Buscar este blog

8 de marzo de 2010

EL ENIGMA MAXIMILIANO, PARTE II Y OTRAS COSAS...

Previo a continuar con el tema de Maximiliano de Habsburgo, ha habido algunas cuestiones que me han movido a hacer algunas reflexiones que ahora comparto con ustedes:

1.- ¿Contracultura o Cultura dominante?

Una reflexión, aparecida en contrapeso.info me ha movido a pensar acerca del poder cada vez mayor que los faranduleros ejercen sobre la sociedad, e incluso, sobre la política; no cabe duda que la extensión de los medios masivos de comunicación ha ido a la par del incremento de influencia de los "artistas" sobre las masas e incluso sobre los gobernantes; lo interesante es que lo hacen enarbolando banderas "contraculturales": defensores de la juventud perpetua, del progresismo y rompimiento con las tradiciones, antirreligiosos y ecologistas, indigenistas y  favorables a los regímenes que se etiquetan como socialistas y defensoras del Tercer Mundo, de los pobres y contrarios al Capitalismo y la Globalización, cuando a decir verdad, disfrutan de las mieles del éxito y de la riqueza gracias a ese sistema económico y son populares a nivel mundial, y sus opiniones y declaraciones son escuchadas en todos lados gracias a la mundialización.

Y así, los tenemos, como en el caso del artículo al que lleva la liga, opinando que los terremotos se evitan apagando las luces, no sea que estemos atrayendo la venganza de la "Madre Tierra", sin bases científicas ni racionales proclaman esto, y es que en ellos se manifiesta como real la frase de Chesterton: al dejar de creer en Dios se puede creer cualquier cosa y cantantes y músicos aparecen como profetas del neopaganismo sustentado en la irracionalidad, la superstición, el sentimentalismo y los simples deseos de notoriedad. 

La gente además, cree que ese mensaje de rebelión es auténtico y lo acepta y hace suyo, cuando no es más que tomar una actitud de borrego y suscribirse a un mdo de vida desastroso y decadente que siempre ha sido propio del medio del espectáculo desde la época de Shakespeare o de Lope de Vega, ha sido una verdadera  maldición para los actores y músicos populares no gozar de vidas estables y habría que hacer interesantes estudios sociológicos y psicológicos que expliquen las causas de ese modo de vida y cómo siempre va aparejado al mundo de la farándula. Actualmente, eso ya no es rebelión, es el pensamiento dominante.

Algo similar se me viene a la cabeza con Spencer Tunick, las multitudes van y se encueran para salir en sus fotos masivas de desnudos porque creen que es algo subversivo contra la moral cristiana o lo que les enseñaron sus papás y así se sienten liberados, pero, la verdad, no se han dado cuenta de cuál es la intención de Tunick:

Yo creía que se trataba de un voyeurista y ya, pero no, este fotógrafo lo que en realidad tiene es locura por el poder, le hace feliz saber que puede manejar a un gigantesco rebaño de 2,000, 5,000 o más personas y hacer que se quiten la ropa y vayan a un lugar X donde les toma una foto. La foto no es una obra de arte; es un trofeo que le demuestra a sí mismo su capacidad para manejar a una masa de borregos que creen que se les convoca a un acto de liberación y en realidad, van a un acto de sumisión a la voluntad de un maniaco que les humilla y somete a su voluntad y luego, supongo, se carcajea de todos ellos en privado mientras contempla la foto, lo que además, le ha brindado fama y fortuna. Finalmente, todo es cosa de manipular a las masas, como lo hacía el Dr. Goebbels en la Alemania Nazi y hacer creer a los individuos que las componen que son libres.

Resulta curioso, pero entre más nos alejamos en Occidente de la religión no nos hacemos más racionalistas y objetivos, ni la ciencia se extiende, como Richard Dawkins o Philip Pullman o Saramago pretenden, sino que la superstición, el sentimentalismo y la irracionalidad cada vez más imperan.

Reflexionen, y se darán cuenta que el discursete de todos estos "artistas" tiene muy poco de liberador y sí mucho de esclavizante.
-------------------------------------------------------------------------------------------------------------
2.- Cuba, hay dictadura para rato:
La muerte del disidente cubano Orlando Zapata resulta trágica, más que por su muerte, por la indiferencia y hasta la justificación hacia su abandono y muerte en huelga de hambre, dentro de una cárcel-campo de concentración cubana, que hace la comunidad internacional. Esto demuestra dos cosas:
1.- Cuba, en realidad, no le importa a nadie, sus magros recursos naturales no resultan atractivos para las grandes potencias y por ello nadie apuesta por un cambio de régimen en la isla, ni en apoyar un movimiento de trancisión fuera de la dictadura; para los norteamericanos, la presencia de los Castro al frente del Gobierno de la Habana les asegura que habrá estabilidad en un punto cercano a sus fronteras, el día que Cuba se liberalice por completo, habrá una migración como núnca antes y eso, EUA no lo puede permitir, ya con las oleadas de balseros actuales es suficiente. Lo único es que Cuba puede servir nuevamente a los rusos para intervenir en América, pero como el gigante eslavo apenas inicia su recuperación no es sentido como un peligro serio, todavía para los americanos, que no creen que Putin y Medvedev repitan el error de Kruschev de instalar misiles nucleares en la gran antilla, yo también lo creo: nadie se arriesgaría hoy a volver a calentar las cosas a ese grado.
En pocas palabras: resulta más barato y estable al mundo que los cubanos se sigan jodiendo bajo el feroz régimen de la familia Castro.
2.- El miedo pavoroso que siente el presidente Calderón a que los partidarios del "Socialismo del Siglo XXI", en particular Chávez intervenga en México en favor de los movimientos de Izquierda radical, como es el caso de López Obrador o los grupos de miniguerrilla que existen por ahí, o algo peor: la violencia del crimen organizado que el propio presidente desató. aprovechando el creciente descontento; en esto, el panista se equivoca en la misma forma estúpida e ingenua que Zapatero, que creen que apaciguando al Teniente Coronel venezolano conseguirán obtener de él su benevolencia y amistad, basta ver con lo que está saliendo a la luz del refugio seguro que brinda ahora la nación sudamericana a la ETA para comprobar que ni las sonrisas de Zapatero y las bromas del Rey han servido de nada, lo curioso es que los gobernantes españoles, haciendo honor a lo que se cuenta de ellos en los chistes siguen, imbécilmente empeñados en aplaudirle y festejarle sus ocurrencias a Chávez y en justificar a los Castro y su represión, la ideología los ciega y no les importa llevarse entre las patas a su país.
En el caso de Calderón, el miedo le lleva a suscribir acuerdos con el diablo pensando que así lo dejará tranquilo... ¡pobre ingenuo! aparte, el proyecto de una nueva organización internacional ajena a la OEA, que excluye a una Honduras donde la gente votó legal y debidamente por Porfirio Lobo muestra su escaso o nulo compromiso con la "Democracia", no es más que pura retórica mientras se apoya a los protodictadores sudamericanos y se atrae el fantasma de lo mismo a México, además, el proyecto adolece de racismo, pues la verdad, se excluye a Canadá y a EUA no por otra cosa más que por ser anglosajones... ¿de dónde sacan que los amables y amistosos, cerriles, rancheros y retraídos canadienses son imperialistas? ya están como en Marvel Comics, no sé si porque se bronquearon muy fuerte con el dibujante Todd McFarlane, que es canadiense, pero en todos los títulos de los Hombres X, Canadá aparece como un régimen fascista y brutal con los mutantes; quizá Chávez se quedó con esa idea, antes de que prohibiera las editoriales americanas de cómics en su país.
De veras que cada día que pasa, Calderón me decepciona más...
Y que los cubanos mejor se resignen, cumplieron 50 años de dictadura en el 2009, para el 2059 cumplirán los 100!!
-------------------------------------------------------------------------------------------------------------
3.- EL ENIGMA MAXIMILIANO, PARTE II:



Volviendo al tema de Maximiliano de Habsburgo, sigamos haciendo un repaso de lo que, tras tantas manipulaciones y ocultamientos de información se han venido a convertir en misterios e intrigas sobre su persona y el periodo histórico de México que le tocó:

3.- ¿Fue Masón Maximiliano?

Esta tesis tiene que ver con la presunta sobrevivencia de Max a su fusilamiento en el Cerro de las Campanas a las afueras de Querétaro en 1867, de lo que hablaremos más adelante, y se alega que se prueba con las malas relaciones existentes entre él y la Iglesia porque resultó que confirmó en parte las Leyes de Reforma dictadas por Juárez y esoprovocó que perdiera el apoyo de los Conservadores y del Papa Pío IX.

Sin embargo, no hay pruebas de que fuese realmente Masón, es más, tal y como "Catón" lo refiere en "la Roca y el Ensueño" (este tema no lo aborda Del Paso) hay pruebas de que Max hablaba despectivamente de los albañiles cósmicos, además de que siempre dió muestras de una profunda religiosidad católica, que no se habría dado en el caso de ser miembro del culto gnóstico.

En cuanto a su alegado liberalismo, hay que tomar en cuenta que los Habsburgo, al mismo tiempo que eran considerados defensores del catolicismo, llevaron siempre tensas relaciones con la Iglesia, y en específico, con el Papado, basta ver que Carlos V incluso saqueó Roma y secuestró al Papa, y Felipe II llegó a librar guerras en los que el Papa se coaligaba con Francia en contra de España; en la misma Austria, y como lo menciona Juárez dentro de "Noticias del Imperio", José II, el "emperador musical" había hecho también una desamortización de los bienes de las órdenes religiosas, y llevó control de las propiedades parroquiales y episcopales y se inició un proceso de secularización mediante el cual, poco a poco aquellas zonas que eran administradas por autoridades eclesiásticas, como Salzburgo con su príncipe-arzobispo pasaron a ser provincias administradas por autoridades civiles, ante el ascenso del constitucionalismo, aparte de que el Imperio Austriaco era un cúmulo de etnias y religiones, habiendo católicos, protestantes, judíos, ortodoxos y musulmanes dentro de sus provincias; por ello, no es de extrañarse que Maximiliano aplicase en México medidas similares tendientes a secularizar el Estado y establecer la tolerancia religiosa.

Por otro lado, Max no pensaba eliminar el carácter católico de México y contó con el apoyo de los Conservadores que no eran tan monolíticos y reacios a la separación de la Iglesia y el Estado como se piensa, tan es así que el líder de los Conservadores: Miramón, murió al lado suyo, y apoyó esas medidas, los que se opusieron fueron fundamentalmente algunos clérigos, que estaban muy agusto como funcionarios públicos y pensaban más en la cuestión temporal que en la espiritual, y probablemente, como tanto Max como Carlota lo señalan en su correspondencia, habían mal informado al Papa Pío IX.

Pío IX es otro estigmatizado, y cómo no lo va a ser, si advirtió que la supuesta "Democracia liberal" no era más que un embuste para que los demagogos llegasen al poder y tomaran un poder absoluto, desprovistos de ética y conciencia y dirigidos a la corrupción... por ello, deben canonizarlo, es claro que poseyó el don de la profecía. Con Maximiliano tuvo una relación difícil sustentada en malos entendidos entre el emperador y el nuncio: Monseñor Meglia y la división del clero mexicano. Por otro lado, la idea de que el Papa hubiese podido interceder para ayudar a Maximiliano a sostenerse en el trono era ilusoria, dado que se daba el cambio del Papa de soberano temporal a autoridad meramente religiosa en el proceso de unificación italiana y la secularización europea.

4.- ¿Tuvo un hijo Carlota?


Este es otra teoría que el ADN podría resolver. La relación entre Carlota y Maximiliano no estaba exenta de cariño, sin embargo, era un tanto fría o distante desde que Max, en su viaje alrededor del mundo, presuntamente contrajera una enfermedad venérea que le dejó estéril e hizo que ambos esposos durmieran en cuartos separados, algo que, por otro lado, no era raro entre los monarcas europeos. La esterilidad de Max llevaría a que la pareja pretendiera adoptar a alguno de los nietos de Iturbide, con lo que la dinastía del insurgente se consolidaría.

Sin embargo, es de recordar que Maximiliano antes de conocer a Carlota estuvo enamorado y comprometido para casarse con una princesa portuguesa, que murió antes de que la relación se formalizara, y siempre tuvo presente a aquella mujer, que sin duda, fue el amor de su vida. De igual manera, siempre se ha planteado que en los Jardines Borda, que Max visitaba cada rato libre que tenía en Cuernavaca, sostuvo un romance con la hija del jardinero que daba mantenimiento a aquella quinta.

De esta forma, se habla de que Carlota sostuvo a su vez un romance con el comandante de la Legión Belga, conformada por mercenarios paisanos de la emperatriz, el joven Teniente Coronel Van der Smissen. Así, se cree que cuando ella se dió cuenta de su embarazo, sin llevar vida marital con Max, fue que apresuró su salida a Europa, en busca de ayuda, en 1866, y que su situación, misma que podía ocultarse bajo crinolinas, chales y mantillas usadas en la moda femenina de aquella época, fue lo que desató su locura; según esta tesis, el hijo de Carlota sería abandonado en un orfanato camino a Gante, en Bélgica, y con el tiempo, ingresaría en el ejército francés y se convertiría en héroe de la primera guerra mundial y discreto opositor a la colaboración del régimen de Vichy con Hitler en la II: el Mariscal de Francia Maxime Weygand (camino a Gante). La teoría se sostiene por el parecido existente entre los militares belga y francés:

Aquí vemos a Weygand:


Y aquí a Van der Smissen:


También se habla de que en realidad fue hijo del coronel belga con una dama de compañía de Carlota de origen austriaca e hija de Metternich... el ADN mitocondrial resolvería todo, pero los Sajonia-Coburgo no lo han permitido hasta ahora...

5.- ¿Murió Maximiliano en Querétaro o en... San Salvador?


Los salvadoreños conocen bien la historia de Justo Armas:


Un hombre que llegó a vivir a San Salvador allá por 1870, de origen austriaco, según afirmaba y siempre impecablemente vestido... aunque descalzo, según decía, por una promesa hecha a la Virgen María por haberlo salvado de un peligro mortal, fue recibido por el entonces Vicepresidente Arvizu y su familia y puso un negocio de "catering" u organización de banquetes y eventos, así como una escuela de personalidad y etiqueta frecuentada por las jovenes de la alta sociedad del país centroamericano.

Desde entonces, las interrogantes se han acumulado en torno a su verdadera identidad, sin que haya habido una investigación oficial sobre ello, sino que los estudios que han sido llevado a cabo han sido patrocinados por particulares y estudiosos aficionados, como es el caso del arquitecto salvadoreño Ernesto Deneke, hasta ahora, los análisis antropométricos efectuados tanto a las cabezas de Max como de Don Justo basados en las fotografías de ambos revelan una gran similitud, mientras que análisis de ADN efectuados a los restos del salvadoreño indican, aunque no de forma concluyente, que estaba emparentado con los Habsburgo. El análisis definitivo, que demostrara la realidad, sería uno conducido por instancias oficiales, pensemos, por ejemplo, en el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) de México o algún órgano forense, pero evidentemente, no se ve que esto se vaya a hacer pronto; de hecho, ante el anuncio de las investigaciones de Deneke, muchos historiadores mexicanos (defensores de la Historia Oficial, y sobre todo, de la "inmaculada" memoria de Juárez) se apresuraron a declarar que era pura invención, e implicaría exhumar los restos de Maximiliano o quien sea el que se encuentra enterrado en la cripta imperial de los Capuchinos, en Viena, cosa que los Habsburgo tampoco parecen estar dispuestos a autorizar.

Hay muchos indicios intrigantes sobre Don Justo, como es el que poseía diversos objetos que habían pertenecido al emperador de México, y testimonios respecto a haber recibido a una delegación austriaca que le propuso el regreso a su país ante la enfermedad terminal de Francisco José.

Pero entonces, ¿Qué pasó en el Cerro de las Campanas? La ejecución se suponía debía ser pública, pero el temor a un motín popular que liberara a los prisioneros: Max, Miramón y Tomás Mejía, hizo que hubiera toque de queda en Querétaro y una fuerte presencia militar desde el Convento de las Capuchinas, lugar donde estaban resguardados hasta el lugar del fusilamiento, sin que haya testimonio fotográfico del hecho, más que de la presunta camisa de Max con cuatro agujeros de bala y sangre y el cadáver de Mejía sentado. Todo son relaciones orales de testigos: militares mexicanos o sirvientes de Maximiliano a los que se les permitió llegar al lugar de la ejecución, pero que bien pudieron haber sido influenciados o amenazados. Por otro lado, resulta curiosa la proclama de Juárez donde anuncia al pueblo el fusilamiento del príncipe austriaco:

"El Archiduque Fernando Maximiliano de Habsburgo ha sido hecho justo por las armas"... Parece una clave, y de donde sale el nombre adoptado posteriormente por el personaje salvadoreño, pues no dice con claridad: "ha sido justamente pasado por las armas" como habría sido la redacción correcta para informar de un fusilamiento.

El cadaver de Maximiliano llegado a Austria, presentaba los cabellos ennegrecidos y la piel cetrina, así como ojos negros, según esto, por el embalsamamiento mal practicado en Querétaro que llevó a nuevamente hacerlo en la Ciudad de México previo a su entrega a las autoridades austriacas, y los ojos negros, supuestamente tomados de una imagen de Santa Ursula al no haber ojos de vidrio azules para embalsamar al monarca muerto y sacarle los propios.

¿Porqué Juárez salvaría a Max? Deneke es de la opinión de que Maximiliano era masón y que por tanto, Juárez no podía matarlo sin violar las normas de la secta , sin embargo, ya en la historia nacional masones habían fusilado a masones sin problema alguno, y además, la pertenencia a Max a la masonería es dudosa, como lo hemos dicho, aparte de que, de haber sido, es poco probable que hubiese sido de la misma secta: Yorkina, que Juárez, al ser de Europa Continental (habría sido más bien Escocés, rival odiado de la logia de York) y más de Austria, donde ya habían surgido sectas masónicas de corte nacionalista y pangermanista como la Sociedad Thule o la Sociedad Vril, futuras inspiradoras del Nazismo, por lo que ningún lazo de lealtad los hubieran unido.

¿Entonces? Probablemente fue un acuerdo lo que, de ser cierta esta hipótesis, salvó al Archiduque, Max se exiliaba, alejado del trono austriaco por la firma del pacto que al respecto le impuso Francisco José, y alejado de la Francia de Napoleón III que se acercaba a su debacle ante Prusia. Max conservaba su vida, Francisco José no se manchaba las manos con la sangre de su hermano, Napoleón III quedaba en ridículo, EUA obtenía el alejamiento de Europa respecto a México para intervenir a su antojo con el Virreinato liberal y Juárez obtenía un golpe propagandístico total que le colocaba como amo completo del país, claro, bajo la vigilante mirada y "amistad" del gobierno de Washington.

¿Qué pasaría si se demostrara que Max fue perdonado por Juárez? Bueno, se derrumbaría el mito del Benemérito y con él todo el mito de la Reforma e Intervención sobre el que se ha fundado el Estado Mexicano actual, en Austria y Francia, quedarían exhibidas la corrupción y los intereses colonialistas de las potencias euroopeas decimonónicas y el pulso con un EUA en ascenso también con intereses sobre México y Maximiliano quedaría como una víctima de todos esos intereses, luchas e intrigas... quizá esto sea suficiente para que ninguno de los países implicados (México, EUA, Austria, Francia y El Salvador) haya patrocinado o llevado a cabo una investigación seria y a fondo sobre el tema.

6.- ¿Cayó Querétaro por la traición de Miguel López?
Este es uno de los temas más debatidos, todo indica que la ciudad de Querétaro cayó gracias a la traición del Coronel imperial Miguel López, militar mexicano de pésima reputación, pues en la Guerra contra Estados Unidos peleó del lado de los gringos junto a un grupo de bandoleros a la que comandaba como mercenario y que había cambiado sus filiaciones de liberal a conservador una y otra vez.

A pesar de ello, Max, que siempre veía lo bueno de las personas se había hecho íntimo amigo de él y hasta le había apadrinado un hijo... como años después se demostraría durante la revolución, no hay nada más peligroso en México que tener un compadre, y resulta que durante el sitio y tras la sorprendente vicotria de Miramón en el Cerro del Cimatario, que le permitió obtener a las fuerzas de Max provisiones, cañones y parque tomado a los juaristas con los que alargar más el sitio de la ciudad, lo que obligaría al oaxaqueño a buscar una negociación, López se presentó ante el general Escobedo, jefe de las fuerzas sitiadoras, y le dijo que tenía instrucciones de Max de negociar la rendición y entrega de la plaza y la persona misma del monarca, esto contrasta con la intentona de huida de Max y su Estado Mayor, al momento de ser ocupado el Convento de la Cruz, sin ningún tiro, por las fuerzas de Escobedo, quien según se dice, en realidad pagó $30,000 pesos a López para que relajara la guardia del convento y dejara pasar a las tropas juaristas, y por lo que toda su vida arrastraría el señalamiento de traidor apestado hasta por su esposa e hijos, yéndose a vivir a Nueva York, donde moriría a resultas de la rabia contagiada por la mordida de un perro unos 20 años después.

Si esto fuera cierto, la historia oficial de que el arrojo y pericia militar de Escobedo, Corona y otros jefes del ejército liberal lograron derrotar a Max y a Miramón (el mejor militar de la Historia de México, según se dice) caería, poniendo que en realidad Juárez y los suyos pagaron a traidores y sentaron precedentes de la todopoderosa mordida en México.

Conclusión:

Todos estos enigmas hacen de Maximiliano el personaje más misterioso de nuestra Historia (junto con otro rubio: Quetzalcóatl, otro buen tema para el blog) y muestra cómo la manipulación, las maquilladas, la ideología y los intereses pueden sepultar los acontecimientos bajo marañas y marañas de libros y documentos que en vez de aclarar y estudiar con objetividad los hechos los han presentado como hechos inconsistentes, con grandes lagunas y preguntas por responder, y que sería fácil hacerlo, pero la política, siempre enemiga de la verdad, lo impide.

Por eso Cristo dijo: "La verdad los hará libres..." falta que queramos saber la verdad y ser libres. 

6 comentarios:

Anónimo dijo...

Muy buen articulo

Dhyana Angélica dijo...

Muy bueno!!
Yo también leí a Fernando del Paso y a Catón, más como no son historiadores me entró la duda y busqué en fuentes directas del siglo XIX. La sorpresa, mucho de lo que dicen está bien documentado y fundamentado.
Creo que Maximiliano no es el villano villanesco que nos han hecho creer. En cuanto a Juárez, claro que tiene su mérito, más no se trata de uno bueno y uno malo, como dijo un periodista de ellos: ambos eran personajazos!!

Anónimo dijo...

estube buscando informacion de maximiliano, por que al igual que ati me gusta la historia de mexico lo unico que no comparto es lo que pienzas en cuanto a nuestro señor presidente felipe calderon. el no es ningun miedoso al contrario a sido el unico en enfrentar de cara y sin rodeos a los narcotraficantes, esos traidores ala patria sin oficio ni veneficio, y digo esto por que los conosco mas que bien,tu no tienes ni idea de lo que estas personas hacen por dinero ni de la cantidad de brutalidades que mas que siencia ficcion, parecen una de esas peliculas de terror orrendas que uno no quiere volver a ver, por favor asi como analisas la historia tambien como tu lo ases date un tiempo para ver en realidad que es lo que esta haciendo este presidente en nuestro mexico.

azayas48 dijo...

Muy interesante artículo. Llegué hasta él tratando mediante Google de averiguar la relación de Maximiliano con Napoleón, del cual estoy leyendo en estos momentos en mi Kindle, una biografía escrita por Juan Granados. No soy ningún experto pero me gusta leer y la Historia es uno de mis temas preferidos. Ya había trabado conocimiento con el tema de si era o no nieto del corso en un libro de Francisco Martín Moreno, Arrebatos Carnales I, en donde lo da como un hecho. Además, dice que Maximiliano era gay, y que en el viaje de bodas a Madeira, además de Carlota, lleva a su querido. Y que Max en plena luna de miel deja a Carlota sola y se va con su novio a Brasil. Por supuesto -dice FMM- que de allí en adelante la relación con Carlota fue superficial, para guardar las apariencias. Después menciona lo del niño con la hija del jardinero de la hacienda de Cuernavaca, de lo cual se deduce que no era gay, sino bisexual. Dice que el hijo murió fusilado por espía en la 1ra Guerra Mundial. También menciona lo del hijo de Carlota con su guardaespaldas y que el niño llegó a ser ocupar puestos de importancia en el gobierno francés. Yo ya me di cuenta de que la Historia es muy elástica y depende de quien la escriba, pero quisiera preguntarte tu opinión sobre estos temas. Qué hay de verdad en lo que dice FMM?

YORCH dijo...

No le creas a Francisco Martín Moreno, es un mentiroso y más que escritor, chismoso cuya obra, lejos de ser una nueva visión de la Historia es una repetición de los mismos mitos, las mismas mentiras y las mismas tácticas difamatorias de la Historia Oficial de Siempre; es el único autor en acusar a Max de homosexual, lo que demuestra que es un mitómano que lo hace con el afán de difamar al emperador, el que sí lo era era su hermano Luis Víctor, pero no Maximiliano que tuvo amoríos con una princesa portuguesa antes de conocer a Carlota y con la famosa jardinera de la quinta Borda en Cuernavaca.

Daniela Guzmán del Gato dijo...

¡Fascinante!
Encontré tu blog al investigar para un proyecto de libro de cuentos sobre los villanos de la historia mexicana. Coincido en que Maximiliano es de los personajes más fascinantes y más incomprendidos de la historia.
Nunca había escuchado esta teoría acerca de Justo Armas. Me llamó muchísimo la atención porque Raúl Bringas Nostti, en su Antihistoria de México, sugiere que hubo un fuerte componete de resentimiento racial en la decisión de Juárez de fusilar a Maximiliano pese a los numerosos ruegos de la comunidad internacional de que no lo hiciera. Catón, en La Roca y el Ensueño, no le da este carácter vil y vengativo a Juárez, pero insiste en que el fusilamiento era necesario para satisfacer las exigencias de EU de administrar un castigo ejemplar para los violadores de la Doctrina Monroe, sin embargo, el mismo Catón refuerza la idea de que Juárez tenía motivaciones raciales al contar esta anécdota rarísima de que Juárez, al ver el cadáver embalsamado de Maximiliano, lo observó durante media hora y luego dijo simplemente: "Qué blanco era".
Entonces, si Juárez le hubiese perdonado la vida, creo más bien que la figura de Juárez se ennoblecería, por lo menos para los que, leyendo un poco más, tenemos más bien la idea de que fue un hombro hosco, vengativo e inflexible.