Buscar este blog

2 de mayo de 2011

OSAMA BIN LADEN,...¿MUERTO?



Anoche, se dió el anuncio, por el presidente Barack Hussein Obama, de la muerte del líder de Al Qaeda, Osama Bin Laden a manos de un operativo planeado por la CIA y ejecutado por un comando de las fuerzas especiales de la Marina norteamericana: los Navy S.E.A.L.S. (siglas en ingles de Mar, Tierra y Aire, en los que están capacitados para realizar labores en diferentes escenarios, es de recordar que incluso hay una película de inicios  de los 90 con el hoy polémico Charlie Sheen acerca de ese grupo de operaciones clandestinas de las fuerzas norteamericanas) en los alrededores de Islamabad, capital de Pakistán, según la noticia oficial, el comando llegó a una enorme residencia fortificada con un valor superior al millón de dólares ubicado en un barrio popular de los suburbios de la capital pakistaní mediante dos helicópteros, y tras un breve y fulminante combate de 40 minutos, se dió la muerte del caudillo islamista, se tomaron muestras del cadáver para cerciorarse de su identidad y posteriormente, cargaron con él en el helicóptero, volaron 1,600 km al sur y lo aventaron en el mar, a fin de evitar que, de dejar a los restos del terrorista en tierra, sus seguidores le convirtiesen en mártir y erigiesen un mausoleo y todo un culto alrededor.

Ahora bien, existen muchas preguntas y dudas, aquí haremos un repaso de las principales y daré mi opinión.

En primer lugar, Obama parecía, al momento de dar la noticia, carecer de júbilo; por cierto, el mismo, que se vivió en las calles, sobre todo de Nueva York en las horas de la madrugada, pareció evaporarse repentinamente y ahora los norteamericanos parecen reflexivos e intranquilos, mientras que fuera de las fronteras del coloso del norte y a pesar de las felicitaciones dadas por Jefes de Estado, hay un enorme escepticismo en torno a la noticia. No es para menos, el paranoico gobierno norteamericano, que en ello no ha cambiado nada durante la administración del afroamericano respecto a la del Bush Jr., ha dado avisos de aumentar las alertas; aunque quizá también el escepticismo se ha contagiado.

Y es que, ha sido muy oportuno el que se de la muerte del temible líder de Al Qaeda justo en un momento como éste: por un lado, la popularidad de Obama estaba por los suelos, y por tanto, su reelección para otro periodo en la Casa Blanca peligraba, ante la pésima gestión económica, la creciente partidización de la política norteamericana y la controversia suscitada por las cuestiones presupuestales; segundo, EUA se encuentra cuestionado por su muy marginal y ambigua actuación en el caso de las rebeliones de Medio Oriente, y en especial, en el caso de Libia; aparte de intentar por todos los medios salvar al régimen aliado en Yemen y aminorar la presión sobre los también aliados de Bahrein, Omán y Jordania,  habida cuenta además que esos movimientos tienen una indudable inspiración en los radicalismos islámicos y el rompimiento con la influencia norteamericana en la región, era necesario, por tanto, un acto de fuerza para mostrar todavía su capacidad de influencia en el mundo. Tercero, y ante la situación económica actual relacionada con los problemas de Medio Oriente, el petróleo estaba por las nubes y el dólar se devaluaba; la noticia de hoy, contribuyó a que repentinamente cambiaran las cosas exactamente al revés: el petróleo se derrumbó y el dólar subió. Para colmo, la muerte del hijo menor y los tres nietos de Muammar Gaddafi en Libia bajo las bombas de aviones norteamericanos y europeos de la OTAN, fue un duro golpe, otro más, a la imagen norteamericana.

Y existen contradicciones: Obama agradece a Pakistán su apoyo en el operativo, pero después se dijo que el país musulmán ni supo de la operación hasta después de efectuada, cuando la actitud de Pakistán, ya sea bajo la administración de Pervez Mushfarrah como del viudo de Benazzir Bhutto: Al Sardari, ha sido siempre ambigua: por un lado, ha apoyado a EUA, por otro, es indudable su colaboración con los Talibán, grupo al que financió y ayudó a organizar desde la época de la Guerra contra la Unión Soviética en los años 80. Igualmente, si es cierta la noticia que hoy ocupa los titulares, resulta evidente que Osama vivía en Pakistán bajo el amparo y con el conocimiento de las autoridades pakistaníes: nadie tiene una mansión de más de un millón de dólares enmedio de un barrio pobre y además, fortificada y cerca de una base militar, además, sin que nadie se dé cuenta, pasa como aquí en México de la Administración Calderón con el Chapo Guzmán, supuestamente escondido frente a los ojos de todos en Durango... hay que recordar además, que Pakistán tiene un problema, similar al que tiene Israel y al que tiene EUA, de un organismo de inteligencia demasiado poderoso que constituye un Estado dentro del Estado: el ISI que apadrinó en los 80 a los Talbán y al joven Bin Laden en los 80, cuando fue un puntal en la "Guerra de Charlie Wilson" contra los rusos.

Aparte, la noticia más parece argumento de película de Steven Seagal que realidad, sobre todo, la parte de que arrojaron el cadáver al mar y la falta de imagenes de Osama muerto. Aparecieron fotos en ese sentido, pero después se denunciaron como trucadas y se retiraron de la red, la gente duda y como consecuencia, aparecen ya las teorías de la conspiración que generan y aumentan las dudas, los rumores y hasta las idioteces.

¿Qué es lo más probable que ha pasado? Mi postura es que Osama Bin Laden está muerto desde el año 2003, aproximadamente: ya sea muerto a manos de los norteamericanos o víctima, --lo más probable--de un mal renal en etapa terminal que había convertido a un avezado líder militar y estratega financiero y logístico en una figura delgada, de andar cansado y aspecto cetrino y avejentado en sus primeros años 40. Desde entonces cesaron los vídeos presentándolo y abundaron las cintas de audio grabadas con su voz, mientras que el médico egipcio Aymán Al-Zawahiri ha tomado el mando de la organización desde ese tiempo y ha sido realmente el cerebro, además de que Al-Qaeda se ha convertido, más que un ejército estilo "Cobra" de Gi-Joe, en una serie de células independientes y de actuar autónomo, por lo que la muerte del Saudita o del médico egipcio (al que por cierto, han matado ya muchas veces y siempre sobrevive, quizá hace los conjuros del "Libro de los Muertos" para revivir, jajaja) son o serían irrelevantes, los diferentes grupos seguirán actuando y su involucramiento en los movimientos rebeldes de Oriente continuará creciendo.

Bush mantuvo "vivo" a Bin Laden porque le permitía justificar su gasto militar, las intervenciones en Medio Oriente y su política de seguridad, sin embargo, esto ahora le viene de perlas a Obama para justificar todo lo contrario:

1.- El retiro definitivo de Irak y Afganistán.
2.- Una nueva política exterior aislacionista y de lavarse las manos respecto a Libia y demás revueltas árabes.
3.- Reducción del gasto militar.
4.- El cierre de la prisión de Guantánamo que tantos dolores de cabeza ha ocasionado recientemente.
5.- Tener un logro qué presumir por encima de la desastrosa administración de Bush.

Todo esto, le permitirá salir avante y reelegirse sin problema, nadie, ni Sarah Palin o la todavía más cómica figura de Donald Trump le hará sombra, a menos de que el escepticismo y una posible represalia de los grupos islamistas y el empeoramiento de la situación en el Levante, particularmente para Israel, desacrediten el supuesto logro, quizá por ello la seriedad de Obama y de Hillary Clinton. Incluso, aunque presenten imágenes del combate, muchos dirán que es trucada, más cuando las fotos que se presentaron originalmente fueron falsas.

Pero además, muerto ahora, hace años o incluso vivo y escondido, existe una enorme posibilidad de que acaban de convertir a Osama en un "Ché Guevara" musulmán, mártir asesinado por el Imperialismo, símbolo de la rebelión e inspirador de movimientos posteriores (independientemente de que en realidad se trató de un peligroso psicópata, igual que el islamista), quizá eso también, explica la seriedad del presidente norteamericano.

Ya veremos que sucede, por lo pronto, me atrevo a apostar que se trata de un mero paliativo para una situación internacional enormemente complicada, unas circunstancias todavía más problemáticas para EUA internamente y un Islam en pleno hervor. Las cosas están lejos de mejorar o de resolverse, y ya veremos que sucede...

No hay comentarios: