Buscar este blog

15 de febrero de 2010

LIBROS Y ULTIMOS ACONTECIMIENTOS



1.- Libro Recomendable:

Durante este inicio de año, tuve oportunidad de leer el libro "A Puerta Cerrada" de Lawrence Rees, productor de la BBC de documentales sobre la Segunda Guerra Mundial, una excelente y bien documentada investigación que nos revela que el verdadero vencedor de la gran contienda global fue el señor José Vissarionovich Stalin (Dughazhvilli), no fue ni un país, ni siquiera la Unión Soviética o EUA, ni mucho menos el Reino Unido, el vencedor fue el proyecto imperial personal del dictador de origen georgiano.

Este libro nos muestra que Stalin distaba mucho de ser un fanático comunista, creyente verdadero en las doctrinas de Marx como sí lo fue Lenin; Stalin vio en el Marxismo un instrumento sin igual para justificar y lograr la concentración del poder en sus manos y unificar ideológicamente al antiguo imperio zarista tras el descrédito de la Iglesia Ortodoxa y el fracaso del zarismo en los años de Nicolás II, además de que le permitió ejercer un proselitismo internacional que el cristianismo oriental nunca ha tenido, y así intervenir en los asuntos de los diferentes países donde hubiera partidos o movimientos comunistas a través de órganos como el KOMINTERN, que actuaron como verdaderos instrumentos de espionaje y de influencia política que expandieron al imperialismo ruso.

Resulta también curioso que Stalin, siendo Georgiano, se concibiera a sí mismo como ruso y lo hiciera con toda la Unión Soviética; después de todo, ese nombre fue ideado por Lenin para no herir las susceptibilidades de las muchas etnias integradas bajo el trono de los Romanov, sin embargo, popularmente y tanto fuera como dentro de la URSS, todo mundo se refería a ella como Rusia. En este libro, Reese plantea que Stalin fue ante todo un realista de la política y un pragmático, que se dirigió motivado por dos cosas: el nacionalismo ruso por un lado y su imperialismo, vigente desde Pedro el Grande y nunca dormido, y por otro lado, la consolidación de su poder personal.

En este sentido, José Vissarionovich desplegó una política de alianzas con quien fuera: los nazis primero y traicionado después, con los norteamericanos y británicos, actuando en forma astuta y sumamente inteligente, aparte de que americanos e ingleses, necesitados del apoyo ruso para vencer a Hitler, estuvieron dispuestos a darle al soviético lo que pidiera y a mimarlo y apapacharlo en todo momento, incluso, llegaron al autoengaño y a presentar una imagen bondadosa y noble del "Tío Pepe" (Uncle Joe) como le llamaron y de su régimen, y en mucho tuvo que ver la debilidad, poco conocida por la historia oficial, de Churchill, un político desesperado ante la decadencia británica, indeciso y que cobardemente traicionó y vendió a los polacos a los rusos, a sabiendas de la tragedia de Katyn y de que los moscovitas nunca han sido amistosos con Polonia, y un Roosevelt, acostumbrado a la corrupción y al nepotismo que cayó en el juego de Stalin creyendo que lo manipulaba como lo hacía con los mediocres burócratas de Washington o con los codiciosos y tramposos empresarios neoyorkinos.

Esto no hace menos malo al Comunismo, al contrario, Stalin fue posible gracias a las ideas de Marx, que lejos de lograr la justicia y la igualdad social en realidad sirven para allanar el camino a los dictadores más crueles y feroces, y así ha sido en Rusia, en Cuba, Corea del Norte, China y donde sea, que establecen, tal y como Wittfogel lo planteara en los años 50, un régimen de "Despotismo Asiático" sin embargo, este libro ilustra las causas de la tragedia vivida por los países de Europa Oriental durante 40 años y que mucho se debieron a la cobardía y el interés de las potencias occidentales, lo que también explica, que hasta la fecha la Izquierda haya sobrevivido y haya sido glorificada, cuando debió haber sido condenada igual que el fascismo.

En definitiva, un libro altamente recomendable.

------------------------------------------------------------------------------------------------

Rusia y Cuba, una Historia de Amor

En esta sintonía, este fin de semana, y no nada más celebrando el "Día del Amor y la Amistad", se inauguró la Feria del Libro de La Habana, con Rusia como invitado de honor; el evento, sin embargo, ha trascendido más allá y está sirviendo para la restauración de los antiguos lazos entre la potencia eslava y su satélite caribeño, el canciller del régimen putinista, Serguei Lavrov, ha firmado ya varios compromisos para restablecer la inversión rusa en Cuba y la cooperación tecnológica, comercial y militar, mientras el ballet Bolshoi ha regresado a los escenarios habaneros.

Las siguientes escalas del viaje de Lavrov son Nicaragua, donde igualmente se restablece la alianza entre rusos y sandinistas con envío de cargamentos de granos básicos, como en la época soviética y se firmarán varios acuerdos entre Ortega, decidido a consolidar su dictadura, y el Kremlin, que le apoyará a lograrlo, y México, que aparece también como visita del canciller ex-soviético, algo que aparece como una visita extraña, habida cuenta que las relaciones ruso-mexicanas no han sido más que de cortesía, sin ninguna substancia y que los intereses rusos en el país siempre han sido clandestinos y se dieron sobre todos en los años 60 y 70 apoyando a grupos radicales... en este sentido, habrá que ver si Lavrov no recibe la visita de López Obrador o alguien de su movimeinto en su hotel...

No cabe duda, the 80´s are back!!

------------------------------------------------------------------------------------------------

El Laicismo declarado:

La reforma al artículo 40 de la Constitución Mexicana, a fin de que aparezca una mención expresa al carácter laico del Estado no resultaría peligrosa siempre y cuando se aplique un tipo de laicismo positivo e inteligente: el carácter laico del Estado debe implicar imparcialidad y la no intervención de las autoridades estatales en la vida religiosa, pero a la vez, apertura e inclusión a todas las religiones e instituciones en la materia que existan, e incluso, el reconocimiento de que puede darse una sana cooperación entre el Estado y las Iglesias en algunos casos.

Sin embargo, la tradición masónica mexicana y su jacobinismo (que contrasta con la adoptada en EUA, que de parte del Estado siempre ha sido un laicismo abierto e incluyente a todas las religiones que se practican en el país, sin que se vea mal que el presidente rece o no rece, pese a que socialmente siempre ha habido hostilidad al catolicismo) que estúpidamente considera que ser laico es necesariamente ser antirreligioso, como se ha exhibido por varios políticos y periodistas mexicanos en la discusión sobre el aborto o el matrimonio homosexual, me hacen pronosticar un futuro un tanto oscuro y tendiente más bien a censurar y silenciar las críticas que se hagan desde los templos a nuestra "querida" clase política encarnada en los partidos, por ello es que hasta los Panistas, que tanto presumen de ser católicos votaron a favor de la iniciativa de reforma.

Poco a poco, los partidos nos están cegando los canales de crítica y libre expresión que nos quedan para imponernos solo su voz y sus doctrinas y poder seguir saqueándonos sin que nosotros podamos ni siquiera gritar...

------------------------------------------------------------------------------------------------
Las Olimpiadas de Invierno

La máxima fiesta de los deportes invernales: todos ellos hermosos y de alto riesgo, se ve ensombrecida, por un lado, por la muerte de un atleta georgiano de luge, ante el mal diseño de la pista y por otro por el increible desinterés de los medios de comunicación, incluso, cadenas como ESPN o FOX Sports no transmiten los juegos, más que en el caso de la primera, por el restringido canal de alta definición. Las grandes cadenas de medios le dan cobertura únicamente al fútbol hasta la náusea, pasando en forma ininterrumpida los partidos de las ligas de Italia, Inglaterra, Argentina, México, España, Alemania, Holanda y Brasil; creo que fue suicida, desde 1998 en Lillehammer, que hicieran que los Juegos Olímpicos de Invierno coincidieran no con los Juegos de Verano en el mismo año, sino con el mundial de fútbol, aunque, la verdad, los juegos de invierno lucen cada vez más lejanos del gran público desde las olimpiadas de Calgary en 1988 y han llevado a que no resulten exitosos financieramente desde entonces.

La verdad es que son deportes elitistas, reservadas a personas de cierto ingreso económico o de países con clima frío, pero no por ello deben ser menospreciados ni mucho menos olvidados como es el caso de México, que nuevamente y por última ocasión, será representado por Hubertus Von Hohenlohe, hijo de un aristócrata austriaco pero nacido en México y que ha sido. desde 1988, la voz que grita en el desierto tratando de fomentar la práctica de estos deportes. Hay otros países que tienen climas como el de México, como es el caso de Australia, pero cuyos equipos invernales han obtenido resultados porque han sido apoyados por sus gobiernos y patrocinadores para entrenar en el extranjero, y qué decir de la tenacidad de los jamaiquinos y su equipo de bobsled tan cómicamente retratada en "Jamaica bajo cero".

Hay deportes que se pueden practicar en pistas techadas y con hielo artificial como el patinaje artístico o de velocidad y el hockey, en los que se podría preparar atletas.

Sin embargo, mientras en México la mayor parte de los recursos sea consumida por los políticos y sus partidos y sus conflictos, no avanzaremos y seguiremos siendo mediocres, porque hasta en el fútbol, único deporte realmente fomentado, apoyado y popularizado por los medios, no salimos de ser una papa y con un nivel pateticamente bajo.

Por cierto, el único medio que le da cobertura en México a los Juegos de Invierno es Canal 22, sin embargo, al verlos, uno tiene que aguantar sobredosis de pedantería y pseudointelectualismo de los comentaristas de ese canal "Cultural" con gentes que, no sé si les ponen esos nombres artísticos o los escogen así para dar la imagen de nacionalismo o de posturas culturales izquierdosas, hasta se llaman "Tlatoani" o "Huemanzin" y tienen toda la pinta de haber sido porros de la UNAM... lo que hay que aguantar... ni saben de deportes y se echan su rollo de la belleza y de Leonard Cohen y la inmortalidad del cangrejo recordada por el movimiento del esquiador... francamente ridículo...

No hay comentarios: