Buscar este blog

28 de mayo de 2010

EL FUTBOL Y MEXICO/ PAULETTE, LA NIÑA QUE CIMBRO AL SISTEMA



1.- El Fútbol y México, una historia de mediocridad:

A dos semanas de que inicie el Campeonato Mundial de Fútbol en Sudáfrica, la Selección Mexicana parece no tener las mejores perspectivas, en los dos partidos preparatorios que ha jugado en Europa en estos días, primero contra Inglaterra el pasado lunes y ayer en contra de Holanda, los resultados han sido desastrosos, aunque hay que decir que se dió una visible mejoría en el segundo de los juegos, contra una "Naranja Mecánica" que como siempre, se quedará en el "ya merito" o en la simple expectativa, pues no sabe como enfrentar lo azaroso y lo no previsto en su, valga la redundancia, mecánico (aunque espectacular) modo de juego.

La pregunta es: ¿Porqué México no levanta en el fútbol, pese a ser el deporte más popular entre los mexicanos y que todo el mundo ha jugado al menos? El fútbol tiene cerca de 120 años de haber llegado a nuestro país de la mano de inmigrantes ingleses que se asentaron en el Estado de Hidalgo por la actividad minera duante el Porfiriato, y el primer club de fútbol y que ha sobrevivido hasta nuestros días, los "Tuzos" del Pachuca, fue fundado por ellos en la capital hidalguense hacia 1899. Otros equipos populares: las Chivas (Cabras) del Club Deportivo Guadalajara, el Atlas de la misma ciudad, el América del DF, o el Atlante (que ahora radica en Cancún) son equipos cuya historia abarca entre 90 y 100 años, por lo que es patente el arraigo que este deporte tiene en México, con clubes que tienen la misma antigüedad que muchos de los grandes equipos europeos o sudamericanos.

El fútbol es en México el deporte de conjunto popular por excelencia, ningún otro llega a igualársele o a superarlo: el béisbol tiene muchos seguidores, pero concentrados en los estados del norte y del sureste, el básquetbol tiene también su afición, pero que prefiere seguir por TV a la NBA en vez de a la pequeña liga mexicana, el fútbol americano sigue la lógica del resto del mundo, es muy visto por TV en la NFL, pero no hay liga profesional, aunque sí una universitaria de buen nivel.

Todas las escuelas y colegios, públicos y privados fomentan la práctica del fútbol entre los niños, hay multitud de ligas de los llamados "equipos llaneros", se juega en la calle, en los parques, en los jardines de las casas... pero entonces, ¿porqué el nivel del fútbol mexicano es tan malo, y hasta da la impresión de que cada vez es peor en vez de ser un semillero de nuevos talentos como es el caso de Argentina, Brasil, Uruguay o Italia? De igual forma y aunque se oiga patético, en México existen barrios pobres y marginados como en esos países donde la pobreza es un buen acicate para que muchos jóvenes búsquen en el fútbol una vía para desarrollarse, lo que es clave para entender por qué esos cuatro países son los productores de futbolistas por excelencia.

La respuesta es complicada, pero podemos decir que por un lado tiene que ver con cuestiones de idiosincracia y por otro, con una palabra que resume gran aprte de los problemas de nuestro país: "monopolios".

El otro día, tras el partido contra Inglaterra, yo iba camino a la Universidad y en el autobús llevaban sintonizado el radio con la narración del partido; al terminar, el viejo comentarista Jorge Ventura se echó un comentario que podríamos decir es "autoracista" o "autodiscriminatorio": si perdimos fue por genética, por características físicas en la que los ingleses son muy superiores... En otras palabras: "Mexicano, núnca vas a triunfar por que eres chafa, eres miembro de una raza inferior al ser mestizo que no puede compararse a los anglosajones británicos." Caray, si así fuera, Dinamarca, Suecia, Noruega o Finlandia no pararían de ganar campeonatos mundiales y serían imbatibles dada su raza aria o germánica purísima y no habría existido Hugo Sánchez, ni Rafa Márquez, ni el Maza Rodriguez, ni Salcido, ni Pavel Pardo que tuvo en el Stuttgart una destacada actuación para llevar a ese equipo a ganar la Bundesliga en 2007, ni Guardado, ni los hermanos Do Santos, (aunque son de origen brasileño y de ascendencia africana, son mexicanos) todos ellos que juegan en Europa, y en el caso de Hugo Sánchez, al que poníamos en primer lugar, no cabe duda que en su momento se pudo contar entre los mejores del mundo, ganando el balón y el botín de oro, es decir, esto no tiene que ver con la cuestión racial o física, pensemos en Maradona, argentino de ascendencia italiana, que siendo de baja estatura y tendiente a engordar, fue el Rey del Fútbol superando a multitud de rubios y altos (piénsese en el partido contra Inglaterra en México 86) anglosajones o germánicos.
La cuestión no es que estemos destinados racialmente a perder, índividualmente existe talento y capacidad, pero sí mucha cuestión mental: el propio comentario de Ventura indica nuestro complejo de inferioridad que nos han metido hasta la coronilla mediante la enseñanza de la Historia Oficial: en vez de vernos como los herederos de la grandeza cultural de España y de la riqueza y colorido indígena, nos vemos como los conquistados, hasta los mexicanos rubios 100% criollos se sienten conquistados, sometidos y derrotados; en vez de honrar a Iturbide como el que nos concedió la independencia con astucia y estrategia, honramos a un vencido: Hidalgo como el "Padre de la Patria", que en 11 meses fue derrotado y fusilado por las autoridades españolas, otro mito es el de los "niños héroes" con el que conmemoramos una derrota militar humillante, festejamos el 5 de mayo, victoria efímera, porque unos meses después cayó Puebla en manos de los franceses, se nos ha enseñado a despreciar a la riqueza y al éxito como síntomas de injusticia y maldad, mientras idolatramos la pobreza y la humildad como símbolos de bondad, gracias a Fray Bartolomé de las Casas, Pedro Infante, el Indio Fernández y a Televisa. En otras palabras, se nos ha enseñado a ser chafas y mediocres, a sentirnos menos y apocarnos ante quienes creemos, son mejores que nosotros.

Aparte de todo, el mexicano no sabe trabajar en equipo, y lo vemos desde la política, la división entre los partidos, entre grupos, etc. ha sido la tónica de nuestros dirigentes desde 1821, por eso, en deportes de conjunto el mexicano fracasa, mientras en el deporte individual por excelencia (y además que consiste en echar bronca), el box, no para de generar campeones.

Así, ante esta mentalidad, ¿qué pasa si enfrente tenemos un rival que históricamente representa a un país exitoso y desarrollado, con una liga de fútbol carísima como es Inglaterra? No, pues el equipo siente que se enfrenta a un Tiranosaurio armados con resorteras y bolitas de papel como proyectiles, cuando, si vieran las cosas más ecuánimemente, se darían cuenta que los ingleses no son tan gran cosa, son jugadores muy buenos, pero sobre los que pesa la actual humillación de ser empleados de musulmanes provenientes de antiguos protectorados británicos y que ahora son más ricos que ellos y que gracias a sus inversiones el país no se ha hundido en el Tercer Mundo.

El otro problema que pesa sobre nuestro fútbol es el de los monopolios: en el post anterior hice mención de cómo podemos observar que los medios de comunicación y prensa en México cada vez están en menos manos, en corporativos gigantes con intereses económicos (y de poder) muy definidos; en especial, Televisa ha hecho del fútbol mexicano su coto privado, y se le ha unido TV Azteca, en algo que el polémico José Ramón Fernández ha venido denunciando desde hace ya más de 30 años, (aunque también le faltó congruencia, pues cuando la televisora del Ajusco adquirió al Morelia y al Veracruz no renunció ni dijo nada, a diferencia de Carlos Albert) y han contribuido enormemente a inflar egos de jugadores con buenas aptitudes que se convierten después en "estrellitas", y que ganan sueldos propios de ligas europeas para dar resultados mediocres, y así se evita que salgan del país a jugar en equipos mejores, lo que mantiene ancladas las carreras y el nivel de muchos jugadores y del fútbol en general.

A eso añadamos la falta de disciplina, la mafia entrelazada de jugadores, entrenadores y promotores, que muchas veces no dejan entrar a nuevos talentos por apoyar recomendados, (cuántos de los "llaneritos" no serán mejores que varios de los que están en la selección) y entenderemos porqué el fútbol mexicano está tan mal... finalmente, el deporte es un reflejo de la situación de un país.
------------------------------------------------------------------------------------------------------------- 2.- Paulette:
 
El caso Paulette ha demostrado que Peña Nieto es uno más de los politiquillos corruptos y mediocres que integran nuestra actual clase dirigente, según se rumora, la increible versión de la muerte accidental de la pequeña que no se la traga nadie, fue creada para encubrir al padre de la niña, quien a su vez, encubre a su futura ex-esposa, autora de la muerte de su propia hija, muerta por celos y como desquite en un complicado proceso de divorcio: a cambio de la separación, el marido buscó tapar la responsabilidad de su esposa en el asesinato, y Peña les cubre por las contribuciones recibidas en su campaña por la gubernatura hechas por la familia.
 
Nuevamente, se demuestra que si hay un factor que está causando daño al país es la impunidad, el descrédito de las instituciones y un sistema de Democracia de Partidos que no ha servido más que para incrementar la corrupción a niveles increíbles, pero sobre todo, queda patente la cada vez mayor maldad y falta de moral de nuestra clase política, pero también de la sociedad en general: no en balde, ha crecido la aceptación al aborto, los niños no cuentan, estorban para que los adultos, y en especial las mujeres, puedan darse la vida hedonista y de egoísmo que ahora se defiende como un derecho fundamental, cuando no se dan cuenta que esto en vez de liberarlas, las está volviendo cada vez más esclavas y meros "sex-toys" para los hombres, cada vez más irresponsables y perpetuamente estancados en la adolescencia.
 
Sombras en el futuro...
-------------------------------------------------------------------------------------------------------------
 
3.- El Huracán Greg:
 
El candidato a la gubernatura de Quintana Roo por el PRD, conocido simplemente como "Greg" ha sido apresado por sus nexos con el narcotráfico, (de haber ganado las elecciones sería una repetición de Mario Villanueva)y de inmediato la Izquierda se lanza a defenderlo y ver en ello una actuación meramente política y electorera del gobierno panista en su contra.
 
A ver, entonces, ¿no que Izquierda y Derecha se habían aliado para acabar con el PRI? Serían tan imbéciles como para, a la vez de estar aliados, atacarse los unos a los otros y eliminar posibilidades de vencer al Partido de la Revolución, al que siguen viendo y temiendo como si fuera en partido en el poder tras 10 años de que se acabó el priato???
 
¿Porqué tanto interes de la Izquierda por legalizar las drogas? ¿cuál es la relación entre el hermano de Godoy, gobernador de Michoacán y acusado de narcotráfico, con el crimen organizado? ¿Es cierto que Pío López Obrador es un capo en Tabasco? ¿Porqué tanto defiende Jesús Ortega a Greg cuando sabía desde hace meses que se le investigaba?
 
Por cierto, Greg es pastor de una secta evangélica... ¿acaso las prohibiciones constitucionales y legales en materia político-electoral a los ministros de culto sólo operan en el caso de los católicos? ¿el Obispo de la Santa Muerte puede lanzarse de candidato entonces?
 
Preguntas que aunque quedan sin respuesta, muestra lo detestable de la Izquierda y de nuestro sistema político en general.


No hay comentarios: