Buscar este blog

22 de octubre de 2012

EN RECUERDO A UN MAESTRO:DON EFRAIN (1929-2012)


El día de hoy, por la madrugada, ha muerto Don Efraín González Morfín, quien fuese líder nacional del Partido Acción Nacional, ex-candidato a la Presidencia de la República por ese mismo partido en 1970 contendiendo contra Don Luis Echeverría Alvarez del PRI y sobre todo, y ante todo, Maestro de varias generaciones de abogados tanto en el ITESO (Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Occidente, universidad vinculada a la Compañía de Jesús aquí en Guadalajara) y en la Universidad Panamericana (del Opus Dei), casa de estudios donde tuve el honor de haber sido su alumno tanto en el curso propedéutico de nuevo ingreso a la universidad en 1994, como en la asignatura de Filosofía del Derecho. Igualmente, en la Ciudad de México fue maestro y directivo de la Universidad Iberoamericana, además que desempeñó cargos públicos, como diputado federal en 1967 y Secretario de Educación Pública del Gobierno del Estado de Jalisco en 1995.

Don Efraín fue hijo de Don Efraín González Luna, co-fundador del PAN, partido todavía en el poder; recuerdo muy bien que los directivos de la Universidad, en un intento muy burdo de lambisconería que no tenía sentido, empezaron a apellidarle "González-Luna y Morfín" tras el triunfo electoral que llevó al partido alibiazul al poder en el estado en 1995, cuando a esas fechas mi maestro ya estaba alejado del partido, y más que alejado, desencantado y un tanto triste ante la clara deriva que él ya veía en el instituto político fundado por su padre, convertido en nido de ambiciosos, incongruentes y convenencieros, y él siempre siguió firmando sin ínfulas aristocráticas, como "González Morfín" y conduciendo un pequeño Volkswagen Sedán o "Vocho" ("escarabajo" para los lectores extranjeros) hasta que el Gobierno del Estado le impuso chófer y camioneta oficiales, lo cual no duró mucho, Don Efraín, alguien para quien la Educación había sido una de sus grandes pasiones junto a la Política, renunció a la secretaría en el ramo, al darse cuenta que la llegada al Gobierno estatal de los otrora discípulos de su padre y Gómez Morín estaban lejos de aplicar una verdadera revolución educativa y los cambios necesarios para que las cosas funcionases, por el contrario, empezaba a tejerse en ese entonces la alianza PAN-Sindicato de Maestros (Elba Esther Gordillo) en el llamado "Grupo San Angel" que sería vital para el asalto al poder presidencial en el 2000, y los Panistas estaban más interesados en concederle al magisterio todo lo que pidiese, y sobre todo, hacerse con la vista gorda de sus corruptelas e ineficencias, con tal de tener su vital ayuda; Don Efraín no se prestaba a esas cosas y renunció y volvió a su "vocho" sin haber perdido nunca la sencillez ni la congruencia.

Y es que él fue de los últimos políticos movidos por ideas y convicciones, además de que nunca necesitó de los apellidos completos de su padre, uno de los últimos representantes del pensamiento católico-conservador genuino, racional e ilustrado en México, para sobresalir, Don Efraín fue él en sí mismo un hombre de ideas y además, de acción, dotado de un pensamiento firme y valores como bases y no el simple cálculo para la obtención del poder como fin en sí mismo se sustentó en la Doctrina Social Cristiana, pretendiendo que el PAN fuera un genuino vehículo para el cambio en México hacia un modelo económico más justo, el goce de la genuina libertad en la sociedad y democrático (en un buen sentido) dentro de lo político; nada lo decepcionó más que comprobar que su partido y la sociedad mexicana en general iba por el camino contrario: México sigue siendo uno de los países con más desigualdad, con una economía controlada por monopolios y muy escasamente generadora de innovaciones, dotada además de una sociedad estamental; la libertad, de la mano del ala Liberal de su partido y de la Izquierda mexicana, ha sido entendida como Libertinaje y sobre todo, creo que le decepcionó ver que los jóvenes en los que pretendió sembrar un espíritu crítico y a la vez abierto a la verdad, contrario al relativismo pero también opuesto a un puritanismo dogmático e irracional, mismo que muchas veces deriva en falta de caridad e hipocresía,  han tomado en buena parte ese camino, debido a la omnipresencia de tan equivocado mensaje en los medios y el rechazo a la genuina cultura que existe en el ambiente, mientras que en cuanto a la política nos hemos degenerado en una partidocracia sustentada en la demagogia y las mentiras.

Como Jurista, Don Efraín fue un insigne defensor del Iusnaturalismo y un gran catedrático, comprendió que el aspecto ético no puede estar alejado de la práctica profesional y que el Derecho y la Moral son hermanos  casi siameses, impulsó siempre que el Derecho responda a la realidad del ser humano en cuanto a su naturaleza y no a pretender, como quisieran los "Progresistas", un instrumento para el cambio social ni, como pretenden los "Positivistas", una expresión del poder del Estado omnipotente ante el cual los individuos solo debemos agachar la cabeza y obedecer sin rechistar. El Derecho debe estar al servicio del hombre, como instrumento para la realización de la Justicia en la sociedad, entendiendo por Justicia aquello que provenía de los clásicos, y del Derecho Romano: "dar a cada quien lo que le corresponde", el "justo objetivo" del que hablaban tanto el emperador Justiniano como el gran jurista Ulpiano.

Don Efraín ante todo, fue un gran educador, y su vida entera fue su clase, en la que nos dejó como lección, más que el contenido de sus asignaturas, sus actitudes, su ejemplo: congruencia, sencillez, valentía, caridad y respeto por los demás, un gran amor por su familia y sobre todo, un gran amor por la Verdad.

Hoy, ya se encuentra gozando en el Cielo, de la Verdad misma.

DESCANSE EN PAZ.

1 comentario:

Diputeibol dijo...

Solo una corrección, al menos en los ultimos años si habia una persona que lo asistia, lo llevaba a su oficina y manejaba el vocho por el.