Buscar este blog

9 de enero de 2015

EL ATAQUE A "CHARLIE HEBDO"




Tras el ataque perpetrado el día de ayer contra las instalaciones de la revista satírica francesa Charlie Hebdo en la ciudad de París he llegado a las siguientes reflexiones:

1.- El ataque:

El ataque es deleznable, atroz y criminal, de eso no hay duda alguna, una muestra de poder y de los alcances de las organizaciones terroristas islámicas que han llegado a Europa y un verdadero atentado en contra de la libertad y de la apertura que han dado los Estados europeos a los musulmanes que han emigrado al Viejo Continente, mostrando que de parte de los inmigrados no existe ni tolerancia, ni apertura ni respeto al orden existente en esos países, sino que desean imponer sus reglas y forma de vida a las sociedades que los han recibido. Es una muestra además de fuerza que pretenden ejercer a través del miedo y con ello, condicionar la política de los Estados europeos, entrampados por la permisividad que han tenido con los flujos migratorios y su propio discurso democrático y tolerante.

2.- El Peligro Islamista: 

Relacionado con lo anterior, creo que debe quedar claro que el Islam representa un peligro para Europa y todo Occidente; en realidad, el Islam moderado no existe; cierto, la mayoría de los musulmanes no toma las armas ni se lanza a la conquista... por ahora, sino que son gente común, pero no debemos olvidar que el Islam, no es como dicen Bergoglio, Obama o cualquier otro obnubilado lider occidental actual que busca conservar las formas y ser "políticamente correcto" una "religión de paz" o "de amor" (en el siglo XVI hubieran calificado de tal al sangriento y belicoso culto a Huitzilopochtli de los Mexica); es ante todo, una ideología imperial y expansionista que sirvió de base para la conformación de vastos y poderosos Imperios como los Califatos Omeya, Fatimita, Abasida y Otomano que se extendieron a través de la espada y que realizaron o fomentaron genocidios, como el de los armenios hace 100 años, o si toleraron a los no-musulmanes en sus territorios, los colocaron como ciudadanos de segunda o tercera, como ocurrió con los Mozárabes en la España musulmana, Judíos y Coptos en el Egipto Fatimita. 

Queda claro que las llamadas Primaveras Arabes sí han constituido una verdadera revolución en el mundo islámico, pero esto no ha llevado a un proceso de secularización como la Revolución Francesa de 1789 por la propia naturaleza de los pueblos musulmanes y su Historia, sino a un renacimiento del sueño imperial musulmán que ha cristalizado en el surgimiento del ISIS y la auto-proclamación de su líder Abú Bakr Al-Baghdadí como Califa o nuevo emperador del Islam, que además existe un enorme resentimiento entre las jóvenes masas musulmanas en contra de las potencias occidentales por el colonialismo ejercido sobre sus países desde el fin de la Primera Guerra Mundial y el desmembramiento del Imperio Otomano y la supresión del Califato, que están hartos de ese experimento fallido occidental llamado "Estado de Israel" que ha sido la manzana de la discordia o el pretexto preferido para desarrollar el radicalismo islámico y justificar al terrorismo, y que esto ha llevado al surgimiento de movimientos como Hamas, Hezbollá, Al-Qaeda o Boko Haram, que han perpetrado ataques demoledores contra Occidente: los atentados contra la embajada norteamericana en Beirut, Líbano, los ataques contra el World Trade Center de Nueva York en 1993 y 2001, el ataque al tren suburbano de Madrid el 11 de marzo de 2007 y los ataques al transporte público londinense en 2005, además del secuestro y ataque a cristianos en Nigeria y Siria, a los que ahora se suma este hecho.

3.- La Provocación de los Medios:

Pero también existe otro punto que no debe ser soslayado, por más que ahora, como siempre y como dice la vieja conseja: "sobre el muerto, las coronas" se venga a decir todo un discurso hagiográfico sobre la revista Charlie Hebdo y su director y caricaturistas muertos, ahora que se dice que la revista valientemente ha sido un bastión de la libertad, porque en realidad no lo es; lo ha sido de un libertinaje de expresión, por un lado, pero también, de la intolerancia de los tolerantes.

Resulta curioso que los ateos tiendan a hablar más de Dios que los creyentes; como decía el "poeta maldito" Charles Bukowski: "Aquellos que hablan de Dios, necesitan de Dios", y resulta que el semanario victima del ataque critica más en sus páginas a la Religión en general que cuestiones políticas, todo desde una óptica que es habitual entre los antirreligiosos, sintiéndose desde lo alto de una supuesta superioridad moral e intelectual que dicen poseer, así por ejemplo, recientemente vi como el periodista mexicano Jorge Ramos que se confesaba como haber nacido católico para ahora ser ateo, cuestionaba, con altas dosis de desprecio, al analista norteamericano Bill O'Reilly de fe protestante, por escribir libros acerca de Religión y a la vez hacer comentarios políticos en su espacio de Fox News: "The O´Reilly Factor", no se, pero me parece más responsable alguien que confiesa sus postulados ideológicos o creencias y que abiertamente dice tener una óptica sobre asuntos sociales o políticos a través del lente de dichas convicciones, que un sujeto que odia a su país natal, del que habla mal cada que puede y eligió el autoexilio, que por venir de una familia criolla y ser rubio y de ojos azules se siente Anglosajón cuando es más Hispano que Cervantes y tiene un largo historial de amoríos e hijos naturales regados a ambos lados de la frontera y que hasta busca a jovencitas casi adolescentes a pesar de ser un cincuentón, y lo mismo puede decirse de Bill Maher, quien en su "documental" Religious no sale de los lugares comunes de crítica al Cristianismo y aparte exhibe una ignorancia monumental, aunque claro, tiene efecto mediático y lo que dice se lo puede tragar cualquiera con una formación promedio y falta de conocimientos de Historia y Religión.

Los tipos con estas características evidencian una gran virulencia y hasta furia contra la fe de los creyentes, como si nada los ofendiera más que ello, cuando la inmensa mayoría de los creyentes, salvo los fanáticos, ni se sienten afectados por el escepticismo de ellos, aunque claro, pueden sentirse ofendidos, no porque teman que un dibujo --como decía en una entrevista, con lujo de cinismo, el ahora difunto director de la revista-- destruya a Dios, sino porque se les ataca directamente a ellos, como personas, por las creencias que tienen; ahora, en esa misma entrevista decía que si te sentías incómodo con su obra que tú lo caricaturizaras o te burlaras de él... generalmente el que se atreve a hacer esto con alguien de los medios y en especial de esta vertiente ideológica acaba demandado y hasta en la cárcel, o al menos, con la reputación hecha pedazos, tildado de fascista, intolerante y retrógrada; nadie, en la época actual, puede meterse con alguno de los pontífices del progresismo y la Izquierda que pretenden ejercer un poder inmenso y no sujeto a límites, sean legales o éticos, pues ellos se han erigido en intérpretes de la verdad y conciencia de la sociedad, como un poder que está por encima incluso del Estado, ya que ellos tienen la inmensa facultad de formar a la opinión pública, los políticos por tanto, tenderán siempre a estar a sus pies por temor de acabar como Nixon, o simplemente veamos cómo actualmente en México el Presidente Peña ha visto socavada su posición no tanto por los hechos de violencia en sí, sino por el manejo que ciertas figuras de los medios progresistas como Carmen Aristegui han hecho de las noticias.

Es decir, los ateos o antirreligiosos generalmente piden tolerancia pero no la ejercen hacia quien tiene creencias o piensa diferente a ellos, en el caso de Charlie Hebdo, no es la excepción, es cierto que su directiva se había enzarzado en una guerra abierta contra el Islam, pero también las críticas o más bien, burlas contra el Cristianismo y la Iglesia Católica en general eran abundantes, y no iban solo contra figuras públicas de ésta como el Papa, sino contra las mismas creencias o doctrinas religiosas, burlas además groseras, sucias y de pésimo gusto que no reproduciremos aquí por respeto, pero por ejemplo, hay una viñeta en la que ante la visita papal a Francia dicen que "los Franceses tan tontos como los negros" por ir a ver al pontífice, entonces San Juan Pablo II (no encuentro en la red la ilustración para anexarla aquí), aquí tanto se ofende directamente a los católicos al calificarlos de idiotas como a los negros, al insinuar que estos lo son por naturaleza, en un claro gesto racista.

Con esto no quiero decir que los ataques a la revista se justifiquen, por supuesto que no, las cosas no se arreglan matando, pero sí señalar que existe una enorme soberbia en los medios de comunicación que les impide fijarse límites, y que impide a su vez que los Estados los impongan; por el contrario, han logrado la derogación de delitos como la difamación, a fin de poder pasar por encima de las personas sin sanción. Se dice que la libertad de uno termina donde empieza la del otro, y el respeto de un derecho acaba donde inicia el derecho del otro: la libertad de prensa debe tener como límites, entre otros, el derecho a la libertad de cultos, de conciencia y la reputación de las personas; de lo contrario, habremos creado una élite que se concibe como omnipotente y ajena a toda responsabilidad. (En otra efeméride, el día de ayer murió Julio Scherer, quien fue pionero, alegando la persecución que le hizo el Presidente Echeverría cuando fue Director del Excelsior, de la conversión del periodista de Izquierdas en parte de los privilegiados e intocables en México, por cierto.)

Pero además, esto iría también a favor de los propios periodistas, el equipo de esta revista satírica no demostró valor, sino temeridad, como que buscaron provocar y lo lograron, el ataque sufrido --de la entrevista que vi con el director de la misma: Stéphane Charbonnier me dio la impresión que se trataba de un tipo algo perturbado, como presa de grandes resentimientos sociales-- cuando se insulta lo más sensible para las personas no se sabe cómo reaccionarán éstas; no en balde, en un país multicultural como Rusia, el gobierno de Putin ha puesto en el Código Penal el delito de Blasfemia o Ataques a la Religión (cualquiera que ésta sea, desde el Cristianismo Ortodoxo hasta el culto al Espagueti Volador) no por ser un Estado confesional, que no puede ser, pues en Rusia hay Ortodoxos, Católicos, Protestantes, Judíos, Musulmanes, Budistas, Paganos y Ateos, sino para mantener la paz pública y evitar luchas entre esos credos o con los descreídos, bien se dice proverbialmente que en las discusiones familiares jamás debe hablarse de religión, preferencias políticas o de equipos de fútbol, puesto que se propician los desencuentros y conflictos con esos temas.

4.- El Occidente descristianizado:

Resulta que todo mundo guarda luto y se solidariza con el pasquín, lo curioso, como lo dice el Padre Terzio en su Blog, es que antes no haya habido esas muestras de duelo y solidaridad ante más terribles y mayores masacres provocadas por el Estado Islámico en Siria e Irak o el desplazamiento de miles y miles de Cristianos de sus lugares de origen, o lo hecho por Boko Haram en Nigeria en contra de igualmente, los Cristianos. ¿Porqué no ha habido esa condena como sí la hay ahora por doce periodistas y caricaturistas de un semanario tan vulgar? Principalmente por dos cosas:


  • Los Estados Occidentales Democráticos ya no consideran al Cristianismo como su raíz o su base, reconocerlo así sería no reconocerse como laicos, abiertos e incluyentes, así que no quiere mostrar ningún signo de identidad compartida con las víctimas del islamismo en Oriente y África por no parecer confesionales u hostiles hacia el multiculturalismo.
  • El poder de los medios, si alguno es tocado, aún sea el panfleto más amarillista y desprestigiado, los demás hacen causa común y ponen el grito en el cielo por un ataque contra la sacrosanta libertad de expresión, en México lo hemos visto con los periodistas asesinados aún cuándo estos hayan sido parte en negocios oscuros con las bandas criminales.
Además de ello, lo que sucede en Irak, Nigeria o Kenya parece muy lejano pese al Internet y los medios de comunicación, en cambio, que el acontecimiento suceda en la "Ciudad Luz" es ciertamente impactante y demuestra la cercanía del peligro terrorista en el mero núcleo de Occidente.

5.- Consecuencias:

El futuro se pinta oscuro para la otrora Hija Primogénita de la Iglesia, para empezar, y ante el ascenso que el Front Nationale de Marine Le Pen ha tenido y del que hemos hablado en otro lugar antes en este espacio, es más que probable que alcance la mayoría parlamentaria y hasta la Presidencia de la República en unas futuras elecciones, la postura antiinmigrante radical de la política conservadora se verá enormemente fortalecida.

Es cierto, el tradicionalismo católico francés, que se ha convertido poco a poco en una fuerza importante, junto con el movimiento identitario, de oposición al desastroso gobierno de Hollande y ha cuestionado a las bases mismas del sistema político francés va a aprovechar el ataque a Charlie Hebdo, contrario a lo que algunos medios dicen, creo que la Jerarquía Católica francesa fue muy inteligente en guardar silencio a los verdaderamente asquerosos ataques de la revista contra el Cristianismo, por un lado habría sido darle importancia y hacerle publicidad  a un medio que no valía la pena (los musulmanes le han dado con esto gran relevancia al pasquín en vez de silenciarlo) y por otro lado, esto toca un punto clave: la descristianización de Europa, el hedonismo y el antinatalismo ha dejado un hueco enorme que amenaza ser llenado por el Islam (en cierta manera, la revista sería víctima de las consecuencias de sus propias ideas); no en balde, hay un 21% de los jóvenes franceses que han manifestado su apoyo al ISIS: son tanto inmigrantes islámicos como conversos al mahometismo, resulta incluso coincidente que unos días antes del ataque el escritor Michel Houellbecq haya presentado una novela en la que habla de la toma del poder en Francia por musulmanes, algo que no se antoja tan lejano con una demografía que obra en favor de ellos por encima de los franceses nativos.

¿Pero qué pasaría si choca el islamismo radical con la postura antiislámica que se extiende en Francia? La mesa está servida hasta para una verdadera guerra civil y étnica entre islámicos y nativos. Por lo pronto, la violencia no cesa en París y sus alrededores, ya desde antes del ataque a Charlie Hebdo se dio el atropellamiento por parte de islamistas a personas reunidas en plazas en Dijón, Nantes y París, después del ataque, se dio otro tiroteo en que un inmigrante mató a una oficial de tránsito, el estallido de un coche-bomba en un pueblo cercano a la capital, y ahora, la toma de rehenes en una tienda judía en Dammartin en Göele, donde se han atrincherado los responsables de las muertes en la revista. Todo esto hace temer que estemos apenas en el inicio de una verdadera ofensiva islamista en contra de la antigua Galia, sino es que en contra de Europa entera. Lo peor, ya ha habido respuesta al fuego: se han arrojado granadas contra mezquitas y se han atacado negocios de musulmanes.

Este 2015 empieza sombrío. Sigamos atentos a los hechos.

No hay comentarios: