Buscar este blog

3 de enero de 2011

AÑO PANAMERICANO

Comienza el año 2011, año que para nuestra ciudad de Guadalajara, Jalisco, México, será el año de los Juegos Panamericanos, a celebrarse del día 14 al 30 de octubre próximos. Sin duda, debería ser un evento que impulse a los Tapatíos a mostrar la mejor cara de la ciudad e incluso del estado, toda vez que las ciudades de Puerto Vallarta, Tapalpa y Lagos de Moreno serán subsedes para algunos eventos; para los panistas jaliscienses ha sido algo así como su santo grial, desde que hace casi 16 años Alberto Cárdenas tomara posesión del gobierno del estado, fue prioritario alcanzar la sede y organizar los juegos ya fuera para el año 2006 o el 2011.

Se pensaría entonces, que con tantos años de preparación, nuestra ciudad luciría una infraestructura deportiva impresionante, contaría también con obras destinadas a mejorar la vialidad y la comunicación, con una población emocionada ante la celebración de las competencias y la llegada de estrellas como Michael Phelps o Usain Bolt y en pocas palabras, se tendría todo listo para un evento de talla internacional como son estos juegos, la verdad es que esto no ha sido así:

  • Los juegos, lejos de ser un objetivo común a lograr, se convirtieron en la manzana de la discordia para nuestros políticos: propuestas y bloqueos, conciencias ecológicas súbita y artificialmente surgidas, gran parte en el atraso en la construcción de la infraestructura, principiando por la famosa Villa Panamericana, se ha debido al eterno conflicto entre los partidos políticos, además de la ambición del grupo de Raul Padilla de quedarse con las instalaciones a ser construidas para los juegos como parte de la UDG.
  • La corrupción y los negocios privados hechos al amparo de los preparativos de los juegos, que han resultado en quejas respecto a la calidad de algunas de las obras realizadas (velódromo y centro de tenis), por no decir de us poca ambición y mediocridad arquitectónica, que llevará a que la inauguración se realice en el Estadio Omnilife.
  • Una vialidad a punto del colapso y sin ningún plan de movilidad efectivo y que esté funcionando, otra manzana de la discordia que ha provocado conflictos interminables. El transporte público continúa siendo una vergüenza, copado por mafias de políticos metidos a permisionarios, aparte que estos no tienen una mentalidad de empresa que los lleve a mejorar el servicio, sino una mentalidad de negocio y centavera.
  • Obras viales insuficientes, relumbrones efímeros de las administraciones panistas que no han brindado soluciones reales a los problemas de la ciudad; para colmo, los pavimentos de casi toda la zona metropolitana están dañados.
  • La mayoría de las aceras o banquetas de todas las calles, y en especial, de las principales avenidas lucen un estado similar de deterioro a los pavimentos, quizá podrían servir para una carrera a campo traviesa, dada la cantidad de obstáculos, raíces de árboles y hasta maleza que muchas presentan. En particular las obras de remozamiento de Avenida Vallarta, inconclusas desde hace 2 años, resultan todo un espectáculo.
  • El declive económico de la ciudad, patente sobre todo al observar la cantidad de casas y edificios abandonados en el centro, a lo largo de la avenida López  Mateos y otras partes. Además de que no hay ninguna renovación del paisaje urbano, salvo por el Hotel Riu y el puente atirantado, construidos uno al lado del otro, no hay la edificación de ningún monumento importante o edificio que signifique un aporte al acervo arquitectónico de la ciudad (los Arcos del Milenio de Sebastián siguen inconclusos, la Torrena, que iba a ser el edificio más alto de la ciudad, más que el hotel mencionado, jamás se construyó, pero persisten el problema vial ocasionado por el cierre de un carril de la avenida Mariano Otero y el enorme agujero para su cimentación junto a Plaza del Sol).
  • El aspecto mismo de la ciudad plagada de graffitti, de supuesto "arte incidental urbano" (léase pintura con aerosol con esténciles o plantillas o el pegar calcomanías) y basura acumulada por todas partes, lo que demuestra el nulo avance en 16 años en conseguir mayor conciencia cívica de la población.
  • La indiferencia y el desinterés de la población ante los juegos, debido quizá a la percepción de que los mismos solamente han provocado problemas y la falta de difusión de los beneficios que los mismos pueden traer a nuestra ciudad.
  • El clima de inseguridad y de violencia que asola al país, pese a que quizá Jalisco ha sido de los estados que mejor la han librado, sin duda será un factor que desalentará la visita de aficionados y turistas a Guadalajara al momento de celebrarse la competencia.
Así, tenemos 10 meses para la realización del evento, ¿serán suficientes para que se de, al menos, una maquillada ligera a la zona urbana y no se vea el desastre en que se ha convertida la otrora "ciudad amable"? ¿Se podrán poner de acuerdo nuestros políticos para celebrar si no unos juegos espectaculares, al menos dignos? ¿Estaremos a la altura los tapatíos para la organización de eventos de esta naturaleza? Esperemos que así sea, por nuestro propio bien.
-------------------------------------------------------------------------------------------------------------
Persecución:



El año 2010 concluyó con el surgimiento de una verdadera oleada de ataques, dentro de países musulmanes como Irak, Pakistán, Afganistán y Egipto en contra de las comunidades cristianas que habitan en ellos, ante el silencio verdaderamente criminal de medios y gobiernos occidentales y de los organismos internacionales. Dichas comunidades, que resultan ser las más antiguas en la Historia del Cristianismo, han vivido cerca de 1,500 años en el estatus de "dihmmi" o sometidos, debiendo de pagar impuestos especiales y ser considerados sus miembros como ciudadanos de segunda dentro de sus propias naciones desde los tiempos de los califatos árabes y hasta la actualidad. Los grupos radicales islámicos, que cuentan en algunos casos al parecer, con la complacencia de los gobiernos de dichos países para esta tarea, se han lanzado a una verdadera limpieza étnica para acabar, de una vez por todas, con los Cristianos que viven en Medio Oriente, saben que con el Laicismo extendido por Occidente, ningún gobierno europeo ni americano intervendrá a favor de las comunidades católicas, ortodoxas o protestantes residentes en esos países con tal de no aparecer como favorables o inclinadas hacia una religión determinada; igualmente, saben que no romperán con la política de apaciguamiento y de apertura hacia las comunidades musulmanas de inmigrantes.

Ni siquiera por cuestión cultural habrá ese apoyo y piénsese en la diferencia entre los Cristianos de Medio Oriente y los Musulmanes europeos: los segundos son inmigrantes, mientras que los primeros han estado ahí desde antes de la aparición del Islam y son los restos de los grupos que se mantuvieron firmes a sus convicciones y no se convirtieron a la doctrina de Mahoma al darse la expansión de ésta: los Coptos egipcios mantienen el uso de la lengua faraónica en su Liturgia y algunas costumbres de aquella época, la Iglesia Católica Asirio-Caldea se compone por los sobrevivientes de aquella poderosa y conquistadora tribu mesopotámica, los Asirios, que no se islamizaron y mantienen también la lengua de los tiempos bíblicos, mientras que el resto de sus compatriotas adoptaron, junto al Islam la lengua y la identidad árabes, claro, con muchas particularidades.

Entre tanto, el silencio y la pasividad occidentales están dejando morir a esos pueblos, que son percibidos por los musulmanes como "quintas columnas" de Occidente en sus países, cosa totalmente falsa, pero que quizá procede de la equivocada alianza que durante mucho tiempo tuvieron los Cristianos Libaneses y los Judíos en contra de los grupos palestinos que operan en el país de los cedros. Entre tanto, si algo quedó claro durante el 2010 es que en Occidente mismo existe una persecución, todavía incruenta, pero a través de los medios y de las políticas, contra el Cristianismo en todas sus denominaciones y modalidades, pero principalmente, contra el Catolicismo.

Pero nada de esto importa a los líderes occidentales, muchos de ellos de Izquierda y "Progresistas" que ven en ell Islam una fuerza para la transformación de sus sociedades y el logro de la Utopía al desmantelar el cristianismo, pero son unos ilusos, no saben a qué fuerza están alimentando y que en dado caso, los devorará a ellos cuando las comunidades islámicas europeas (fundamentalistas y reácias a la integración, por lo general) sean lo suficientemente numerosas y fuertes económica y políticamente para imponerse.

Es incorrecto demonizar al Islam, pero también lo es el pensar que se trata de una simple víctima de Occidente, pasiva y frágil: Occidente lo ha venido provocando, desde el desmantelamiento del Imperio Otomano al terminar la Primera Guerra Mundial y después la fundación del Estado de Israel, el Islam se ha venido fortaleciendo y ha vuelto a tomar conciencia de la unidad: de la Ummah o hermandad de los creyentes y por tanto, de Imperio, cuando todos estos "progresistas" se den cuenta de lo que se está desencadenando, será demasiado tarde.

No hay comentarios: