Buscar este blog

4 de enero de 2016

¿CUÁL ES LA DIFERENCIA ENTRE LOS CHIÍTAS Y LOS SUNNITAS?



Como lo decía en el post anterior, la rivalidad entre Arabia e Irán representa la rivalidad entre Sunnitas y Chiítas, las dos principales ramas del Islam, en el mapa con el que abro esta entrada podemos ver la extensión de las dos grandes ramas de la religión mahometana, --no se haga caso del color rojo de Yemen, representado así por el choque de ambas en ese país-- y vemos cómo la corriente Chiíta es minoritaria en el espacioso ámbito del mundo musulmán, mientras que los Sunnitas son, en realidad, un pequeño porcentaje; sin embargo, lo que hace fuerte a esta corriente es que es prácticamente la fe nacional de Irán, la potencia dominante del llamado Medio Oriente a lo largo de los siglos, que lo oficializó como su religión de Estado bajo la dinastía Safávida en el siglo XVI.

Los Persas adoptaron esa corriente para diferenciarse del resto de los Musulmanes, y en especial, de Arabes --o Semitas en general, recuérdese que el gentilicio "árabe" en la actualidad se refiere más bien a los hablantes de la lengua nacida en la península arábiga, que hoy abarca desde los Asirios Iraquíes como Saddam Hussein o el propio Abu Bakr II Al-Baghdadí, a los Egipcios como Gamal Abdel Nasser, a un "pueblo del mar" como los Libios o los Fenicios de Líbano y Túnez, la antigua Cartago.-- Y a los Turcos, hoy de lejano origen mongólico, pueblos que adoptaron en su mayoría la corriente Sunnita; finalmente, los iránios estaban orgullosos de su identidad nacional, y si bien se convirtieron al Islam, lo hicieron, más que por fuerza, (al principio, los primeros Califas no estaban tan interesados en la conversión forzosa de infieles tanto como del cobro de tributos) por ver en la predicación de Mahoma el cumplimiento de las profecías mesiánicas de Zaratustra, y también la conveniencia política: los Persas se volvieron consejeros de la corte y comandantes militares del Imperio Islámico, a la par que "civilizaron" a los árabes y a través de ellos extendieron su influencia cultural por todo el Mediterráneo y Africa, mientras que el Califato adoptó el sistema de gobierno seguido en el Irán desde Ciro y muchos otros rasgos; incluso, la idea de la Guerra Santa la había sacado Mahoma de las propias enseñanzas zoroastrianas recogidas en el Zend Avesta, libro sagrado de dicho culto, que aún se practica en zonas del sur de Irán, entre algunas tribus kurdas de Irak, Azerbaiján, Pakistán, el norte de la India y Zanzíbar, todas ellas zonas que estuvieron bajo el poder persa, sobre todo bajo Arsácidas y Sasánidas en los primeros siglos de la Era Cristiana. Los Musulmanes, por otro lado, consideraron a Zoroastro como profeta y a sus seguidores como un pueblo del libro, igual que a Judíos y Cristianos y por tanto, precursores del Islam.

¿Pero cuál es la diferencia entre una rama y otra del Islam?

Todo empezó con un diferendo político, recordemos que el Islam, quizá más que una religión es una ideología política, así que determinar quién debía ostentar la dignidad de Califa, esto es, sucesor del profeta Mahoma, el cargo de mayor autoridad política y religiosa sobre el mundo musulmán es un tema fundamental. 

El término chiíta deriva del árabe shía, y significa "partidario", y esto deriva de que los Chiítas fueron en principio los partidarios de que la corona imperial del Islam recayera, en forma exclusiva, en los descendientes del cuarto y último de los Califas bien Guiados, Alí, y la hija de Mahoma Fátima, razón por la cual, ante la toma del poder por los Omeyas, con quienes inicia el Califato monárquico y dinástico calcado del modelo Persa Sasánida, se agruparon en torno al segundo hijo de Alí tras la muerte de su primogénito que fue asesinado en el golpe que dio el trono a los Omeyas: Hussein, e intentaron derrotar a la poderosa familia árabe; Hussein fue derrotado y muerto en la batalla de Karbala en Irak y sus partidarios no reconocieron al emperador: Yazid I, y se refugiaron en Persia, donde encontraron apoyo y pronto, Irán se separaba del imperio para retomar su proyecto nacional, e imperial, propio, con una influencia cada vez mayor chiíta en la Religión y en la política, pese a las dinastías que de origen extranjero se sucedieron en Irán desde entonces y hasta el siglo XVI en que los Safávidas abiertamente se declaran como continuadores de la monarquía de Ciro el Grande y oficializaron al Chiísmo como Religión de Estado.

Hubo un tiempo en que los Chiítas pudieron convertirse en la rama mayoritaria del Islam, y fue cuando un descendiente de Hussein fundó el Califato Fatimita con sede en El Cairo, Egipto en el siglo X, opuesto a la dinastía Abasida residente en Bagdad. Sin embargo, este Imperio terminaría por ser derrotado por el Kurdo Saladino, quien fundó su propio Sultanato en 1171 apoyado por el Califa Abasida Al-Mutadi sobre sus restos. Curiosamente, otra rama de descendientes de Mahoma que hoy en día ostentan el poder en Marruecos, como los Alauítas de Marruecos, descendientes de Hassan, el hijo mayor de Alí, y los Haschemitas, parientes de Mahoma que descienden del mismo bisabuelo de éste, que reinan en Jordania actualmente, son Sunnitas y tras Husayin Ibn Alí que intentó a la caída de los Otomanos y la pérdida de su trono del Hedyaz ante Abdul-Aziz Ibn Saud, el unificador de Arabia, proclamarse Califa sin resultado, no reclaman el trono del sucesor del Profeta y son decididos opositores a Irán y a los Chiítas.

Ahora puntualicemos algunas de las características del Chiísmo:

  • El liderazgo del Islam debe corresponder a los descendientes de Alí y Fátima, Alí, sus hijos Hassan y Hussein, y los descendientes de estos hasta Mohamhed Al-Mahdi quien vivió en el siglo IX, en total, son los 12 Imanes, o líderes religiosos.
  • El último de los 12: Mohamhed, no es otro que el mesías o Mahdi, no murió, sino que adquirió la inmortalidad pero se encuentra oculto (en esto, uno parece encontrar el eco de creencias indo-europeas muy antiguas, propias de la cultura iránia, esto se parece a lo que creían encontrar Hitler y Himmler en sus expediciones de la Anhemerbe al Tibet y a las zonas de origen de los arios: entrar en contacto con los inmortales; también existe en el Hinduísmo --religión aria-- la idea de los "maestros ascendidos" que llega al New Age con la historia del charlatán del Conde de Saint Germain que aducía haber alcanzado la inmortalidad tras haber visitado a esos maestros inmortales), y regresará el día del Juicio para efectuar la redención enfrentándose al Deggial, especie de Anticristo o más bien de falso Mahdi, un hombre común que querrá ejercer el liderazgo que sólo corresponde a éste.
  • Existe cierta separación entre la potestad religiosa y la política, aunque no al estilo occidental: por eso, en vez de Califas hablan de Imanes, y los monarcas persas musulmanes jamás se proclamaron como tales, sino que siguieron usando el título originado con los Aqueménidas de Shahanshá o Padishá (Rey de Reyes/Gran Rey) mientras que la esfera religiosa estaba separada, en manos de un clero verdadero, quien sin embargo, actúa como guía del gobernante; así en Siria la familia Assad como dirigente del Partido Baath no tuvo problema alguno de aplicar una política laica en el país mediterráneo e incluso incluyente. En Irán esto se ilustra en el régimen actual, en que existe un sistema republicano con división de poderes, pero bajo la guía del Líder Supremo Religioso, la cabeza del clero que recibe el título de Ayathollah, y su consejo de guardianes, conformado igualmente por miembros de éste; esto se explica porque en Irán los Magos o sacerdotes zoroastrianos se convirtieron en Imanes conservando tal cual su estructura y organización.
  • De esta forma existe un verdadero clero jerárquico entre los Chiítas a diferencia de los Sunnitas, donde los Imanes, Mullah y Muecines no ejercen como verdaderos clérigos, son personas con conocimientos religiosos y jurídicos, mas no ejercen puramente como miembros de una clase social o estamento especializado en esas funciones; en Irán en cambio, existe un clero --pero no sacerdotes, tanto entre Sunnitas como Chiítas no existe un sacerdocio ya que no se realiza ningún sacrificio por los clérigos, en cierta medida, son como los Pastores protestantes: interpretan las Escrituras y ejercen una guía espiritual, pero no sacrifican a Cristo en la Eucaristía ya que no creen en ellas, mientras que en el Islam, en ciertas fechas, se hace el sacrificio de corderos como en el Judaísmo o el Paganismo Grecorromano, pero esto se hace por los padres de familia, nuevamente, al estilo de ciertos cultos paganos, en los que los jefes de familia ejercen de sacerdotes del culto particular del grupo.-- claramente diferenciado del resto de la población y con jerarquía.
  • Los Chiítas además reducen la tradición únicamente a Mahoma, su hija Fátima y los 12 Imanes, los llamados 14 Infalibles sin contar a los tres primeros Califas ni a las enseñanzas posteriores de juristas ni Hadices o pasajes de la vida del Profeta y sus seguidores que resulten apócrifos o conocidos hasta tiempos posteriores.
  • Se practica el autosacrificio, como la autoflagelación para conmemorar la muerte de Hussein en Karbala.
  • Consideran que precisamente, en el clero o Imanato se encuentra vigente el don de la profecía, que no terminó con Mahoma, sino que continúa, por lo que Dios puede hablar a través de estos clérigos, quienes sin embargo, no pueden alterar ni el Corán ni añadir a la tradición constreñida a los 14 Infalibles. La profecía les es concedida para guiar al pueblo e interpretar correctamente la doctrina.
  • Además de La Meca, Medina y Jerusalén, consideran como ciudades santas a Karbala, donde murió y está sepultado Hussein y aquellas donde están enterrados los otros Imanes, además rinden cierta veneración a clérigos y ascetas destacados del pasado como "santos", un poco como en el Cristianismo.
  • Contrario a lo que parece, los Chiítas son más "liberales", pues en recuerdo a Fátima la mujer no es tan relegada y los códigos de vestimenta no son tan estrictos, lo mismo en las costumbres; hay que recordar que entre los Sunnitas mucho del endurecimiento de las normas tanto para hombres como mujeres derivó de las interpretaciones de los Imanes y Califas y añadidos que hicieron a la doctrina coránica en forma posterior. Sin embargo, en la persecución de delitos o faltas a la Ley Islámica son tan inflexibles y feroces como los Arabes sauditas.
  • No siguen el calendario lunar musulmán ni la era a partir de la Hégira o huída del Profeta de la Meca a Medina, sino que siguen empleando el calendario tradicional persa, mismo que cuenta los años a partir de la fundación del Imperio iránio por Ciro el Grande y que además, es solar. En todo caso, el calendario islámico es usado como litúrgico para la celebración de las fiestas religiosas como el Ramadán o la Peregrinación a la Meca.
Por su parte, los Sunnitas tienen las siguientes características:


  • Consideran que el liderazgo de los musulmanes debe ser encabezado por un dirigente político-religioso: un "Califa" o sucesor del Profeta con carácter monárquico: el cargo debía ser ocupado por quien demostrase tener una mayor capacidad para la defensa del Islam y de cohesión de la comunidad de creyentes, una cualidad que el historiador y filósofo tunecino Ibn Khaldún llamaba Azabiya, mientras la familia reinante demostrara mantener dicha capacidad, indicaría tener el favor de Alá y debería permanecer en el trono.
  • La comunidad de creyentes o Ummah, debe unirse en una Khilafa (imperio) regida por el Califa.
  • Las fuentes de la doctrina para los Sunnitas es el Corán, y la Sunna o tradición que incluye los hadices o pasajes de la vida Mahoma y los cuatro primeros Califas, pero además, los dictados de los Califas Omeyas, Abasidas y Otomanos o dictados de clérigos y juristas, como el caso de Wahabistas y Salafistas, llamados así por las corrientes de pensamiento de los fundadores de ambas.
  • No cuentan con un clero organizado ni jerárquico, los imanes o mullah son más bien juristas y teólogos que no conforman una corporación separada ni tienen rangos o grados, lo que multiplica las interpretaciones de la doctrina o sus modificaciones a conveniencia; los Otomanos quisieron crear un clero encabezado por el Sheik Al-Islam, sin embargo, el experimento no tuvo permanencia ni cuajó.
  • Sin la presencia del Califa, el Islam Sunni ha derivado por lo anterior, por la falta de jerarquía, en muchas escuelas e interpretaciones, algunas demasiado radicales, pues todas buscan regresar a la "pureza original" del Islam.
  • Siguen el calendario musulmán lunar tanto en lo civil como en lo litúrgico, salvo en Turquía, donde hasta ahora y desde la época de Mustafá Kemal Atatürk, donde se sigue el calendario gregoriano en lo civil, lo cual no deja de ser aberrante para los musulmanes contar los años según la Era Cristiana.
  • Consideran que el mesías o Mahdi no es nadie que ya existió, ni que está oculto, sino que es alguien por nacer de entre los descendientes de Mahoma, que unirá a todos los Musulmanes antes de la venida de Jesús --el Profeta más querido de Alá pero anterior a Mahoma-- para la resurrección y el Juicio Final.
Por otro lado, el Islam chiíta es más místico o tendiente a la religiosidad individual y a la búsqueda de la salvación personal, mientras que el Islam sunnita es más tendiente a la religiosidad colectiva y al aspecto material y político del Islam.

Las diferencias hacen que los Sunnitas consideren como en realidad paganos a los Chiítas, la realidad es que muy probablemente el Islam más puro, por así decirlo o más ceñido a las doctrinas coránicas es el Sunnita, mientras que el otro tiene muchos más elementos del Mazdeismo o Zoroastrianismo. El Islam Chiíta fue fundamental para el nacionalismo persa, pero también los persas moldearon a esta corriente acorde con sus tradiciones e idiosincracia.

Espero haber dejado claras las principales diferencias entre las dos corrientes más importantes del Islam y que ahora tienen en vilo al mundo, en el próximo post, hablaremos de los factores que hacen de Irán la potencia temida desde el siglo VI en el Medio Oriente y porqué lo que hace repercute en todo el globo desde aquella época, ya que en mucho, la identidad entre Persas y Chiísmo y el mantenimiento de esta división y rivalidad se explica por los intereses nacionales de Irán.

No hay comentarios: