Buscar este blog

23 de marzo de 2010

HAY DE FARANDULAS A FARANDULAS...







Antier fui a que me cortaran el pelo, como la peluquera tenía mucha gente, empecé a aburrirme, no llevé conmigo el tomo V de "La Torre Oscura" (Lobos del Calla) de Stephen King, libro que actualmente estoy leyendo, y agotadas las pocas páginas del periódico que estaban ahí, me ví obligado a leer las revistas de espectáculos que, en una abundante colección, se encontraban sobre una mesa esquinera.

Al leer tales publicaciones "TV-Notas" y "TVyNovelas" uno no puede más que sentir náuseas: se trata de verdaderos compendios de vicios, degeneraciones, supercherias y vulgaridades de las que se hace apología y que resultan ser de lo más leído por una población cada vez más inculta y analfabeta funcional... razón tenía el Secretario de Hacienda bajo la Presidencia de Fox, el Sr. Francisco Gil Díaz que ante la propuesta de gravar con impuestos a los libros y demás publicaciones impresas y las reclamaciones del privilegiado gremio de intelectuales en México por ello, señaló que casi no iba a tener impacto en las ventas de sus libros, después de todo, la mayor parte de los mexicanos sólo leían pornografía... nada más cierto que esa apreciación.

La verdad, también creo que se ha abusado de la palabra "artista", difícilmente creo que pueda calificarse como tal a Niurka o a cualquier actorsete de Televisa o a los ex-integrantes de RBD. Un artista se define como un creador en el ámbito de las artes o actividades que generan un goce estético y no un mero entretenimiento, no es lo mismo un Verdi, un Bach o un Mozart a un Ricardo Arjona, ni es lo mismo un Caruso a un David Bisbal, ni un dramaturgo como Sakespeare o Tirso de Molina a uno de los guionistas de "2012", por eso, yo prefiero denominarlos como "faranduleros" aunque en el ámbito de la música popular o de la actuación en cine o TV puede surgir un artista verdadero: un "Dark Side of the Moon" de Pink Floyd es una obra de arte comparable a una ópera o cantata clásica, las coreaografías de Michael Jackson son tan creativas, innovadoras y respetables como las del "Lago de los Cisnes" y el talento interpretativo de un Gregory Peck o Jack Nicholson es realmente artístico.

Desde el concierto de Coldplay me he preguntado qué es lo que pasa con el medio del espectáculo y en particular de la música popular en español, que salvo la notable excepción de Argentina, muestra un panorama en general mediocre, (con honrosas excepciones, por supuesto) dominado por figurines de escaso talento y prefabricados por los medios... o también por el mal gusto, la vulgaridad y la llamada "cultura del narco" que se aprecia en la proliferación, desde los años 90, de bandas que han corrompido a la música tradicional de Sinaloa y otras partes del norte del país y la han convertido en un bodrio comercial que se vende barato y con mensajes que enaltecen el machismo, el vicio y la violencia, en pocas palabras, el modo de vida de los delincuentes.

Entre tanto, y en una reflexión surgida de lo visto en los conciertos a los que he asistido últimamente, resulta claro que el Reino Unido ha venido deslizándose, desde terminada la Segunda Guerra Mundial, en un tobogán cuesta abajo en materia económica y política, hoy en día y a raíz de la crisis mundial, Inglaterra se encuentra en una situación bastante delicada, y ha perdido su papel de potencia industrial y financiera, ya que muchas de sus grandes empresas hoy son propiedad de rusos, norteamericanos y musulmanes.

Sin embargo, y aunque Inglaterra cada vez tiene una menor influencia geopolítica y económica, mantiene su liderazgo en el panorama de la música popular y en especial el Rock, género surgido en EUA, pero que encontró en los británicos a sus verdaderos impulsores y que le asumieron como música seria, y hasta el día de hoy, han sido las oleadas británicas las que han definido las tendencias que en su momento ha seguido esta corriente musical desde los años 60. Por otro lado, desde fines de los noventa se ha producido un verdadero "boom" en cuanto al rock en los países escandinavos, con bandas como Apocalyptica, The Rasmus, Nightwish, Hammerfall, Stratovarius, HIM, Sonata Arctica, etc. etc. ¿cuáles han sido las claves para que tanto Gran Bretaña mantenga su liderazgo en el aspecto musical y para que los países escandinavos estén teniendo un gran desarrollo en ello? Tras investigar un poco, he encontrado lo siguiente:

1.- Una educación musical formal: Cada vez son menos los autodidactas o los músicos líricos, eso aplicaba en los sesenta con un John Lennon o un Paul McCartney que de adolescentes agarraron una guitarra y empezaron a rascarle, hoy en día, la mayor parte de los integrantes de las bandas de Brit-Pop y otros géneros más exitosas del momento han estudiado música desde niños, no en el Conservatorio, sino en academias especiales o en talleres de música dentro de los colegios y universidades enfocados no en la música clásica, ni en rellenar espacios en el horario de clases con un simple hobbie, sino en formar compositores e intérpretes de música popular de alta calidad como una profesión a seguir en la que entra también la gestión de la carrera y la formación en materia de negocios. Después de todo, se trata de una industria , como en el caso británico, de gran importancia para el país por la cantidad de dinero que mueve y la relevancia que puede tener a nivel internacional en el mundo globalizado, (no en balde, la Reina Isabel II a cada rato condecora o nombra caballeros a muchas personalidades de este ámbito) En México, no pasamos de la monjita o de la señora que da clases de piano o del chavo que compra revistas de "guitarra fácil".
En otros países europeos, como precisamente los escandinavos, Alemania o Italia, se ha seguido este mismo esquema y los Conservatorios clásicos han entrado también en la formación de músicos en otros géneros más comerciales, y los resultados están a la vista.

Esta educación formal implica también que recientemente la extracción social de las estrellas musicales británicas y europeas sea diferente a como era en décadas pasadas: ya no surgen de barrios obreros y familias violentas, como solía ser la tónica, sino que últimamente, se trata de gente venida de clase alta. Los Coldplay, por ejemplo, si uno revisa la biografía de sus integrantes, todos ellos provienen de familias adineradas, son hijos de científicos o catedráticos de universidades prestigiosas, de ingenieros laureados constructores del Eurotúnel, etc. Esto redunda en un comportamiento diferente al que pueden tener por ejemplo Lucero y su familia, es de recordarse el reciente escándalo del bailecito de la mamá captado en vídeo, que vienen de un nivel social muy bajo y al venir el éxito, llegan la extravagancia y el mal gusto.

2.- El nivel cultural de la población: El aspecto cultural también es importante para presentar diferencias entre los tipos de farándulas que apreciamos entre nuestros países hispanos y en especial México y lo que aparece en el ámbito británico y europeo, un nivel educativo más alto implica una formación de la apreciación artística también más elevada y con ello, una exigencia, de parte del público, por una mayor calidad de la música. En el ámbito anglosajón esto también se nota, y la gente con menor educación en entornos urbanos se decanta por el rap y el hip-hop, géneros que no son precisamente muy musicales (me vale una soberana M si me tildan de intolerante o lo que sea, pero el hablar con un fondo rítmico no es para nada artístico) y en los entornos rurales por la música Country, una música folklórica corrompida y comercializada, donde lo único digno de respeto son Johnny Cash y Willie Nelson , si a eso le añadimos que el referente de éxito social es en México, para mucha gente, el narcotraficante, se explicará el éxito de los grupos musicales que manejan una imagen similar o un mensaje en sus canciones acorde con estos gángsteres surgidos en las zonas rurales del norte del país. (Es una lástima que nuestros mafiosos no tengan la elegancia y la clase de los gángsteres del Chicago de los años veintes y treintas, jajaja, es de recordar que Al Capone era un autodidacta que se superó hasta ser sumamente culto y un apasionado de la ópera).

3.- La Competencia: En México la farándula ha estado ya mucho tiempo sometida al monopolio ejercido en los medios de entretenimiento por Televisa y más recientemente, por TV Azteca que ha compartido ese dominio, lo que además, sucede también en otras partes de Latinoamérica. Cuando en los años treinta a sesenta, surgieron grandes figuras como Jorge Negrete o Pedro Infante, Javier Solís, Lucha Villa, María Victoria, Marco Antonio Muñiz y José José, Los Panchos y muchos más, los músicos, cantantes y actores tenían muchos espacios dónde darse a conocer y actuar: cine, con varias compañías productoras, teatro, estaciones de radio, disqueras, hasta ferias de pueblo y carpas, es decir, había muchos canales para estimular el surgimiento de nuevos talentos y para la proyección de los consagrados, sin embargo, con la llegada de la televisión y el surgimiento de Telesistema Mexicano--Televisa y su monopolio, todas esas ventanas se redujeron a sólo una: la pantalla chica controlada por la mega compañía de los Azcárraga; la crisis económica, además causó la desaparición de las grandes productoras de cine mexicanas y la TV se adueñó de todo, para colmo, Televisa se convirtió en el dictaminador de quién tenía éxito y quién era olvidado y determinaba los gustos del público: el papel desempeñado por un ser tan maquiavélico como fue Raul Velasco fue fundamental y evitó la evolución espontánea de la música en México, sujeta a los intereses de la televisora más grande de Latinoamérica.

Un ejemplo: desde finales de los cincuenta, y todos los sesenta empezaron a surgir grupos de rock en español en México y figuras del género: los Rocking Devils, los Monkis, los Rebeldes del Ritmo, Manolo Muñoz, los Hermanos Carrión, Alberto Vázquez, Johnny Laboriel, César Costa o Enrique Guzmán... y ¿qué pasó? Televisa los domesticó a todos y los convirtió en baladistas eliminándoles los ímpetus rockeros y rebeldes que por ejemplo, exhiben varios de ellos en una polémica película de inicios de los 60: "La Edad de la Violencia"... el rock en español tendría que esperar a surgir en forma tras una difícil y penosa lucha hasta bien entrada la década de los 80 en México, cuando surgen grupos como Sombrero Verde/Maná, Caifanes/Jaguares o Rostros Ocultos, Fobia, Botellita de Jerez, Luzbel, La Cruz, Khafra, y se reconoce a la larga resistencia del Tri de Alex Lora, etc.cuando al fin logran que Raul Velasco sea benevolente y voltee a ver la existencia de un movimiento que había permanecido "underground" bajo el océano de baladistas, folklóricos, cumbieros y gruperos impulsados por el presentador televisivo y que estancaron nuestro panorama musical... fíjense, se dice que tanto el famoso grupero Marco Antonio Soliz "el Buki" como los "Temeduermes", jajaja perdón "Temerarios" hoy ídolos de albañiles y chóferes de transporte público cuando empezaron estaban decididos a incursionar en el rock, pero la falta de apoyo y de un público dispuesto a recibir la propuesta los hizo decantarse por el extraño, populachero e incatalogable género conocido como "grupero" (jajaja, hay solistas gruperos incluso, traten de desentrañar esa ironía).

En Inglaterra, si bien la BBC es un gigante, existen otras muchas cadenas televisivas y radiofónicas, disqueras al por mayor y multitud de lugares donde los nuevos talentos pueden darse a conocer y crecer conquistando públicos por su calidad.

Hoy que gracias al TV por cable, la globalización, el Internet y la desaparición de la nefasta dictadura de Velasco sobre la música en televisión el monopolio se ha aflojado un poco, han surgido bandas que surgen sin apoyos comprados y tras picar piedra y obteniendo calidad: Moenia, Zoe, Belanova, Telefunka, Lebarón, IMS, etc.

4.- Un nacionalismo folklorista: El tradicional patrioterismo del mexicano tan inculcado por la Historia Oficial en las escuelas ha sido otro escollo: el miedo al extranjero con el que se ha doctrinado a los mexicanos desde pequeños hace desconfiar de los nuevos géneros  e influencias procedentes de fuera como cosas extrañas a nuestra cultura, lo cual resulta en aberraciones: se condena al rock en español mexicano, pero no se dice nada sobre que una banda se vista como indígenas norteamericanos o "pieles rojas" o el uso de guitarras eléctricas Gibson o Les Paul para interpretar música norteña o se critica la forma de vestir de metaleros o el maquillaje de los Kiss pero no los trajes inspirados en la vestimenta tradicional norteña pero repujados en lentejuela y brillos metálicos hasta el ridículo.

La música del rock y pop mexicanos no se ha salvado de los intentos por sacar a relucir el folklore, y acá dizque para darle un "sabor latino" sale el trompetazo o la percusión nada latina: afroantillana. Los anglosajones, por su parte, no han querido hacer nada folklórico, han tratado de hacer una música neutra y global que sea fácil de asimilar para hispanos, anglosajones, eslavos o musulmanes por igual.
Con esto no quiero decir que las figuras de la farándula anglosajona sean santas y las mexicanas una bola de pervertidos únicamente, allá también tienen sus escándalos, pero fíjense, estos se dan más en el ámbito del Pop y no en el Rock... ¿porqué? Pues porque los rockeros hoy en día se han convertido en profesionales que viven de hacer música real, mientras que los poperos son figurines prefabricados o sostenidos en la mercadotecnia y nada mejor para ello que un buen escándalo, ¿quién podría creer que Gene Simmons, el "Vampiro", bajista de KISS tenga una vida familiar que podría calificarse como casi normal, según puede verse en su reality "Family Jewels" y sea el cerebro financiero y detrás del merchandising de la legendaria banda de Detroit? Ha dejado lejos los excesos de su juventud para convertirse en un ejecutivo del espectáculo sin perder su imagen ni personalidad rockanrollera, mientras, Britney Spears que primero se vendía como la "niña buena" bien podria darle clases hasta de doctorado en perversiones, drogas y degenere a cualquier metalero, siendo sus escándalos la mejor forma de publicitarse porque su música vale cero.

En cuanto a las estrellas de cine, también sus chismes aparecen en los tabloides, pero son menos o más discretos que las "estrellas" telenoveleras mexicanas, que viven del escándalo ante la falta de talento.

También los faranduleros y artistas anglosajones y europeos pecan de ser bocazas e izquierdosos como los de habla hispana, o lucen su ignorancia sobre temas como la ciencia, la moral, la filosofía, la religión, la política o la economía, pero al menos manejan una mejor imagen: Un consejo a Padilla, si quiere salvar su negocio del Festival Internacional de Cine, este año totalmente desastroso, que vea Cannes o la entrega del Oscar, ahí también se llena de Izquierdosos, pero van de etiqueta, y no como aquí, que van vestidos como si fueran a lavar el carro o al quehacer de su casa.O cuando Televisa entrega los "premios TvyNovelas" que son algo así como el reconocimiento al "empleado del mes" que van enseñando sus físicos de quirófano (compárese el elegante vestido de Cameron Díaz y el vulgar conjunto de Niurka que abren esta entrada).

En definitiva, nos merecemos una farándula mejor, y no un conjunto de júniors o barbajanes sin talento para hacernos cada vez más analfabetos... nada me daría más gusto que ver que un grupo mexicano llene el Wembley... pero creo que falta mucho para eso.
-------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Todo es chafa, hasta los intelectuales:

El otro día ví "Temporada de Zopilotes" en el History Channel, documental basado en el libro homónimo del historiador y escritor Paco Ignacio Taibo II, excelente investigación sobre el triste episodio de la "Decena Trágica" sobre el que en algún momento hablaré en este año del bicentenario, no cabe duda que este señor es una pluma privilegiada, sin embargo, lo lamentable es la pose de hippie o niño rebeldito que tiene y el lenguaje que adopta para explicar las cosas como conductor del propio programa... hay que compararlo con el historiador británico Kenneth Clark y el documental "Civilización" basado en su libro homónimo que yo ví de niño en los ochenta o Carl Sagan en "Cosmos", si se pone a explicar las cosas a mentadas de madre y demás majaderías a lo mejor la gente le entenderá mejor, pero, dos cosas: 1.- No contribuye en nada a que la gente mejore en su forma de hablar y de expresarse, diciendo palabras que denotan agresividad, vulgaridad y falta de respeto a la audiencia, no nomás a Victoriano Huerta y adláteres, respecto a quienes, estamos de acuerdo, merecen ese tipo de calificativos, se puede ser ameno y claro sin necesidad de recordar el 10 de mayo a cada rato, y 2.- ¿Es eso un intelectual? ¿Es eso ser culto? No se ve la diferencia entre un Taibo, escritor e historiador de éxito y cualquier cargador del mercado de La Merced allá en el DF.

Un consejo: Déjese de poses dizque populares y de izquierda y compórtese como lo que es, demuestre su cultura y porqué ha ganado premios literarios.

No hay comentarios: