Buscar este blog

28 de junio de 2014

IRAK: LA QUIEBRA DE LA POLITICA IMPERIAL DE EUA


Y mientras el mundo continúa viendo rodar el balón, en un Mundial de Fútbol que parece no tener tan bajo nivel, o más bien, al tener un nivel tan bajo ha propiciado que esté siendo escenario de diversas sorpresas debido a ese bajo nivel que provoca que los aparentemente más poderosos equipos en realidad tengan hasta ahora una participación floja debido a lo inflado de sus estrellas, tenemos que el Juego de Tronos continúa su desarrollo en distintos escenarios en el planeta.

En los dos principales: Ucrania e Irak, las cosas no parecen marchar bien para las potencias occidentales, en especial EUA, sino que, por el contrario, los acontecimientos parecen certificar el derrumbe del otrora único foco de poder global: Estados Unidos, como nunca antes.

Vayamos por partes:

1.- Irak:


Lo que ocurre en la antigua Mesopotamia recuerda mucho a Vietnam en 1975, cuando los últimos remanentes de las tropas estadounidenses y el personal diplomático instalado en la ciudad de Saigón, entonces capital de Vietnam del Sur, abandonaron atropelladamente la ciudad, mientras las tropas del norte, comandadas por el genio del General Vo Nguyen Giap avanzaban inexorablemente, arrasando a su paso con los últimos puntos de defensa de las fuerzas sureñas; en la embajada, norteamericanos y vietnamitas que de una u otra forma habían colaborado o confraternizado con las barras y las estrellas se arremolinaban desesperados en torno a los helicópteros a fin de escapar de la ciudad asediada y pronta a caer, no todos lo consiguieron y después serían hechos prisioneros o eliminados por el régimen Comunista victorioso e inmisericorde.

EUA había sido derrotado en forma aplastante, no importaba que oficialmente "sólo" hubiese tenido 100,000 muertos y los Vietnamitas perdiesen hasta un millón de efectivos y civiles en una guerra atroz, los norteamericanos, en especial un papanatas como el general Westmoreland, comandante en el teatro de operaciones, no comprendían la estrategia seguida por Giap y demás mandos asiáticos, mientras para el Occidental la guerra es como el ajedrez y se basa en eliminar piezas y peones del campo, para el militar vietnamita hoy centenario, la guerra se asemejaba al ancestral juego chino del "Go": la victoria se consigue tras infiltrar poco a poco, el territorio enemigo y arrinconar al adversario sin importar el costo.

Con una tropa desmoralizada, la opinión pública en contra, millares de mutilados y otra gran cantidad de soldados dañados mentalmente tras haber sufrido los "albazos", emboscadas y otras tácticas de verdadero terror psicológico empleadas por los vietnamitas, y que serían la raíz de la gran masa de adictos a las drogas en EUA hasta el día de hoy, se arriaba la bandera norteamericana, y un enorme número de helicópteros partía hacia los portaaviones situados en las costas indochinas, sin lugar para llevarlos a todos, muchas de las aeronaves fueron arrojadas al mar una vez desocupadas.

Lo de Vietnam es el inicio de una serie de fracasos de la política exterior norteamericana que lo definen como un "Imperio fallido" o incompleto, según lo define el economista británico Neil Ferguson como ya varias veces antes lo hemos citado aquí: la realidad es que EUA no ha vuelto a tener ninguna victoria en sus diversas empresas militares reales desde la Segunda Guerra Mundial. Hoy, Irak es la muestra clara de ello.

Expliquémoslo: el tratadista Karl Von Clausewitz nos dice que la victoria sólo es tal cuando la guerra conduce al logro de una finalidad política definida: en el caso de los norteamericanos, la Segunda Guerra Mundial les llevó a obtener una victoria clave, pues lograron convertirse en la primer potencia económica, militar y política del mundo, sujetar a Europa Occidental a sus intereses y reconvertir a Alemania y Japón de rivales en aliados; pero después, la Guerra de Corea terminó en empate y no pudo evitar que el norte de dicho país cayera bajo la influencia soviética y china, en el caso de Vietnam, los fines de la intervención nunca quedaron claros, salvo un temor al incremento de la influencia rusa-comunista en Asia, la derrota militar fue absoluta y la sorpresa llegaría a partir de la década de los noventa, cuando Vietnam normalizó relaciones diplomáticas con EUA y se convertía en socio comercial y aliado en la región: Ho-Chi-Mihn utilizó únicamente al Comunismo como pretexto ideológico para obtener apoyo para lograr su objetivo: la independencia de su país respecto de Francia y de Japón, tal parece que ni el líder político del Vietnam del Norte ni su mando militar entendieron nunca que se le había perdido a EUA en su tierra, pero se defendieron con todo ante la invasión.

Posteriormente, la intervención en Camboya, una extensión de Vietnam, tampoco rindió frutos, el derribo de Pol Pot y su sangriento régimen se debió a la intervención precisamente vietnamita y a las oscuras conveniencias del Rey camboyano Norodom Sihanouk que le entregó el poder al Khmer Rouge y luego se lo quitó, y quien tras abdicar, se retiró a Pyongyang en Corea del Norte, como huésped de honor de la familia Kim, de quien siempre fue amigo.

Y así han seguido intervenciones sin cuento y sin fruto: la invasión a una mínima isla del Caribe como Grenada, la guerra de Panamá, único caso exitoso en que se derribó a un antiguo aliado: el General Noriega y su mafioso régimen y el país centroamericano se dirigió a un camino ascendente de desarrollo tras la devolución del Canal de parte de Washington. En la Primera Guerra del Golfo, se logró cumplir con el mandato de la ONU de liberar a Kuwait, pero no se derribó a Saddam Hussein, y al debilitar su régimen con el embargo, se propició el lento fortalecimiento de Irán y las Monarquías del Golfo Pérsico. Vino después el caso de Yugoslavia, donde el gran ganador fue Alemania,

La segunda intervención en Irak no puede más que calificarse de desastre, un desastre del que EUA y en particular Obama no sabe cómo salir, en su disculpa, hay que señalar que el problema iraquí lo heredó de su predecesor: Bush Jr., quien desencadenó el caos al eliminar a Saddam Hussein, éste, como buen Asirio, había mantenido unido a Irak con la misma receta que sus lejanos antecesores como Sargón, Assurbanipal o Senaquerib y Nabucodonosor II (su ídolo histórico) habían empleado: la fuerza bruta y las componendas con los líderes tribales, además de un laicismo copiado de Turquía y Egipto con el que buscaba establecer un sistema incluyente y que no se decantaba por ninguna facción étnica, religiosa o ideológica; al perderse la dictadura del nativo de Tikrit y su hábil política, se perdió todo el equilibrio existente al interior de Mesopotamia, propiciando la intervención de Irán que resultó el mayor beneficiado con un Gobierno Chiíta en Bagdad, aunque esto ahondó las fisuras en el complejo país, entre los Chiítas Caldeos, los Sunnitas Babilonios y Asirios, los Cristianos Católicos Asirio-Caldeos y los Kurdos, dejando el caldo de cultivo para una guerra civil en ciernes que al fin ha estallado.

Retiradas las tropas norteamericanas de Irak, no hubo ningún freno al estallido del conflicto, agravado además por el "Juego de Tronos" oculto tras las "Primaveras Arabes": el intento de detener el crecimiento de Irán como potencia regional: Irak podía convertirse en un satélite persa, como lo ha sido desde el siglo VI a.C. y enlace directo con su aliado en Siria: Bashar el Assad, siguiendo la histórica y natural linea de expansión iránia seguida desde la Antigüedad. A los poderes árabes sunnitas emergentes eso no convenía, y de ahí tanto el apoyo a las rebeliones populares y el armado de milicias en Siria, con apoyo norteamericano.

Incluso, lo de Irak parece haberse originado en ello: el Ejército Islámico de Irak y el Levante, grupo armado asociado a Al-Qaeda, al parecer recibió entrenamiento, pertrechos y financiamiento norteamericano y de las Petromonarquías en Jordania, antes de iniciar su ofensiva hacia Bagdad, muy posiblemente esto busca ya sea la implantación de un régimen fanáticamente Sunnita en la antigua capital imperial del Islam que evite las ambiciones persas de tender un eje de regímenes Chiítas de Damasco a Teherán, que le permitan una proyección del poder persa hacia el oeste como en los tiempos de Ciro el Grande. De no lograr derrotar por completo al Gobierno dominado por los Chiítas de Irak, al menos parece que el objetivo será su partición en tres: el Kurdistán al norte, lo cual no es mucho del agrado de Turquía, que teme un empoderamiento de los Kurdos, en el centro, un Irak Sunnita y al sur, el Irak Chiíta que probablemente sea si no anexado, si convertido en un satélite total de Irán.

Como sea, la Administración Obama parece no saber qué hacer: si bien el origen del EIIL puede estar en la estrategia antipersa de Washington, tal parece que en una reacción de pánico ante sus avances que pueden también resultar peligrosos para los intereses de EUA, ha optado por evacuar a su personal diplomático y civil por un lado, mientras plantea enviar o asesores militares o una nueva fuerza de tropas para sostener al régimen de Bagdad a como de lugar, a pesar de la oposición interna que señala que sería un error volver a intervenir en el Medio Oriente y las dificultades financieras del país, que no ha obtenido nada, absolutamente nada tras la destrucción de Irak y la supuesta implantación de la Democracia. Por el contrario, pareciera que EUA bajo Obama ha reducido su papel a ser el matón que hace el trabajo sucio de la política planeada en las cortes de Riyad, Doha, Al Kuwait, Abu Dhabi y Dubai.


Ni concesiones petroleras, ni oleoductos o gasoductos, ni bases militares o un proceso de paz concluido y llevado a buen término entre Israel y sus vecinos, ni el fin del terrorismo islamista o la adopción real de la Democracia Representativa y los ideales de la Ilustración en el Mundo Musulmán, ni siquiera beneficios económicos que permitiesen a EUA salir de la crisis en la que entró en 2008 y el endeudamiento brutal que padece; solo caos, destrucción, muerte y un Estados Unidos que se encuentra enfrentado ante su vacío y su legado imperial e ideológico: los Imperios Británico, Español, Francés, Romano y hasta el Mongol fueron espacios de difusión de cultura, de construcción de grandes logros materiales e intelectuales y sentaron las bases para el surgimiento de nuevos países y potencias emergentes.

Estados Unidos es un imperio fallido; pudo acumular una fuerza y un poderío que ningún otro pudo lograr, ¿para qué lo ha utilizado? ¿cuál será su legado? ¿difundir una Democracia pensada para Europa y que sólo ha ocasionado genocidios, corrupción y destrucción moral? ¿un concepto de Libertad que se reduce al uso de penes, vaginas y anos? ¿Disneylandia? Como dijeran en su momento George Orwell y Oscar Wilde, EUA y sobre todo, su ascenso a la cima del mundo, fue un error, un error terrible.




No hay comentarios: