Buscar este blog

6 de enero de 2016

¿PORQUÉ TODOS ESTÁN CONTRA IRÁN?


En la imagen tenemos cómo se encuentra rodeado Irán por países hostiles (en color rojo) en los que se encuentra conformado un verdadero "cordón sanitario" en contra de los persas, con bases militares (señaladas con las estrellas en el mapa) lo que muestra cómo la estrategia iniciada en 2011 con las Primaveras Arabes está dirigida a contener a Irán en su camino a resurgir como la potencia clave de la región.

Pero ¿qué ha hecho que Irán, desde el siglo VI a.C. sea un actor clave de la geopolítica? ¿porqué se convirtió en un Imperio con capacidad de renacer, sea bajo los Aqueménidas, con los Partos Arsácidas tras sacudirse el yugo griego de los Seleúcidas, los Sasánidas o aún con los mongoles Ilkhan y después los Safávidas y Qajars o aún ahora con la República Islámica al frente en una potencia temible cuyas acciones y desarrollo ha modificado la Historia Mundial?

Hay varios factores:

1.- La Posición Geográfica:

Si observamos el mapa, nos damos cuenta que Irán constituye una especie de puente entre la India y el Mediterráneo; esto llevó a que, desde los Aqueménidas a partir del siglo VI a.C. y antes, bajo los Medos desde el siglo VII a.C., el país sirviera de paso para las grandes rutas comerciales entre Europa y Asia, lo que sirvió de gran manera para su enriquecimiento, con lo que se pudo financiar la construcción de un Estado centralizado con una potente fuerza militar por los impuestos que se cobraban al comercio. Esta situación fue aprovechada por los distintos gobiernos y dinastías que se sucedieron al frente del país desde entonces; incluso, durante los siglos XVIII y XIX esta situación influyó en los intereses rusos y británicos sobre el país.

De igual forma, Irán se encuentra en forma equidistante del Mediterráneo, de la India y de las estepas del centro de Asia, así como sus costas al Golfo Pérsico y al Océano Indico le dan acceso a la Península Arábiga y a Africa, en cierta forma, al igual que el caso de Alemania hacia el este, o Rusia hacia el oeste, la falta de límites naturales coloca a Irán en un escenario en el que puede expandirse sin freno; esto lo vieron claramente Ciro I el Grande, fundador de la Nación y sus sucesores. Lo único que en cada ocasión lo ha detenido ha sido la presencia de un Imperio o civilización lo suficientemente poderoso como para contenerlo militarmente en el oeste: la Grecia Clásica en los siglos V a IV a.C., el Imperio Romano del siglo II a.C. al VII d.C. y los Califatos Arabes y Otomano del siglo XI al XVIII.

2.- Un Proyecto Nacional contínuo y permanente:

Viendo la vecindad de Irán encontramos grandes diferencias: la India no fue plenamente unificada sino por los Mongoles primero y los Británicos después, tras haber sido la mayor parte de su Historia un mosaico de Estados rivales; Afganistán es un cúmulo de tribus nómadas, algunas ciertamente, de origen iránio, mientras que Pakistán es un "hijo" de Irán, producto de la incursión en el norte de la India desde la época Aqueménida y después de la islamización persa.

Al oeste, Irak, la antigua Mesopotamia, sigue siendo en la actualidad una colección de etnias, credos y pueblos rivales, que se unificaba esporádicamente bajo el poder de una ciudad como Babilonia, de una tribu poderosa como los Asirios o de un caudillo cruel y astuto llámese Sargón o Saddam Hussein, y Egipto por otro lado, las sucesivas invasiones extranjeras --empezando por la persa-- le dejaron trunco su proyecto propio pese a no perder su identidad, no volviendo a actuar fuera de proyectos imperiales ajenos sino hasta el siglo XIX a partir de Mohamhed Alí y al suroeste, Arabia no se convirtió en Estado sino hasta la unificación por la dinastía Saud en los años 20.

Irán en cambio, no vio modificada su identidad ni sus objetivos, la derrota y conquista griega ante Alejandro Magno, y la posterior dominación de los seleúcidas fue solo un paréntesis; bajo los Partos Arsácidas la Historia continuó donde se había quedado, la mantuvieron los Sasánidas y la conversión al Islam no modificó en nada la identidad, ni los objetivos iraníes: las sucesivas dinastías islámicas que se sucedieron, aún las de origen turco selyúcida y mongol, se declararon continuadoras de la aventura iniciada por los Aqueménidas, por ello, el último monarca: Mohamhed Reza Pahlevi, de ascendencia cosaca rusa en realidad, celebró los 2,500 años de fundación del imperio. Esto nos habla además de la unidad nacional de Irán pese a su pluralidad étnica, puesto que si bien la mayoría de la población es Persa, hay Azeríes, Turcomanos, Judíos 

De esta forma, estamos hablando probablemente, junto a China, del nacionalismo más antiguo y de una sociedad fuertemente cohesionada y orgullosa, aparte de un Estado más que consolidado pese a los cambios políticos habidos desde 1979.

3.- Recursos humanos y naturales:

Si bien en Irán se tiene al desierto de Gedrosia, que tantas penalidades hizo pasar a los hombres de Alejandro Magno en su regreso a Babilonia, tiene también amplias zonas con clima europeo que han sido fértiles para la agricultura y la ganadería; esto repercutió en que Irán ha sido un país tradicionalmente muy poblado, aunque con poca densidad de población pues ésta se encuentra dispersa en todo el territorio.

Actualmente Irán cuenta con 79 millones de habitantes, (más o menos igual al máximo de población alcanzado hacia el siglo VI bajo los Sasánidas) de los cuales aproximadamente un poco más del 50% son hombres, con un 25% de los habitantes menores de 15 años, en cuanto a la densidad de la población, ésta es de 45 personas por kilómetro cuadrado. Históricamente, Irán ha contado con ciudades grandes, en el pasado Susa, Ecbatana o la capital Persépolis, hoy la actual capital: Teherán, Isfahán, un gran centro cultural, Tabriz y Mashhad son ciudades de más de un millón de habitantes, en la capital, por ejemplo, hay hasta 14.

Por tanto, Irán cuenta con una población que desde la más remota antigüedad ha estado ya plenamente metida en la vida urbana, en lo que se encuentran muy adelantados a los demás de la región, incluso a Irak, donde si bien se originó la vida en ciudades, éstas no se circunscribieron dentro de una dinámica de Estado, sino como entidades rivales en la antigüedad y después dentro de imperios dominados por extranjeros.

4.- Una cultura influyente y elevada:

Ya lo he dicho antes: si se quiere entender al Islam, se debe entender primero al Imperio Persa. La expansión llevada a cabo por las dinastías zoroastrianas de Aqueménidas, Arsácidas y Sasánidas influyó en el concepto de Guerra Santa y legó la hostilidad hacia el Occidente Europeo. La idea de monarquía imperial persa pasó al Califato, y con ella, pasaron la mayoría de los elementos que ahora identificamos como Musulmanes o incluso árabes, como la música, la arquitectura y la manera de vestir, son en realidad originados en Irán; hasta el día de hoy, esta fuerte influencia de los Persas en la cultura de los pueblos semitas y túrquicos del Medio Oriente es una de sus más fuertes bazas que los coloca como líderes de la región.

Esto se ilustra en la presencia de las minorías chiítas en Siria, Yemen, Irak, Bahrein, la propia Arabia, donde fue ejecutado el líder de la comunidad, Turquía, Afganistán y Pakistán, o las minorías zoroastrianas en Irak, Azerbaiján, la India y Zanzíbar, Africa; además de los vínculos étnicos con Azerbaiján, Pakistán y Afganistán, cuyas poblaciones son iránias de origen.

Hoy que festejamos a los Reyes Magos, que no se nos olvide que estos personajes bíblicos eran, precisamente, Magui, sacerdotes zoroastrianos que eran muy versados en Astrología/Astronomía y Matemáticas. Al-Khuarismi, el célebre creador del Algebra era Persa al servicio del Califa Abasida Al-Mamun, lo mismo que fue Persa el poeta y también matemático Omar Khayam, uno de los más influyentes en la literatura y ciencia islámica, lo mismo que fue persa el filósofo y médico Avicena, nacido en Bukhara.

Hasta el día de hoy, Irán tiene un gran desarrollo científico y también un propio camino al desarrollo tecnológico. De hecho, es un país con una altísima proporción de graduados en ciencias exactas como Física, Química, Biología o Informática, incluso con posgrados y laboratorios de investigación, el propio régimen de la República Islámica ha fomentado esto, ante la clara conciencia de que el desarrollo científico y tecnológico es fundamental para sostener la Soberanía Nacional. Esto ha repercutido directamente en su avanzado programa nuclear y en el desarrollo de armamentos novedosos para sus fuerzas armadas.

Todos esos factores que han permanecido a lo largo de los siglos en Irán hacen de esta nación una potencia permanente y se encuentra en ventaja respecto de sus vecinos; por ello es que siempre será temido y representará un peligro para ellos.

Ahora, que quede claro, el Irán Chiíta no es "el bueno" aunque quizá pueda resultar menos irracional y más pragmático que el Islam Sunnita de Arabia Saudita, la República de los Ayathollas es un Estado con vocación imperial como lo ha sido desde el origen mismo de su Historia, y desde ese inicio ha sido hostil a Occidente, contra quien tiene enormes resentimientos desde la conquista de Alejandro Magno, llamado en Irán Iskander Guzastag, esto es "Alejandro el Madito", la derrota humillante ante el Emperador Romano Heraclio, tras haber vencido anteriormente y muerto a Valeriano y a Craso, y finalmente la "modernización" forzosa y subordinación a los intereses de Inglaterra, EUA y Europa bajo el último Rey Mohamhed Reza Palheví. en cierta forma, el conflicto actual entre Chiítas y Sunnitas, entre Persas y Semitas no es, para Occidente, una situación en que pueda ganar, es como en la película de Alien Vs. Predator, una situación en que "no importa quien gane, nosotros perdemos."

--------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
Algo que se desprende de estos acontecimientos es el papel cada vez más irrelevante y la posición más débil en que ha caído el Estado de Israel, que está quedando cada vez más marginado y más aislado. Por ello es que hemos visto a Netanyahu acudir desesperadamente a buscar algún entendimiento con Putin. Si este conflicto arabo-persa continúa escalando, venzan los Chiítas o venzan los Sunnitas Israel pierde, pues tiene movimientos pro-palestinos en su contra situados en ambos bandos: piénsese en Hezbollah del lado apoyado por Irán, y de Hamas por los Sunnitas, ni el líder religioso Alí Khamenei ni el Presidente Hassan Rohani actuarán como Ciro el Grande protegiéndolos, como tampoco lo haría Salman Saud o algún otro dinasta del Golfo Pérsico, por el contrario, creo que los líderes iraníes seguirán el ejemplo del ministro Amán de Jerjes (Asuero),  sin que ahora ninguno de los líderes iránios esté casado con una Judía relevante como Esther.

Estos son los hechos, por supuesto, en la febril mente de conspiranóicos y filo-nazis habrá las teorías locas de que todo es un plan maestro e infalible de los israelíes.
--------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
Por cierto, muy probablemente tanto Turquía como Arabia buscan escalar el conflicto para provocar el alza en los precios del petróleo, después de que apoyaron a EUA buscando bajar los precios del energético para dañar a Rusia, los dañados resultaron los monarcas árabes; ahora, no saben cómo revertir la bola de nieve que se les vino encima.
--------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
En el próximo post: Kim Jong Un lanza un desafío al mundo.

No hay comentarios: