmente difícil acabar con un caballero o un guerrero de aquel entonces. Lo más chistoso es que esta visión ha llegado a los videojuegos, como es el de "Dante's Inferno" (que por cierto, yo tengo y me gusta jugarlo), juego que de por sí es una cosa para revolcarse de risa, pues transforma a Dante Alighieri de un tranquilo y espiritual poeta florentino en una especie de Rambo medieval dotado de fuerza y agilidad extremas además de poderes mágicos y una musculatura que ni Schwarzenneger en su época de gloria, capaz de matar a la muerte ;) y enfrentarse a los demonios, transformando a la "Divina Comedia" de una historia que contiene una profunda reflexión espiritual y un conocimiento pleno de la sociedad medieval en una novela de acción, aventuras y más sangre que cualquier película australiana de los ochenta y setenta.

Así, se plantea que los europeos eran los malos que agredieron a los pacíficos musulmanes, olvidándose que los islámicos habían invadido a España y obligado a convertirse a gran parte de la población o expulsándola al norte, que le iban recortando territorios al Imperio Romano Oriental y que desarrollaban expediciones de piratería matando y esclavizando gente en las costas del Mediterráneo, bloqueando al comercio de Occidente con Asia y aumentando la presión sobre Europa, por ahí alguien decía parafraseando a Nietzche que los musulmanes poseían una cultura superior a la europea cristiana y debieron arrodillarse ante ella, bueno, lo mismo había pasado entre los Espartanos de Leónidas y los Persas de Jerjes, era evidente que los pueblos de Medio Oriente englobados en ese imperio precursor del Imperio Islámico tenían una cultura más avanzada que los griegos del siglo V a.C. en muchos aspectos, pero tanto europeos del siglo XII como griegos de la Antigüedad Clásica prefirieron resistir y luchar contra el gigante oriental.

Así, la postura proislamista que sigue mucho algunos sectores de la Izquierda y aún otros se explica por lo que Jacques Barzun llama: "la mala conciencia occidental" y un sentimiento de culpa colectivo, también se explica por el miedo que genera la capacidad del musulmán por defender sus creencias y su modo de vida en forma explosiva y tenaz, cosa de lo que se carece en Occidente, así que se extienda la postura de evitar ofenderlos, aunque por otro lado, el mismo miedo a los musulmanes, por tener estos unas sociedades más fuertes y templadas en el fuego de las dificultades y conflictos recientes y una fe sumamente fuerte es lo que mueve a la Islamofobia, junto con la conciencia de la debilidad de las sociedades occidentales, manifestada por ejemplo, en la crisis demográfica europea, ante esto, es comprensible que haya sectores que tienen la vana esperanza de que Israel y EUA destruyan al Islam y así eviten el colapso europeo o la transformación de Europa en Eurabia, algo que yo considero ya irreversible.

En cuanto a Israel, los antisemitas se olvidan que una cosa es el Judaísmo y otra el Sionismo, éste es un nacionalismo exacerbado y totalitario, fundado además por los falsos judíos como son los Azhkenazhi, judíos de Europa Oriental descencientes de los Khazaros, pueblo eslavo convertido al judaísmo en el siglo VIII (por eso hay judíos rubios y blancos) que hay muchos judíos que están en contra del Estado de Israel por su inviabilidad histórica actual y los conflictos que ha generado y que el Estado de Israel existe gracias al racismo de los Occidentales, que por cuestiones religiosas (considerar a los judíos como asesinos de Cristo, cuando él murió a causa de los pecados de TODOS y los que le azotaron, coronaron de espinas y clavaron en la cruz fueron romanos, no judíos) de envidia al éxito material y racismo tal cual, nunca aceptaron su integración plena a las sociedades europeas respetándoles su libertad religiosa como a cualquier otro, culminando en el Holocausto, que aunque probablemente no fue tan catastrófico como se pinta, sí significó el punto máximo de odio, intolerancia y discriminación aplicado a un pueblo, tras eso, resulta entendible que los judíos se hayan vuelto un pueblo de paranóicos capaces de matar con facilidad a quien según ellos les amenaza.

Por otro lado, es de lamentar que sucedan cosas como el caso de Helen Thomas, la decana de los reporteros de la Casa Blanca, despedida tras unas declaraciones en las que, simplemente, manifestó no una postura antisemita, sino señalando el gravísimo error que representó la fundación del Estado de Israel y llamando a la integración de los judíos a las sociedades alemana, polaca y norteamericana, su comentario no tuvo nada de racista y sí en cambio, de un gran realismo.

En resumen, el Islam no es el monstruo apocalíptico que plantean los islamófobos, pero tampoco es nuestro amigo ni es la cultura dorada, como ya en otro post lo hemos dicho, es una civilización que tiene sus puntos a admirar y también aspectos de los que hay que cuidarse, como su tendencia universalista-imperial heredada de Persas, Egipcios, Babilonios y Asirios, Israel no es el centinela de Occidente ni tampoco los judíos por el hecho de serlo merecen el odio del mundo.Una postura racional, mesurada y prudente es el primer camino para lograr el entendimiento y con ello, la paz.
-------------------------------------------------------------------------------------------------------------
Sudáfrica

Una verdadera avalancha de críticas han caído sobre Josseph Blatter, presidente de la FIFA por la decisión de que Sudáfrica sea la sede del Mundial de Fútbol, a unos días de que inicie el torneo, la pobreza, desorganización, las carencias de infaestructura y comunicaciones, la violencia y la delincuencia generalizada en un país que durante años fue maquillado por la minoría blanca anglosajona y bóer (holandesa) como un país europeo desarrollado son patentes y han hecho víctima de ello a periodistas, fanáticos del balompié y futbolistas mismos que han sido objeto de atracos, dilaciones, malos servicios, una estampida humana y agresiones.

En mi opinión, fue tanto un acierto como un error el darle la sede a este país: acierto porque se premia al gran desarrollo que el fútbol ha tenido en el Africa Subsahariana desde hace unos 30 años y porque se busca con ello ayudar a una economía estancada y pobre como la sudafricana, misma que se sostiene, irónicamente, de la explotación de sus recursos minerales de metales preciosos: oro, plata, platino, palladio y diamantes, así como uranio, error porque Sudáfrica, en su pobreza, no permitiría gozar de las ventajas existentes en países desarrollados como ha sido en los últimos mundiales, celebrados en Francia, Corea, Japón y Alemania.

Para Sudáfrica es una oportunidad para continuar con la construcción nacional tras el racismo y la segregación, aunque se ve difícil, pues después de Mandela (temo mucho lo que vaya a pasar cuando este gran hombre muera) los gobiernos de Thabo M'beki y Jacob Zuma no se han caracterizado por su prudencia o su seriedad, M'beki se atrevió a cuestionar la postura oficial sobre el SIDA en el país con mayor número de enfermos, lo que le ganó la enemistad de las farmacéuticas, productoras de condones y de la ONU, lo que valió su destitución al golpear a los intereses de estas entidades corruptas, y Zuma es un personaje folklórico similar a Robert Mugabe del vecino Zimbabwe, del que se celebran más sus logros con las mujeres que sus acciones de gobierno. Entre tanto, de nueva cuenta crecen las rivalidades entre razas y etnias, el desempleo y la pobreza se han generalizado y el panorama no es prometedor, esperemos que el Mundial no sirva sólo como un distractor y los Sudafricanos de todas las razas se unan en pos de un mejor futuro.

No hay comentarios: