Buscar este blog

7 de septiembre de 2012

¿QUE O QUIEN ES BARACK OBAMA?


Y bien, la carrera por la Presidencia de Estados Unidos ha arrancado oficialmente con la celebración de las convenciones de los dos grandes partidos políticos norteamericanos: por un lado, el Partido Republicano lanza al empresario y pastor mormón Mitt Romney a la Presidencia y al joven, católico y libertario Paul Ryan a la Vicepresidencia de la República, mientras que, el Partido Demócrata lanza a buscar la reelección a la dupla conformada por Barack Hussein Obama y Joseph Biden.

Obama me sigue pareciendo, y creo que hay muchos que comparten esta opinión, uno de los personajes más enigmáticos de la política actual, y creo que pasará a la Historia precisamente como un misterio, un hombre que surgió de repente y llegó a la cumbre del poder en EUA en forma meteórica y rodeado de un halo mesiánico, para culminar cuatro años de Gobierno que inició con enormes expectativas --que él mismo se encargó de generar al haber prometido de todo: recuperar la economía nacional tras la crisis inmobiliaria de 2008, crear empleos, terminar con los conflictos en Afganistán e Irak y encausar una salida pacífica al eterno conflicto entre Judíos y Palestinos, cerrar la infame prisión de Guantánamo y resolver la situación migratoria de millones de Hispanos que se encuentran ilegalmente en el territorio estadounidense,-- sin haber cumplido ninguna de aquellas promesas.

A estas alturas del partido, el pasado, el origen y la procedencia de Obama siguen siendo misteriosos y materia de especulaciones, ni siquiera su autobiografía: "Sueños de mi Padre", ha contribuido a esclarecer el velo de oscuridad que parece tenderse sobre ello, por el contrario, pareciera que los escritores (curiosamente llamados "negros" o "burros") contratados o encargados de redactar el libro que apareció firmado con el nombre del hoy mandatario, entremezclaron hechos reales con algunos quizá no tantos, exageraron otros y crearon un verdadero personaje antes que describir a una persona, al que ya atribuyen un ímpetu o una vocación para la grandeza y el liderazgo.

Parte de los datos que ahí confiesa el Presidente es reveladora: su infancia en Indonesia y su educación islámica a cargo de su padrastro, pese a haber estado ingresado en un colegio cristiano, un nativo de aquel país, quien además le impuso el nombre de Barry Soetoro, por el cual sería conocido durante largo tiempo y hasta llegar a su vida adulta.Igualmente, Obama se confiesa como haberse identificado durante los años 70 y parte de los 80 como un "negro" resentido contra la supremacía anglosajona en EUA.

Lo que destaca es su veneración hacia su padre: Barack Obama Sr., un Keniata de la etnia Swahili (musulmanes negros del este del continente africano, que en el pasado constituyeron una cultura interesante, muy ligada al Medio Oriente y cuya lengua se convirtió en el idioma común del Africa Subsahariana, para el comercio y la diplomacia, hasta la llegada del Francés con el colonialismo, a partir del siglo XIX) que llegó a Hawaii como estudiante becado de Economía, al iniciar los años 60 y que sostuvo una relación y un fugaz matrimonio con la madre de Obama: Stanley Ann Dunham, también economista y proveniente de una familia de buena posición económica, blanca y lejanamente emparentada con la clase política norteamericana -- porque, increíblemente, todos los que han sido Presidentes de Estados Unidos han estado emparentados, lejana o cercanamente, exceptuando a John F. Kennedy, (otra razón más para no haber querido a este Celta Irlandés y Católico en la Casa Blanca) lo que demuestra el origen aristocrático de los dirigentes norteamericanos,  debido a los mismos "Padres Fundadores" de la Independencia, todos ellos provenientes de la nobleza británica que se había establecido en el Nuevo Mundo desde fines del siglo XVI. Resulta curioso que Obama tenga tanta veneración por un hombre al que nunca conoció, que se divorció de su madre poco tiempo después de que él naciera y jamás regresó a Hawaii para verlo, en Kenya si bien fue un reconocido activista contra el gobierno autoritario de Jomo Keniatta posterior a la Independencia, también el economista Obama era un ávido mujeriego que además destacaba por su violencia y alcoholismo, siendo éste el que le llevó a perder el control del volante de su auto y morir en 1982, sin nunca ver a su hoy famoso hijo ser un adulto ni haber demostrado algún interés por él.

La madre y los abuelos maternos de Obama a los que el Mandatario siempre les ha manifestado gratitud, reconocimiento y cariño, sin embargo, se presentan siempre como figuras míticas y borrosas, su madre murió en 1995, y se difundió la noticia de la muerte de su abuela, coincidentemente, el día en que Obama ganó las elecciones presidenciales pasadas, sin que se viera en el mandatario la más mínima muestra de luto.

Ahora bien, toda esta serie de medias verdades, historias ocultas o poco comprobables han llevado a la elaboración de múltiples teorías de la conspiración, especulaciones o dudas respecto al mandatario norteamericano: se duda sobre su verdadero lugar de nacimiento, siendo la teoría de haberlo hecho en Kenya y no en Hawaii la más popular, se duda acerca de sus verdaderas inclinaciones religiosas por su infancia en Indonesia y el credo de su padrastro, y sobre su postura política, recordando que en un momento estuvo vinculado a grupos radicales de color en los años 70, durante su adolescencia, como la Iglesia de Jeremiah Wright y su especie de "Teología de la Liberación" protestante, anti sajona y pro negra.

Pero sobre Obama muchas de estas teorías que tienen que ver con las filias políticas de sus críticos o adversarios, lo que aumenta el enigma sobre el personaje: así, para la Izquierda radical internacional y los medios de información de Rusia, la familia materna de Obama: los Dunham se encontraban vinculados desde siempre con los servicios secretos estadounidenses, mientras que Obama Sr. era directamente un agente relacionado con la CIA destinado a provocar la inestabilidad del Gobierno de Jomo en Kenya e impedir la expansión del Comunismo --y la influencia imperial de Moscú-- en el Africa Negra, ya de por sí implantada en Etiopía y Angola durante los años 70, al calor de las luchas descolonizadoras. Hoy en día la misión del ex-agente Soetoro, ahora llamado Obama, es mantener el país sometido a los intereses de las élites financieras de Estados Unidos y, como otros más exagerados de entre los "conspiranóicos" lo dicen, contribuir a la definitiva implantación del "Nuevo Orden Mundial" pregonado por Bush Padre en 1991 con la caída de la URSS y diseñado por la Masonería y sus principales cúpulas: los Iluminati, el Club Bildelberg, la Comisión Trilateral, el Club de Roma, etc...

Para los Neoconservadores y Libertarios, es casi todo lo contrario: Obama no tiene relación alguna ni con la CIA ni con otras áreas del establishment norteamericano o las élites financieras y empresariales, por el contrario, es un revolucionario peligroso que siente por las ideas socialistas de su padre una veneración completa y ve en su propio país, EUA, a la causa de los males del mundo, por lo que desea, con toda buena intención, debilitarlo para que deje de ser una fuente de pobreza y conflicto para el resto del mundo, para ello, desea que Estados Unidos adopte el modelo Keynesiano o Socialdemócrata de "Estado de Bienestar" y caiga en la pacífica y costosísima indolencia de los países escandinavos o Canadá.

Así han aparecido un sinnúmero de libros y hasta documentales que muestran todas las teorías acerca de este enigmático hombre, y que enredan más el acertijo, sin dejar nada en claro más que, ciertamente, Obama será un personaje fascinante para el historiador futuro, siendo importantísimo el conocer su formación, su verdadera ideología o a qué intereses sirve, porque ciertamente, su elevación del anonimato a la Jefatura del Estado todavía más poderoso del mundo resulta ser intrigante, y más en el marco de la política de Chicago, una de las arenas más sucias de todo EUA al respecto. Si se mantiene la actual tendencia, con toda seguridad, Obama será reelecto, Romney no parece ganar la simpatía de los votantes, de momento, y su Presidencia continuará por otros 4 años, al menos, si no es que en él encarna cierto "necesariato" que busque mantenerlo en el despacho oval más tiempo y se postulan reformas constitucionales para lograrlo, los efectos de su administración no podrán apreciarse sino hasta después que deje el palacio de la Avenida Pennsilvania, pero aún así, no creo que podamos saber con certeza qué, o quién es sino hasta dentro de muchos años.

Por lo pronto, de una cosa podemos estar segura: Barack Obama no es ninguna de las cosas que parece ser.



No hay comentarios: