Buscar este blog

7 de febrero de 2015

GRECIA: EUROPA HACIA LA RUPTURA / EBRARD Y LA LINEA 12


El triunfo del joven político griego Alexis Tsipras, dirigente del partido político Syriza de Izquierda radical (arriba, a la izquierda, junto al político español Pablo Iglesias, líder del partido también de extrema Izquierda Podemos) puede representar un parteaguas en la Historia reciente de la Unión Europea, muy convulsa desde el inicio de la crisis económica en 2008, incluso, puede ser el inicio de una serie de cambios políticos en los países del viejo continente que pueden llevar a la ruptura del bloque continental y también el fin de la hegemonía alemana al interior del mismo, hegemonía que algunos, en particular en el país heleno, es llamada como "Cuarto Reich" y que se sustenta en el control económico que, a base de deuda, ha venido ejerciendo sobre los países más débiles del bloque, en particular desde hace veinte años, tras la caída del Muro de Berlín, la reunificación y las convulsiones que llevaron a la división de la Unión Soviética, la sangrienta ruptura de Yugoslavia y los demás cambios.

Igualmente, Alemania aprovechó la expansión a mediados de los 80 de la Unión Europea con el acceso de países como España con una economía media, o francamente débil como Portugal, Grecia e Irlanda del Sur, para tejer sus redes financieras, mismas que resultaron más efectivas que la Kriegsmarinne del Kaiser Guillermo II hace 100 años o las Divisiones Panzer de Hitler en la 2a. Guerra Mundial para hacerse con el control del continente de manera incuestionable, y además, con la aquiescencia de los dominados, que voluntariamente aceptaron el ser inscritos en el bloque, mismo que comenzó siendo un simple acuerdo de libre comercio para convertirse en una especie de confederación burocrática que beneficia al más fuerte del conjunto y poco a poco, se convierte en una tiranía de tipo económico y del discurso de lo políticamente correcto; sin embargo, la situación poco a poco ha venido a decepcionar a los más débiles del bloque, que atraídos en un primer momento por las promesas de desarrollo económico, y un marco jurídico común de protección a los derechos humanos y del medio ambiente, entre otras, ahora se encuentran arruinados y sujetos mediante un endeudamiento exorbitante y el corsé de un pesado y oneroso entramado de instituciones y burocracias que subordinan las decisiones y las soberanías de los Estados europeos a los dictados de Bruselas, mismos que ahora, son vistos como reproducción de las decisiones tomadas en la Cancillería de Berlín.

Actualmente, es posible ver que en los extremos del discurso político europeo, tanto a la Derecha como a la Izquierda existe un enorme descontento con la Unión Europea, más allá incluso de los países pobres del continente como Grecia o de aquellos que han visto arruinadas sus metas y aspiraciones como España. Tal es el caso del mensaje antieuropeo del Front Nationale en Francia del que he hablado aquí en ocasiones anteriores. En el caso de Grecia, esto lo vemos tanto en el Partido Syriza como entre los Demócratas Nacionalistas y Amanecer Dorado, no es de extrañarse que Tsipras haya hecho alianza con los primeros para obtener los escaños necesarios para así obtener el puesto de Primer Ministro, entre tanto, los segundos, señalados como una partidarios de una ideología fascista, se han convertido en la tercera fuerza política del país.

Origen es destino: la situación de Grecia, que junto con Roma es la cuna de la herencia grecorromana de nuestros países Iberoamericanos, es muy similar a la de España, a la de Venezuela y también a la que nos estamos aproximando a llegar en México: entre los "Argivos" --como diría Homero-- el triunfo de esta coalición extraña de radicales de Izquierda, que predican un discurso más que marxista: populista, liberal extremo, y keynesiano, con ultranacionalistas ideológicamente contrarios a aquellos, es consecuencia también del hartazgo ante décadas, casi un siglo, de que el escenario estuvo dominado por los "partidos de siempre" como el PASOK de corte socialdemócrata, el Partido Comunista y el Nueva Democracia, en los que dominaban siempre los mismos apellidos: Papandréon, Venizelos y Samarás, y tuvieron un triste historial de corrupción, nepotismo, entreguismo a intereses extranjeros y simulación, además de una política paternalista y de "Estado de Bienestar" corporativista (extrañamente todo tiene un tufo a sistema político mexicano) todo lo cual contribuyó a meter a Grecia en la peor crisis de la Historia. 

Lo mismo sucede en España, donde se está dando el rápido ascenso del joven Pablo Iglesias reconocido por su imagen de hipster con su cabello largo y barba de candado, y su partido Podemos, al igual que su homologo heleno, con quien aparece en la fotografía con la que se abre esta entrada, maneja un discurso populista, aunque menos nacionalista, es más, nada nacionalista y también, al igual que el de Tsipras, muy semejante al mensaje Chavista y antieuropeo. Iglesias ha llegado a señalar incluso a plantear la salida de España de la OTAN en caso de llegar al poder.

Aunque el discurso de Iglesias, lo mismo que el de Tsipras no es más que el del típico joven adinerado que se mete a un café Starbucks y platica con otros amigos suyos dándoselas de un aire intelectualoide mientras sorben mokas y capuccinos, de cómo cambiar el mundo maldiciendo el capitalismo y señalando a EUA como la causa de todos los males del planeta, y que plantean como medicina el que "papá gobierno" asuma toda la responsabilidad de los problemas de los ciudadanos y sus gastos, --lo cual no es más que regresar a la misma ruta de medidas que provocaron la crisis-- y además, resulta muy preocupante que sus ideas se asemejen a lo que está ocurriendo en Venezuela; aunque las semejanzas no quedan ahí: al parecer, ambos movimientos, tanto el griego como el hispano, han sido financiadas con el dinero petrolero venezolano.

Así, ha trascendido que Iglesias y Podemos han financiado su campaña con dinero venezolano, y después, el joven hipster de la coleta, recomendó a su amigo el aqueo comunista que buscase financiamiento en Caracas de las generosas manos de Maduro, quien no cede en aportar dinero a sus amigos cubanos (algo que pronto dejará de hacer, dado que Obama ha aceptado hacerse cargo de la eternamente quebrada Cuba) y ahora también griegos y españoles, mientras el país sudamericano sufre carencias, mas eso no importa, todo parece ser parte de un plan.

¿Qué plan? Pues parece que estamos ante otro tablero del Juego de Tronos real cuya partida se está ejecutando: Rusia ha sido objeto de presión por la cuestión Ucraniana y las sanciones que los Europeos han implementado en su contra casi impuestas por Washington y Berlín, han emproblemado al Gobierno de Vladimir Vladimirovich Putin; sin embargo, éste es muy astuto y se ha señalado cómo ha estado apoyando a diversos partídos políticos a lo largo y ancho del continente, y en ambos extremos políticos: desde el Front Nationale o el UKIP en Francia y Reino Unido respectivamente, ambos movimientos conservadores y nacionalistas, o los mencionados partidos griego y español en el ala Izquierda, todos sin embargo hermanados por un punto en común: el rechazo a la Unión Europea y la denuncia de la existencia de un Cuarto Reich encubierto por el bloque continental. Venezuela se inscribe en lo que puede ser todo un plan orquestado desde Moscú como un intermediario financiero hacia las Izquierdas radicales, sustituyendo al papel que desempeñara Cuba en los años 60 a 80, ahora que la isla puede caer en la órbita de EUA de nueva cuenta, sin que a Putin le importe el destino de los venezolanos; finalmente, son solo piezas en el ajedrez global.

El plan puede tender a la ruptura de la Unión Europea y a debilitar la hegemonía alemana: Grecia, con Alexis Tsipras puede tener en sus manos el futuro del bloque continental que hasta hace 10 años parecía ir en camino de la integración; hoy, el futuro parece incierto, claro que, de llegar Podemos y Pablo Iglesias al poder en Madrid la situación se agravaría más, no solo por su oposición a los planes financieros de Bruselas, sino por la radicalización y división cada vez más profunda al seno de la sociedad ibérica, que puede llevar a una crisis política con el fin de la monarquía y el establecimiento de una III República tan caótica y extremista como la II en los años 30 y que se convierta en un factor de desestabilización muy fuerte para Europa.

Estemos al pendiente, en medios occidentales como Foreign Affairs predicen el inminente colapso y caída del régimen de Vladimir Putin en Moscú, pero algo me dice que el líder ruso está ahora con más control sobre los destinos de Europa que nunca a través de sus alfiles, pero no se han percatado de ello, creo que aún nos faltan por ver más capítulos de esta telenovela de descenlace incierto pero claramente dramático.
------------------------------------------------------------------------------------------------------------
Ebrard:



Creo que nadie como el ex-Jefe de Gobierno del Distrito Federal Marcelo Ebrard Causabón representa la bajeza, la falta de escrúpulos, la petulancia, cobardía e irresponsabilidad de la clase política mexicana: es claro que la Línea 12 del Metro de la Ciudad de México es un caso de corrupción extremo e innegable: los trenes comprados en España no correspondían o no eran compatibles a las vías diseñadas y construidas, el peralte de las curvas además era inadecuada, el material usado para rieles y balasto era de mala calidad, hubo compras a sobreprecio... y todavía, ¡Marcelo alega ser víctima de una conspiración política orquestada por la Presidencia de la República y por el Senador Manlio Fabio Beltrones, operador político del PRI en la cámara alta! No es de dudarse que la exhibición que se hace del otrora priísta y asistente de Manuel Camacho Solís en el gobierno de la capital a inicios de los 90 sea una venganza de Los Pinos por la exhibición que éste hizo de los conflictos de interés del Presidente Peña, su esposa y el Secretario de Hacienda Videgaray con la constructora HIGA a través de la periodista Carmen Aristegui, la vocera de la Izquierda; en ambos casos, hay que reconocerlo, no se trata de inventos ni cuentos, sino de revelaciones de las sucias prácticas de nuestros dirigentes en materia de obra pública.

Lo peor, y de eso podemos estar seguros, es que al final habrá un pacto: la Izquierda deja de meterse con el presidente y sus negocitos con las constructoras y a cambio el PRI deja de señalar a Marcelo como responsable, dejándole llegar a ocupar su curul de diputado ya sea por el PRD o por MORENA, y gozar de la inmunidad del fuero, así nadie será sancionado por nada, todo siempre fue con las mejores intenciones y lo que resulta evidente quién sabe quién fue el responsable... probablemente en realidad fueron alienígenas.

Pero a Ebrard además de esto se le añade el peso de los miles de niños no natos muertos en el vientre de sus madres tras la despenalización del aborto, los adolescentes muertos en el estúpidamente planeado operativo de la discoteca New's Divine y los policías federales linchados por las masas en Tláhuac, azuzadas por la Izquierda para evitar que los agentes descubrieran las redes de apoyo entre narco, pandillas y movimientos subversivos apoyados por López Obrador, se le suma también la promoción que ha hecho de los vicios y de los ataques a la familia y a la Moral con su apoyo al "gaymonio" o los excesos de Spencer Tunick, su cobardía que le ha impedido romper con el tabasqueño y su claro talento para humillarse, arrastrarse y ser usado por otros, y ni hablemos de favorecer intereses de cadenas comerciales a las que vendió vías públicas o el apoyo a manifestantes y vándalos en contra de los rivales o contrarios a su amo el nativo de Macuspana. En pocas palabras, estamos ante una verdadera escoria humana.

Cuando veo el caso de Ebrard y cómo saldrá seguramente impune de todo esto, y que orgullosamente exhibe su falta de vergüenza y que se trata apenas de un caso entre muchos de todos los partidos, francamente ya no sé qué queda, hemos llegado a un límite, solo falta ver qué pasa, cuando todas las alternativas se han agotado. 

No hay comentarios: