Buscar este blog

22 de octubre de 2015

REGRESO AL FUTURO, 30 AÑOS DESPUÉS



Se cumplen 30 años del estreno de la primera parte de Regreso al Futuro, uno de los más trascendentales filmes del pasado reciente. La trilogía, producida por Steven Spielberg y dirigida por su discípulo más avanzado: Robert Zemekis, (autor de otras obras maestras como ¿Quién Engañó a Roger Rabbit? o Forrest Gump) y protagonizada magistralmente por Michael J. Fox y Christopher Lloyd se mantiene vigente a pesar del tiempo transcurrido y a pesar de que hoy: 21 de octubre de 2015, sea la fecha designada en el futuro en aquel 1985, para situar la acción de la segunda parte de la saga cinematográfica.

Recuerdo muy bien cuando mi hermano mayor me contó la primera película tras haberla ido a ver con sus amigos al cine; algunos meses después yo la vi cuando salió en vídeo: un videocassette formato Beta, que rentamos en el Videocentro cercano a casa; posteriormente se convirtió, y la trilogía completa, en una favorita del canal 5 de Televisa, donde las pasaban muy seguido, yo no me las perdía y pasaba las tardes de los sábados o de los domingos viéndolas; definitivamente fueron filmes con los que crecí.

¿Porqué estas tres películas se mantienen vigentes, pese a que mucho de su visión de nuestro actual presente no se ha cumplido? --Ni siquiera la hoverboard ha logrado hacerse realidad, ni el dominio japonés sobre la economía estadounidense, el primero está siendo investigado seriamente para ser logrado, y el segundo está muy lejos de concretarse, no así el dominio chino-- creo que hay varios factores que la convierten en una obra trascendente y de gran influencia no solo en el cine, sino en la Ciencia Ficción como género en sí, aquí algunas ideas del porqué de su trascendencia:

  • Es probablemente, junto con el filme independiente Primer, el que da una aproximación mucho más científica al viaje en el tiempo, en especial a las paradojas que se desprenderían del mismo, igualmente, la visión de futuro que plantea, o el 2015 que imagina contiene cosas, como los autos voladores alimentados por reactores de fusión capaces de producir energía de cualquier material, o las citadas patinetas flotantes, aunque aún no se han realizado, son plausibles. Si bien no especifica el funcionamiento de la máquina del tiempo, un auto deportivo, es posible intuir que lo hace a través de la apertura de un agujero de gusano, ya que la energía sale del carro, se proyecta al frente y ahí es donde el vehículo desaparece.
  • Tiene el gran mérito de, aunque presenta conceptos propios de "Ciencia Ficción dura", como las paradojas, lo hace de manera divertida y con humor, haciéndolo entendible y a la vez, entretenido en una película netamente familiar, lo que capta a todo público y no solo a geeks.
  • El trabajo actoral tanto de Michael J. Fox como de Christopher Lloyd es estupendo, el primero, actor canadiense que se había formado en la TV de EUA con la serie Family Ties, donde por cierto conoció a su esposa Tracy Pollan, con quien forma un matrimonio muy sólido desde hace casi 30 años, y se convirtió en un gran ídolo juvenil, además de abrirse la puerta a otras producciones tanto en la pantalla chica como grande, recordemos a comedias como Duro de Aguantar, Doc Hollywood El Secreto de mi Exito, y el drama sobre Vietnam Pecados de Guerra, donde el nativo de Alberta sostiene un magnífico duelo actoral con Sean Penn; desgraciadamente, el Mal de Parkinson que empezó a afectarle en la misma época en que filmó la tercera entrega de la saga, le llevó a ir limitando su presencia ante las cámaras, aún así logró grandes triunfos como su reconocida participación en la comedia de situaciones Spin City, donde encarnó a un atribulado funcionario municipal de Nueva York; hoy se encuentra un tanto retirado de la escena, aunque ocasionalmente hace apariciones especiales en series de TV, y hace una labor destacadísima como filántropo en la investigación de la enfermedad que le aqueja, sin la cual probablemente hoy sería uno de los actores puntales de Hollywood. En cuanto a Lloyd, se trata de un actor completísimo como lo atestigua su larga carrera que llega hasta hoy, con papeles tanto cómicos como dramáticos.
Sin duda es una película trascendente que destacó en el panorama un tanto gris del cine de los ochenta, época en que parecía que con la llegada de los videocassettes y los videoclubes, el cine desaparecería de las salas para ir directamente a los hogares. Se creía que el cine era ya una cosa hogareña, y se apostó o por películas intimistas, dramáticas y un tanto solemnes, como Gandhi o Africa Mía, o películas de bajo presupuesto en los géneros de acción, terror o fantasía, siendo la era de oro del "Cine serie B", sin embargo, Spielberg, Zemekis, Lucas, James Cameron y Scorsese, apostaron por mantener vivo al cine en grande, el cine capaz de emocionar y hacer volar la imaginación, dejándonos verdaderos clásicos del cine moderno.

¡Gracias, Robert Zemekis! ¡Gracias Michael J. Fox y Christopher Lloyd, quienes siempre serán Marty McFly y el Doc Emmet Brown en el imaginario popular! Y aquí el homenaje que les hicieron en el Show de Jimmy Kimmel, con una gran crítica a nuestro decepcionante presente que no es tan luminoso como en 1989 parecía:

3 comentarios:

durakoko-chan dijo...

Muy buenas noches!!
No sabe como me alegra que haya publicado, mas aun, que sea sobre tan memorable pelicula. Pese a los que de mi generacion nunca llegamos a verla en los cines.
Y...permitame otra vez, que le consulte una duda sobre la forma en que son vistas las culturas prehispanicas. Esta vez mi duda es sobre los Mayas. Vera, hay una noticia pululando en internet con respecto a un ritual "sangriento" donde se hayaron sangre en 25 puntas. Asi como algunos objetos que tenían sangre humana mientras que el resto, mezcla de sangre de varios animales, incluidos roedores, aves, conejos y gatos. Varios cientificos han logrado desifrar que la sangre humana de estos rituales fueron extraidos de la oreja, lengua y los genitales usando las puntas de la flecha.
La cuestion aqui es el sensacionalismo que parece se esta usando, a la hora de llamarlo "sangriento", o al menos es lo que a mi me parece.
Con esto no quiero decir que creo que los antiguos mayas era la mitificacion exacta del "buen salvaje". Pero...
¿No le parece que es un gran contraste entre lo que se ha hayado hasta el momento sobre las culturas Maya y Mexico, y aun asi se mantenga esa percepcion?

Mucho me gustaria leer su opinion al respecto, espero porfavor le interese responderme.

Jorge dijo...

Como esta el huracan tocayo?

YORCH dijo...

Estimada Durakoko:

En efecto, tradicionalmente se ha tratado de manejar una imagen de oposición o contraste entre unos Mayas cultos, refinados e impulsores del saber y las artes con los Mexica o Aztecas belicosos, sanguinarios y más rudos, en forma similar a como se ha tratado de contrastar a Griegos y Romanos con las mismas características. Sin embargo esto no es del todo exacto: los Mayas (lo mismo que los Griegos) también fueron belicosos, sin embargo no hubo entre ellos ningún poder que los unificara o que desplegase su fuerza al exterior del Mayab, mientras que los Aztecas tomaron la herencia recibida de los pueblos mesoamericanos anteriores, entre ellos los Mayas, que al momento de la fundación del Imperio de la Triple Alianza se encontraban ya en decadencia, pasando por una larga y gravísima crisis política, demográfica y social que les hizo abandonar sus ciudades y volver a ser pequeñas comunidades rurales.

La realidad es que los Mayas también practicaban los sacrificios humanos desde el Preclásico (entre los Mayas, siglos Va.C.-III d.C.) y el Clásico (s.IV, después de la invasión teotihuacana al siglo X) aunque no a la escala que se practicarían por los pueblos del Postclásico como los Mexica, generalmente además, practicaban el autosacrificio, aunque había grandes festividades públicas, la arqueóloga Linda Schele determinó que los mayas le daban más importancia a la práctica de una religión individual y personal, o que giraba también en el papel de intermediario entre dioses y hombres de los reyes, por lo que se practicaba mucho el autosacrificio. Los sacrificios de hombres generalmente se daban en fechas determinadas del año y eran pocas víctimas, generalmente enemigos vencidos de alto rango reacios a someterse, la cosa cambió en el Postclásico, recordemos que este periodo inicia con la llegada de tribus del norte, "chichimecas" emparentados con los indígenas norteamericanos y con deidades guerreras y cazadoras como Huitzilopochtli, Mixcoatl o Camaxtli, por lo que los sacrificios sangrientos se volvieron masivos y más frecuentes, además, por la necesidad de generar terror entre los demás pueblos. Eso también se dio entre los mayas que recibieron una gran influencia de los pueblos del altiplano central.

Jorge: ve mi post de hoy 24 de octubre.