Buscar este blog

9 de noviembre de 2016

TRUMP, PRESIDENTE


Con el 80% de los votos computados, queda ya claro que la Presidencia de la República de Estados Unidos de América pertenecerá al empresario inmobiliario, candidato del Partido Republicano, Donald John Trump, como ya lo decía yo en posts anteriores en este Blog, esto demuestra finalmente el divorcio entre las élites: financieras, políticas, del espectáculo, intelectuales, que apostaron por Hillary Clinton para mantener el status quo e ir más allá en sus tendencias ideológicas, como las cuestiones de género y el homosexualismo político, la secularización y el multiculturalismo, todo aquello que beneficiaba sus intereses, fueran económicos o más siniestros.

La victoria de Trump es la culminación de lo que hemos visto a lo largo del año: el hartazgo de la gente común ante las imposiciones de las élites: la desigualdad económica, donde se demuestra que los beneficios de la Globalización solo han llegado a unos cuantos, las imposiciones ideológicas que socavan las libertades de expresión, de opinión, pensamiento y de conciencia, que ahoga hasta el lenguaje, que hace regla a la cobardía y al temor a ofender. Que ha creado redes de información para comunicar el mundo, pero también para vigilarnos a todos, --algunos, hemos sido víctimas de ello, de este mundo orwelliano que nuestras élites han creado-- La gente votó en su mayoría en Inglaterra contra continuar dentro del fracasado experimento de la Unión Europea, la gente en Colombia votó en contra de un acuerdo de paz con las FARC que en realidad era rendirse ante el terror de un movimiento que no tenía nada de social ni de político, sino criminal otorgándoles impunidad y poder.

Los dictados del mundialismo han sido rechazados a través del empleo de herramientas del sistema político que tanto han tratado de imponer como el camino a la felicidad de los pueblos: la Democracia, vía referéndums o plebiscitos y finalmente las elecciones para puestos de representación popular como es la Presidencia de la República del país ¿todavía? más poderoso del mundo. Hoy, los analistas que antes alababan las delicias del sistema democrático lo maldicen y lloran ante la falta de sabiduría de los pueblos que han tomado "malas decisiones". 

Tenía que ser: la era de la información misma puso al descubierto, a través de Wikileaks los turbios manejos de las élites mundiales y en particular de EUA: se reveló lo que todo mundo ya veía pero no tenía pruebas fehacientes, como es la alianza entre la administración demócrata y el radicalismo islámico impulsado por las monarquías árabes, la rivalidad imprudente con la Rusia de Putin a favor de los intereses particulares de George Soros y otros empresarios corruptos, la inmoral, criminal y píngüe industria del aborto impulsada por los Clinton. Quedó revelado que la percepción mayoritaria de la población estadounidense sobre Obama era todo lo contrario a lo que nos estuvo vendiendo la propaganda durante 8 años: Soetoro es un personaje de origen inexplicable y siempre será un gran desconocido, sobre el que perdurarán los enigmas y preguntas en la Historia, aunque todo apunta a que se trató de un mero títere del corrupto matrimonio nativo de Arkansas y quizá beneficiado de las cortes musulmanas, y que ha sido una desastrosa administración que no supo enfrentar a enemigos como el régimen cubano, al que concedió mil privilegios, que dividió a la sociedad con su "discriminación positiva", que creó interminables e inútiles polémicas con la adopción de la ideología de género como bandera prioritaria, y que destrozó el Medio Oriente con su política aventurera. Y por último, quedó demostrado, para gusto de algunos conspiranóicos, las ligas de las élites políticas norteamericanas con cultos esotéricos o abiertamente satánicos.

Trump es y será un personaje polémico: es millonario, pero no pertenece a los giros que hoy en día, aparte de dinero brindan poder como es el de los medios de información, sino al sector inmobiliario; por ello, estaba excluido de los círculos cercanos a Washington a diferencia de un Bill Gates o Steve Jobs o Ted Turner, era, pese a su dinero, pese a su fama y gusto por hacerse notar, un marginado, alguien libre que podía criticar las cosas que marchaban mal en el gobierno como cualquier persona de a pie. Es cierto su estilo que encuentra en el escándalo la vía a ser conocido y sus declaraciones estrambóticas que fueron magnificadas por los medios, que se unieron totalmente en su contra.

Eso queda claro, como lo señala la Gaceta de Intereconomía Trump fue un desafío y ahora, la derrota del progresismo a nivel mundial, las cosas deberán cambiar en adelante; a favor de la vida y de la libertad en EUA; porque no se nos debe olvidar que Trump ganó la elección para ser el primer magistrado de su país y su deber será enfrentar y resolver los gravísimos problemas que los sucesivos y pésimos mandatos de Bush Jr. y Obama/Soetoro le heredaron. Resulta patético cómo en México se apostaba a la victoria de Hillary Clinton como garantía de que tendríamos de EUA la salvación para la situación económica del país, que por supuesto, ante la victoria de Trump ahora se ve afectada negativamente: ¿Porqué? Por el precio de no tener una verdadera independencia económica.

Las remesas han servido durante décadas para ocultar las malas cifras de generación de ingresos en México, y se ha esperado que la migración a EUA sirva para suplir la falta de creación de empleos o lo mal remunerados que están en nuestro país. Ahora, esto puede terminarse: Trump va a restringir la migración que abarata la mano de obra y reduce los salarios, (mucho de lo cual estuvo detrás de que el voto latino pese a la campaña de Jorge Ramos y otros hispanos a favor de Hillary, se decantara por el nominado Republicano) lo que beneficia a las empresas pero perjudica a los trabajadores, esto debe llevar a nuestros gobernantes y empresarios a crear empleos y mejorar las condiciones laborales en México, y ante la posible política que impida a las compañías norteamericanas salir de las fronteras para mantener el empleo en sus tierras, debe impulsarse el emprendurismo reduciendo el gasto público y los impuestos, estimulando nuevos negocios y mejoras en las prestaciones de los empleados y obreros. México debe abandonar el estatismo y el asistencialismo que ahogan y frenan el desarrollo. Contrario a lo que se piensa, y pese a que, seguramente, los primeros tiempos serán difíciles, México tiene hoy, la oportunidad de labrarse la independencia económica que necesita y abrirse al mundo más allá de su vecino del norte.

Como sea, ha sido un día histórico, y esperemos que Trump sea iluminado por Dios para bien de su país y de todo Occidente, porque, nos guste o no, EUA es el líder hoy por hoy de la Civilización Occidental, y lo que se cree, plantee, piense o establezca en él repercute en todos nuestros países. EUA puede ser, como lo señalan los musulmanes "el Gran Satán", pero también puede ser un faro para las naciones. Sí, de ahí surgió la ideología de género, y las sectas más ridículas o perversas como la Cienciología y multitud de disparates y negocios evangélicos, perversiones y consumismos, pero también en él se fortalece el Tradicionalismo Católico, como han surgido brillantes científicos y deportistas extraordinarios, así como el cine de mayor calidad, literatos inteligentes y universidades excelentes. EUA, al ser la última gran potencia occidental tras España, Francia e Inglaterra, ha resumido en él todas las virtudes y todos los defectos de nuestra civilización, ¿tiene futuro todavía? Eso depende de los norteamericanos. Como a nosotros, los mexicanos, nos toca labrarnos el futuro que queremos y no esperar a que otros nos lo construyan. 

Por ahora, podemos respirar: la intolerancia, la perversión, el odio a la vida y a la belleza, la falsa libertad ha sido derrotada. Trump quizá no sea lo mejor, pero debemos darle el beneficio de la duda y esperar que sea guiado por el camino que lleve, como el dice en su eslógan, a volver a hacer de su país algo grande.

10 comentarios:

Jorge Ramírez dijo...

Me lo imagino señor Yorch, que tenia en su computadora un articulo por si Trump ganaba y otro por si Trump perdía, como todo un estadista

Anónimo dijo...

Que bueno me da gusto, aunque me insulten, por fin se acabo la parafernalia y patetismo de un país haciendo campaña abiertamente por una bruja malvada. Y como buenos mexicanos victimistas ahora tendremos un nuevo culpable de todas nuestras desgracias para justificar que no tenemos los huevos ni para salir adelante ni para exigir a nuestros gobernantes.
Angel

YORCH dijo...

Primero: No, de hecho escribí este post viendo en la TV y el Internet la cobertura de la jornada electoral, quizá en la mente sí tenía ideas de qué escribir sobre si ganaba Hillary.

Segundo: Exacto, el mexicano, por desgracia carece de autocrítica y tiene respecto al extranjero, una extraña xenofobia mezclada con malinchismo, por así decirlo: primero, el mexicano quiere que le resuelvan la vida, y la verdad, la migración, visto desde fuera, ha sido en realidad un constante abuso sobre EUA, --sí, así es, el mexicano no siempre es víctima, también puede ser muy "jijo"-- nuestros gobernantes seguían sin hacer nada por mejorar salarios y condiciones laborales, pasándole el problema a los gringos, insistiendo con que se firmase un acuerdo migratorio con nuestro vecino del norte por el cual, prácticamente Washington se iba a comprometer a crear los empleos que nuestro país no crea, en particular todo el agro, que está en el olvido y depredado por los partidos políticos, afortunadamente para los gringos, ni Bush Jr. ni Obama firmaron tal cosa, y es que la verdad, eso era pasarse de lanza. En segundo lugar, el mexicano siempre culpa, gracias a la mentalidad que le ha formado la "Historia Oficial" de sus problemas al extranjero: los Españoles, los Franceses, los Gringos, ahora Trump, pero a la vez, deja que su país quede en manos de los inmigrantes que no tienen esos mismos traumas que él, y ahora todo mundo le reza a Carlos Slim, un hijo de inmigrantes libaneses que en sí mismo es la confirmación de lo que pasa cuando no proteges a tus nacionales ni haces que ellos progresen pero les entregas y facilitas todo a los llegados de fuera, y que hizo su fortuna con sus corruptelas y connivencias con el Gobierno.

Al mexicano le hace falta cambiar su mentalidad, pero está difícil que lo logre.

Jorge Ramírez dijo...

Lo que le falta al mexicano más que cambiar su mentalidad, es dejar a un lado la política un rato, como diría Díaz, menos política, más administración. Dejamos que todo nuestro tema sea eso, y lamentablemente gran parte del país no sabe lo que es una buena política, que mejor se dediquen solamente a hacer su trabajar.

YORCH dijo...

Muy cierto: las épocas que más desarrollo ha tenido México han sido aquellas en que la política está muerta y todo es administración: el Virreinato, el Porfiriato y el PRI de 1934 a 1970. Por el contrario, las épocas con una política activa: de la independencia a 1876, la revolución de 1910 a 1934, y la actual, han sido las más desastrosas.

misteryhouse dijo...

¿Por qué los habitantes de California quieren separarse de Estados Unidos con la derrota de Hillary Clinton?

Jorge R. dijo...

Hace unos meses hacias comentarios positivos sobre Soros, que hizo tu cambiar de opinión en este?

YORCH dijo...

El comentario que hice entonces fue respecto a que Soros había reconocido haberse equivocado en su apreciación sobre la posición de los británicos en torno al brexit, y que parecía que se inclinaba por posturas conservadoras en ese momento al darse cuenta que esa era la tendencia ideológica entre las personas.

Las protestas anti-Trump que se están dando y que muchos parecen ligar a él, y el probable riesgo de que se desate una constante oposición y bloqueo a la administración del magnate inmobiliario, parecen indicar que no ha cambiado de opinión, sino que él y los demás miembros de las elites están decidido a hacer cambiar la de los pueblos por la fuerza. Algo que indica eso también, es la insistencia de Bergoglio por asumir, y forzar a varios obispos, como en México pese al varapalo sufrido por la iniciativa pro-gay de Peña, de mantener abierto el debate en torno a ello y otras posturas "progresistas".

YORCH dijo...

Respecto a lo de California, esperen a un próximo artículo, voy a hablar en torno a todo esto.

Anónimo dijo...

A mi no me interesa Trump como persona, lo que me causa confusión es su relación con Putin, es impresionante como por medio de Wikileaks/Rusia lograron afectar tanto a la imagen de la otra candidata, casi le debe la elección a los leaks. ¿Cuál va a ser la siguiente jugada de los hackers de Putin? ¿aumentar la tensión México-USA? El tipo es capaz de desencadenar una guerra si se lo propone, y no creo que le interese un carajo lo que pase con México.