Buscar este blog

21 de enero de 2017

COMIENZA LA ERA TRUMP


Pues bien, lo que la mayor alianza de poderes en el mundo en la Historia reciente había intentado evitar, ha ocurrido: Donald John Trump, de ser un hombre de negocios adicto a la fama, al escándalo, a la payasada, se ha convertido en el 45º Presidente de Estados Unidos de América, la hoy tambaleante primer potencia mundial.

Algo aparentemente imposible pero que refleja que Trump es mucho más que un hombre de declaraciones estrambóticas y aparentemente frívolo: por el contrario, siempre tuvo en mente el objetivo de llegar a la primera magistratura de su país. De ahí que se reflejara que en su juventud el propio ex-Presidente Richard Nixon lo elogiara y le dijera que tenía todo para ocupar el puesto.

En México se ha sobre reaccionado con terror ante lo que acontece, ante la imagen creada por los medios de un Trump que parece que su único objetivo al frente del Poder Ejecutivo norteamericano es la destrucción de su vecino del sur al que le tiene un odio gratuito por simple racismo. Eso es falso, como también resultan bastante pueriles y propios de adolescentes emberrinchados los llamados a no comprar autos Ford o General Motors por haber aceptado estas empresas no crear plantas en México y volver a invertir en el país que vio nacer a ambas automotrices, o a no comprar productos de marcas estadounidenses; hasta la Coca-Cola. Esto sería contraproducente, puesto que si se hace un boicot contra las mencionadas empresas o marcas de origen norteamericano, los primeros afectados serían otros mexicanos, esto es, los que laboran para las mismas empresas. La realidad es que esas medidas anunciadas por el nuevo mandatario y la aceptación por parte de las directivas de esas empresas no tienen nada de malévolo o de odio hacia nuestro país; se inscriben en la preocupación por el interés nacional y la necesidad de recuperar empleos e industrias en EUA, ciertamente, muchas empresas norteamericanas migraron de su país al nuestro debido al Tratado de Libre Comercio atraídas por una mano de obra barata y poco calificada, pero también migraron y en mayor número a China, la India o hasta Brasil. Esto lo describe muy bien el intelectual republicano y conservador español Antonio García Trevijano:


Además, resulta un caso curioso de la doble moral mexicana: resulta que la gente ahora protesta en México por que la reforma energética --haciendo alusión a uno de los mitos del Nacionalismo Revolucionario-- "se está poniendo en manos de extranjeros", y en aras de la defensa de que el petróleo es de y para los mexicanos se pide regresar al estatismo estancado y corrupto de PEMEX sin reforma, pero cuando en otro país se plantea lo mismo, bajo un argumento igualmente nacionalista, ahí si no, el deber y obligación del extranjero es rescatar a México, después de todo, siempre será "Masiosare", el extraño enemigo... 

La realidad es que con Trump, y ya antes con la victoria del Brexit, el Estado-Nación vuelve a la escena de la política tras un periodo comenzado con la caída del Muro de Berlín en que parecía que todo se subordinaba a la globalidad y que estábamos en vías de conformar una masa homogénea a nivel mundial en que las diferencias individuales, culturales y demás no tendrían sentido. Todos unidos bajo el mercado y un gobierno mundial estructurado por las Organizaciones Internacionales: ONU, OTAN, OCDE, OMC, y debajo los bloques comerciales como la Asociación Transpacífico, o el NAFTA, y los Estados como simples ejecutores locales de las políticas dictadas por los tecnócratas de arriba para favorecer a las grandes corporaciones y las grandes fortunas, quienes han sido los mayores beneficiarios de la Globalización.

Pero hubo una reacción que no pudieron prever pues creían que con las zanahorias del hedonismo y los garrotes de la corrección política podían domesticar a poblaciones enteras: en primer lugar, el Mundo Islámico salió a la defensa de sus particularidades; estúpidamente, los globalistas pensaron usar el ímpetu musulmán como vía para eliminar al Cristianismo, pero los "moros" usaron el apoyo que las propias descocadas élites occidentales les daba para pasar a la ofensiva y sembrar el caos. En el mismo Occidente, la mayoría silenciosa comenzó a despertar cuando empezó a sentir ahogada su libertad, y eso es lo que ha sucedido. Contra todo pronóstico, y contra casi todo el mundo en contra, Donald Trump llegó a la Oficina Oval.

No la va a tener fácil: ya desde la toma de posesión se dieron grandes manifestaciones en contra de su ascenso y los medios continuaron machacándole: que si se plagió el discurso de los diálogos de Tom Hardy, quien encarna al villano Bane en The Dark Knight Rises, que hubo poca gente en el acto y en el posterior desfile cívico-militar, etc. Sabe que tiene a muchos de los grandes potentados como George Soros en contra y que no lo van a dejar en paz hasta que quizá no actúe, con pruebas y en el marco de la Ley, en contra de verdaderos criminales de lesa humanidad, como lo han sido los Clinton, los Bush, Soros y muchos más, o a las actividades ilícitas que en mucho pueden estar detrás de la farándula que tanto se ha opuesto a él. La situación puede ser peligrosa, pues estas élites pueden estar dispuestas a incendiar el propio EUA como si de Honduras se tratara con tal de sacar al novel Presidente de la Casa Blanca; lo cual es enormemente riesgoso: una crisis política o de plano violencia en Estados Unidos puede llevar a su derrumbe como potencia, quién sabe si hasta a su desmembramiento como pasara a Rusia con la pérdida de su Imperio Soviético, y en definitiva, también al derrumbe del Mundo Occidental, del cual, nos guste o no, Washington es el líder, y sin ese liderazgo, entonces sí estaremos a merced de las potencias no-occidentales: Rusia, el Islam, China...

Trump debe resistir y defender el mandato constitucional que le ha sido entregado por el electorado norteamericano y de acuerdo con las reglas establecidas y vigentes que ahora resultan ser repudiadas por los Demócratas y Millenials, a su favor cuenta con el respaldo en las Redes Sociales y medios alternos, mientras que los medios tradicionales parecen no darse cuenta que quedaron heridos de muerte tras el proceso electoral y el papelón que hicieron como corifeos de la Clinton, quizá en ese caso deberá sentarse a esperar y ver cómo van perdiendo audiencia y lectores hasta extinguirse en pocos años, pero también puede proceder legalmente contra quienes difunden mentiras y muestran una evidente intención de generar inestabilidad, al igual contra quienes resulten estar detrás del financiamiento a las protestas, como hoy, que tiene lugar la llamada "marcha de las mujeres", al vandalismo y la violencia. Trump no debe cometer el error de Peña Nieto.

El nuevo mandatario tiene demasiados problemas internos como para ocuparse del exterior, estoy seguro que durante su mandato veremos una reducción de las intervenciones norteamericanas en el extranjero, salvo el caso sirio, donde es muy probable que veamos cambiar la política para apoyar ahora a Assad y a Putin en el combate al ISIS. También es probable que Trump restaure la relación con Israel, no porque sea, como dice mucho "Tradiloco" y "morenazi", instrumento del Sionismo internacional, sino porque Israel --sí, es un error histórico de 1948, pero los errores pueden aprovecharse y sacar beneficios de ellos-- puede y debe ser una "cabeza de puente", la primera línea de defensa o un contrapeso a las tres grandes potencias de la región: Irán, Arabia y Turquía, quienes a su vez deben equilibrarse entre ellas para impedir la hegemonía de cualquiera de ellas o la formación de un nuevo Imperio como el Aqueménida, Sasánida, Otomano, Abasida u Omeya que ponga en riesgo a Occidente, en mucho creo que Trump, sin ser político, tiene una idea muy clara de esto y de que EUA ya no puede pretender ser la única potencia mundial sin riesgo de colapsar bajo su propio peso y la sobreextensión como pasó con Inglaterra, Francia o España en el pasado, debe reconocer la existencia de otros focos de poder, principalmente la resurgente Rusia de Putin o China, quien sí que se ha convertido en la principal amenaza de EUA, más que en los terrenos militares o políticos en el económico y comercial, y que ha crecido a sus expensas. Sabe muy bien que si debe haber un orden internacional éste no puede ser dictado unilateralmente desde la Casa Blanca, debe haber comunicación entre todos estos focos de poder y todos y cada uno de ellos debe ceder un poco a fin de que el orden y la paz se mantengan.

El millonario bien sabemos que no es un santo, pero es alguien que está más consciente de la realidad y de lo que se ha hecho con su sociedad desde los años 90: ahora Trump ha llenado su gabinete de católicos practicantes y se ha acercado a líderes religiosos como el Cardenal Timothy Dolan, Arzobispo de Nueva York o de otras confesiones cristianas y de inmediato se ha ido contra la promoción del Islam hecha por Obama --Resulta realmente incomprensible que a la par que fomenten el feminismo y el homosexualismo, los "Progres" alienten al Islam-- salvando las proporciones, creo que puede actuar como una especie de Constantino, quien tampoco era un santo ni perfecto --asesinó a su primera esposa y a su hijo mayor: Crispo-- pero que tuvo una clara visión de la realidad y se dio cuenta de que el Cristianismo podía dar un pegamento moral que salvara al Imperio de su decadencia, y se puede decir que lo logró: la parte oriental se mantendría hasta el siglo XV y la Iglesia sería la base para la nueva Europa surgida tras la caída del oeste.

Todo esto golpea a muchos intereses, Trump bien lo debe saber y debe obrar en consecuencia, hacer retornar el sentido común y la franqueza por encima de las aberraciones y la hipocresía de los "Progresistas", pero también con cautela: su propio país es muestra de cómo acabaron aquellos mandatarios que se opusieron a intereses de las élites, como Lincoln o Kennedy. Si Trump triunfa, a pesar de lo que digan los medios y a pesar de lo que parece, estoy seguro que no solo su país verá un cambio para bien, lo hará todo el mundo.

México ante Trump:

Mientras en México todo mundo quiere sacar a Peña a rastras de la residencia de Los Pinos y quemarlo vivo en una hoguera en la Plaza de la Constitución en la Ciudad de México sobre todo por el "gasolinazo", ha pasado desapercibido o no se han comprendido algunos movimientos que parecen indicar que no anda tan descaminado en realidad.

Uno de ellos es el regreso al gabinete del impopular Luis Videgaray, ex-Secretario de Hacienda en la cartera de Relaciones Exteriores. Es de recordar que él fue quien invitó a México al ahora presidente norteamericano a reunirse con Peña, algo acertado, pero que terminó desperdiciado por la tonta actitud del Presidente Peña, totalmente pasmado ante Trump. Poco se dice, pero Videgaray sostiene una amistad cercana con el yerno del mandatario gringo, Jared Kushner, quien además ha sido nombrado Jefe de la Oficina de la Presidencia de EUA y con quien negoció la visita del entonces candidato a México.

Eso me lleva a preguntarme: ¿La retórica en torno al famoso muro no será ahora parte de un plan? No cabe duda que si Videgaray y Kushner tienen contacto, pueden ser también un canal de negociación. Los señalamientos de Trump en torno a que buscará renegociar el Tratado de Libre Comercio con Canadá y México dan más luz a la estancia de Videgaray en Relaciones: será el hombre indicado para la renegociación. Y aquí viene mi loca teoría: ¿Qué tal si la idea es que el Presidente Trump siga apareciendo como el "ogro comemexicanos" y que gracias a los buenos oficios de Videgaray se logra una solución alterna al muro en un plan de seguridad conjunta, y un replanteamiento del NAFTA que sea como originalmente los presidentes Salinas y Bush Sr. querían y no como lo deformó Bill Clinton que beneficie a las tres partes? ¿No colocaría esto a Videgaray, de impopular convertido en salvador, a las puertas de la Presidencia de la República en 2018? Es eso o el populismo loco de López Obrador o nuestra versión ranchera de Hillary Clinton encarnada en Margarita Zavala.

La extradición, un día antes de la toma de posesión de Trump del criminal Joaquín el Chapo Guzmán Loera, bien puede ser fruto de esa negociación entre Videgaray y Kushner, finalmente, el Capo debe ser una fuente de información valiosísima, incluso sobre enemigos declarados del nuevo mandatario, como Hollywood, --recuérdese a Sean Penn y Kate del Castillo visitándolo-- y no creo que Trump dude en exprimirle lo mucho que puede decirle.

México, entre tanto, debe enfocarse en generar una economía propia, fuerte y competitiva. ¿Pero cómo hacerlo?

Es cierto que las políticas nacionalistas de Trump pueden implicar el retiro de inversiones de empresas norteamericanas de nuestro país, pero esto no significa el fin del mundo ni tampoco que EUA incumpla con su inexistente obligación de crearnos empleos y levantar nuestra economía, como bien dice este migrante entrevistado por el diario español El País, es tiempo de que México se haga responsable de sus problemas y los resuelva; lo que implica por supuesto, el combate a la enorme corrupción, misma que ha llegado a grados inauditos, como lo que se revela día a día de la pasada administración estatal de César Duarte en el estado de Veracruz, donde presuntamente se suministraron tratamientos falsos contra el cáncer a niños, por haberse literalmente, robado el dinero para ello el ex-mandatario local. De ser cierto esto y no parte de la "caza de brujas" desatada por el nuevo gobernador --de quien se dice, es pedófilo (ambas cosas se deben demostrar jurídicamente y no ante la prensa)-- en contra del partido contrario al suyo, se tratará de un verdadero delito de lesa humanidad.

Algo que va más allá de la indignación social por el aumento de los precios de las gasolinas, que hay de decirlo que son el paso previo y necesario a la apertura o liberación del precio, con la entrada de la libre competencia entre distribuidoras de combustibles, lo que requería nivelar el precio con el mercado internacional (en España se dio también un aumento del precio del combustible) también tenemos que la crisis puede ser la puerta para la creatividad, el emprendurismo y también, la aparición de nuevas industrias que sean 100% mexicanas, como por ejemplo, la generación de combustibles alternativos, como el biodiesel , el metano que surja de la descomposición de la basura y otros.

¿Pero cómo puede ser esto posible si toda la vida nacional gira en torno a la Política? ¿a la lucha eterna entre los partidos? Lejos de que se exhorte a la unidad y al trabajo para salir adelante, los partidos políticos se lanzan todos contra todos y en contra del propio Presidente para sacar provecho electoral, hasta patéticos y mínimos presidentes municipales ahora pretenden intervenir en los precios de los combustibles pese a que esté fuera de su competencia prevista en el artículo 115 constitucional, cuando no, aparecen como defensores de la humanidad contra el villano mundial Trump. Francamente ridículo.

Si se quiere crear una Economía independiente de la norteamericana, competitiva y fuerte, lo primero que tiene que hacerse es fomentar el emprendurismo y dejar que el sueño de muchos sea entrar a trabajar en el Gobierno o participar en política porque "ahí sí hay lana (dinero)", pero para ello se necesitan hacer cambios radicales y de ya: primero, reducir el gasto público eliminando multitud de dependencias, organismos, entidades e instituciones inútiles pero onerosas, eliminar el financiamiento público a los partidos políticos, eliminar los cargos de elección por el principio de representación proporcional y reducir un 20 o 30% los sueldos y dietas de los altos funcionarios, fortalecer y depurar a los poderes judiciales locales y federal para que se haga cargo de muchas de las funciones materialmente jurisdiccionales ejercidas por órganos del ejecutivo o autónomos, que órganos y tribunales electorales sean temporales y honorarios, reducir las plantillas de personal eliminando puestos inútiles o sobrantes, etc.

Si se reduce el gasto público, se tendrán más recursos y se podrán reducir las cargas fiscales u otorgar créditos y estímulos a emprendedores. Pero igualmente, se podrían entregar estímulos a universidades y empresas para que desarrollen proyectos de investigación científica y tecnológica que son vitales para la innovación.

Y en materia de seguridad, debemos hacer algo con nuestras fronteras que hacen agua por todos lados, empezando nuestra frontera sur. La queja de Trump es sobre todo en razón de la seguridad y de que el Gobierno Mexicano se hizo tonto con los recursos entregados por la Iniciativa Mérida con tal fin, por ello plantea tanto el muro y que nosotros lo paguemos. Lo sentimos por el humanitarismo y el altruismo tipo del Padre Solalinde o el grupo de Las Patronas, pero el deber del Gobierno mexicano es ver primero por sus nacionales, no por los cubanos, hondureños, salvadoreños y demás, esos países deben resolver su problema... aunque hablen español también y aunque repelen los "Hispanilocos".

No son tiempos fáciles, y no es el momento para portarse como los snowflakes que gritan y patalean porque con Trump se les acaba su sueño de un "papá gobierno" que les mantenga y sea permisivo y les legitime todas sus acciones, gustos y deseos. Son tiempos de trabajar, de disciplinarse y madurar, y esto, a ambos lados del Río Bravo. La pregunta es si lo lograremos, o por el contrario, nos hundiremos.


12 comentarios:

Jorge Ramírez dijo...

Me intriga su teoría del ascenso de Videgaray a la presidencia, pero al fin de cuentas él tampoco es una buena opción para el país, su afición por la economía keynesiana del intervencionismo estatal y el gasto público no es para nada sano, no hay que olvidar que en parte fue su idea la reforma fiscal para aumentar el gasto, cosa que ha sido letal para la economía.

YORCH dijo...

Muy cierto lo que dice: Videgaray desgraciadamente llegó como el PRI de los 70 a aplicar un keynesianismo de manual; habría que ver qué tanto aprendió del error, y qué tanto esto se debió a un intento, que salió muy mal, y creo, no podría haber salido bien, de rebasar a AMLO por la izquierda, con la idea de que el gasto público es un motor de la economía, lo que ha sido falaz en México y el mundo, incluyendo el EUA de Obama, cuando en realidad es el estancamiento de ella.

La verdad la caballada está más flaca que nunca, pero me da la impresión que con AMLO nos iríamos por el camino venezolano, y con Margarita, al limbo, creo que los Panistas no tienen ni la más mínima idea de qué hacer.

Jorge Ramírez dijo...

En lo personal preferiría a Jose Antonio Meade por el PRI, y a Moreno Valle por el PAN, pero el primero parece que fue echado a un lado con el regreso de Videgaray, y el segundo es atacado siempre bajo la bandera de "actos anticipados de campaña" cuando tanto Anaya como Zavala junto al peje ya la llevan haciendo.

YORCH dijo...

Concuerdo: tanto Meade como Moreno Valle serían grandes opciones para ocupar el Ejecutivo en nuestro país; sin embargo, como siempre pasa en México: a los mejores no los van a dejar llegar o acercarse.

Jorge Ramírez dijo...

En mi escuela se manejaba una teoría muy fantasiosa pero intrigante de una posible alianza PRI PAN para evitar el ascenso de AMLO a la presidencia, cuyo candidato sería Meade por la cuestión de no estar afiliado a ningún partido y haber trabajado para ambos.

YORCH dijo...

No es descabellado: Meade sería el indicado para encabezar un Gobierno de unidad. El problema es que es un tecnócrata y no tiene carisma hacia el público, aunque es un hombre respetable, honesto y profesional.

Anónimo dijo...

Pero con la crisis venezolana y la incertidumbre en Cuba ante Trump, los bolivarianos podrían ver en AMLO a un salvavidas que podría abastecerles de recursos y dar más combustible a su campaña anti EUA ahora usando el "racismo" del magnate como su bandera electoral. Pero tambien tendrán que escoger a que amo sirven (Rusia o China) y esto los pondra en una situación difícil.

YORCH dijo...

Un dato revelador: quienes empezaron con la petición a Putin de que intervenga en México fueron los de Morena... eso dice mucho.

De hecho viendo las protestas anti-Trump cabe pensar, que si bien Putin no hackeo las elecciones, sí apoyó a Trump, pero qué tal si lo que espera es a que la izquierda gringa lleve a tronar la administración y haya hasta conatos de guerra civil y EUA colapse al estilo soviético?

Esto puede ser el fin de EUA pero también de Occidente que quedará a merced de Rusia, China y el Islam. Y nuestros países a volverse satélites tipo Venezuela

Jorge Ramírez dijo...

Otro dato revelador: Tus percepciones hacia este nuevo cuatrienio podrían estar algo arriba de lo podría ser, ya que ignoraste el hecho de que la reserva federal sigue en manos de los opositores de Trump, esos locos seguidores del monetarismo de Friedman y Keynes, y la FED tiene el suficiente poder para hundir a EUA. Hace tiempo leí un articulo tuyo sobre Kelsen como padre del mal de nuestros tiempos, yo mas bien diria que Friedman por su afición a la orgia del crédito fácil.

Anónimo dijo...

Creo que un peligro mayor (aunque algo descabellado) es que el ISIS traslade sus operaciones a nuestro continente con un liberal como Trudeau en Canadá que sigue la línea de Merkel respecto a refugiados y el nulo control de inmigrantes en LATAM o una abierta complicidad de ciertos regímenes con los yihadistas para frenar al "malvado imperio" pueden provocar tragedias similares a las de Europa (que parece estar despertando si la reunión de líderes de partidos euroescépticos este día es señal de algo), además de los supuestos nexos con el narco que tienen estos grupos según algunos analistas y como usted dijo hace algunos años, la guerra nos habrá alcanzado. Es un tanto macabro pero habría sido interesante ver si el comandante eterno se atrevía a decirle las cosas que le dijo a Bush a un tipo como Trump. Pero hay vientos de esperanza así que no hay que ser pesimistas, una buena noticia en el mundo, Gambia acaba de mandar al exilio a su tirano el Yahya Jammeh y puede que sea un cambio positivo para la región.

Aruba dijo...

Exacto y latinoamèrica como siempre será un tablero de ajedrez donde las piezas no tendrán voz ni voto. Pero según algunos medios Trump pregunto directamente por los casos de López y Ledezma y Uribe le dijo que Venezuela es una amenaza y gente como los generales Flynn o Mattis no se andan con rodeos, por mí el chavismo puede acabar como Noriega pero el riesgo es que como en 2006 AMLO reciba ayuda de el eje bolivariano y hasta la izquierda yankee (acaso no sería una ironía?) y otra vez intente evitar la toma de posesión de quien siga pero Peña fue astuto y el pacto por México dividió a la izquierda así que ojalá y estén tan peleados que no consigan una base sólida y no puedan elaborar una estrategia clara y conjunta. Evo ya decidió ignorar la voluntad popular y buscar un nuevo mandato, Correa supuestamente se va pero podría poner a un títere o intentar la técnica "orteguista" y Lula, Lugo y Zelaya parece que no aprendieron y van a hacer todo lo posible por recuperar el poder de una forma u otra.

Jorge Ramírez dijo...

Ok,no puedes negar que Trump si se ha pasado un poco de la raya en las relaciones con nuestro país, si en verdad busca apoyo contra China no lleva una buena estrategia