Buscar este blog

12 de mayo de 2016

UN PASO CLAVE EN LA ISLAMIZACION DE EUROPA


La reciente elección de Saddiq Khan como alcalde de la capital británica Londres evidencia que el proceso de islamización de Europa es imparable; perdonen si sueno rascista o xenófobo, no me importa, pero creo que hay que decirle pan al pan y vino al vino; y es claro que existe una verdadera estrategia, sin ser conspiranóico, pero que implica el empoderamiento de las comunidades de inmigrantes provenientes de países musulmanes en el Viejo Continente y que es tanto espontánea, cuando tenemos ya poblaciones o grupos que ya tienen habitando en tierras europeas dos o más generaciones: en la cosmopolita capital inglesa, que empezó a llenarse de gente proveniente de todos los rincones del entonces Imperio Británico desde los tiempos de la Reina Victoria, eso era cuestión de tiempo; tal es el caso del político Laborista, quien es hijo de un inmigrante pakistaní (A pesar de que étnicamente, como pakistaní tiene orígenes indo-persas, su apellido es de origen mongol, el cual se encuentra presente hasta en países árabes, lo que muestra el enorme peso de Genghis Khan y sus sucesores en la historia de Asia y el Medio Oriente, muy probablemente desciende de servidores de los emperadores mongoles de la India) y se ha hecho con el gobierno de la que es una de las principales ciudades de Europa.

Como he dicho, es algo inevitable: los musulmanes en Inglaterra son una comunidad que crece cada vez más, no solo por los inmigrantes, sino por los conversos anglosajones y celtas nativos de la isla que ante el desmoronamiento de la Iglesia Anglicana y la descristianización rampante encuentran en el Islam, su credo militante y lo que Jacques Barzun llamaba "mala conciencia occidental" elementos con los que llenar sus vacíos espirituales y saciar un sentimiento de venganza del Tercer Mundo contra el colonialismo occidental. De esta forma, el peso de las comunidades islámicas británicas tenía que tener un peso político y poco a poco debía darse la subida de sus representantes en el terreno político, donde se verían favorecidos por los votos de un electorado musulmán cada vez mayor, ante un electorado inglés cada vez más apático y desilusionado. Simplemente, en Londres se hartaron de las veleidades de Boris Johnson, el alcalde conservador que ocupó la alcaldía más como pensando en ser el sucesor de Cameron en el 10 de Downing Street, y ha perdido todo, por no gobernar, sino vivir en una campaña permanente y frívola.

Los musulmanes en Inglaterra no son un grupo de población pobre pero numeroso como ocurre en Francia, en Inglaterra hay muchos capitales provenientes del mundo islámico en equipos de fútbol, medios de comunicación y empresas diversas, es de recordar a Mohamhed Al-Fayed, el egipcio dueño de los almacenes comerciales Harrod's, y conocido por el affaire de su hijo "Dodi" con la Princesa Diana de Gales al momento de la muerte de ambos en París, y no puede dudarse que estos intereses económicos musulmanes apoyasen la campaña de Khan al municipio, pero son los mismos que han apoyado la fundación de mezquitas y las prédicas de clérigos radicales. Ahí el problema y el signo preocupante que debe tener la elección de este musulmán al gobierno londinense.

Con esto no quiero decir que necesariamente Saddiq Khan --quien indudablemente es un ejemplo de superación personal, que empezó siendo hijo de un humilde chófer de camiones de carga y se desenvolvió en un ambiente tan extraño y opuesto a su cultura como es Inglaterra-- tenga vínculos con el terrorismo islámico (aunque hay rumores en ese sentido), sin embargo su subida al poder en medio del arribo de los refugiados sirios que en su inmensa mayoría son musulmanes a Europa no puede sino contemplarse como un paso más en la estrategia de expansión del Islam que persiguen sus patrocinadores; bien pueden haber colocado en el poder en Londres, y con posibilidades de buscar la Jefatura del Gobierno británico al mediano plazo a un pakistaní poco o nada practicante; un "moderado", recordando la tenue línea que separa al islamista moderado del radical y que incluso fuese retratado eso en una película hecha por los progresistas de Hollywood como Siriana, cuando se ve la línea argumental de cómo unos jóvenes en apariencia normales y desentendidos de la política y la teología se convierten en bombarderos suicidas al final del filme con pasmosa facilidad; sin embargo, esto lleva a que en aras de la "multiculturalidad" y el buscar ser "incluyentes", algo que forzosamente tendrá que ser bandera de Khan al frente del gobierno municipal londinense, se abrirán espacios para la cultura y las prácticas musulmanas en detrimento del carácter originalmente cristiano de Inglaterra.

No en balde, ahora se ven autobuses con leyendas islámicas como "Alá es Grande" y similares con motivo del próximo Ramadán:



Esto, mientras crecen las censuras a las manifestaciones del Cristianismo en público en Europa, llegando incluso al extremo de no respetarse los cementerios y plantearse el quitar las cruces de las tumbas para no molestar a los islámicos: puede que en mucho, como parece que sucede en Alemania, donde una aterrorizada y amenazada Angela Merkel parece someterse a los dictados del siniestro Reccep Tayyip Erdogan, se esté obrando por miedo ante las manifestaciones de poder que han sido los atentados en París y Bruselas, pero también pesa mucho la estúpida y suicida deriva de la Izquierda "progresista" --Khan, en una entrevista despotricó contra Donald Trump y manifestó sus esperanzas de que Hillary Clinton, quien ha orquestado las Primaveras Arabes, llegue a la primera magistratura de EUA-- que ve en el Islam al principal aliado en contra del Cristianismo al que ven como obstáculo para lograr su objetivo: el dominio absoluto de la pinza Estado-Mercado sobre los individuos convertidos en consumidores y productos, así como en la Jihad ve semejanzas con la "revolución mundial" preconizada por Marx; sin embargo, no toma en cuenta que sus posturas como el feminismo radical, el homosexualismo y el libertinaje, les vuelven en los primeros candidatos para ser asesinados por los fundamentalistas; después de todo, el Islam en su expansión se sirvió de traidores a los que, después de usados, eliminó.

Esta elección, por tanto, ha sido un parteaguas, mucho me temo que, dentro de un tiempo, veremos la media luna en una nueva bandera británica en vez de la cruz de San Jorge, y que la estatua de Ricardo I "Corazón de León" frente al Parlamento, sea sustituida por una de Saladino, y todos aquellos que aplaudieron esta elección como muestra de tolerancia y diversidad, terminen llorando las libertades perdidas no bajo las cimitarras y alfanjes de los mujhaidin, sino por su propia complacencia.

1 comentario:

Anónimo dijo...

http://chihuahuanoticias.com/?p=123143
A esta noticia los medios de comunicación no la han dado a conocer a nivel nacional. Es de un secuestrado que mataron en Delicias que fue autodefensa, además de las muertes de dos niños que murieron durante el tiroteo.