Buscar este blog

14 de enero de 2011

DISNEYVISA


Una de las señales más claras del proceso de "tercermundización" de EUA, además de la espiral descendente de su clase política y del discurso de sus partidos dominantes la tenemos en su farándula y en las principales empresas que durante años fueron abanderadas del "Poder Blando" norteamericano, esto es, productoras de ciertos bienes culturales que permiten influir, mediante la aculturación, sobre otras áreas del planeta: cine, música, deportes, etc. y así mostrar a otros países y otros pueblos lo que es el modo de vida estadounidense y sus ventajas o atractivos y que hacen que aquellos deseen adoptar ese modo de vida y los valores culturales, como una forma de asimilación de otros pueblos a la cultura de la potencia dominante, en un caso extremo histórico, está la tradicional distinción entre la "Conquista Militar" y la "Conquista Espiritual" que hizo España sobre los indígenas americanos; la primera, fue una exhibición del "Poder Duro" ibérico, su despliegue  tecnológico y el uso de la fuerza, la segunda, mediante la adopción por parte de los indígenas de patrones ideológicos traídos por los europeos y que no siempre fue una imposición; para muchos de los indígenas resultó una gran ventaja y un alivio la adopción de una religión que no les exigía sus corazones sangrantes y palpitantes ni predicaba una forma de vida basada en el terror puro y duro; ya hé hablado del caso de Fernando de Tapia Conín, fundador de Querétaro como el caso más claro de asimilación cultural por la aceptación o fascinación ante el "Poder Blando" ibérico.

Disney, la casa productora de entretenimiento fundada por Walter "Walt" Disney (cuya madre, por cierto, era española, mientras su padre, anglosajón de prosapia descendía de aristócratas británicos venidos a menos)  ha sido en mucho para EUA lo que los misioneros (salvando las distancias y los fines, por supuesto) fueron para España, un difusor extraordinario del llamado "American Way of Life" que en cierta forma ha moldeado la forma de vida que tenemos todos, por lo menos en Occidente, y ha intentado ser imitado por otros, como los Japoneses y ahora los Chinos, por lo menos desde después de la Segunda Guerra Mundial, dada su promesa de confort, bienestar material e ideal de libertad individual, lo que sin duda le da un gran atractivo y más en su presentación a través del cine y de la TV.

Sin embargo, y a pesar de que los últimos años Disney ha tenido un éxito enorme, también es evidente el agotamiento creativo y la verdadera basura que está produciendo, si bien es cierto que todavía hace algunas genialidades como la saga de "Piratas del Caribe" o las películas de animación hechas en asociación con Pixar, particularmente la trilogía de "Toy Story" o "Up", el resto es un conglomerado de materia que recuerda mucho más a lo hecho por Televisa desde los años sesenta aquí en México que a lo que anteriormente hacía la "casa de Mickey Mouse".

Así, desde la década de los noventa, Disney se ha embarcado en la "fabricación de estrellas", además que, sin duda debido a los cambios en la dinámica demográfica estadounidense, ha dejado de concentrarse en el público netamente infantil para dirigir ahora sus baterías hacia el mercado adolescente, enfocándose al sector de entre 12 y 18 años de edad; sin embargo, creo que antes, cuando hacía dibujos animados dirigidos más hacia los niños o hacía filmes para TV con actores realizaba productos que resultaban más atractivos para todas las edades, y es que al menos tenían algo de lo que ahora, creo yo, carecen: Inteligencia.

Veamos el terreno de los dibujos animados, mismo que fue el origen del gigante mediático: los personajes emblemáticos de Disney, como Mickey Mouse, el Pato Donald, Goofy y demás se hayan prácticamente muertos desde hace unos 10 o 12 años, si mucho, aparecen en los souveniers y en el canal para preescolares, y Mickey está siendo protagonista de un lujoso videojuego para Nintendo Wii: ("Epic Mickey"), por lo demás, están en el retiro y no se han hecho nuevas producciones con el ratón o la familia de patos como protagonistas, ni siquiera se ha vuelto a explotar a Goofy en parodias o cómicas críticas al American Way of Life como sucedió en los años 50 a 70. En cuanto a Donald y a todo su clan, las "Patoaventuras" que ya comenté alguna vez, resultaban bastante divertidas y hasta con cierto grado de emoción al parodiar temas de películas como Indiana Jones o James Bond, dejaron de producirse desde mediados de los 90, lo mismo que su spin-off "el Pato Darkwing" claro que también produjeron churros como "Aventureros del Aire" que de haberlo visto Rudyard Kipling le hubiera provocado un infarto al ver a Baloo, Bagheera y demás personajes de su obra "El Libro de la Selva" convertidos en aviadores o algo así, y es que Disney sí ha pecado mucho de considerar que EUA es la medida de todas las cosas y no duda en poner a los griegos y a los incas antiguos viviendo como gringos modernos o alterando obras literarias para hacerlas digeribles a la cultura "pop" gringa y ahí tenemos a "La Sirenita" que tiene un final trágico en el cuento original de Hans Christian Andersen y en la película un final de caramelo. No en balde, Tolkien en testamento prohibió a sus herederos vendieran los derechos de su obra al gigante mediático norteamericano y la Real Academia de la Lengua ha protegido al Quijote de Disney (para que los propios españoles lo destruyeran con una porquería monumental como es "Donkey-Jote").

Pero hoy en día, series animadas como Phineas y Ferb, o Kid Vs. Kat o peor aún, la nueva Pecezuelos han erdido el toque Disney y son personajes e historias olvidables, repetitivas y carentes del humor ácido de los personajes clásicos y de la maestría en el dibujo de los artistas anteriores de la casa del ratón.

Lo peor sin embargo, no son las obras de animación que pasan por TV, en cine sin embargo, todo lo que hace Disney en asociación con otras productoras, como Pixar o con Jerry Bruckenheimer es bueno, lo que hace solo es malo (compárese "Enredados", la versión de Rapunzel que desde hace unos 15 años se decía que iba a salir y ya que salió es un churro, mostrando la decadencia de la animación tradicional en Disney y su carencia de imaginación y nuevamente la salvajada hacia la obra literaria, en este caso, de los Hermanos Grimm, con las películas hechas por Pixar, o simplemente Chicken Little, con animación en computadora es de una calidad bajísima a comparación) y lo peor de todo es su labor como fabricante de estrellas juveniles y sus series con actores.

En estas series, Disney juega con lo mismo: el éxito está en alcanzar la fama, y para ejemplo nos muestra a sus estrellas juveniles: los Jonas Brothers, Miley Cyrus, Demi Lobato, Selena Gomez, Zack Efron, Corbin Blue o Vanessa Hudges, y el tema de sus series y películas de TV son eso: el adolescente ordinario, rechazado por los demás que tiene un talento oculto para el canto o la actuación y eso lo convierte en famoso y le hace vencer a los bullies de la escuela.La educación en la escuela por su parte, es mostrada como aburrida y sin sentido, cuando el camino correcto está en la música y el espectáculo... lástima que no muestran el otro lado de la moneda y lo que le ha estado pasando a sus estrellitas:

Padres explotadores combinados con agentes avariciosos y la propia empresa que privan a estos chavos de una infancia y una adolescencia normal y feliz (ah, pero vean en Hanna Montana: la protagonista se diseñó una identidad secreta para cumplir sus sueños de ser estrella y seguir yendo a la escuela y teniendo sus amigos y familia como si nada... ¿y cuando sale de tour? ¿y las filmaciones? ¡por favor, un poco más de lógica!) que redunda en problemas graves: Britney Spears ha reconocido públicamente sus problemas psicológicos y fue de las primeras estrellitas de Disney, Christina Aguilera, otra hija de Disney está en proceso de divorcio dado su escandaloso comportamiento sexual, Lindsey Lohan, otra de los primeros experimentos en la prefabricación de estrellas es el vivo ejemplo de una persona destrozada, Demi Lobato, una de las estrellitas más recientes, está internada por sus problemas con las drogas, en especial los antidepresivos, Miley Cyrus ha sido sorprendida fumando mariguana y se dice que tiene también relaciones lésbicas, mientras sus padres se divorcian y subastan a precio de oro la casa donde ella pasó su infancia, pues parece que a Billy Ray Cyrus no le bastó la fortuna hecha como compositor y cantante country, sino decidió exprimir a su hija hasta el límite, Vanessa Hudges es una exhibicionista por Internet, y no sabemos la historia detrás de los Jonas, sobreexplotados y sobrecomercializados, poseedores de un talento falso pero que se han convertido en un producto muy rentable para Disney.

Disneylandia será la tierra de la fantasía, pero la realidad es que parece una fantasía de pesadilla para quienes están dentro de ella, pero lo más lamentable es el mensaje de estas series y películas; antes Disney tenía muchas películas sobre temas como la superación, el valor, el heroísmo: recuerdo haber visto "Palabras de Libertad" sobre cómo una niña refugiada vietnamita llega a ser campeona de un concurso sobre el manejo del idioma inglés y a integrarse totalmente a la sociedad, recuerdo películas sobre proyectos científicos o sobre héroes populares como Daniel Boone o David Crocket, hoy se presenta como modelo el ser cantante o actor de fama y es por eso que Disney se ha convertido en Disneyvisa y es muestra del tercermundismo que poco a poco se está apoderando de la potencia mundial en declive, si no hay más aspiraciones para los adolescentes gringos, y aún muchos en el mundo que ser como los Jonas Brothers, o tener el talento oculto para hacerse famoso y dejar en ridículo a los fresas del colegio, quiere decir que ya no hay nada más elevado, no hay ideales ni cosas más importantes, o que se ha agotado la fuente que antes daba muchas oportunidades para un porvenir brillante, como en México, donde también, los chavillos aspiran o a ser "artista" a ser futbolista o, todavía peor, a ser sicario o narcotraficante dadas las escasas perspectivas de desarrollo.

Es un tema a reflexionar.
-------------------------------------------------------------------------------------------------------------
Hacer leña de la congresista caída:

Como parte de ese tercermundismo, y continuando con lo dicho en la entrada anterior, Obama, como político mexicano aprovechó el atentado contra la diputada Giffords y apunta a su regreso con su retórica maestra y oratoria envidiable, mientras el aparato de propaganda se dirige contra los Republicanos, y en especial con Sarah Palin, quien aparecía amenazadora como rival para la reelección del afroamericano (y que tiene todo para ser peor que él al frente del enferno EUA, no dudo que sea una dmirable madre de un niño down y posea firmes convicciones morales y religiosas, pero eso no le quita lo torpe, lo inepta y lo ignorante, si llegara a la presidencia, sería el suicidio definitivo del coloso del norte que necesita de dirigentes astutos, capaces y valientes, aunque desgraciadamente no se ve a nadie en el horizonte con ese perfil, dada la difícil situación en la que se encuentran ese país y todo Occidente) el Tea Party por su parte paga el haberse vendido al partido del elefante y haberse convertido en el aportador de acarreados en sus campañas.

¿Podrá la labia de Obama compensar su ineptitud? ¿Podrá el aparato propagandístico lograr su reelección? tal y como funcionan las Democracias, me atreverìa a decir que sí. Mientras tanto, las posturas se radicalizan, la sociedad se divide y el ambiente político se vuelve extrañamente familiar para nosotros los Latinoamericanos.
-------------------------------------------------------------------------------------------------------------
Assange:

Julian Assange parece haber quedado en un segundo plano tras su liberación en Inglaterra, pero teme por su extradición a EUA y que se le recluya en Guantánamo, donde hasta dice, podría ser ejecutado, yo creo más bien que le podría pasar un accidente, lo dicho: tras el Juicio y el escándalo, Assange y Wikileaks empiezan a volverse menos relevantes, y creo que Assange no debería temer tanto a los gringos, quienes no serían tan tontos (aunque con Obama, quién sabe, ocupados más en sus broncas partidistas) como para convertirlo en mártir, sino debería temer a quienes le han apoyado, ya está dejando de ser útil. Veremos cómo acaba todo esto.
-------------------------------------------------------------------------------------------------------------
Acabo de terminar mi Maestría en Ciencias de la Educación; ayer entregué la última tesina que me faltaba, tras estos 4 años, creo que lo que aprendí es que los peores enemigos de la Educación son los propios Educadores y Pedagogos, que han creado multitud de teorías y modelos diseñados, perdón por la repetición, para que la Educación deje de educar: John Dewey, Jean Piaget, A.S. Neil, Vigotsky y los Constructivistas, Freire, Pierre Bordieau, María Montessori, me parece que todos ellos fueron gente traumada en la infancia que soñaron con una escuela en que no hubiera orden, disciplina ni estudio, puro relaaax, puro desmadre y pura flojera, como resultado, tenemos cada vez más gente con menos moralidad o ética, más ignorante y más perezosa: el modelo tradicional, surgido desde con los Jesuitas e impulsado por los Educadores Católicos como La Salle, San Juan Bosco o Marcelino Champagnat, o Laicos como Gabriela Mistral, sigue siendo hasta ahora, el más exitoso con su estímulo a la competencia y al mérito personal, al empleo del método científico para conocer la realidad, su sustento literario y humanista y es dentro del cual se han formado los grandes genios en los últimos 500 años, los nuevos modelos no son más que pura charlatanería de inadaptados, en el futuro pagaremos el haberles hecho caso.



No hay comentarios: