Buscar este blog

1 de diciembre de 2010

WIKILEAKS LA HACE OTRA VEZ!!

El "Cablegate" sin duda alguna se está convirtiendo en eel escándalo más importante en la parte final del año, además de que está reflejando la extraordinaria fragilidad de los servicios de seguridad norteamericanos, que no han podido evitar que un gran número de documentos de gran importancia hayan sido filtrados al sitio de Internet dirgido por el controvertido Julian Assange y de ahí, a la prensa internacional.

Yo, ya lo he reiterado en dos ocasiones anteriores, tengo una visión particular sobre los esfuerzos del australiano: por un lado, no puedo negar que me agrada al ver a alguien decidido a hacer valer el derecho a la información y destapando los sucios secretos del gobierno norteamericano, en particular lo referente a las Guerras de Irak y de Afganistán, pero por otro lado, me parece también que ha llegado al extremo de considerarlo un derecho absoluto y que por él se puede pasar por encima de otros que quedan expuestos a represalias, venganzas y posiblemente, con su vida o inegridad física en riesgo, por otro, se deja desarmado a un Estado, sea EUA o sea cualquier otro, para plantear con serenidad, sigilo y minuciosidad estrategias y planes relativos a su seguridad, y es donde me parece que Assange juega con fuego y no mide las consecuencias; pero, por otro lado, me parece que este periodista está siendo, sin duda y muy probablemente sin saberlo, cegado por un fanático antiamericanismo y un igualmente recalcitrante ideario de Izquierdas, el instrumento de una estrategia dentro de este proceso de cambio del balance del poder mundial de la república norteamericana y Occidente en general hacia los BRIC y aliados, esto es, los "Imperios Asiáticos" (China, Rusia, India, el Islam, y muy rezagado tras ellos Japón) como les llamo + Brasil.

Si no, fíjense bien el cariz que han tomado las revelaciones: tienden a dirigirse a mostrar a EUA como el "malo" y como negativo lo que ha hecho; se han revelado las atrocidades cometidas por las fuerzas armadas norteamericanas en Irak y Afganistán, y ahora, se presenta a su cuerpo diplomático como una red de espías que tiene vigilado a todo el mundo actuando con la complicidad de sus aliados, retratados como corruptos y colaboracionistas... la información revelada sobre los BRIC y demás emergentes y aliados, en cambio, les muestra como las víctimas del espionaje, y contra quienes se dirigen los siniestros planes imperiales por parte de la todavía potencia norteamericana y sus esbirros, como las conversaciones entre los gobiernos de Arabia Saudita, Israel y Washington respecto a la necesidad de parar a Irán, las investigaciones sobre Hugo Chávez o el régimen de los Kirchner en Argentina, las burlas hacia Putin y Medvedev que son llamados "Batman y Robin" o la revelación de datos burlescos sobre la personalidad de Berlusconi o Gaddaffi, pero también, se revelan informaciones para hacer propaganda sobre el alcance del poder de los emergentes: los planes chinos para reestructurar una Corea reunificada bajo el régimen de Seul, pero convertida en lo que siempre ha sido: su satélite, las ventas de armamento entre Corea del Norte e Irán, las redes de espionaje cubano que trabajan para Chávez en Latinoamérica, etc. Todo esto, contrasta con la debilidad que exhibe EUA, incapaz de proteger información vital como ésta.

Huelga decir, además, que la información que consta en los cables no es realmente de origen ilícito; desde el inicio de los tiempos, el papel de los diplomáticos no se concreta a ejercer de representantes del Estado que los envía ante otro gobierno, sino cuentan con un papel fundamental como colectores de información, incluso la de tipo personal sobre los hombres de Estado del lugar en que se encuentran e información general sobre los otros países, ningún gobernante puede trabajar ni plantear una política exterior ni cómo relacionarse con sus homólogos si no los conoce, y por supuesto, no puede tomar una decisión a ciegas sin contar con datos o actuando a ciegas.

Así, en su obra "Todo Imperio Perecerá" el internacionalista Jean Baptiste Duroselle habla bastante acerca del papel de los diplomáticos como colectores de información y la inviolabilidad de las comunicaciones y valijas diplomáticas, canales directos de enlace entre los servicios exteriores y sus jefes: los gobernantes. El problema y el culpable de esto no es Assange, finalmente, éste actúa como todo reportero o director de periódico, esperando cualquier escándalo, cualquier nota, que valga la pena ser publicada. El problema real está en quién filtra la información, como también en quiénes son los donantes que con su dinero, mantienen al interesante fenómeno de "Wikileaks" y a su fundador (por supuesto que muchos deben ser personas comunes, pero también hay gato encerrado ahí). En lo personal, creo que detrás de Assange deben estar tanto redes de financiamiento que provienen del BRIC y otros emergentes y sus aliados, y por supuesto redes de espionaje extraordinariamente bien planeadas y establecidas en el seno de EUA y sus órganos de gobierno, que detrás de ellos tienen años de estudio y de conocimiento pleno de cómo funcionan las instituciones norteamericanas de inteligencia y seguridad nacional: la CIA, el FBI, la NSA y otras agencias, así como todo el aparato diplomático. De ser así, la desmantelada red de espionaje ruso que encabezaba la bella Anna Chapman era o solo la punta del iceberg de una infiltración inmensa o una "maniobra de diversión" lanzada para evitar que dieran con la verdadera red.

Y es que piénsenlo: quizá no haya país más fácil de ser espiado que EUA, en su enorme población de origen inmigrante hay una enorme facilidad de infiltrar personal de inteligencia: chinos, rusos, latinoamericanos, musulmanes, hindúes, etc. Todos tienen comunidades dentro del territorio norteamericano, y se ha descubierto cómo los extramistas islámicos en Yemen o Somalia, han reclutado efectivos en el propio EUA y en Europa entre los hijos de los inmigrantes. No es de extrañarse que la fiebre xenófoba cada vez crezca más en un país que se concibe cada vez más y así aparece, como una fortaleza asediada. Pero también, es claro que quien esté detrás de toda la estrategia ha estudiado profundamente cómo funciona la prensa occidental, ávida de escándalo y de morbo, copada por la Izquierda y enemiga de todo aquello que signifique orden o autoridad, capitalismo y por supuesto, EUA más por sistema que por sincero espíritu de denuncia, aparte del odio que los Occidentales parecemos tener por nuestra propia civilización como fruto de un sentimiento de culpa y de autodenigración, que por supuesto, están dispuestos a utilizar en contra. Sin ir más lejos, Wikileaks pasó los documentos a puros medios de Izquierda: "El País" de España, Der Spiegel en Alemania, o The Guardian en Inglaterra.

Este golpe ha sido demoledor, aún más que las revelaciones sobre la guerra, pues ataca uno de los pilares de EUA: su "poder blando", el manejo de su imagen tan trabajada por Hollywood o escritores como Tom Clancy de aparecer como el centinela de las libertades y el protector de los países pobres para que aquí se le descubran las cartas con las que juega en el póker internacional. Por el contrario, muestra que las potencias emergentes y sus aliados distan mucho de ser países débiles y que han sabido diseñar estrategias para contrarrestar la actuación de EUA.

En cuanto a Assange, recordemos que se encuentra bajo la persecución, ahora de la Interpol por la supuesta violación de una mujer en Suecia, lo que resulta curioso que primero lo acusaron de simple acoso, pero después modificaron los cargos a este delito, mucho más grave, negándole el país escandinavo la residencia, y tal y como habíamos predicho, según se desprendía de su entrevista concedida al diario español "El País", se encuentra buscando refugio en Sudamérica, siendo muy probable que sea en Ecuador, país miembro del eje bolivariano, aliado de Rusia e Irán, donde encontrará asilo, pues Correa quiere invitarlo a que de conferencias y cursos para formar periodistas de investigación... que por supuesto, investiguen a los opositores y rivales del régimen, mas no a éste.

Así que no nos creamos que éste es un episodio de la valiente lucha por la libertad de expresión, es en realidad, un episodio en la descarnada y cruel lucha por el poder mundial. Una vez que ésta concluya, les apuesto, las nuevas potencias, todas ellas con una añeja, inveterada tradición autoritaria, se asegurarán de que el fenómeno Wikileaks jamás vuelva a repetirse: les conviene que se dirija contra EUA, pero no les convendrá que alguien husmee tras las murallas del Kremlin o la Ciudad Prohibida, al interior de la Kaaba o en Planalto y los palacios de Delhi y los modelos autoritarios se extenderán ante el fracaso de los democráticos, que en su decadencia han mostrado visión a corto plazo, anarquía e impotencia a los Estados.




No hay comentarios: