Buscar este blog

16 de diciembre de 2012

LA MATANZA DE NEWTOWN, CONNECTICUT, EUA



Lo ocurrido el viernes en la población de Newtown, Connecticut, Estados Unidos de América es, sin duda, algo estremecedor, horrible y sin duda sintomático. Hace apenas unos meses nos conmocionamos ante la muerte de varios espectadores en un cine del estado de Colorado en nuestro vecino del Norte, mientras presenciaban el estreno de la última película de la trilogía de Batman dirigida por el realizador Christopher Nolan en lo que se suponía, debía ser el "hasta aquí" para la libre venta y posesión de armas de fuego, incluidas las de alto poder, en la república angloamericana, y exigir un cambio, incluso a nivel constitucional, al respecto; no fue así, tras unas semanas de circo mediático, indignación, temores y reclamos, todo volvió a su curso normal y se echó tierra sobre el asunto como sobre los cadáveres de los infortunados que fueron víctimas de la evidente locura del joven "Guasón" Holmes, y lo mismo había pasado antes, una y otra vez, tras la matanza en el Virginia Tech, o la famosa masacre en la Preparatoria de Columbine, Colorado.

Y ahora, en un hecho aún más aterrador, otro joven, de nombre Adam Lanza, hijo de buena familia con antecedentes de ser un adolescente de altísimo coeficiente intelectual aunque algo tímido y poco sociable, irrumpe en la escuela primaria pública del mencionado pueblo norteamericano denominada "Sandy Hook" y con un fusil de asalto semiautomático sega la vida de veinte niños (12 niñas y 8 varones) y 6 mujeres del personal de la escuela, incluyendo a la Directora del plantel, a la Psicóloga y la maestra portorriqueña Victoria Soto, quienes actuaron con valor y protegieron lo más que pudieron a sus alumnos antes de caer bajo las balas del demente pistolero, para posteriormente, meterse un balazo y darse fin, antes de la matanza, ya había dado muerte a su madre, al parecer una financiera con la que vivía cerca del núcleo urbano del pueblo y que gustaba de coleccionar armas en su gran casa, entre ellas el rifle semiautomático utilizado para el crimen.

Cierto, es realmente irracional que se puedan comprar y vender libremente armas tales como rifles de alto poder, escopetas, granadas de fragmentación, RPG, o lanzacohétes portátiles incluso en un Wal-Mart en Estados Unidos, y por supuesto que gran parte del problema se resolvería con un mayor control sobre la tenencia de armas; aunque también es cierto que eso no impide que ocurran sucesos sangrientos: en México, se requiere de un permiso especial emitido por la Secretaría de la Defensa Nacional para tener legalmente un arma, y existen algunas, como los fusiles automáticos que no pueden estar en poder de un particular, sino son de uso exclusivo de las fuerzas armadas; aún así, existe un mercado negro surtido, precisamente con armas norteamericanas, y ahí tenemos el reciente caso del "Operativo Rápido y Furioso", lo que en realidad tal parece que fue un negocio de la corrupta administración de Obama con la connivencia o la complicidad del mismo, ahora ex-Presidente Calderón en nuestro país. 

Sin embargo, hay una gran diferencia, en México, matanzas como la de San Fernando, en que murieron varios inmigrantes centroamericanos, han sido obra del Crimen Organizado y han tenido una motivación, si se quiere, "racional": rechazaron ser reclutados para engrosar las fuerzas mafiosas, era necesario eliminarlos para impedir que hablaran ante las autoridades o los rivales y diesen a conocer sus planes. En Noruega, la matanza hecha en Oslo y en una isla cercana por Anders Breivick tuvo una motivación político-ideológica, y en Japón el envenenamiento con gas sarín en el metro, hace casi veinte años por Shoko Asahara y su secta "Verdad Suprema" las tuvo igualmente religiosas y políticas, por tanto, se trata de casos de terrorismo, no de violencia azarosa y simple.

Tampoco es una causa los medios de comunicación o el cine y sus contenidos violentos; si así fuera, Japón sería la anarquía completa y la violencia absoluta: cualquier manga o anime de acción supera con creces la violencia de la película más sangrienta de Holywood, las de la serie "Saw", el "Juego del Miedo" quedan como un juego de niños ante los contenidos de muchos cómics o series de animación del Imperio del Sol, por ejemplo.

En cambio, en EUA los incidentes de violencia son casi por azar, y quien los perpetra lo hace por gusto, por manía, por que sí, y no solo los tiroteos y las matanzas masivas: ¿qué tal el caso de los asesinos seriales? Mientras que Gran Bretaña luce en su historial casos aislados como el de Jack el Destripador y dos o tres más separados por décadas, en México en los últimos 30 años sólo hemos conocido del caso de la "Mataviejitas", y del Porfiriato se recuerda, aunque es casi desconocido, el caso del "Chalequero" violador y estrangulador de mujeres, la nómina en EUA a partir de los años 40 es larga: el caso de la "Dalia Negra", Ed Gein, Ted Bundy, Charles Mason y su "Familia", John Wayne Gacy o el "Payaso Asesino", el Zodiaco, el Unabomber, el Carnicero de Milwakee, el Asesino de la Carita Feliz, la asesina de la carretera encarnada oscareádamente por Charlize Theron en su película "Monster" son algunos de los casos más famosos, todo ello indica que existe algo muy roto, y muy podrido en el corazón mismo de la sociedad estadounidense.

¿De qué otro modo se explica que en Canadá igualmente exista una enorme libertad para el comercio y posesión de armas de fuego y esto no derive en los mismos incidentes que en la Unión Americana? Esto va más allá de las decisiones meramente políticas y de las esferas de competencia del Legislador. Bien harían nuestros vecinos del norte en hacer una introspección y un profundo examen de conciencia para encontrar qué es lo que funciona mal en su país, yo por lo pronto, me atrevo a especular:

  • Una sociedad que ha crecido en medio de las guerras, prácticamente ninguna generación estadounidense ha estado exenta de algún conflicto militar desde la misma Guerra de Independencia; si hay un pueblo guerrero, hoy en día, ése es el norteamericano.
  • La Segunda Guerra Mundial y su inhumanidad, y los subsecuentes conflictos de Corea y Vietnam, igualmente crueles, derivaron en la generación de grandes cantidades de personas que sufrieron o aún hoy sufren stress postraumático y problemas mentales derivados de ellos.
  • El elevado consumo de drogas en la sociedad, derivado también de los afectados por las guerras, y que empezó por la necesidad de morfina y otros calmantes para los heridos, después extendido por toda la juventud con fines "recreativos".
  • El pragmatismo moral típicamente calvinista que ha acompañado a los Norteamericanos desde la conquista y colonización del territorio.
  • La abundancia de sectas religiosas fundamentalistas y apocalípticas protestantes, la angustia existencial y el pesimismo antropológico derivados del luteranismo, también presente en el pensamiento religioso de las sectas más difundidas en EUA.
  • El individualismo exagerado, la búsqueda del éxito material en sus dos caras: dinero y fama.
  • La presión social por lograr ese éxito, la extrema competitividad y la marginación de los "fracasados".
  • La falta de identidad social y nacional de los norteamericanos, así como de folklore que les de un sentido de pertenencia colectivo.
  • El bajísimo nivel cultural del norteamericano promedio, que se contenta con lo "pop" y la TV.
  • Los intereses del complejo militar-industrial, reacios a que se establezcan controles a la industria de armamentos y la comercialización de sus productos tanto al exterior como al interior, cuando son uno de los factores más fuertes de la economía nacional.
Esos son algunos de los factores que identifico, quizá se me escapa alguno, quizá esté equivocado, pero es la impresión que me da respecto a lo que está ocurriendo en nuestro país vecino, al que no dudo en calificar, se encuentra ya atrapado en una peligrosa espiral de decadencia y desintegración.

No creo, sin embargo, que el incidente, después del nuevamente instalado y difundido por CNN y demás medios, circo televisivo, contribuya a cambiar algo: los intereses del complejo militar-industrial son enormes y más ahora en que se han convertido en el principal sostén de la economía norteamericana: por eso "Rápido y Furioso", por ello mismo el apoyo a las "Primaveras Arabes" y a los rebeldes en Siria, porque la violencia, la Guerra, es un negocio y es la principal entrada de divisas en un momento en que hasta las propias cadenas comerciales norteamericanas como Wal-Mart venden puros productos hechos en China, que le ha comido todos los mercados, hasta el interno, o cuando los vehículos norteamericanos de Ford, Chrysler o General Motors cada vez se venden menos ante las oleadas de autos asiáticos. Obama no se atreverá a poner a Grumman, Boeing, Loockhead, Halliburton, Colt y demás en su sitio; el último que lo intentó: John Fitzgerald Kennedy, no terminó muy bien que digamos...

Esta ha sido una noticia que ha impactado al mundo y ante la cual no queda más que orar al  ver el tamaño de las atrocidades de las que es capaz el ser humano. Lo triste es que los factores que han propiciado el surgimiento de esta violencia y esta verdadera disolución social en EUA, cada vez son más presentes en el resto de Occidente, México incluido y el primero de diciembre pudimos ver a los jóvenes avocados al vandalismo y a la destrucción tan propias de los nuevos tiempos. Bienvenidos, pues, a la era de la violencia.

No hay comentarios: