Buscar este blog

28 de septiembre de 2013

A 12 AÑOS DEL 11 DE SEPTIEMBRE: EL MUNDO HA CAMBIADO


Sin tiempo para escribir, hasta ahora, debo ocuparme de varios temas dentro de este artículo, pero en cierta forma, todo se relaciona con el evento del 11 de septiembre del año 2001, que sin duda, fue el punto de partida de los cambios que ahora podemos constatar en el mundo:

Han pasado 12 años del derribo de las Torres Gemelas del World Trade Center de Nueva York por dos aviones secuestrados por terroristas islamistas, ese mismo 11 de septiembre del año 2001, el Pentágono fue atacado, aunque se dice que fue por otro avión de pasajeros capturado por elementos de Al-Qaeda, la realidad parece que más bien fue un ataque con misiles, lo mismo en la supuesta actuación heróica de los pasajeros de otro avión que en su presunta pelea con los terroristas que se habían hecho con el control de la nave, la estrellaron contra un bosque del estado de Pennsilvania, en realidad, creo yo, no se trataron de autoatentados, sino que el Gobierno de Bush no quiso que se supiera la dimensión del apoyo interno del que habían gozado los atacantes, y en especial, la infiltración de los intereses de la dinastía Saudita en el país y su cada vez mayor cercanía con los intereses particulares de las grandes familias de la política norteamericana.

Desde entonces, no cabe duda que el mundo ha cambiado; sin duda, el año 2001, más que 1989 será un parteaguas con el que la Historiografía futura señalará el inicio de una nueva era, como el fin de la Modernidad y el inicio de una nueva era Postmoderna, caracterizada por un cambio en el balance de poder mundial a favor de las potencias emergentes asiáticas.

1.- ¿Cómo era el mundo hace 12 años?

  • EUA venía viviendo una etapa de aparente apogeo unipolar, con bonanza económica y con capacidad de intervenir en todo el mundo como garante del orden mundial nacido del fin de la Guerra Fría, como Bush padre lo anunció tras la caída del muro de Berlín en 1989.

  • Rusia acababa de vivir una década tras el final de la URSS dominada por el desgobierno, la corrupción y el crimen organizado que caracterizó a la era Yeltsin, incluso, la rebelión chechena permitía augurar que Rusia continuaría perdiendo territorios hasta volver a ser el Gran Ducado de Moscovia. La llegada al poder de un desconocido llamado Vladimir Putin, del que solo se sabía su antigua adscripción a la KGB sin saberse gran cosa de su actuación en dicha agencia y que después iniciara una discreta pero ascendente carrera en la política municipal de San Petersburgo, era vista como un enigma y con escepticismo.
  • Israel, bajo el férreo mandato de Ariel Sharon parecía aplastar a las aspiraciones de los Palestinos liderados por Yasser Arafath para constituir su Estado. Entre tanto, Tel Aviv, con el incuestionable apoyo de Washington parecía encaminado a acabar para siempre con las aspiraciones de sus vecinos musulmanes de constituirse como un miembro reconocido plenamente por la comunidad internacional.
  • En América Latina, parecía que los sistemas democráticos se consolidaban, en México, por ejemplo, tras 70 años de régimen de partido hegemónico: el PRI, se dio la alternancia con la elección de Vicente Fox Quezada, sin embargo, una vez llegado al poder, las luchas y las disensiones entre el PAN, nuevo partido en el gobierno, y la Izquierda, mas aparte las ambiciones personales de muchos de los integrantes del nuevo régimen, empezaron a llevar al sistema a una situación de desgobierno y de anarquía, apenas a unos meses de lograrse el derribo del partido hegemónico, éste, en forma lenta y sostenida y desde el día siguiente de haber perdido la elección, inició un proceso de reconstrucción interna y de cambio de estrategias, mientras los otros partidos perdían el tiempo en interminables pleitos y discusiones que le costarían al país 12 años de esperanzas rotas.
  • En Sudamérica, las dictaduras militares nacidas al calor de la Guerra Fría se extinguieron por dejar de tener razón de ser, lo que impulsó el establecimiento de nuevos regímenes democráticos.y  Hace 12 años, sin embargo, la misma Democracia conducía al mando a nuevos líderes que esgrimían un discurso populista y agresivo que tuvo eco en sociedades cansadas de partidos demagógicos y corruptos, y los llevó al poder: poco a poco, Chávez iba radicalizándose y haciendo mayor su ataque a la libertad de expresión y a arrinconar a la oposición.
  • La Iglesia Católica se encontraba bajo Juan Pablo II, cuyos problemas de salud eran cada día más graves, mientras él personalmente gozaba de una gran influencia centrada en su carisma personal, comenzaba a estallar una gran ofensiva mediática en contra de la Iglesia a raíz de los escandalos de pederastria en el clero, demostrando que su pontificado no fue tan exitoso como parecía.
  • Irán, bajo Mohamhed Khatami, se encontraba en un periodo de gran estabilidad interna y relativo aislamiento exterior, que sin duda sirvieron para que la potencia persa tuviera una etapa de crecimiento económico, gracias a reformas que incentivaron la libertad de empresa al interior, la relajación de algunas sanciones por parte de Europa y los inicios de acercamiento con China y Rusia, así como un gran estímulo a la educación y a la ciencia, pronto, el relevo sería tomado por Mahmoud Ahmadinejhad, quien asumiría una postura más nacional-radical y una política exterior más atrevida y agresiva, continuando el país aqueménida con su proceso de empoderamiento.
Hoy en día, podemos ver que el mundo ha cambiado:

  • EUA se encuentra sumido en una crisis económica con altibajos desde el año 2008 sin que encuentre la salida: el endeudamiento público, el excesivo gasto del gobierno al financiar aventuras militares, la competencia de la industria china y los problemas económicos de sus socios europeos lo han debilitado y reducido su competitividad, mientras que su población es adicta al crédito y al consumismo, sin que la industria nacional sea suficiente para sustentar sus apetitos.
  • Políticamente, el liderazgo norteamericano se ha debilitado: ha perdido a Sudamérica, salvo Colombia y parcialmente Perú y Chile, países que amenazan con ser arrastrados por la ola de nuevos autoritarismos de Izquierda que se han impuesto con el apoyo de Moscú, Teherán, Pekín y Brasilia, la política de Obama, errática, ambigua y sin objetivos claros llevó a continuar con el belicismo de Bush y el rediseño del Medio Oriente mediante las "Primaveras Arabes", lo que ha producido caos y empoderado a las petromonarquías de la Península Arábiga que sustentan a movimientos radicales islamistas en la búsqueda de frenar el crecimiento de Irán, sin que ello permita a EUA ganar influencia o conservar la que hasta ahora ha ostentado sobre la región, por el contrario, la actuación norteamericana nunca había sido tan cuestionada o atacada como ahora.
  • Igualmente, el aparato de seguridad nacional norteamericano parece hacer agua con los casos de Wikileaks y Edward Snowden, mostrando una enorme debilidad.
  • Europa se encuentra sumida en una de las peores crisis económicas de su Historia, la unión monetaria, lejos de servir para que el bloque continental ejerciera un mayor poder e influencia globales, puso en evidencia el subdesarrollo de algunos países y renacido temores y rivalidades: Alemania es el motor y director de un continente que parece ser el Titanic en proceso de hundirse bajo el peso del burocratismo, la deuda pública y la desigualdad entre países.
  • Irán bajo Ahmadinejhad ha ganado presencia internacional y el pleno respaldo de Irán, China, Brasil y el Eje Bolivariano en Sudamérica, ha logrado burlar muchas de las sanciones internacionales que le han sido impuestas y es claro que va camino de hacerse con un arsenal nuclear que le permitirá ser la potencia dominante en Medio Oriente.
  • Israel ha perdido mucho del apoyo norteamericano, y en la opinión pública mundial, el repetido discurso del Holocausto pierde eco ante las brutalidades cometidas contra los Palestinos. Ya desde la Presidencia de Bush, las monarquías peninsulares arábigas, con el peso del petróleo han trocado a su favor el apoyo de Washington, mientras al interior, la división se hace cada vez mayor entre los Judíos, la corrupción de sus dirigentes es denunciada, el ejército se descompone entre la indisciplina y la promiscuidad y el poder creciente de Irán y de los regímenes y movimientos islamistas sumen en incertidumbre su futuro... pese a que los conspiranóicos piensen lo contrario.
  • En América Latina la Democracia se tambalea ante la corrupción, la ineficiencia y el desorden que dicho sistema impusieron: Sudamérica optó por la implantación de regímenes autoritarios sustentados en caudillos carismáticos, México volvió al régimen del PRI, aunque ya está inserto en una dinámica de caos que está resultando muy difícil parar o revertir para el otrora Partido de Estado y que se traduce en la resistencia a las reformas de grupos privilegiados y verdaderas campañas de odio desatadas por los ahora opositores en contra del Gobierno y de la persona del Presidente Peña.
  • En la Iglesia, tras el accidentado reinado del Papa Benedicto XVI que intentó someter a la Iglesia a una vuelta de la disciplina y orden tradicionales, afectados tanto por el Concilio Vaticano II como por el excesivo peso de la personalidad del Papa Wojtila, el pontífice alemán terminó por renunciar, poniendo en evidencia la existencia de una severa crisis al interior del Papado y la resistencia a poner fin a un proceso descomponedor dirigido por los Modernistas, quienes al parecer llevaron al solio de San Pedro al argentino Francisco I, cuyos gestos y actos en estos primeros meses de pontificado, parecen demostrar buscar una especie de lavado de imagen contemporizando con el mundo y sus tendencias, aunque esto signifique destrozar el magisterio de la Iglesia de 2,000 años en aras de quedar bien con todos y en especial, con los medios de comunicación que fueron muy hostiles contra el hoy Papa Emérito Ratzinger.
  • Rusia, bajo el mandato de Vladimir Vladimirovich Putin se ha levantado, de estar al borde del colapso en 1999 y de fragmentarse más, a volver a aparecer como un actor protagonista de las relaciones internacionales, veámoslo más detenidamente:

2.- El Resurgimiento de Rusia, ahora mucho más claro:




Cuando iniciaba la cumbre del G-20 en San Petersburgo, Rusia, el Presidente Vladimir Vladimirovich Putin recibió una carta suscrita por el Papa Francisco I, en la que le instaba a dirigir los esfuerzos de la cumbre a evitar la guerra en Siria y llegar a una solución diplomática.

Como lo he dicho en un artículo anterior, a Putin muy probablemente le importa un comino la figura del Papa, aunque tal parece que los Ortodoxos han seguido los desfiguros de este pontificado, y en especial los de la Jornada Mundial de la Juventud como una muestra de lo que no debe hacerse en terrenos litúrgicos y para reafirmarse en el cisma, pero está carta, creo yo, le importó, y mucho, dentro de su política cesaropapista de lucir como el defensor de la cristiandad perseguida en Medio Oriente y relegada en Occidente, resulta curioso que El Papa Bergoglio no haya dirigido su misiva a Obama o a cualquier otro mandatario occidental, quizá porque el propio pontífice se encuentra consciente de la irrelevancia de su figura para los secularizados occidentales, cuando no su abierta hostilidad contra el Cristianismo y que, en su lucha por el poder en el Oriente Próximo, son llevados entre las patas por el juego. Esto sucede quizá porque como arzobispo de Buenos Aires y ordinario de los católicos orientales tuvo conciencia de que es en el ámbito moscovita donde podía tener más eco.

Pero no solo eso: las Leyes en contra de la propaganda homosexual, la firme alianza Iglesia-Estado en Rusia y el contraste con el débil, ambiguo y timorato, pero populista discurso del Papa Bergoglio le ha permitido a Moscú, y tanto a Putin como al Patriarca Kiril exorcisar lo que quedaba del fantasma de Pedro el Grande: más que nunca, se demuestra que Iván el Terrible tenía razón: el Occidente, el Latintzvo, es decadente, herético, demoníaco y perverso, nada bueno podía venir de ahí y lo que se intentó imitar de esa oscura región ha llevado al sufrimiento y al mal de Rusia: el Capitalismo, el Marxismo, el Liberalismo, la secularización, la Democracia... nada de eso ha servido a los rusos, quienes hoy, vuelven a sus raíces: al eslavismo y a la herencia de Genghis Khan y a la herencia recibida sobre todo, de Constantinopla, y sobre todo, a su papel como cabeza de la Cristiandad Oriental. En ello radica que ahora Rusia parece volver a levantarse y a recuperar la fuerza perdida con el derrumbe del Muro berlinés y el fracaso de Gorbachov y los sueños rotos de Lenin.

Por supuesto que Putin ya tenía pensada una estrategia para Siria y sabía por donde llegar a realizar su plan, la carta del Papa, por supuesto, no influyó en nada en la mentalidad del señor del Kremlin, pero sin duda le sirvió para darse cuenta de la debilidad de los liderazgos occidentales, debilidad que llega hasta la cátedra de Pedro, y que podría operar como el orquestador y evitar una guerra y a la vez darle una derrota total a lo que queda de las ambiciones norteamericanas.

Así, Putin ha propuesto el que Siria entregue su Arsenal químico a la ONU, en un proceso supervisado por Rusia y el Consejo de Seguridad, siempre y cuando, EUA renuncie al uso de la fuerza; la propuesta caló hondo y Obama ha tenido que retrasar la votación en el Congreso de su propuesta para realizar, no una invasión a escala del país levantino, sino ataques de precisión sobre blancos militares del ejército sirio, en un evidente intento de debilitar la capacidad de combate de las tropas gubernamentales y permita a los rebeldes islamistas el rehacerte y volver a tener oportunidades de ganar una guerra que ya la llevaban perdida.

Hoy por hoy, y como hemos visto en las últimas semanas, Obama continúa con un discurso por momentos beligerante y amenazador contra Siria, sin embargo, luego cambia por frases conciliadoras y de aceptación del plan propuesto por Rusia, que será llevado adelante, ya con respaldo de la decisión del Consejo de Seguridad. Putin lo ha logrado, sometió a Soetoro, que luce débil y desconcertado como un niño descubierto por su profesor mientras tramaba una travesura ante el astuto eslavo. Y en pocas palabras, ha logrado arrebatarle la influencia sobre el Medio Oriente en un golpe de mano, como ya lo hiciera sobre Sudamérica.

3.- Ante Irán, ¿la rendición?



Y en estos días, una noticia sorprendente: Obama se ha comunicado con el nuevo Presidente de Irán: Hassan Rohani y hablaron, en un tono distendido, sobre el programa nuclear persa. ¿Qué sucede? Es la primera vez, desde el derrocamiento de la milenaria monarquía fundada por Ciro el Grande, que un Presidente Norteamericano entabla un diálogo directo con su homólogo iránio.

Es curioso, pero han sido los clérigos como Alí Haschemi Rafsanjani, Mohamhed Khatami y ahora Rohani los que han demostrado tener más abiertas las puertas al diálogo con Occidente que un laico como Ahmadinejhad, y curiosamente, los tres clérigos han sido gente del círculo cercano de los líderes religiosos: Khomeini y Khamenei de la potencia persa, quizá esto demuestra que estos, en realidad, no son tan hostiles hacia Occidente y por el contrario, están dispuestos a ser aliados en contra del fundamentalismo emanado del Islam Sunnita e impulsado por las petromonarquías: Arabia, Emiratos, Kuwait y Qatar, principalmente, enemigos declarados de los persas.

¿Qué puede estar pasando? Estados Unidos, consciente de que ya no puede ejercer el poder global como hasta ahora, desgastado económicamente por ello, ha optado por capitular y reconocer que la potencia dominante en el Medio Oriente es hoy, como lo ha sido desde hace 2,500 años: Irán??

Si es así, en Tel Aviv deben estar sonando las alarmas, y preparémonos para un nuevo Imperio Persa que reorganizará la zona de acuerdo con sus intereses y con la bendición de sus grandes aliados: Moscú y Pekín...

4.- El Excepcionalismo Norteamericano, cuestionado:


Putin critica en la columna que escribió para el New York Times al Excepcionalismo Norteamericano, algo que incluso, en su momento, criticó no sin razón el propio Obama, y es que, finalmente, esta concepción de que el propio país es excepcional es común a todos los nacionalismos: los estadounidenses creen que su país es único, lo mismo los alemanes, los chinos o incluso, nosotros los mexicanos lo sentimos así, con frases como aquella famosa: "como México no hay dos", aunque sea en sentido negativo la mayoría de las ocasiones, y ahí lo lamentable, es que nadie trata de hacer nada para que sea tomado en sentido positivo, o se espera a que sea obra y gracia de un súper presidente al que se sigue esperando como los Judíos al mesías, --lo que en su momento inspiró a Vicente Leñero a trazar paralelismos entre los antiguos hebreos y nosotros-- y bien lo sabe un ruso cuyo país también ha sido víctima e impulsor de una concepción de sí mismo como algo excepcional.
Y es que estamos hablando de un excepcionalismo cuyas bases descansan en la ideología antes que en el patriotismo, un sentimiento de ser el "pueblo elegido" que los eslavos han tenido en el pasado, y que también, Putin, un tanto hipócritamente, no reconoce impulsar: primero con la idea de la "Tercera Roma", después como impulsor de la utopía marxista, y ahora, como lo hemos apuntado aquí, regresa la idea de ser el defensor del Cristianismo. Y ese excepcionalismo ideológico, en el caso de los norteamericanos por supuesto que ha resultado peligroso y la causa de su agresividad para con la comunidad internacional.
Es increíble que ese excepcionalismo tenga sus apologistas en un ámbito fuera de EUA, pero los tiene, como se lee en este lamentable artículo de Libertad Digital, colaboración de la Fundación Heritage, en el que se defiende a capa y espada que EUA es un hito histórico impresionante, único, que no había existido antes; de ahí y aunque lo niegan, deriva el derecho de Washington de imponer su ideología y su modo de vida o su sistema político y jurídico al resto del mundo, puesto que ha demostrado ser superior, alegando para ello su desarrollo económico y social, que si los vemos detenidamente, no tienen nada de excepcionales:

Los países escandinavos, o incluso Canadá, cuentan con un desarrollo social mucho mayor que el norteamericano, incluso aplicando un sistema socialdemócrata muy diferente al esquema de liberalismo salvaje empleado en EUA durante el siglo XIX y al que se atribuye el desarrollo industrial y económico, y eso no los hace excepcionales, de igual manera, fue en las ciudades-estado italianas de los siglos XIV al XVI que se aplicó o brindó una gran libertad económica, y eso no hizo de Italia algo fuera de lo común, en cuanto al sistema político y jurídico, el mismo es importado, fruto de lo hecho en Inglaterra desde 1215, lo cual también fue parte del desarrollo de las monarquías feudales y la limitación del poder real que se dio también en Castilla o en Francia, --donde, sin embargo, se establecería después el absolutismo-- combinado con el racionalismo y pragmatismo británico y la Filosofía de la Ilustración Francesa, aunque ciertamente, fue el primer país en que se aplicó esta ideología política sustentada en la Democracia Representativa y la libertad individual, principios que sin embargo, se aplicaron desde el siglo XVII en Holanda y desde el siglo XIII en los cantones suizos y desde el I en los Municipios Romanos, lo mismo la libertad religiosa, que se consagró desde 1648 en la Paz de Westfalia y desde años antes también en Suiza tras la cruel y brutal dictadura teocrática de Juan Calvino en Ginebra.

¿Qué el modo de vida norteamericano es atractivo? Sin duda lo es si lo único que ofrece es diversión y entretenimiento, pero no cultura ni elevación del espíritu o de las virtudes en la persona: a mi parecer, creo que sí es excepcional, pero en negativo, que el producto más conocido de dicho esquema sea hoy en día Miley Cyrus, una más de la pléyade de dementes con fama producidos por una sociedad amoral y materialista.

Pero nada de eso hace de EUA algo excepcional o mejor a los demás, cada país debería tener el esquema social, cultural y político que derive de sus circunstancias e Historia, por el contrario, esa concepción excepcional del país norteamericano por ser "la patria de la libertad" en realidad le ha convertido en el mayor agresor y violador del Derecho Internacional que ha existido, impulsado por un fanatismo político que se enlaza con el religioso de los calvinistas puritanos que le dieron origen: el sentirse como un nuevo Israel dirigido a reordenar el mundo por designio divino y con derecho a pasar por los demás.

Es curioso, uno de los más grandes líderes norteamericanos: el Presidente Theodore Roosevelt y que fue sin duda impulsor de su expansionismo, no creía en el excepcionalismo de su país: en forma sincera, se determinó que si su país tenía poderío económico y militar, debía actuar dentro del juego de las grandes potencias como éstas en su momento. Por contraste, Woodrow Wilson, uno de los más importantes impulsores del Derecho Internacional Público, era un creyente decidido en el excepcionalismo y bien intencionado; al contrario que Roosevelt, sus ideas se convirtieron en la base para las intervenciones militares norteamericanas en el extranjero, sustentadas en un supuesto humanitarismo, y también de la elevación de la Democracia, de ser concebida como un simple medio para el control de la actividad gubernamental, en un dogma, un fin último de la humanidad.

Todo esto, hace que EUA sea en realidad, tan peligroso como la Alemania Nazi: no puede pensarse que el Derecho Internacional quede sujeto a los caprichos de los gobernantes de un solo país, y que éste, vulnere uno de los principios básicos que Wilson mismo planteó: la igualdad soberana de los Estados; de lo contrario, la comunidad internacional queda sujeta a los designios de un solo Estado que, en aras de imponer el Derecho, lo vulnerará cuando quiera, y las reglas de convivencia entre los países quedarán sujetas a los intereses del más fuerte del barrio, quien aducirá que todo es por bien del mundo y porque se encuentra dotado de determinadas características que le hacen superior o más avanzado.

Afortunadamente, parece que entre los norteamericanos esto se está diluyendo, el excepcionalismo puede subsistir como el natural sentimiento de patriotismo, si no como un sentimiento de vergüenza y culpa por los desmanes cometidos al menos, desde 1900, quizá la pérdida del lugar como potencia dominante lleve a un cambio diametral en EUA, como sucede que está ocurriendo en el seno de su sociedad, con la alza en la formación de sectores conservadores más cercanos al catolicismo y que adoptan una óptica más universal y menos exclusivista heredada del calvinismo, fruto del cada vez mayor número de conversiones, incluso en la población anglosajona y la conciencia de una realidad en la que EUA deja de ser el centro del mundo para mostrarse más multipolar, quizá, finalmente, la república angloamericana, si no entra en un proceso de disolución (que lo puede haber) pueda encontrar un papel mucho más constructivo, dentro del concierto de las Naciones.

No hay comentarios: