Buscar este blog

24 de octubre de 2012

HORA DE AVENTURA



Con un sobrino adolescente, y como ya lo he mencionado en este espacio en ocasiones anteriores, he tenido la oportunidad de ver la TV en su compañía y constatando que la mayor parte de la programación dedicada a ese sector del público se encuentra lastrada en la mediocridad y en las recetas repetidas de comedias de situación centradas en grupos de adolescentes que sueñan con la fama y buscan ser cantantes y actores.

En cuanto a las series de animación, el anime japonés no ha tenido la difusión de años anteriores, y no ha producido hasta ahora alguna serie que reproduzca el fenómeno de seriales clásicos como Mazzinger Z, Los Caballeros del Zodiaco (Saint Seiya) Macross-Robotech o Dragón Ball, sin olvidar el culto que rodea a algunos programas como Death Note o Naruto, producciones más recientes pero que no han llegado a tener una popularidad como los antes mencionados.

Afortunadamente hay excepciones, y resulta bastante refrescante comprobar que se están intentando hacer ideas más originales o renovadoras; una de estas producciones es "Hora de Aventura" creación del dibujante californiano Pendleton Ward, y que empezó a transmitirse en 2009.

Con un estilo minimalista de dibujo, un humor sustentado en lo absurdo, personajes y situaciones surrealistas y episodios cortos de 15 minutos, Ward ha hecho una genial creación que es mucho más compleja y profunda de lo que parece y por tanto, se trata de una de las producciones más inteligentes que el Cartoon Network ha presentado en su programación y una de las mejores series animadas originales que se han hecho en Estados Unidos.

La obra se presta a varias lecturas o niveles de profundidad, para los niños, no es más que una serie sobre divertidas y muchas veces cómicas aventuras de un niño llamado Finn y un perro inteligente y con poderes mágicos que cambia su forma y dimensiones corporales llamado Jake en un entorno como de cuento de hadas; sin embargo, yendo más allá, un adulto puede descubrir una historia no solamente con un argumento general bastante atractivo e interesante, y enormes influencias de autores como H.P. Lovecraft o Stephen King, sino también personajes que distan de ser infantiles y cuentan detrás de sí con antecedentes o contextos trágicos o realmente desgarradores. En sí, la serie no se despoja ni en los momentos más cómicos o los de apariencia más infantil o inocente, de un manto misterioso que la envuelve, y poco a poco se van dando claves que van revelando los enigmas entrelazados en la saga.

Para empezar, la acción se sitúa en un lugar llamado "Tierra de Ooo", pero pronto nos vamos dando cuenta de que se trata de nuestro propio mundo, al cual le ha ocurrido algo muy grave: los personajes hablan de un evento seminal llamado la "Guerra de los Champiñones", y se nos dan claves: los paisajes boscosos y en apariencia felices del mundo en el que Finn y Jake se mueven están salpicados de ruinas y vestigios de vehículos y aparatos de una edad desaparecida, al menos mil años antes, época en la que los personajes ubican tal guerra, las extrañas formas de vida que pueblan la Tierra y el hecho de que en una región del planeta existe un gigantesco crater que le da la apariencia de una manzana mordida, nos lleva a concluir que se trató de una guerra nuclear: los champiñones a los que se hace alusión no son otra cosa que las nubes con forma de hongo típicas de las explosiones termonucleares.

Veamos por ejemplo esta viñeta correspondiente a la cortinilla de inicio del programa, en la que se ven los restos tecnológicos que aparecen destacados en rojo por un fan de la serie, dándonos a entender que 1,000 años antes del comienzo de la serie (o podrían ser más, y los mil años son mencionados sólo como un genérico de , la civilización humana fue destruida en un evento apocalíptico y que fue una guerra, dado el material bélico que aparece entre los vestigios.


De esta manera, Ward aparece muy relacionado o inspirado por lo que plantea Stephen King en sus novelas de la Torre Oscura y en un ciclo completo de sus obras que desembocan directamente en aquella genial saga: coloca una historia de fantasía no en un ambiente medieval, sino en un futuro distante y post-apocalíptico. En ese ambiente, coloca a sus personajes: Finn, el protagonista, es el último humano que es reconocido como tal, siendo su origen y la posible existencia de más humanos uno de los misterios centrales de la historia, pues todos los demás seres no son hombres; al parecer, la guerra nuclear y la posterior contaminación propiciaron por un lado, mutaciones y evoluciones de seres vivientes, e incluso de humanos en otras especies y la aparición de lo que se tendría por magia, o bien, que ante la extinción de la civilización humana se abrió la puerta tanto a que los seres sobrenaturales: demonios, espíritus, yetis, vampiros, duendes, etc. abiertamente se extendieran sobre la Tierra o incluso, la colonización por seres de otros planetas.

Ahí es donde entra la influencia de Lovecraft, algunos de los seres imaginarios de Ward, como los caramelos  vivientes del Dulce Reino son de evidente inspiración surrealista e infantil como los de "Alicia en el País de las Maravillas", pero al igual que en esta obra de Lewis Carroll, dista de ser una inocentada, toda la serie está llena de símbolos y parece ser una especie de acertijo para que el espectador trate de descifrarlo a fin de dar con la verdadera esencia de la trama.

En dicha trama aparece además la inspiración Lovecraftiana con personajes como los Grumosos, seres semejantes a nubes o Hunson Abadeer, padre de uno de los fundamentales de la serie, la vampiresa Marceline de la que hablaré poco más adelante, y que es el "Señor de la Nocheosfera", una especie de dimensión paralela y que es un ente típicamente de la mitología del escritor oriundo de la Nueva Inglaterra.

En la serie, además, destacan dos personajes misteriosos, enigmáticos y cuya importancia para la historia Ward nos la ha ido revelando poco a poco, aparte de que han gozado de gran alcance entre los fans, me refiero a Marceline la vampiresa y al Rey Helado. Ambos personajes están conectados entre sí por los hechos de la Guerra de los Hongos, y ambos, además, se originaron en la Tierra anterior a ese conflicto, y así, el Rey Helado era un arqueólogo o anticuario ruso llamado Simón Petrikov, que pocos años antes del estallido de la Guerra encuentra en Escandinavia una corona real de oro y joyas que compra al trabajador de un puerto, bromeando con su prometida, se la pone en la cabeza y sufre de una especie de trance en el que no sabe lo que ocurrió, lo único que pasa es que su novia, a la que llamaba "princesa" huye de él y jamás la vuelve a ver, la corona le poseyó y le convirtió en un ser inmortal y con poderes para traer consigo el invierno, el hielo y la nieve, lo que le permitiría sobrevivir al invierno nuclear, mas le trastorna para siempre la mente; tras siglos, el Rey Helado, como ahora se hace llamar, gobierna en las tierras del ártico enmedio de su demencia, sus súbditos son pingüinos que semejan clones todos ellos de una misma ave, no recuerda su pasado aunque pretende no asomarse al mismo y está obsesionado con las princesas de los reinos vecinos de más al sur de Ooo.

Fue durante los años de la Guerra, o quizá poco después de ella, que conoció a Marceline, quien sí es un enigma completo: hay indicios de que pudo ser humana, o semihumana si es hija biológica de la entidad conocida como Hunson Abadeer, y que sobrevivió a la radiación gracias a ello aunque poco a poco fue mutando hasta convertirse en un ser de apariencia adolescente (de entre 18 y 21 años) con poderes para cambiar de forma, colmillos, levitación y orejas puntiagudas, aunque no sería sino hasta después que se convertiría en vampiro tras ser mordida como lo indican las cicatrices de su cuello, aunque es un vampiro sui géneris, no se alimenta de sangre, sino del color rojo de las cosas, aunque también puede comer alimentos como humano, siendo entre cómico, absurdo y enigmático la pelea con su poderoso padre porque éste se comió unas papas fritas que ella encontró en un restaurante destruido por la guerra ¿siglos? antes.

Marceline y el Rey Helado son personajes trágicos y sumamente tristes, la primera tras la imagen pretendidamente terrorífica que ella quiere dar, o también su faceta como rockera, esconde una enorme sensación de abandono y de frustración por ser inmortal y eternamente joven, así como una desgarradora historia de sobrevivencia entre los escombros y la soledad, mientras que el segundo, tras una locura surrealista y chistosa, esconde la trágica caída de un antiguo científico respetado en los abismos de la demencia más descontrolada y las obsesiones más irracionales, sin más, vean aquí el probablemente, más triste de los episodios de esta serie, en que Marceline y el otrora Petrikov tienen un reencuentro en el que la vampiresa sufre al ver el estado en que se encuentra su antaño protector y amigo en los años de la guerra:



Por todo ello, creo que bien vale la pena sumergirse en el misterio, el rompecabezas que nos ofrece temporada tras temporada este genial creativo estadounidense e ir descubriendo las piezas sueltas en cada episodio, series como ésta se agradecen porque estimulan tanto la imaginación de los pequeños como la intriga y la inteligencia en los más adultos que la vemos, no cabe duda, Hora de Aventura está llamada a dejar huella en la historia de la animación y la TV.

4 comentarios:

carlosmxax dijo...

si he visto varios episodios en youtube, se ve muy buena, me recordo a veces a una serie animada francesa llamada ESPARTACO, EL SOL BAJO EL MAR, o algo asi...

saludos!

YORCH dijo...

Carlos:

De hecho tiene similitudes con algunos otros trabajos de animación; en cuanto a argumento, es similar un tanto a una serie de los años 80: "Thundar el Bárbaro", ambientada en un futuro postapocalíptico, en el que los humanos sobrevivientes empiezan poco a poco a reconstruir sociedades, pero se ven amenazados por hechiceros que combinan magia con tecnología y ciencia.

En cuanto a estilo minimalista de dibujo, esto es ya algo extendido en la actualidad, un ejemplo de ello es la película laureada de 2009 en diversos festivales "El Secreto de Kells" una coproducción francesa e irlandesa del 2009.

Sugiero busques en Youtube vídeos de ambas producciones.

Anónimo dijo...

Es muy inteligente como hablas de hora de aventura por fin alguien que entiende la historia y trama de esta gran serie creo que mucha gente etiquetan la serie como infantil y tonta y no le dan la oportunidad si supieran de lo que se pierden gracias ;)

Isabelana Noguez dijo...

Hola Yorch.
Hago un análisis de este producto comunicativo y te cito en mi texto, me preguntaba si podrías darme tu nombre para poder citarte bien.
Conoces otras fuentes que hagan un análisis de hora de aventura?? has averiguado algo más acerca de este producto comunicativo.
Gracias