Buscar este blog

24 de febrero de 2015

PELÍCULAS POLÉMICAS

Y bien, fue la entrega de los óscares de este año 2015, y al igual que el año pasado, el triunfo ha sido para un mexicano: Alejandro González Iñárritu y su Birdman, un drama-comedia de corte psicológico acerca de un viejo actor, encarnado por Michael Keaton, (un excelente histrión, a mi parecer, siempre desaprovechado) encasillado en su juventud por interpretar a un superhéroe, el del título (y a quien muchos recordamos por la vieja serie de animación y el grito de "Biiiiirdmaan" mientras se lanzaba a volar en compañía de su halcón "Vengador") que ya, años después, decide demostrar su talento para montar y protagonizar una obra de teatro dramática con un elenco de primer nivel, mientras el personaje, como pasara a Bela Lugosi con el de Vlad Tepes Drácula, se encuentra viviendo en su mente y le insta a regresar o a ser él.

Birdman es un filme interesante aunque enclavado en el mismo estilo y el mismo tono de todas sus películas, sin embargo, se encuentra en la misma tónica de las películas que se encontraban compitiendo por la estatuilla dorada: filmes intimistas, dramáticos y hasta solemnes, incluyendo la extravagante comedia Gran Hotel Budapest, en un año carente de súperproducciones (la fallida Éxodo, no cuenta, ni tampoco Interstellar, que pesa a todo el bombo y platillo que la vendía como la obra maestra de Nolan y con la que igualaba a Kubrick, resultó en agua de borrajas a la hora de ser considerada para los premios) y en los que abundaron los biopics, como La Teoría del Todo que confirma que Stephen Hawking destaca más por el lucro que ha hecho de su enfermedad que por sus genuinas aportaciones científicas, Selma sobre la lucha de Luther King y el trillado tema del racismo que el año pasado le dio el óscar a 12 Años de Esclavo, o El Código Enigma, estelarizada por el genial Benedict Cumberbacht, quien encarna al fundador de la informática Alan Turing en su lucha por descifrar los mensajes encriptados por la máquina Enigma de los Nazis pero con la óptica de que lo destacable en ese genio no fueron sus logros científicos y técnicos, sino su presunta homosexualidad, tema favorito de Holywood actualmente, y la soporífera, extrema y cotidiana Boyhood, que llevó a filmar a los mismos actores por 12 años continuos para retratar el crecimiento y la vida normal de una familia norteamericana de padres divorciados. (Perdón por el bostezo).

Entre los otros biopics, se encuentra el de Clint Eastwood sobre el soldado Chris Kyle, francotirador del ejército norteamericano, interpretado por Bradley Cooper:


1.- American Sniper:

Basada en la autobiografía escrita por el propio Kyle, ha sido enormemente criticada, sobre todo por un Hollywood "liberal" y progresista que es partidario del pacifismo más extremo, y que marca a Eastwood como una verdadera "oveja negra" por su conservadurismo y su carácter de militante activo del Partido Republicano, en un ambiente saturado de partidarios del Demócrata (al que casi casi quisieran ver como partido único) y de Barack Obama, entre esas críticas más duras están las del documentalista Michael Moore y del comediante Seth Rogen, para quien narrar las vivencias de un soldado en el frente es "propaganda fascista" pero el hacer una película en que se burla de un Jefe de Estado extranjero, rival de Soetoro y se plantea su asesinato --como es su película The Interview-- para nada es un acto de propaganda ni de hostilidad. 

Mucho de la crítica se centra en las acciones de Kyle, considerado el francotirador más letal de la Historia del ejército de EUA, con más de 200 víctimas en su haber, para los liberaloides o progresistas, y para los rusos en RT, Kyle es un monstruo, un asesino sádico, cruel y racista, basados en su falta de remordimiento por haber eliminado a mujeres y niños en su actuación, sobre todo en Fallujah y Ramadi, Irak. Es muy fácil juzgarlo para quien nunca ha estado en el campo de batalla, viéndolo objetivamente, uno puede darse cuenta que Kyle no era ningún racista ni malvado como la Izquierda, los rusos y progres lo pintan, cumplió con su deber ante un enemigo que sin escrúpulos usa mujeres y niños como armas o escudos, en el ardor del combate no se ponía a pensar si luchaba por el imperialismo o la tiranía del capital o lo quieran, ni siquiera por la patria, él luchaba, lo mismo que los hoplitas griegos, por proteger a los compañeros... Y sí, a hierro mató y a hierro murió víctima al parecer de la envidia de un miserable, otro soldado norteamericano que le mató con un tiro a distancia en 2013.

Como sea, los verdaderos villanos no son hombres valerosos como Kyle, sino los "democráticos" políticos que mandan al combate a padres de familia ejemplares como éste y los convierten en asesinos, y que jamás han dirigido tropas en la batalla o estado en el campo y sufrido las privaciones y los horrores que padecen los soldados. Contra esos, y no contra los pobres militares, deberían dirigirse las críticas, nuevamente, Clint Eastwood demuestra ser como director, uno de los cineastas más valientes que existen y que se atreve a no ser políticamente correcto.

Por el contrario, existen otras películas que aunque son universalmente tildadas de basura, tienen un gran éxito, tal es el caso de

2.- 50 Sombras de Grey:


No quería escribir acerca de esto por no hacerle publicidad, sin embargo, creo que debe señalarse que estamos ante un fenómeno muy actual e inexplicable: la novela 50 Sombras de Grey en sus distintos volúmenes es parte de la oleada de literatura chatarra que se derivó del éxito de J.K. Rowling y su Harry Potter, a la que siguieron basuras del calibre de Crepúsculo, escrita por una seguidora de la escocesa y su estafa mágica, o la vomitiva saga de Percy Jackson y la "macdonaldización" de la Mitología Griega clásica. Ahora, la autora de esta obra: E.L. James, es en realidad una escritora aficionada, fanática de los vampiros románticos adolescentes de su colega Stephanie Meyer.

¿Porqué una obra que exalta la violencia y el abuso tanto físico como psicológico como una manera de placer sexual y centra en éste la relación amorosa existente entre un hombre y una mujer tiene éxito en una época de supuesta liberación femenina y de combate a la violencia doméstica y al machismo? La respuesta debe ser interesante y compleja y debe venir desde los terrenos psicológicos y sociológicos; empero, sin ser un experto en dichas materias, me aventuro a suponer que, por un lado, en la "liberada" mujer actual persiste la fantasía, impulsada por la realidad biológica, de sentirse dominada por el varón, y el culto a la fuerza que demuestre éste; por otro lado, la misma idea de que toda práctica sexual debe ser permitida como muestra de la libertad absoluta que se tiene hoy en día, y que ha llevado a que incluso en el mundo actual un perturbado y verdaderamente enfermo mental como el Marqués de Sade sea considerado una especie de precursor y mártir de dichas libertades, hace que, en los terrenos de la alcoba, no sea cuestionable el renunciar a la propia dignidad, más cuando a cambio se tienen regalos caros y una vida de lujos, como es en el caso narrado en los libros y la película, lo cual es a tono con el materialismo actual; aquí no queda sino estar de acuerdo con Carmen Aristegui, que siendo tan de Izquierda y "progresista" hizo una demoledora crítica a esta historia: si Christian Grey fuese un obrero o albañil y no un joven, exitoso y bien parecido empresario millonario, sería tildado no de tener "gustos particulares" como dice en el trailer, sino de ser un abusador y probablemente sería encontrado merecedor de prisión o manicomio.

Y esto es muy curioso, salvo el caso de Aristegui, no se ha elevado ninguna voz feminista en contra de este tipo de historias tanto en papel como en la pantalla que sin embargo tiene enajenado a un gran número de mujeres... como se ve, la globalización no ha hecho universal el acceso a la alta cultura, sino ha universalizado la estupidez, la vulgaridad y el mal gusto.

 3.- Balance del cine en 2014:

Me refrendo en mi opinión que el cine, incluso el de Holywood, desde 2008 y aquella famosa huelga de guionistas se encuentra atravesando una gran crisis de creatividad, la situación se parece a aquella de los años 80 en que, ante la aparición del home video con los videocassettes Beta y VHS, se temió la desaparición del cine en cuanto a proyecciones públicas y grandes teatros, dándose un gran boom de producciones que iban directamente a vídeo, el famoso cine "Serie B", y que eran de bajo presupuesto y calidad, mientras que la gran pantalla se llenaba de filmes de dramas intimistas y películas biográficas de las que ahora, muchos no se acuerdan, parecidos a los que ahora compitieron por el óscar. Hoy en día, la Televisión a través del formato digital y su transmisión por cable, satelital o Internet, está demostrando ser un medio de expresión mucho más libre y más ambicioso; lo dije al inicio de este año, al referirme a series televisivas que tienen un nivel propio del cine, y ni se diga de historias como Juego de Tronos, adaptación a la TV por HBO, de la Canción de Fuego y Hielo de George R.R .Martin, que con todo y sus bemoles, es probablemente la producción para la pantalla chica más espectacular y ambiciosa que se ha hecho.

Quizá no estemos lejos de una gran transformación del "Séptimo Arte" de la mano de la tecnología y de nuevos creativos que han abandonado la pantalla grande por la chica. Con perdón de Iñarritú y sus fans, pero creo que el cine, hoy por hoy, está cayendo en manos de los mediocres.

-----------------------------------------------------------------------------------------------------------

Mexicanización:

Quisiera responder a Jorge Mario Bergoglio, respecto de quien más se acrecentan mis dudas, por lo que dijo de la "mexicanización" de Argentina: que no se preocupe, que para que su adorado país natal se corrompa no hace falta que se mexicanice, le basta el gobierno actual de Cristina Fernández de Kirchner que no tuvo empacho en mandar asesinar a un fiscal que tenía pruebas de que su administración y todos los Gobiernos Argentinos en los últimos veinte años han estado protegiendo a grupos terroristas e intereses persas en la república sudamericana.

Para los papólatras neoconservadores que consideran como infalible y rebosante de santidad cada una de las deposiciones verbales que tiene este Jesuita formado en la escuela de Pedro Arrupe, y que, --como coinciden que son simpatizantes en su mayoría del PAN-- creen que esto es una justa crítica al gobierno priísta de Peña Nieto, tienen que revisar que en primer momento él no habla de que Argentina se "Peñice" o se "Empriíce" sino que se "mexicanice", lo que recuerda que en Argentina, sin generalizar, porque claro que hay rioplatenses inteligentes y cultos, hospitalarios y amables, así como los hay gamberros, vulgares e ignorantes, y cada vez queda más claro que este "Papa" pertenece a esta segunda categoría, existe una pésima visión, desde siempre y mal trato hacia los mexicanos, a quienes siempre se nos ve como ladrones e intrigantes, no por efecto del PRI ni del actual gobierno, sino quizá, por malos ejemplos de compatriotas nuestros que han generado un estereotipo negativo de nosotros, pero que su uso o alusión a ello por parte de alguien que, además de su carácter religioso es un Jefe de Estado, resulta contrario a toda diplomacia e inadmisible.

En segundo lugar, resulta inadmisible que alguien que ejerce una potestad universal como es el Papa --si realmente él ostenta dicha investidura-- se manifieste despectivo hacia parte de su grey como somos los mexicanos, lo que demuestra que sigue siendo el típico argentino de los chistes: engreído, ególatra y con ínfulas de superioridad que desprecia a los de otras nacionalidades, sean británicos, bolivianos o mexicanos.

En tercer lugar, que parece haber indicios de que Bergoglio, simpatizante como es de la condenada Teología de la Liberación por San Juan Pablo II, ha alentado a aquellos clérigos que, pertenecientes a esa corriente, se encuentran trabajando en Guerrero y han estado colaborando con la desestabilización que hacen tanto ayotzinapos como miembros de otras organizaciones de corte marxista y violentas como la CETEG, tal y como veladamente lo denuncia Raimundo Riva Palacio en el periódico El Financiero.

Por último, que si bien es cierto que el Gobierno de Peña ha demostrado ineptitud pasmosa para hacer frente a la enredada situación nacional tras el secuestro y desaparición de los normalistas de Ayotzinapa en septiembre pasado, y también el continuar con las corruptas prácticas de siempre y sus conflictos de interés, mucho de esa situación se debió a los nefastos gobiernos panistas de Vicente Fox y Felipe Calderón, de su misma veta ideológica que ellos, quienes desataron el clima de violencia generalizada, y también abrieron las puertas de la corrupción a grados nunca vistos: ¿o se han olvidado de los escándalos que van desde las tangas de Pro-Vida, las toallas de Los Pinos, las corruptelas de los hijos de Martha Sahagún, la cleptómana administración de Emilio González en Jalisco, el enriquecimiento de los hermanos de Margarita Zavala y su empresa Hildebrando, las ganancias perdidas de PEMEX, los negocios turbios de Juan Camilo Mouriño, la "Estela de Luz", etc. etc.? ¡Tengan un poco más de autocrítica y reconozcan su participación en la formación del desastre actual, por favor! Como también cómo ha sido la Izquierda la autora de la corrupción e impunidad en el DF, en la anarquía en Guerrero y sus vínculos con el crimen, en la destrucción de las familias y la muerte de miles de inocentes con el aborto...

Por último, y como dijo González Iñarritú en su discurso de aceptación del óscar: ojalá tengamos al gobierno que nos merecemos, y ojalá también tengamos al Papa que nos merecemos los católicos... lo teníamos en Benedicto XVI, o quizá, los mexicanos, que nos hemos dejado corromper y hemos perdido nuestros preciados valores tenemos precisamente al Gobierno que nos merecemos, como también como católicos, por nuestros pecados y por no seguir fielmente la doctrina de Cristo y por nuestra cobardía para defender nuestra fe, quizá también tenemos en Bergoglio al Papa que nos merecemos.

No hay comentarios: