Buscar este blog

3 de septiembre de 2012

LA GUERRA FRIA CONTINUA: LA EXTENSION DEL ANTIAMERICANISMO


Viendo en los últimos días la prensa rusa, misma que sirve como medio para conocer otro punto de vista respecto a la información que viaja en los medios occidentales, muchas veces, bastante acertada por lo que ve a la realidad detrás de las "Primaveras Arabes" y en particular, a lo que ocurre en Siria, pero por otro lado, es posible ver que en ellos, al igual que en muchos medios occidentales, prima la propaganda y los intereses oficiales por encima de una mirada objetiva a las cosas, pareciera que seguimos en los años 60 y que la Guerra Fría, presuntamente terminada con el derrumbe del Muro de Berlín en 1989 y la disolución de la URSS en 1991, continúa.

Basta leer los sitios de Internet de RT Noticias, un canal satelital que se transmite en varios idiomas desde Moscú, (al estilo de Al-Jazeera, o el nuevo experimento de la TV iraní)  la agencia noticiosa internacional del propio estado eslavo: RIA Novosti o del mítico diario Pravda, (que dispone de un sitio en inglés, otro en portugués y otro en italiano, ademas del ruso) para ver, por un lado, artículos objetivos e interesantes que brindan datos reveladores acerca del "Juego de Tronos" que estamos presenciando, para verlos combinados con otros en que se ejerce la más burda propaganda y otros, referidos a ovnis, fantasmas, monstruos escondidos y demás, que tienen mucho que ver con la natural forma de ser de los Rusos, tradicionalmente supersticiosos y crédulos hacia lo místico, lo mesiánico o misterioso, basta recordar el impacto que tuvo Rasputín, entre otros muchos "stárets" o místicos populares en el pasado, y el mismo Marxismo, visto como una doctrina de salvación, más teológica que política.

Entre los artículos propagandistas, están en primerísimo lugar los que demonizan totalmente a Estados Unidos y sus aliados, principalmente el Reino Unido y a Israel, y aquellos que pintan, como si se tratase de santos íconos de Andrei Rublev (el mayor representante de la pintura rusa antigua, inspirada en el arte del Imperio Romano Oriental), a la Cuba de los Castro, Hugo Chávez, Evo Morales, Cristina Kirchner o Rafael Correa, los propios aliados de Moscú, en una tradición muy propia de lo hecho por esos mismos medios en los años del dominio ruso sobre la Europa Oriental y el bloque comunista, en los que, hagiográficamente, se retrataba a un corrupto y asesino como Hönecker, o a un servil como Jaruzelski como campeones de la Libertad y de la "clase trabajadora"; pero en fin, es lo natural, todas las potencias hablan bien de sus aliados, y por contraparte, la prensa norteamericana considera al régimen fanático, teocrático y violento de Israel como la "única Democracia real del Medio Oriente" a pesar de que en la misma desde hace como 30 años siguen figurando en sus liderazgos los mismos nombres, por ejemplo, y muchos medios en EUA o Europa han calificado de "valiente" a Felipe Calderón en México, aunque a lo mejor cambian de percepción tras los acontecimientos de Tres Marías, Morelos, en los que unos policías federales mexicanos estuvieron por ¿matar? ¿secuestrar? a unos agentes de la CIA que operan en nuestro país en forma encubierta, creo que ahí queda más que claro que el Presidente saliente ha sido un fracaso y una verdadera calamidad para México, que en realidad no tiene control ni siquiera sobre sus propias fuerzas de seguridad, como también lamentablemente lo reveló al decir entre lloros que hubo una tentativa de acabar con él en un viaje al estado de Tamaulipas.

Lo más triste es que los Rusos exhiben un enorme resentimiento hacia EUA por el resultado final de la Guerra Fría, no por la caída del régimen comunista, mismo que ya no deseaban ni estaban conformes con él, ahí el descontento recae en contra de Gorbachov por su proceso de reformas precipitado y descontrolado que orilló al empobrecimiento de Rusia, mientras que ven en Putin al reformador que en aquel momento, hubiese sido acertado, pues el ex agente de la KGB ha recuperado el poder del Estado y el sentido de autoridad, combinado con una gradual liberalización económica, a fin de evitar el caos de los años de Yeltzin, algo que asemeja mucho al actual régimen con lo que se estila en China, no, el resentimiento que los Rusos sienten contra EUA, la Iglesia Católica (el Pravda truena contra Benedicto XVI, el Vaticano y el papel histórico de la Iglesia Latina, pero alaba el cesaropapismo zarista y stalinista, pues el Georgiano labró una fuerte relación con el Patriarcado de Moscú y no lo persiguió, y revivido hoy en día por Putin, con la Iglesia Ortodoxa) y Occidente en general radica por el fin del Imperio, que significó que en unos cuantos meses de agosto a diciembre de 1991, la expansión de la Moscovia iniciada en el siglo XVI por Iván III el Grande se perdiera y las fronteras volviesen a ser las mismas con las que contó Pedro el Grande a fines del XVII.

Ese resentimiento se expresa en cosas como los rumores difundidos, desde hace mucho, de que EUA no llegó a la Luna, y que, como se leía en uno de los comentarios a la muerte de Neil Armstrong en RT Noticias, se calificara al astronauta de terrorista, por haber sido piloto de combate en la Guerra de Corea...
Bueno, si bien es cierto que no participó en un conflicto armado, Yuri Gagarin no era piloto de la Fuerza Aérea Soviética para fumigar plantaciones de algodón en Uzbekistán, precisamente, y si bien los Norteamericanos han devastado Afganistán, quienes hace poco más de 30 años detonaron un apocalipsis sobre aquella nación islámica, que no ha terminado, no fueron otros más que los propios Moscovitas en sus intentos por expandirse hacia el Indico, pero siempre, en la propaganda política, se busca ejercer una memoria selectiva y recordar todo lo malo del rival y recordar todo lo bueno de uno y sus amigos.

El Antiamericanismo (mal término, debería ser "antiestadounicismo" o algo así, pero es que ante la carencia de un nombre real de nuestro vecino del norte, está difícil decirles de otra manera que "americanos") que se expresa con la denostación de todo lo que los Estadounidenses hayan hecho o no hecho, dicho o no dicho es una forma de fanatismo que en Hispanoamérica tiene mucho pegue, donde se les ve como los malos y villanos del continente, es cierto que en mucho está justificado, por sus intervenciones en nuestros países, la pérdida del 50% del territorio nacional mexicano heredado de la Nueva España y su soberbia, pero también, mucho tiene que ver por el resentimiento que nos provoca nuestro propio fracaso: increíble que en 1810 el Virreinato español tuviese un mayor desarrollo que la recién independiente República anglosajona y en poco tiempo las cosas fueran diametralmente distintas.

Pero en fin, yo creo que, por un lado, no nos cabe a nadie en este "Nuevo Mundo" ser tan nacionalistas y patrioteros, ni a los anglosajones, ni a los mexicanos o a los chilenos o brasileños, puesto que creo que, al final, los estados americanos actualmente existentes son meramente transitorios y las naciones están en formación, igualmente, todos tenemos más puntos de semejanza que de diferencia, pues aunque algunos hablemos Español, otros Inglés y otros Portugués o Francés, todos venimos de inmigrantes y en nuestros mapas genéticos aparece la herencia de todo el mundo, y quién sabe, con los procesos de mestizaje aún en desarrollo, ya sea raciales o culturales, en los que México ha recibido influencias angloamericanas y a su vez influye en su vecino, por ejemplo, quizá con el tiempo surjan nuevas identidades nacionales y hasta nuevos Estados, en ese sentido, me parece acertado el análisis que hizo hace tiempo un experto de Inteligencia del Kremlin en que planteaba la fractura de EUA en 4 Estados diferentes bajo influencias diversas, principalmente la China, la Mexicana, incluso la Canadiense y el acercamiento a Europa de otro de los fragmentos resultantes de un hipotético quiebre, desde la época de la Guerra Civil, ante la falta de una identidad nacional cultural fuerte, los norteamericanos han buscado sentirse identificados cada uno con su terruño, (Lee o Jackson encabezaron las fuerzas rebeldes no por estar de acuerdo con la esclavitud y la inferioridad de los negros, sino a fin de defender la soberanía y la por entonces muy británica y aristocrática identidad de Virginia respecto a un Gobierno Federal al que consideraban "entrometido") pero con los flujos migratorios y la Globalización, es también probable que se busquen referentes fuera cuando la cohesión interna desaparezca, y culturas más complejas y vigorosas desplacen a la suya, fuerte únicamente por su presencia constante en los medios de comunicación; y quién sabe, quizá con el paso de los siglos se de el sueño de Bolívar y todos los americanos, desde Alaska a la Patagonia nos fundiremos en un solo pueblo.

Yo pienso, al igual que Orwell y Wilde, que la dominación mundial de Estados Unidos se debió más a un "accidente histórico" que por los méritos propios de esa sociedad: el aislamiento de los dos océanos, la debilidad interna de los países hispanoamericanos y la prolongada etapa colonial canadiense, por un lado, y por otro, los eternos conflictos europeos que debilitaron la posición de las viejas potencias, dejándoles a EUA y a Rusia el escenario para que se lucieran solos, la Rusia Soviética caería por sus propias contradicciones e ineficiencias y de ahí la unipolaridad estadounidense que ahora, está feneciendo pese a la desesperada, y violenta, lucha que el coloso del norte ha desplegado para tratar de defender su posición hegemónica. Por lo mismo, pienso que su hegemonía en el Mundo Occidental será la más breve de todas: veamos, la primacía de España abarcó de 1492, con la caída de Granada y el viaje de Colón, hasta, tradicionalmente, la Batalla de Rocroi, en 1648, aún así, España siguió siendo una de las primeras potencias mundiales hasta la invasión napoleónica y las independencias americanas a partir de 1808, pero su hegemonía, propiamente dicha, habría durado 156 años, posteriormente siguió la hegemonía francesa, misma que se ejerció fundamentalmente sobre el continente europeo pero que careció del dominio de los mares que  siguieron bajo control español, holandés y británico, hasta que en Trafalgar Inglaterra quedó como dueña única de los mares, aún así, podemos decir que Francia fue la primer potencia mundial desde Rocroi en 1648 a Waterloo en 1815, lo que nos da 167 años, posteriormente, siguió la indiscutible era del dominio británico, de 1815 hasta la Segunda Guerra Mundial en 1945: 130 años. Tras ello, vendría la hegemonía norteamericana, que posiblemente, si las tendencias continúan, terminará en la próxima década, lo que nos dará apenas unos 80 a 90 años de duración.

Con el mundo globalizado de hoy, el aislamiento de EUA ha terminado, y con él, las posibilidades de ejercer un poder hegemónico: la interdependencia ha hecho que este país dependa de otros en muchos aspectos, fundamentalmente económicos, y de ahí que haya perdido su primacía en ese rubro, ya los mares no representan ningún obstáculo para que lo que suceda en Europa o Asia no le afecte directamente, ni tampoco constituyen ahora obstáculos infranqueables si alguien se atreviese a desarrollar un ataque militar contra él, como se demostró el 11 de septiembre del año 2001.

Mucho de lo hecho por Estados Unidos en su Historia ha sido execrable, una gran cantidad de lo que su cultura ha producido es basura o intrascendente, y muy probablemente desaparecerá o dejará de tener influencia ante otras más fuertes cuando se adueñen de presencia en los medios de comunicación, pero también ha dejado y dejará una huella positiva, todos los pueblos de la Historia han tenido esas dos caras, una luminosa y una oscura: los Españoles llevaron a cabo una grandiosa obra civilizadora en América, sin duda, pero también, sin caer en leyendas negras, hemos de reconocer que hubo también episodios de abusos y no dignos de orgullo, los Romanos legaron al Mundo Occidental sus concepciones políticas y jurídicas, pero también las páginas de su historia están salpicadas de masacres, asesinatos, corrupción e intrigas, y prácticas como los juegos de gladiadores o la esclavitud.

Estados Unidos nos legará una aportación fundamental al universo jurídico: la constitución escrita, como legislación fundamental que regulará el funcionamiento del Estado, una cultura política de civilidad y el equilibrio y diálogo ordenado entre los distintos órganos de poder, el desarrollo del cine como un arte masivo y con capacidad de entretener, el impresionante desarrollo científico y tecnológico, el desarrollo de una clase media basada en la cultura del esfuerzo y el mérito, militares valientes y con honor como William Pershing, Patton, Douglas McArthur, "Stonewall" Jackson, Grant o Lee, innovadores geniales como Edison, Ford o Howard Hughes, un modelo de promoción del deporte y un modelo de educación superior envidiables y extraordinarios que bien valdría la pena estudiar y hasta emular, ha contado con intelectuales y literatos de calibre, como Edgar Alan Poe, Walt Whitman, Hermann Melville, Emily Dickinson, Louise Mary Alcott, Nathaniel Hawthorne, Truman Capote o Gore Vidal y hasta Stephen King entre otros muchos.Calificar o poner en un mismo plato de la balanza a todo esto con aquello que podemos calificar como basura, intrascendente o nocivo como Madonna o Lady Gaga, el libertinaje, el individualismo extremo, las pandillas urbanas, la libre portación de armas y los tiroteos cada vez más comunes, las sectas religiosas extremistas o fraudulentas, el genocidio de los indigenas, militares detestables y criminales como Custer, Winfield Scott, fanfarrones sanguinarios como Norman Schwarskorpf, o ineptos sádicos como Westmoreland, la TV basura y la intervención en muchos países es parcial, interesado y sobre todo, injusto.

Estados Unidos dejará un legado en el que creo, lo positivo perdurará, lo malo será criticado y muy probablemente no será tan trascendente en el transcurso del tiempo, será superado por nuevas sociedades y nuevas influencias culturales que vendrán de las nuevas potencias, que también transmitirán aspectos positivos y negativos, que protagonizarán, como todos los imperios del pasado y del presente, hechos heróicos y hechos aborrecibles, que aportarán grandes avances y dejarán en la memoria infamias indecibles, esa es la lógica de la Historia y esa es la naturaleza del ser humano.

Antes de abrigar prejuicios contra un pueblo o un país, se debe leer y si es posible, viajar y conocer directamente a las personas, así siempre se conocerán los pecados y las virtudes de los pueblos, y encontraremos que no son tan distintos a nosotros.

No hay comentarios: