Buscar este blog

1 de julio de 2018

ANALIZANDO LOS RESULTADOS


Los resultados son contundentes, Andres Manuel López Obrador, mejor conocido como AMLO o el Peje, será el nuevo Presidente de México a partir del 01 de diciembre de este año. La tendencia es ya irreversible a estas horas y ya los otros candidatos han tirado la toalla.

El resultado no es sorpresivo, se confirman las encuestas previas que se habían estado levantando en los meses anteriores, finalmente, el electorado tomó su decisión, como lo decía en el anterior post, no tomando en cuenta la razón, sino las emociones: el coraje, la decepción, la indignación ante los escándalos que, a partir del 2014, tachonaron la administración saliente de Peña Nieto, de cuyo gobierno no puede negarse la corrupción y las malas decisiones, --ya habrá oportunidad en este espacio, de hacer una evaluación personal de lo que fue este sexenio-- pero tampoco se puede negar que en mucho los mismos fueron magnificados, amplificados o exagerados por, como lo decíamos y lo señaló el periodista Raimundo Riva Palacio, por el astuto, y a la vez, doloso manejo de redes sociales por parte de la oposición, algo que, en el gobierno priísta, nunca comprendieron ni supieron utilizar, siendo ésta, la administración que peor ha manejado sus relaciones públicas y medios en la Historia reciente.

En lo positivo, termina el proceso electoral más tenso, violento y polarizado que se haya vivido desde la década de los noventa en que el régimen de partido hegemónico empezó a dar paso a la actual "Democracia", dejando bandas de simpatizantes a un lado y otro del espectro, fanatizadas y radicalizadas; fueron campañas destinadas más que nunca, a estimular las emociones más negativas, sobre todo por los dos candidatos opositores, que hablaron de propuestas que son y serán irrealizables, y que sólo interesaron a las masas en cuanto a la promesa de un ajuste de cuentas, sobre todo la que maneja de los pobres buenos vs. los ricos malos, los honestos vs. los corruptos, etc. algo para lo cual nuestro pueblo ha sido bien educado desde Fray Bartolomé de las Casas, Pedro Infante y su Pepe el Toro y las telenovelas de Thalía Sodi. De esta manera, tendremos una sociedad dividida, bajo un gobierno de Izquierda que, como sucede en España con Zapatero primero, Rajoy después --en realidad fue su continuador pese a presumir lo contrario-- y ahora Pedro Sánchez, y se vio en EUA con Obama, sólo busca dividir y destruir en pos de una utopía inalcanzable de igualdad y hermandad, pero que siempre encontrará culpables para su irrealidad.

¿Qué nos espera? Seguir en la brega, no queda de otra. En lo positivo o bueno que haga López Obrador, porque lo puede haber, debemos apoyarlo, porque finalmente, será el Jefe de Estado y representará a la Nación. Pero esto no significa doblar la cerviz y decir que sí a todo; en lo negativo, en la destrucción que pueda venir de parte de un gobierno que más de Izquierda, estará compuesto por los resentidos (no me digan que Manuel Espino o César Nava son socialistas revolucionarios, por ejemplo) contra sus partidos de origen, contra la sociedad o el mundo, en los intentos por censurar, oprimir, violentar y también robar, debemos alzar la voz y exigir. Y créanme, habrá materia para ello, y aquí en este espacio, yo lo estaré señalando.

4 comentarios:

misteryhouse dijo...

No sé por qué, pero presiento que las cosas al final de cuentas van a salir mal. En realidad esta es al confirmación de que los mexicanos no hemos aprendido de nuestro pasado y en esencia no hemos avanzado nada en casi dos siglos de vida independiente,es decir, siempre nos tropezamos con la misma piedra. Pero el problema esencial es que el mexicano promedio espera a un gobernante que tenga aura de padre que cumple todos los caprichos de sus hijos aunque en el fondo les haga daño. En este momento estoy leyendo un libro de la vida de Antonio López de Santa Anna y me llamaron la atención dos cosas: justo antes de la invasión norteamericana estaba gestándose me encontré en el texto las crónicas de una serie de crímenes que bien podrían ser sacados de un periódico de la época actual, pero sucedieron en el año de 1842 durante el séptimo mandato presidencial de Santa Anna que fue la primera vez que impuso sus famosos impuestos por puertas y ventanas; lo segundo que me llamó la atención fueron las revueltas ocurridas en la capital cuando el ejército norteamericano ya había tomado Matamoros y Monterrey y se disponía a tomar Saltillo y San Luis Potosí para alcanzar la capital y las diferentes facciones políticas se peleaban por el poder y se hacían rebeliones casi todos los días. Ahora que nuestro país no tiene el favor del gobierno norteamericano (aunque una invasión por parte de ese país se me hace un absurdo en este momento), la inseguridad crece sin que nadie pueda ponerle un alto y la clase política se pelea por el poder. Ahora, López Obrador pretende poner en práctica políticas sociales y económicas que en el pasado tuvieron efectos contraproducente creo que va a terminar por dar el empujón al fondo del barranco. Aunque me insulten con los adjetivos más dolorosos, no tengo motivos para asegurar un buen futuro para el país, antes creo que esto va empeorar de un modo no visto en muchos años, por lo menos desde la misma invasión norteamericana y como siempre, somos nosotros los que vamos a pagar los platos rotos por la ineptitud de una clase política miope entregada a la lucha por el poder para su beneficio. Saludos desde el centro del país.

misteryhouse dijo...

Hay algo de lo que no se ha hablado en toda la jornada electoral y es lo del infame Foro de Sao Paulo, organización de partidos políticos de izquierda de toda Latinoámerica y entre sus miembros destacados están MORENA, el PRD, el PT y los partidos que llevaron al poder a los gobernantes más impresentables del continente como Lula, Maduro, los Kirchner, Evo Morales y Michelle Bachelet. He averiguado algo y fue fundado por Lula y Fidel Castro, y su primer gran triunfo fue las elecciones de Venezuela de 1998 en las que resultó electo Hugo Chávez.

José María Ortega dijo...

Hola,

Magnífico blog, enhorabuena por tu trabajo!

Tengo una página de facebook que se llama En Ñ, que quizás pueda interesarte

Un abrazo

YORCH dijo...

Concuerdo, el futuro no se ve promisorio. Tendremos un gobierno poco serio, demagógico y autoritario. Es lo que veo.