Buscar este blog

8 de diciembre de 2010

REFLEXIONES SOBRE INTERNET Y LA INFORMACION

Continúo dando seguimiento al caso Julian Assange-Wikileaks porque sin duda es un acontecimiento muy relevante en el contexto de las luchas por el poder mundial entre EUA y sus rivales (que insisto, a mi parecer son quienes están detrás del periodista) y también tendrá repercusiones muy grandes en los términos del Derecho a la Información y el Derecho a Informar, dentro de la difícil relación entre innovación tecnológica y Derecho, en que, como en la paradoja de Aquiles y la tortuga, el primero núnca alcanzará a la segunda.

Assange decidió entregarse a las autoridades británicas, saliendo de su escondite en algún lugar del sur de Inglaterra, para hacer frente a la acusación de violación que dos mujeres suecas interpusieron en su contra; evidentemente se trata de un mero pretexto, todo parece indicar que ambas jóvenes sedujeron al fundador de Wikileaks durante su estancia en el país escandinavo, quién sabe si como parte de una trampa o si eso vino después; la realidad es que es evidente la persecución política en contra del australiano, casi al estilo soviético como dice Pablo Hiriart en el Twitter, sobre quien, como ya lo he dicho, tengo mis dudas.

En primer lugar, creo que Assange se entregó porque sabe que será muy difícil que los norteamericanos o sus aliados realmente se atrevan a sancionarlo: en primera, porque la cuestión de la publicación de información filtrada no es un delito realmente, el no es norteamericano ni cometió ese delito en EUA, es un periodista que como tal, puede mantener en secreto la identidad de sus fuentes y él, simplemente publica en su espacio la información que le es enviada, ya si es o no moralmente aceptable esto es otra cosa, máxime cuando se trata de cuestiones que ponen en riesgo la vida o la seguridad de personas; los verdaderamente culpables de delitos contra la seguridad nacional norteamericana no son otros más que los que hacen la filtración, que es dónde está la incógnita y donde está el verdadero escándalo: la débil seguridad de los servicios de inteligencia norteamericanos que permitió que esto ocurriera. Aunque el tema de la publicación de esta información sin duda es materia de discución desde el punto de vista jurídico y da para armar verdaderos tratados y tesis en torno al derecho a la Información y la Transparencia.

En segundo lugar, el encarcelar a Assange, sea por el presunto abuso sexual o sea por cuestiones políticas, lo convertirían de inmediato en un mártir, y contribuiría aún más a dañar a la imagen de EUA y hasta de un Obama tambaleante que ahora incluso en las encuestas se hunde por debajo de Bush en cuanto a popularidad... patético, ¿no? 

Pero luego que he visto la imagen de Assange y su modo de vida me encuentro algo que no me cuadra: ¿quién le sostiene su elevado nivel de vida? si él no trabaja para ningún periódico en particular, y Wikileaks se presenta como una organización sin ánimo de lucro, ¿cómo es que mantiene una cuidada imagen de metrosexual, viaja en primera clase y se hospeda en hoteles de lujo? ¿cómo obtiene ingresos, y además, elevados? Su imagen no corresponde a la de un hacker ni al tradicional activista de Izquierdas...

Lo que yo temo es que llegado el momento, Assange dejará de ser útil para quien lo ha estado empleando, y es en ese "patrón" en donde se encuentra el peligro para su vida e integridad, no en EUA ni en ninguno de sus aliados. Y es que, algo que no han comprendido los norteamericanos, desde Vietnam, es que en los tiempos de los medios masivos de comunicación las pantallas de TV y ahora, y por sobre todos, el Internet, son los nuevos campos de batalla; podrán tener misiles nucleares, submarinos de propulsión atómica, aviones sthealt, portaaviones y tropas de elite súper entrenadas, pero ninguna de estas armas puede contra las armas de poder blando de la imagen pública, del flujo de información y de la tendencia que se le dé a ésta, y ahí es donde están siendo derrotados.

Como parte de la persecución política y la censura hacia Wikileaks se vienen los intentos de ahogar financieramente al sitio de Internet que recibía donaciones vía Master Card, Visa y Pay Pal, pues estas tres empresas han  decidido, quizá presionadas por el gobierno norteamericano, al ser sociedades mercantiles constituídas en él, bloquear todo financiamiento al sitio de Assange; como respuesta, se han dado una serie de ataques informáticos contra las financieras mencionadas; que en el caso de las dos primeras puede tener repercusiones serias, a nivel global pero sobre todo a nivel de Estados Unidos, al tratarse de multinacionales del crédito y las transacciones electrónicas, ataques hechos por los autonombrados: "Hack-tivists" que espontáneamente decidieron mostrar su apoyo al periodista hoy detenido golpeando a sus enemigos.

Y es que no cabe duda, quien esté detrás de Assange ha estudiado muy bien cómo funciona Occidente hoy en día: el exceso de libertad, o libertinaje que se ha fomentado en nuestros países ha servido de maravillas para sus planes: no puede condenarse a nadie por vulnerar la seguridad nacional porque se le verá como víctima o mártir sacrificado en el altar de los poderosos, y por el individualismo exagerado que hace primar los derechos de la persona en concreto por encima del bien común a un nivel exagerado y que irónicamente, genera una dictadura de las masas que apoyan a los demagógos que las duermen con las promesas de más y más derechos.

Este individualismo exagerado tiene su expresión en la Red: basta entrar a Twitter o a cualquier otra red social para darse cuenta que tienen todo menos lo social, es una red de individuos cada vez más aislados y que expresan su opinión, Twitter es el ejemplo más consumado de ello, donde opinan desde Alvaro Vargas Llosa o su padre el premio Nóbel a Stephen Hawking, el Papa u Obama, del Dalai Lama a Joaquín López Dóriga, de Miss Universo a Lady Gaga y de estos personajes a Juan de las Cuerdas, ¿y? pues resulta que no viaja información fidedigna ni conocimiento, y la que lo hace viaja desapercibida, pues todo, absolutamente todo, son opiniones o consideradas como tales, no hay certezas, no existe la verdad, existen las verdades de cada quien, no hay consensos, sólo se generan dudas, percepciones subjetivas, es el paraíso del relativismo y sólo hay opiniones y discusiones estériles, como las que he sostenido yo con León Krauze o con Fernández Noroña, que no vienen de ningún lado y van a ninguna parte.

Lejos de llevar a una Democracia directa a través del Internet, como en un momento lo propusiera Bill Gates en la década de los noventa, el Internet es un reflejo del caos y de la anarquía, de la falta de objetivos y de la confusión actual, que sobre todo en Occidente es más manifiesta, y gracias a eso, hoy, es el campo de batalla donde se está librando la guerra que está socavando los débiles cimientos de la última potencia de nuestro hemisferio.

¿Cómo terminará eso? Ya lo veremos, por lo pronto, les auguro un 2011 muy, pero muy, emocionante.
-------------------------------------------------------------------------------------------------------------
Con gran disgusto,escucho por la radio machaconamente el anuncio del Senado de la República de que, por primera vez en la Historia, se tradujo la Constitución de nuestro país al idioma Náhuatl y lo anuncian como si hubieran puesto un huevo fabergé, como un impulso a la conservación de la "Lingua franca" del Imperio Mexica y de toda Mesoamérica, (comparable al Latín) y de fomento a la cultura democrática.

Ignorantes y estúpidos... Maximiliano, cuando fue emperador, publicaba sus decretos en tres lenguas: español, náhuatl y maya, a fin de que todos los mexicanos, de cualquier etnia conociesen las leyes, curiosamente, el indígena zapoteca Juárez, el indígena mixteca Porfirio Díaz y el indígena huichol Victoriano Huerta no hicieron nada, durante sus presidencias por salvar las lenguas de sus ancestros, sino todo lo contrario, México, a diferencia de Perú, Paraguay y Uruguay, no enseña ni considera en sus sistemas educativos como segundas lenguas nacionales a los idiomas indígenas más hablados pese a toda la retórica antiespañola tradicional; en la época colonial, autoridades religiosas y civiles debían saber además del español , alguna lengua indígena, mismas que se enseñaban en las escuelas y fueron ampliamente estudiadas por lingüistas ibéricos.

No cabe duda, nuestros legisladores presumen hasta de lo que debería dar vergüenza.


No hay comentarios: