Buscar este blog

31 de diciembre de 2016

2016, ¿ANNUS HORRIBILIS O LA PUERTA DE LOS CAMBIOS?


2016 fue un año difícil; como ya les he comentado aquí, estimados lectores, para mi fue un año de grandes cambios y tragedias personales, pero que representa también una ventana de oportunidades a futuro. Un año de cambios, sin duda alguna.

No he sido el único, la opinión generalizada es que se trató de un año que representó numerosos problemas y retos para todos, en los planos personal, profesional, social, político y económico. Me sorprendió ver en el Facebook que la banda de metal sinfónico sueca, Amaranthe, liderada por la hermosa Elize Ryd dijera también en su muro que había sido un año muy duro. No es para menos, hay épocas en la Historia de las sociedades que representan retos y que son convulsiones que si bien afectan a naciones o civilizaciones enteras, o incluso al globo completo, repercuten en la vida de todos y cada uno de los individuos. Así, podemos imaginar que momentos tales como la decadencia y caída del Imperio Romano de Occidente no consistieron solamente en la derrota de las legiones del emperador Valente por los Godos o la deposición de Rómulo Augusto del trono de los Césares. Todo ello repercutió más allá de las aulas del Senado, de los palacios imperiales y de las familias patricias que tuvieron que ceder el poder a los germánicos del norte, sino que fue sentido hasta en la más humilde casa de la Londinium romana o en el más recóndito callejón de Alejandría. La toma de Tenochtitlan por las tropas de Hernán Cortés fue un movimiento sísmico que fue sentido hasta en la más apartada casa, teepe o cabaña de las ciudades, llanuras o selvas americanas sin importar el grado de desarrollo material o la casta o clase social a la que pertenecieran los indígenas, por todas las consecuencias que resultaron del hecho.

En mucho, este año hemos visto la reacción de la mayoría que había permanecido silenciosa ante los tejes y manejes ideológicos y políticos de las élites dominantes en el Mundo Occidental desde los años 60: la gente respondió a los globalistas y salió a la calle contra las imposiciones contra natura de la ideología de género (de la que fui víctima), manifestó su hartazgo contra la corrección política y plantó cara a los tratados comerciales y aperturas financieras promovidas desde lo alto y que sólo han promovido la desigualdad y el desorden. Votó contra la Unión Europea, desenmascaró a la Administración Obama en EUA, llevó a la presidencia a un millonario de discurso populista, lenguaraz e imprudente pero que fue la voz de los que estaban hartos, y aupó como el hombre más poderoso del mundo al inquilino del Kremlin, ese tenebroso palacio amurallado del que antes se temía surgían conjuras oscuras y malignas y del que hoy surgen llamados a la esperanza de que la guerra puede evitarse y el desastre revertirse.

La gente reencuentra el sentido de la nación y empieza a despertarse del sueño inducido de placeres fáciles y carnadas suculentas que los amos le ponían enfrente. Muchos son los que desean recuperar las raíces y el sentido del espíritu, muchos se han dado cuenta de los peligros a los que se ha expuesto a la gente por quienes, se supone, deben guiarlos y protegerlos, y están diciendo "basta".

Se ha dicho que la muerte ha estado muy activa por las personalidades que nos han dejado este año del mundo del espectáculo y del deporte o la política: desde David Bowie, pasando por Mohamhed Alí, Carrie Fisher y su madre Debbie Reynolds, George Michael, Greg Lake, Keith Emerson, Fidel Castro, Glenn Frey, Zsa Zsa Gabor, Alberto Aguilera Juan Gabriel, Prince... y la muerte incluso, se hizo presente en mi familia con la partida de mi mamá, finalmente, se trató por un lado de un cambio generacional: indudablemente, la generación que en su juventud hizo los años sesenta empieza a desaparecer, eso es natural, por otro lado, aquellas estrellas que nos dejaron prematuramente, al no ser todavía ancianas quizá fueron víctimas de los excesos de su juventud que a la larga les pasó factura; en este sentido era notorio el acelerado deterioro físico de Carrie Fisher y de George Michael tras un pasado lleno de accidentes y falta de límites.

El año que está por empezar no será fácil, podemos estar seguros, será complicado y continuarán los cambios, y por supuesto, los vamos a sentir en México, como en todo el mundo. Por supuesto, es algo que genera temor e incertidumbre, ¿pero qué podemos hacer si no enfrentar lo que se venga?

Robert E. Howard, pone en un pasaje de sus relatos de Conan el Bárbaro que éste, hablando de su religión, el ficticio culto a Crom, señala que lo que concede esta deidad a sus devotos no es otra cosa más que valor, fuerza e inteligencia para luchar. Es lo que podemos pedir a Dios para este año nuevo. El ya nos ha dado a cada uno de nosotros las herramientas para superarlos; solo debemos corresponder con la fe y la confianza suficiente para saber que podemos hacerlo, que podremos superar los cambios que se avecinan, y que los mismos serán para bien. En nosotros estará el verlo así. 

Que Dios los bendiga a todos en este 2017, y más que desearnos la felicidad, comprometámonos a ser felices, ella no se busca, la tenemos en nosotros.



8 comentarios:

Jorge Ramírez dijo...

Crees que México/Peña Nieto tenga buena relación con Rusia/Putin?

YORCH dijo...

Creo que para México las relaciones con Rusia siempre han sido algo exótico y visto como muy lejano. Para Putin, creo que el interés en México es muy pero muy secundario, pese a la cercanía con EUA, de hecho parece más bien que para los rusos es más estratégico Canadá, y debe serlo por que es más cercano por el Pacífico Norte, realmente creo más interesada a China que a Rusia en profundizar la relación con nuestro país.

Jorge Ramírez dijo...

y ahora con lo de D.Trump impidiendo que lleguen a nuestro país, crees que nuestra relación si pueda mejorar?

YORCH dijo...

Para Rusia fuimos estratégicos en los 60 y 70, cuando apoyó a la Izquierda radical a través de Cuba; en ese entonces, hasta apoyaron guerrillas urbanas que operaron en EUA mismo, como el Ejército de Liberación Simbote, famoso por el episodio de Patty Hearst, o los Black Panthers y demás, hoy en día, el objetivo de Putin y Trump será mejorar las relaciones entre EUA y Rusia directamente.

México quedará de lado, y en todo caso, se convertirá en presa de China, ávida de mercados. Aunque habrá que ver, porque muchos opinan que el objeto de la alianza Putin-Trump será frenar el avance de China, además de controlar al Islam.

Jorge Ramírez dijo...

Si lo de china lo tenía entendido, pero esos actos que dañan nuestra relación solo nos entregaran más a china.

YORCH dijo...

Posiblemente tengan ese efecto, pero quizá lleve a Trump a buscar otros medios de acercamiento con México cuando vea que puede tener demasiada influencia china al sur. En mucho, a Peña Obama y Slim le reventaron su mandato cuando se acercó demasiado a China, con lo del tren México-Toluca y que iba a intervenir HIGA y de ahí salió lo de la casa blanca de las Lomas y demás.

Así que en mucho, podemos ser manzana de la discordia.

Jorge Ramírez dijo...

Ojalá el que gane en 2018 pueda manejar este serio conflicto de intereses, porque me da mas miedo depender de China que de Estados Unidos

Itzayana-chan dijo...

Esperando con ansias el primer post del año n.n